miércoles, 11 de abril de 2012

[OneShot] I desperately Need You

Titulo: I desperately Need You
Pareja: Takaki Yuya - Chinen Yuri [TakaChii]
Género: Yaoi/Lemmon
Extensión: OneShot
Autora: Ayaa~ :D
Nota: Regresando a las parejas tradicionales, hace mucho que no hago algo TakaChii tan así como este xD así que espero les guste y lo disfruten mucho~



I desperately Need You

Despertar, tomar el desayuno, salir rumbo a la escuela, tomar clase, regresar a casa, comer, hacer tarea, tomar un baño, dormir y solamente volver a empezar una y otra vez, cuando llegas al punto de aburrirte de todo l que pasa día a día ¡Sorpresa! Haz caído en un infierno que se llama rutina.
Muchas veces podemos explotar y pensar que vamos a cambiar aquel estilo de vida, pero son pocas las veces en las que realmente lo hacemos y nunca es permanente,
¿Qué hacer cuando algo así sucede? No es fácil salir corriendo y buscar otra vida, nadie lo hace, o casi nadie… yo quiero hacerlo…

-Shizuoka-

-Yuri-
Lo llamó su madre mientras le servía un tazón de arroz, sacándolo por completo de sus pensamientos.
-¿Qué?-
Preguntó con fastidio.
-¿Te pasa algo malo?-
“Me pasan muchas cosas pero no las entenderías” Pensó.
-Estoy bien-
Dicho esto se dedicó a comer su desayuno, no tenía ánimos de conversar, deseaba silencio, tranquilidad.
-Quiero que sepas que puedes confiar en mi, soy tu madre-
Le dijo la señora con una sonrisa amable, Yuri levantó la mirada y frunció un poco el seño.
-No me pasa nada, deja de preguntar-
Cualquiera podría pensar que esta era una respuesta cruel, pero desde hace mucho había aprendido que su madre no era la persona ideal para escuchar absolutamente nada, siempre, en el momento más importante, su teléfono sonaba y se olvidaba de todo solo para sumergirse en un mundo lleno de trabajo, con toda la experiencia que sus 18 años de vida le habían dado, sabía perfectamente que no podía desahogarse con ella.
-Pregunto porque tu actitud me preocupa-
Dijo su madre de inmediato. Chinen estuvo a punto de creer que esta vez, tal vez, solo tal vez, podía ser diferente, estaba por abrir la boca para decir algo cuando todo aquello se vino abajo, un teléfono sonaba sin cesar el cual fue atendido rápidamente.
“Soy un idiota” Pensó mientras sonreía para sí y continuaba comiendo, irremediablemente con un nudo en la garganta, después de todo una pequeña ilusión se había formado en su interior.
Sin decir más, solo termino su tazón de arroz, ignorando todo lo demás, el apetito se le había ido, se puso de pie, tomó su mochila y caminó hacia la puerta para salir en completo silencio mientras aún escuchaba a su madre hablar y hablar.

En su camino todo era tranquilo, lo mismo de siempre, nada nuevo, nada especial, nada sorprendente.
“Quiero poder… irme de aquí” Volvió a pensar mientras miraba el despejado cielo matutino al tiempo que esperaba la llegada de su habitual autobús que lo dejaría en la escuela..
De pronto, miró detenidamente el letrero de horarios y rutas del autobús, clavó su mirada en el que lo podría llevar a la estación del tren que seguramente lo llevaría a Tokio, sin querer comenzó a hacer cuentas, sabía cuanto dinero tenía ahorrado, había planeado ir de vacaciones con sus amigos a la playa y comprarse algunas cosas, también sabía que su madre le daría dinero esa noche por lo que sería tener más, así fue como la siguiente pregunta apareció:
¿Cuánto cuesta un boleto de tren?
Era algo descabellado, irreal, nunca antes había pensado en salir de su pequeña ciudad, donde de cierta forma, todo era más fácil, más tranquilo, no sabía lo que era pisar una gran ciudad, pero estaba conciente de que no era tonto, sabía que podía arreglárselas solo, pero aún así, eso seguía siendo una loca idea.
El autobús llegó y solo se concentró en llegar al colegio, dentro de poco sería la graduación así que tal vez su rutina podría cambiar un poco… ¿O no?

-Tokio-

-¡Te dije que yo no sirvo para esto!-
Gritó enojado mientras se disponía a salir de aquel estudio de fotografía.
-Espera un segundo Yuya… te lo pido como amigo, el modelo no pudo venir y necesito terminar esta sesión… solo sé tu mismo, yo sé que eres fotogénico, por favor-
Suplicó un chico rubio y delgado.
-Es difícil hacerlo como dices Hikaru, no soy un modelo-
Se quejó Yuya, esta vez un poco más tranquilo.
-Yo sé que no eres un modelo profesional, pero necesito de tu ayuda y eres el tipo perfecto, a nadie más le quedará tan bien esa ropa, por favor solo unas cuantas fotografías más y terminamos-
No había opción, Hikaru era su amigo y ya había aceptado ayudarlo desde el principio así que… tenía que cumplir. Suspiró profundo y regresó al frente de la cámara.
-Solo mantente serio, ponte derecho y mira hacia la cámara como si me desafiaras-
-Hago esto porque prometiste pagarme y necesito ese dinero-
Refunfuñó mientras posaba tal y como Hikaru se lo había indicado.
-Por supuesto, ahora intentemos otra pose-
Fue así como aquella sesión fotográfica pudo continuar.
Después de un par de horas, con unos cuantos contratiempos, lograron terminar.
-Con todo lo que te quejaste no debería pagarte, es realmente complicado trabajar contigo Takaki-
Dijo Hikaru mientras caminaba junto a él, ambos ya salían de aquel estudio.
-Te dije que estas cosas no me gustan, pero ofreciste buena paga así que más te vale y así sea, necesito pagar la renta de este mes-
-¿Te volviste a gastar tu dinero en tonterias cierto?-
Preguntó Hikaru en tono de burla.
-¡No son tonterías! Necesito esas cosas-
Respondió con firmeza.
-Claro, olvidaba que comprar videojuegos se ha convertido en algo de primera necesidad, que ignorante soy-
Dijo Hikaru con sarcasmo.
-No siempre compro videojuegos y lo sabes, es la primera vez y en verdad los necesito… a veces me aburro demasiado-
-¡Deberías hacer cosas más productivas que solo trabajar en esa cafetería!-
Exclamó Hikaru con cierta desesperación.
-Pero no hay nada que llame mi atención por ahora, cuando pase entonces haré otra cosa-
Respondió Takaki con tranquilidad.
-¿Por qué no simplemente regresas a la universidad? Ahorita ya estarías haciendo trabajos importantes como el mío o hasta mejores-
Le dijo Hikaru.
-No se, no tengo ganas de estar encerrado en un salón de clases escuchando a los mismos profesores, me canso mucho de solo pensarlo-
Dijo Takaki con un ligero fastidio.
-Claro, entonces sigue con tu vida tal y como esta, veremos cuanto puedes aguantar-

Después de aquello, Hikaru lo invitó a comer y un par de horas después al fin estaba en casa, era un departamento pequeño, sencillo, pero le gustaba, además la renta era bastante económica por lo que podía cubrirla sin problema y además darse ciertos lujos, a veces era aburrido porque aquella cafetería no abría los viernes, así que esos días estaba completamente libre y como no podía salir con sus amigos, puesto que ellos estaban estudiando y trabajando, no tenían nada de tiempo para él.
Suspiró al dejar su abrigo sobre un pequeño sillón y entró en la cocina, abrió el refrigerador y sacó una botella con agua, estar posando frente a la cámara de Hikaru había sido pesado, cansado, no estaba hecho para ese tipo de cosas, sin embargo su amigo se empeñaba en decirle que lucía realmente genial en las fotografías, pero la verdad ser modelo o algo parecido no estaba en sus planes, ni siquiera lo podía imaginar.
Así, dejo la idea a un lado y encendió el televisor, no tenía nada mejor que hacer por ahora.

-Shizuoka-

Un mes después…

La ceremonia de graduación, al fin, tres años de bachillerato habían terminado, estaba listo para los exámenes de admisión, sabía bien a donde deseaba ir y si quería cambiar todo lo que había a su alrededor debía pasar ese examen a toda costa.
Después de la entrega de diplomas y reconocimientos especiales, se reunió con su grupo de amigos, se felicitaron mutuamente por haber llegado al grandioso día de la graduación, muchos querían irse de fiesta, celebrar y hacer tonterias, él no tenía ganas así que se inventó una excusa para no ir.
En la parada del autobús había un par de chicas, conversaban de una forma un tanto emocionadas, al notar que tenían en sus manos una revista pudo entender un poco.
-”Seguramente es de esas revistas de idols que las hace gritar”-
Pensó mientras desviaba la mirada, no le llamaba la atención seguir observando, sin embargo era inevitable escuchar sus comentarios.
-A él nunca lo había visto ¿Sabes quién es?-
-No tengo idea, aquí dice su nombre y es muy apuesto, ojala y pronto se sepa más de él-
Decían entre risitas perversas y pequeños gritos.
-Aquí dice que se llama Takaki, si es un nuevo modelo habrá que recordar su nombre ¿no lo crees?-
-Si, ojala y salga de nuevo-
La curiosidad le ganó un poco, no estaba interesado en esas cosas, tal vez fue mero impulso el que lo hizo mirar un poco por arriba, aprovechando claro que las chicas se encontraban sentadas se le hizo fácil, y miró aquella revista, la cual mostraba a un chico castaño, alto al parecer y, bueno, no iba a negarlo, era apuesto.
-”Por eso están tan emocionadas”-
Pensó mientras volvía a desviar la mirada una vez que su curiosidad había terminado. De pronto el autobús llegó y entonces subió, quería regresar a casa, tal vez estudiaría un poco más, ahora no había nada más importante que aprobar aquel examen.

