miércoles, 22 de junio de 2011

[OneShot] Por ti

Título: "Por ti"
Parejas: Nakayama Yuma / Chinen Yuri (YumaChii)
Extensión: OneShot
Autora: Ayaa :D
Nota: Esto salió porque Carol y Haruki me estuvieron acosando con Yuma asi que bueno~ les prometí este oneshot, es pequeño, pero me inspiré, yo quería hacer un fic salvaje, pero no pude, no va conmigo supongo, o más bien no se como hacer cosas asi xD Igual espero y les guste, especial a Carol que esperó horas y horas por esta publicacion~ :D



Por ti

“-Después de tanto tiempo, mis pasos me traen nuevamente a Tokio… me pregunto… ¿Cuánto habrás cambiado?-”
Así, salio de la estación del metro, de inmediato pudo sentir ese ajetreo tan familiar de aquella capital.
-¡Yuma!-
Alguien gritó su nombre, extrañado, miró a su alrededor hasta que no muy lejos, logró ver a su mejor amigo, Kento, haciéndole señales con el brazo extendido mientras sonreía ampliamente.
Al verlo, no pudo evitarlo y sonrió de vuelta, comenzando así a caminar hacía él.
-Tanto tiempo sin verte Kento-kun-
Saludó Yuma ya estando frente a su amigo.
-Lo mismo digo-
Ambos se miraron fijamente, Yuma dejó sobre el suelo su pequeña maleta y sin más abrazó fuertemente a Kento, un abrazo lleno de afecto y amistad.
-Ha pasado tanto tiempo, tienes que contarme muchas cosas-
Dijo Kento mientras sonreía y abrazaba fuertemente a Yuma.
-Lo sé, supongo que tú también debes de tener mucho que contar ¿no es así?-
-¡Por supuesto! ¿Tienes a donde ir?-
Ambos se separaron y Yuma negó torpemente con la cabeza.
-Eso supuse, vayamos a mi casa, mamá estará feliz de verte-
-Gracias-
Sonrió Yuma mientras tomaba de nueva cuenta su maleta, así, ambos emprendieron el camino rumbo a casa de Kento.

En el camino, pasaron justo frente a una cafetería, la cual estaba llena de recuerdos para Yuma, así que se quedó de pie repentinamente, observando aquel lugar fijamente.
-Ya no trabaja ahí-
Dijo Kento con voz seria.
-¿Eh?-
-Chinen… ya no trabaja ahí…-
Yuma bajó la mirada al escuchar aquel nombre y continuo caminando.
-¿Esperabas verlo cierto?-
Preguntó Kento dándole alcance rápidamente.
-No…-
Respondió distante.
-A mi no me engañas Nakayama, se bien que te fuiste por su culpa-
Reclamó Kento interponiéndose rápidamente en el camino de Yuma.
-Eso no es verdad, me fui porque necesitaba volver a Osaka, él no tiene nada que ver en esto-
Respondió Yuma mientras desviaba la mirada.
-Ni siquiera te atreves a decir su nombre-
Dijo Kento con seriedad, en ese momento Yuma logró ver a su amigo, esos ojos solo reflejaban tristeza.
-¿Crees que las cosas serían diferentes si le hubiera dicho lo que sentía antes?-
Preguntó Yuma.
-No lo sé, es probable, Chinen es un chico muy impredecible, nunca sabes lo que esta pensando o lo que esta sintiendo, si bien es cierto que había ocasiones en las que yo también imaginé que sentía algo por ti, me sorprendió bastante cuando lo vi con Yamada-kun…-
Kento dejó escapar un pesado suspiro, sabía que si continuaba solo terminaría por herir a Yuma.
-Creí que ya lo habías olvidado… por eso volviste ¿no es así?-
De pronto, Yuma levantó la mirada hacia el cielo y respondió.
-Volví porque no puedo dejar de verlo… en verdad me esforcé mucho por olvidar estos sentimientos, pero es imposible… siempre estaba pensando en él… por eso volví-
-¿Vas a buscarlo?-
Preguntó Kento curioso.
-No lo se… antes lo había pensado pero ahora no estoy muy seguro… no sé si sea una buena idea-
-Es evidente que volviste para buscarlo, pero creo que esta vez te va a costar trabajo encontrarlo-
Le dijo Kento mientras comenzaba a caminar, sorprendido, Yuma regresó su vista al frente y le dio alcance a su amigo.
-¿Qué quieres decir?-
Preguntó preocupado.
-Bueno, ya no vive con su madre, supe por ahí que dejo su casa, y nadie sabe en donde encontrarlo ahora, la otra vez intenté preguntarle a Yamada pero me evadió por completo-
Yuma continuó mirando a Kento con suma preocupación.
-¿Por qué se fue de su casa?-
-Al parecer hay problemas económicos, creo que su madre tiene una gran deuda-
-¿Y por eso se fue?-
Kento se detuvo nuevamente y miró seriamente a Yuma.
-No sé bien porque se fue, rompió contacto con todos sus amigos, incluso con Yamada, no sé en que ande metido, hace medio año que no sabemos nada de él-
-¿Tanto tiempo?-
Preguntó Yuma exaltado, Kento solo asintió con la cabeza.
-Quiero buscarlo-
Dijo Yuma mientras cerraba su puño con fuerza.
-Espera un segundo ¿si? No puedes aventurarte a buscarlo así de fácil, si en verdad quieres encontrarlo esta bien, yo te ayudaré, pero debes calmarte ¿de acuerdo?-
Al notar que la expresión de Yuma se volvía más tranquila, Kento pudo respirar profundamente.
-Si vas a buscarlo… debo decirte lo que yo sé-
Yuma observó ansioso a Kento, estaba deseoso por escuchar más.
-Pero primero vayamos a casa, no te puedo decir todo en plena calle-
Sonrió torpemente mientras continuaba con su camino, Yuma no dijo nada y solo lo siguió.

