viernes, 5 de noviembre de 2010

A new song [Cap. 6]

Capítulo 6

Lentamente ambos comenzaron a abrir sus bocas, buscando así profundizar más aquel beso. Poco a poco Jin tomo con una mano la cabeza de Jun y lo fue recostando sobre la cama, este solo cedió ante Jin sin dejar de besarlo, aquellos besos eran lentos y suaves, ambos anhelando que ese momento jamás terminara.
De pronto, Jun pudo sentir como Jin acariciaba su cuello, sin dejar de besarlo, bajando una de sus manos lentamente, acariciando su pecho por encima de la camisa, deslizando sus dedos con delicadeza, recorriendo su cadera. Por otro lado, Jun rodeó el cuello de Jin con ambos brazos, después comenzó a jugar con el cabello de Jin, entrelazándolo en sus dedos. Ambos simplemente se estaban dejando llevar por el momento.
Todo era perfecto, hasta que de pronto se escuchó como alguien tocaba desesperadamente a la puerta, alguien que Jin sabía perfectamente de quien se trataba, sin embargo, dejaron de besarse lentamente, se miraron fijamente a los ojos, comenzaban a olvidar que alguien tocaba a la puerta cuando los golpes comenzaron a ser más fuertes y más insistentes, acompañados por gritos desesperados.

-¡¡¡Jin!!! ¡¡Sé que estás ahí!!!-

Sin embargo, Jun y Jin no dejaban de verse fijamente a los ojos, sin decir nada, no tenían deseos de separarse, pero fue Jun el que rompió con aquel silencio.
-Creo que deberías abrir…-
Dicho esto, alejó a Jin y se reincorporó, sentándose sobre la cama, dándole la espalda a Jin.
-No creo que sea buena idea, no contigo aquí…-
Dijo Jin con cierto pesar y con tristeza en la voz.
-¿Por qué? ¿Quién es quien toca tan desesperadamente?-
Preguntó Jun lleno de curiosidad, después de todo no era tan normal que alguien tocase así una puerta.
-Bueno él…-
Jun estaba atento esperando una respuesta, cuando se escuchó un gritó más desesperado.

-¡¡¡Por favor abre!!!-

Al parecer Jun estaba comprendiendo un poco la situación, o al menos de quien tocaba la puerta.

-¿Por qué no le abres?-
Dijo Jun mientras se ponía de pie y salía de la habitación, caminó rumbo a la sala y tomó sus cosas.
-Es que…-
-¿Es tu novio cierto?-
Preguntó Jun con una sonrisa fingida dibujada en el rostro. Jin se quedó callado y solo bajo la mirada, eso le dio la respuesta que buscaba.
-No está bien que lo hagas sufrir de esta manera-
Y mientras decía estas vacías palabras, caminó rumbo a la puerta, con cuidado quitó los seguros, corrió la cadena y abrió la puerta, topándose de frente con un chico más o menos de su estatura, con la mirada triste pero sorprendido al verlo.
-¿Tú quién eres?-
Preguntó el chico completamente sorprendido.
Rápidamente Jin se acercó y apareció detrás de Jun.
-Kame…-
-Jin… ¿Quién es él? ¿Por qué están encerrados? ¿Por qué no me abrías?-
Jun pudo percibir la desesperación en la voz del chico.
-Disculpa, mi nombre es Matsumoto Jun, soy personal de mantenimiento del edificio y vine para una revisión de las instalaciones, tuve que comprobar que los seguros funcionaban correctamente, el joven Akanishi estaba ocupado en su habitación, disculpe las molestias joven…-
-Kamenashi-
Dijo Kame aún con fastidio, sin embargo más aliviado, aunque no del todo, puesto que notó que Matsumoto llevaba puesta ropa de Jin.
-¿Y por qué trae tu ropa?-
-Tuvimos que limpiar y mi traje quedó completamente sucio, Akanishi-san me prestó esto-
Respondió Jun con tranquilidad, fingiendo a la perfección que esta situación no le afectaba en lo absoluto, Jin estaba sorprendido por su excelente actuación.
-Ahora, si me disculpa, debo retirarme, mi trabajo ha terminado-
Y con una reverencia, Jun se dispuso a salir del departamento, Kame se hizo a un lado para dejarlo pasar, así, Jun se marchó, sin despedirse de Jin, sin siquiera mirarlo a los ojos, estaba decepcionado y avergonzado al mismo tiempo, lo único que deseaba era salir lo más pronto posible de aquel lugar, y eso hizo.

