martes, 23 de abril de 2013

[TwoShot] Eres tú (Part. II)


Capitulo 2

Se había hecho un silencio pesado y sofocante. Yuto lo miraba expectante, curioso, esperando por una respuesta, sin embargo Ryosuke no sabía que respuesta debía darle.
-¿Cómo sabes su nombre?-
Logró preguntar Yamada.
-No, no, no, nada de preguntas, solo responde y entonces yo responderé-
Estaba jugando con él, era obvio, solo buscaba divertirse y eso definitivamente no se lo iba a permitir.
-Tengo que irme-
Dijo al mismo tiempo que se ponía de pie, por su mente lo único que cruzó fue la idea de escapar y fue exactamente lo que hizo, dejó dinero sobre la mesa y salió del restaurante, para su fortuna Nakajima no lo siguió.

Despertó al sentir un vacío a su lado, abrió lentamente los ojos y buscó a su acompañante. Se reincorporó y miró a su alrededor hasta que lo encontró detrás del escritorio, rodeado de hojas mientras parecía hacer cálculos extraños en voz baja.
-Tenemos sexo y lo primero que haces después es ¿tarea?-
Dijo Yabu mientras se ponía su ropa interior y buscaba su pantalón.
-Tengo que terminar esto hoy, no podía esperar a que despertaras para comenzar mis deberes-
Se burló Inoo sin apartar la mirada de lo que hacía.
-Si, ya me di cuenta. ¿Qué hora es?-
Preguntó Yabu mientras se rascaba la cabeza con pereza.
-Las siete-
-¿De verdad?-
-Bueno, faltan dos minutos-
Dijo Inoo con una sonrisa burlona.
-Tengo que irme-
Yabu se vistió de prisa y acomodó su desordenado cabello.
-¿Verás a alguien más?-
Preguntó Inoo con un resentimiento oculto.
-Si-
Dijo Yabu con naturalidad mientras sonreía. Inoo levantó la mirada solo para toparse con el rostro de Yabu muy cerca del suyo, no supo en que momento se acercó a él.
-A mi jefe y a montones de clientes, ya sabes, tu haces dibujos bonitos mientras yo trabajo-
Dicho esto depositó un rápido beso sobre los labios de Inoo, le sonrió y se alejó.
-No son dibujos bonitos-
Reprochó Inoo mientras trataba de ocultar su sonrojado rostro.
-Te veré mañana-
Se despidió Yabu antes de dirigirse a la puerta, no sin antes regalarle una coqueta sonrisa.
Cuando estuvo solo, dejó a un lado todos sus cálculos, se recargó por completo en el respaldo de la silla y cerró los ojos.
-¿Cuánto más durara este juego para ti?-
Suspiró y se quedó así, pensando, recordando cada beso, cada caricia, la esencia de Yabu, guardando todo muy bien en su memoria y en su corazón.

Las horas pasaron tan lentas que parecía que el día jamás terminaría, hasta que al fin llegó la hora de salir del trabajo.
Se despidió y salió con cuidado, esperado tal vez encontrarse con Nakajima en algún rincón, pero al parecer eso no iba a ocurrir, así que después de unos minutos pudo caminar con tranquilidad.
-¡Yamada!-
Sabía bien de quien era esa voz, aun sentía el mismo revoltijo con tan solo escuchar su voz.
Miró a su alrededor y lo encontró del otro lado de la calle, haciéndole señales con las manos extendidas mientras le sonreía como siempre.
-Takaki…-
Dijo en voz baja, le sonrió y se dispuso a cruzar la calle cuando de pronto escuchó algo detrás de él.
-¿Así que él es Takaki? Interesante…-
Se giró rápidamente y vio a Nakajima a su lado.
-¿Qué haces aquí?-
Le preguntó con agresividad.
-Te estaba esperando y te adelantaste así que te seguí. ¿No vas a ir con él? Te esta mirando y parece que te espera, aunque si quiere hablar contigo bien puede venir el también-
Dijo Nakajima mientras observaba a Takaki y luego miraba a Yamada.
-¡No te metas!-
Yamada lucía más frío y serio, aquello era extraño pero solo despertaba más su interés en saber.
-Bien, ya podemos cruzar-
Fue así que Yuto lo tomó del brazo y ambos cruzaron la calle hasta llegar frente a Takaki.
Ryosuke no pudo evitar el sentirse avergonzado al estar frente a Takaki, al grado de no encontrar las palabras adecuadas para saludarlo de forma natural.
-¡Hola!-
Saludó Takaki mientras le sonreía a Yamada, después notó la presencia de Nakajima y lo miró fijamente.
-Mucho gusto, mi nombre es Nakajima Yuto-
Se presentó el mismo ya que Yamada parecía estar absorto en sus pensamientos o algo. Y es que era inevitable, no sabía como debía presentar a Yuto, no era su amigo, simples conocidos, pero no podía explicarle al mayor la forma en la que lo había conocido.
-¿Es tu amigo?-
Preguntó Takaki mientras buscaba la mirada de Yamada.
-¿Eh? Ah… mas o menos-
Respondió Yamada mientras miraba a Nakajima con cierto resentimiento.
-¡Que bien! Hace mucho que no salimos juntos, justo estoy esperando a Yuri, ¿Quieren venir al cine con nosotros? Será divertido-
Sugirió Takaki con entusiasmo.
Yamada miró a Nakajima, después a Takaki. No podía aceptar, lo único que quería era alejarse de ambos y encerrarse en su departamento sin saber nada de nadie.
-Me parece una buena idea-
Dijo Yuto rápidamente. Ryosuke no supo negarse, después de todo estaba más ocupado en su intensión de mantener su imagen tranquila y relajada frente a Takaki.
-Ahí viene-
Tras lo que dijo Takaki, Yamada y Nakajima se giraron y observaron como un chico de estatura baja, piel blanca y cabello negro se acercaba tranquilamente hacia ellos.
-Yuri, él es Yamada y su amigo Nakajima-
-Mucho gusto, mi nombre es Chinen Yuri-
Se presentó el bajito.
-Mucho gusto-
Dijeron Yuto y Ryosuke al mismo tiempo.
-Les dije que sería buena idea que vinieran con nosotros al cine, así sería más divertido-
-¡Claro! ¡Como una cita doble!-
Exclamó Chinen con entusiasmo.
-Es verdad-
Dijo Nakajima mientras sonreía. Para Ryosuke fue sorprendente verlo sonreír tan amable y social, como si fuese una persona completamente diferente a lo que había conocido, sin embargo estaba consiente de que los estaba engañando.
-Ah… pero una cita doble es cuando dos parejas salen…-
Comentó Yamada con cierta timidez.
-¿Ustedes no son pareja?-
Preguntó Chinen con asombro.
-Son amigos-
Le respondió Takaki con una sonrisa.
-Pero eso no debe ser impedimento para divertirnos los cuatro-
Dijo Yuto con entusiasmo, algo que siguió pareciéndole extraño a Ryosuke, seguramente el alto quería inmiscuirse para descubrir por el mismo la pregunta que no le respondió, aquello le pareció de tan mal gusto que deseó golpearlo, sin embargo no podía hacerlo, no delante de Takaki.

