sábado, 26 de septiembre de 2009

Helpless Night [Cap.7]

Capitulo 7

Ambos entraron al pequeño departamento, Yuto se dirigió de inmediato a su habitación dejando a Ryosuke solo en la sala.
Cuándo volvió, observo a Ryosuke, y con voz timida le dijo.

-Ya esta todo listo, ¿Quieres darte un baño antes o prefieres cenar algo?-
Yuto trataba de sonar lo más tranquilo y relajado que podía, aunque por dentro estuviese hecho un nudo de nervios.
Ryosuke no dejaba de observar el nerviosismo de Yuto, el hecho de saber que la causa de su nerviosismo era él lo emocionaba, sabía que aquella noche tendría algo especial.
-Tengo hambre... ¿Qué puedes ofrecerme?-
-Uhmm...-
Yuto se quedo pensando, no tenía realmente mucho, y había olvidado ir a comprar más comida.
Mientras pensaba en lo que había en su alacena, Ryosuke se encontraba en la cocina abriendo el refrigerador, al no encontrar nada, se puso a buscar por toda la diminuta cocina.
-¿Como puedes vivir así?-
-¿Eh?... ¿A que.... Wa! ¿Qué haces en la cocina?-
Yuto no se había percatado de que Ryosuke estaba rebisando cada rincón de la cocina sin obtener nada de alimento.
-No puedo creer que vivas asi...--
-No es eso... es solo que hoy olvidé ir a comprar alimentos...-
.Esto no puede ser...-
Dijo Ryosuke mientras revisaba la última puerta de la pequeña alacena, estaba sorprendido de no encontrar nada.
-Es imposible que solo tengas un poco de leche y golosinas en este lugar-
-Te digo que hoy olvidé ir de compras!-
-No tengo alternativa... no puedo soportar esto...-
En ese momento, con una expresión seria y pensativa, Ryosuke rodeo a Yuto para acercarse a la puerta, y sin decir nada más, salio del lugar.
Yuto se quedo sorprendido, ¿acaso se había ido por que no había comida? ¿y ahora que haría?
No podía salir a detenerlo de nuevo, simplemente no podía, lo único que le quedaba era aceptar que Ryosuke no se quedaría con él y que para colmo ahora lo veía como un chico desobligado que no tiene comida para sobrevivir, ¿acaso esto ocasionaría que a Ryosuke dejase de gustarle?
Se sentía decepsionado consigo mismo, estaba frustrado, si tan solo tuviera comida decente en la alacena y en el refrigerador, muy probablemente Ryosuke seguiría ahí con él, dirigiendole aquella mirada tan profunda que lo ponía nervioso pero que al mismo le agradaba.
Minutos más tarde, Yuto se encontraba recostado en su cama, sin hacer nada, solo pensando en que tal vez en esos momentos Ryosuke se encontrara decepsionado de el, aquella idea le oprimía el pecho, al parecer Ryosuke era un chico bastante delicado.
Frustrado, se puso de pie lentamente, necesitaba refrescarse para dejar de pensar en Ryosuke, ya trataría de arreglar las cosas otro día.
Entro al baño, se quitó la ropa y abrio la llave de la regadera, apenas se estaba enjuagando el jabón de la cabeza, cuando escucho que tocaban a la puerta con insistencia.
-"Debe ser Ryutaro... ¿acaso no puede venir después?"-
Pensó, después cerró la llave de la regadera, se enredo la toalla en la cintura, y aún escurriendo agua, salió del baño y se dirigió de prisa a a abrir la puerta.

Al abrir la puerta se llevó la sorpresa de su vida, la persona quien tocaba era Ryosuke, este cargaba unas bolsas de compra que lucían bastante pesadas, Yuto estaba totalmente sorprendido, él daba por seguro de que Ryosuke se había marchado bastante molesto, o al menos eso pensaba.

Al ver a Yuto semidesnudo abriendo la puerta, se quedo muy sorprendido, jamás imagino ver a Yuto así tan de repente, simplemente no sabía como reaccionar.
-Eh... ¿puedo pasar?-
Preguntó Ryosuke algo timido.
-¿Eh?... Ah... si, si, pasa-
Yuto se hizo a un lado para dejar que Ryosuke entrara, rápidamente camino hacia la cocina para dejar sobre una mesa lo que había comprado.
-Pensé que... te habías ido...-
-¿Acaso no te dije que me quedaría esta noche? ¿Por qué habría de irme?-
Contestó Ryosuke con un tono confuso.
-Bueno... saliste sin decir nada, yo supuse que te habías molestado y te habías ido...-
-¿Molestarme? ¿Por qué habría de molestarme?-
Yuto bajo timidamente la mirada y respondió.
-Creí que te habías ido por que pensaste que era un chico desobligado que ni si quiera tiene comida en la alacena y que estabas... decepsionado de mi...-
Ryosuke observaba a Yuto sorprendido, era tan simple, ¿como pudo haber pensado algo así? Ante tal respuesta una enorme sonrisa se dibujo en su rostro, la torpeza de Yuto era algo que le fascinaba.
-Lo único que hicé fue ir a comprar comida, no tengo por qué pensar eso de ti, como se nota que aún no me conoces bien, en cambio, esa parte tuya es lo que más me gusta-
Yuto se sintió muy tonto y avergonzado, efectivamente había demostrado lo poco que conocía a Ryosuke.
-Lo siento...-
-Eso no importa, ¿no crees que es mas importante que vayas a... vestirte?-
.¿Ah?... Es verdad!-
Por un momento había olvidado que se encontraba semidesnudo, así que se dio media vuelta y corrio a su habitación, cerrando la puerta de golpe.

