martes, 19 de julio de 2011

Obsess [Cap. 14]

Lo malo de tardar mucho en escribir un fic es que luego se me olvidan las cosas que ya escribí en capitulos anteriores, lo que me lleva a releer lo que ya escribí para no ser incoherente, en verdad espero no haberlo sido en este capitulo, que de verdad me obligué a terminar muy a pesar de que son las 12a.m y me quedan fácil como 5 horas de sueño =0= pero si no hago esto iba a tardar mucho más tiempo y eso me estresa LOL
Bueno, aqui esta el capitulo 14~ Disculpen la tardanza, leanlo, disfruten y comenten *--*
-------------------------------------

Capitulo 14

-Debes estar cansada querida, iré a pedir que preparen tu habitación-
Dijo la madre de Takaki mientras se ponía de pie, se sentía furiosa, pero necesitaba ocultarlo.
-No quiero molestar, lo mejor será que regrese a casa-
Así, Kana se puso de pie y comenzó a caminar para salir del jardín, la señora intentó detenerla pero la chica no permitió que la tocara.
-Creo que deberías esperar a que hable bien con Yuya, estoy segura de que pronto vendrá a disculparse-
La señora trataba de detener a Kana por cualquier medio posible, pero parecía como si la chica no escuchara y solo continuaba con su camino.
-Vendré a visitarlos otro día, con permiso-
Dicho esto, Kana subió al carruaje y el chofer cerró la puerta. La señora Takaki solo pudo observar como se alejaba.
Tras haberla perdido de vista, entró furiosa a la casa.
-¡¡¡No quiero que nadie atienda a ese niño mal criado ¿Entendieron?!!!
Le grito a las criadas que se encontraban limpiando, las cuales solo asintieron temerosas y continuaron con su labor.
Justo al llegar a la habitación de Yuya, sin tocar, abrió la puerta bruscamente.
-¡¡¿Qué crees que hiciste Yuya?!!-
Gritó la señora, observando como el chico estaba sentado en el sillón, mirando tranquilamente hacia la ventana.
-No entres aquí sin permiso-
Dijo indiferente ante la molestia de su madre.
-¡¡¿Acaso no te das cuenta de la falta tan grave que acabas de cometer?!!-
Yuya no respondió y continuo mirando hacia la ventana, ignorando por completo los gritos de su madre.
-¡¡Con tu actitud me llevaras a la ruina!! ¡¡¿Qué tanto te puede costar simplemente casarte con ella?!! ¡¡No te estoy pidiendo que me des nietos ni que la ames!! ¡¡Simplemente cásate con ella y haz a tu madre feliz por primera vez en tu vida!!-
Takaki estaba harto de escuchar todo esto, así que bruscamente se puso de pie y miro a su madre de una forma muy fría y sobre todo furioso.
-¡¡Te dije que no podías casarme con ella ni con nadie!! ¡¡Ahora vete de aquí si no quieres que te eche a patadas yo mismo!!-
Esta era la primera vez que Yuya le hablaba de esta forma a su madre, la señora estaba completamente sorprendida, no supo que responder.
-¡¡¿Qué no escuchaste?!!-
Dicho esto, Yuya dio un paso al frente.
-Quieras o no vas a casarte, vas a hacer algo útil para mi así tenga que buscar la manera de obligarte-
Dijo la señora en voz baja y se marchó sin poder hacer nada más. Takaki observó por la ventana como la señora se marchaba furiosa.

Yuto y Ryosuke llegaron a la mansión de Inoo y dejaron las cosas en la cocina.
-Gracias por acompañarme-
Dijo Ryosuke mientras sonreía.
-¿Tienes mucho trabajo?-
-Lo normal-
Yuto sonrió y le dijo.
-Termina pronto y vendré por ti más tarde, ¿De acuerdo?-
Ryosuke abrió sus ojos de par en par.
-De… acuerdo-
-¿Qué no quieres?-
Preguntó Yuto en tono burlón.
-¡Si quiero!-
-Bien, entonces vendré más tarde-
-¿También tienes cosas que hacer?-
Preguntó Ryosuke curioso.
-Bueno, pedí la mañana libre, pero siento que debo volver, siento que dejo al joven Kota demasiado solo, es mi trabajo acompañarlo siempre-
Yuto pudo observar como Ryosuke fruncía un poco el ceño.
-¿Te molesta?-
Le preguntó al mayor con una sonrisa burlona en el rostro.
-En lo absoluto, yo también tengo cosas que hacer, necesito ayudar a Ryutaro con los caballos, nos veremos más tarde entonces-
Respondió Ryosuke con una peculiar sonrisa en el rostro, le dio una palmadita en la espalda a Yuto y se marchó.
-Ya me la pagaras más tarde-
Murmuró Yuto mientras sonreía y se marchaba.

Yabu continuaba caminando rumbo a casa de Takaki cuando se encontró inesperadamente a Yuto en el camino.
-Joven Kota, ¿Desea que lo acompañe?-
Preguntó Yuto mientras se acercaba a él con una sonrisa en el rostro. Yabu se sorprendió de encontrar a Yuto.
-¿Qué haces por aquí?-
Vine a ver a Yamada-kun, pero creo que no necesito toda la mañana libre, por eso le pregunto si desea que lo acompañe-
Ante las palabras de Yuto pensó en pedirle que mejor regresara a casa a descansar un poco, pero después de meditarlo un poco, tuvo una mejor idea.
-Si, vamos a casa de Takaki, necesito que estés conmigo-
Esta respuesta extraño un poco a Yuto.
-¿Pasa algo malo joven?-
Yabu desvió la mirada.
-Si te tengo a mi lado observando mis movimientos no podré hacer cosas tontas de las cuales tal vez termine arrepintiéndome después-
Dijo esto pensando en lo ocurrido la noche anterior y en la forma en la que había mirado a Daiki sin querer en presencia de Kei, acto por el cual ahora se sentía arrepentido, necesitaba dejar de pensar en ello.
-Como usted diga…-
Respondió Yuto aún ligeramente confundido, pero no se atrevía a preguntar el por qué de la respuesta de su amo.
Yabu sonrió y Yuto también lo hizo, así, ambos comenzaron a caminar rumbo a la casa de Takaki.

