viernes, 6 de mayo de 2011

Obsess [Cap. 13]

Capitulo 13

Después de haber estado con Kei en aquel salón de música, lo que menos deseaba era irse a dormir, el sueño se le había escapado, había sido un día muy agitado, primero con la visita habitual del joven Daiki, no tenía nada en su contra, simplemente le lastimaba ver que era él a quien Kei amaba tanto, después, en la tarde, tras haber terminado sus deberes, decidió refugiarse en aquel salón de música, solo acompañado de la luz de aquella pequeña vela, recordando su pasado, eran imágenes que no lo dejaban en paz, que siempre aparecían en su memoria, y por último, la melodía que Kei había tocado para él, haciendo que su interior se llenara de paz, de hermosos recuerdos después de aquel horrible acontecimiento del asesinato de sus padres.
-¿Ryutaro? ¿A dónde vas?-
Esa voz, era Ryosuke, al escucharlo se giró para verlo, el chico estaba a pocos metros de distancia con una vela en la mano, al parecer lo había estado buscando.
-¿Qué haces aquí?-
Preguntó Ryutaro.
-Nadie podía encontrarte y temía que anduvieras afuera, pretendía ir a buscarte pero me alegra ver que estas aquí, sin embargo este no es el camino para tu dormitorio, ¿A dónde piensas ir ahora?-
-Voy a salir un momento-
Respondió Ryutaro.
-Es tarde, no debes salir-
-No es tan tarde, además no tardaré, solo voy a respirar un poco de aire fresco y volveré, no te preocupes-
Dijo Ryutaro tratando así de que Ryosuke entendiera que deseaba estar solo.
-De acuerdo, pero asegúrate de volver pronto, no es bueno que andes afuera a esta hora-
-Descuida, estaré bien, te veré mañana, ahora ve a descansar-
Ryosuke le sonrió y después se marchó, dejando a Ryutaro solo, continuando con su camino hasta que salió sigilosamente de la casa.
Kei caminaba rumbo a su habitación cuando escucho un ruido parecido al de una puerta cuando se abre, se quedó inmóvil, tratando así de escuchar algo más, pero nada, así que esto lo llevo a pensar que se trataba solo de su imaginación, así que mejor continuo con su camino, sin embargo algo aún le preocupaba, pero no lograba saber que era.