Al quedarse solos, Kame entró sin pedir permiso, cerrando la puerta, Jin se dirigió hacia el sillón y se dejó caer sobre de él.
-Esto se ve… diferente-
Dijo Kame sorprendido mientras miraba a su alrededor, estaba limpio y ordenado.
-Solo está limpio-
Dijo Jin con fastidio mientras encendía un cigarrillo.
-Pues se ve bastante bien, ya había olvidado que tan amplio era este lugar, hiciste un buen trabajo limpiando, me hubieses llamado, habría venido a ayudarte-
-Tú nunca has hecho esta clase de cosas, además para eso vino Matsumoto, no te fijes mucho en eso-
Kame observó fijamente a Jin.
-¿De verdad solo es un empleado? ¿No hacían nada diferente verdad?-
-Por supuesto que no, que cosas dices, deja tus celos a un lado, hoy no estoy de humor para escuchar tus reclamos y dudas-
-¿Sigues molesto conmigo?-
-No estoy molesto-
-Últimamente, cada que hablas conmigo, es como si estuvieses molesto, como si me odiaras, ¿acaso hice algo mal? ¿Ya no me amas?-
Esa última pregunta resonó en la cabeza de Jin como un eco, ¿acaso ya no amaba a Kame como solía hacerlo? ¿Desde cuándo? No estaba seguro pero sabía que no era una buena idea responder ahora.
-No digas esas cosas, mejor dime, ¿Tienes hambre?-
Kame se quedó callado por unos segundos, después sonrió y dijo.
-Un poco, ¿Quieres comer algo?-
-Sí, muero de hambre, ¿Te parece si salimos juntos a comer algo?-
Por primera vez, en mucho tiempo, Jin pudo observar la emoción en el rostro de Kame, era como la expresión de un niño pequeño al que le has dado una buena noticia, era tierno, y esto provoco que una sonrisa se dibujase en su rostro.
-De acuerdo, ¿A dónde iremos?-
-¿A dónde quieres ir tú?-
Preguntó Jin con una sonrisa en el rostro.
-Bueno, hace poco visité un lugar nuevo y la comida es bastante buena, ¿vamos? Traje mi auto, podemos ir en el-
-De acuerdo, solo iré por mi abrigo, no tardo-
Con una sonrisa, Kame asintió y observó como Jin entraba a su habitación. Minutos después ambos se encontraban en el auto de Kame rumbo a aquel restaurante.

Llegó a casa lo más rápido que pudo, y lo primero que hizo fue botar todas sus cosas sobre el sillón, entró a su habitación y se dejó caer sobre la cama. Estaba confundido, nervioso, asustado y decepcionado, todo al mismo tiempo, tenía unas increíbles ganas de llorar y al mismo tiempo de golpear algo. Sin embargo se contuvo, respiro profundo y cerró los ojos.
-Tengo que calmarme…-
Se dijo, intentado así tranquilizarse un poco, después de respirar profundamente varias veces, lentamente se reincorporó y se puso de pie, encendió su pequeño estéreo y ambiento el lugar con un poco de música, después se dirigió al librero y tomó su cajetilla de cigarros, estaba consciente de que se había prometido dejar de fumar, hacía tiempo que ya no lo hacía, pero esta vez lo necesitaba.
Se desplomó sobre el sillón, fumó y dejó salir aquel humo lentamente, después dejó el cigarrillo sobre un pequeño cenicero de cristal que estaba encima de la mesita de centro.
Por más que lo intentaba, no podía sacar de su mente lo ocurrido con Akanishi, todo estaba resultando tan extrañamente perfecto, ¿Por qué tenía que llegar su novio? No, esa no era la pregunta correcta, más bien sería ¿Por qué Jin tenía novio? Sentía que aquello no era justo, en lo absoluto, entonces comenzó a pensar, ¿Qué sería de su vida ahora si hubiese conocido a Jin mucho antes de que tuviera novio? Era una pregunta complicada, después de todo ignoraba que sería de la vida de Akanishi para ese entonces, y si comparaba los tiempos, el, en esa época, aseguraba estar completamente enamorado de Sho.
Sho… casi lo había olvidado por completo, ¿Cómo pudo olvidar la confesión de Sho? ¿Acaso no era lo que siempre estuvo esperando? ¿Por qué ahora que se había vuelto realidad no se sentía bien?
De pronto la cabeza comenzó a dolerle, después de todo ya eran demasiadas preguntas en su cabeza, en lugar de relajarse solo estaba agobiándose más de la cuenta, y todo por un simple beso.
-Un beso de Jin…-
Murmuró mientras volvía a fumar de su cigarro y dejaba salir el humo lentamente. De pronto pudo percibir el suave aroma de Akanishi, era tonto, ¿Cómo era posible que percibiera su aroma si ni siquiera estaba cerca de él?
Entonces reaccionó y recordó que llevaba puesta su ropa.
-¿Así que es por esto eh?-
Observó fijamente los pantalones y la playera que llevaba puestos, después se dejó caer sobre el sillón, se acomodó en posición fetal y se abrazó con fuerza, como si así fuese capaz de abrazar a Akanishi.
-Esto está mal… pero… ¿Qué puedo hacer?...-
Se dijo en voz baja sin dejar de abrazarse, de embriagarse del suave aroma de Jin que se desprendía de su ropa, al mismo tiempo, volvía a sentir la suave sensación de los labios de Akanishi sobre los suyos. Y sin más, lentamente, se quedó profundamente dormido.

