domingo, 28 de agosto de 2011

[OneShot] A través de mi ventana

Sigo considerando que no soy buena escribiendo YabuTaro o.o pero esta vez en verdad que hice un gran esfuerzo, tenía muchas ganas de escribir sobre estos dos y creo que no ha quedado taaaaan malo :/
Bueno, eso lo deciden ustes~ yo espero leer sus comentarios de toooodo~ tipo, sean sinceras por favor lol yo sé que no es muy bueno, pero al menos espero y les sea agradable leerlo ^^
Aqui lo tienen~ :D
---------------------------------


Titulo: “A través de mi ventana”
Pareja: Yabu Kota / Ryutaro Morimoto (YabuTaro)
Género: Yaoi-Shouen Ai
Extensión: OneShot
Autora: Ayaa~ :D
Nota1: Yuuna this is for u~ :3
Nota2: Si ven faltas de ortografía o cosas así comprendan que.... hice esto a las 2 de la mañana -w-




A través de mi ventana.

“Todas las mañanas son iguales, despertar, mirar el reloj sobre el buró, bostezar, salir de la cama, estirarme un poco e ir a tomar un baño y así iniciar el día… que aburrido.”
-¡Buenos días!-
Lo saludó alegremente su amigo, quien ahora entraba a su departamento.
-¿Cuántas veces te he dicho que toques antes de entrar?-
-No lo sé, perdí la cuenta desde la número diez-
Respondió tranquilamente mientras tomaba asiento frente a él en el comedor.
-¡Hikaru!-
Exclamó mientras lo miraba fríamente.
-No te enojes Ko-chan, además es tu culpa por dejar la puerta sin seguro, eso es peligroso ¿lo sabías?-
Preguntó el chico de cabello rubio mientras tomaba un pan tostado y le daba una gran mordida.
-No creo que exista algo más peligroso que tú-
Dijo en tono de burla mientras se tomaba el resto de su jugo.
-Si lo dices en ese tono… voy a sentirme mal-
Reclamó Hikaru en forma de puchero mientras continuaba comiendo.
-Solo apresúrate a desayunar que a eso has venido, voy por mis cosas-
Así dejó a Hikaru solo y se dirigió a su habitación, se acercó a su armario, lo abrió y tomo su chaqueta, buscó sobre su escritorio unas hojas, las acomodó en un folder y las guardó en su portafolios, lo dejó sobre la cama para poder ponerse su chaqueta, instintivamente miró el reloj, eran exactamente las siete de la mañana con cuarenta minutos.
Si, era hora, después de ponerse su chaqueta se acercó sigilosamente a su ventana y abriendo solo un poco la cortina, observó a través de esta.
-Aquí viene-
Se dijo mientras sentía de nuevo aquel “bom-bom” en su interior.
Lo que observaba sigilosamente era a un chico, al parecer de preparatoria, el cual caminaba tranquilamente rumbo a la escuela, alto, aunque no tanto como él, cabello negro al igual que sus ojos, los cuales eran hermosos, de mirada siempre seria, refinadas facciones y un aura tan pura y para colmo su sonrisa era lo más bello que había visto en su vida, era rara la ocasión en la que podía verlo sonreír, siempre se acercaba a la ventana para ver si de casualidad tendría la fortuna de ver su sonrisa antes de ir a clases, siempre que eso ocurría extrañamente tenía un buen día, había tomado a aquel chico como su amuleto personal de la buena fortuna, aunque el sabía, en el fondo, que era algo más.
Observó cuidadosamente cada movimiento de aquel chico y de pronto apareció, lo que tanto había anhelado ver, su sonrisa.
Al parecer el chico se había encontrado con un pequeño cachorro, al cual no dudo en acariciar. ¡Lucía tan tierno!
-Ko-chan, si no te das prisa llegaremos tarde-
Le dijo Hikaru desde la pequeña sala, esto lo hizo regresar a la realidad, sacudió torpemente su cabeza, tomó su portafolios y salió de su habitación.

-Ahora vamos a llegar tarde por tu culpa-
Le reclamó Hikaru mientras amos salían del edificio.
-Nadie te dijo que me tenías que esperar-
Le respondió fríamente mientras caminaba.
De pronto, algo llamó su atención, aquel chico… seguía ahí… acariciando a aquel cachorro el cual estaba dentro de una caja de cartón.
Kota intentó ignorarlo, pero algo dentro de él le decía que se acercara, que hablara con el, pero al parecer aquel no era el momento indicado.
-¡Date prisa Ko-chan!-
Le gritó Hikaru, quien ya iba bastante adelantado.