Daiki no dejaba de pensar en la pregunta que Kei le había hecho, ¿Por qué se lo había preguntado? Por más que lo pensaba no encontraba alguna razón para ello, estaba confundido, sin embargo no se atrevía a preguntar, la expresión en el rostro de Kei era algo… seria, más que de costumbre, así que solo tomó con fuerza las riendas del caballo y bajó la mirada, por alguna razón se sentía incomodo y el mayor no decía palabra alguna para romper el silencio que se había formado.
-¿I-iremos a… visitar a Takaki?-
Preguntó Daiki un poco tímido.
-No es una mala idea-
Respondió Kei manteniendo su vista al frente mientras caminaba junto al caballo que Daiki montaba.
-Kei…-
Dijo en voz baja, se sentía extraño, no le gustaba este silencio tan incomodo, aunque bien había respondido la pregunta de Kei, no estaba seguro de que el mayor hubiese quedado completamente convencido, ¿Pero que podía hacer al respecto?
-Yo en verdad nunca voy a dejarte…-
La voz de Daiki sonó tan baja y temerosa, que por un instante dudó haber sido escuchado por Kei.
-Siento mucho si te incomodé con mi pregunta, pero sabes, somos seres humanos Daiki, nuestra naturaleza es siempre estar en constante cambio, por eso yo sé que el posible que algún día dejes de amarme, algún día yo ya no seré suficiente para ti, por eso te pido que cuando eso suceda, me lo digas claramente, sabes que odio los secretos y las traiciones-
La voz de Kei sonó fría ante estas últimas palabras, sin embargo Daiki no lograba comprender.
-¿Acaso… quieres que me aleje de ti?-
Preguntó manteniendo su voz baja.
-Yo nunca dije eso-
Respondió el mayor mientras sonreía un poco.
-Si dices que todos cambiamos, eso significa que tu también lo harás, que tú también dejarás de quererme… ¿eso es lo que realmente me quieres decir Kei?-
De pronto los pasos del mayor se detuvieron, al mismo tiempo que el caballo también lo hizo, Daiki solo observó fijamente la espalda de Kei esperando una respuesta.
-Yo no soy capaz de dejar de quererte nunca Daiki, para mi lo eres todo, siempre lo has sido y siempre lo serás hasta el día en que yo muera-
Esa voz tan firme retumbó en el interior de Daiki como una gran explosión, arrasando con todo a su paso, una respuesta realmente impactante para el menor, en estos momentos deseaba poder decir lo mismo pero… no podía hacerlo ¿Por qué no podía decir lo mismo? ¿Acaso no lo sentía también?
-Será mejor darnos prisa, tengo hambre y espero que Takaki tenga la educación de invitarnos algo de comer-
Dicho esto, Kei se giró solo para mostrarle a Daiki la sonrisa más hermosa, esa sonrisa llena de tranquilidad y alegría que caracterizaba a Kei, sin embargo no pudo llenarse de esa felicidad, se sentía extraño, confundido, necesitaba olvidarse de todos esos sentimientos extraños y aclarar su mente para así solo dedicarse a amar a Kei como lo había hecho todo este tiempo… todo el tiempo en el que Yabu no estuvo cerca… el tiempo en el que la existencia de Yabu había quedado en el olvido gracias a la amabilidad de Kei…
-Seguramente nos invitará algo-
Respondió con una sonrisa, una sonrisa un poco fingida, no lograba sonreír naturalmente sintiéndose de esa forma.
Así, ambos continuaron con su camino rumbo a la casa de Takaki.

-Parece que hay mucho movimiento-
Dijo Yuto mientras observaba fijamente la mansión de Takaki.
-Eso parece, creo que debemos entrar, tengo un mal presentimiento-
Yuto observó fijamente a Yabu, al parecer se había perdido de algo, sin embargo no dijo nada y tocó la puerta.
Rápidamente una criada abrió.
-Ah… joven… pase por favor-
-Gracias-
Dijo Yabu mientras entraba.
-¿Ha pasado algo?-
Preguntó a la criada.
-Hace un momento la señora vino y discutió con el joven Yuya-
-Vaya… ¿Y él en donde esta ahora?-
Preguntó Yabu un poco preocupado, Yuto se limitó a solo observar.
-En su habitación, ¿desea que lo anuncie?-
-Descuida, será mejor así, si necesitamos algo Yuto vendrá en mi lugar-
Al escuchar estas palabras, Yuto asintió con la cabeza y después caminó detrás de Yabu rumbo a la habitación de Takaki.
-¿Me pregunto si Chinen estará con él?-
Se preguntó Yabu en voz baja, sin embargo Yuto fue capaz de escucharlo.
-¿Quiere que vaya por Chinen-kun?-
-No, no hace falta, pero si él esta con Takaki te voy a pedir que te lo lleves con cualquier pretexto, ¿entendiste? Lo que tengo que hablar con Yuya no debe saberlo Chinen-kun-
Yuto solo asintió, no podía preguntar, sabía que estaría mal si lo hiciese, así que solo guardó silencio y continuo caminando detrás de su joven amo.