Daiki caminaba lentamente, sabía que ya era tarde, pero no era capaz de acelerar el paso, sus pisadas eran largas pero lentas, realmente poco le importaba llegar tarde a casa.
De pronto, pudo divisar una sombra más adelante, ¿Quién más podría andar afuera a esas horas?
Esa silueta le era demasiado familiar, pero decidió mantenerse al margen, después de todo no podía estar completamente seguro de que se tratara de la persona que el pensaba.
Avanzaba con lentitud y precaución, al pensarlo un poco, iban camino a casa de Kota, ¿Por qué lo estaba siguiendo? Bueno, en realidad no lo seguía, su casa tampoco estaba lejos de la de Yabu, pero esto solo hacía despertar más sus dudas, ¿Y si en verdad era él?
La persona que caminaba al frente de pronto se detuvo, Daiki se sorprendió pero pensó en no darle importancia, así que continuó caminando, cuando de pronto, tras acercarse, pudo distinguir de quien se trataba, era Yabu.
Ambos se miraron sorprendidos, Yabu lucía ligeramente asustado, por lo que Daiki no pudo evitar el preguntar.
-¿Te sientes mal?-
Yabu parpadeo un par de veces y logró responder.
-No… solo que… creí que alguien me seguía, no esperaba que se tratará de ti-
-Oh… lo siento, no era mi intensión seguirte-
Se disculpó Daiki, su expresión era seria, al igual que su mirada, Yabu intentó amenizar un poco la situación.
-¿Vienes de ver a Kei cierto?-
Daiki solo asintió con la cabeza sin despegar la mirada de Yabu.
-Vaya, que bien, ¿Cómo esta?-
-Pudiste saberlo, dijiste que irías a verlo-
Yabu bajó la mirada.
-No pude, fui con Yuya y después me perdí por ahí-
-¿Te perdiste?-
Preguntó Daiki con cierto tono de curiosidad.
-Si, digamos que lo necesitaba-
-Vaya, que interesante, supongo que es gracias a la platica que tuvimos esta mañana ¿cierto?-
Yabu no respondió.
-Lo siento, creo que te molesté demasiado con la misma pregunta, es mejor dejar las cosas como están, en el pasado, si tu dices que no tiene importancia yo te doy la razón, no debemos darle importancia a cosas tan triviales como los recuerdos de nuestra infancia-
Daiki decía estas palabras con cierto enojo, le dolía que Yabu tomará las cosas de esta manera, que no le diera importancia a algo que él si le daba, por que de alguna manera, había sido un beso, su primer beso.
-Daiki… no digas eso…-
Dijo Yabu en voz baja.
-¿Qué no diga qué? Tú mismo lo dijiste, que no tenía importancia, pues bien, así es, no la tiene-
-Eso es cierto, no debes darle importancia, lo único que debe importar para ti es Kei, y solo eso, olvídate de todo lo demás-
-Si, eso voy a hacer, no necesitas decirlo-
Dicho esto, Daiki estaba dispuesto a marcharse, pero solo logró dar un par de pasos lejos de Yabu cuando este lo detuvo.
-Espera, ¿Por qué estas molesto conmigo ahora?-
Daiki no miró a Yabu y continuo con su vista al frente.
-No estoy molesto-
-Claro que lo estas, te conozco, más de lo que debería, sé que estas molesto conmigo, ¿Por algo así vas a enojarte conmigo?-
Yabu trato de sonar bromista, pero esto solo ocasionó que Daiki bajara la mirada y murmurara para sí.
-¿Por algo así?… Tienes razón, es una tontería-
Dicho esto, jaló su brazo para zafarse del agarre de Yabu.
-Tienes toda la razón, ya te lo dije, no estoy molesto contigo, solo sorprendido, no creí que fueras esa clase de persona a la que no le importan los recuerdos, eso es algo nuevo para mi, yo siempre creí que para ti eso era algo valioso, pero ahora me doy cuenta de que todo es mentira-
A Yabu le dolían las palabras de Daiki, ¿Cómo podía hacerle entender que no era por eso? El deseaba que el menor dejara de darle importancia al beso de aquel día, de aquella época en dónde eran más pequeños, lo único que quería era que Daiki se sacará ese recuerdo de la cabeza, así solo estaría pensando en Kei, y nada más, ayudándolo también a pensar en otras cosas.
-Daiki… ¿En verdad te molesta tanto lo que hice ese día?-
El menor se giró para ver el triste rostro de Yabu.
-No… no me molesta eso… tal vez si lo hubiese sabido antes yo…-
-¿Sabes por qué ahora ya no importa? Porque justo ahora eres feliz con alguien, yo no estaba seguro si iba a volver, por eso no te había dicho nada, no quiero que estés molesto conmigo, ¿Qué tengo que hacer para que sonrías de nuevo?-
Daiki pudo percibir la desesperación en la voz de Yabu al formular esta pregunta, pudo sentir como algo le oprimía el pecho, tenía que hacer algo, no deseaba mostrar su enojo de esta forma, ni siquiera comprendía por que se sentía molesto, tal vez y todo se tratase de una tontería y nada más. Así que, sin más, respiró profundo y dejó salir una cálida sonrisa, deseaba con esto transmitirle a Yabu que todo estaba bien, que ya no lo molestaría más con lo mismo, ya no más.
-Lo siento, prometo ya no tocar más ese tema, ¿Esta bien?-
Yabu observó fijamente a Daiki, estaba maravillado, sin habla, aquella sonrisa siempre era capaz de dejarlo en aquel estado, estaba comenzando a sentir unas ganas tan fuertes de abrazar a Daiki, que el contenerse comenzaba a resultar imposible a cada segundo, así que sin pensarlo más, se acercó a él y lo abrazó con fuerza, pegándolo a su cuerpo. El menor estaba sorprendido, era algo que no se esperaba, trató de preguntarse por qué Yabu lo abrazaba de esta forma, pero después de todo, eso poco a poco dejo de importarle, prestándole más atención a la calidez de su cuerpo, a lo bien que lograba sentirse en los brazos de Yabu, era extraño, pero no tenía las fuerzas suficientes para oponerse a aquel sentimiento, así que sin más, correspondió a aquel abrazo lentamente.

Ryutaro ya llevaba tiempo caminando por los alrededores, con solo una cosa en su cabeza, Inoo.
Se preguntaba por cuanto tiempo sería capaz de soportarlo, de callar lo que sentía por su joven amo, esta noche poco le había faltado, pero supo mantenerse firme, porque después de todo, Kei ya era muy feliz con otra persona, alguien que definitivamente no podía ser él.
De pronto, mientras caminaba, pudo vislumbrar algo al frente que lo dejó confundido, para asegurarse de que no había visto mal decidió acercarse un poco más, sigilosamente, cuando pudo vislumbrar aquella escena con mayor claridad, se quedo sorprendido, no podía creerlo, frente a él tenía a Yabu y a Daiki, abrazados, en una atmósfera bastante especial, no era quien para pensar cosas que tal vez no eran ciertas, pero estaba conciente de que aquello no estaba nada bien, sin embargo permaneció ahí, un poco alejado, observando cuidadosamente.