Después de haber comido en un restaurante ligeramente lujoso, ambos volvían al departamento de Jin, al parecer Kame hablaba y hablaba cosas que Jin no escuchaba claramente, simplemente no le estaba prestando la atención suficiente, no tenía ánimos, no podía sacarse de la cabeza a Matsumoto, ¿Por qué lo había besado? No lograba comprenderlo, pero de algo estaba completamente seguro, no se arrepentía de haberlo hecho.
-Jin…-
-¿Sí?-
-Ya llegamos…-
Dijo Kame tímidamente, desde hace unos minutos había notado que Jin no le prestaba atención y deseaba saber porque.
-Ah… gracias por la cena…-
-De nada-
Ambos se quedaron en silencio, después Kame habló.
-¿Puedo… entrar?-
Jin meditó aquello, en realidad quería estar solo, pero ¿Cómo decirlo sin que Kame se molestara? Bueno, no había forma, así que igual trataría de afrontar la reacción de Kame.
-Lo siento, me siento muy cansado, ¿te parece si mejor nos vemos mañana?-
Extrañamente, Kame aceptó tranquilamente.
-De acuerdo, descansa-
Jin trato de no demostrar su asombro.
-Gracias… nos vemos-
Torpemente se quitó el cinturón de seguridad y abrió la puerta, estaba a punto de salir, hasta que Kame habló, deteniéndolo.
-Jin… te amo-
Sorprendido, miró a Kame, no sabía que decir, una parte de él deseaba decirle que también lo amaba, pero ni una sola palabra salía de su boca, ¿Por qué?
-Nos vemos mañana…-
Fue lo único que logró responder, rápidamente salió del auto y entro al edificio.
Kame se quedó inmóvil durante unos segundos observó como Jin entraba al edificio, después pudo sentir como un profundo dolor le oprimía el pecho, deseaba gritar, desahogarse… llorar. Así que arrancó el auto y condujo hacia el único lugar en donde podía hacerlo.

