lunes, 22 de agosto de 2011

[OneShot] Hesitation

No puedo creer que haya al fin terminado esto! *---*

Me siento realizada, en verdad que despejar mi mente me sirve y mucho *O*


Bien, yo sé quien va a querer lincharme por esto~ cofcofCarolcofcof pero lo siento, ya me estaban tentando demasiado estos dos así que ya no me pude resistir más LOL
No hice lemmon asi que "supongo" que no se va a enojar tanto XD

Se siente bonito volver a actualizar después de andar desaparecida [por culpa de la universidad ¬o¬] y puedo decir que me gusto como quedó~ e igual espero y a ustedes les guste *---*

Aqui lo tienen, mi primer YumaYama o YumaDa como mejor lo conoscan XD

-------------------------------------------

Titulo: "Hesitation"
Genero:
Yaoi/Shounen Ai
Pareja: Nakayama Yuma - Yamada Ryosuke (YumaYama / YumaDa)
Extensión: One Shot
Autora: Ayaa




Hesitation


“Siempre me sonríes, me animas, debo aceptar que… gracias a ti puedo ser feliz todos los días, con solo verte sonreír me basta para ser feliz.”

-¡Hey! ¿Estás poniendo atención?-
-Yuma esta muy distraído, más que de costumbre ¿No crees Yama-chan?-
-¿Por qué estás tan distraído Yuma?.
Preguntó Yamada ante el comentario de Chinen.
-Lo siento, creo que ya estoy cansado-
Respondió Yuma con una sonrisa torpe.
-¿Cansado? Pero si solo-
-Tomemos un descanso-
Interrumpió Yamada a Chinen mientras que inevitablemente la mirada de Yuma se clavaba en la sonrisa de Ryosuke.
-¿Eh? ¿Un descanso ahora?-
-Yo también estoy cansado, no todos tenemos tanta energía como tú Chinen-
Esta vez Yamada sonrió hacia Chinen para así convencerlo.
-Bien, como tu digas-
Dijo sin más opción, estiro ambos brazos y salió de aquel salón de ensayos.
-Lo siento, siempre doy problemas-
Se disculpó Yuma al quedarse a solas con Yamada.
-Si sabes que siempre das problemas trata de concentrarte más en lo que debes hacer-
Yuma no pudo sentirse mal ante este comentario, la sonrisa que Yamada le regalaba le hacia imposible sentirse mal.
-Eso haré-
Sonrió Yuma de vuelta.
-¿Quieres comer algo?-
Preguntó Yamada con entusiasmo.
-No es una mala idea-
Así, ambos totalmente de acuerdo, salieron del salón de ensayos para ir a comer algo.

El comer con Yamada siempre era algo que esperaba con ansias cada vez que sabía que tenía ensayos con él. Le fascinaba ver la expresión de felicidad del mayor mientras comía.
-¿No vas a comer?-
Preguntó Yamada con los palillos cerca de la boca. Yuma no pudo evitar el clavar su mirada en aquellos labios.
-¿Yuma?-
Yamada comenzaba a notar que Yuma se estaba distrayendo muy constantemente, esto le preocupaba un poco, si bien el menor era distraído, nunca lo era tanto.
-¿Eh?-
Torpemente logró reaccionar, ¿en que estaba pensando? No tenía motivos para perderse de esa forma mirando a Yamada, en especial sus labios.
-Estas demasiado distraído el día de hoy Yuma, ¿Pasa algo malo?-
-¿Eh? Ah… no… no ocurre nada… ¿Por qué piensas eso?-
Estaba nervioso y avergonzado, necesitaba actuar con normalidad antes de que Yamada sospechase lo que él intentaba negar, pero cada vez era más difícil, aquel sentimiento crecía día con día, y al parecer lo hacia al doble cada que estaba cerca del mayor.
-Estas muy extraño, sabes que si algo malo ocurre puedes decirme, me preocupa que estés tan distraído-
La voz seria de Yamada hizo eco en la cabeza de Yuma.
-Descuida, no me pasa nada, es solo tu imaginación, ahora termina de comer o se va a enfriar tu ramen-
Dicho esto, Yuma continuo comiendo mientras intentaba sonreír naturalmente.