Yabu y Daiki lentamente se separaron, no deseaban hacerlo, lo sabían, más sin embargo no tuvieron otra opción, ambos estaban sintiendo algo que no debían, que les asustaba, así que optaron por separarse.
-Bueno, creo que ahora ya todo esta bien…-
Dijo Daiki mientras miraba torpemente hacia el suelo.
-Me… me alegra escucharlo…-
Respondió mientras desviaba la mirada, sin querer pudo ver a Ryutaro no muy lejos, esto lo sorprendió y pudo sentir como si alguien lo hubiese descubierto, sin embargo, el menor al ser visto por Yabu, se ocultó lentamente detrás de un árbol sin hacer ruido alguno.
-Ya es hora de… regresar a casa-
Dijo Daiki mientras retrocedía un par de pasos y no dejaba de sonreír, ahora todo era diferente, aquello que había sentido durante el día había desaparecido por completo, ahora se sentía de cierta forma… bien.
-Si, cuídate, nos vemos mañana-
Daiki asintió con la cabeza y fue el primero en marcharse con paso lento, esperaba que tal vez Yabu lo siguiese hasta su casa, pero eso no ocurrió, el mayor se quedó de pie en el mismo lugar, observando como Daiki se alejaba hasta que desaparecía en el camino.
-¿Qué es lo que haces afuera tan tarde Ryutaro-kun?-
Preguntó Yabu mientras miraba hacia aquel árbol, del cual Ryutaro al fin salió, su mirada era fría y su expresión bastante seria.
-Solo salí a dar una vuelta, no creí llegar a interrumpir semejante encuentro-
Respondió con frialdad mientras se acercaba a Yabu.
-No mal interpretes las cosas por favor, tu bien sabes que Daiki y yo somos buenos amigos, eso es todo-
-Y usted no tiene que darme explicaciones, no las estoy pidiendo y no soy quien para escucharlas.
Dicho esto Ryutaro continuó caminando, solo se alejó un par de pasos de Yabu y dándole la espalda le dijo.
-Solo espero y sea lo suficiente buen amigo del joven Kei para no lastimar sus sentimientos, usted sabe perfectamente lo que el joven Daiki significa para él-
-Creo que estas mal interpretando las cosas-
Dijo Yabu con ligera desesperación.
-No mal interpreto nada, solo sé lo que vi claramente, yo solo pido que no haga algo que pueda hacer sufrir al joven Kei, con lo demás usted puede hacer lo que le plazca-
Así, sin más que decir, Ryutaro se alejó con paso lento de regreso a la mansión de Kei, se sentía enojado, solo esperaba y sus sospechas no fueran ciertas, aunque esta no era la primera vez que los lograba ver, esperaba y solo fuera su imaginación.

Esa mañana, Kei se despertó más temprano de lo normal, tomó su desayuno y pidió que preparan su caballo.
-¿Saldrá tan temprano?-
Preguntó una de las criadas mientras dejaba un poco de pan sobre la mesa.
-Si, tengo ganas de salir, llegaré un poco tarde, si… si mi padre llega a venir… solo dile que fui al pueblo ¿De acuerdo?-
La criada asintió y Kei terminó de tomar su desayuno, hecho esto, salió de la mansión, montó su caballo y partió, tenía deseos de sorprender a Daiki, eran pocas veces las que había visitado sus casa, sentía que esta vez no estaría mal hacerlo.
Ryutaro se quedó de pie junto al gran ventanal, observando como Kei se marchaba.
-Seguramente va con el joven Daiki ¿no lo crees?-
Le dijo Ryosuke desde atrás mientras mordía su pedazo de pan, Ryutaro simplemente dejó escapar un suspiro y se marchó, ignorando por completo el comentario de Yamada.
-¡Hey! ¿Qué te sucede? ¿Por qué me ignoras?-
Le preguntó mientras caminaba detrás de él con un pedazo de pan en la mano.
-Te ignoro porque no le doy importancia a tu comentario-
Respondió Ryutaro mientras bebía un poco de leche fresca.
-Eso ya lo pude notar, pero es raro que me ignores así, ¿Qué te pasa?-
-Nada-
Respondió cortante mientras salía de la gran mansión, dejando su vaso vacío en el suelo.
-¿Y ahora que le pasa?-
Se preguntó Ryosuke mientras recogía el vaso y caminaba de regreso a la cocina.