Al sentir un poco de frío se movió un poco, trató de volver a dormir pero fue imposible, le dolía la espalda por la incómoda posición en la que había dormido, así que sin más se reincorporó, instintivamente miró hacia la ventana, estaba todo completamente obscuro, provocando que se desorientara un poco.
-Pero… ¿Qué hora es?...-
Se preguntó mientras bostezaba y se tallaba los ojos, miró el reloj que estaba sobre el librero, eran casi las ocho de la noche.
De pronto la cabeza comenzó a dolerle acompañado de un vacío en el estómago.
-Dormí demasiado…-
Torpemente se puso de pie, caminó hacia la cocina y solo tomó un poco de agua, después le echó un vistazo al refrigerador.
-Con esto estará bien-
Dijo mientras tomaba un poco de jamón y de queso, así, se preparó solo un emparedado.
Estaba por terminar de comer cuando su teléfono comenzó a sonar.
-¿Quién podrá ser?-
Se preguntó, no tenía ánimos de hablar con nadie, pero aun así respondió.
-¿Sí?-
-Jun, ¿Cómo estás?-
-Sho… ahm… bien, estoy bien, ¿Por qué la pregunta?-
-Solo quería saber, ¿Estas ocupado?-
-No… no, solo estoy terminando de… cenar-
-Ya veo…-
-¿Ocurre algo?-
-Nada, solo llamaba para… para… escuchar tu voz… eso es todo-
Dicho esto, Sho dejó escapar una pequeña risa, que le causó un sentimiento extraño a Jun.
-Oh… bien… yo… yo también quería escucharte-
Mintió, no sabía porque, simplemente se sintió obligado a hacerlo.
-¿De verdad?-
Jun pudo percibir la ilusión en la voz de Sho, esto lo hizo sentir más culpable.
-¿Estas en el trabajo?-
-Sí, hoy saldré tarde-
-Una vez más ¿Cierto?-
Sho río ante el comentario sarcástico de Jun.
-Jun… ¿Puedo escuchar tu respuesta ahora?-
Era lógico que la respuesta era un no, sin embargo Jun estaba confundido, no quería que Sho pensara que evitaba darle una respuesta, aunque eso era verdad.
-Yo… yo… pues…-
Sho suspiró.
-Está bien, de todas formas, sea lo que sea, es mejor escucharlo en persona, así que… ¿Estas libre mañana?-
-¿Mañana?... Sí… después del trabajo…-
-Perfecto, pediré día libre para mañana así que ya es un hecho, ¿De acuerdo?-
-De acuerdo…-
-Bien, entonces… hasta mañana…-
-Hasta mañana…-
-¿Ya no saldrás ahora o sí?-
-¿Eh?... no, no, ¿Por qué habría de salir ahora?-
-Bien, entonces, descansa-
La felicidad que transmitía Sho en su voz agobiaba a Jun, se sentía mal, inquieto, culpable.
-Gracias… tú… regresa con cuidado a casa-
-Lo haré, hasta mañana-
-Hasta mañana…-
Así, Jun colgó, no quería esperar a escuchar que más le podría decir Sho, solo lo haría sentir más culpable, sentía que lo estaba traicionando, al no ser honesto, pero ¿Cómo ser honesto cuando él mismo desconocía lo que sentía?
De nueva cuenta aquel beso con Jin apareció en su mente, aún llevaba su ropa, así que aun podía percibir aquel aroma, era realmente delicioso. De pronto la voz de Jin cantando comenzó a resonar por su cabeza, ya no podía evitarlo más, necesitaba escucharlo, necesitaba verlo, ahora.
Así que con rapidez entró a su habitación y se cambió de ropa rápidamente, tomó sus llaves y las guardo en el bolsillo de su abrigo, a propósito dejó su teléfono sobre la mesa y sin más salió, sabía perfectamente a donde quería ir, en donde quería estar, en donde seguramente estaría Jin.

Acababa de ducharse y cambiarse, se sentía extraño, la triste mirada de Kame al no recibir una respuesta de su parte lo hacía sentirse pésimo, pero es que no podía hacer nada, en verdad dudaba demasiado de sus sentimientos por Kame.
-¿Por qué?...-
Se preguntaba mientras terminaba de guardar su guitarra. Tomó sus llaves, se puso su elegante chamarra de cuero, tomo su guitarra y antes de salir le hecho un vistazo a su departamento, en verdad lucía muy diferente, de pronto comenzó a recordar como Matsumoto le ayudaba a ordenar todo, a limpiar, después como lucía con su ropa puesta, luego, aquel beso, ¿Por qué lo había besado? No estaba bien, él tenía a Kame, al único que podía besar era a Kame, eso lo sabía perfectamente, y sin embargo lo había hecho. Pronto, lo único que ocupaba su cabeza era la sensación de aquel beso, lo bien que sintió cuando Matsumoto jugaba con su cabello, lo dulces que eran sus labios, lo deliciosos que eran, era algo extraño, diferente, jamás se había sentido así, ni siquiera con Kame, a quien supuestamente amaba y le debía tantas cosas.
-¿Por qué lo besé?-
Estaba consciente de la respuesta, solo que ahora no estaba completamente consciente como para aceptarla.
Con un suspiró se dio media vuelta, apagó la luz y salió del departamento, necesitaba cantar para desahogarse, pero era evidente que necesitaba más ver a Jun, aunque estaba seguro de que no era lo más correcto ni lo más justo para Kame.