-Tokio-

-¿Ya viste la edición de este mes? Este es mi gran trabajo y debo aceptar que tu apariencia de niño malo me ayudó bastante-
Dijo Hikaru mientras le mostraba aquella revista, dejándola sobre la mesa.
-Creí que habías venido a tomar café y no a presumir, no me interesa ver eso-
Respondió Takaki, ahora vestía un delantal color café que iba acorde a los colores de aquel establecimiento, mientras sostenía una pequeña libreta y una pluma.
-También vine a eso, ya sabes que quiero. Pero es importante que veas mi trabajo, no tanto por que seas tu-
Hikaru lucía orgulloso, así que sin más remedio, suspiro y tomo aquella revista, notó un separador el cual sospechó que indicaba en donde estaban las fotos que Hikaru había tomado, y no estaba equivocado.
Las observó detenidamente y quedó sorprendido.
-No parezco yo… es como si fuera otra persona…-
-Eso es porque tu expresión cambia mucho cuando miras a la cámara, deberías seguir mi consejo y dedicarte a esto, muchos me han pedido tu número para darte trabajo, pero supongo que te enojaras si lo hago sin tu permiso-
Takaki suspiro, cerró esa revista y la dejó de nuevo sobre la mesa.
-No estoy listo para esa clase de vida, pero gracias por tomarme en cuenta, en seguida traeré tu café-
Así, se fue mientras escribía sobre aquella libreta el pedido de Hikaru, que era el de siempre.

-Shizuoka-

La temporada de exámenes pasó tan rápido que ahora solo debía ir a ver los resultados, estaba nervioso y ansioso, tenía un buen presentimiento más sin embargo existía la posibilidad de no haber aprobado.
No había pensado que haría si no aprobaba, bueno, en el sentido académico ya tenía otra opción, pero mentalmente no estaba preparado para semejante derrota, entonces comenzó a sentir miedo, el cual incremento al ver a toda la gente que regresaba a casa desilusionada, no, el no podía ser uno de esos reprobados, él tenía que ir a esa universidad a como diera lugar.
Se detuvo frente aquella pizarra, cerró los ojos con fuerza al igual que lo hizo con sus puños, respiró profundo, trató de tranquilizarse, entonces, lentamente abrió los ojos, sabía muy bien cual número debía buscar y estaba decidido a verlo en aquella pizarra…

-Tokio-

Se levantó temprano por la mañana, como siempre, desayunó, se cambió de ropa y tomando sus llaves salió de su departamento.
Caminó tranquilamente por la calle, se sentía un ambiente diferente, tal vez era el aire, el clima o solo su estado de animo, no lo sabía bien pero no podía dejar de sonreír mientras caminaba, fue así como llegó a la cafetería y al entrar saludó al encargado.
-Buenos días Kuroki-san-
-Buenos días Takaki-kun, hoy te vez de buen humor, seguramente te ha pasado algo muy bueno-
Takaki no dijo nada, solo sonrió torpemente, no había pasado nada en especial pero solo se sentía bastante bien.

-Shizuoka-

Una semana después de los resultados, estaba en su habitación, recostado sobre su cama, con los ojos cerrados, todo estaba en silencio, amaba el silencio, era su mejor aliado y su mejor amigo en toda clase de circunstancias. Respiró profundo y abrió los ojos, miró fijamente al techo, lentamente se reincorporó y miró si habitación, la misma de siempre, la misma que nunca cambiaría, miró sus cosas, después miró su maleta que se encontraba cerca de la puerta, la cual estaba abierta.
Aquel cambio que tanto había anhelado estaba tan cerca ahora que le parecía mentira, al fin daría un paso hacia adelante y estaba decidido a no arrepentirse de nada, a hacer cosas nuevas y buscar lo que realmente deseaba para el futuro, al fin el cambio que deseaba para ser alguien diferente y ver cosas diferentes estaba aquí.
Se levantó de la cama, se puso su chaqueta, tomó ambas maletas y salió de su habitación, cerrando tras de si la puerta, la cual tal vez no se abriría en mucho tiempo.

-Tokio-

-Takaki-kun, necesito que me hagas un favor, sé que no solemos hacer entregas pero esta vez es algo especial, ¿Podrías hacerlo?-
Tras escuchar esto, Takaki dejó de limpiar aquella mesa y se acercó al encargado.
-¿Es muy lejos?-
-No, es un edificio de oficinas que se encuentra cerca de la estación, puedes llegar caminando, por favor-
-Esta bien, no hay problema, ¿Qué tengo que llevar?-
Con una sonrisa aceptó, después de todo era trabajo y no había gente en el lugar por lo que no había problema.
-Te pagaran en cuanto entregues esto-
Dijo el encargado mientras le daba una caja grande con cuidado.
-Ve con cuidado por que hay cafés ahí dentro y también panqués-
-Iré con cuidado-
Así, Takaki salió de aquella cafetería, caminado despacio con aquella caja.

--

Al salir y ver la ciudad solo hizo que su emoción incrementara, ya sabía a donde llegar, había contactado a una agencia inmobiliaria para rentar un departamento económico, por el momento podía cubrir el primer mes con sus ahorros, pero tenía que conseguir un empleo lo antes posible, además de los gasto que la universidad le generaría.
-Pero todo esto tiene que valer la pena-
Se dijo con una sonrisa en el rostro y comenzó a caminar.

Era un poco complicado tener que esquivar a tanta gente mientras caminaba con aquella caja, sabía que tenía que tener cuidado, a pesar de que todos los cafés tenían tapa, no podía dejar que se voltearan, tenía que ser muy cuidadoso pero tampoco podía ser lento.

Caminaba tranquilamente cuando no muy lejos vio a un chico el cual llevaba consigo una gran caja la cual tenía el logotipo de una cafetería, al principio no le tomó importancia pero al ver como aquel chico estaba a punto de chocar contra un buzón de correos lo preocupó, no solía preocuparse por los demás pero esta vez sintió el impulso de hacer algo, así que corrió para lograr detenerlo.

Intentaba poner atención hacia donde caminaba pero seguía siendo complicado, de pronto pudo sentir como alguien lo detenía desde el frente, eso lo sorprendió y bajó un poco la caja para mirar bien quien era y por qué lo había detenido.
-Cuidado, casi chocas con el buzón y así hubieses caído-
Le dijo un chico bajito, de piel blanca y cabello negro, con una mirada penetrante y profunda.
-Lo siento… muchas gracias, si hubiese caído seguramente tendría que pagar todo… de nuevo muchas gracias, tendré más cuidado-
Dijo Takaki con torpeza.
-Descuida-
Se despidió aquel chico y retomó su camino.

Haber ayudado a aquel chico lo hizo sentir extraño, como si ya lo hubiese visto antes en algún otro lugar, sin embargo intentó no darle demasiada importancia y mejor continuo con su camino, arrastrando su maleta al mismo tiempo que decidía sacar el pequeño mapa que tenía para llegar al departamento que había decidido rentar.

Una vez entregado el pedido a salvo, regresó a la cafetería.
-¡No puedo creer que hayan pedido tanto café!-
Exclamó Takaki mientras se desplomaba sobre una silla.
-Lo sé, es una compañía editorial y están en el momento critico, siempre piden cuando necesitan mucho café, es la primera vez que pido que lo lleves tu, pero tenía que esperar a que llegara algo importante-
Takaki suspiro.
-Más café ¿cierto?-
-Grano de café para ser exacto, es bueno que ya te estés familiarizando con el negocio-
-No tengo más opción-
Bromeó.
-Igual creo que necesitamos más personal, estoy pensando en abrir todos los días pero darles un día de descanso de todas formas, por ahora solo te tengo a ti pero pienso que otro empleado no estaría mal-
Dijo el encargado un poco pensativo.
-Mientras pueda pagarme a mi lo de siempre no tengo problema alguno jefe, seguiré haciendo mi trabajo tal y como hasta ahora-
Sonrió Takaki mientras se ponía de pie, un cliente acababa de entrar y era hora de seguir trabajando.