Al llegar a casa de Kento, fue cálidamente recibido por la madre de este, después de cenar y conversar un poco, ambos subieron a la habitación de Kento.
-Que agradable cena-
Expresó Yuma mientras se dejaba caer sobre la cama de su amigo.
-Lo sé, a mi mamá le dio mucho verte-
Yuma solo sonrió tímidamente y se sentó en la orilla de la cama.
-¿Ahora si vas a decirme lo que sabes sobre Chinen?-
Kento se sentó sobre la alfombra y respiró profundo.
-Bueno, no estoy muy seguro de que esta información sea cierta-
-Kento, lo que sea servirá-
Pidió Yuma.
-Esta bien… lo último que supe de Chinen es que… esta trabajando en un bar nocturno, no se cual y a decir verdad no creo que sea cierto-
Los ojos de Yuma se abrieron de par en par, estaba sorprendido, asustado, ¿En que clase de bar nocturno podría estar trabajando Chinen?
-Yo pienso que quien debe de saber la verdad es Yamada, puesto que estuvo con él bastante tiempo-
Yuma miró hacia la pared, pensativo, definitivamente necesitaba hablar con Yamada.

A la mañana siguiente, despertó muy temprano, a pesar de que eran vacaciones de verano, sabía que tenía algo importante que hacer, así que no espero a que Kento despertara, solo paso cuidadosamente a su lado, tomó ropa limpia y se dirigió al baño para ducharse y arreglarse.
Pocos minutos después se encontraba saliendo de la casa de los Nakajima hacia un restaurante de ramen, sabía que ahí encontraría a la persona que necesitaba ver.
Al entrar, fue recibido con un cálido:
-Bienvenido, disculpe pero aún no estamos dando servicio, si gusta volver más tarde… Ah… ¡¡Yuma-kun!!-
Exclamó la chica, dejando caer el pañuelo con el que limpiaba una de las mesas y corría para abrazar a Yuma.
-¡Volviste!-
Yuma sonrió y la abrazó de vuelta.
-Tanto tiempo sin verte Hikari-chan-
-Te fuiste demasiado tiempo, pasa ¿Quieres comer algo?-
Ofreció la chica sonriente mientras hacia a Yuma sentarse.
-Ah descuida… yo en realidad venía para-
-¿Qué tanto haces? Mamá te esta buscando-
De pronto Yamada apareció, bajando de las escaleras, aún estaba en pijama, al parecer no tenía mucho de haber despertado y como de costumbre, estaba de mal humor.
-¡Ah! ¡Es verdad!… Por cierto, mira quien llegó hermano, ¡Es Yuma-kun!-
Dijo Hikari sonriente mientras se marchaba.
-Hola-
Sonrió Yamada mientras se sentía avergonzado por lucir en pijama.
-Siento llegar tan temprano-
Se disculpó con una torpe sonrisa.
-No importa, es bueno ver que has regresado-
Dicho esto, Yamada tomó asiento frente a el.
-¿Qué tal tus días en casa?-
Pregunto Yamada.
-Agradables, fue mucho tiempo-
-Casi dos años si no me equivoco-
-Si…-
Ambos se quedaron en silencio, mirando en otras direcciones, de pronto, Yuma al fin rompió con esta atmósfera.
-¿Cómo esta Chinen-kun?-
Preguntó con esfuerzo, observó como el rostro de Yamada se tornada serio.
-No lo se-
Respondió indiferente, Yuma trato de controlarse, después de todo nada ganaría con ponerse agresivo con Yamada.
-¿Por qué no lo sabes? ¿Ha pasado algo malo?-
Trato de sonar lo más natural posible.
-Bueno, no lo veo hace seis meses, no sé en donde esta-
La indiferencia con la que Yamada respondía le enfadaba.
-¿Pero que fue lo que paso? Cuando yo me fui… ustedes dos-