Yamada observó fijamente la actitud de Yuma y la forma en la que intentaba sonreír.
“-Aún eres malo fingiendo-”
Pensó mientras sonreía y continuaba comiendo.

Mientras ensayaban, Yuma no dejaba de repetirse mentalmente.
“-Debes concentrarte. Debes concentrarte.-”
Una y otra vez, intentado fijar la mirada en su propio reflejo, pero estaba resultando demasiado difícil, la forma en la que Yamada bailaba, su expresión, cada movimiento del mayor llamaba su atención. ¿Qué le estaba sucediendo?
-¡Yuma!-
Gritó Chinen mientras detenía la música.
-¡Si no vas a hacerlo correctamente mejor no lo hagas!-
El chico estaba molesto, y como no estarlo, muy a pesar de que era un completo perfeccionista, Yuma estaba cometiendo demasiados errores, mucho más que de costumbre.
-Lo siento…-
Se disculpó torpemente.
-¡Ah! ¡Estoy harto! Me voy a casa, no puedo ensayar así-
Dicho esto, Chinen salió del salón cerrando la puerta con fuerza.
Yuma se sentía mal, no podía ser posible que estuviera tan distraído, y todo por sus tontos problemas mentales, necesitaba concentrarse o si no en verdad comenzaría a causar verdaderos problemas, evidentemente no deseaba aquello.
-No dejes que te afecte, sabes lo especial que es-
La voz de Yamada lo sacó de todo pensamiento, regresándolo a la realidad de un solo golpe.
-Ah… yo… voy a seguir practicando-
Dijo Yuma mientras desviaba la mirada, después se dirigió hacía el estéreo y presionó el botón de “play” comenzando así la canción nuevamente, y aún con la mirada baja, comenzó a bailar.
De pronto, la música se detuvo.
-Si lo haces mirando al suelo no sabrás en que te estás equivocando. Hagámoslo juntos-
Le dijo Yamada mientras se colocaba frente a él. Estas últimas palabras del mayor hicieron que el corazón de Yuma se detuviera por un instante.
No dejaba de sentirse mal, siempre era lo mismo, siempre quien terminaba ayudándolo era Yamada, siempre.
-No tienes que ayudarme… siempre lo haces-
-¿Eh?-
Expresó Yamada, el comentario de Yuma lo sorprendió un poco.
-Tú siempre me estas ayudando… y yo… yo-
-Te ayudo porque somos compañeros, tenemos que ayudarnos mutuamente para que todo salga bien, ¿no lo crees así?-
Yuma sabía, solo por escuchar la voz de Yamada, que este estaba sonriendo, deseaba tanto levantar la mirada y poder ver aquella sonrisa, más sin embargo no lo hizo, su sentimiento de culpa pudo más, al mismo tiempo que se llenaba de frustración a una velocidad impresionante.
-Pero yo… yo nunca soy capaz de hacer algo por ti-
Logró decir Yuma en voz baja, sin embargo Yamada fue capaz de escucharlo claramente.
-No digas eso-
-Yo… yo quiero… ¡quiero ser capaz de hacer algo por ti!-
Exclamó mientras levantaba la mirada, en ese instante sus ojos se llenaron de lagrimas, estaba tan frustrado y desesperado, se odiaba demasiado por ello.
-Yuma…-
Logró decir Yamada en voz baja, no se esperaba ver algún día a un Yuma a punto de llorar por algo así.
En ese instante, Yuma se dio cuenta de su expresión gracias al reflejo en el espejo, se veía realmente patético, le avergonzaba a sobre manera lucir así.
-Lo siento… yo… voy a practicar más-
Así, sin más que decir, salió corriendo del salón, dejando a Yamada completamente solo.

-El estaba… a punto de… llorar… ¿Por qué?-
Se dijo en voz baja mientras observaba la puerta fijamente, al mismo tiempo que recordaba las palabras de Yuma.
“-Yo… yo quiero… ¡quiero ser capaz de hacer algo por ti!-”
Inevitablemente una sonrisa se dibujo en su rostro.