Estaba temblando, realmente se sentía molesto y por otro lado satisfecho, había logrado que aquella chica se marchara y que notara su total desacuerdo con semejante idea de matrimonio, pero sabía que su madre no se iba a dar por vencida tan fácilmente, no podía cantar victoria ahora.
-¿Se puede?-
Se escuchó del otro lado de la puerta al mismo tiempo que alguien tocaba, conocía esa voz, así que se puso de pie y abrió la puerta.
-Yabu-
El alivio en su voz fue transmitido de semejante manera que Yuto comenzó a sentirse cada vez más intrigado por la situación.
-Escuché que vino tu madre, ¿Qué ha pasado?-
Preguntó Yabu mientras Takaki se hacía a un lado para dejarlos entrar y después cerrar la puerta nuevamente.
-Antes de comenzar a hablar, ¿has visto a Yuri?-
Preguntó Takaki con un poco de preocupación.
-Creí que estaría aquí, no lo he visto desde que llegue, ¿quieres que Yuto vaya a buscarlo?-
-Por favor, en cuanto lo encuentres, sácalo de aquí, no se, inventa algo, por favor, solo por un momento, no quiero que escuche esta conversación-
Dijo Takaki dirigiéndose a Yuto.
-Como ordene-
Asintió Yuto mientras se daba media vuelta y salía de aquella habitación.
Al quedarse al fin solos, Yabu tomó asiento en uno de los sillones.
-¿Vas a explicarme lo que paso?-
Takaki se dirigió hacia la ventana, no estaría satisfecho hasta ver a Yuto salir con Chinen, necesitaba asegurarse de que el menor no escuchara nada por casualidad.

Yuto bajó las escaleras y se acercó a una de las criadas.
-Disculpa, ¿En donde puedo encontrar a Chinen-kun?-
-Esta en la cocina-
Respondió la mujer mientras continuaba limpiando, Yuto agradeció y se encaminó hacia el lugar indicado, al llegar, pudo ver de inmediato a Chinen, el cual terminaba de lavar unos platos sucios.
-Chinen-kun-
Lo nombró Yuto, el menor se sorprendió un poco.
-Yuto-kun, no sabía que estabas aquí-
-Bueno, el joven Kota y yo acabamos de llegar-
Dijo Yuto mientras se acercaba un poco para tomar un pequeño banquillo de madera y así tomar asiento.
-Vaya, si es así Yuya-sama necesitara que lleve un poco de té-
Dicho esto, Chinen terminó de lavar el último plato, estaba secando sus manos cuando Yuto se puso de pie rápidamente.
-No creo que haga falta, ambos desean hablar sin interrupciones, si no ¿Por qué imaginas que estoy aquí y no con el joven Kota?-
Chinen se puso un poco pensativo.
-Es verdad… pero aún así necesitarán algo de tomar-
-¡No!-
Exclamó Yuto sorpresivamente.
-¿Qué te sucede Yuto-kun?-
Preguntó Chinen extrañado ante el comportamiento de Yuto.
-Ya te dije que no desean interrupción alguna, tengo una idea, aprovechemos que no hay quien te vigile y salgamos un rato ¿Qué opinas?-
Chinen observó extrañado a Yuto.
-No puedo hacer eso, tengo mucho que hacer aquí-
-Solo déjalo un momento, no pasará nada, vamos-
Dijo Yuto mientras tomaba a Chinen del brazo y comenzaba a llevárselo fuera de la cocina.
-¡Espera un segundo! ¡Yo no puedo irme así!-
-Vamos será divertido, tengo una buena idea-
A decir verdad Yuto no tenía ni la más mínima idea que hacer con Chinen, pero necesitaba obedecer con lo que se le había asignado, no comprendía muy bien el por que pero si se lo habían pedido una buena razón debía de haber.

-Llegamos-
Dijo Kei mientras se detenía, ahora estaban justo frente a la casa de Takaki.
-Que bien-
Dijo Daiki mientras bajaba por su cuenta del caballo, sin darse cuenta que Kei tenía la intención de ayudarle.
-Ah ¡mira! ¿Esos no son Yuto-kun y Chinen-kun?-
Preguntó Daiki mientras observaba como el par de chicos salían de la casa.
-Es verdad…-
-Si Yuto esta aquí significa que Yabu también debe estar aquí-
Comentó Daiki mientras observaba curioso como Yuto parecía obligar al menor a salir.
-Eso parece…-
Dijo Kei mientras también los observaba, tratando así de no molestarse por cosas que tal vez eran completamente absurdas, necesitaba creer en eso.