Era un lugar pequeño pero lo suficientemente bueno para él, no necesitaba mucho espacio, había cargado con lo que consideraba necesario así que estaba bien.
Tras recorrer aquel departamento, encontró la terraza, la cual estaba en la parte trasera, abrió la puerta y salió, sonrió al ver aquel lugar tan diferente a todo lo que estaba acostumbrado, estaba feliz. De pronto escuchó una melodía bastante conocida que provenía de su bolsillo, alguien lo llamaba y estaba seguro de quien era, así que sin mirar el número respondió a la llamada.
-Yuri, ¿Cómo estás? ¿Has llegado bien?-
-Si mamá, todo esta perfectamente-
-Te he depositado más dinero en tu cuenta, no me dijiste cuanto necesitarías así que solo he adivinado, no dudes en comunicarte conmigo si algo sucede o si necesitas algo-
-No hacia falta que depositaras dinero en mi cuenta, tengo suficiente dinero, pero gracias-
Dijo Chinen con un ligero fastidio.
-Llama seguido a casa ¿de acuerdo?-
-”¿Quieres que llame a una casa que seguramente estará vacía?”-
Pensó, evidentemente respondió otra cosa.
-Si, eso haré-
-Cuídate-
-Lo haré-
Fue así como la llamada finalizó y solo cerró sus ojos para tranquilizarse un poco, hablar con su madre siempre lo estresaba pero esta vez no iba a ser igual que siempre, de eso estaba seguro ya que se encontraba lejos de ella.

Su jornada laboral termino y regresó a casa, al llegar al edificio se encontró con la casera en la entrada.
-Buenas tardes Takaki-kun ¿Todo bien?-
-Buenas tardes, si, todo bien-
-Tendrás un vecino nuevo, es un chico agradable y al parecer es estudiante-
Dijo la señora con cierto interés, como cualquier señora con chisme nuevo.
-Vaya, pues… que bueno… con permiso-
Cortó la conversación, no era bueno con esa clase de gente así que con una reverencia decidió alejarse para dirigirse a su departamento.
-Con que nuevo vecino, bueno, vecinos van y vecinos vienen, no tiene nada de extraordinario-
Se dijo mientras subía las escaleras.
Al llegar a su piso, camino por el pasillo y se detuvo una puerta antes de la suya, se preguntaba que clase de persona sería cuando de pronto la puerta se abrió y se sorprendió un poco, si no se equivocaba era el chico que lo había ayudado antes.
-Ah… eres tú-
Dijo sorprendido.
-¿Eh?… ¡Ah! ¡El chico del café! ¿vives aquí?-
Preguntó Chinen.
-Pues si, que pequeño es el mundo, soy tu vecino, me llamo Takaki Yuya, bienvenido-
Se presentó Takaki con amabilidad.
-Mucho gusto, soy Chinen Yuri, en verdad que el mundo es bastante pequeño-
Dijo aún sorprendido.
-¿Eres nuevo en la ciudad?-
Preguntó Takaki intentando hacer platica.
-Si, llegué hoy por que entré en la universidad de Tokio, vengo de Shizuoka-
-Así que eres universitario, yo creí que eras más pequeño, lo siento-
Dijo Takaki con torpeza.
-Si, eso mismo dijo la casera, de cierta forma estoy acostumbrado-
Sonrió débilmente al decir esto.
-No quise ofenderte-
Se disculpó Takaki-
-No importa-
-Como eres nuevo por aquí, y como nos conocimos esta mañana, siento que es mi deber mostrarte los alrededores, ¿Qué dices?-
Sugirió Takaki con entusiasmo.
-Bueno, supongo que no es una mala idea-
Respondió Chinen.
-Bien, entonces vamos-
Dijo Takaki mientras le hacía una seña con el brazo para que saliera del departamento. Así Chinen salió y cerró la puerta tras de si.
-¿A dónde iremos?-
-Bueno, necesitas saber en donde puedes comprar lo más importante y eso es comida, ya lo demás tu solo lo podrás descubrir ¿Ya sabes como llegar a la universidad?-
-Si, la parada del autobús no esta lejos de aquí así que será fácil-
Respondió Chinen mientras caminaba junto a Takaki.
-Muy bien, pues comencemos con el recorrido-
Dijo Takaki mientras ambos salían del edificio.

Aquel recorrido resultó ser más divertido de lo que esperaba, era extraño sentirse tan cómodo con una persona que apenas conocía, no podía dejar de pensar en eso mientras caminaba a su lado, tal vez era por que el aura de Takaki era muy tranquila y su personalidad muy divertida, aún seguía sintiendo que ya lo había visto antes pero dejaba de darle importancia cuando el mayor lo hacía reír con alguna tontería como diciendo en que días podía encontrar ofertas en la comida o que lugares no recomendaba por experiencias propias, en verdad era muy divertido.
Por otro lado, la compañía de Chinen resultaba bastante cómoda, a pesar de aparentar ser alguien tierno y pequeño, era todo lo contrario, se notaba que era un chico inteligente y que sabía lo que hacia, sin embargo cada vez que sonreía todo cambiaba, era una persona tan hermosa que sentía algo extraño en su interior cada que lo miraba sonreír y más ganas sentía de hacer o decir cosas divertidas para verlo, era extraño, pero real y le gustaba.

Tal vez solo fueron un par de horas, pero fue suficiente para que ambos hicieran las compras necesarias para cenar.
-Me imagino que no has de tener la instalación de gas aún así que te invito a cenar en mi departamento ¿Qué dices?-
Aquella repentina invitación lo sorprendió, pero no pudo declinar, incluso le sorprendió su respuesta tan inmediata.
-De acuerdo-
-Bien, pero tu cocinarás-
Bromeó Takaki mientras subían por las escaleras.
-¿Yo? Pero no es correcto-
-Esta bien, cocinaremos juntos-
-Eso me parece mucho más lógico-
Ambos sonrieron y continuaron caminando rumbo al departamento de Takaki.

Al estar ahí, dejaron las bolsas de compra sobre la mesa, una pequeña con solo cuatro sillas.
-Iré lavando las verduras-
Dijo Takaki mientras tomaba una bolsa y entraba a la cocina.
No supo en que momento se sintió tan cómodo junto a una persona que acababa de conocer, era la primera vez que le pasaba algo así y apenas notaba lo amplia de su sonrisa cuando Takaki decía alguna broma o se equivocaba con algo. Preparar la cena resultó ser algo tan divertido y al momento de comerla fue igual, no dejaban de conversar.
-Así que vienes de Shizuoka, ¿Piensas quedarte en Tokio para siempre?-
Le pregunto Takaki.
-Bueno, no tengo planes a tan largo plazo, lo que más me interesa ahora es poder terminar la universidad y encontrar un empleo para solventar mis gastos, mis ahorros no me duraran para tanto tiempo-
Respondió Chinen.
-¿Y ya encontraste un empleo?-
Preguntó curioso.
-No, pienso comenzar a buscar en estos días-
Dijo Chinen con tranquilidad.
-¿Tu trabajas cierto?-
Le preguntó a Takaki.
-Si, en una cafetería… ¡Ah!-
Exclamó repentinamente.
-¿Pasa algo malo?-
Preguntó Chinen extrañado.
-¡Acabo de recordar algo! Mi jefe me dijo esta tarde que piensa que sería buena idea contratar a alguien más para trabajar en la cafetería, ¿Qué dices?-
Le dijo Takaki con entusiasmo. Para Chinen fue algo demasiado maravilloso, era como si desde el momento en que conoció a Takaki todo fuese a salir bien, estaba asombrado y no sabía que decir.
-Ah… eso es… una buena idea… creo-
-¡Vamos! ¡Es tu oportunidad! No se hable más, mañana te llevaré conmigo para que hables con él. ¿Cuándo dices que entras a clases?-
-La próxima semana-
-Perfecto, yo no creo que haya inconveniente alguno-
Dijo Takaki con una sonrisa victoriosa.
-Esta bien, muchas gracias, ya me has ayudado mucho y apenas nos conocimos hoy-
Dijo Chinen ligeramente avergonzado.
-Descuida, es extraño pero me agradas, eres una persona agradable así que creo que nos vamos a llevar bien de ahora en adelante-
Ante las palabras de Takaki no hizo más que sonreír ampliamente de nuevo, ya podría pronosticar que de ahora en adelante, cada que estuviese con el siempre iba a ser así, le agradaba pensarlo.

A la mañana siguiente, un ruido lo despertó, en un principio parecía muy lejano, se sentía tan cansado que pensó que tal vez y lo estaba soñando, pero aquel ruido comenzó a ser cada vez más frecuente y a escucharse más cerca, era como si golpearan algo una y otra vez con cierta desesperación.
-”¿Qué es ese ruido?”-
Pensó mientras se revolvía entre sus sabanas y trataba de amortiguar aquel incesante ruido colocando su almohada sobre su cabeza, pero no funcionaba, hasta que de pronto lo recordó, ya no estaba en su casa y fue así como todos los recuerdos regresaron, por un instante había pensado que todo era tan solo un sueño, pero para su fortuna, no lo era.
-¡Voy!-
Gritó mientras salía de la cama, aún despeinado.
Al llegar a la puerta la abrió y vio a Takaki.
-¿Sigues durmiendo? Te dije que pasaría por ti temprano, ¡Vamos! No podemos llegar tarde-
-¿Tarde?… Oh… cierto… espera, estaré listo en un par de minutos-
Dijo mientras dejaba salir un gran bostezo y dejaba la puerta abierta para que Takaki entrase.
-Veo que aún no acomodas bien tus cosas… esto esta muy vacío, supongo que todo lo demás te llegara en estos días ¿no?-
Preguntó Takaki curioso.
-No, no pienso traer nada de mi casa, me haré de mis propias cosas poco a poco, traje conmigo lo único que necesito y solo eso-
Respondió Chinen desde su habitación mientras terminaba de vestirse.
-Vaya, eres la primera persona que conozco que dice eso, hasta yo traje algunas cosas de mi casa, ya sabes, cosas que no puedes dejar así y que tienen un significado especial como recuerdos y esas cosas-
-Yo no tengo nada así-
Dijo Chinen mientras salía y se ajustaba su chaqueta.
-¿No? ¿Por qué no?-
Preguntó Takaki curioso.
-Bueno, no soy ese tipo de persona, eso es todo-
Respondió Chinen ligeramente cortante, a decir verdad nunca había notado aquel hecho de que no atesoraba algún objeto por tener algún recuerdo especial.
-De acuerdo… bien, entonces… ¿Nos vamos?-
Dijo Takaki intentando que el ambiente ya no fuese pesado como se estaba formando.
-Si, ya estoy listo-
Así, ambos salieron del departamento y se dirigieron a la cafetería.

