domingo, 4 de septiembre de 2011

Fated [Cap. 3]

¡Cielos! Ö
Yo juraba que ya iba en el capitulo 4~ pero ¡Oh sorpresa! No! ¬__¬ voy en el tres LOL
Estupidos trastornos mentales!!! Ya no sé ni en que capitulo me quedo LOL

Bueno, voy a ser HONESTA con ustedes, el HikaTo me costo la vida ;O;
Nunca, nunca había hecho HikaTo [obsess no cuenta por que aún no esta formalizado] y WTF! me atoré D: terriblemente!! D:
A decir verdad, tenía la idea, ya lo había visualizado, pero debido a que pause el avance del fic [por culpa de la universidad y su forma de arruinar mi motivacion por medio de tareas interminables] terminé por olvidar lo que quería, y era de escribir un pedazito de un renglón un día... borrar el día siguiente, pensar, volver a escribir un renglón y asi~ lol
No les aseguro que este buena esa parte u_ú pueden quemarme en leña verde por haberlo arruinado o.o

De ahi en fuera, creo que todo salió bien [?] o eso creo~
Eso me lo dirán en sus bellos comentarios :D
Si más que decirles *---* Lean 8D

-------------------------------------------------

Capitulo 3

El aire soplaba suavemente, los labios de Takaki aún se encontraban sobre los de Chinen, ambos estaban inmóviles, el menor no supo en que momento sus ojos se cerraron, era demasiado agradable, definitivamente muy diferente a los besos que Yamada le daba.
“-Yamada-”
Recordó y de inmediato sus ojos se abrieron de par en par, moviendo su cabeza de lado para romper con aquel contacto.
Takaki lo observo detenidamente, pudo observar el sonrojo en las mejillas de Chinen.
-Lo siento…-
Se disculpó mientras se alejaba un poco.
-No vuelvas a hacerlo-
Dijo Chinen con voz seria mientras se ponía de pie rápidamente.
-¿Por qué no?-
Preguntó Takaki mientras observaba fijamente a Chinen, el menor mantuvo su vista al frente y sin decir nada, se marchó lo más rápido que sus piernas se lo permitieron.
-Por que voy a matarte la próxima vez que lo intentes-
Dijo para si mientras continuaba corriendo tan rápido como sus piernas se lo permitían.
Mientras tanto, Yuya se quedó completamente solo en aquel hermoso lugar, tan solo podía escucharse el agua caer con fuerza y a unos cuantos pajarillos cantar.
-¿Qué hice?-
Se pregunto mientras se dejaba caer sobre el pasto húmedo, mirando hacia el cielo azul, completamente despejado, mientras la sensación de los labios de Chinen sobre los suyos continuaba presente.