Ahora se sentía peor que antes, se había mostrado de una forma completamente patética delante de Yamada. ¿ahora que pensaría de él?
Se sentía tan mal, sus sentimientos por el mayor lo estaban traicionando de la manera más cruel y despiadada. ¿Por qué?
-Necesito concentrarme…-
Se dijo mientras cerraba la puerta, había entrado a otro salón de ensayos, era tarde y la mayoría de ellos se encontraban desocupados.
Así, recordando el ritmo de la canción, comenzó a practicar sin música, lo único que lograba escucharse era el sonido de sus tenis golpeando el piso, sus susurros contando los pasos y su agitada respiración.
Había logrado canalizar aquella frustración en una completa concentración, se observaba fijamente al espejo y se olvidó por completo de aquello que perturbaba su mente.
Lo hizo una y otra vez, sin descansar, necesitaba recuperar el tiempo que había perdido por estar tan distraído, debía ponerse al nivel de los otros dos si deseaba no causar más problemas, sobre todo, deseaba no causarle más problemas a Yamada, quien era siempre el que lo ayudaba.
Fue cuestión de tiempo para que Yuma llegara a su limite, no supo cuanto tiempo estuvo practicando, ¿Una hora? ¿Dos? O tal vez tres… no lo sabía, pero estaba satisfecho con sus resultados, había logrado dominar los pasos al fin, estaba satisfecho, así que salió de aquel salón, estaba completamente bañado en sudor, su respiración era entrecortada, sus piernas le temblaban, en verdad se había exigido más de la cuenta.
Cuando logró llegar a los vestidores, tomó asiento en una silla, recargó su espalda por completo en el respaldo y cerró los ojos, estaba realmente agotado.
De pronto, su celular comenzó a sonar, no deseaba moverse, sentía que su cuerpo le pesaba diez veces más de lo normal, sin embargo pensó que podía ser algo importante, además, no le gustaba ignorar las llamadas que recibía, así que torpemente, y con las piernas aún temblándole, se puso de pie, se acercó a su mochila y sacó su teléfono de uno de los bolsillos.
-¿Si?-
-¿Qué estas haciendo?-
Esa voz, era Yamada, había respondido sin ver el nombre de quien llamaba por lo que escucharlo lo tomo por sorpresa, acelerando los latidos de su corazón.
-Ah… yo… nada-
Respondió torpemente mientras rascaba su nuca.
-¿Tienes hambre?-
-¿Eh?-
-¡Te pregunto que si tienes hambre! ¿Quieres comer ramen?-
Yuma no pudo evitar el sonreír, Yamada sonaba tan normal como de costumbre, por instante imaginó que podría estar enfadado con él, más sin embargo no parecía ser así, lo cual fue un gran alivio para él.
-De acuerdo-
Respondió Yuma con entusiasmo.
-Bien. Entonces date prisa-
Curiosamente la voz de Yamada sonó demasiado cerca, así que torpemente levantó la mirada y en el espejo que tenía frente a él se encontraba el reflejo de Yamada, sonriendo, como siempre.
-Ah… tú… ¿Qué haces-
-Si no te das prisa mi invitación expirará y será tu turno de pagarlo todo-
Bromeó Yamada mientras se acercaba a Yuma y le daba una palmadita en la espalda.
-¡Ya voy!-
Expresó Yuma con una amplia sonrisa.

Ya era de noche, fue así como Yuma realmente notó que había estado practicando durante horas sin detenerse y a pesar de que se sentía cansado y débil, no deseaba volver a casa, caminar junto a Yamada era tan agradable y algo que raramente sucedía, sabía que debía de disfrutar de este momento al máximo.
-Yuma-
Lo llamó Yamada al mismo tiempo que se detenía, este reaccionó e hizo lo mismo.
-¿Qué?-
-¿Te sucede algo malo?-
A Yuma le extraño a sobre manera esta pregunta, fue entonces que recordó lo sucedido, seguramente ahora Yamada pensaba que algo malo le ocurría, bueno, si le ocurría algo pero no estaba seguro de catalogarlo como algo malo, simplemente un sentimiento que lo confundía, pero evidentemente no podía decírselo.
-No, ¿Por qué preguntas?-
-Hace un rato actuabas de forma extraña y pensé que tal vez algo malo te estaba sucediendo-
Dijo Yamada sin dejar de mirar a Yuma fijamente.
-Perdón por preocuparte, te aseguro que nada malo ocurre, mejor hay que darnos prisa estoy seguro de que tu también mueres de hambre al igual que yo-
Bromeo Yuma al mismo tiempo que se acercaba a Yamada solo para revolverle los cabellos un poco.
-¡No quieras parecer tan amable!-
Reprochó Yamada mientras reía al sentir la mano de Yuma sobre su cabeza. El menor sonrío de la misma manera. Acto seguido, ambos continuaron caminando hasta llegar a un sencillo y discreto restaurante de ramen.