-¿A pesar de que te duele aceptarlo vas a decirlo?-
Preguntó Yamada fríamente, dejando sorprendido a Yuma.
-No creas que no sé lo que sientes por Chinen, cualquiera con dos ojos podía darse cuenta a kilómetros de distancia, excepto él, claro-
Ante esto último Yamada sonrió burlonamente.
-¿En donde esta?-
Preguntó Yuma ya con voz seria y fría.
-¿Por qué Chinen?-
Yuma se sorprendió con la pregunta de Yamada y antes de poder decir algo, este continuo hablando.
-A decir verdad, siempre me lo he preguntado, él no te quiere, no te valorará nunca, ha cambiado, tal vez en parte es mi culpa, pero todo esto tiene que ver contigo, siempre contigo-
Yamada desvió la mirada.
-¿Qué quieres decir?-
Preguntó Yuma directamente.
-Chinen no te quiere, no como tu quisieras, la prueba de eso es que aceptó estar conmigo, a pesar de que tu lo cuidabas, lo protegías, pero lo abandonaste, en el peor momento lo dejaste para irte a Osaka, lo dejaste solo, cuando te fuiste a mi ya no me importó continuar con él, si ya no podía verte triste ya no tenía sentido para mi, sin embargo fue difícil terminar nuestra relación… hasta que de pronto desapareció para buscar otro empleo y ayudar a su madre, a la fecha nadie sabe en donde esta ¿Qué harás ahora Yuma?-
Yamada miraba a Yuma con cierta burla, y a la vez se sentía estupido por tener que decir todas estas cosas.
-¿Por qué me estas diciendo todo esto?-
Preguntó Yuma tratando de calmarse con todas sus fuerzas.
-¿No lo comprendes? Traté de quitar a Chinen de tu camino para que así pudieras verme a mi… solo a mi…-
Yamada bajó la mirada al decir estas palabras al mismo tiempo que su voz perdía fuerza.
-Pero no dio resultado… siempre estas detrás de él… siempre… y ahora estas aquí para que yo te diga en donde esta ¿no es así?-
-No entiendo bien lo que estas diciendo, pero si sabes algo te pido que me lo digas por favor-
Pidió Yuma desesperadamente. Yamada dejó escapar un suspiro y sonrió tranquilamente.
-No tienes remedio, siempre Chinen es el más importante… bien, te ayudaré-
Eso fue realmente inesperado, a pesar de la confesión que había hecho Yamada estaba dispuesto a ayudarlo para encontrar a Chinen.
-¿En verdad lo harás?-
-No tengo otra opción, aún en contra de lo que siento por ti eso te hace feliz así que, no es mucho lo que se, solo puedo decirte que vive en un departamento, apuntaré la dirección, espera-
Dicho esto, Yamada se puso de pie, se acercó a la cocina, tomó una hoja de papel y un lápiz, escribió en él y se lo entregó a Yuma.
-Es ahí, supongo que sabrás como llegar-
Yuma leyó la dirección y asintió con la cabeza.
-Si, sé donde es… Gracias-
Dijo mientras sonreía.
-No es nada, espero y tu búsqueda no sea en vano-
-¿Por qué lo dices?-
Pregunto Yuma confundido.
-Bueno, ha cambiado un poco, espero y tu seas capaz de regresarlo a la normalidad, aunque lo veo difícil, sin embargo-
Yamada hizo una pequeña pausa, sonrió un poco y miró a Yuma fijamente.
-Te ayudo por que me gustas, y sé que si Chinen rompe tu corazón, yo puedo estar ahí para ti-
Yuma se sorprendió ante tales palabras.
-Te lo agradezco-
Fue lo único que logró decir, dicho esto, guardó cuidadosamente aquel papel en su bolsillo y salió del restaurante.