Fue una tarde cansada, agotadora, tener que fingir que se llevaba bien con Nakajima y al mismo tiempo evitar que se enterará de lo que sentía por Takaki fue difícil.
-Tus amigos son divertidos-
Le dijo Yuto mientras caminaban de regreso rumbo al subterráneo.
-¿Ah si?-
Fue lo único que Ryosuke dijo, no pensaba entablar más conversación con él.
-Aunque, si no mal recuerdo, al bajito lo acabas de conocer hoy-
-Si-
Respondió distante, mirando a su alrededor sin prestarle verdadera atención a Yuto.
-Creo que ya entiendo-
Sin importarle aquel comentario, Ryosuke continuó caminando, ignorándolo por completo, hasta que de pronto.
-Ese tal Takaki te gusta, ¿Cierto?-
Ryosuke se detuvo en seco y miró a Yuto, el cual esbozaba una sonrisa burlona.
-¿Estoy en lo correcto?-
-Eso es algo que no te interesa-
Dijo rápidamente mientras intentaba mantener la calma y seguir con la misma actitud, aunque para Yuto fue más que evidente su nerviosismo, lo cual lo hizo querer indagar más.
-Te gusta y por eso dijiste su nombre, que curioso-
De pronto, Ryosuke se detuvo en seco y encaró a Yuto.
-¿Me vas a decir de una vez lo que pasó o seguirás divirtiéndote?-
Yuto no respondió, solo observó a Ryosuke fijamente, como si lo analizara, pensando en que sería indicado decir, tal vez para seguir el juego o solo para molestarlo.
-¿Qué te imaginas que pasó?-
Le preguntó mientras se cruzaba de brazos y lo miraba con cierto interés. Mientras que Ryosuke enrojeció inmediatamente y el valor que había mostrado desapareció, mostrándose ahora tímido y avergonzado.
-Ah… ah… pues… por eso te… te estoy preguntando…-
-Sin embargo debes imaginar algo, además, dudo que hayas estado tan ebrio, para mi que sabías bien lo que estabas haciendo, ¿No será que te quieres hacer el inocente a propósito solo para que vuelva a suceder?-
Yuto se acercaba provocativamente a él, mirándolo fijamente y sonriendo con ese aire de grandeza. Ryosuke no pudo ocultar su sonrojo tan violento, era imposible.
-¿Quieres decir que tu y yo…-
-¿No te atreves a decirlo?-
Ryosuke tragó saliva, miró al suelo ya que la forma en la que Yuto lo miraba lo estaba intimidando demasiado y lo dejaba sin habla.
-¿Me estas queriendo decir que… tu y yo… nos…-
-Abusaste de mi-
Se adelantó Yuto, alejándose un poco de Ryosuke y cambiando su expresión dominante a una más seria.
Con asombro, Ryosuke levantó la mirada rápidamente.
-¿Yo hice qué?-
Preguntó como si la respuesta fuese a cambiar de repente, pero no fue así. Nakajima se cruzó de brazos y sin más dijo.
-Me violaste-
Ryosuke parpadeó aún incrédulo.
-¿Te refieres a que yo te… hice cosas?-
Yuto solo asintió con la cabeza y comenzó a caminar.
-Pero… eso no puede ser posible-
Dijo Ryosuke mientras lo seguía, intentando asimilar lo que Yuto había dicho tan tranquilamente.
-Yo… soy virgen, se supone que lo haría con alguien a quien quisiera y no con un desconocido… y ahora resulta que ese desconocido me hizo suyo… eso no puede ser verdad-
De pronto, Yuto se detuvo, miró a Ryosuke y le dijo.
-No es verdad-
Ryosuke lo miró sorprendido, sintió un ligero alivio que de inmediato fue aplastado sin piedad por Yuto.
-Tú abusaste de mi, yo era virgen-
Los ojos de Ryosuke se abrieron de par en par, parecía no querer entender a lo que Yuto se refería.
-¿Entiendes o te lo tengo que explicar?-
Preguntó Yuto.
-Ah… te refieres a que yo…-
-Dilo-
El estomago de Ryosuke se revolvió al grado de sentir que vomitaría en cualquier momento, no estaba preparado para semejante noticia.
-Si no lo dices tendré que contarte los detalles-
Aquello sonaba como una amenaza, pero Ryosuke no fue capaz de sentirlo así, no sabía que decir, ni siquiera podía procesar lo que Yuto lo acababa de decir y mucho menos decirlo tal cual.
-Bien, te lo explicaré todo, pero no aquí-
Fue en ese momento que Yuto le hizo la parada a un taxi, abrió la puerta y metió a Ryosuke el cual al parecer no notó lo que sucedía ya que continuaba en un estado de shock.