Después de un largo rato, lleno de risas, malos chistes por parte de Yuma, regaños tontos por parte de Yamada, ambos chicos salieron del lugar.
-¡Estoy satisfecho!-
Expresó Yamada mientras se frotaba el estomago.
-Igual yo, comí demasiado-
En ese momento, el teléfono de Yamada comenzó a sonar, el chico sacó el aparato del bolsillo de su pantalón y respondió.
-Yuto, creí que no me llamarías-
Yuma observó fijamente el rostro del mayor, esa sonrisa era más radiante que de costumbre, hasta donde se había enterado, entre Nakajima-kun y Yamada había algo, nunca quiso indagar en detalles, no deseaba enterarse de esa relación, sabía que si lo hacia terminaría por sentirse peor.
Mientras Yamada hablaba por teléfono, Yuma decidió alejarse un par de pasos, metió ambas manos en los bolsillos de su abrigo y decidió mirar hacia otro lado.
-Lo siento, ¿nos vamos?-
Le dijo Yamada mientras tocaba amigablemente la espalda de Yuma.
-Ah… si, vámonos-
Respondió torpemente, se sentía incomodo, deseaba preguntar, pero sabía que si lo hacia tal vez terminaría por escuchar algo que no le gustaría.
No podía evitar el mirar a Yamada de reojo, el cual mantenía siempre su vista al frente, al parecer se encontraba de buen humor.
“-Seguramente es por aquella llamada…-”
Pensó mientras bajaba la mirada y hundía más sus manos dentro de sus bolsillos.

El silencio comenzaba a ser incomodo, en verdad deseaba ser capaz de decir algo, pero nada salía de su boca.
-¿No te parece extraño?-
Preguntó de repente Yamada, sorprendiendo un poco a Yuma quien se encontraba concentrado pensando en como romper aquel silencio.
-¿Extraño?-
-Si, a mi punto de vista, a veces es extraño como a pesar de todo mi relación con Yuto es buena-
Bien, eso no era algo que deseara escuchar, sin embargo no podía expresarlo, simplemente bajó la mirada y dijo torpemente.
-Eso es… bueno-
Yamada bufó un poco y dijo en un tono de voz melancólico.
-¿En verdad crees que es bueno?-
-Tiene que ser bueno ¿no?-
Respondió aún manteniendo su mirada clavada en el suelo mientras caminaba, solo la levantaba un poco para fijarse de no chocar contra algún poste.
-Bueno, dicen que no es común que después de terminar sigas manteniendo una amistosa relación con esa persona, aunque tampoco es imposible, sin embargo no dejo de sentirme extraño a veces-
-¿Eh?-
Este comentario lo confundió y al mismo tiempo lo sorprendió a tal grado que se detuvo y miró sorpresivamente a Yamada.
-¿No lo sabías?-
Preguntó Yamada con curiosidad.
-Bueno, nunca hablamos de esas cosas, yo solo había escuchado rumores de que Nakajima-kun y tu… no sabía que ustedes habían…-
-Terminamos hace mucho, ya ni recuerdo cuanto tiempo ha transcurrido, sin embargo nos seguimos hablando como si nada hubiese ocurrido, no es como si hubiésemos terminado en malos términos después de todo-
Sonrió Yamada mientras rascaba torpemente su cabeza.
-Eso… no lo sabía-
El corazón de Yuma estaba latiendo con fuerza, al mismo tiempo que su respiración se volvía más lenta, estaba sorprendido y a la vez… feliz de escuchar aquello… ¿Acaso eso estaba bien? ¿Ser feliz ante una noticia así?
Bueno, su mente no lo sabía pero su cuerpo expresó aquella felicidad en una sonrisa, la cual inevitablemente fue descubierta por Yamada.
-Estas sonriendo, ¿Qué acaso te alegra saber eso? ¡Tonto!-
Bromeó Yamada mientras le daba un golpe en el pecho a Yuma.
-Si-
Al escucharse decir aquella palabra se avergonzó de inmediato, estaba seguro de que solo lo había pensado, pero al parecer su cuerpo lo había traicionado y lo expresó fácilmente.
-¿Eh?-
Expresó Yamada, estaba sorprendido, ¿En verdad Yuma estaba feliz de saber que ya no tenía nada que ver con Yuto?
Inexplicablemente su corazón comenzó a latir rápidamente al mismo tiempo que sus mejillas se sonrojaban.
-¡Ah!… No… no me mal interpretes… no quise decirlo de esa forma-
Yuma intentaba excusarse, pero no se le ocurría nada más que decir para ocultar lo que había dicho, ahora comenzaba a sentirse demasiado nervioso.
-¿Entonces como debo tomarlo?-
Preguntó Yamada con un ligero nerviosismo en la voz, si no fuese por que Yuma se encontraba en el mismo estado, hubiese sido capaz de notar el rubor en las mejillas del mayor.
-Ah… yo… eh… bueno… ¡Olvídalo!-
Exclamó desesperado mientras comenzaba a caminar a paso acelerado, Yamada lo observó unos instantes y después corrió para darle alcance.
Sin embargo no fue capas de decir nada, solo se limitó a observar a Yuma, tratando de comprenderlo un poco, pero estaba resultando ser una tarea difícil, más aún por que su propio nerviosismo lo confundía.