Poco después bajó del autobús, sacó nuevamente el papel con la dirección.
-Debe estar por aquí…-
Dijo para si mientras miraba a su alrededor, pensando hacia que dirección debería caminar ahora, tal vez si encontrara a alguien podría pedir ayuda, pero no había nadie cerca.
Después de caminar por un buen rato, logró dar con el edificio que buscaba, era bastante sencillo y al parecer de esos en los que la renta es muy baja.
-¿Es aquí?-
Se pregunto mientras miraba hacia arriba, después echando otro vistazo a la dirección anotada en el papel.
De pronto, escuchó una voz, una voz bastante familiar y que le provocó aquel revoltijo en el estomago que siempre sentía cuando estaba cerca.
-¿Yuma?-
Lentamente se giró solo para ver de frente a la persona que había estado anhelando durante tanto tiempo.
-Ho… hola-
Saludó torpemente con el papel en la mano.
-¿Qué haces aquí? ¿Cómo supiste?-
Preguntó Chinen, lucía bastante serio, más de lo que podía ser normal, al notarlo, Yuma se atrevió a observarlo más detalladamente, había cambiado. Muy a pesar de que sus rasgos físicos habían evolucionado notablemente, había algo en su persona, en un esencia que le decía que no era el Chinen de antes.
-Yo…. Llegue ayer y… pregunté por ti-
-¿Quién te dijo donde encontrarme?-
Preguntó serio mientras sostenía con fuerza la bolsa de plástico que llevaba en la mano.
-Nadie en especial-
Respondió con una torpe sonrisa.
-Seguramente fue Yamada ¿cierto?-
Preguntó con una sonrisa burlona, Yuma no pudo articular palabra así que solo asintió con la cabeza.
-Ese idiota…-
Dijo en voz baja mientras pasaba de largo junto a Yuma y entraba al edificio.
-¡Espera!-
Le gritó Yuma antes de que subiera por las escaleras.
-¡No tienes nada que hacer Yuma! ¡No se a que has venido pero no tienes nada que hacer en este lugar! Mejor vete…-
Esa voz fría, su mirada, esa radiante sonrisa había desaparecido ¿Por qué?
-¡Espera un momento por favor! Vine solo para poder verte y… saludarte… ¿Qué te ha pasado?-
Preguntó preocupado.
-¡No es nada que tenga que ver contigo Nakayama!-
Gritó Chinen, lucía furioso.
-Será mejor que te vayas…-
Dijo ya más calmado y continuo subiendo por las escaleras. Sin embargo Yuma no iba a dejar las cosas así, por lo que tomó la iniciativa y rápidamente le dio alcance, justo antes de que Chinen abriera la puerta de su departamento.
-Algo te sucede y no voy a irme hasta saberlo…-
La respiración de Yuma estaba agitada… y no era producto del cansancio, estaba desesperado, no iba a permitir que Chinen lo ignorara de esta forma.
-¿Y para que quieres saber? ¿Estabas muy feliz en Osaka no? ¿Para que regresaste entonces?-
Preguntó Chinen con frialdad, abrió la puerta, entró al departamento y justo antes de cerrar la puerta de un solo golpe, Yuma lo detuvo.
-Tengo mis razones para estar aquí, ¿Acaso no somos amigos? ¿Por qué te comportas así conmigo?-
Chinen observó fijamente la mirada desesperada de Yuma, cuanto tiempo había extrañado el poder ver esos grandes ojos, cuanto había necesitado poder escuchar esa suave voz.
-Tu eres el que se fue sin decir nada, para mi, tu eres quien terminó con esta amistad-
Respondió Chinen mientras bajaba la mirada.
-Chinen… ¿Qué te ha pasado?-
Preguntó Yuma con voz suave mientras entraba por completo al departamento y cerraba la puerta tras de si, quedando su espalda recargada sobre esta.
-No he dicho que puedes entrar-
Dijo Chinen con voz fría.
-¿Por qué me hablas de esa forma? ¿Qué te he hecho para que seas así? Si algo esta pasando necesito que me lo digas-
Pidió Yuma.
-Tú no hiciste nada, así soy yo, siempre he sido así-
Respondió Chinen mientras desviaba la mirada.
-Eso no es cierto… creí que… estarías feliz de… verme-
Yuma no dejaba de ver a Chinen fijamente, anhelando poder verlo a los ojos nuevamente, sin embargo el mayor permaneció con la mirada baja.
-Estoy feliz… no esperaba verte después de tanto tiempo-
-Pues no lo parece… ¿Qué es lo que sucede?-
Tras formular esta pregunta, Yuma tomó entre sus manos el rostro de Chinen y lo levanto delicadamente para que así el mayor pudiera verlo a los ojos.
-En verdad… me alegra mucho verte… pero ya no soy el mismo de antes-