Terminó sus pendientes y se levantó de aquella silla, fue a la cocina y tomó la única taza que había en la pequeña vitrina, pensaba en tomar un café antes de ir a dormir cuando algo lo sorprendió, había un pedazo de papel dentro de la taza. Lo tomó, desdobló y leyó.
“En lugar de café, deberías venir a tomar un trago, yo invito. Kota”
Aquello fue suficiente para que una sonrisa se dibujara en su rostro, dejó la taza en su lugar y guardó la nota en su bolsillo.
-Debo ser un tonto-
Se dijo al cerrar la puerta de su departamento, suspiró y sin más emprendió el camino hacía el único lugar en donde sabía que lo encontraría.
Era un pequeño bar, nada ostentoso, con poca gente y buena música. Miró hacia la barra y ahí estaba, preparando un par de bebidas para una pareja de novios que al parecer conversaban con él. Tímidamente se acercó y espero a que Yabu se desocupara para así poder saludarlo.
-Así que decidiste rechazar el café-
Le dijo Yabu con una sonrisa burlona.
-Solo por hoy, no creas que será siempre-
Respondió Inoo mientras le sonreía.
-Hay algo nuevo que apuesto te gustará, espera-
Dicho esto, Yabu se giró y comenzó a preparar una bebida. Inoo lo observó con curiosidad, era interesante verlo trabajar tan tranquilo, seguro de cada movimiento, de todo lo que tomaba para agregar a la bebida, como si aquello formara parte de su vida.
-Prueba-
Le dijo Yabu mientras le servía, Inoo tomó la copa y bebió, era dulce mezclado con un sabor a licor muy suave.
-¿Qué es?-
Preguntó curioso.
-Es un secreto, lo acabo de inventar y eres el primero en probarlo, después de que se lo presente al jefe, si lo acepta, tú elegirás el nombre-
Aquello hizo que las mejillas de Inoo se ruborizaban, sin embargo no podía tomarlo tan en serio, después de todo era Yabu, lo conocía perfectamente por lo cual estaba consiente de que aquello no debía significar mucho.
-Deberías dejar la universidad y dedicarte por completo a esto-
Dijo Inoo para cambiar el tema y la atmosfera.
-Bueno, la universidad me entretiene, ya veré la forma de sacarle provecho a ambas cosas-
-Seguramente solo vas para “divertirte” con cualquiera-
Bromeó Inoo mientras bebía otro poco.
-Hace mucho que no hago eso, últimamente solo me “divierto” contigo-
Yabu se recargó en la barra para así poder estar más cerca del rostro de Inoo.
-Eso no lo puedes creer ni tú-
Parecía seguir bromeando, hasta que miró a Yabu y al notar su mirada seria, sintió una punzada en el pecho, pero para disimular su sorpresa tomó otro trago, esta vez más grande.
-Con calma, si te pones ebrio no podré llevarte a casa-
Le dijo Yabu mientras se alejaba un poco.
-Es tú culpa por decir semejantes disparates-
-No son disparates-
Dijo Yabu con seriedad, fue entonces que atendió a otra persona y la conversación tuvo que detenerse ahí, sin embargo Inoo sentía algo extraño, diferente y aún así quería negarse a ver más allá.

-Entra-
Dijo Yuto mientras abría la puerta de un departamento el cual tenía su nombre en la placa.
-¿Qué hacemos aquí?-
Preguntó Ryosuke aún sin atreverse a entrar, después de todo no estaba seguro de lo que podría suceder si entraba y se quedaba a solas con él.
-¿Quieres detalles no? No creo que te los pueda contar en alguna cafetería o lugar público, al menos me gusta ser discreto con esas cosas-
Yuto seguía esperando a que Ryosuke entrara, pero eso no sucedió.
-Sabes… creo que lo dejaremos para otra ocasión, tengo que irme-
Sin más, Ryosuke dio media vuelta y se dispuso a marcharse, pero Yuto solo le dijo.
-¿No eras tú quien insistía en saber? Bien, ahora voy a decirte todo así que no puedes marcharte así-
-Me siento cansado, volveré después-
Fue lo único que dijo Ryosuke, continuó con su camino y en lugar de ir al elevador optó por las escaleras, lo único que deseaba era estar en casa lo antes posible.

Al estar solo se recostó sobre su cama, cerro los ojos e intentó concentrarse en cada detalle que hubiese en su cabeza sobre esa noche, eran imágenes borrosas pero necesitaba recordarlas.
“Unos labios sobre los suyos temían ser besados, estaba semidesnudo, jadeaba, escuchaba gemidos, como unas manos se aferraban a su espalda, giros, como si su cuerpo rodara sobre la cama”
Abrió los ojos de golpe y se reincorporó al instante.
-¿Qué hice?... ¿Qué…-
Ryosuke estaba asustado, desconocía esa parte de él. Se llevó las manos al rostro y escuchó en su mente una voz.
“-Quédate a mi lado-“
Confundido, se levantó y fue a la cocina, se preparó un té, bebió un poco y respiró profundo. Ya no pudo recordar más así que solo trató de despejar su mente, ya no quería pensar en nada más.