Al día siguiente Yuma llegó al salón de ensayos, cansado, no había dormido bien, estaba demasiado preocupado por si Yamada volvía a preguntar el por que de aquel comentario.
“-¿Y que respuesta le voy a dar?… Ni yo mismo puedo saberlo claramente-”
Pensó mientras se sentaba sobre el suelo y recargaba su cabeza en la pared.
-Buenos días-
Escuchó la voz de Chinen, al parecer había olvidado el enojo del día anterior puesto que lucía de muy buen humor, lo cual de cierta forma alivió a Yuma, esta vez estaba dispuesto a no cometer más errores.
-Buenos días-
Lo saludó de vuelta pero sin ponerse de pie, Chinen dejó sus cosas en un rincón y comenzó a calentar un poco. Yuma sabía que debería estar haciendo lo mismo, pero por alguna razón su cuerpo no reaccionaba, estaba cansado, con demasiado sueño, esto tal vez hubiese continuado de no se por que de pronto, la voz de Yamada lo regresó a la realidad.
-Buenos días-
Saludó alegremente.
-Yama-chan, buenos días-
Lo saludó Chinen sin dejar de calentar. Yuma observaba fijamente a Yamada, como este dejó sus cosas en el suelo y parecía querer acercarse a él para saludarlo, lo cual lo llevó a reaccionar de forma impulsiva, poniéndose de pie rápidamente para darle la espalda y comenzar a calentar, evitando así todo contacto visual con Yamada, pero con lo que Yuma no contaba es que estaba de frente al espejo, por donde el mayor aún podía verlo fijamente.
-Buenos días-
Escuchó decir a Yamada con voz débil.
-Bu… buenos días-
Respondió torpemente.