Había observando silenciosamente todo lo ocurrido, la forma en la que Yuto se había echado la culpa delante de toda la gente, su discusión con Yamada.
Sabía que no tenía derecho alguno de entrometerse, así que solo mordió aquella manzana que tenía entre las manos y observó como su líder se marchaba, dejando a Yuto completamente solo.
“-Escapa de nuevo…-”
Pensó al ver el rostro de Ryosuke mientras se alejaba.
“-¿Y ahora que vas a hacer Yuto?-”
Pensó, regresando su vista hacia donde Nakajima se encontraba, observó como este se dejaba caer de rodillas al suelo.
Keito respiro profundo, no le gustaba ser testigo de esta clase de cosas, sin embargo siempre las presenciaba, al menos en su mayoría.
-Ah… odio esto-
Dijo mientras dejaba escapar un suspiro y bajaba de aquel árbol, ocasionando que Yuto notara su presencia.
-Keito… ¿Qué-
-¿Hasta cuando vas a soportar todo esto?-
Preguntó molesto mientras se recargaba de espalda en un gran árbol, dándole una última mordida a su manzana para después tirar el resto.
-Yo…-
-Eres un idiota-
Lo interrumpió una vez más, Yuto solo lo observó suplicante.
-¿Entonces que quieres que haga?-
Preguntó Yuto con desesperación mientras se ponía de pie.
-No dejes que su actitud te afecte ¡¡Morirás por culpa de ese sujeto y él no te lo va a agradecer!!-
Gritó Keito mientras se cruzaba de brazos y cerraba los ojos, sabía que necesitaba calmarse, pero esta situación ya lo estaba desesperando bastante.
-Si tengo que morir por él… no me importa-
Respondió Yuto con voz débil, de inmediato Keito abrió los ojos y frunció el ceño.
-No entiendo ni quiero entender el por qué piensas así, simplemente la gente como tú me desespera ¡Estamos aquí para pelear! No entiendo como puedes poner toda tu energía y mente en ese tipo ¡Deberías vivir y luchar solo por ti!-
Exclamó Keito, realmente estaba molesto.
-Yo no soy como tú… Yo no estoy aquí solo para tener la oportunidad de mejorar mis habilidades como tú lo haces… yo no soy tan fuerte como tú…-
-¡¡Pues entonces vuélvete más fuerte!!-
Gritó Keito, sin embargo Yuto solo bajó la mirada.
-Es bueno que tu no tengas esta clase de problemas, eres afortunado-
-¡Si vas a continuar con esta actitud no esperes que sea yo quién entierre tu cadáver!-
Exclamó Okamoto y sin más se marchó.

Estaba molesto, realmente lo estaba, le enojaba tanto que Yuto estuviese dispuesto a darlo todo por alguien como Yamada, quien, desde su punto de vista, era solo un niño caprichoso y sin sentimientos, alguien que no merecía respeto alguno.
-Muy diferente a su padre-
Dijo para si mientras subía a un árbol y se sentaba en una gran rama, recargando su espalda en el tronco, observando el espeso paisaje del bosque.
-En una guerra esos sentimientos son inútiles, eso hasta yo lo sé-
Así, tratando de controlar su enojo, se cruzó de brazos y cerró los ojos, necesitaba tranquilizarse.

-¡Estupido Takaki! ¿A dónde me trajo?…. ¿Cómo rayos voy a regresar ahora?-
Se quejaba Hikaru mientras caminaba sin un rumbo fijo, los alrededores le estaban resultando demasiado desconocidos, definitivamente estaba muy lejos de la aldea del Sur, pero entonces ¿Hacia donde se estaba dirigiendo?
-Tengo un mal presentimiento… siento que puedo oler a los malditos del Oeste-
Dijo para si mientras comenzaba a caminar sigilosamente, observando a su alrededor.
-Bueno, si me encuentro a uno podré divertirme un rato-
Sonrió mientras decía estas palabras, aquella sonrisa no era normal, tenía cierto toque siniestro en ella.
-Siento que estoy caminando en círculos… ah… subiré ahí y trataré de encontrar un camino-
Se dijo mientras visualizaba al árbol más alto, poco a poco comenzó a subir, con una agilidad impresionante, gran sorpresa se llevó que, justo antes de llegar a la punta, pudo ver a alguien del otro lado del tronco.
“-¿Quién es? ¿Acaso es un sujeto del Oeste?-”
Pensó mientras su respiración se volvía más suave, al igual que sus movimientos, era como si intentara desaparecer para que el otro sujeto no notara su presencia, debía asegurarse que en verdad era un enemigo, así tendría el placer de matarlo.
Lentamente se puso de pie sobre aquella rama, sus movimientos eran incluso más sigilosos que los de algún felino, con cuidado se recargó en el troncó para poder observar bien del otro lado, grande fue su sorpresa al ver a un chico de cabello negro, corto, de ojos finamente rasgados, piel blanca y de respiración suave, durmiendo placidamente. Casi olvidaba su objetivo al observar aquel hermoso y fino rostro de expresión seria y tranquila hasta que pudo ver sus ropas.
“-Es lo que estaba buscando”-
Pensó mientras sonreía y dirigía su mano hacia su cintura, en donde se encontraba su espada. La tomó con fuerza, estuvo a punto de sacarla de su funda pero se detuvo.
“-Esto no me gusta… mejor lo despierto primero-”
Pensó, puesto que a pesar de todo, no le gustaba matar a alguien sin obtener un poco de batalla antes, así que sin pensarlo más, dio un pequeño salto sobre aquella rama, regresando ágilmente al mismo punto.