Miró su reloj, ya era tarde así que terminó su bebida, se puso de pie y le dijo a Yabu.
-Nos vemos, tengo que irme-
-Espera, ya casi termina mi turno, dame cinco minutos-
Inoo lo miró confundido, normalmente Yabu trabajaba hasta más tarde, sin embargo lo esperó afuera.
-¿Nos vamos?-
Preguntó Yabu con una sonrisa.
-Si, supongo que tomarás el subterráneo ¿No?-
-A esta hora ya no hay trenes, además tu departamento esta más cerca-
-¿Así que te quieres quedar esta noche?-
Yabu no respondió, tan solo continuó caminando. Inoo lo miró detenidamente pero ya no quiso cuestionarlo más así que le dio alcance.
-¿Qué piensas de mi?-
Preguntó Yabu repentinamente.
-Nada en especial-
Respondió Inoo rápidamente.
-¿Nada en especial? ¿Eso es todo lo que vas a decirme?-
-¿Por qué?-
Yabu sonrió, tomó a Inoo de los hombros y le dijo.
-¿No estás cansado de creer que eres solo un juguete sexual para mi?-
Los ojos de Inoo se abrieron con sorpresa, no supo que responder, era exactamente lo que siempre había creído y dudaba que Yabu lo supiera tal cual.
-Ah…-
-Lo sé, para mi eres tan transparente-
-¿Qué no es así?-
Preguntó Inoo mientras desviaba la mirada.
-Lo fue en un principio, pero honestamente solo fue un pretexto-
Inoo miró a Yabu y este continuaba sonriéndole.
-Siendo tan inteligente me sorprende que no lo supieras-
Se hizo un silencio, Inoo trataba de asimilar cada palabra que Yabu pronunciaba, cuando de pronto el mayor lo besó tiernamente.
-¿No crees que es momento de hacer las cosas serias?-
Ante la pregunta de Yabu, sus mejillas se sonrojaron y con dificultad logró tragar saliva.
-¿Cómo te lo digo para que reacciones?-
-Estoy tratando de entenderte…-
Le respondió Inoo con dificultad y vergüenza.
-No creo que necesites pensarlo mucho, después de todo para mi es bastante claro lo que sientes por mi-
Yabu lo abrazó y acarició su cabeza.
-Pero yo no sé con claridad lo que tu sientes por mi… de repente me dices estas cosas y no sé que pensar…-
-¿Acaso alguien tan inteligente como tú requiere una explicación mía?-
-Solo quiero que lo digas sin rodeos-
Inoo se alejó un poco de Yabu y lo miró expectante.
-De acuerdo, te gusta el método tradicional ¿Cierto?-
Inoo asintió. Yabu suspiró, lo miró a los ojos y le dijo.
-Te amo-
-¿Lo dices en serio?-
Preguntó Inoo con temor.
-¿Cuándo me has escuchado bromear al respecto?-
-Nunca… creo-
Yabu soltó una pequeña carcajada.
-¡No dudes de mi! Lo digo muy en serio, y tal vez no estas para saberlo pero es la primera vez que se lo digo a alguien-
Inoo lo miró fijamente, sonrió y lo abrazó de nuevo, esta vez rodeando el cuello del mayor con sus brazos.
-Aun creo que es una de tus bromas tontas-
-Entonces, me encargaré de demostrártelo día a día-
Le dijo Yabu mientras rodeaba su cintura y lo abrazaba con fuerza. Después de un rato emprendieron el camino, tomados de la mano y con una sonrisa dibujada en el rostro.