En esta ocasión los ensayos transcurrieron de forma relativamente normal, el esfuerzo que Yuma ponía se notaba bastante, ya no había errores y pudieron terminar su rutina de forma exitosa.
-Hasta mañana-
Se despidió Chinen, por alguna razón era el primero en salir siempre y al parecer Yuma no había notado que se encontraba a solas con Yamada.
-Hiciste un buen trabajo, felicidades-
Le dijo Yamada con una amable sonrisa, siempre solía felicitarlo de esa manera, esa sonrisa siempre despertaba un revoltijo extraño en el estomago de Yuma.
-Gra… gracias-
Respondió sin mirar a Yamada, simulando estar secando su cabeza, lo cual solo uso para cubrir su avergonzado rostro con la toalla.
-Yuma…-
Lo llamó Yamada repentinamente al mismo tiempo que colocaba su mano sobre la toalla que se encontraba en su cabeza.
El sentir la mano de Yamada sobre su cabeza hizo que su corazón comenzara a latir apresuradamente al mismo tiempo que sentía sus mejillas arder, no sabía que decir así que solo se quedó inmóvil.
-Estoy seguro de que no es mi imaginación, estas… distante conmigo-
La voz de Yamada era débil pero tranquila, esto hacía que los latidos de su corazón aumentasen más y más al grado de llegar a imaginar que este podría explotar en cualquier momento.
-Yuma… mírame-
Dicho esto, Yuma pudo sentir como Yamada colocaba su otra mano sobre su cabeza y con un movimiento suave deslizó la toalla para descubrir su sonrojado rostro, al mismo tiempo que ahora las manos de Yamada descansaban sobre los hombros de Yuma.
Inevitablemente, ahora sus enormes ojos estaban posados sobre los ojos del mayor.
-¿Qué… que sucede?-
Preguntó torpemente mientras intentaba desviar la mirada de alguna forma, pero era imposible, algo en su interior estaba disfrutando de tener a Yamada tan cerca.
Ante esta pregunta, Yamada no respondió, simplemente sonrió tímidamente y lentamente comenzó a acercar su rostro al de Yuma.
La cercanía de Yamada estaba volviéndolo loco, su mente estaba en blanco, no sabía que hacer o que más decir, simplemente se quedó completamente inmóvil.

Ahora estaba tan cerca del rostro de Yuma, sabía que podía ser rechazado por el menor en cualquier momento, más sin embargo eso no lo detuvo, estaba siendo impulsivo, pero no podía evitarlo, ahora ya no había marcha atrás, estaba decidido a expresar sus sentimientos y sentía que este era el momento indicado.
Y justo cuando sus labios rozaban con los de Yuma, dejó salir estas dos sencillas palabras.
-Te quiero-

Tal vez no estaba escuchando bien, tal vez este era uno más de esos sueños raros que tenía cuando cenaba demasiado, nada de esto tenía sentido, pero justo cuando Yamada dijo estas palabras, no tuvo oportunidad ni siquiera de pensar en que debería decir o hacer ya que simplemente el menor lo beso.

Aquel contacto fue un poco torpe, pero suave y tierno. Yamada esperaba una respuesta por parte de Yuma ante aquel beso, sin embargo el menor estaba tan confundido y sin forma de reaccionar de alguna u otra forma, simplemente permaneció completamente inmóvil.
Al no sentir reacción alguna por parte de Yuma, pudo sentir un punzante dolor en su pecho, había fallado, sus ilusiones comenzaron a desmoronarse en mil pedazos, así que sin más remedio se alejó lentamente de Yuma al mismo tiempo que bajaba la mirada.
-Lo siento…-
Se disculpó con voz débil mientras pensaba en el momento adecuado de simplemente alejarse del menor, dar media vuelta y marcharse de aquel lugar.

Por otro lado, Yuma continuaba sin reaccionar del todo, poco a poco estaba procesando lo que acababa de suceder, trataba de convencerse de que esto en realidad había sucedido y de que no era un sueño o algún producto de su imaginación.
En el momento en el que la voz débil de Yamada disculpándose resonó en su cabeza al mismo tiempo de que dejaba de sentir las manos del mayor sobre sus hombros decidió que era el momento de reaccionar.
Para cuando lo hizo, el mayor estaba a punto de dar media vuelta y marcharse, así que lo más rápido que pudo moverse, estiró su brazo y tomo el de Yamada.
-Espera-
Al fin dijo, poco a poco todo volvía a la normalidad, estaba cada vez mas seguro de que todo era real y una felicidad indescriptible comenzó a invadirlo completamente.
-No te vayas-
Le dijo mirándolo fijamente. Yamada tenía la mirada triste y baja.
-Di eso de nuevo-
Pidió Yuma sin soltar el brazo de Yamada.
-¿Eh?-
-Lo que dijiste antes… repítelo por favor-
Yamada estaba confundido, sin embargo se armó de un poco de valor y aunque no fue con la misma emoción que la primera vez, lo dijo de nuevo.
-Me gustas-
Justo terminó de decir estas palabras cuando sintió como Yuma jalaba más de su brazo hasta acercarlo casi por completo a su cuerpo.
De un solo movimiento tomó el rostro de Yamada con ambas manos y sin más, lo besó.