-Sabes, he estado pensando, sé que apenas nos conocemos pero no sé como debería llamarte, creo que por tu primer nombre sería demasiado por ahora así que… ¿Esta bien que te diga solo Chinen?-
Preguntó Takaki curioso.
-Esta bien, entonces yo solo te llamaré Takaki-
Respondió Chinen de forma relajada.
-Perfecto, así nos quitamos de las formalidades y pareceremos un poco más cercanos-
Chinen solo sonrió ante el comentario de Takaki.
En un par de minutos llegaron a la cafetería.
-Buenos días-
Saludó Takaki al encargado.
-Buenos días Takaki-kun-
-¿Recuerda lo que me dijo ayer? Acerca de lo de contratar a alguien más y eso-
Le dijo Takaki mientras se acercaba a él.
-Si, lo recuerdo bien, ya hice el anuncio para que lo peguemos en la ventana-
-¡Espere! Ya encontré a alguien que puede ser de ayuda-
Lo interrumpió y de inmediato tomó a Chinen por los hombros, acercándolo al encargado.
-Ah… buenos días, soy Chinen Yuri-
Se presentó un poco avergonzado.
-Vaya, ayer no estabas tan entusiasmado con la idea pero me agrada tu sorpresa Takaki-kun, ¿Es tu amigo?-
-Si, acaba de llegar a Tokio y necesita empleo, ¿Qué dice?-
-Bueno, si es amigo tuyo no tengo objeción, puedes trabajar aquí Chinen-kun-
Dijo el encargado con voz amable mientras sonreía.
-Muchas gracias-
Agradeció Chinen con una reverencia. Así inicio una parte más de su vida que tanto anhelaba, trabajar y ganar su propio dinero.

En un abrir y cerrar de ojos, el tiempo paso volando, a tal grado que ya habían transcurrido tres meses, tiempo suficiente para que Chinen y Takaki se conocieran, se acoplaran el uno al otro en el trabajo y se divirtieran juntos en cuanto el menor tuviese tiempo.
-¿Por qué no estudias?-
Preguntó Chinen una tarde mientras salían de la cafetería.
-Bueno, ya te lo había dicho, no sé bien que hacer, no encuentro nada interesante-
-¿Entonces planeas quedarte en esa cafetería para toda tu vida? ¿Acaso no tienes algún sueño o algo parecido?-
-No… aún no…-
Respondió avergonzado.
Estaban por llegar al edificio cuando se encontraron con Hikaru a mitad de camino, Takaki ya lo había presentado con Chinen y al parecer ambos se agradaron aunque no se vieran seguido.
-Creí que nunca llegarían-
Dijo Hikaru un poco fastidiado.
-¿Por qué ese recibimiento?-
Preguntó Takaki deteniéndose frente a él, Chinen hizo lo mismo.
-Necesito hablar contigo urgentemente-
Respondió Hikaru con cierta desesperación, actitud que antes Takaki ya había visto y que logró reconocer casi de inmediato, sin embargo decidió escucharlo primero.
-¿Qué sucede?-
-Necesito de tu ayuda, ¡Por favor!-
Pidió Hikaru con una reverencia, ante la cual Takaki solo rodó los ojos y exclamó.
-¡Sabía que era eso otra vez! ¡No voy a hacerlo de nuevo!-
Chinen no comprendía muy bien más sin embargo no dijo nada y solo continuo escuchando y observando.
-¡¡Por favor!! En verdad necesito de tu ayuda, ya te dije que eres la única persona que puede servirme como modelo en situaciones como esta, además ya recibí autorización para tomar las fotografías, ¡¡Por favor Takaki!!-
Suplicó Hikaru con más angustia.
-¿Modelo? No sabía que eras modelo Takaki-
Dijo Chinen mientras miraba sorprendido al mayor que estaba a su lado.
-No soy modelo, solo lo he hecho una vez y fue desesperante, te dije que no iba a volver a hacerlo-
Respondió Takaki, esto último diciéndoselo a Hikaru.
-¡En verdad te necesito! Entiende que es mi trabajo-
-No entiendo porque siempre contratan modelos tan informales, deberían de pensar bien antes de contratar a cualquiera-
Refunfuñó Takaki.
-Vamos, no puede ser tan malo, además van a pagarte-
Dijo Chinen mientras le daba una palmadita en la espalda.
-No tienes idea de lo que hablas-
Respondió Takaki con un ligero fastidio.
-¿Puedo ir con ustedes? Me parece interesante lo que harán y quiero ver-
-Claro, cuando tu estas alrededor Takaki no se pone tan violento, así que me serás de mucha ayuda-
Dijo Hikaru sonriente.
-Entonces los espero mañana a las nueve en el estudio, Takaki ya sabe llegar, ahora debo irme ¡Nos vemos!-
Así fue como Hikaru se despidió.
-Espera un segundo, yo jamás dije que lo haría-
-No puedes dejar a Hikaru así, te lo esta pidiendo por que realmente te necesita, no puedes darle la espalda a un amigo-
Dijo Chinen con una sonrisa ante la queja de Takaki.
-Además, será divertido verte, no te imagino como modelo-
-¡Así que solo vas para divertirte!-
Exclamó Takaki mientras continuaba caminando.
-Claro que no, solo bromeaba-

A la mañana siguiente, ambos llegaron puntuales al estudio, después de escuchar a Takaki quejándose todo el camino fue un alivio ver que se calló en cuanto vio a todo el equipo de trabajo.
-¿Y Hikaru?-
Preguntó confundido, la vez pasada solo habían estado ellos dos, era extraño ver a tanta gente.
-¿Estas seguro que es aquí? ¿No te habrás equivocado?-
-Estoy seguro, recuerdo muy bien el número y todo, pero ¿Por qué hay tanta gente?-
De pronto, en medio de la confusión, al fin apreció Hikaru.
-¡Al fin llegas! Como esta vez anuncié con tiempo tu participación todo el equipo ha venido así que no te preocupes y ven por aquí-
Dijo Hikaru mientras lo tomaba del brazo y comenzaba a llevárselo, en un principio Chinen no supo que hacer, pensaba en solo quedarse ahí o hacerse a un lado para mirar desde lejos hasta que de pronto una persona se acercó a él.
-Tu debes ser el otro, ¿Por qué no vas también con ellos? Es importante que comiences a prepararte-
Le dijo mientras lo arrastraba hacia los vestidores.
-Espere… yo solo estoy de visita…-
Dijo un poco asustado, pero fue inútil, cuando menos se dio cuenta ya estaba recibiendo instrucciones para vestirse.
Cuando estuvo listo, salió y un par de chicas lo sentaron en una silla, mientras una lo peinaba la otra ayudaba con un poco de maquillaje.
-Todo esto es plan de Hikaru, nos arrastró a los dos en esto y caímos redonditos… que coraje-
Escuchó decir a Takaki quien inesperadamente ahora estaba a su lado siendo tratado de la misma manera.
-Ahora me doy cuenta, si que ha sido muy inteligente de su parte, por ese lado no voy a negar lo admiro, pero después me las pagará-
Dijo Chinen con cierta seriedad.
-¿Y ahora quien es el salvaje y agresivo?-
Dijo Takaki con una ligera risita.
-Cállate-
Fue así como Chinen fue el primero en estar listo, al parecer las estilistas tenían ligeros problemas en lograr que Takaki se quedara quieto y cooperara.
Sorprendido se miró en el espejo, ese no podía ser él… se veía completamente diferente a lo que veía todos los días, al menos cada mañana mientras se cepillaba los dientes o se miraba de reojo antes de ir a clases.
-Este no puedo ser yo…-
Se dijo en voz baja sin dejar de contemplarse, hasta que de pronto pudo sentir como si alguien lo estuviese mirando fijamente y al desviar la vista, pudo ver, a través del espejo, que Takaki lo observaba con la misma expresión de sorpresa.
De igual forma el observó a Takaki, lucía tan diferente, esas ropas, ese peinado, todo, era tan diferente y sin embargo se le hacia tan familiar, sentía que ya lo había visto en alguna otra parte, pero no podía recordar ahora, estaba demasiado… ocupado observándolo… no podía negarlo… Takaki era tan apuesto que incluso podía sentir aquel rubor invadir sus mejillas.
Por otro lado, Takaki estaba maravillado, si bien desde el primer día que lo había visto sabía que Chinen era hermoso, siempre había pensado que era así, más sin embargo esta vez superaba todas sus expectativas, esta vea era alguien tan diferente, pero aquella mirada que era tan particular en Chinen le decía claramente que no estaba viendo a otra persona y de pronto se sintió avergonzado, no tenía idea de que significaba aquello pero… no era del todo desagradable.
-Si ya están listos pasen por aquí que la sesión va a comenzar-
Dijo una estilista, rompiendo por completo con aquella atmósfera que se había formado entre ambos.
-Ah… si-
Dijo Takaki, quien fue el primero en romper con aquel contacto visual y mientras se alejaba intento sacudir su cabeza para despejar aquellas ideas que comenzaban a rondar por su cabeza.
Chinen hizo lo mismo, se sentía aturdido, era la primera vez que experimentaba semejante sentimiento y más aún por un chico, más sin embargo no le molestaba sentirse así… solo le causaba ligeros conflictos los cuales se opacaban en cuando volvía a ver, de reojo, a Takaki.