Salió de su departamento muy temprano y emprendió aquel camino que sin lugar a dudas no había olvidado. Cuando llegó al edificio subió por las escaleras, se sentía nervioso, las piernas le temblaban.
Tocó el timbre pero no hubo respuesta alguna.
-¿Se habrá ido?-
Miró a su alrededor, todo estaba muy tranquilo, ni siquiera podía percibir ruido alguno dentro del departamento. Fue entonces que levantó su mano e intentó abrir la puerta, la cual abrió sin dificultades.
Entró tímidamente y cerró la puerta tras de si.
-¿Estás ahí?-
Preguntó mientras miraba a su alrededor, y caminaba lentamente intentando ver a Nakajima.
-No hay nadie…-
Murmuró mientras miraba a su alrededor, de pronto escuchó un ruido, una puerta se abrió y de aquella habitación salió Nakajima, quien lucía adormilado.
-¿Qué haces aquí?-
Preguntó el alto.
-Ah… bueno… toqué el timbre y como no respondiste entré ya que la puerta estaba abierta. ¿Sabes que eso es peligroso?-
-Si, es peligroso que tu entres en mi departamento así-
Yamada parpadeó confundido.
-¿Yo?-
Nakajima lo miró y le hizo una mueca.
-¿Acaso no estás aquí porque ya lo recordaste todo?-
Yamada negó con la cabeza.
-No he recodado todo… solo unas partes pero todo es borroso-
-Pues a mi me pareció que sabías bien lo que hacías-
Dijo Nakajima mientras caminaba hacia la cocina.
-¿Quieres un café?-
Le preguntó mientras preparaba el café en la cafetera.
-No, gracias-
-¿Y bien? ¿Quieres que te cuente todo?-
-No… no precisamente, solo creo que… lo que dijiste… de lo que yo te hice… parece ser verdad…-
Dijo Yamada con el rostro completamente rojo, mientras evitaba ver a Nakajima a los ojos.
-Si, lo es, al menos no vas a intentar negarlo-
-Solo hay algo que no me queda claro-
Nakajima tomo asiento en el comedor y con un gesto invitó a que Yamada también se sentara.
-¿Qué no te queda claro?-
-Cuando intentaba recordar, las palabras “Quédate a mi lado” aparecieron como un suave murmullo… ¿Acaso tu…-
Yamada miraba a Nakajima con curiosidad mientras este tomaba de su café y sin lugar a dudas logró ver un leve sonrojo en sus mejillas.
-Creí que no recordabas casi nada-
Nakajima intentaba mantener su rostro oculto.
-Esas palabras están dentro de lo poco que recuerdo, ¿Qué pasó exactamente?-
Por alguna extraña razón, Ryosuke estaba intrigado, además, no podía negar que el rostro sonrojado de Yuto era tierno, muy diferente a como siempre se mostraba.
Yuto no decía nada, fue entonces que Ryosuke preguntó.
-¿Tu dijiste eso? “Quédate a mi lado” ¿Lo dijiste tu, cierto?-
Silencio, no hubo respuesta.
-Esa noche… ¿Fue la primera vez que me viste, no?-
Yuto solo lo miró serio, sin responder, pero eso fue suficiente para que Yamada entendiera lo que esa mirada significaba.
-¿Desde cuando me conoces?-
Nakajima suspiró, por fin bajó la taza de café y miró hacia la ventana que había detrás de él.
-Desde el año pasado-
Ryosuke observó atento y espero a escuchar lo que Yuto tenía por decir.
-Solo te observaba a lo lejos, si bien no eres mi tipo, desde que te vi hubo algo en ti que llamó mi atención, no sé explicarlo-
En ese momento Yuto se puso de pie, caminó hacia aquella ventana y siguió contando.
“Muchas veces me topaba contigo, pero tu siempre ibas acompañado por alguien, siempre sonreías. Poco a poco comencé a buscarte con la mirada sin darme cuenta, me sentía como un tonto y trataba de no darle importancia.
Una ocasión tenía que ir a la biblioteca, en lo personal odio esos lugares tan silenciosos y ordenados, así que busqué una mesa alejada, tenía que terminar un reporte para la siguiente clase cuando de pronto te vi, estabas dormido sobre un libro de inglés, sintiéndome atraído, me acerque y te observé de cerca, fue entonces cuando te escuché murmurar “Takaki”. Imaginé que se trataba de la persona que te gustaba, me sentí extraño, como si experimentara un dolor diferente a la tristeza, poco después supuse que así debe ser la decepción. Traté de que todo pasara, seguí con mi vida, pero después resulta que estamos en las mismas clases y resultó más difícil para mi dejar de observarte. Sé que te distraes con facilidad y que en los exámenes tienes la manía de morder la goma de tu lápiz, te pones tan nervioso que tus manos sudan y con frecuencia las frotas en tu pantalón. Hasta la noche de aquella fiesta había sido un simple observador, nos presentaron formalmente y no pude más que mostrarme serio contigo, no sabía que más hacer, supongo que eso es una especie de nerviosismo.
Después de que tomaste de más, te llevé al hotel mientras Inoo levaba a Yabu, pensaba dejarte en una habitación y yo irme a otra pero de pronto… me besaste… no supe como reaccionar, fue algo que jamás pensé que fuese a suceder entre nosotros, pero que sin lugar a dudas, despertó algo en mi. Tu llevabas el ritmo, haciéndome sentir que en verdad deseabas estar conmigo, así que… te lo permití. Desafortunadamente al día siguiente no recordabas nada, pero pensé que no podía permitirte escapar así y aparentar que nada había sucedido, es por eso que te seguí y te molesté todo el día… tienes algo… no sé explicarlo solo sé que… eres tú”
Yuto terminó de hablar, Ryosuke estaba sin aliento.
-Eso fue lo que pasó, eran los detalles que debía contarte a como diera lugar, sin embargo, supongo que imaginaste otra clase de detalles-
Ryosuke tragó saliva.
-Todo este tiempo tú… ya me conocías y yo… no me había dado cuenta-
-Es por eso que no puedo reclamarte nada, lo que pasó esa noche significó algo diferente para mi, pude ver las cosas con más claridad… por eso… dije aquello… creí que estabas dormido-
De nuevo las mejillas de Nakajima estaban rojas, seguía siendo adorable ver aquello.
-Por eso sabes el nombre de Takaki… y yo pensando otras cosas…-
Dijo Ryosuke en voz baja.
-Tienes la mente muy sucia, pero no me sorprende después de aquello-
Le dijo Yuto mientras le sonreía.
-Yo… yo no soy así…-
Trató de defenderse, pero fue inútil.
-Quiero tomar aquello como tu verdadera personalidad, pero creo que todo sería mejor si no estuvieses ebrio, tal vez la próxima vez-
Ryosuke se sonrojo por completo ante las palabras de Yuto.
-¡¿La próxima vez?!-
-Claro, si tu quieres-
Yuto le guiñó un ojo y volvió a tomar asiento.
-N-no, no lo creo… a m ya me gusta alguien…-
La voz de Ryosuke era débil, como si dudara.
-¿Aún te gusta ese tal Takaki?-
Ryosuke no respondió, ya no conocía la respuesta… ¿Por qué?.
-Puede sonar precipitado, pero sé bien que yo puedo hacerte feliz, completamente-
¿Qué era aquello? ¿Una declaración? ¿De verdad? ¿Después de tanto lío? No podía creerlo, era demasiado increíble, además… se supone que Nakajima no le agradaba, lo detestaba por su forma de ser tan frívola y egoísta… ¿Acaso el no era así?
-Sé que suelo ser egoísta y caprichoso, pero he de aceptar que contigo exageré esas cualidades-
-Ah… ¿Exageraste?-
-Solo luchaba desesperadamente para tener tu completa atención-
Ryosuke desvió la mirada y trató de aclarar su mente.
-No me tienes que responder ahora, tal vez, para empezar puedas darme la oportunidad de mostrarte como soy en realidad ¿Qué dices?-
Yuto lucía tranquilo, esperanzado, y sin embargo había cierto anhelo desesperado en su voz.
-Yo… estoy confundido…-
Ryosuke continuaba con la mirada fija en el suelo, cuando de pronto, sintió unas manos tomar su rostro y tuvo de frente y muy cerca el rostro de Yuto.
-Puedo entender como te sientes, todo esta sucediendo de una manera precipitada, pero siento que debo tenerte a mi lado, a como de lugar-
Ryosuke se sorprendió pero no tuvo oportunidad de decir nada, los labios de Yuto se posaron sobre los suyos y lo besaron con ternura, delicadeza. Era irresistible no responder, fue una respuesta tan inmediata cuando cerro sus ojos e instintivamente respondió a aquel beso que continuaba sin asimilar si aquello estaba sucediendo de verdad.
Esos labios, ese aroma, todo en Yuto tenía algo que lo transformaba, lo hacía sentir de otra forma, aquella sensación también la percibió esa noche, ahora lo recordaba con más claridad.
Tomó el cuello de Yuto con una mano y aquel beso se intensificó, ya no fue solo un delicado roce, sus bocas se mezclaban entre sí al mismo tiempo que sus lenguas parecían jugar una con la otra. Yamada acariciaba el cuello de Nakajima, haciéndolo suspirar, sentía que estaba tomando el control y no se iba a detener.
Después de unos minutos se detuvieron y se miraron fijamente, con los ojos cristalinos y una respiración pausada.
En ese instante todo lo demás que estaba en su mente desapareció, solo podía ver y pensar en Yuto, ni siquiera tenía intenciones de recordar lo que sentía por Takaki, era muy curioso, pero en esos momentos no quería indagar más en eso. Se estaba llenando de un sentimiento más fuerte que él,  estaba seguro de que nunca le había pasado algo similar, sin lugar a dudas deseaba continuar, sentir más ese delgado cuerpo que tenía enfrente y continuar embriagándose con aquel aroma.
-¿Qué me has hecho?-
Le preguntó Ryosuke a Yuto, este pareció no comprender.
-Lo que sea que hayas hecho en mi, en este momento va a tener sus consecuencias-
De inmediato Yamada tomó el rostro de Nakajima y lo besó sin más, esta vez el beso fue salvaje, anhelante, un beso que pedía ir a la cama.