Ahora era Yamada quien no sabía como reaccionar, no era lo que se esperaba, bueno, a decir verdad ni siquiera se había imaginado ningún tipo de situación, así que estaba completamente sorprendido.
Sin embargo, Yuma sujetaba con ternura el rostro de Yamada mientras sus labios continuaban posados sobre los del mayor, esperando una respuesta, la cual obtuvo después de unos cuantos segundos, ¿o fueron minutos? En verdad no lo sabía y ni siquiera le interesaba averiguarlo.
Lo que realmente importaba ahora es que ambos ahora se besaban lenta y tiernamente, deseando desde lo más profundo de su corazón que el tiempo se detuviese, para que pudieran estar juntos de esta forma por toda la eternidad.
Con movimientos torpes y lentos, ambos abrieron un poco más sus labios para profundizar aquel beso, el cual se acompañaba de suaves movimientos al mismo tiempo que Yamada levantaba sus manos lentamente para aferrarse a la cintura de Yuma.
Lentamente aquel beso terminó a causa de que ambos necesitaban recuperar el aliento, instintivamente ambos unieron sus frentes y continuaron con los ojos cerrados unos segundos más. Después se separaron un poco y se miraron fijamente, ambos estaban completamente ruborizados, pero con una sonrisa dibujada en el rostro.
-Me gustas-
Dijo Yuma con un poco de timidez pero sin perder aquella sonrisa de su rostro.
Los ojos de Yamada se iluminaron al escuchar estas palabras, estaba feliz, y no dudo en expresar esta felicidad al aferrarse con fuerza el cuello de Yuma, abrazándolo fuertemente, deseando no separarse de él nunca.
De igual forma, Yuma abrazó de vuelta a Yamada, rodeando con sus brazos la cintura del mayor al mismo tiempo que sonreía y cerraba sus ojos, amaba el suave aroma que se desprendía de Yamada, y esta vez lo estaba embriagando por completo al mismo tiempo que podía sentir como algo explotaba en su interior, tal vez había sido su corazón, pero no le importaba, era feliz, realmente feliz.
-¿Tienes hambre?-
Preguntó Yuma tranquilamente.
-Vayamos a comer juntos-
Dijo Yamada de inmediato al mismo tiempo que se separaba de Yuma y tomaba su mano, el menor asintió con la cabeza y entrelazó sus dedos con los del mayor.
Ambos se sonrieron, tomaron sus cosas y salieron de aquel salón de ensayos, con el corazón aún latiéndoles muy fuerte al mismo tiempo que desbordaban felicidad por cada poro de su piel, no les interesaba en lo absoluto si alguien los veía tomados de la mano, lo único que importaba ahora era que estaban juntos y así sería por mucho tiempo más.

F I N

---------------------------------
Ok~ Tal vez el final no fue lo mejor del mundo -u- pero que rayos, soy mala con los finales bonitos XD así que no esperen más de mi lol

Espero con mucha ilusión sus comentarios
, que ya se me estaban portando mal y en mis ultimas actualizaciones [obess y fated] casi nadie comentó a comparación de otros capitulos de ambos fics ;___;

En verdad espero y aqui lo hagan ;O; es mi regreso desde la tumba así que quiero leer comentarios ;___; si no lloraré, me depremiré y entrare en crisis de nuevo LOL


Si, es chantaje xD y espero que funcione e__é

15 comentarios:

azukin-notsumi dijo...

Qué lindo!
Me encantó este fic... pero hay un solo problema: SEPARASTE A YAMAJIMA!!! Eso no se hace!!
jajajajaja

Muchas gracias por actualizar

Anónimo dijo...

lindo, lindo,lindo!!!! no me entusiasma mucho esta parejita (soy fan YAMAJIMA total ) pero escribes tan lindo que me lo lei completito.

bye!

mabelucome dijo...

O////O
Es la primera vez que leo esta pareja pero ya me la había propuesto alguna vez, se ven muy lindos en los Making ^^ Aunque me gusta mas el Yamajima XD
Es muy lindo~
Espero que tengas mas comentarios, las fans no queremos que te deprimas T^T

miriacha dijo...

muy tierno y con un toque sexy a la vez..aunque no es una de mis parejas favoritas me encanto mucho leerla....(amo el YAMACHIII!!!!!!!!)...

te quedo super linda...con ciertos toques que solo tu sabes hacerlos...

ahhh..onegai conti de FATED...y OBSEDD...SIIII!!!! ^^

kana dijo...