Dijo Chinen mientras sus ojos se llenaban de agua, al notar eso, Yuma acercó más su rostro al del mayor.
-Eso no es verdad, no pudiste haber cambiado tanto en estos dos años-
-Lo hice… tuve que hacerlo, y lo peor de todo es que mi mejor amigo no estuvo cuando más lo necesité-
Por un instante la mirada de Chinen se tornó triste para después volverse fría y de un solo movimiento se alejó de Yuma bruscamente.
-Si hubieras estado aquí-
-Lo siento-
Se disculpó Yuma rápidamente, interrumpiendo lo que Chinen estaba por decir.
-A decir verdad… no debí irme así… pero tuve mis razones para hacerlo-
-Ni siquiera te despediste-
Reprochó Chinen, ahora quien bajaba la mirada era Yuma.
-Lo sé… y lo siento… no era mi intensión, nunca imaginé que cuando regresara iba a encontrarte en esta situación… yo esperaba ver algo completamente diferente e incluso estaba preparado para ello-
Chinen miró a Yuma con confusión.
-¿Qué es lo que esperabas encontrar?-
Yuma miró a Chinen por un instante, después desvió la mirada.
-A un Chinen completamente diferente… feliz junto a la persona a la que habías elegido…-
Sin poder evitarlo, Chinen dejó salir una risa burlona.
-¿Te refieres a Yamada?-
Yuma no respondió, tan solo asintió con la cabeza.
-Lo elegí porque… creí que tu harías algo…-
-¿Eh?-
Preguntó Yuma un poco torpe, no comprendía del todo lo que Chinen intentaba decirle con estas palabras.
-Olvídalo, ahora ya no importa. Tal vez tu no tengas cosas que hacer pero yo sí, así que mejor déjame solo-
Dijo mientras le daba la espalda, se quitaba los zapatos y se dirigía a la pequeña cocina para comenzar a acomodar las cosas que llevaba en la bolsa de plástico.
-¿Puedo volver mañana?-
Preguntó Yuma esperando una respuesta afirmativa.
-No me interesa si regresas mañana o no vuelves a aparecer por aquí, me da igual-
Respondió fríamente mientras cerraba el refrigerador con cierta fuerza.
-Regresaré, lo prometo-
Al escuchar la firme voz de Yuma, se quedó sin aliento.
-¿Por qué regresaste?-
Preguntó Chinen con voz débil mientras le daba la espalda a Yuma.
-¿No lo adivinas? Quería verte-
Respondió Yuma con voz suave.
De pronto, todo fue demasiado inesperado, Chinen salió de la pequeña cocina a paso apresurado, se acercó a Yuma, todo sucedió tan rápido que cuando este logró reaccionar el mayor había posicionado sus labios sobre los suyos.
No sabía como reaccionar, en definitiva era algo que no se esperaba, que si bien era algo que había estado deseando durante mucho tiempo, nunca se imaginó que sucediera de esta forma.
Al sentir que no había respuesta alguna por parte de Yuma, lentamente se alejó de él y dio un paso hacia atrás.
-Lo siento-
Se disculpó mientras bajaba la mirada.
-No sé porque hice eso-
Río torpemente mientras miraba hacia los lados y revolvía sus cabellos con una de sus manos.
Aún así, Yuma era incapaz de articular palabra.
-Tengo cosas que hacer, así que puedes irte ahora-
Ahora Chinen se sentía como un completo estupido, ni siquiera estaba seguro del por qué había actuado de esa forma tan impulsiva, ahora la situación era demasiado incomoda.
Nervioso, logró darse media vuelta, planeaba alejarse lo más posible de Yuma, pero justo antes de dar un paso más, este lo tomó del brazo, deteniéndolo.
-¿Cómo… puedo irme ahora?-
Preguntó tímidamente mientras sujetaba con fuerza el brazo de Chinen para evitar que este intentara alejarse más.
-No lo se, solo vete-
Respondió Chinen con voz débil sin girarse para ver a Yuma.
-Chinen… yo…-
-No digas nada…-
Suplicó en voz baja, fue entonces que al fin Yuma pudo armarse de valor y sobre todo de encontrar las palabras adecuadas. Jaló de un solo movimiento a Chinen hacia su cuerpo y lo abrazó tiernamente.
-Todo este tiempo estuve deseando tenerte así de cerca…-
Ahora quien estaba completamente sorprendido era Chinen, su corazón comenzó a latir tan rápido temía que éste saliera de su pecho de un momento a otro, en verdad lo imaginó.
-¿Por qué has cambiado tanto?-
Preguntó Yuma con la misma voz suave, pero esta vez tan cerca del oído de Chinen que le provocó un escalofrío el cual recorrió toda su espalda.
-¿Vas a escucharme?-