Tal parecía que todo se repetiría, se besaban con intensidad, acariciaban sus cuerpos y poco a poco se despojaron de sus ropas mientras caminaban hacia la habitación. Fue en ese momento que Yamada se sintió dominante, ahora podía comprender porque ya lo había hecho una vez, todo en Yuto lo invitaba a hacerle cualquier cosa y eso estaba por hacer.
Para Yuto, el sentir el dominio de Ryosuke fue natural, ya era la segunda vez que sentía que solo debía dejarse llevar y sentir como el mayor lo tomaba, la sensación de tener que ceder ante cada caricia, ante cada beso, era tan exquisita que solo podía cerrar los ojos y disfrutar.
Tener a Yuto desnudo, completamente a su merced, lo hizo desear saborear cada parte de su cuerpo, y eso hizo. Besó su cuello, lamió su pechó, jugueteó con sus pezones, continuó el camino hacia su parte íntima y sin esperar más, introdujo aquel erecto miembro en su boca. Gemidos, uno tras otro, era lo que salía de la boca de Yuto mientras se aferraba a las sabanas, sin lugar a dudas era mucho mejor que la primera vez.
Ryosuke continuó succionando de aquel miembro, jugueteando con la punta, lamiendo alrededor hasta que el blanco líquido salió y se desbordó por su boca, al mismo tiempo, Yuto gimió con fuerza. Ryosuke se acercó a su rostro, lamió sus labios y sonrió.
-¿Por qué siento que puedo hacerte mío sin preguntar?-
Yuto abrió los ojos, sonrió y dijo.
-No lo sé, pero no voy a detenerte-
Dicho esto, abrió las piernas, deseaba poder sentir más. Ryosuke sonrió como jamás lo había hecho, como si en ese momento fuese otra persona, poseído por completo por aquel deseo.
Se posicionó y acercó la punta de su erecto miembro a la entrada de Nakajima. Lo miró expectante, pensando que tal vez se negaría, pero no fue así, al contrario, al parecer lo estaba anhelando. Sin más, comenzó a penetrarlo, aquello fue tan exquisito, sentir las estrechas paredes de Yuto apresar su erecto miembro, excitándolo hasta querer perder la cabeza.
Al acostumbrarse a aquella intromisión, comenzó a desear más, así que sus caderas comenzaron a moverse, al mismo tiempo que rodeaba la cintura de Ryosuke con ambas piernas.
Yuto lo tomó del cuello con sus largos brazos y lo acercó a el. Ryosuke se apoyó en la cabecera de la cama y comenzó a penetrarlo lentamente hasta que el ritmo fue aumentando. Gemidos que poco a poco se convertían en gritos llenos de placer, éxtasis.
Antes de sentir el máximo placer Ryosuke sacó su miembro y antes de que Yuto pudiera quejarse, tomó su cintura y logró que se girara, esta vez poniéndolo en cuatro, al perecer Nakajima cooperaba ante cada movimiento y eso lo satisfacía. Continuó penetrándolo cada vez a un ritmo más acelerado. Cambiaron de posición una y otra vez, un orgasmo no parecía ser suficiente, iban por más y más. Sus cuerpos, bañados en sudor, su respiración agitada al máximo, sus gargantas lastimadas de tanto gemir y gritar. Un último movimiento y llegarían a su limite. Yuto estaba recostado de lado mientras Ryosuke, detrás de él, lo penetraba a un ritmo acelerado mientras lo masturbaba. Poco después ambos se corrieron, Yuto en la mano de Ryosuke y éste en el interior de Yuto una vez más.