La poca luz que lograba infiltrarse por las cortinas logró que se despertara, abrió lentamente sus ojos, encontrándose con lo más hermoso que jamás encontraría en otro lugar del mundo, el tranquilo rostro de Chinen, profundamente dormido, justo a su lado, entre sus brazos.
Sonrió ante tal escena y besó delicadamente la frente del menor, esto solo provocó que lentamente abriera los ojos, topándose de frente con el sonriente rostro de Yuya.
-Lo siento, no quería despertarte-
Se disculpó Takaki.
-No importa, ya estaba a punto de despertarme-
-No lo hagas, mejor duerme un poco más-
Dicho esto, Takaki abrazo más a Chinen hasta pegarlo por completo a su cuerpo, contacto al cual el menor respondió, acurrucándose en el pecho del mayor.
-Creo que… debería comenzar con mis labores pronto-
-No quiero que te vayas, no ahora, quédate conmigo así un poco más por favor-
-Pero…-
Chinen intentó hacer algo, pero al sentir como Yuya lo abrazaba con un poco más de fuerza, decidió mejor ya no decir nada, después de todo, el también era muy feliz estando junto a Takaki.
De pronto, alguien tocó a la puerta, Chinen se quedó sorprendido, y lo único que atinó a hacer fue ocultarse debajo de las cobijas, sin embargo Takaki solo grito sin salir de la cama.
-¿Si?-
-Joven Yuya, su madre acaba de llegar y desea verlo, lo espera en el jardín-
-Estaré ahí enseguida-
Dicho esto, ambos escucharon los pasos de aquella criada alejarse, fue entonces que Takaki respiró profundo y se hundió de nuevo en las cobijas, abrazando a Chinen tiernamente.
-Yo no quería levantarme, pero tengo que hacerlo, la bruja ha llegado-
-No se exprese así de su madre Yuya-sama-
Al decir esto, Chinen cubrió su boca rápidamente, lo había hecho de nuevo.
-¿En verdad te cuesta mucho trabajo hablarme como te lo pedí?-
Peguntó Takaki con una sonrisa burlona, ante la cual Chinen solo asintió tímidamente.
-Lo siento… es que… no estoy acostumbrado-
-Pues entonces haz todo lo que puedas para acostumbrarte, estando solos tu y yo puedes llamarme con naturalidad, deja a un lado todas esas formalidades, ¿Prometes que lo vas a intentar?-
-Lo prometo-
Dijo Chinen con una amplia sonrisa mientras abrazaba a Yuya, rodeando su cuello con ambos brazos y lo besaba delicadamente en los labios.
-Esto estuvo mucho mejor-
Sonrió Takaki mientras besaba la frente de Yuri.
-Ahora debo salir de aquí, si no puede venir ella y no quiero que te moleste, trata de mantenerte alejado, ¿Entendido? Por favor-
-Esta bien-
Dijo Chinen con un poco de tristeza mientras observaba como Takaki salía de la cama y se ponía su elegante bata de dormir, cubriendo así su desnudo cuerpo, caminó rumbo al baño, y justo antes de entrar, se giró para ver a Chinen, quien seguía dentro de la cama.
-Ven-
Dijo con una tierna sonrisa mientras extendía su rostro, Chinen se sonrojó y bajó la mirada.
-Ah… yo…-
Fue entonces que Yuya comprendió, a Yuri le apenaba caminar desnudo por aquella habitación, así que caminó de regreso a la cama y tomó el brazo de Chinen solo para ayudarlo a ponerse de pie, acto seguido abrió su bata y lo abrazó, quedando así ambos completamente cubiertos.
-¿Esta mejor así?-
El rostro de Chinen estaba mucho más rojo que antes, al no lograr articular palabra alguna, solo asintió torpemente con la cabeza.

Poco después, Yuya bajaba por aquellas grandes escaleras, ahora bien vestido y con ese toque elegante que siempre lo había caracterizado, caminó rumbo al jardín y pudo visualizar a dos personas sentadas alrededor de la mesita de madera que adornaba el jardín, en el fondo deseaba con todas sus fuerzas que no se tratara de lo que estaba pensando, deseaba dar marcha atrás y volver a su habitación, pero justo cuando esto pasaba por su mente, su madre se giró y logró verlo.
-Yuya, tardaste demasiado, ven por favor-
Sin nada que hacer, Yuya comenzó a caminar hasta salir al jardín, ahí pudo ver a una joven sentada a un lado de su madre, el gran sombrero que llevaba puesto le impedía ver su rostro.
-Yuya, preséntate-
Le indicó su madre.
-No sería más correcto que tú hicieras las presentaciones, después de todo tú la trajiste a mi casa-
Takaki hizo énfasis en las últimas palabras, la señora lo miró con resentimiento, aclaró su garganta y dijo.
-Yuya, ella es Watanabe Kana, ya te había hablado de ella ¿Recuerdas?-
Claro, como olvidarlo, esa chica había sido su tormento durante los últimos días, y ahora que la conocía sentía una fuerte opresión en el pecho, sin embargo trató de actuar con educación.
-Mucho gusto, Takaki Yuya-
Se presentó, la chica levanto la mirada, dejando ver un fino rostro, tenía que admitirlo, era hermosa, sus facciones era tan finas, que por un momento Yuya creyó estar frente a una muñeca de porcelana, su piel tan blanca y sus rosadas mejillas eran iguales a una muñeca.
-Mucho gusto, Yuya-san-
De pronto, la madre de Takaki se puso de pie y habló.
-Al fin se conocen, Kana se quedará aquí unos días, conmigo claro, es hora de que comiencen a conocerse, ¿No es así?-
Preguntó dirigiéndose a la joven, la cual sonrió débilmente.
-Madre, no creo que estés actuando con sensatez, ni siquiera la conozco, no puede ser mi prometida-
Yuya habló sin importarle la presencia de Kana.
-Ustedes dos van a casarse, eso en un hecho, tienen toda una vida para conocerse, además de que el tiempo que estarán aquí les ayudará-
Dijo la señora con tranquilidad mientras volvía a tomar asiento con elegancia.
-Ya te lo dije, esto es una locura, yo no quiero casarme, no con la persona que tú elijas, entiende que todo lo que venga de ti no me interesa, así que será mejor que te lleves a tu invitada de mi casa por que no pienso continuar con tus estúpidos planes-
Dijo Takaki bastante molesto, se dio media vuelta y entro de nueva cuenta a la casa solo para caminar de prisa a su habitación y encerrarse, no quería escuchar más la voz de su madre ni ver a aquella joven en su casa, solo quería que ambas se fueran y que no lo molestaran de nuevo.
Chinen se encontraba limpiando un poco cuando vio a Yuya entrar rápidamente a su habitación, cerrando con fuerza la puerta.
Tímidamente se acercó y tocó.
-Yuya-sama… ¿todo esta bien?-
No obtuvo respuesta, tal vez y solo desease estar solo, después de todo las visitas de su madre nunca lo dejaban bien emocionalmente, así que decidió no insistir más y se marchó.