-Es exactamente lo que deseaba, un lado tierno y un lado rudo, perfecto, el concepto ideal-
Comentó el director mientras miraba a Takaki y a Chinen parados frente a la cámara.
-Se lo dije, traje a las personas que necesitaba, así que ¿Le parece si comenzamos ahora?-
-¡Por supuesto! A trabajar-
Tras aquella orden, la sesión dio inicio, un poco de música, luces y solo se escuchaba la voz del fotógrafo, Hikaru ayudaba con algunas cosas técnicas como la luz, también el sonido del flash era lo que predominaba, mientras que Takaki y Chinen hacían todo lo posible para hacer un buen trabajo.
Cuando les pedían acercarse, ambos desviaban la mirada sin querer, lo cual curiosamente le gustaba al fotógrafo, cuando tuvieron que tocarse, específicamente cuando Takaki tuvo que recargar su brazo sobre el hombro de Chinen, esto erizó la piel del menor extrañamente, el cual rogaba por que no se notara frente a la cámara, intentando mantener la expresión que el fotógrafo le pedía.

Después de unas largas horas de cambiar de posición, de ropa y de peinado, la sesión termino, ambos terminaron exhaustos.
-Hicieron un excelente trabajo, estoy orgulloso de ustedes-
Les dijo Hikaru mientras les entregaba una lata a cada quien de jugo.
-Nos tendiste una trampa y no lo olvidaré fácilmente-
Dijo Takaki mientras se desplomaba sobre una silla.
-Vamos, no fue tan malo, se notó a leguas que disfrutaron mucho de este trabajo, además les pagarán así que no se pueden quejar-
-Yo no volveré a caer en tus trampas-
Dijo Chinen mientras tomaba asiento en una silla un poco alejado de Takaki.
-No puedo creer que ambos sean tan negativos, todo salió increíble, ya lo verán cuando la revista sea publicada, además les han mostrado algunas fotos y no pueden negar que son fantásticas-
Les dijo Hikaru con entusiasmo.
-Claro, pero eso no quita el hecho de que nos engañaste, todo esto fue planeado por ti cuando desde un principio ya habías acordado traernos aquí para la sesión oficial, desde un principio fuimos parte de esta sesión sin saberlo, eres muy listo-
Reclamó Takaki mientras desviaba la mirada y mejor tomaba de su jugo.
-Bueno, ya, lo admito, les mentí y todo eso pero si se los decía tal y como es no hubiesen aceptado, me dejaron si salida, pero gracias a eso ha salido todo bien-
De pronto Hikaru fue llamado y tuvo que dejarlos solos, entonces un incomodo silencio se formó entre ellos, ninguno sabía que decir, seguían sintiéndose avergonzados por sus propias razones.
Fue así como Chinen comenzó a pensar, repasó en su mente cada una de las expresiones que había logrado ver en Takaki y fue como de repente logró recordar, ahora sabía por que sentía que ya lo había visto antes, hace tiempo, cuando aún se encontraba en Shizuoka había visto la revista en donde Takaki había salido.
-Ahora recuerdo… yo ya te había visto como modelo antes-
Dijo Chinen repentinamente.
-¿Eh?-
-Antes de conocerte en persona… yo ya te había visto en aquella revista un día… ¿no te parece curioso?-
Preguntó Chinen.
-¿Curioso? ¿Por qué curioso?-
Preguntó Takaki incrédulo.
-Bueno… no sé… solo me parece curioso que ya había visto tu foto mucho antes de conocerte en persona…-
Respondió Chinen.
-¿Y que pensaste en cuanto viste mi foto en aquella revista?-
Preguntó Takaki con curiosidad.
-”Pensé que eras apuesto”-
Pensó, sin embargo no tenía el valor suficiente para decirlo en voz alta así que optó por mentir un poco.
-Ah… pues… no pensé nada en especifico, no le presté mucha atención-
Pero claro, esta respuesta no convenía en lo absoluto a Takaki, así que se puso de pie y se acercó hacia donde Chinen estaba sentado y le dijo.
-Si no le hubieses prestado atención no lo recordarías ahora, ¿Por qué mientes?-
Miró fijamente a Takaki, esa mirada seria, muy pocas veces había logrado verla, la mayor parte del tiempo mientras trabajaba, pero nunca tan de cerca, entonces su corazón comenzó a palpitar con fuerza.
-Bueno… es por que acabo de recordar, ¿Por qué te pones tan serio por algo así eh?-
Dijo Chinen intentando desviar la mirada sin dar a notar su nerviosismo.
Tal parece que el menor tenía razón, no sabía por qué actuaba de esa manera tan repentinamente, tal vez el solo impulso de estar así de cerca de él fue lo que lo hizo acercarse tanto e intentar llamar su atención de alguna manera, después de todo se había sentido ignorado y no le gustaba, aunque debía aceptar que él también lo había estado evitando un poco.
-Que tontería… tienes razón… no sé lo que me pasa… creo que iré a cambiarme primero-
Rió torpemente mientras se enderezaba y se rascaba torpemente la cabeza, después comenzó a alejarse hacia uno de los vestidores en donde se encontraba su ropa.
Tras haber visto como Takaki se alejaba respiró profundo y de nueva cuenta pudo sentir sus mejillas arder de vergüenza, se sentía como un tonto, ¿Por qué tenía que sonrojarse por algo así? Sacudió su cabeza y pensó que lo mejor sería dejar de pensar en eso, él también tenía que cambiarse de ropa y decidió hacerlo.

Después de recibir su paga y el gran y tal vez exagerado agradecimiento por parte del jefe de Hikaru al fin se marcharon a casa, en el camino no tenían mucho de que hablar, al principio fueron comentarios torpes sobre la sesión pero después todo fue silencio y un ambiente un poco incómodo para ambos, no podían mirarse sin sonrojarse.
Cuando llegaron al edificio, subieron por las escaleras y al llegar a su piso, Chinen fue el primero en detenerse ya que había llegado a su departamento.
-Bueno, fue un día… divertido después de todo, estoy cansado así que iré a dormir ahora, nos vemos mañana-
Sin más, entró lo más rápido que pudo a su departamento y cerró la puerta, su corazón comenzó a palpitar con fuerza al haber intentado ver a Takaki, hecho por el cual se sentía confundido y aturdido.
Por otro lado, ver a Chinen entrar tan rápido lo decepcionó un poco, si bien no había intentado hacer nada contra el silencio que se había formado entre ellos durante todo el camino, esperaba al menos poder cenar con él como de costumbre, pero esta vez no tenía ganas de insistir así que también entró en su departamento, con la misma confusión y sonrojo.

En toda la noche no logró dormir, daba vueltas por toda su cama pero sus ojos se abrían y su mente se llenaba de pensamientos relacionados con Takaki.
-”Debo estar volviéndome loco”-
Pensaba mientras volvía a revolverse entre las sabanas, fue así como se hizo de día y su alarma comenzó a sonar, sabía que tenía que ir a clase así que intentó despejar su mente.
En el siguiente departamento, Takaki tampoco había logrado dormir en toda la noche, pensando en tantas cosas y todas ellas relacionadas con Chinen, ¿Por qué el verlo tan diferente ayer despertó aquella sensación dentro de él? Si lo veía todos los días y jamás se había sentido así, ¿Por qué ahora?
Fue entonces cuando reflexionó con más profundidad, él siempre lo había sentido así solo que una parte de él se empeñaba en ocultarlo con un sentimiento de amistad cuando en realidad, desde la primera vez que lo vio, fue algo completamente diferente.
-No puede ser…-
Se dijo mientras se levantaba de la cama.
-El me gusta tanto que… ni siquiera lo había notado…-
Dedujo al fin y su corazón dejó de doler, aquella presión en su pecho desapareció y el pesó sobre sus hombros se aligeró bastante, que fácil se vuelve todo cuando al fin aceptas tus verdaderos sentimientos, pensó.
De repente escuchó un ruido, era la puerta del departamento de Chinen abrirse y después se cerró, fue así como supo que el chico había partido a clases.