-¡Te dije que no puedo!-
Gritó Chinen mientras se oponía lo más que podía a ser llevado por Yuto.
-Y yo te dijo que si puedes, si sigues así no me dejarás más alternativa que esto-
Dicho esto, Yuto cargó a Chinen con tanta facilidad que hasta el menor se asombró.
-¿Pero que te pasa?-
Reclamó Chinen mientras intentaba buscar la forma en la que Yuto lo bajara, pero al parecer nada daría resultado, después de todo era tan alto.
-No te bajaré, así que mejor resígnate Chinen-kun-
-¿Por qué no lo bajas?-
Preguntó Daiki con curiosidad, Yuto se detuvo y miró un poco sorprendido al mayor, al mismo tiempo que su mirada se dirigía a Kei.
-Joven Arioka, joven Inoo-
En ese momento Yuto bajó a Chinen y ambos se reverenciaron ante los dos mayores.
-¿Esta Takaki?-
Preguntó Kei a Chinen.
-Si… Yuya-sama esta en su habitación-
-¿Y ustedes dos a donde van?-
Volvió a preguntar Daiki.
-Iremos al pueblo, tenemos que ir, con su permiso-
Se reverenció Yuto y sin nada, volvió a tomar a Chinen del brazo y se lo llevó.
-Parece como si Yuto quisiera alejar lo más rápido posible a Chinen de aquí-
Dijo Daiki mientras los observaba alejarse.
-No imagines cosas raras, seguramente solo van a perder el tiempo un rato, no te fijes mucho en ellos, mejor entremos-
Kei le sonrió a Daiki y este le respondió de la misma forma, entrando así ambos en la mansión de Takaki.

-¿A dónde me llevas con tanta urgencia?-
Yuto no sabía que responder, pero necesitaba pensar en algo que responderle a Chinen.
-No lo se… tal vez no es mala idea ir a… a…-
Necesitaba pensar en algo.
-¿A dónde?-
Preguntó Chinen molesto.
-A ver a tu hermano, seguramente tiene mucho que no lo ves, vamos-
-¿A Ryu-chan?-
Yuto fingió una sonrisa y asintió.
-Por tu cara parece que no quieres ver a mi hermano-
Dijo Chinen un poco confundido.
-Es solo tu imaginación Chinen-kun, ahora vamos, vamos-
Dijo Yuto mientras continuaba jalando del brazo de Chinen.

Al ver como al fin Yuto y Chinen salían de la casa, Takaki pudo sentirse aliviado y libre de hablar.
-No creo que puedas ocultarle la situación a Chinen para siempre-
Comentó Yabu mientras observaba como Yuya tomaba asiento frente a él.
-Lo sé… pero mientras pueda evitar que lo sepa…-
-¿Y si se entera de otra forma que vas a hacer?-
-No quiero pensar en eso ahora-
Respondió mientras desviaba su mirada de la de Yabu.
-Inoo y Daiki ya llegaron también-
Al escuchar esto, los ojos de Yabu se abrieron de par en par, no podía creer que llegaran tan pronto.
-¿Ocurre algo?-
Preguntó Takaki al notar la expresión en el rostro de Yabu.
-No, no es nada-
-Ya deben de estar por tocar la puerta, en cuanto lleguen te diré lo que paso-
Yabu respiró profundo y asintió, no era que no desease ver a Daiki, al contrario, lo que realmente le preocupaba eran sus incontenibles ganas por verlo de una buena vez, sin embargo tenia que contenerse, así, inevitablemente las palabras de Ryutaro resonaron en su cabeza una vez más.
“-No mal interpreto nada, solo sé lo que vi claramente, yo solo pido que no haga algo que pueda hacer sufrir al joven Kei, con lo demás usted puede hacer lo que le plazca-”
De pronto, alguien toco a la puerta, al mismo tiempo que el corazón de Yabu dio un salto y un escalofrío recorrió su espalda.
Takaki se puso de pie y abrió la puerta.
-Vaya, hoy si que tengo muchas visitas-
-¿Eso es bueno no?-
Dijo Daiki mientras sonreía.
-En un verdadero honor que el joven Inoo venga a visitarme de nuevo-
Dijo Takaki en tono de sarcasmo mientras miraba a Kei.
-No estoy de humor para tus bromas Takaki-
-Oh eso me alegra, pasen-
Así, Takaki se hizo a un lado y ambos chicos entraron en la habitación.
-Parece que somos todos-
Dijo Takaki mientras tomaba asiento, Daiki y Kei hicieron lo mismo en otro sillón, quedando juntos.
-Yabu ya les habrá contado lo que mi madre planea hacer ¿cierto?-
Kei y Daiki asintieron.
-Pues hoy tuve el honor de conocer a mi prometida-
Los tres chicos se sorprendieron ante semejante comentario.
-¿En verdad vas a casarte?-
Preguntó Kei sorprendido.
-Por supuesto que no, no pienso seguir los caprichos de esa mujer-
Respondió Takaki con fastidio.
-¿Con esa mujer… te refieres a tu madre?-
Preguntó Daiki un poco tímido, Takaki solo asintió con la cabeza.
-¿Y por que no quieres casarte?-
Preguntó Daiki.
-Ah… porque yo… yo ya tengo a alguien a quien amar-
Respondió Yuya ligeramente nervioso.
-¿En verdad?-
Preguntó Daiki sorprendido, después miró a Kei y a Kota, ambos lucían tranquilos, como si esto no les sorprendiera en lo absoluto, y así era.
-¿Cómo crees que reaccione tu madre cuando se entere que por Chinen estas haciendo todo esto?-
Preguntó Kei mientras se cruzaba de brazos, al parecer el único sorprendido era Daiki.
-¡¡Chinen-kun!!-
-Bueno, no me interesa como reaccione, pero tampoco pienso dejar que lo sepa, su reacción puede resultar poco conveniente y no quiero que le haga daño-
-Bien dicho -
Dijo Daiki mientras se recargaba por completo en el respaldo del sillón.
-¿Entonces que le dijiste a tu madre hoy?-
Preguntó Yabu.
-Bueno, le dije que no pienso hacer lo que ella quiera, la corrí de aquí pero sé que no se va a quedar de brazos cruzados, por eso necesito ser precavido-
Respondió Yuya.
-Por eso sacaste a Chinen de aquí ¿Cierto? Al parecer no quieres que se entere de tu compromiso obligado-
Dijo Kei mientras miraba fijamente a Takaki.
-Por eso Yuto-kun se empeñaba a llevarse a Chinen-
Dijo Daiki comprendiendo un poco más la situación.
-Por ahora haré lo que pueda para que no se entere, de todas formas más adelante yo hablaré con él si es necesario, por ahora sé que yo puedo manejar solo esta situación-
-Si necesitas algo no dudes en decirnos-
Takaki sonrió ante las palabras de Daiki.
-Ahora que ya conoces a tu prometida, supongo que ya tendrás algo pensado ¿no es así?-
Preguntó Yabu.
-Aún no sé bien que tengo que hacer ahora, pero estoy seguro que mi madre volverá con algo grande, se fue muy enojada, pero no me importa, no voy a casarme-