Al llegar a casa de Daiki, bajó del caballo, estuvo a punto de tocar la gran puerta de madera cuando esta se abrió, dejando ver a Daiki.
-¡Kei! ¿Qué haces aquí?-
Preguntó sorprendido puesto que no estaba acostumbrado que fuera Kei quien lo visitara.
-Vine por ti. ¿Esta mal?-
Preguntó tímidamente.
-En lo absoluto, es solo que me sorprende, yo soy siempre quien te visita-
-Bueno, esta vez quise sorprenderte, quiero que hagamos algo diferente, ven-
Kei sonreía mientras tomaba la mano de Daiki y ambos se dirigían hacia el caballo, Jupiter.
-¿Qué quieres hacer?-
Preguntó Daiki con curiosidad mientras observaba al caballo.
-Sube, quiero que demos un paseo-
-Pero… solo hay un caballo-
Kei sonrió ante el comentario de Daiki.
-Sube, yo iré caminando-
Así, Daiki montó el caballo y Kei tomó las riendas, comenzaban a alejarse un poco cuando se encontraron a Yabu en el camino.
-Yabu, que coincidencia encontrarte-
Lo saludó Kei, Yabu sonrió y miró a Daiki, quien bajó un poco la mirada mientras intentaba sonreír.
-Solo pasaba por aquí-
Dijo Yabu.
-¿A dónde vas? ¿Por qué no esta Yuto-kun contigo?-
Preguntó Kei con curiosidad.
-Bueno él… tiene unas cosas que hacer, me dijo que si le podía dar la mañana libre y eso hice-
-Vaya, que bien-
Dijo Kei con una sonrisa.
-¿Y ustedes?-
Preguntó Yabu.
-Vamos a dar un paseo, solo eso, ¿verdad Daiki?-
El nombrado solo asintió con la cabeza, evitaba todo contacto visual con Yabu, y de eso logró darse cuenta Kei, pero intentó creer que solo era su imaginación, después de todo no tenía por que haber una razón para que Daiki actuase de esa manera.
-Bien, yo creo que iré a ver a Yuya, necesito hablar con él de un asunto importante, espero y puedan ir a verlo más tarde-
-¿Pasa algo malo?-
Preguntó Kei con preocupación ante el comentario de Yabu.
-Bueno, su madre lo quiere comprometer y el no esta dispuesto a aceptar lo que su madre le imponga-
-Vaya… que mal…-
-Iremos a verlo más tarde-
Dijo Daiki después de que Kei hablara.
-Sería una buena idea, necesita un poco de apoyo-
-Aunque no creo que nosotros seamos capaces de ayudarlo en algo-
Comentó Kei con un poco de seriedad.
-Pero seguramente necesita un poco de apoyo moral ¿No lo crees?-
Le dijo Daiki.
-Tienes razón…-
Respondió Kei mientras miraba a Yabu, ahí pudo darse cuenta la forma en la que ambos se miraban, había algo diferente, no quería hacerse ideas erróneas así que intentó no pensar mucho en eso, tal vez y solo estaba imaginando cosas.
-Bueno, nosotros nos vamos, te veremos más tarde-
Dijo Kei mientras daba un paso hacia adelante, tirando de las riendas del caballo.
-Bien, cuídense mucho-
Yabu dijo estas palabras solo mirando a Daiki, quien solo sonrió tímidamente y se dejó llevar por Kei, quien avanzaba a paso lento.
Yabu los observó marcharse, dejó escapar un suspiro y decidió mejor continuar con su camino, necesitaba pensar mejor las cosas y sacarse toda clase de pensamiento extraño de la cabeza.