Estaba por quedarse profundamente dormido cuando un brusco movimiento lo hizo despertar, al abrir los ojos se encontró con un joven de apariencia salvaje, piel ligeramente morena y cabello castaño, el cual lo observaba fijamente, estuvo a punto de preguntarle que quería, pero en el momento en el que logró ver el color azul de sus ropas, no tuvo la necesidad de decir palabra alguna, al contrario, simplemente sonrió de lado.
-Vaya, eres del Sur, que oportuno eres-
Este comentario intrigó un poco a Hikaru.
-¿Oportuno? Esa frase es mía, desde hace tiempo estaba deseando encontrarme con uno de ustedes… te aseguro que tu muerte será lenta y dolorosa-
Hikaru esperaba, como de costumbre, ver el terror en el rostro de aquel joven, sin embargo no fue así.
-Lo mismo puedo decir para ti-
Sonrió Keito mientras bajaba hábilmente de aquel árbol.
-¡Anda! ¡¿Qué esperas?! ¡¿Qué vaya por ti?!-
Gritó Keito mientras desenvainaba su espada.
-Pobre niño, ¿Tantos deseos tiene de morir? Bien, eso me gusta-
Dijo para sí mientras de un salto bajaba de aquel árbol.
-Dime una cosa, ¿Tanto es tu deseo de morir? ¿En verdad Yamada los trata tan mal que prefieres morir ahora?-
Al escuchar esta pregunta, Keito solo dejó escapar una carcajada.
-Debería enojarme por escucharte hablar así de mi amo, pero no lo haré porque me tiene lo suficientemente molesto el día de hoy como para no tener el ánimo de defender su nombre, descuida, eres afortunado al morir a manos del gran Okamoto-
Hikaru se sorprendió un poco, estaba seguro de haber escuchado aquel nombre en algún lugar, pero no tuvo tiempo de pensar demasiado puesto que Okamoto se lanzó al ataque, estuvo tan cerca de lograr su objetivo de no ser por que Hikaru logró esquivar el ataque.
-Eres rápido, pero no mejor que yo-
Dicho esto, Yaotome se lanzó al ataque, el cual fue interceptado rápidamente por el de Okamoto, así, una danza entre ataques sin fin comenzó, grandes saltos, el sonido de sus espadas chocando, sus respiraciones se agitaban cada vez más y ninguno de los dos lograba herir al otro.
-Interesante, eres más hábil que los demás-
Dijo Hikaru mientras observaba fijamente a Keito.
-Lo mismo digo, es la primera vez que tengo un combate tan largo con uno de ustedes, esto es interesante-
Así, una sonrisa se dibujo en el rostro de Keito y sin más, rápidamente se lanzó al ataque nuevamente, Hikaru logró defenderse, debía aceptar que el chico era fuerte, pero no más que el, y estaba dispuesto a demostrarlo.
Al recibir el ataque de aquel joven, Keito se tambaleó un poco, en verdad era fuerte, pero esto solo lo hacía desear continuar atacándolo.
-Eres bueno Okamoto-
Le dijo Hikaru mientras esquivaba un ataque de Keito.
-Lo mismo digo-
Así, Keito lanzó un ataque más, esta vez logrando cortar un poco el brazo de aquel joven, al ver su sangre correr despertó algo dentro de él, era un color tan fuerte… deseaba poder ver más.
Cuando sintió el pequeño dolor sobre su brazo pudo saber que estaba herido, pero eso no le importó, al contrario, hizo que su sangre hirviera casi al doble, estaba realmente excitado con esta pelea, así que en cuanto tuvo oportunidad de atacar a Okamoto, lo hizo exitosamente, ahora logrando cortar un poco su mejilla, dejando una delgada línea de la cual la sangre comenzó a brotar.
Ambos tomaron distancia, estaban comenzando a agotarse, sin embargo ambos estaban deseando poder continuar peleando.
-¿Cómo es posible que no estés muerto todavía? A estas alturas cualquiera lo estaría, debo admitir que en verdad eres bueno, por alguna razón jamás te había visto, ¿Eres del grupo especial que protegen a Yamada?-
Preguntó Hikaru mientras trataba de regular su respiración, al mismo tiempo que sentía como su sudor corría lentamente por su rostro y su pecho.
-Supongo, al igual jamás te había visto, supongo que eres también de los que protegen a Arioka, en verdad eres fuerte, ya estoy deseando verte bañado en sangre-
Sonrió Keito mientras limpiaba con uno de sus dedos la herida que estaba en su rostro y lamía de él la sangre que había limpiado.
-¿Sangre dices? Veamos quien tiene ese placer primero-