Al ver a Yuto correr a su habitación completamente sonrojado, provocó que una sonrisa se dibujara en su rostro, mientras sacaba las cosas de las bolsas, se puso a pensar que desde que conoció a Yuto, los días eran mas divertidos y podía sonreir con naturalidad, cosa que no hacía desde ya mucho tiempo, en verdad le gustaba estar con Yuto, era algo que disfrutaba bastante.

Cuando salió de su habitación, un delicioso aroma inundaba el lugar, y al mirar a la mesa, la comida ya estaba lista.
-Me tomé la libertad de usar tu cocina, espero que no te moleste...-
Yuto estaba maravillado, todo lucía realmente delicioso.

Corrió hacia la mesa, se dejo caer sobre el pequeño cojin, tomo sus palillos y con una feliz expresión y un tono de voz entusiasta dijo en voz alta.
-Itadakimasu~-
Y de inmediato comenzó a comer.
Feliz de ver esa actitud, Ryosuke también tomo asiento y comenzó a comer.

Cuándo ambos terminaron, Ryosuke comenzó a recoger la mesa, Yuto le ayudaba un poco, después de que juntos lavaran los trastes, uno lavaba y el otro los secaba, se dirigieron a la mesa de nuevo, esta vez, Yuto sirvió un poco de té para ambos.
En silencio, ambos disfrutaban de su té, Yuto comenzaba a sentirse nervioso de nuevo, Ryosuke se veía tanquilo. sin darse cuenta, Yuto se quedo perdido observando a Ryosuke, cuando este notó la mirada del chico, se ruborizo un poco y le regalo una tierna sonrisa, esto ruborizo por completo a Yuto, provocando que casi se le atorara el té por la garganta.
De inmediato se puso de pie.
-Eh... ya vuelvo...-
Y se dirigió al baño.
Ryosuke solo observo como Yuto entraba al baño, le dio el último trago a su té y dejó salir un enorme bostezo.

Se sentía muy tonto, y más aún por estar encerrado en el baño completamente ruborizado, la sonrisa de Ryosuke le encantaba, pero el ser descubierto observandolo de esa forma lo ponía muy nervioso, sabía los sentimientos de Ryosuke, sabía que a él le gustaba Ryosuke, pero ¿por qué no podía decirselo?
No sintió cuánto tiempo estuvo en el baño, solo cuándo sintió que ya estaba más tranquilo, salió de ahí.
Al llegar a la mesa, se encontro con la sorpresa de encontrar a Ryosuke dormido sobre el piso, al principio se asustó un poco, pero al acercarse al chico para comprobar que efectivamente, solo estaba dormido, se tranquilizo.
Yuto se quedo observando fijamente a Ryosuke mientras este dormía, se le veía tan tranquilo y hermoso, aquella imagen dejaba que Yuto se perdiera observandolo.
Instintivamente, y sin notarlo, Yuto se acercaba lentamente al rostro de Ryosuke, cuando reacciono estaba tan cerca de el, que podía sentir la respiración del pequeño sobre su rostro.

No podía contenerse, ya estaba demasiado cerca de él como para retractarse, así que sabiendo lo que hacía a la perfección, lentamente tocó los labios de Ryosuke con los suyos, aquella sensación era muy agradable, los labios del chico eran suaves y deliciosos.

Se encontraba profundamente dormido, hasta que sintío que alguien lo besaba, no hubo necesidad de abrir los ojos, sabía de quien se trataba, asi que solo se dejo llevar por aquel tierno beso.

Al sentir la respuesta de Ryosuke, Yuto decidio no separarse de él, esto ya había sucedido antes, pero esta vez era más profundo.
Poco a poco, aquel beso se profundisaba aún más, mientras aquél beso era más intenso, Ryosuke se enderezaba lentamente, Yuto lentamente tomo a Ryosuke de la cintura, para ayudarlo a enderezarse y al mismo tiempo pegarlo un poco más a su cuerpo.
Mientras tanto, Ryosuke colocó sus manos sobre el pecho de Yuto, ninguno de los dos quería que áquel beso terminara, era delicioso y hermoso al mismo tiempo.

1 comentario:

Jess dijo...

kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaa *OOOO*
me encanto ;w;
amo cuando describes los momentos
de los besos y así todo re lindo ;__;
awwwwww jajaajaja Ryosuke dormilon ¬o¬ Pero es bueno para Yutin *O*

asdasdasda quiero probar la comida de Ryosuke ;OOO;


grax~

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!