Preguntó Chinen de forma tímida mientras acomodaba su cabeza sobre el pecho de Yuma.
-Por eso estoy preguntando, ¿Qué ha pasado?-
Chinen respiró profundo y lentamente abrazó a Yuma de vuelta, después de esto dijo con voz débil.
-Escapé de casa-
Al decir estas palabras, se aferró con más fuerzas a la espalda de Yuma.
-Creí que te habías salido para trabajar en otro lugar y así ayudar a tu madre-
Dijo Yuma sorprendido.
-Eso es lo que la gente a querido creer… pero no es verdad-
Yuma tragó saliva, sabía que era una pregunta incomoda pero en verdad desea preguntar.
-Entonces… ¿Es verdad que trabajas en un bar nocturno?-
Al escuchar la pregunta de Yuma, no pudo evitar el sonreír torpemente y responder.
-Seguramente eso te lo contó Kento-
Yuma no pudo evitar el sonreír torpemente también.
-Bueno, apenas llegué ayer y la primera persona que vi fue a Kento-
Chinen rió y se alejó un poco de Yuma.
-No trabajo en un bar nocturno, ni siquiera conozco uno, dejé la cafetería porque mi madre fue a buscarme ahí una vez, estoy trabajando en otra cafetería, es solo de medio tiempo-
Yuma sonrió tiernamente al ver que Chinen había vuelto al mismo de antes, esa sonrisa, esa mirada, definitivamente era imposible que hubiese cambiado tan drásticamente en solo dos años.
-¿Por qué te escapaste de tu casa?-
Preguntó Yuma ligeramente serio y con una preocupación bastante notable en el rostro.
-Porque… hubo problemas con mi madre… me vio con Yamada y no le gustó entonces… comenzó a insultarme y antes de que continuara solo tomé mis cosas y salí de casa-
Respondió Chinen mientras caminaba lentamente hacia lo que era el comedor y tomo asiento sobre el tatami, cruzando sus piernas.
-¿Con Yamada?-
Preguntó Yuma un poco asustado mientras también se acercaba y tomaba asiento frente a Chinen.
-No pienses cosas que no son… es solo que él me… me quería besar y… justo en ese momento mi madre entró…-
Chinen se sentía demasiado avergonzado al decir estas palabras.
-¿Fue por eso que… ustedes dos… terminaron?-
Preguntó Yuma con timidez, Chinen solo sonrió torpemente y respondió.
-A decir verdad nunca tuvimos una buena razón para estar juntos, al parecer ambos teníamos la misma intensión pero dejo de ser importante cuando tu te fuiste… después solo continuamos solo por intentarlo pero ya sabíamos que no iba a funcionar-
-Yamada me dijo algo similar…-
Dijo Yuma mientras observaba confundido a Chinen.
-Yuma…-
La voz de Chinen era débil, pero su mirada era firme, anhelando poder encontrarse con aquellos grandes ojos.
-¿Si?-
Ambos se miraron fijamente, comenzaban a sentir una atracción tan fuerte que sin darse cuenta se estaban acercando lentamente.
-¿En verdad volviste para verme?-
Preguntó Chinen mientras entrecerraba sus ojos.
-Ya te lo dije… en todo este tiempo intenté dejar de pensar en ti… pero fue imposible…-
Ahora se encontraban tan cerca, recargando sus brazos sobre la pequeña mesa de madera, sintiendo la suave respiración del otro sobre su rostro.
-¿Por qué te fuiste?-
Preguntó Chinen mientras deseaba poder acercarse por completo a Yuma.
-Porque…-
En ese momento Yuma logró reaccionar y se alejó un poco de Chinen.
-Tu elegiste a Yamada… justo cuando más deseaba expresarte lo que sentía… todo dio un giro completamente inesperado…-
Chinen comenzó a sentirse desesperado, no deseaba que Yuma se alejara y sin embargo lo hizo, así que en un acto impulsivo, rodeó la mesa y se acercó al menor.
-¿Qué es lo que sentías?-
De pronto, el corazón de Yuma comenzó a latir con fuerza, bien, esta era su oportunidad de expresar sus sentimientos, sin importar nada, sabía que tenía que hacerlo.
-Al principio solo me gustabas pero con el tiempo… este sentimiento se hizo más y más grande a tal grado que tuve que regresar solo para verte una vez más-
Esa mirada, esos grandes ojos clavados en su rostro, como había anhelado tanto este momento.
-Yuma… ¿Qué sientes ahora?-
Por un instante, Yuma sintió perderse en esos ojos negros, se sentía absorbido por esa mirada, ya que más daba si era correspondido o no, necesitaba decirlo.
-Te quiero… no… no es solo eso, sé que es algo más-
Los ojos de Chinen se abrieron de par en par, la felicidad que ahora lo invadía era tan grande que no sabía si gritar o abrazar a Yuma con todas sus fuerzas.