Toda la mañana transcurrió de forma lenta y aburridamente normal para Kota.
-¿Por qué tienes esa cara?-
Le preguntó otro de sus amigos.
-Nació con ella, no lo critiques Inoo-chan-
Bromeó Hikaru, justo después de hacer este comentario esperaba escuchar algún reclamo por parte de Kota, pero no fue así.
-Esto es raro…-
Mencionó Inoo mientras observaba cuidadosamente la expresión distante de Kota.
-¡Hey! ¡Yabu!-
Le gritó al mismo tiempo que golpeaba un poco la mesa. Ante esto, Kota logró reaccionar.
-¿Qué?-
Preguntó ligeramente sorprendido.
-¿Qué es lo que te pasa hoy? Estas muy extraño-
-Nada-
Respondió distante mientras se cruzaba de brazos.

Después de unas cuantas clases más al fin era tiempo de marcharse a casa.
-No olvides la información para nuestro proyecto-
Le dijo a Hikaru mientras guardaba cuidadosamente sus cosas dentro de su portafolio.
-Ya lo sé, te llevaré todo más tarde, a las siete, ¿esta bien?-
-De acuerdo-
Así, Yabu tomó su chaqueta y salió del aula de clases, atravesó el gran patio de la universidad y caminó tranquilamente hacia la parada del autobús.
Mientras observaba a través de la ventana, recordó de nuevo a aquel chico. No sabía su nombre, ni siquiera conocía su voz, solo sabía que algo en él le gustaba, y mucho.
Así, el autobús se detuvo y Kota bajó de el con normalidad, caminó rumbo al edificio donde vivía, pensativo hasta que de pronto se detuvo en seco.
¿Estaba soñando? ¿No estaba viendo bien? ¿Por qué estaba ese chico ahí de nuevo?
Bueno, después de meditarlo unos segundos notó que no estaba soñando y logró comprender el por que aquel chico estaba ahí de nuevo, era por aquel perrito.
Al verlo sonreír mientras acariciaba al cachorro lo enterneció tanto que sin darse cuenta el también estaba sonriendo, en verdad lucía tan adorable.
De pronto alguien se acercó corriendo.
-¡Ryutaro! ¿Qué haces ahí?-
Aquella voz hizo que Yabu regresara a la realidad y notó que estaba de pie a mitad de la calle observando a aquel chico como un idiota, lo cual lo avergonzó un poco e intento disimular que miraba en otra dirección, mientras que de reojo observaba como ahora ese chico respondía al nombre de Ryutaro.
-Solo le doy de comer-
Respondió el menor con tranquilidad mientras miraba al chico que recién había llegado.
-¿No pensaras llevarlo a tu casa o si?-
-No lo se… ya tenemos un perro, no estoy seguro de que a mi mamá le agrade la idea-
-¿Entonces que vas a hacer?-
-No lo sé… no quiero dejarlo-
El ver la cara llena de preocupación de Ryutaro le provocó una opresión extraña en el pecho, sabía que tenía que hacer algo así que sin importarle lo extraño que se viese, se acercó a aquellos chicos.
-Yo puedo cuidarlo-
A decir verdad nunca había cuidado de un perro, pero no parecía ser una mala idea.
-¿Tu quien eres?-
Preguntó el otro chico un poco extrañado.
-Mi nombre es Yabu, Kota Yabu, vivo en este edificio, a decir verdad vi a este cachorro desde esta mañana y estaba pensando en la posibilidad de cuidarlo-
Obviamente estaba mintiendo, la única razón por la que había visto a aquel pequeño perro era por que Ryutaro estaba con el.
-Entonces estará bien si se queda contigo-
Dijo Ryutaro en tono serio mientras se hacia a un lado.
-Si quieres puedes venir a verlo-
-No es necesario, cuídalo bien por favor-
Dicho esto, Ryutaro recogió su mochila del suelo y se alejó a paso apresurado, su amigo corrió detrás de él.
Yabu no sabía que pensar, era extraño, había reaccionado de una forma completamente diferente a la que se había esperado.
-Así que ahora tengo que cuidarte… espero y la dueña no se enoje conmigo por llevarte a mi departamento-
Le dijo al cachorro mientras lo cargaba entre sus brazos y comenzaba a caminar rumbo al edificio.