Quiero mass!! *O* me encanto estuvo bellisimo en verdad que solo leer el fic hizo que me ponga nerviosa y a la vez mi kokoro se detuvo aa en verdad que solo de pensar q yuma te observa con esos ojos tan hermosos como acelera mi kokoro kyaaaah >///<

primera vez que leo el yumayama per me gusto aunque prefiero el yumachi ♥

bienvenida y gracias aya se te extrañaba espero mas de tus aunq espero que puedas hacer un hikato o yabutaro *-*

Carol~ dijo...

MI kokoro està herdio como no te imaginas, hace mucho había comprendido que era imposible hacerte cambiar de parecer y que no escribieras sobre esta SUPUESTA pareja -w- pero creí que al menos me harías caso en no publicarlo ;____;
otra cosa, tambièn me dejas como a saber qué clase de pervertida que nada más está a la espera de tus lemmons!! e_é --> No hice lemmon asi que "supongo" que no se va a enojar tanto XD
eso también me dolió Jum

y te estoy dejando comentario tal y como lo pides en las últimas palabras moradas porque directamente bajé el cursor, no lo leí, es la primera vez que no leeré algo tuyo y también me dulele y ya tengo la cabeza más fría, ayer si que estaba que me podían torear, te pasaste

Haruki-chan dijo...

hoooeeeeeeeeeee ayaaaaaa como te atreviste a no avisarmeeeee que habias puesto el yumayama ;----; tsuruiiiii

Ai-chan dijo...

Sugoiii!!! nunca habia leido un fic de esta pareja, y realmente me gustó mucho, es muy muy dulce, sin duda Yuma es amor por doquier jajaja y Yamada aish.... estos niños, normal que Yuma se distrajese con solo tener en frente a Yama-chan u//u no es tonto jaja
Me gustó el toque YamaJima y como se alegró Yuma ^^ el final perfecto!

Sin duda ahora seré más fan de esta pareja ^^ hounto arigatou y dejo comentario con gusto!!
Chuu!!! mi querer mas >_o

Gim~ dijo...

sdjkbjksdbhvhkjk ;__________________; LO AME AYAA!!!! Por qué Dios? Por qué eres tan genial? ;A; ♥

Vann,,* dijo...

Si te digo que funcionó tu chantaje actualizas YamaJima??? XDD
ayyyy en serio! jajajaja YumaxYamada es contra mis principios! XDDDD y aún así lo lei y lloré XD *aii si peguenle, esta sensible y hasta ver como Nino maltrata a Ohno la hace llorar XD* ve la magnitud de esa situación! XDD
Estuvo muy bueno! :)

Vann,,* dijo...

P.D deberías poner una reaccion que diga "Muero muerta" XDD es lo que hago en estos momentos XD

d@nny dijo...

esta bonito *W*
aunque esta en contra de mis principios yamajima >.<
me encanta como redactas las historias ayaa
saludos
=)
PD: ojala pongas un oneshot con yamajima, si?? ^^

Akari Yamada dijo...

ñaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa me encanto!!!!!!!! me encanto me encanto *-*. Disfrute absolutamente de todo el fic, realmente te quedo genial Aya n.n.

Anónimo dijo...

waa~ me encantooo !! TwT estuvo re lindo ! Muy tierno -w- es la primera vez qe leo un yamayuma,mori d la emoción cuando leí qe decía yumayama,rápidamente entre y lo leí con tanto entusiasmo,realmente lo ame! Hace bastante tiempo quería leer d esta pareja! Son tan tiernos los dos~ Amo está pareja! ^O^ T estoy muy agradecida x este grandiosisimo fic y m encantaría leer otro fic tuyo d yamayuma n.n

Erza Dragneel dijo...

Estuvo tan kawaii, me gusto, sin embargo amo mas el yamajima...Felicitaciones
P.S: yo no me portare mal, si tu no lo haces (escribe yamajima onegai) ;)

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!