Lentamente abrió los ojos, no supo por cuanto tiempo estuvo dormido. Al ponerse de pie, estiró ambos brazos hacia arriba y caminó un poco, mientras lo hacia, Takaki pasó justo frente a él, pero al parecer este se encontraba tan inmerso en sus pensamientos que no notó a Yabu.
-¡Takaki!-
Lo llamó mientras le daba alcance y regresando a la realidad, logro ver a Yabu.
-Oh… Yabu… ¿Qué quieres?-
Preguntó tratando de aparentar un poco de normalidad.
-¿En donde esta Hikaru?-
-No lo se-
Respondió tranquilamente.
-¿Por qué estas tan distraído? ¿Pasa algo?-
Preguntó Yabu un poco preocupado ante la expresión de Takaki.
-Todo esta perfectamente, solo… tengo hambre, ¿vienes?-
-De acuerdo, vamos-
Así, ambos comenzaron a caminar rumbo a un pequeño lugar, construido enteramente de madera, incluyendo mesas y bancas.
En cuanto tomaron asiento, una joven les llevo un poco de arroz a cada uno y un poco de té, después llego algo más de comida.
-Dime una cosa Takaki, ¿Tú sabes que edad tiene el soldado más joven de nosotros?-
Yuya miró sorprendido a Kota.
-¿De nosotros? ¿No es Hikaru? ¿O con “nosotros” te refieres a todos los demás soldados?-
-Hablo en general-
Takaki pensó un poco.
-Bueno… el más joven de los soldados debe tener alrededor de 18 años… seguido de Arioka-san quien tiene 20... ¿Por qué la pregunta?-
Yabu se quedó pensativo ante la respuesta de Takaki.
-Eso quiere decir que no tenemos a niños ente los soldados ¿cierto?-
-¿Niños? ¡¿Quieres niños entre los soldados?!-
Exclamó Takaki, provocando que toda la gente de alrededor los mirará con cierto miedo, aún mas evidente en las mujeres de la cocina.
-¡No digas tonterias! Sabes que eso no esta permitido, el señor Arioka nunca hubiese permitido semejante barbaridad-
De inmediato se pudo sentir el ambiente menos tenso y como la gente lentamente regresaba a sus conversaciones y las mujeres continuaban cocinando.
-¿Entonces por que tu pregunta?-
A decir verdad Takaki también se había sorprendido, pero ahora parecía curioso de saber por que Yabu preguntaba algo como eso.
-Por nada, simple curiosidad, ahora come-
Dijo Yabu de mal humor mientras su expresión se volvía seria.