Después de rogarle a la dueña que le permitiera tener al perro, jurando que no causaría molestia alguna, logró con éxito quedarse con él.
-Voy a tener que comprar algunas cosas…-
Se dijo mientras bajaba al perro y este comenzaba a explorar el departamento.
-Lo que tuve que hacer para no ver tu cara de tristeza… Ryutaro…-
Se sentía torpemente feliz ahora por saber su nombre.
-Su voz es más grave de lo que imaginé…-
Continuo murmurando mientras tomaba asiento en el pequeño sillón negro de la sala.

-¡¿Por qué corres?!-
Le gritó su amigo mientras intentaba darle alcance, logrando así que Ryutaro se detuviera lentamente.
-Lo siento, es que tengo algo que hacer en casa y… acabo de recordarlo, nos veremos mañana-
Y sin más por decir, continuo con su camino, esta vez solo caminando.
En cuanto llegó a casa, subió directamente a su habitación, ignorando por completo lo que su madre le decía, simplemente deseaba estar solo, necesitaba tranquilizarse.
-¿Cómo es posible que se presentara de esa forma tan… fácil?-
Dijo para sí mientras se recostaba sobre su cama y hundía su rostro en su almohada.
-Es evidente que ya no me recuerda…-
Dicho esto, cerró con fuerza sus ojos y comenzó a recordar.

--FB--
Acababa de mudarse a aquella ciudad, tenía tan solo 13 años, trataba de familiarizarse con las calles, los lugares en donde podía comprar comida o golosinas.
En su travesía, encontró una tienda lo bastante grande y surtida de dulces y otras cosas que no pudo evitar la tentación y entro sin pensarlo dos veces.
Miró cuidadosamente los anaqueles, no tenía mucho dinero así que debía pensar detalladamente lo que quería comprar, había tantas cosas, cuando llegó a la sección de revistas había unas cuantas que llamaban su atención, estaba decidido a tomar una para darle una ojeada, había un artículo de béisbol que le parecía interesante pero necesitaba cerciorarse de si valía la pena antes de decidirse a comprarla.
Justo cuando iba a tomarla, alguien más también lo hizo, sorprendido miró a la persona que la había tomado, era una escena un poco graciosa, ambos chicos habían tomado la revista al mismo tiempo.
-Ah, lo siento-
Se disculpó con una torpe sonrisa mientras la soltaba. Ryutaro no sabía explicar lo que sintió en aquel momento, todo le dio vueltas y se sintió torpemente avergonzado.
-¡No importa! ¡Puedes tomarla!-
Exclamó mientras le entregaba la revista.
-Descuida, hay más de esas, además no voy a comprarla, de todos modos, gracias-
La sonrisa de aquel chico alto y delgado lo cautivo por completo, ¿Cómo era posible?
--FB--

-Solo por eso terminé comprando esa revista-
Murmuró mientras se reincorporaba, abrió el cajón del buró que se encontraba junto a su cama y ahí estaba aquella revista.
Desde ese día no pudo sacárselo de la cabeza y ahora que había entrado al una nueva escuela casualmente aquel camino lo llevaba a pasar justo frente al lugar donde vivía, siempre que pasaba buscaba algún tonto motivo para quedarse unos segundos frente a la ventana que daba a su departamento, podía verlo alistar sus cosas completamente concentrado y justo cuando sentía que el mayor se acercaba a la ventana, continuaba con su camino tranquilamente, con una torpe sonrisa en el rostro.
-Yabu-san…-
Murmuró mientras sentía algo extraño en su estomago, ahora entendía por que su amigo rubio lo llamaba “Ko-chan”
-La abreviatura de Kota…-
Nuevamente se desplomó sobre su cama.

-¿En verdad vas a cuidarlo?-
Le dijo Hikaru con una sonrisa burlona mientras observaba como Yabu abría un sobre con comida para perro y la servía en un plato.
-No es una mala idea, me gustan los perros-
Respondió tranquilamente.
-Por eso estabas tan pensativo desde esta mañana ¿cierto? ¡Estabas preocupado por el perrito!-
Exclamó Hikaru.
-¿Eh? ¿Cómo has llegado a esa conclusión?-
Preguntó Yabu mientras dejaba el plato con comida en el suelo para que el cachorro comiese.
-Desde esta mañana, cuando lo vimos, actuabas de forma extraña, ¡Oh Ko-chan! ¡Eres tan tierno!-
-No soy tierno-
Respondió mientras se reía un poco ante la forma de pensar de Hikaru, bueno al menos su amigo no se había dado cuenta de su verdadero interés lo cual estaba bien.