Cansados, se recostaron e instintivamente se abrazaron, notando que sus cuerpos se acoplaban perfectamente el uno con el otro.
-No puedo evitar el sentir curiosidad por algo-
Dijo Yuto mientras intentaba no quedarse dormido aún.
-¿Qué?-
-¿De quien aprendiste tanto? Por que estoy seguro de que ya lo habías hecho antes-
Ryosuke se reincorporó, recargó su peso sobre sus codos y miró de cerca el rostro de Yuto. Instintivamente lo acaricio, removiendo los cabellos que se había pegado a su frente debido al sudor.
-Jamás lo había hecho, tu eres el primero-
-Pero tu dijiste que llevabas una lista…-
Ryosuke sonrió y Yuto pareció entender.
-Claro, debí suponerlo, mentiste tan fácil-
-No fue intencional, solo lo dije para sacarte la verdad-
-Entonces, ¿Cómo explicas semejante habilidad?-
Preguntó Yuto. Ryosuke se sonrojó y solo respondió.
-No lo se… solo… fue natural-
Yuto sonrió, acarició su rostro y besó su mejilla.
-¿Piensas en Takaki ahora?-
Ryosuke negó con la cabeza y sonrió.
-¿Crees poder dejar de pensar en él y… pensar solo en mi?-
Yuto lucía esperanzado, un brillo especial en su mirada sobresalió rápidamente y Ryosuke sintió su corazón agitarse en ese instante.
-Ya lo hago ahora-
Dicho esto se acercó al rostro de Yuto y lo besó con ternura. Ambos se miraron, sonrieron y Ryosuke se acomodó de nuevo en la cama hasta quedarse profundamente dormido.

Todo había sido tan extraño, precipitado. A pesar de que entró en su vida de una forma tan precipitada. Que todo sucedió gracias a que accedió a ir a aquella fiesta, tomar de más y perder la conciencia. Pero claro, era natural, estaba seguro que desde el momento en que lo miró de cerca, que supo su nombre, que escuchó su voz, algo en su interior lo invitó a hacerlo suyo. Después, el tenerlo cerca, conocer sus caprichos, su personalidad retorcida, sus expresiones tiernas y divertidas, sin lugar a dudas lo cambió tan rápido, en pocas palabras, su mundo dio un giro de trescientos sesenta grados. Y claro, para terminar, el saber que siempre lo había observado, en silencio y sin querer ser notado por su propia inseguridad, la cual creció al saber de sus sentimientos hacia otra persona, sin lugar a dudas aquello le sumaba puntos. ¿Por qué no intentarlo?
Era la primera vez que alguien le demostraba tanto cariño, tanto anhelo, tanto deseo, tanta pasión y tanta entrega. Sabía que podía corresponderle en cuestión de días y llegar a igualar ese sentimiento e incluso superarlo. Sabiendo así que todo podría terminar algún día, que tal vez el podría salir perdiendo al darlo todo, estaba dispuesto a tomar el riesgo, después de todo, por primera vez sentía esas ganas de arriesgarse, de darlo todo y recibirlo todo. Nakajima Yuto, si tuviese que describirlo en una palabra sería “desastre”
Pero sin lugar a dudas, un desastre que vino a traer luz, orden, vida, amor.

Los días transcurrieron con lentitud, eternos y hermosos. Lo que en un momento lo había atormentado, ahora solo le causaba risa.
-¿Ya sabes que Inoo y Yabu viven juntos?-
Ante la inesperada noticia casi escupe el jugo que bebía.
-¡¿Qué?! ¿Lo dices en serio?-
Yuto asintió tranquilamente mientras mordía su pan de melón.
-¿Cómo sabes?-
-Yabu me contó-
-Ese maldito Inoo no me ha dicho nada-
Refunfuñó Ryosuke mientras bebía de su jugo.
-Igual no le has dicho lo nuestro, ¿Cierto?-
-¿Lo nuestro?-
Yuto frunció el ceño y suspiró.
-Ya sé que solo llevamos un mes, pero ya es formal, creí que lo gritarías al mundo-
Aquello fue tierno, Yuto estaba haciendo berrinche, y aunque odiaba esa clase de actitudes, en él era diferente, lo volvía adorable y tierno, por lo cual fue inevitable sonreír.
-¿Quieres que se lo diga al mundo?-
Preguntó Ryosuke mientras se ponía de pie.
-Bueno… no precisamente al mundo-
Dijo Yuto con cierto nerviosismo, de alguna manera percibió lo que Ryosuke planeaba, sin embargo fue tarde.
-¡Hey! ¡Sepan que Nakajima Yuto es solo mío! ¡Desde hace un mes es mi novio!-
 Yuto se sonrojó tanto que tuvo que ocultar su rostro con su mochila, Ryosuke reía victorioso mientras ignoraba los murmullos y miradas de los demás estudiantes.
-Listo, ¿Contento ahora?-
-Si… gracias, ahora no podré venir más a clases-
-¿Por qué?-
Preguntó Ryosuke con naturalidad, de pronto alguien se acercó a ellos y preguntó.
-¿Eso que gritaste es verdad? ¿Desde cuando? ¿Por qué no sabia nada de eso?-
Yuto apartó su mochila y miró a Inoo con curiosidad, mientras que Ryosuke se cruzaba de brazos y desviaba la mirada.
-Bueno, tu jamás me dijiste que ya vivías con Yabu, así que estamos a mano-
Inoo se sonrojó un poco.
-¿De que hablan?-
Preguntó Yabu.
-¿Oíste lo que Ryosuke gritó?-
Le preguntó Inoo a Yabu.
-Si, pero yo ya sabía-
-¡¿Cómo?!-
Preguntaron Inoo y Yamada al mismo tiempo.
-Yo le dije, así como también se lo que hay entre ustedes, él sabe esto-
Explicó Yuto, señalando al final a Ryosuke.
Todos rieron y al final, terminaron conversando de otras cosas.

Al final del día, Ryosuke y Yuto caminaban hacia la parada del autobús.
-¿Te acompaño a casa?-
Le preguntó Yuto.
-Descuida, puedo llegar solo, te enviaré un mensaje cuando llegue-
Yuto se quedó en silencio y Ryosuke no notó su expresión.
Ya estando en la parada, Ryosuke miraba su reloj cuando de pronto Yuto lo abrazó por detrás y recargó su mentón sobre la cabeza de Ryosuke.
-Sabes, me gustaría que un día caminemos juntos hacia el mismo lugar, siempre, verte cada mañana al despertar ¿Entiendes lo que quiero decir?-
Ryosuke entendió perfectamente, sonrió y dijo.
-Mi departamento es muy pequeño, tendrás que ayudarme con eso-
-Ya lo sé-
Ryosuke se giró, tomo a Yuto por el cuello de la chamarra y lo besó.
-Solo tú tienes la llave de esa caja…-
Murmuró Ryosuke, al parecer Yuto no comprendió, pero daba igual, simplemente lo abrazó, el autobús llegó, se despidieron con un beso, esperando verse al día siguiente.