Definitivamente ambos estaban llegando a su limite, las heridas eran mínimas y ninguno de los dos estaba dispuesto a rendirse.
-Entre más dure esto, más deseoso estoy de matarte-
Dijo Okamoto con una sonrisa.
-Lo mismo digo Okamoto, es la primera vez que estoy disfrutando tanto una batalla, prometo recordarte y decir que yo mismo enterré tu cadáver-
Sonrió Yaotome.
-Veamos quien tiene ese gusto primero-
Dijo Keito y de inmediato Hikaru se lanzó al ataque, Keito tuvo que retroceder un poco pero al hacerlo se topó con la raíz de un árbol y sin fuerzas suficientes para evitarlo, cayó al suelo.
Así mismo Hikaru no midió su fuerza y en su intento por atacar a Keito, cayó sobre de él, enterrando su espada en la tierra. Ambos estaban casi en su limite, estaban agotados, Keito pudo observar como el sudor recorría el cuello de su contrincante y el ritmo en el que su pecho bajaba y subía agitadamente, de igual forma Hikaru observaba el exhausto rostro de Keito y de cómo intentaba regular su respiración.
-Debo admitir que… eres bueno-
Dijo Hikaru sin levantarse, extrañamente no podía hacerlo y no le resultaba en lo absoluto incómodo.
-¿Por qué es tan difícil matarte?-
Preguntó Keito al mismo tiempo que clavaba su mirada sobre los ojos de Hikaru.
Ambos se miraban tan fijamente, era extraño, nunca antes se habían sentido así y menos en plena batalla. De pronto, Hikaru pudo observar como la sangre continuaba brotando levemente por la herida en la mejilla de Okamoto y de pronto, su cuerpo comenzó a moverse sin que se diera cuenta, acercándose cada vez más al rostro del menor.
Ante semejante cercanía, Keito no dijo absolutamente nada, su mente se quedó en blanco así que optó por solo observar lo que su contrincante haría a continuación.
Cuando estuvo lo suficientemente cerca del rostro del menor, Hikaru se centró fijamente en la herida de su mejilla y delicadamente la lamió, probando así la sangre de Okamoto.
El sentir la húmeda lengua de su contrincante le provocó un sentimiento extraño, diferente y sin embargo agradable, su respiración comenzó a agitarse nuevamente, no podía explicarse bien lo que le estaba sucediendo pero de cierta forma, lo estaba disfrutando.
Tras haber lamido la mejilla de Okamoto, se reincorporó lentamente, se estaba sintiendo diferente, ahora, ya no tenía deseos de matarlo, no podía explicarse lo que estaba sucediendo en su interior pero decidió que era momento de retirarse.
-Eres un excelente contrincante, estoy fascinado contigo, tu forma de combatir es maravillosa, por ahora debemos dar esto por terminado en condiciones iguales, pero te lo advierto Okamoto, voy a prepararme y la próxima vez voy a matarte con esta espada-
Keito continuaba en el suelo, observando como su contrincante guardaba su espada cuidadosamente.
-Me parece bien, pero no estés tan seguro de tu victoria, antes de que te marches, dime tu nombre-
Hikaru sonrió, esta vez con una sonrisa muy diferente a todas las demás.
-Yaotome, recuérdalo, ya que este es el nombre de quien va a terminar con tu existencia-
Así, sin más, Hikaru se marchó rápidamente, desapareciendo entre la maleza del bosque, dejando a Keito completamente solo de nuevo, agotado y aún con esa sensación extraña en su interior, al mismo tiempo de que aún podía sentir el aliento de Yaotome sobre su rostro y la forma en la que este lamió su herida.