A la mañana siguiente, como siempre, despertó, miró su reloj y salió de la cama, se dio un refrescante baño y saludó al pequeño cachorro, el cual aún no tenía nombre.
De pronto, mientras terminaba de vestirse, escuchó al perro ladrar.
-¿Qué sucede?-
Le preguntó extrañado, como si el perro pudiese responderle, después de verlo ladrar hacia la puerta pudo ver como Hikaru entraba.
-Ahora veo quien va a avisarme cuando entres clandestinamente a mi departamento-
Dijo Yabu en tono de burla mientras observaba el asustado rostro de Hikaru ante los ladridos del perrito.
-¿Qué le pasa? Ayer estaba muy tranquilo-
-Lo entrené para que no te deje entrar sin permiso-
Mintió Yabu mientras disfrutaba de la asustada expresión de Hikaru.
-¡Ko-chan! ¡dile que se calle y que me deje pasar!-
Después de reírse un poco más, Yabu tomó al perro entre sus brazos y así Hikaru pudo entrar.
-Eres muy cruel conmigo ¿lo sabías?-
Yabu no respondió y solo sonrió mientras terminaba de tomar su jugo.
-Voy por mis cosas-
Bien, debía admitir que su día había comenzado de una forma diferente y divertida, más sin embargo había algo que esperaba y no cambiase.
Como de costumbre miró su reloj, de nueva cuenta eran las siete con cuarenta minutos, la hora en la que Ryutaro solía pasar por ahí.
Disimuladamente caminó rumbo a su armario, lo abrió y sacó su abrigo.

Una vez más, Ryutaro pasó frente a aquella ventana, se acercaba a paso lento, mientras pasaba observaba como Yabu abría su armario y tomaba su abrigo, observó como se lo ponía y como tomaba su portafolio, de pronto, sin darse cuenta, se quedó de pie, sin moverse, solo observando fijamente, hasta que algo lo sorprendió y lo dejo completamente inmóvil.

Yabu ya había tomado su portafolio y se acercó a su ventana, corrió un poco la cortina y para su sorpresa se topo de frente con aquellos ojos tan hermosos observándolo fijamente.
Esto lo puso extrañamente nervioso, ahora ambos se observaban fijamente.

Ryutaro comenzó a sentirse tonto, ¿ahora que pensaría de él? Seguramente que era esa clase de niños metiches que les gustaba mirar por las ventanas de la gente.
No pudo aguantar más su vergüenza y comenzó a caminar rápidamente.

Al ver como el menor se decidía a alejarse lo inquietó, así que sin pensarlo más, salió rápidamente de su habitación, atravesó la sala sin decirle absolutamente nada a Hikaru, solo abrió la puerta y salió del departamento, bajó por las escaleras y salió del edificio.
Al visualizarlo comenzó a correr detrás de él.
-¡Espera!-
Le gritó esperando a que se detuviera.

Al escuchar como Yabu le gritaba lo hizo sentirse aún más avergonzado, seguramente le iba a reclamar por estar observándolo de esa forma tan extraña, no deseaba ser regañado y menos por él así que comenzó a correr.

Por otra parte, Yabu pensaba que el chico había descubierto que era constantemente observado por él y pensó que sería buena idea explicarlo todo, pero ahora tal vez y el menor se sentía acosado y perseguido por algún pervertido, necesitaba alcanzarlo para aclarar las cosas.