-¡Yuto-kun!-
Gritó Chinen justo cuando llegaron a la mansión de Inoo.
-Hemos llegado-
-¿Por qué me traes aquí?-
Yuto trato de pensar en algo, no podía decirle a Chinen que le habían ordenado sacarlo de la mansión de Takaki solo por que no deseaban que escuchara lo que hablarían.
-Bueno, ya te dije, ¿No crees que sea buena idea ver a Ryutaro?-
-Yo no necesito verlo, sé que esta bien, además debe estar ocupado-
Dijo Chinen mientras se soltaba y se alejaba un poco de Yuto.
-Yuri… ¿Qué haces aquí?-
Ambos al escuchar una tercera voz dirigieron su vista hacia el chico que se encontraba junto a ellos, a unos cuantos metros de distancia.
-Ryu-chan-
Dijo Chinen mientras sonreía.
-Hemos venido de visita un momento-
Dijo Yuto mientras intentaba sonar natural.
-¿Eso es verdad?-
Preguntó Ryutaro dirigiéndose a Chinen.
-Es él quien tiene deseos de visitar gente-
Respondió con un ligero fastidio mientras señalaba a Yuto.
-Yamada-kun esta adentro-
Esta vez Ryutaro miró a Yuto.
-Oh, pero… ¿no se alegran de al fin verse?-
Preguntó un poco nervioso.
-No tiene mucho que nos vimos, además no somos hermanos de verdad-
Dijo Ryutaro con seriedad, sin embargo, al ver la expresión que se formaba en el rostro de Yuri pudo darse cuenta de lo que había dicho.
-Lo siento… no quise decirlo de esa forma…-
-Descuida, supongo que ya no me ves como tu hermano mayor-
Dijo Yuri con una amarga sonrisa.
-No es eso, he tenido un día pesado y no sé lo que digo, a decir verdad, me da mucho gusto verte, Yuri-niichan-
El mayor sonrió al escuchar estas palabras.
-¿Ven? No fue tan mala idea esta reunión inesperada-
Dijo Yuto mientras sonreía satisfecho de ver que después de todo, las cosas no estaban saliendo mal.
-¿En verdad esta era tu intensión desde el principio?-
Preguntó Chinen mientras miraba a Yuto, esperando que algo lo delatara de lo contrario.
-¡Por supuesto! Ahora mejor entremos un momento, volveremos más tarde ¿te parece?-
Chinen frunció un poco el ceño y después miró a Ryutaro.
-¿Esta bien que entre?-
-Esta bien, casi he terminado, además el joven Kei no esta en casa-
-Todos están en casa del joven Takaki-
Dijo Yuto mientras caminaba junto a los otros dos chicos hacia el interior de la mansión.

-Joven Keito, ¿Qué es lo que realmente busca?-
-No lo sé, no busco nada, solo quiero conocer este lugar-
Respondió el joven a su mayordomo mientras miraba con atención a su alrededor y a la gente que se encontraba en el pueblo.
-Deberíamos volver joven, este no es lugar para que usted este aquí-
-No digas esas cosas, es un lugar agra-
-¡Cuidado!-
Exclamó el mayordomo al ver como su joven amo casi era golpeado por una carretilla que transportaba carbón.
-¡No deberías pararte aquí en donde pasa la gente niño!-
Exclamó el joven que llevaba aquella carretilla, estaba molesto puesto que por poco su preciado carbón cae al suelo.
-Lo siento mucho, no era mi intensión molestar-
Se disculpó Keito, después de esto observó detenidamente a aquel joven, esa piel morena y ropas sucias, ese rostro, ahora lo recordaba.
-Tu eres el joven herrero que vi ayer-
Dijo un poco sorprendido, aquel chico pareció intentar recordar.
-Ah… tú eres el niño del pañuelo-
-Mi nombre es Okamoto, Keito Okamoto, mucho gusto Hikaru…-
El mayor se sorprendió ante semejante presentación.
-Hikaru Yaotome, ese es mi nombre-
Respondió sonriente.
-Esta vez no estas martillando de forma ruidosa-
Comentó Keito con voz tranquila.
-Bueno, mi trabajo es hacer tantas cosas para aquel herrero, si no me pone a martillar el metal me pide que le lleve más carbón para el horno, aún así el trabajo nunca termina mi joven noble-
Keito sonrió al escuchar estas palabras.
-Me presentado contigo, puedes decirme Keito-
-¡Oh no! Usted y yo no tenemos esa clase de amistad para hablarnos de esa forma, además parece que este señor se enfermará si escuchará como digo su nombre, es mera casualidad que nos hayamos encontrado el día de hoy, ahora debo irme o me dejarán sin comer, con permiso-
Dicho esto, Hikaru partió empujando de nueva cuenta aquella carretilla, Keito simplemente se limitó a seguirlo con la mirada.
-¿No estará pensando en entablar amistad con el ayudante de un herrero verdad?-
Preguntó el mayordomo con una expresión poco agradable.
-Las personas con las que yo haga amistad no tienen que ver contigo, soy libre de elegir a la gente con la que quiero entablar una amistad, ¿has entendido?-
La voz de Keito fue firme, a pesar de venir de una buena familia, nunca le importó relacionarse con la gente pobre, además, su madre no le prohibía esa clase de comportamiento, lo cual no le preocupaba en lo absoluto.
-Tengo hambre, vayamos a casa-