En todo el día no logró concentrarse del todo, tal vez su cuerpo estaba presente en aquel salón de clases, pero su mente y su alma se encontraban en otro sitio, lo cual fue descubierto por uno de sus compañeros que solía hablarle de vez en cuando.
-Chinen-kun, ¿Te pasa algo malo?-
Al sentir como tocaban su hombro se exaltó y miró a su compañero.
-¿Eh? ¿Qué?-
La clase ya terminó y no te has movido ni un centímetro desde que llegamos, ¿Te pasa algo malo?-
-¿Qué? ¿Ya termino? ¿Tan rápido?-
Tal vez fue su expresión de tonto lo que hizo reír a su compañero, y lo siguiente que le dijo no hizo más que dejarlo aún confundido.
-Si que estás en las nubes, seguramente estas enamorado-
Al decir esto el chico se marchó con una sonrisa en los labios no sin antes darle una palmadita en la espalda.
-¿Qué? ¡Pero que cosas dices!-
Dijo exageradamente nervioso mientras guardaba su libreta de nuevo en su mochila.
Cuando salió de la universidad se dirigió, como de costumbre, a la parada del autobús que lo dejaría cerca de la cafetería en donde sabía muy bien que iba a ver a Takaki, entonces su corazón se aceleró de nuevo.
En todo el camino estuvo pensativo, nunca antes se había preguntado que era estar enamorado de alguien, nunca antes le había prestado atención a aquel sentimiento, ni si quera le interesaba, en el pasado, cuando veía a sus compañeros hablar al respecto le aburría y simplemente no prestaba atención, ahora lo que más confusión le causaba era que pudiese sentirlo por un chico… pero era Takaki… definitivamente era algo complicado, más cuando lo había considerado como un buen amigo en tan poco tiempo, ¿Acaso eso quería decir algo?
Cuando llegó a la cafetería pudo ver como Takaki trabajaba como siempre, sonreía a los clientes mientras tomaba su orden. Si él se veía tan normal entonces tenía que aparentar que el también lo estaba, así que entró al fondo de la cafetería, en donde siempre dejaba sus cosas y se puso su delantal para comenzar a trabajar lo más normal posible.

Cuando el día terminó, ambos apenas y habían cruzado palabra, era Chinen el que siempre huía para evitar a Takaki, no podía evitarlo, su corazón palpitaba con demasiada fuerza con tan solo mirarlo.
Ambos estaban guardando aquel delantal en donde siempre cuando el teléfono de Takaki sonó y Chinen solo continuo con lo que hacía.
-¿Si?… ah, mamá… si, estoy bien…. Lo siento no es a propósito solo que he estado un poco ocupado… si… ¿eh? ¿De verdad?… esta bien, mañana estaré ahí… si, no puedo quedarme mucho pero si dices que tengo que ir entonces ahí estaré… de acuerdo, nos vemos-
Así, su llamada terminó y suspiró profundo.
-Es hora de irnos-
Dijo Chinen mientras salía de aquel cuarto aún evitando mirar a Takaki.
Sabía muy bien que el menor lo estaba evitando.
-”¿Y si ya se dio cuenta de lo que siento?”-
Se preguntó y se lleno de angustia, no deseaba que el menor se alejase de él por algo así, pero ni siquiera sabía como podía a acercarse a él de nuevo.

Cuando ambos llegaron de nueva cuenta al edificio, Takaki pensó en invitar a cenar a Chinen, pero no contaba con que este planeaba escaparse de nuevo, haciendo exactamente lo mismo que el día anterior, escabulléndose hacia su departamento sin decir nada más que un “Hasta mañana”. La situación era preocupante, pero tal vez necesitaba un poco de tiempo para que las cosas pudiesen volver a la normalidad poco a poco, pero sentía que no podía dejar las cosas así, estaba de pie frente aquella puerta, inmóvil, pensando, hasta que su cuerpo actuó por mero impulso y tocó el timbre.
No necesitó preguntar quién era, sabía bien que era Takaki puesto que no había escuchado la puerta de su departamento, así que con un poco de nerviosismo abrió la puerta.
-Tengo mucha tarea así que no puedo cenar hoy contigo-
A penas terminó de decir estas palabras cuando sintió como Takaki tomaba su rostro con ambas manos y sin más, lo besó.
Y es que ver al menor salir, tenerlo cerca de nuevo fue tan tentador que sus impulsos fueron tan fuertes que actuó sin pensar, deseaba besarlo desde hace tanto que esta vez no se atrevió a contenerse.
El tiempo pareció congelarse en ese instante, el mundo desapareció y solo quedaban ellos dos, el ruido de la ciudad, la luz, todo desapareció.
No supo en que momento cerró los ojos para dejarse llevar por aquella dulce sensación que le provocaba los labios de Takaki sobre los suyos, simplemente, se estaba dejando llevar inconscientemente.
Sentir que Chinen no oponía resistencia hizo que su corazón brincara, lleno de un sentimiento que lo iluminaba todo y que lo hacia desear no dejar de besarlo jamás, sin embargo la falta de oxigeno fue la razón por la cual tuvieron que separarse.
El rostro de Chinen estaba completamente rojo, avergonzado y sin poder pronunciar palabra alguna, de igual forma Takaki podía sentirse ruborizado y ansioso por escuchar algo ya que él no podía pronunciar palabra alguna.
Su mente estaba en blanco, todo había sido tan repentino, pero lo que más lo había sorprendido era su propia reacción, fue tal su sorpresa que actuó sin pensar.
-¡¡Tengo cosas que hacer!! ¡Nos vemos!-
Fue así como retrocedió un par de pasos y sin más cerró la puerta fuertemente, al estar completamente solo en su departamento, llevó una de sus manos hacia sus labios y los cubrió temblorosamente mientras se dejaba caer de rodillas al suelo, su corazón estaba tan acelerado que a penas podía respirar.
No supo como logró dar un paso adelante y llegar a su departamento, las piernas de Takaki parecían gelatinas, ¿Por qué lo había hecho? No lo sabía, y ahora tal vez eso ya no importaba, su cabeza daba vueltas y necesitaba pensar sobre sus propios actos, si aquello había molestado a Chinen debía pensar en como disculparse después.

Una noche más sin dormir absolutamente nada, miró con mal humor su reloj, era muy temprano y dentro de poco sonaría su alarma, pensó en salir de la cama de una buena vez puesto que no tenía caso seguir recostado, eso hizo cuando un ruido llamo su atención, la puerta del departamento de Takaki se había abierto, después se cerró y después el sonido de la cerradura, había echado llave a la puerta, después pudo escuchar sus pasos junto con otro ruido, como si arrastrara algo, entonces se asustó, Takaki nunca salía tan temprano y si no se equivocaba ese otro sonido era… una maleta.
El pánico lo invadió, trató de dar un paso hacia adelante pero su pie se enredó con una sabana que se encontraba en el suelo y cayó al suelo, los pasos de Takaki estaban cada vez más lejos, se puso de pie lo más rápido que pudo y caminó hacia la puerta, la abrió y pudo ver como el mayor giraba en el pasillo para bajar con las escaleras, efectivamente, llevaba una maleta consigo. ¿Por qué se marchaba tan repentinamente? ¿Acaso había sido por lo de ayer? ¿Por qué?
No lograba entender, de su garganta no logró salir ningún sonido y solo observó como Takaki se marchaba.
Quería llorar, se sentía tan mal, ¿Por qué se marchaba sin decir nada? ¿Qué había significado aquel beso? Todo era tan confuso, con pasos lentos retrocedió y entro de nuevo a su departamento, cerrando la puerta lentamente, fue así como unas furiosas lágrimas comenzaron a salir de sus ojos, humedeciendo su rostro, no quería que Takaki se fuera, no así, este dolor fue el que necesitó para darse cuenta de que en verdad… estaba enamorado de él.

En la universidad parecía un alma en pena, ignoraba a todos sus compañeros, a penas y tomaba nota, parecía un fantasma.
Cuando llegó a la cafetería saludó al encargado y mientras limpiaba una de las mesas escuchó que este decía.
-Será difícil sin Takaki…-
Después todo se volvió obscuro, cometió algunos errores en las ordenes de los clientes, lo cual dejó extrañado al encargado.
-Chinen-kun, ¿Te sientes mal? Si quieres puedes irte a casa, hoy no hay mucha gente-
-Descuide, estoy bien, prometo poner más atención-
-Te ves pálido y ojeroso, yo creo que necesitas descansar-
Ante la insistencia del encargado no hizo más que acceder, si se sentía cansado pero también vacío y muy confundido.
-De acuerdo, prometo que mañana todo estará normal-
Sin más dejó su delantal, tomó sus cosas y salió de la cafetería.