Yuto caminaba por el pueblo, necesitaba informarse bien de que clase de trabajos podían realizarse, había tantas cosas que llamaban su atención, pero debía asegurarse de que fuera algo que, después de aprenderlo correctamente, pudiera hacer su propio negocio, tal y como le había comentado a Ryosuke.
Acababa de salir de una herrería cuando de pronto, alguien se atravesó en su camino, lo hubiese ignorado de no ser porque conocía a esa persona.
-¿Keito-kun?-
El nombrado se detuvo y miró a Yuto.
-Ah, que coincidencia-
Dijo sonriente.
-Bastante, ¿Qué te trae por aquí?-
-Bueno, mi madre quiso venir de vacaciones, y pensé que sería una buena idea venir, no me imaginé que aquí te podría encontrar de nuevo-
Yuto sonrió al escuchar tales palabras.
-Igual yo, jamás imaginé que fueras capaz de salir de Inglaterra, estoy realmente sorprendido-
Keito sonrió.
-¿Cómo esta tu amo? Yabu-san-
-Bien, lo dejé solo por un rato, necesitaba hacer unas cosas por aquí-
-¿Pudiste encontrar a aquel chico del que siempre me hablabas?-
Preguntó Keito con curiosidad, Yuto bajó tímidamente la mirada y asintió con la cabeza.
-Vaya, esa es una buena noticia, por tu expresión he de deducir que todo va muy bien-
Yuto miró a Keito sonriente.
-No tiene por qué ir mal, he trazado mi propio camino y dentro de poco comenzaré desde cero-
Keito miró con confusión a Yuto.
-¿Desde cero? ¿Qué quieres decir?-
Yuto estuvo por responder cuando de pronto el ruido proveniente de la herrería fue más intenso.
-¡Que molesto! ¿Tiene que hacer tanto ruido?-
Se quejó Keito mientras miraba al chico que golpeaba con fuerza el acero caliente, dándole forma.
Al escuchar las palabras de Keito, dejó de martillar y lo miró con seriedad.
-Disculpe, pero si no hago mi trabajo como se debe, no podré comer, yo no tengo las grandes cantidades de dinero como usted-
Keito observó fijamente a aquel joven, al igual que Yuto, era un chico delgado, de piel ligeramente morena, cabello castaño, su piel y ropas se encontraban sucias, efecto del arduo trabajo.
-Disculpa, no quisimos molestarte-
Se disculpó Yuto.
-No importa, ustedes los nobles son todos iguales, de cierta forma ya estoy acostumbrado-
Aquel chico sonrió y se frotó la nariz con uno de sus dedos, haciendo que una línea de mugre quedará marcada en ella, al verlo, inevitablemente Keito sonrió.
-Disculpa mi comentario, si no te molesta, toma, acabas de mancar tu nariz-
Keito le dio un pañuelo blanco que sacó de su bolsillo.
-No necesito esas cosas tan elegantes, puedes guardarla, no tiene caso que mi nariz este limpia cuando todo mi cuerpo no lo esta, de todas formas gracias-
Dijo aquel joven con una sonrisa traviesa, Keito no tuvo más opción que guardar su pañuelo.
-¡Hey! ¡Hikaru! ¿Qué tanto estás haciendo? Si eso se arruina lo descontaré de tu sueldo-
Aquel chico, el cual su nombre era Hikaru, se giró para ver al señor que le gritaba.
-Lo que vale esto es superior a lo que me paga, si me lo descuenta me quedare sin sueldo por dos días-
Bromeó mientras regresaba a su trabajo.
-Será mejor que se vayan, este no es lugar para gente como ustedes-
Dijo Hikaru mientras martillaba con fuerza.
-Vamos, Keito-
Dijo Yuto mientras comenzaba a alejarse, pero Keito tardó un poco más en reaccionar, le daba demasiada curiosidad ver a aquel joven, del cual ahora sabía que su nombre era Hikaru, trabajaba tan arduamente, de cierta forma, era algo realmente admirable y envidiable.
-Keito-
Yuto lo llamó de nuevo.
-Si, vámonos-
Dicho esto, ambos jóvenes comenzaron a alejarse de aquella herrería, en donde Hikaru observaba fijamente como se marchaban.