“Hace tiempo caí rendido ante el sentimiento de encontrar a aquella persona, cerré mi corazón en una caja bajo llave decidido a que no se abriría jamás. Sin embargo llegaste tú, la abriste con tanta facilidad, encontraste la llave sin necesidad de buscarla, tomaste todo de mi.
Sin lugar a dudas, vivir a tu lado es lo que más anhelo, no importa el tiempo que esto tenga que durar, no voy a arrepentirme de nada, solo quiero amarte”

-“Ya no puedo seguir mintiéndome ni un solo día mas
Voy a tomarte entre mis brazos y decirte la verdad
Yo quiero ser solo de ti
Y de nadie más
Yo quiero ser solo de ti
Y de nadie más
Hoy mas que nunca te quiero decir que amo tu manera de sonreír
Al ver tus ojos comienzo a sentir
Después de tanto sé lo que es vivir
Y es que eres tu
Y es que eres tu
Y es que eres tu
Y es que eres tu…
Ya no puedo seguir mintiéndome ni un solo día más
Voy a tomarte entre mis brazos y decirte la verdad
Yo quiero ser solo de ti
Y de nadie más-“

“Es así como he decidido formar parte de tu vida y aceptar que formes parte de la mía, porque eres tu lo que siempre había esperado.”

F I N

------

¡Logré publicar antes de que Abril terminara! ;___;
Disculpen tanta demora, me ha pasado de todo, primero: a mi mamá se le ocurre hacer ciertas remodelaciones, entre ellas mi habitación y bueno, todo estaba hecho un caos por aqui, polvo, cosas, gente trabajando e__e 
Y bueno, lo de siempre, tareas, tareas everiwhere, o debería llamarlo "Trabajos finales" Estoy muriendo lento, siento que Abril no terminará jamás ;O;
Se supone debería estar escribiendo una nota ahora xD pero después de leer a Carlos Fuentes (Para un ensayo que debo entregar) me han entrado ganas de escribir lo que faltaba de esto y ya no pude detenerme hasta terminarlo, no lo releí, me dio flojera -w-
Espero no esté taaan mal y les guste :D
Gracias por TODOS sus comentarios que he recibido últimamente, me hacen tan feliz ;u; 
Tengo Obsess y Fated suspendidos por falta de tiempo, no he podido avanzar mucho de esos fics, pero en cuanto este martirio de trabajos finales termine intentaré terminar Obsess de una buena vez e__é
Gracias por leer~ se les quiere por tanto cariño y paciencia OwO

P.D: Lo que está en negritas al final es la letra de una canción, se titula "Eres Tu" y la canta un grupo mexicano llamado Cinema.
Si eres mexicana y quieres apoyar al talento nuevo, aquí puedes escuchar su música: https://artistsignal.com/cinema y de paso votar por ellos :D Y si no eres de México pero te gustaría escucharlos, sería genial *u*

7 comentarios:

miriacha dijo...

grandeeeeeeeeee ayaaaaaaaa...siii

ameeeeeeeeeeeeeee

recontra ameeeeeeeeeeeeee

este final >_<*

se te agradece eternamenteeeeeeeeeeeeeeeee

siiiiiiiiiiiiiiii


lo maximooooooooooooooooo

Anónimo dijo...

Wow Me encanto como Yuto tenia todo intrigado a Yama-chan y no se dejo vencer hasta conquistarlo ^^

Eres genial Ayaa-chan, me encanta como escribes, te agradezco que hayas metido al Takachii ;D

Yuko "I LOVE JUMP"

Erza Dragneel dijo...

¡Hey! ¡Sepan que Nakajima Yuto es solo mío! ¡Desde hace un mes es mi novio!-
Kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
hahahaha mi yama-chan todo wild y experimentado >///< y Yuto un acosador pero con las mejores intenciones que tierno..!!

Ayaa-san suki da yo!!! me haz hecho Feliz de nuevo, cuando vi que la segunda parte ya estaba lista adsadsadsads kyaaaaaa....

Yuuki Joke dijo...

djfsdhfkjdhskjfhlskdjhfñjfskjdfhsfdfjskdhfjsdfjhsjkdhfsjf Que lindo que subiste el cap. ;___; lo amé, enserio me encantó uwu tengo un pecado capital (??) que es el Yamajima como su nombre lo dice uwu Gracias ;OOOOO; <3

Ary Yamachii dijo...

ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh loooooooooooooorrrrrrrrrdddd *[________________________________* me dejaste asi completamente !!!!! ademas dfklpfjew como es que yamada se pone salvaje en la pri--segunda vez XDD aayyy yuto pueesss asi es el yamajima que emociona *--* pero quisiera yamachii :c casi no hay nada neeñee~ pero oñsahdfawiphfwa me encantoo <3 <3

lili kazuya dijo...

que cosa mas hermosa nyaaaaaaaaaaa estuvo genial, ese yama-chan tan despistado jajajajajaja y ese yuto yan atolondrado ame el todo, amo como escribes u.u

Natarashi dijo...

Lo ame de principio a fin, gracias Ayaa-san
me encanto el Yamajima (soy su fan de esta pareja)
y el Inoobu ♥♥ fue tan baka pero aun así lo solucionaron
me muero por leer otro fic o la continuación de los que ya están
yo esperaré pacientemente
Animo Ayaa-san con la escuela

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!