Terminó de bañarse como de costumbre y al salir del agua tomó su yukata para cubrir su desnudo cuerpo.
-Yamada-sama, los soldados quieren saber cuando dará la orden de atacar-
Dijo un soldado quien estaba arrodillado sobre el suelo y con la mirada baja.
-Tengo mis propios planes, no te atrevas a querer darme ordenes-
Respondió Ryosuke con voz fría.
-Lo siento mucho señor, es solo que en verdad los soldados están muy inquietos por saber, yo solo transmito el mensaje-
-¿Y que eres? ¿Soldado o mensajero? Bueno, si tantos deseos tienen de pelear… ¡Diles que se reúnan!-
Ordenó Yamada con voz firme al mismo tiempo que una sonrisa se dibujaba en su rostro.
-¡Si señor!-
Respondió enérgicamente aquel soldado y se fue rápidamente.

-Tengo un mal presentimiento…-
Dijo Daiki en voz baja mientras terminaba de tomar un poco de té.
-¿Sucede algo malo Arioka-sama?-
Preguntó una de las sirvientes de la familia.
-No es nada, iré a buscar a Inoo-
Así, se puso de pie y salió de aquella habitación.
Inoo se encontraba entrenando a unos cuantos soldados, enseñándoles algunas técnicas para usar mejor la espada, cuando de pronto Arioka llegó, al verlo, los soldados guardaron de inmediato sus espadas y se reverenciaron, al notarlo Inoo se giró un poco y pudo encontrarse con el rostro preocupado de Daiki.
-Arioka-sama-
Lo saludó Inoo con formalidad mientras se reverenciaba, de cierta forma Daiki ya estaba acostumbrado a que le hablara de esa forma delante de los demás.
-Quiero hablar contigo-
Al escuchar esto, Inoo les indicó a los soldados que se retiraran, lo cual hicieron rápidamente, dejándolos completamente solos.
-¿Qué sucede?-
Preguntó Kei un poco extrañado, no era normal que Daiki luciera tan serio.
-Tengo un mal presentimiento, ¿Por qué no te reúnes con Takaki y el resto y vigilan los alrededores?-
-Eso hacemos siempre-
Respondió Inoo con tranquilidad.
-Es verdad… ¿y si mandamos a un grupo de guardia?-
Preguntó Daiki aún con esa expresión de suma preocupación en el rostro.
-Ya hay dos diferentes grupos resguardando la zona ¿Qué es lo que te preocupa?-
-Un ataque sorpresa-
Al decir estas palabras, Daiki pudo sentir una punzada en el pecho, era algo que no deseaba y más sin embargo podía ocurrir en cualquier momento.
-No tienes que preocuparte, estamos preparados para cualquier tipo de ataque por parte del ejercito de Yamada-
Le dijo Inoo con una sonrisa relajada, esperaba así poder calmar un poco el mal presentimiento que Arioka decía tener.
-De acuerdo-
Dijo aún con esa expresión en el rostro.
-Todo va a estar bien, de todas maneras Takaki, Yabu, Yaotome y yo permaneceremos aquí en la aldea para asegurar la protección de todos-
Por alguna razón, eso no alivianaba la preocupación de Daiki, más sin embargo tuvo que aparentar que era así.
-Bien, lo dejo en sus manos-
Dicho esto, Daiki se marchó de regreso, pensando seriamente en mantener cerca de él su espada, después de todo no podía permitirse depender completamente de aquellos chicos y sobre todo permitir que Kei arriesgara su vida por salvarlo.