-¿Toda la gente de este lugar es así?-
Preguntó Keito mientras miraba al cielo, ahora ambos se encontraban en el bosque, lejos de toda la gente, definitivamente un lugar más tranquilo para conversar un poco.
-Bueno, todos debemos trabajar duro para lograr sobrevivir, aunque unos más que otros-
Respondió Yuto mientras recargaba su espalda en el tronco de un árbol.
-Es interesante-
Dijo Keito mientras sonreía.
-Y dime, ¿Qué quieres decir con comenzar desde cero?-
Preguntó Keito nuevamente.
-Bueno, pienso dejar mi trabajo-
-¿Dejarás a Yabu-san?-
-Así es, quiero otro estilo de vida, uno más sencillo, sin tantas reglas, sin tanta elegancia, quiero mi propia casa, conseguir un empleo en el pueblo, esa clase de vida tranquila-
Keito suspiro al escuchar las palabras de Yuto.
-Vaya, eso me parece interesante, tendrás dificultades pero no dudo en que saldrás adelante-
Yuto asintió sonriente.
-¿Y tu familia en donde se esta quedando?-
-Bueno, mi madre compró una pequeña villa no muy lejos de aquí, estaremos ahí por estos días, si quieres venir a visitarme ahí puedes encontrarme-
Dicho esto, Keito señalo la gran casa que se veía a lo lejos, Yuto quedó ligeramente sorprendido, pero después de saber que esta clase de cosas eran de verse todos los días, solo dejo salir una sonrisa.
-Iré a visitarte-
-Bien, ahora debo irme, el chofer debe estar buscándome-
-Te acompaño, puedes perderte, después de todo no conoces por aquí-
Ambos chicos sonrieron y partieron de regreso al pueblo. Estando ahí, localizaron al chofer, que efectivamente, buscaba desesperadamente a Keito.
-Joven Keito, es hora de marcharnos-
Dijo en tono desesperado mientras caminaba hacia ellos.
-Si, lo sé-
Keito miró a Yuto y le sonrió.
-Nos vemos, cuídate-
-Hasta luego-
Se despidió Yuto con una amplia sonrisa, después observó como Keito se marchaba, subía al carruaje y el chofer emprendía el camino, agitando con fuerza las riendas que sujetaban a dos hermosos caballos blancos.
-¿Quién era?-
Yuto, al escuchar esta voz tan cerca, se giró sorprendido, topándose con el rostro ligeramente molesto de Ryosuke.
-¡Me asustaste!-
Expresó Yuto.
-Aún no respondes a mi pregunta-
Lo miró con recelo mientras se cruzaba de brazos.
-Es un chico que conocí en Inglaterra, el me ayudó con el inglés, eso es todo-
-Vaya…-
Dijo Ryosuke mientras se daba media vuelta y se alejaba.
-Es verdad-
Aclaró Yuto mientras caminaba detrás de él.
-Que bueno que tengas amigos tan elegantes, realmente sabes elegir a tus amistades-
Yuto pudo notar el tono de molestia en la voz de Ryosuke, así que lo tomó del brazo y rápidamente lo metió a un pequeño callejón obscuro, lo pegó a la pared y dijo.
-¿Qué es lo que te sucede?-
-Nada-
Dijo Ryosuke mientras desviaba la mirada.
-¿No me crees?-
-Si, solo que nunca me habías hablado de tu amigo-
-Es porque nunca imaginé que lo fuera a encontrar aquí, es todo, no tienes por qué sentirte engañado-
Explicó Yuto.
-No me siento engañado-
Respondió Ryosuke en el mismo tono de voz molesta.
-Mentiroso-
Dijo Yuto con cierto tono burlón, logrando así que Ryosuke al fin lo mirara fijamente, aprovechando así para besarlo fugazmente.
-A veces eres tan infantil, que es inevitable que me sienta ofendido-
Dijo Yuto mientras besaba su frente.
-Yo no soy infantil-
Reprochó Ryosuke.
-Si claro, como digas-
Así, Yuto se separó de Ryosuke y ambos salieron del callejón.
-Es raro que vengas aquí-
Dijo Ryosuke mientras ahora caminaba junto a Yuto.
-Vine a investigar un poco, ya te lo había dicho, necesito saber en que puedo trabajar por aquí-
Esto hizo sonreír a Ryosuke, recordando aquellas palabras, de cuando Yuto le había pedido que vivieran juntos, esto le causaba un sensación de inquietud, deseaba que eso pudiera realizarse pronto.
-¿Y tu a que has venido?-
Preguntó Yuto.
-Debo hacer algunas compras-
-¿Puedo acompañarte?-
-Bueno, ya estamos aquí-
Ambos sonrieron y así, Yuto acompañó a Ryosuke a hacer sus compras.

Daiki y Kei ahora se encontraban sentados a la orilla de aquel hermoso lago, el caballo se encontraba echado sobre el pasto, descansando un poco bajo la sombra de un árbol.
-Daiki, dime una cosa-
Dijo Kei, rompiendo así aquel tranquilo silencio que se había formado entre ambos.
-¿Si?-
-¿Tú… eres feliz… a mi lado?-
Preguntó con la vista al frente y voz temblorosa, Daiki ladeo un poco la cabeza.
-¿Por qué lo preguntas?-
-Solo… quiero saber-
Daiki miró hacia el frente también, guardó silencio unos cuantos segundos para después responder.
-Si lo soy-
Kei se giró y miró a Daiki fijamente.
-¿En verdad lo eres?-
Daiki también se giró para ver a Kei y le sonrió.
-Lo soy, ¿Por qué lo preguntas?-
Kei sonrió débilmente mientras bajaba la mirada.
-Solo, quería saberlo-
Daiki sonrió y regresó su vista al frente.
-Daiki… si algún día sientes que ya no eres feliz a mi lado… ¿me lo dirás?-
Al escuchar esto, Daiki miró a Kei, quien esta vez tenía una mirada triste y desesperada.
-¿Por qué dices esas cosas?-
-Solo… responde-
Pidió Kei.
-Eso no va a suceder-
Respondió Daiki mientras regresaba su vista al frente, luchando internamente por convencerse de aquello completamente, recordando lo mucho que Yabu había ocupado sus pensamientos en el transcurso de la noche, causándole un gran conflicto interior.
-----------------------------------------------------

¡¡Lo hice!! LoL~
Creí que no iba a poder terminarlo pero si pude *---* Y es que mañana me voy de la ciudad y queria dejarles algo por que regreso hasta el domingo, pero como no regresaré a mi casa si no a la de mis familiares, pues regreso hasta el martes xD
Si no lograba terminarlo iba a publicar otra cosita, que es el primer capi de "Fated" pero ese aún se los estoy guardando, hasta que se publique el ultimo capitulo de "En tus manos" el cual ya no tarda mucho, espero poder publicarlo antes del 16 lol~
Bueno, espero y este capi de Obsess les haya gustado, como ya me venian pidiendo desesperadamente, ya metí a Keito y a Hikaru, aun no tengo muy claro lo que haré con ellos pero tendrán su participación como ustedes querían, así ya no dejo fuera a nadie~ :D
Espero leer los comentarios de TODAS por que todos son muy importantes para mi *---* en verdad!