Después de un buen rato, los cuatro chicos ya se encontraban hablando de otras cosas, de cierta forma, Takaki se sentía mucho mejor ahora, se había relajado bastante hablando con sus amigos que ahora el asunto de su madre era tan insignificante.
-La comida esta servida joven-
Anunció una de las criadas del otro lado de la puerta.
-Al fin, muero de hambre-
Se expresó Kei, quien fue el primero en ponerse de pie.
-¿No me dirás que solo has venido a comer cierto?-
Preguntó Takaki con una sonrisa burlona.
-Por supuesto, si no a que más vendría-
Bromeo Kei, de alguna forma su humor había mejorado, de hecho, los cuatro chicos se encontraban realmente relajados.
Al bajar al comedor, todos tomaron asiento y comenzaron a comer.
-Vaya, esto parece una reunión de verdad-
Exclamó Yabu mientras se deleitaba con los platillos servidos.
-Es rara la ocasión en la que Takaki nos invita a comer, debemos aprovechar-
Dijo Kei mientras sonreía.
-Si, aprovecha, por que no volverá a ocurrir-
Todos rieron al mismo tiempo y comenzaron a comer.
Inesperadamente, todos se quedaron en silencio, este silencio comenzó a despertar cierta inquietud en Yabu, el tener a Daiki justo frente a él no era algo bueno para él, necesitaba concentrarse tan solo en su comida, deseaba poder sacar un tema de conversación pero su mente estaba inesperadamente en blanco, sus ojos luchaban por no ver a Daiki, pero era difícil, hasta que no pudo evitarlo y de vez en cuando levantaba la mirada solo para ver al menor totalmente concentrado en su comida, lo cual estaba bien, no sabría como iba a reaccionar si sus miradas se encontraban.
Por otro lado, Daiki comía tranquilamente, se esforzaba a sobre manera en solo concentrarse en ello, todo estaba en silencio y a momentos llegaba a pensar que se encontraba a solas con Yabu en aquel gran comedor, pero de inmediato se esforzaba por volver a la realidad y ver a Kei a su lado le ayudaba a hacerlo, debía dejar de pensar de esa forma, sin embargo sus ojos necesitaban ver, por lo menos por un instante a Yabu, así que fugazmente levantó la mirada para poder verlo, al mismo tiempo que se llevaba un pedazo de carne a la boca. Gran fue su sorpresa que sus ojos se encontraron con los de Yabu e inevitablemente casi se atraganta al intentar pasar bocado, no se esperaba esto.
-¿Estas bien?-
Le preguntó Kei mientras le acercaba un poco de agua. Como pudo tomo aquella copa y tomo un poco de agua, sin embargo el nerviosismo que sentía no desapareció con el agua.
-E-estoy bien-
Logró decir mientras aclaraba un poco su garganta.
Yabu intentó concentrarse de nuevo en su comida, para ocultar lo que había sucedido, esperaba de verdad que Kei no se hubiese dado cuenta del momento en que sus miradas se encontraron.
Y bueno, si bien Kei no notó este detalle, quien si lo hizo fue Takaki, quien solo observó silenciosamente las reacciones de Yabu y de Daiki mientras continuaba comiendo.
Después de comer, todos se dirigieron a la gran sala en donde les fue servido un poco de té.
-Quedé satisfecho-
Dijo Kei mientras frotaba un poco su estomago.
-Estuvo delicioso-
Comentó Yabu mientras tomaba un poco de té.
-Es tarde… Yuto ya tardó demasiado con Chinen ¿no te parece?-
Preguntó Takaki dirigiéndose a Yabu.
-Es verdad no lo había notado, seguramente no tardarán mucho-
Respondió con tranquilidad ante la evidente preocupación de Takaki.