Leía tranquilamente su libro favorito por tercera vez, no había nada más que hacer, le gustaba, el silencio y soledad de su departamento eran ideales para leer un rato.
Justo llegaba a la mejor parte de su lectura, cuando el sonido del timbre lo desconcentró completamente. Pensó en no abrir, no esperaba a nadie, sin embargo el timbre volvió a sonar, esta vez con más insistencia, esto lo estaba desesperando.
-¿Quién es?-
Gritó desde la comodidad de su sillón, pero nadie respondió, en su lugar sonó nuevamente el timbre, era evidente que esa persona no se marcharía tan fácilmente, así que con un suspiro, se puso de pie, dejó el libro sobre el sillón y caminó hacia la puerta.
Al abrir se llevó una gran sorpresa, esa persona se había lanzado sobre el rápidamente, colgándose de su cuello, al reconocerlo, se sorprendió.
-Ka… Kame… ¿Qué sucede?-
-Yamapi…-
Susurró Kame, trataba de contener su llanto, como pudo Yamashita cerró la puerta y trató de alejar a Kame.
-¿Qué sucede?-
Pero Kame se reusaba a soltarlo, así que se aferró más a Yamashita, quien al sentir tanta opresión trato de hablar.
-Si… continúas apretándome así… moriré…-
Con esto solo logró que Kame dejase de abrazarlo tan fuerte, pero que no lo soltara.
-¿No vas a decirme que sucede?-
Kame no dijo nada, esto solo quería decir una cosa, Yamashita comprendía ahora las cosas, era por Jin.
-¿Ahora que te hizo?-
Preguntó con fastidio mientras lograba apartar a Kame. Este solo bajó la mirada y no respondió.
-¿Estás así por Jin cierto?-
Kame no respondió, pero en su lugar unas lágrimas se escaparon de sus ojos y se deslizaron por sus mejillas, esto solo provocó que Yamashita se enojara.
-¿Qué fue lo que te hizo ese idiota?-
-Yamapi…-
Dijo débilmente mientras levantaba la mirada. Yamashita pudo ver los ojos llenos de lágrimas de Kame.
-Yamapi… él… ya no me ama…-
Dicho esto, se desplomó, cayendo de rodillas al suelo, con el semblante preocupado, Yamashita se arrodilló y miró a Kame.
-¿Por qué lo dices? ¿Te lo dijo?-
Kame negó con la cabeza, después respondió.
-No hace falta que me lo diga… estoy seguro de que Jin ya no me ama-
-Kame… tal vez estas mal interpretando las cosas-
-¡¡¡¿Cómo se puede mal interpretar algo tan evidente?!!!-
Gritó esta pregunta con todas sus fuerzas. Yamashita no sabía que decir o que hacer, le dolía tanto ver a Kame tan desecho, pero no podía hacer nada.
-Anda, levántate, te haré un té, te ayudará-
Kame dejó que Yamashita lo levantara.
-No creo que un té me ayude a recuperar el amor de Jin…-
Dijo en voz baja mientras limpiaba el rastro de sus lágrimas.
-Tienes razón, pero te ayudará a tranquilizarte un poco, anda, ven-
Le dijo mientras lo llevaba hacia la sala y lo sentaba sobre uno de los sillones, después lo dejó para ir a la cocina.
Mientras Yamapi preparaba el té, Kame miraba con cuidado los muebles, el departamento de Yamapi siempre lucía igual, ordenado y con pocas cosas, de pronto observó el libro que este había dejado sobre el otro sillón, con una débil sonrisa lo tomó.
-¿Otra vez leyendo esto?-
Cuando pregunto, Yamashita ya estaba de regreso con una taza en las manos.
-Me gusta mucho ese libro, no puedo evitarlo-
-Pero es la tercera vez que lo lees-
-¿Y qué? Tú siempre ves la misma película y nunca te digo nada-
Por primera vez, Kame sonrió más relajado, al verlo, Yamashita también sonrió.
Al darle el primer trago al té pudo sentir como el cálido líquido pasaba por su garganta, era relajante.
-Gracias… esta delicioso-
-Es solo té verde-
Dijo sonriente mientras se sentaba junto a él. Ambos se quedaron en silencio, Kame tomaba su té lentamente y Yamapi continuaba leyendo, de pronto, fue Kame quien rompió con el silencio.
-¿Puedo… dormir aquí esta noche?-
-¿De nuevo hay problemas en tu casa?-
-No… pero no quiero dormir solo esta noche…-
Yamashita suspiró mientras cerraba el libro y lo colocaba sobre la mesa de centro.
-De acuerdo, iré a preparar el futón, no tardo-
Sin más, se puso de pie, entro en la habitación, dejando la puerta abierta, pero mientras bajaba unas cobijas del closet, escuchó como la puerta se cerraba.
Confundido, se giró para ver si había sido Kame, pero justo estaba por mirar cuando Kame lo besó sorpresivamente, rodeando su cuello con ambos brazos.
Yamashita intentaba reaccionar, pero la insistencia en aquel beso por parte de Kame era tal, que no pudo resistirse más, respondiendo inevitablemente a aquel contacto mientras dejaba caer las cobijas al suelo.