Al llegar a su departamento continuó sintiéndose igual, aún no podía asimilar la partida de Takaki… no podía entender por qué se había marchado así, sin decir nada y todo después de aquel beso… en verdad deseaba verlo de nuevo y poder decirle lo que en verdad sentía.
Arrastrando los pies llegó al baño, quería lavarse la cara, pero al ver su rostro en el espejo se asustó, lucía terrible, pálido y ojeroso… pero no le dio tanta importancia, no tenía ánimos de nada, no quería dormir, no tenía hambre así que solo pensó en hacer una cosa… tarea.
Fue así como las horas pasaron, pronto obscureció y el estaba ahí, con su libro abierto en la misma pagina por la cual había decido empezar, cuando de pronto notó un sonido, eran unos pasos y algo más. Su corazón se detuvo y su respiración se hizo más lenta, prestó toda su atención y trató de escuchar mejor… definitivamente alguien se acercaba y… arrastraba algo… no podía ser posible pero… tal vez si lo era.
Se puso de pie rápidamente y pegó su oído a la puerta, necesitaba escuchar bien, cuando más cerca estaban esos pasos, de pronto se detuvieron, estaba casi seguro de que esa persona estaba frente a su puerta, con su mano temblorosa giró la perilla lentamente y abrió la puerta poco a poco, gran sorpresa se llevó… Takaki estaba frente a él, sujetando el carrito de su maleta con una mano.
-Ta… Takaki-
Logró decir con mucho esfuerzo.
-Hola, ya regresé, te traje unos dulces de recuerdo, ¿Quieres?-
¿Cómo era posible que luciera tan normal? Además le había traído dulces, tenía tantas preguntas en su cabeza que no sabía por cual comenzar.
-¿Estas enfermo? No te ves bien-
Dijo Takaki mientras observaba preocupado el pálido y ojeroso rostro de Chinen, fue entonces que el menor se sorprendió y recordó su decadente apariencia, lo único que atinó a hacer fue cubrir su rostro con el antebrazo y exclamar avergonzado.
-¡No me veas!-
-¿Por qué no? ¿Qué pasa?-
Preguntó Takaki mientras se acercaba lentamente a él, estuvo a punto de tocarlo para apartar su brazo y poder ver el rostro de Chinen pero este lo esquivo.
-Luzco terrible… ¡Y es por tú culpa!-
Volvió a gritar mientras retrocedía un paso.
-¿Por qué mi culpa?-
Preguntó extrañado.
-¡Te fuiste sin decir nada justo después de besarme! ¿Cómo crees que me sentí? ¡No logré dormir, no logro concentrarme y todo esto es por tu culpa!-
Ante semejante reclamo, Takaki solo sonrió un poco.
-¿Todo eso es culpa mía?-
-¡Por supuesto! Primero me besas, me confundes y después te vas sin decir nada ¡¿Qué clase de persona eres Takaki?!-
Gritó Chinen dejando su rostro al descubierto nuevamente.
-Lo siento, pero como escuchaste ayer mi conversación creí que lo sabrías, solo fui a casa por que mi hermana se ha casado, regresé lo antes posible por que… quería verte-
Estas palabras entraron directo en su cabeza y provocaron una ligera punzada en su corazón.
-¿Eh? ¿Solo te fuiste por eso? ¿No te fuiste para alejarte de mi?-
Preguntó confundido y con los ojos llorosos.
-¡Claro que no! ¿Cómo pudiste pensar todo eso?-
-Porque… te fuiste sin decirme nada y yo…-
-Tonto-
Dijo Takaki y sin más lo abrazó con fuerza.
-En todo mi camino estuve pensando en ti como no te imaginas, tuve que ir por compromiso pero no quiero alejarme más de ti… tengo que decírtelo de una buena vez si no mi corazón no estará tranquilo… tal parece que me he enamorado de ti, te amo-
Estas palabras solo fueron el detonante de un torrente de emociones que no sabía como controlar, quería reír, llorar, gritar, saltar, pero su cuerpo no tenía la suficiente energía para hacer todo eso así que solo pudo corresponder con la misma fuerza a aquel dulce abrazo, cerró sus ojos y logró decir.
-Yo también-
Después, todo se volvió obscuro, su cuerpo perdió fuerza y se desvaneció.

Preocupado, cargó a Chinen entre sus brazos y entró a su departamento, entró a la habitación del menor y lo recostó suavemente sobre la cama, miró fijamente su rostro mientras lo acariciaba.
-Debes estar exhausto… te preocupaste tanto que descuidaste tu cuerpo…-
Dicho esto, sonrió y besó su frente.

Poco a poco abrió los ojos y se encontró con la sorpresa de que estaba en su cama, de pronto temió que todo había sido un sueño así que se reincorporó de golpe, mirando a su alrededor desesperado, cuando un aroma delicioso llegó a su nariz, era comida, eso quería decir que no había soñado, pero necesitaba comprobarlo de una forma más directa, así que salió de la cama y un poco mareado aún logró salir de su habitación solo para sorprenderse de ver a Takaki en la cocina preparando la cena.
-Así que… no fue un sueño-
Susurró mientras continuaba avanzando, paso a paso, silenciosamente, llegó hacia donde Takaki estaba, de espaldas cocinando y sin poder evitarlo, lo abrazó, recargando su rostro en aquella espalda, respirando el aroma que desprendía la ropa del mayor.
-Chinen, deberías estar en la cama-
-No quiero-
Dijo en forma de berrinche.
-De acuerdo, vamos a cenar, ya esta todo listo-
Le dijo Takaki con amabilidad.
Poco después ambos se sentaron en la mesa y comenzaron a comer, sorprendentemente Chinen comía más rápido.
-Así que no comiste en todo el día, no vuelvas a hacerlo o puedes enfermarte-
Lo regañó Takaki.
-Si me hubieras avisado que te irías no estuviera así-
Reprochó Chinen mientras tragaba.
Ambos rieron y continuaron con la cena, esta vez lograron ser como antes, conversaban, reían, bromeaban entre sí, pero era claro que había algo diferente, esas miradas ya no eran las de antes, habían sido sinceros el uno con el otro y ese sentimiento invadía aquella habitación.

Después de cenar, Chinen comenzó a guardar sus libros y cosas de la universidad.
-¿Vas a guardarlo todo?-
-Si, estoy cansado y no quiero hacer tarea ahora-
Respondió Chinen ante la pregunta de Takaki.
-Eso no esta bien, tu no eres así, siempre has puesto primero tus deberes y después tu flojera-
Lo regañó Takaki.
-No es flojera, me siento muy cansado y sabes bien por qué, quiero descansar un poco, llevo todas mis cosas al corriente así que eso lo puedo terminar mañana-
Dijo Chinen con seguridad mientras dejaba sus libros sobre un pequeño librero en su habitación.
-Bien, si quieres descansar entonces me iré, nos vemos mañana-
Dicho esto, Takaki tomó de nuevo su maleta, estuvo a punto de dar un paso hacia la puerta cuando fue detenido por un fuerte abrazo por la espalda.
-No te vayas…-
Esto lo sorprendió e inevitablemente se ruborizó un poco.
-Pero tienes que descansar-
Le dijo intentando tranquilizarse.
-Quiero que te quedes conmigo, no dormiré tranquilo si no sé que estas aquí-
Dijo Chinen con voz infantil, Takaki sonrió y se giró para verlo de frente.
-¿Acaso temes que todo sea un sueño y por eso quieres que me quede contigo?-
Avergonzado de admitirlo abiertamente solo asintió con la cabeza mientras desviaba la mirada al mismo tiempo que sus mejillas se ruborizaban.
-Bien, entonces a la cama de una buena vez-
Dijo Takaki con entusiasmo para animar el ambiente y de forma traviesa cargó a Chinen entre sus brazos y lo llevó así hacia la habitación.
-¡Ah! Esta bien, yo puedo caminar solo-
-Dices que estás muy cansado así que yo te llevare-
Respondió ante el berrinche de Chinen por querer bajar.
Al entrar en la habitación lo sentó sobre la suave cama.
-Ahora hay que ponerte la pijama, ¿En donde podrá estar?-
Bromeó Takaki mientras aparentaba buscar.
-¡Yo puedo cambiarme solo!-
Dijo Chinen de inmediato, tomó su pijama y entró al baño para cambiarse. Takaki solo sonrió divertido al ver la reacción del menor y decidió sacar su pijama de la maleta y comenzar a cambiarse también.
Minutos más tarde ambos ya estaban listos para dormir.
-Apagaré la luz-
Dijo Takaki, poco después la habitación estuvo en completa oscuridad.
-Genial, ahora no veo nada-
-No exageres, si se ve un poco-
Se burló ahora Chinen ante la torpeza de Takaki.
-¡No veo nada!-
Gritó Takaki.
-Tranquilo, es por aquí-
Le dijo Chinen mientras tomaba su mano y lo guiaba lentamente hacia la cama.
Así, ambos quedaron recostados, uno junto al otro, no sabían que hacer, tenían miedo de moverse y que todo se mal interpretara.
-¿Ya te dormiste?-
Preguntó Chinen con los ojos bien abiertos.
-No, aún no, se me quitó el sueño-
Respondió Takaki.
-A mi también-
Silencio, ninguno de los dos dijo nada de nuevo, lo cual comenzó a ser cómico y muy divertido así que sin poder evitarlo más, ambos rieron a carcajadas.
-¿De que te ríes?-
Preguntó Chinen aún sonriente.
-No lo sé, ¿Tú de que te ríes?-
Respondió Takaki igual riendo un poco.
-No lo sé-
Evidentemente eran nervios, no había otra manera de expresar aquel sentimiento más que riéndose como un par de tontos, lo cual resultaba divertido e hizo que el ambiente se calmara un poco.
-Por eso me gustas ¿sabes? Porque contigo puedo ser tan tonto y divertirme de ello-
Dijo Chinen repentinamente sin dejar de sonreír.
-Es extraño pero yo me siento igual, sé que siempre soy torpe y bromeo pero nunca lo he hecho tanto como contigo-
Respondió Takaki. Así, ambos se giraron y entre la oscuridad lograron verse un poco gracias a la poca luz del exterior, una luz tan tenue que solo ambientaba el lugar.
-Takaki… eres tan tonto-
Dijo Chinen con voz suave pero antes de que el mayor lograse objetar dijo rápidamente.
-Por eso te quiero tanto, no fue hasta que te sentí lejos de mí cuando logré comprender mis sentimientos, desde que te conocí comencé a cambiar, antes todo era aburrido, demasiado monótono, por eso deseaba salir de mi casa, irme lejos y buscar mi propio camino, pero jamás imaginé que te encontraría aquí y descubrir lo mucho que te necesito a mi lado-
Ante las palabras de Chinen, no hizo más que continuar observándolo.
-Yo era igual, nunca supe porque llegué aquí, igual salí de casa en busca de algo diferente pero eso parecía no llegar, aún hay cosas que no tengo tan claras pero de lo que si estoy convencido es que te quiero en mi vida, para siempre-
Dijo Takaki con voz suave, fue entonces cuando ambos comenzaron a acercarse, lentamente hasta que lograron besarse.
Un beso que comenzó suave y delicado fue tomando intensidad poco a poco, haciéndose cada vez más profundo, más anhelante, pidiendo un poco más.
Lentamente las caricias comenzaron a hacerse presentes, cada uno disfrutaba del roce del otro el cual erizaba su piel, después, al dejar de besarse, poco a poco se despojaron de sus ropas, Chinen se reincorporó para colocarse encima de Takaki y besar delicadamente su cuello solo para comenzar un camino lleno de besos hacia su pecho. La temperatura subía poco a poco y sus cuerpos cada vez deseaban sentirse mutuamente, ante lo cual respondían con más besos y más caricias. Para ambos era la primera vez que se entregaban a semejante placer, pero de algo estaban seguros, cada beso, cada caricia, cada mirada y cada suspiro, estaban llenos de amor.
Sus cuerpos estaban bañados en sudor, sus respiraciones estaban aceleradas por tanta excitación, habían intercambiado posiciones y ahora era Takaki quien se encontraba sobre el cuerpo de Chinen, regalándole placer mientras masajeaba su miembro rápidamente al mismo tiempo que devoraba su cuello.
Ambos gemían de placer, sin restricción alguna, a veces gritando.
Después de que Chinen se corrió en la mano de Takaki, este, con los dedos cubiertos de aquel blanco liquido, comenzó a preparar la entrada del menor, primero fue un dedo.
Sentir semejante intromisión en su interior lo hizo gritar aún más, sin embargo su cuerpo fue acostumbrándose poco a poco, cuando Takaki introdujo un segundo dedo no fue tan doloroso y comenzó a ser cada vez más placentero.
La expresión de placer en el rostro de Chinen le indicó que podía continuar, así que sacó sus dedos y acercó su miembro a la entrada del menor. No había necesidad de palabras, con una sola mirada se decían absolutamente todo. Fue así como Takaki decidió penetrar al fin el cuerpo de Chinen, lentamente pues no deseaba lastimarlo, pero poco a poco fue el mismo cuerpo del menor el que le pedía más, así que de movimientos lentos paso a unos más rápidos.
Ambos se ahogaban en placer, Chinen se aferraba a la espalda de Takaki mientras abría más sus piernas y con ellas rodeaba la cintura del mayor al mismo tiempo que su cadera se movía con más rapidez, ante la cual Takaki respondía con embestidas cada vez más fuertes.
Más gritos y gemidos de placer inundaban la habitación hasta que el momento del clímax llegó y fue así como Takaki dejó que su cálido liquido se derramara en el interior de Chinen.
Agotados, con la respiración aún agitada, se recostaron sobre la cama, uno junto al otro, abrazados, pero sobre todo, con una sonrisa en el rostro, al fin habían demostrado su amor sin censura alguna, se habían entregado mutuamente a aquel amor tan profundo que seguramente no terminaría jamás.