Chinen estaba junto a Ryutaro en los establos, observando como el mayor alimentaba a los tres caballos que ahí se encontraban.
-¿El joven Kei se llevó a Jupiter cierto?-
Preguntó Chinen.
-Sí, siempre sale con él-
Sonrió Ryutaro mientras se acercaba al mayor.
-Ryu-chan… sabes que lo que sientes por él no-
-Ya lo sé-
Interrumpió Ryutaro mientras se sentaba sobre la suave paja.
-¿Su relación con el joven Daiki va bien?-
Ante la pregunta de Yuri, solo bajó la mirada.
-No lo sé, espero que si-
Respondió un poco indiferente.
-¿En verdad es lo que deseas?-
-Yo sé que el joven Daiki, de cierta forma, significa todo para el joven Kei… y yo solo deseo su felicidad, si esta se encuentra en el joven Daiki entonces yo estoy de acuerdo-
Yuri miró con tristeza a su pequeño hermano.
-¿Recuerdas el día en que llegaste a casa por primera vez?-
-Recuerdo un poco-
Respondió Ryutaro con una débil sonrisa en el rostro.
-Eras como un muñeco, no hablabas, no te movías, ni siquiera llorabas cuando tenías pesadillas, sin embargo mi madre estaba feliz de que el joven Kei te hubiese sacado de esa casa en llamas con vida, yo sé que por alguna razón el joven Kei estuvo ahí para salvarte-
Ryutaro suspiro un poco y se recostó por completo.
-Tal vez yo soy la persona indicada para cuidar de él siempre, en todo momento, vigilando que siempre sea capaz de sonreír-
-¿En verdad lo ves de esa forma?-
Preguntó Yuri mientras se recostaba junto a Ryutaro.
-No hay otra forma de verlo, yo serviré al joven Kei toda mi vida, lo he jurado-
Yuri sonrió débilmente al escuchar estas palabras.
-El día que llegaste a este lugar, mamá me contó que el joven Kei te recibió con un fuerte abrazo, mamá cuenta ese momento como si el joven hubiese recibido al fin lo que más necesitaba ante la situación que estaba viviendo-
Ryutaro no dijo nada.
-Seguramente el joven Kei esta conciente de lo afortunado que es al tenerte a su lado-
-Últimamente peleamos mucho-
Dijo Ryutaro mientras sonreía un poco.
-No lo hagas enojar, es muy despistado para darse cuenta de lo que eres, al menos así lo describe mamá-
-Puede ser-
-Me alegra ver que te encuentras bien, deberías visitar a mamá, también se preocupa por ti, aunque no seas su hijo, en verdad te quiere como si lo fueras y eso bien lo sabes ¿cierto?-
Ryutaro solo asintió con la cabeza.
-Iré a visitarla pronto, lo prometo-
-Es hora de que vuelva con Yuya-sama, ha pasado mucho tiempo y aún tengo cosas que hacer-
-Te acompañaré-
Dijo Ryutaro mientras Yuri se ponía de pie.
-Descuida, iré por Yuto, el también debe volver ya que el joven Kota se encuentra con Yuya-sama-
-¿El… joven Kota también esta ahí?-
Preguntó Ryutaro, no podía evitar el sentirse preocupado, sabía que lo que había visto entre el joven Daiki y el joven Kota no era algo muy normal.
-Si ¿Por qué pones esa cara?-
-Ah no… por nada, entonces deberían marcharse ahora, muy pronto comenzará a anochecer-
Así, ambos chicos salieron del establo y entraron a la mansión, buscaron a Yuto quien se encontraba ayudando a Ryosuke a limpiar el gran librero de la biblioteca.
-¿Han estado limpiando todo este tiempo?-
Preguntó Ryutaro.
-El quiso ayudarme-
Respondió Ryosuke con una sonrisa.
-Siento interrumpir tu momento de caridad pero es hora de que se marchen-
Dijo Ryutaro dirigiéndose a Yuto.
-Ah… es verdad-
Dijo mientras acomodaba el último libro.
-Vámonos Chinen-kun, nuestros señores esperan, supongo-
Sonrió torpemente.
-Gracias por traerme, supongo que después de todo si fue una buena idea-
Agradeció Chinen.
-Nos vamos, nos vemos después-
Se despidió Yuto mirando solo a Ryosuke, el cual solo sonrió.

Al llegar a la mansión de Takaki, ambos entraron por una puerta trasera que daba a la cocina.
-Bien, llegamos-
Dijo Yuto.
-Están en la sala-
Dijo Chinen mientras escuchaba voces.
-Es verdad-
Confirmo Yuto mientras también escuchaba con atención.
-Será mejor que vaya con el joven Kota y le diga que hemos llegado, tu no te preocupes y mejor ve a terminar tus deberes-
-No pensaba esperar a que lo dijeras-
Dijo Chinen con cierto fastidio mientras salía de la cocina para buscar lo que le hacia falta terminar.

-Joven Kota-
Dijo Yuto, acercándose a su joven.
-¿En donde estaban? Tardaron demasiado-
Dijo Takaki mientras miraba fijamente a Yuto.
-Fuimos a ver a Ryutaro y se quedaron conversando un largo rato-
Se excusó Yuto.
-No te enojes con Yuto, el solo cumplió con lo que tu querías-
Dijo Yabu mientras se ponía de pie.
-Gracias Yuto-kun-
Agradeció Takaki esta vez con una sonrisa.
-No fue nada-
-Creo que es hora de partir, comienza a ser tarde-
Dijo Yabu.
-Es verdad, debemos irnos-
Dijo Kei mientras se ponía de pie al mismo tiempo que Daiki también lo hacía.
-Gracias por su visita-
Dijo Takaki.
-Si necesitas algo, aunque sea solo desahogarte, no dudes en buscarnos-
Ante las palabras de Daiki, los demás asintieron en forma de aceptación y de transmitir apoyo para Takaki.
-Se los agradezco-
Así, todos caminaron hacia la puerta, Takaki se quedó adentro.
-Nos vemos después-
Se despidió de sus amigos.
-Seguro-
Dijo Kei mientras sonreía, así, Takaki cerró la puerta.
-¿Quieres que te acompañe a casa?-
Preguntó Kei a Daiki.
-Descuida, puedo irme con Yabu, es tarde y no estas acostumbrado a caminar de noche-
Sonrió Daiki, sin embargo Kei deseaba decirle que lo llevaría a su casa de todos modos, pero de solo pensarlo se sintió un poco torpe así que no lo hizo y solo asintió.
-Vayan con cuidado-
Dijo Kei mirando fijamente a Yabu.
-Descuida, aún no es tan tarde, y vivimos cerca, no habrá problema-
Sonrió Yabu, aunque por dentro no estaba tan seguro de lo último, agradecía a sobre manera que Yuto estuviera con ellos.
Así, Kei montó su caballo y con una sonrisa se despidió de Daiki.
-Nos vemos mañana-
Daiki sonrió de vuelta.
-Claro-
Y sin más, Kei partió rumbo a su casa, con una opresión inexplicable en su pecho.