8 comentarios:

Carol~ dijo...

gracias por actualizar esta historia*-*

♥soanychinenlove♥ dijo...

ya hasta ryutaro y inoo sospechan...
Daiki porque te pones asi(?) ;_____; abuu no quiero que le hagas esto a inoo T^T
y yabu que mejor mire a ryutaro y asi todos felices (?) siiiiiiiiiiiiii ;OO;
ademas daiki ya es de inoo y inoo de daiki!! asi es la ley!! :(
asdasdasd tan lindo takaki y chinen me derriten *u*
como se abrazaban y luego chinen le daba penita salir sin nada de l camina *---* hay takaki como quisiera ser tu cuando lo metiste a la bata contigo *¬*
pero la bruja de su madre é__é ya tenia que venir a dañarles todo!!! me alegra que yuya le dijeta todo eso!!!! y la chica que no se crea que con su encanto de muqueñitaa le conquistara é.é

QUEEEEEEEEEEEEE METISTE A HIKARU *OOO* woow no me esperaba esto estare el pendiente de esos tambien -w-

espero que te valla bien en tu viaje n-n
janeeeeeeee~~

Deemi Raainbow♥ dijo...

Waaa, que emoción *o* Aunque tengo que admitir como se sienten Yabu y Daiki por el otro, me da más termuna xD
¡Y aparecieron Keito y Hikaruuuuu!♥ Waaa, siento una debilidad terrible por el HikaTo por lo que cuando leí que el herrero era un chico delgado, de piel ligeramente morena, cabello castaño caasi grito xD me djie "Es Hikaruu" y después pensé "¡Y también está Keeito! Waaa, ¡Hikato♥!" xD
aaaw, Ayaa, me hiciste feliz♥ xD Espero que actualices lo que seas pronto, o que la espera se me haga pronta, porque ya esperaban con ansias el primer capitulo Fated, pero trataré de esperar pascientemente :B
con amor, ♥

nari_naren dijo...

me le cortaste la insppiracion en lo mas emocionante T-T... na no te creas:D... vaz a acer hikato♥ creo qeu no e leido ninguno tuyo pero ahi que emocion...ahh que pasa con ryutaro mi niño lindo me lo ases sufrir mucho obliga a kei para que vea su corasoncito y ke le de un besito de amor asi kissu kissu... la ma de takaki me cai gorda y la prometida tambien aslas sufrir mandalas a comprar frijoles a l publo que sufran las condenadas a pos esas...

AmiS dijo...

uy!!!!se pone mas interesanteeeeeee! espera el cap con ansias! gracias por actualizar! ^w^

Haruki-chan dijo...

HOOOOOEEEEEEEEEEEEEEE MUCHAS GRACIAS X REALMENTE CONSIDERAR A HIKARU Y A KEITO EN SERIO MEDORPRENDIOQUE SI LOS METIERAS Y MI TOTALMETE FELIZ ^^ ESQUE SI SENTIA PENITA X ELLOS QUE ESTABAN EXCLUIDOS ¬.¬ SIN EMBARJO JAMAS ME IMAJINE QUE A ELLOS LOS INVIRETIERAS EN PAPELES WOW SI ME SORPRENDISTE MUCHO Y KYYYAAAAAAA HIKA-CHAN ES UN HERRERO TODO MUGRES MI VIDO ^0^

X OTROLADO AAAAAAAA NO SE DE QUE LADO PONERME XQ AMO Y ADORO EL INOODAI EN SERIO LO AMO SIN EMBARGO GRACIAS A ESTE FIC ME HE OBCESIONANO (XQ NO!!) CON EL YABUDAI, EN SERIO LOS AMO Y LOS ADORO JUNTOS Y MUERO X QUE SE DEN X LO MENOS UN BESO O ALGO PERO SE QUE TRAICIONARIA AL INOODAI XQ NO QUIERO QUE INOO SUFRA PARA NADA Y TAMPOCO QUIERO VERLO CON RYU-CHAN (YA ME ALARGUE LO SE) PERO TAMPOCO ENCUENTRO EL YABUTARO AQUI AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA VOY A MORIR X MIS CONFLICTOS MENTALES <(>O<)>

GRACIAS X ESTE CAPI Y ESPERARE CON ANSIAS TU CONTI NENA Y QUE TENGAS BUEN VIAJE ^^

mabelucome dijo...

Wiiiii, renovaste este fic!! ^^
Daiki, pero qué haces? Como puedes ser así? No ves que Kei te ama, si empiezas a sentir algo por Yabu díselo de la mejor forma posible ¬¬

Hikato~!! ^^ Que felicidad. Me encanta la imagen de Hikaru ensuciándose la nariz XD Es tan lindo~

Satommy dijo...

Well I'm loving you because
you put Hikato there but asdasd
I hate it!! You are an idiot Daiki!!
How can you be feeling like that D:?!
WITH YABU asdsadads He is not for you D:
Why can't you understand that?!
Oh crap e_é I'm crazy, I know...
It's not my fault is just that I love Inoodai so much...
Btw :D I wanna read more, so~ HURRY UP!!

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!