Después de correr por un buen rato, al fin logró darle alcance y para detenerlo logró tomarlo del brazo.
-Espera… un momento… por favor…-
Estaba cansado, hace mucho que no corría así, necesitaba recuperar el aliento.
De igual forma Ryutaro también estaba cansado, sin embargo su nerviosismo solo aumento al sentir que Yabu sostenía con fuerza su brazo.
-¿Qué quieres?-
Preguntó fríamente pero sin atreverse a mirar al mayor.
-Yo… espera…-
Aún necesitaba recuperar el aliento, estaba muy agotado, sin embargo no soltó a Ryutaro, necesitaba asegurarse de que el menor no fuese a escapar.
-Yo…-
Dijo Yabu, mirando al chico fijamente.
Al sentir la mirada del mayor, no pudo evitarlo más e hizo lo mismo, quedándose inmediatamente con la mente en blanco.
-¡Lo siento!-
Exclamaron al mismo tiempo, al darse cuenta de lo que había sucedido se miraron nuevamente, esta vez confundidos.
-¿De que te disculpas?-
Preguntó Yabu.
Al parecer esta pregunta incomodo a Ryutaro haciéndolo desviar la mirada rápidamente.
-Por observarte… de esa manera…-
Respondió Ryutaro tímidamente.
-¿Me estabas observando? Yo creí que corrías por que yo te estaba observando-
Escuchar las palabras de Yabu confundió mucho a Ryutaro.
-Siempre te he observado-
Volvieron a decir al mismo tiempo. Nuevamente se observaron sorprendidos. ¿Acaso habían escuchado bien?
-Tu… ¿Me observas?-
Preguntó Ryutaro tímidamente.
-Todas las mañanas, desde que comenzaste a pasar frente a mi ventana… no puedo evitar observarte…-
En ese momento las mejillas de Ryutaro se tornaron rojas, ¿Cómo era eso posible? Nunca lo había notado.
-Yo… desde que descubrí que vivías ahí… te he observado a través de tu ventana…-
Dijo el menor mientras bajaba la mirada.
-¿Eh?-
-Lo sabía… no me recuerdas ¿cierto?-
Esta pregunta sorprendió aún más a Yabu, quien ahora observó más detenidamente a Ryutaro.
-¡Te conocí hace tres años!-
Exclamó el menor.
-¿Recuerdas esa vez en la tienda que esta cerca de tu edificio? Tomamos la misma revista…-
Extrañamente ahora se estaba sintiendo demasiado torpe por mencionar aquello, en verdad no esperaba que Yabu lo recordara, no era posible que lo hiciera.
-¿Hace tres años?-
Pensativo, Yabu soltó lentamente el brazo de Ryutaro y comenzó a hacer memoria.
-No… lo recuerdo…-
Respondió torpemente mientras aún intentaba recordar.
-Olvídalo, no tendrías porque recordarme-
Dijo Ryutaro fríamente mientras se disponía a marcharse, se sentía demasiado tonto por haber mencionado aquello que ahora lo único que quería era marcharse lo más rápido posible, sin embargo, Yabu lo detuvo nuevamente y de una forma poco común puesto que lo abrazó por la espalda, pegándolo tiernamente a su cuerpo.
-Perdóname, no tengo buena memoria… además han pasado tres años… debiste haber cambiado mucho en ese tiempo-
Ryutaro se quedó inmóvil al mismo tiempo que su corazón comenzaba a latir con demasiada fuerza.
-No tienes que disculparte por algo así-
-Quiero conocerte más, ¿Puedo llamarte por tu nombre?-
Le preguntó Yabu mientras lo abrazaba con un poco más de fuerza.
-¿Sabes mi nombre?-
Preguntó Ryutaro tímidamente mientras sentía como espalda se erizaba al sentir la respiración de Yabu tan cerca de su oído y de cómo su voz resonaba por su cabeza.
-Ryutaro-kun-
Esto provocó que las mejillas de Ryutaro enrojecieran aún más.
-Esta bien… Yabu-san…-
Yabu sonrió al escuchar aquello.
-Dejemos las formalidades a un lado-
Ryutaro solo sonrió y no dijo nada, así se quedaron por unos minutos más, sin decir nada, Ryutaro se sentía realmente bien al estar tan cerca de Yabu, era algo que ni siquiera había soñado. Por otro lado el mayor encontraba agradable abrazar así al menor.
-Tengo… que ir a clases…-
Dijo de pronto Ryutaro percatándose de que ya era tarde.
-Es verdad…-
Dijo Yabu y sin muchas ganas de hacerlo, soltó al menor.
-Siento haberte entretenido…-
Ryutaro solo movió su cabeza en forma negativa dando a entender que no había problema alguno.
-¿Puedes venir a mi casa cuando tus clases terminen? Digo… supongo que querrás ver al perro… además creo que podrías ayudarme a ponerle un nombre-
Esto era una completa sorpresa para Ryutaro, en verdad tenía una oportunidad más de estar cerca de Yabu, ante lo cual respondió con una sonrisa.
-Vendré más tarde-
Así, sin más, comenzó a marcharse. Yabu lo observó por unos segundos hasta que la voz de Hikaru lo regresó a la realidad.
-Lo que haces es un delito ¿lo sabías?-
Bromeó el rubio mientras le lanzaba su portafolio.
-¿Eh? ¿Estabas observando?-
Preguntó completamente avergonzado.
-Solo vi lo suficiente para deducir que eres un pedófilo, pervertido-
Sonrió burlonamente Hikaru mientras comenzaba a caminar.
-¡Oye! ¡No es lo que estas pensando! ¡Hikaru!-
Le gritó intentando que su amigo se detuviese para así explicarle las cosas, pero este solo continuo con su camino mientras sonreía burlonamente.