---------------------------

No se si ya sabian, pero yo dije que este fic iba a ser largo como la cuaresma~ see~ y en verdad lo será, tengo tantas cosas planedas [que recordé después de leerle todo el fic para poder continuar lol] que ya las anoté para no olvidarlas tan feo XD
Como verán, me estoy metiendo mucho con el TakaChii, pero poco a poco Yabu y Daiki ahi van de obsesivos uno con el otro, lo cual cumple con el objetivo del fic XD
Tengan mucha pero mucha paciencia conmigo ;__; yo se que quieren leer más y en verdad les daré más a la brevedad posible!!
Respecto a InooTaro, si, lo sé, soy cruel con el pobre de Ryu, pero así tiene que ser para que sepa más rico que no? *~* creo que los únicos que derraman miel son YamaJima XD para colmo! y luego me quejo de que dicen que ellos son mis mega favoritos cuando yo soy openmind y me gustan todos con todos XD
Pero en fin, el HikaTo va lento, si, les dije que es improvisado, soy sincera -u- a ellos no los tenía planeados en este fic así que en verdad, no se esperen la gran cosa de ellos, pero descuiden fans del HikaTo que serán bien recompenzadas en Fated, que por cierto, ahi la llevo tambien LOL culpen a la estupida tarea que no me deja vivir ;___;

Bueno, ya para largarme, quiero hacer promoción *~*
Mi amiguisima Morita y Yo estamos con un programa de radio, se estreno la semana pasada y mañana Martes [hoy xD] es la segunda entrega, así que les pido de rodillas nos escuchen si desean divertirse con nosotras y nuestras locas secciones XD
Aqui les dejo el link Music JUMP Box el Horario es TODOS LOS MARTES de 8 a 10 de la noche [Hora México] si desean consultar de otros paises me dicen por facebook -AQUI- y sirve que se unen de una vez XD

Ahora si, gracias por leer el fic y mis notas frustradas al final *~*
Espero sus comentarios llenos de amor o ganas de matarme XD acepto de todo~

7 comentarios:

Haruki-chan dijo...

YAHOOOO PRIMERA EN COMENTAR!!!!!!!!!!! ENTONCES MIOOOOOOOO!!!!!!!!! *W* OJOJOJOJOJO

OK DESPUES DE MI COMENT TODO RARO LO LEERE ASIQUE DESPUES VOLVERE A COMENTAR ^^

ARIGATO AYAA-CHAN CHUKI!!!!!!

yunii ♥ dijo...

kyaaaaaaaaaaaaaaa *Q* ayaa te amo ♥♥♥♥ me encanta lo ame lo adore es realmente bello ♥♥3♥♥ amo tu yamajima y ya quiero saber q pasa kyaaaaaaaa realmente vale la pena esperar todo este tiempo ♥♥♥♥♥

♥soanychinenlove♥ dijo...

asdasdasdasd Otra vez me levanto feliz apesar de los sintomas k me siento T__T tus fics tienen un efecto <3
azuu mi principe ;OO; el y su amor por daiki...cuando este ya no le corresponde tanto u.u
se me partira el alma cuando llege el momento de que lo sepa Inoo ;O;
Yabu traicionero!! é.é
ok no ya tu lo viste primero u.u
y yuyan bien hecho que largo a su mama...pero esta le saldra caro x.x seguro vendra reforzada!!!
espero y no deje que le monten a esa tipa¬¬
y chinen cuando sepa no quiero ni pensar como se pondra esa cosita T__T x eso es mejor k yuyan se lo diga a que se entere x otros!
hahaha esa de ryosuke fue buena ;D
Yuto le da celos, el tambien lo contra ataca!! hahaha~

contii *-*

mabelucome dijo...

Lo renovaste!!!!!!!!!!! *-*

Waaaaaaaaaa, AMO la tensión sexual entre Daiki y Kota, aunque Kei me da lastimita T^T Pero mi querer que estos dos hagan algo ya *mente pervertida desarrollándose*

Yamajima is love~ Qué bonito es, todo amor ^^

Buuuuuu, la mamá de Takaki es malvada, tengo miedo de saber qué le hará a Chii si se entera de todo, Kowaii

Hikato lentito, lo amo!!! Mejor que te salga así de poco a poco y esto tenga mas capitulos asdasdas

Haruki-chan dijo...

HOOOOEEEEEEEEEEEEEEEE BELLO BELLO BELLOOOOO!!!!!!!!!!!!!!!!! NENA TE COMENTO EN EL FACE ^^

Anónimo dijo...

me encanto se esta poniendo bien chida plis visitami blogspot es http://-Hitomy-Katunyheysayjump-18.blogspot.com
me recomiendas a tus amigas plis

amu dijo...

waa!! ase tres dias descubri tus fics y...yy.y. ME ENAMORADO realmente me encanta tu manera de escribir las cosa pero bueno T.T yo keria k este fic fira inodai pero creo k no es asi HO SI? o_0 si ge escribiendo xfa

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!