F I N

----------------

Espero y lo hayan disfrutado mucho :D
Me he tardado eternidad y media en terminarlo! LOL en serio! Bueno, tal vez exagero un poquito xD pero me ha salido más largo de lo que yo esperaba, espero y no haberlo hecho tedioso o aburrido, si es así ya me dejaran en sus comentarios si así lo desean y si no~ pues nimodo xD
Ahora me voy que tengo tarea que terminar ;__; pero pronto volveré con más! :D

11 comentarios:

Viicko 山下 dijo...

Ay Dios!! ;OO; HERMOSO!!!...HERMOSO HERMOSO!!! *OOOOOOOOOOOO* gasdiogasd!!!..lo amé!!! enserio!!!..Arigato por esto!!!

mabelucome dijo...

Waaaaaaaaaaaa!!!!!! Cuánto tiempo que no leo Takachii!!!!!!!
Jejejejeje Hikaru sabe como engañarlos para conseguir lo que se propone 8D
Awwww, que amor~ Me encanta que se conozcan asi y que luego terminen así, en la cama *pervertida mode*
Me encantó~ Como todo lo que escribes!!!!! *-* Me encanta ser tu fan ;D

AmiS dijo...

waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.....takachii!! hermosoooo!!

lizy dijo...

siiiiiiii me encanto el takachi muy lindo me mori de la risa como hikaru los engaño para hacer sus fotos ese hikaro jejejejeje pero divertido siii

Uebo♥ dijo...

AHHHHHHHHHHHHHHH LOS MÁS TIERNOS ERAN ♥ Juro que no esperaba lemon, osea lo veía más que nada tierno porque... no sé xD pero lo veía demasiado tierno... como para eso.
Pero de hecho fue un complemento hermoso en el fic.
Los amé, sobre todo la parte del primer besito ♥
Gracias por escribir ♥

Paoo Inoue dijo...

Kawaiiiiiiii *OO* Tan bonito~~~


sdfadsgfadgsfsdfgadsfgdfa
Realmente me gustó mucho, Tardé mas de un dia en leerlo ._. aunque usted no lo crea! Pero acabé! -3-

Takachii Bello ♥♥♥♥♥♥♥♥

♥soanychinenlove♥ dijo...

Gracias aya por este takachii tan lindo y lleno de amor <3
Hace tanto que no leía uno asi ;w;
senti como si hubieran regresado los sentimientos que sentía al leer un takachii <3
Pues estos estaban ya con telarañaspor falta en esta vida de Talachii ;O;
pero gracias a ti regresaron :D
Y está de más decir que me encanto, lo amee demasiado -w-

Carol~ dijo...

ta-ta-ta-ta-takachii *w*!!
fue tan bonito, tan genial, tan agradable *--*!! que haces que me enamore de la pair nuevamente, así que me pasa un poco las mismas que a soany y con Uebohime estoy de acuerdo, estaba tan tierno, que el lemmon pues... lo siento un poquito fuera de lugar, como bono.

lo de -Shizuoka- -Tokyo-
me recordó a tu otro fanfic takachii "A part of me" donde haces algo similar, pero con los años~

al principio creí que Chinen se iría de pinta y no iría a estudiar, pero preparó mejor todo y se largó después de la graduación.
Chii, en serio no te llevaste nada o.o? ni tu colección de discos de arashi??

me gustó la forma en la que se conocieron y que terminaran viviendo en el mismo edificio, hasta trabajaban juntos, prácticamente se la pasaban las 24 horas del día juntos y después de confesarse sus sentimientos creo que lo harán <3~!

chinen baka, si te hubieras acordado que Takaki recibió llamada de su mamá no hubieras pasado lo que pasaste, pero estabas tan confundido (se me hizo tan tierno imaginarmelo >_<!!) dejaste tu estado anímico por los suelos

y Hikaru xD mi buen estimado Hikaru, salirte con la tuya es grandioso xD

--
regresé lo antes posible por que… quería verte-
Estas palabras entraron directo en su cabeza y provocaron una ligera punzada en su corazón.

tengo que decírtelo de una buena vez si no mi corazón no estará tranquilo… tal parece que me he enamorado de ti, te amo-

había otra frase que me gustó, pero no la encuentro -w-!!

y fin de mi comentario (largo otra vez)

d@nny dijo...

muchas gracias ayaa por tu fic, mi amor por el takachii a vuelto otra vez *O*
me encanto la historia, tan tierna y bien escrita como siempre ^O^
me encanto la historia, pero me dio pena chinen, como no se dio cuenta de sus sentimientos? takaki se tenia que alejar para que se diera cuenta >O<
pero en fin, el amor no sabe de logicas ni de porques xD
saludos y si sigue escriiendo tan bonito, y largo, que no aburren mujer, el que te lo dijo, no sabia lo que decia ¬¬´
son muy buenos los fics largos~
hacen desvariar mas xDD

lili kazuya dijo...

O.O genial, me gusto, lo ame aaaaaaaaa fue tan tierno ♥0♥

Ary Yamachii dijo...

assdfasdssdasds ;w; estaba segura de aver comentado aqui (? XD es que lo había visto antes que no o.o pero bueno , jajajajaja *0000000000000000* No se que traigo yo pero creo que me enamore de el TakaChii y de yuyan dios oh my f! gooodnes *-* es que ese yuya viola a las locuras de chii aaawwww~ espero que sigas con mas Takachii por que me encanta como escribes ayaa!!!! de verdad que admiro como escribes , sin fics y ni autoras como las que conozco no mejoraría como leo para el regreso a clases XD

kyaaaaaaii!!!! es que a mi me emociono esta parte!!" se habían entregado mutuamente a aquel amor tan profundo " y que fodonga soy XDDD acompañe con la canción Super psycho love de simon curtis XDDDDD *UUUUUU* bueno ya hasta el comentario lo deje largo ~

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!