Estaba por llegar a aquel café, estaba nervioso, el estómago le dolía, las manos le sudaban, sus pasos eran cada vez más lentos, hasta que de pronto, estuvo frente a aquel café, desde afuera pudo escuchar la voz de Jin, cantando, como siempre, magnifico, el sonido de su voz lo hipnotizaba, así que dejando aquella sensación de nerviosismo a un lado, entró.
Tomó asiento en una mesa un poco alejada al escenario, pero donde podía ver perfectamente a Jin, cantar.

Al parecer el cantar estaba resultando, su mente se despejaba lentamente, no podía pensar en otra cosa que no fuese la letra de su canción, o al menos así era cuando sintió una mirada extraña, familiar, no quería buscar, estaba seguro de que podía ser cualquier persona menos Matsumoto, sin embargo sus ojos actuaron en contra de su voluntad y comenzó a buscar entre la multitud, después de unos segundos lo vio, ahí, sentado, tomando un café, mirándolo fijamente.
Ambos se miraban fijamente, Jun deseaba apartar la mirada, pero los ojos de Jin lo absorbían por completo, ahora no había escapatoria, ya estaba ahí y no deseaba marcharse.
En cuanto la canción termino, las luces regresaron a la normalidad, incluso la gente volvió a sus respectivas conversaciones, fue así como Jun salió de aquel transe y desvió la mirada solo para tomar un poco de su café.
Jin no sabía qué hacer, estaba… ¿nervioso? ¿Por qué?
Sin más remedio, guardó su guitarra, su turno había terminado, estaba por salir pero sin darse cuenta ya estaba caminando hacia la mesa en donde Matsumoto se encontraba, así que sin más remedio, lo saludó.
-Ho… hola… ¿Qué te trae por aquí?-
Trató de sonar natural.
-Ah… solo, quería un poco de café, el de aquí me gusta mucho, por eso vine-
-Vaya…-
-¿Ya… te vas?-
Preguntó Jun.
-Sí, mi turno terminó y estoy cansado...-
-Ya veo, seguramente tu novio te espera en casa-
Dijo con cierto tono de desprecio.
-No, Kame ya se fue a casa-
No comprendía por que le estaba explicando eso a Jun.
-Bien, es un chico… lindo, luce agradable-
-Sí… lo es-
Después de decir eso, ambos se quedaron en silencio.
-Bueno, yo… tengo que devolverte tu ropa-
Dijo Jun, imaginó que llevaba la ropa de Jin en una bolsa, al menos estaba seguro de que la había guardado en una.
Al notar que Jun se confundía, sonrió un poco.
-Creí que la traía… ahora veo que la deje en mi departamento-
-No te preocupes, no me la tienes que regresar ahora-
-Pero quiero hacerlo, vamos a mi departamento, solo te la doy y podrás irte, esta vez no es tan tarde-
Dijo Jun mientras se ponía de pie, Jin no sabía como reaccionar, aunque sabía que si deseaba ir con Matsumoto.
-De acuerdo, vamos, es temprano, no perderé el tren-
-Bien, vamos-
Dijo Jun mientras dejaba un poco de dinero sobre la mesa, así ambos salieron del café y comenzaron a caminar rumbo al departamento de Jun.

2 comentarios:

kana dijo...

aa pobre sho agobiado con el trabajo sin darse cuenta que ya perdio al se que ama T-T
si que kame y yamapi sean felices xD

pero que buen actor es mi jun aunque yo tambien
lo contrato para q limpie mi casa jojojo *///*
wa que pasara cuando lleguen al depa de jun aa sol es una excusa para seguir con el beso >.< jeje
bueno sigo con la conti..

Zori dijo...

wuooooooo!!!!!!! qwhvdgtwavfasdhfvsa!!!!! me gusta me gustaaa!!!! sadashfd!!! jin y jun se amannn!! wiiii!! ash! el resto ash!

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!