Al llegar a casa, después de sus clases, dejó su portafolio sobre el sillón y suspiró profundo. En verdad fue difícil conseguir que Hikaru continuara burlándose de el.
-Yo no soy ningún pervertido-
Dijo para si mientras acariciaba al pequeño cachorro el cual estaba feliz de que Yabu volviera a casa.
Poco tiempo paso y escuchó algo golpear su ventana, extrañado caminó hacia su habitación y miró a través de la ventana, encontrándose con Ryutaro afuera, quien le sonrió tímidamente.
“-Esa aquí-”
Pensó al verlo y algo en su interior se revolvió, estaba realmente feliz de ver al menor así que no esperó más y salió para recibirlo.
-Me alegra que vinieras-
Le dijo Yabu con una amplia sonrisa mientras salía del edificio.
-Espero no llegar tarde, tuve que hacer unas cosas antes de poder venir-
-Descuida, pasa, mi departamento esta por aquí-

Así, ambos entraron y fueron recibidos por el pequeño cachorro, quien corrió hacia Ryutaro como si lo hubiese extrañado.
-Vaya, a ti no te ladrará como a Hikaru-
Comentó Yabu en tono de burla.
-Se ve saludable-
Dijo Ryutaro mientras lo acariciaba.
-Come demasiado, si no estuviera saludable sería un problema ¿no lo crees?-
Ambos solo sonrieron.
Ryutaro se sentó sobre el suelo para jugar un poco con el cachorro, Yabu hizo lo mismo pero en lugar de jugar con el perro solo observo el alegre rostro de Ryutaro.
-Después de todo es mucho mejor verte sonreír-
Dijo Yabu sin pensar muy bien lo que estaba diciendo, provocando así un ligero rubor en las mejillas de Ryutaro.
-Ryutaro… ¿Me dejarías conocerte?-
Preguntó Yabu con un poco de seriedad y anhelo en la mirada. Tímidamente Ryutaro levantó la mirada para verlo y su sonrojo aumentó considerablemente, no podía hablar, estaba muy nervioso para hacerlo así que simplemente asintió con la cabeza.
-Me alegra saberlo-
Dijo Yabu mientras sonreía, fue así como ambos se quedaron en silencio, tan solo observándose fijamente. La atmosfera que se había formado entre ambos era tan tranquila, ambos se sentían tan bien estando tan cerca, que sin notarlo, sus cuerpos comenzaron a reaccionar en contra de su voluntad, acercándose más y más hasta que la única manera en la que lograron reaccionar fue cuando sintieron la respiración del otro sobre su rostro, sin embargo no tuvieron la más mínima intensión de retroceder, estaban tan envueltos por aquella atmosfera que simplemente comenzaron a dejarse llevar por aquel momento.
Lentamente Yabu acercó más su rostro al del menor mientras cerraba sus ojos poco a poco hasta que de pronto, sus labios se encontraron con los del menor en un suave y delicado contacto.
Al sentir los cálidos labios del mayor sobre los suyos, reaccionó de forma automática, cerrando sus ojos y esperando el siguiente movimiento.
Torpemente Yabu logró tomar entre sus manos el rostro de Ryutaro, sus labios estuvieron en la misma posición durante unos segundos más hasta que lentamente y al mismo tiempo, ambos abrieron un poco más sus bocas, profundizando más aquel contacto, convirtiéndose así en un beso más profundo y delicado.
Comenzaron a besarse lentamente, como si así pudieran lograr que el tiempo transcurriera de la misma manera y no tuvieran que separarse jamás. Sin embargo no todo es para siempre, y justo en el momento en el que se separaron, Yabu pudo observar como las mejillas de Ryutaro estaban ligeramente ruborizadas, lo cual le pareció demasiado adorable y tiernamente besó su frente.
Ryutaro abrió lentamente sus ojos y se topó con la tierna mirada de Yabu.
-Me gustas mucho Ryutaro-
Le dijo Yabu en voz baja, esto hizo que el corazón del menor pegara un brincó, estaba feliz por escuchar aquellas palabras.
-Yabu… tú siempre me has gustado mucho-
Respondió completamente ruborizado mientras desviaba torpemente la mirada.
-Me alegra saberlo-
Dijo Yabu con una sonrisa mientras abrazaba al menor con fuerza, dejándose caer al suelo para tener al menor encima de él.
Ryutaro estaba un poco sorprendido, pero al escuchar como el corazón de Yabu también latía con la misma intensidad que el suyo, solo lo abrazó de vuelta y sonrió.