Al notar el rubor que ahora se dibujaba en el rostro de Chinen, ahora fue Yuma quien se permitió actuar de forma impulsiva y sin más tomó el rostro del mayor entre sus manos y depositó y suave y delicado beso sobre sus labios.
Chinen estaba sorprendido, por un segundo su corazón se detuvo y no supo como reaccionar, pero a medida que los segundos pasaban y que se convencía de que lo ocurrido era completamente real, cerró lentamente sus ojos y comenzó a corresponder a tal contacto.
Lentamente y de forma tal vez un poco torpe, ambos comenzaron a profundizar más aquel beso, jugando torpemente con sus lenguas, moviendo sus labios a un lento pero acompasado ritmo.
Yuma aún tenía entre sus manos el rostro de Chinen mientras que este, lentamente, se aferraba al pecho de este. Muy pronto, ambos, por la necesidad de tomar un poco de aire, se separaron lentamente, se miraron a los ojos y fue Chinen quien sonrió seguido por Yuma.
-Te Amo-
Dijo con voz firme Chinen, una vez más los ojos de Yuma se abrieron de par en par, de pronto una inmensa felicidad comenzó a invadirlo por dentro y sin querer contenerse, abrazó a Chinen con fuerza, susurrando en su oído las mismas palabras.
-Yo también Te Amo Chinen…-
Fue así como Chinen correspondió al abrazo, se sentía tan feliz, de pronto comenzó a sentirse realmente torpe por su principal actitud con el menor.
-Siento haberte tratado tan mal al principio…-
Se disculpó mientras hundía su avergonzado rostro en el pecho de Yuma.
-¿Por qué comenzaste a comportarte así?-
Preguntó torpemente mientras acariciaba su cabeza.
-Porque me sentía solo, te lo dije, si no te hubieras ido las cosas serían muy diferentes ahora-
Reprochó Chinen mientras levantaba la cabeza para ver a Yuma a los ojos.
-No pude evitarlo, el saber que estabas con Yamada me hizo sentir mal y opté por escapar a casa y justo cuando regreso me entero que tu escapas de la tuya ¿No es eso extraño?-
Chinen sonrió y besó a Yuma en la mejilla.
-Bueno, ahora estas aquí y yo ya soy independiente… ¿Vas a volver a casa de tus tíos?-
-No los he visitado, llegue directo a casa de Kento-
Explicó Yuma tranquilamente.
-¿Y si… te quedas conmigo?-
Preguntó Chinen tímidamente, ante lo cual Yuma sonrió ampliamente y besó su frente.
-¿Esta bien que viva contigo?-
-Si no estuviera bien ni siquiera te lo hubiese preguntado-
Respondió Chinen con cierta burla.
-Con una condición-
Chinen observó atento a Yuma esperando escuchar dicha condición.
-Nunca dejes de sonreír… no vuelvas a esa actitud fría y distante ¿de acuerdo?-
Yuma sonreía tan ampliamente que Chinen no pudo evitar hacer lo mismo.
-Esta bien, siempre y cuando tu estés a mi lado cumpliré con esa condición-
Ambos se sonrieron y se separaron un poco a causa de cierto sonido peculiar proveniente del estomago de Yuma.
-¿No has comido?-
Preguntó Chinen por lo que Yuma solo asintió con la cabeza.
-Prepararé algo-
Sonrió el mayor mientras se ponía de pie y caminaba hacia la cocina.
-Bien, yo iré por mis cosas, no tardaré, ¿de acuerdo?-
Chinen asintió con la cabeza mientras comenzaba a sacar los ingredientes del refrigerador, Yuma salio de aquel pequeño departamento, miró hacia el cielo, estaba completamente despejado acompañado de un radiante sol de verano.
Después de tanto tiempo se sentía realmente tranquilo, sus sentimientos eran correspondidos en igual magnitud, ahora ya no importaba el pasado, era el momento de comenzar de nuevo.
Estiró sus brazos hacia arriba y dejó salir un gran bostezo, sonrió y comenzó a bajar por las escaleras, mientras caminaba rumbo a la parada del autobús sentía sus pasos más ligeros ¿Acaso así se sentía la felicidad?
Se detuvo llegando a la parada y esperó de pie a que el autobús llegara, justo se había recargado en un poste cuando sintió como unas frías manos cubrían sus ojos.
Fácilmente logro identificarlas y apartarlas de sus ojos para girarse y encontrarse con el rostro sonriente de Chinen.
-Te acompaño-
Yuma sonrió al escuchar estas palabras.
-Esta bien-
Ambos sonrieron y se tomaron de la mano mientras esperaban a que el autobús llegase.