De pronto, el pequeño cachorro comenzó a ladrar y ambos escucharon como la puerta se abría. Sorprendidos observaron como Hikaru entraba al departamento y se asombraba con aquella escena.
-¡Ah! ¡Siento interrumpir!-
Dijo torpemente mientras salía y cerraba la puerta con fuerza.
Inevitablemente Yabu comenzó a reír al igual que Ryutaro.

Al día siguiente Hikaru no entró a su departamento, lo cual solo hizo sonreír a Yabu mientras terminaba de tomar su desayuno, después se dirigió a su habitación para tomar sus cosas como de costumbre y justo al mirar por la ventana, ahí estaba Ryutaro, esperándolo con una amplia sonrisa, hecho que hizo sonreír al mayor.
Al salir del edificio, lo saludó.
-Buenos días-
-Buenos días-
Respondió Ryutaro tímidamente.
-Es temprano, ¿puedo acompañarte a tu escuela?-
Ryutaro lo miró un poco sorprendido pero terminó por aceptar.
-Bien, pues vayamos-
Dijo Yabu sonriente y sin pensarlo dos veces, tomó la mano de Ryutaro, entrelazando así sus dedos.
El menor se sintió avergonzado, pero al ver lo feliz que lucía Yabu no pudo resistirse y también sujeto con fuerza la mano del mayor.
-Sabes… creo que ya recuerdo el día en el que te ví por primera vez, en verdad eras pequeño y tierno-
Le dijo Yabu con una sonrisa.
-¿En verdad lo recuerdas?-
Le preguntó Ryutaro un poco incrédulo.
-Lo siento, aún no, pero estoy seguro de que lo recordaré pronto-
Sonrió Yabu torpemente mientras Ryutaro intentaba no molestarse por aquello.

Después de aquel día, Yabu miraba atento por su ventana, esperando a que Ryutaro llegase para dejarlo entrar a su departamento, comenzaban a conocerse más y más hasta que en verdad fue inevitable querer permanecer juntos todos los días, siempre observándose primero a través de aquella ventana.

F I N

--------------------------------------------

Si~ yo sé que no fue bueno lol pero fue lo mejor que pude hacer! Prometo mejorar más en mi YabuTaro lo prometo ;A;
Quería ponerlo por que... aunque ustedes no lo crean, a mi me gustó como quedó aunque suene un poco contradictorio xD
¡¡Denle gracias a TaeYang y su album SOLAR que yo hubiese escrito esto!! O en su efecto maldiganlo por hacerme crear algo tan malo u_ú
Eso lo dejo a su criterio y espero lo expresen en sus bellos comentarios :D
Nunca me cansaré de pedir leer comentarios, los leo TODOS y TODOS me hacen inmensamente feliz :D
Creo que como "escritora de fics" es lo único que puedo pedir a cambio~ comentarios :D

Ahora si para la próxima actualizo un serial que ya sé que se mueren por alguno de los dos [obsess y fated] así que no sean impacientes que ya casi actualizo ambos :D

16 comentarios:

Yuuna~ dijo...

DIOS MIOOOOO!! ha pasado demaciado tiempo sin leer un fic's Yabutaro me emociona lo que escribes Ayaa~ soy eternamente feliiiz~ no sabes cuanto... Tambien en cuento a tu fic's DIOS MIO!! LLORÉ de EMOCION! pura emocion, todo fue taan linso y muy tierno a la vez es como no se tan *¬* dlgkñadlgklñadkldgñlakdg Lo seguiré diciendo siempre AMO TUS FIC'S POR SOBRE TODAS LAS COSAS ldkladñgñladkglñkadg soy tu FANS! recuerdalo e_e Te adoro y gracias por hacerme feliz~ *-* Amo lo que escribes <3

♥soanychinenlove♥ dijo...

Awwwwwwwwww~ >W< pero que tierno *rueda en la cama* me derrito!! <3
asdasdasd todas las mañanas mirandose disimuladamente fue tan lindo eso >///////////<
luego lo del perrito *OO* cosita lindaa~
el beso hermoso -3- como se agarraban de las manos!!!
me encanto!! *-*
fue gracioso como hikaur los encontro ;D
no en fin lindo lindo, precioso, maravilloso <3

Haruki-chan dijo...

KYAAAAAAAAAAAA POR DIOS YABUTARO POR DIOS EN SEGUIDA LO LEERE POR DIOS YABUTAROOOOOOO >0<

Haruki-chan dijo...

p.d: HOOOEEEEEEEEEEEE LA IMAG DE KOTA POR DIOS LA AME LA AME DEMACIADO AYAA-CHAN HOOOEEEEEEEEEEEEEEEEE

Yuuna~ dijo...

Aya~ no me habia fijado que era para mi ;O; creo que anoche también andaba media dormida XDDD ya lo he leído, releído y muy contra leído XD lo he leido tantas veces que no se! ladkñldgkñadlgñadgkadñlgkadñgñladkgñlk estoy que me lanzo del puente de la emoción :O; GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS Muher~ te ADORO! ya tu sabes~ e_e <3

miriacha dijo...

ahhh...comenzando por la imagen super linda....ya de por si empece a imaginar como seria la historia...toda TIERNA....!!!!
el perrito fue el nexo decisivo para que los dos se hablaran y se declararan sus sentimientos....tan kawaii ryuchan...y serio a la vez..jajaj
yabu sempai tan tierno en todo lo que hace...y hikaru un mate risa en todo lo que dice y hace..me mató XD..tan solo imaginarmelo en el fic con su cabello fullll rubio...siii!!!

la trama super interesante y FELLING...escribes super bien no me cansare de decirtelo...

y espero con ansias cualquier actualizacion de los dos fics (fated - obsess)....

jane..^^

amu dijo...

WAAA!! te quedo hermoso!!! me encanto!! que bueno k me pase x aki y yo tambien espero la conti de fated y obsess O.K
BYE

mabelucome dijo...

Waaaa, un Yabutaro O.O
Para no escribir muchos te ha salido genial *-*
Siempre mirándose el uno al otro~ Ais, qué bonito >///<
Jajajaja, me mató cuando Hikaru le llama pedófilo XD Es mas mono~
Y con el perrito también, gracias a él ahora están juntitos ^^
Te salió super lindo~

kana dijo...

aaaaaaaaaaaaah!!!! YABUTAROO!!!!! sadfsejfgsadhgfs kyaaaaaaaaaah! ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ *O* ureshiii! de leer en verdad amo el yabutaro y esta no fue la excepción simplemente bello aaa~~ la escena donde los 2 se miran por primera vez atravez de esa ventana fue tan emocionante q me puse nerviosa XDDDDD ajaja pero en verdad me gusto muchooo~~

aya-chan espero que nos brindes un mini serial de yabutaro *-* que yo aprecio el esfuerzo \(^O^)/

arigatou!

Satommy dijo...

Que bonito Yabutaro ;3; nada de dramas,
todo bonito y simple asddsaasdd
Una atracción que sentían pero que jamás
se iban a poder decir si no era
por aquel cachorrito adsadsdasad
Awww Yabu ;3; como adoras al adorable de Ryu ;3;♥

d@nny dijo...

gracias por el fic ^^
esta muy bonita y tierna la historia
me encanta este par, ojala lo sigas escribiendo
saludos
=)

YuukiNii dijo...

Lo leí y fue tan "awwww que lindo ;o;" me enamoré de ese Ryutaro (en realidad ya lo estoy, seee pedofilia al máximo (H) jeje) Que lindo que se unieran por un perro! Por Dios (no sé que tiene que ver Dios aquí pero es la costumbre) yo quiero que me pase eso! pero con Massu -3- Hace tiempo no te leía, satommy dijo que leía un Yabutaro tuyo, y vine a sapiar que había XD y me gustó mucho -3- muy bello. Tan dulces ;o; me llenan el Kokoro de alegría.
Fue por tu fic que aun no duermo x'D
Muy genial! Escribe otro yabutaro e_e

Vanezthar ♪♥ dijo...

M e encanto este YabuTaro espero que hagas unos pero con lemon xDD hehehehe woo ya qazi termino de leer todos los one shot qe has escrito ^^ & para despues a empezar a leer los fics qe m faltan

lili kazuya dijo...

si tienes razon no fue bueno

fue excelente jajaja me encanto aaaaaaaa amo todo lo que escribes asi que onegai jamas dejes de escribir

mimi hyun dijo...

YABUTARO!!!!!!!
Yo AMÓ esta pareja ,es tan tierna
Y está historia tan linda estoy tan feliz
Porque simplemente yo amo el yabutaro
Espero con ansiedad que escribas otro
Igual de hermoso waaaaaa QUE LINDO!!!!

Erza Dragneel dijo...

kawaiii!!tan tiernos!!
hahahaha me dio risa: -¡Ko-chan! ¡dile que se calle y que me deje pasar!- hahahaha tan lindo el Inu (perro xD)
arigato gozaimasu!

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!