F I N
-----------

Sé que tengo fics por actualizar, no crean que se me olvida, les juro que avanzo lo más rápido que la Universidad me lo permite ;___; no desespereis gente bonita!!!

9 comentarios:

Carol~ dijo...

adsfasd sí!! por fin
adsfasd ESTO ES MÍO
aunque le agradezco a Haruki la presión que también ejerció para que Ayaa escribiera YumaChii otra vez
yeii~
se va a leer y a ser feliz :D

Haruki-chan dijo...

hoooeeeeeeeeeeee caro me gano moooouu

KYAAAAAAA AYAA!!!!!!!!! ENSEGUIDA LO PASARE A MI CELPARA LERLO Y GRACIAS POR DARNOSLO XQ EL YUMACHII ES GENIAL Y TAAAN BELLO KYAAAAAAA

X CIERTO LA IMAG ESTA SUPER LINDA ^^

Yuuna~ dijo...

AMEE TU ONESHOT~ cada parte me la imaginaba era tan sensual~ *-* ya tu sabeees e_e no desesperes en terminar los fic's aunque yo igual estoy cortando venas para leer continuaciones pero.. tomate el tiempo ;D ya te lo he dicho muchas veces AMO TUS FICS estoy feliz de haberte encontrado SOY TREMENDAMENTE FELIZ y tu me haces feliz con tus Fic's TE ADORO MUHER ADORO TU ONESHOT ESTA REALMENTE GENIAL C;

Deemi Raainbow♥ dijo...

asdasdasdasasdas, aaaw♥ Hermoso, como siempre Ayaa♥

yuni XD dijo...

kyaaaaaaa aya ya extrañaba leer tus fics pero realmente vale mucho la pena la espera estubo super lindo y hermoso el fic es bello el yumachii realmete de admiro aya sigue asi y sin preciones es importante la escuela ♥♥♥♥ gracias por escribir tan lindo n_n

Haruki-chan dijo...

hooooeeeeeeeeee por dios yuma y chinen kyaaaaaa son amor!!!!!!!!1 y pobre yamada en serio ahora si llore por el pobrecito y yuma baka que aun asi se le confiesa ryosuke y el otro no entiende mis vidos kyaaaa por un momento quise que se quedara con yamada >.<

kana dijo...

YumaChii bellisiiiimoooooo ♥ ♥ ♥
me encanto y claro los ojos de yuma hacen que te derritas kyaaah!

arigato aya ^^ gambatte! en la U nosotras no desesperaremos xD

saludos y cuidate ;D

mabelucome dijo...

Kyaaaaaaaaa Yumachi!!!!!
Precioso, como todos tus fics *-*

lili kazuya dijo...

aaaaaaaaaaa ya no se que decir simplemente excepcional chinen como "malo" y yuma triste por su actitud aaaaaaaaa lo ame amo esta pareja aaaaa amo todos las parejas jaja

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!