-¡¿Quieren saber cuando vamos a atacar al enemigo?!-
Exclamó Yamada, sus vestimentas color rojo resaltaban aún más gracias al fuego que había detrás de él.
En forma de respuesta, los aldeanos gritaron eufóricamente. Como de costumbre, Chinen se encontraba a pocos metros de distancia, justo a un lado de Ryosuke, Nakajima y Morimoto se encontraban detrás.
-¡Bien! ¡Vayan preparando sus armas, el primer grupo irá adelante para distraer a los que vigilan los alrededores mientras que el resto tomaremos otro camino! ¡¿Han entendido?!-
De nueva cuenta todos los soldados gritaron en forma de afirmación, así, Yamada dio la señal y todos se retiraron para preparar sus espadas.
-¿Estas seguro de lo que haces?-
Le preguntó Yuto.
-Ya escuchaste, no pienso repetirlo-
Respondió Yamada fríamente sin siquiera mirarlo a la cara.
-Yamada-san, no creo que estén preparados para un ataque sorpresa-
Dijo Morimoto.
-No puedes contradecir lo que ordeno, ustedes de todas formas no van a venir, solo necesito que Chinen venga conmigo, ustedes pueden quedarse, no los necesito, lo mismo va para Okamoto-
Así, Ryosuke miró a Chinen, indicándole que lo siguiera, lo cual hizo inmediatamente, sin más por decir, Nakajima y Morimoto solo se quedaron observando como se alejaban.
-Esto no esta bien, ni siquiera esta bien planeado-
Murmuró para sí Yuto mientras se alejaba en dirección contraria, evidentemente pensaba seguirlos secretamente, no podía quedarse tranquilo que Yamada atacaría al enemigo sin un verdadero plan, necesitaba protegerlo.

Después de unas cuantas indicaciones más, el primer grupo de soldados salió, eran no menos de veinte, armados y dispuestos a distraer a los grupos de vigilancia, no sabían su ubicación pero eso no les importó.
Tras la salida del primer grupo, salió el segundo, liderado por Yamada, quien montaba su elegante caballo negro.
-¡Por aquí! ¡Síganme!
Indico y otros veinte soldados comenzaron a seguirlo, Chinen iba de cierta forma por su cuenta, manteniéndose oculto solo para salir cuando fuese necesario, esas habían sido las indicaciones de Yamada, pero extrañamente, ahora una preocupación ocupaba su mente. Si ahora mismo se dirigían al territorio del Sur, eso significaba que se encontraría con Takaki… pero esta vez no en una forma pacífica… esta vez si se lo topaba… tendría que matarlo.

Naturalmente, la noche cayó lentamente sobre la aldea del sur, tranquila y silenciosa como de costumbre.
-¿En dónde estabas?-
Le preguntó Yabu.
-Por culpa de Takaki me perdí-
Respondió Hikaru mientras mordía una manzana.
-¿Qué te paso en el brazo? Es raro que tu estés lastimado-
-No es nada importante-
Se limitó a responder ante la pregunta de Yabu, a decir verdad no tenía deseos de compartir su interesante encuentro con Okamoto.
-¿En dónde esta Takaki?-
Preguntó de pronto Inoo acercándose a ellos.
-Dijo que iría a bañarse-
Respondió Yabu.
-En cuanto regrese le diré que necesito que vigile desde arriba conmigo-
-¿Por qué? ¿Sucede algo?-
Preguntó Hikaru un poco extrañado.
-Bueno, siento que hace falta vigilar desde arriba, no esta de más hacerlo, eso es todo-
Respondió Inoo, después se acercó a un gran árbol y con gran agilidad comenzó a subir en él, al llegar a la copa observó cuidadosamente los alrededores, todo parecía en total calma, pero ahora que lo reflexionaba un poco, era una calma muy incomoda, como si esta no fuese a durar por mucho.
De pronto, comenzó a odiar el hecho de haber tenido aquel pensamiento, puesto que al parecer se había vuelto realidad al ver en uno de los puntos de vigilancia una columna de humo, definitivamente esa era la señal de que los estaban atacando y que los del Oeste estaban ya muy cerca.
-Demonios, ¿Cómo es que lograron llegar tan cerca?-
Murmuró Inoo y sin más, bajó de aquel árbol.
-Yabu, Yaotome, necesito que se preparen, vayan rápidamente hacia la gran casa, asegúrense de que Arioka-san este a salvo y que absolutamente nadie se atreva a entrar-
-¿Por qué? ¿Qué ocurre?-
Preguntó Hikaru sorprendido.
-Están muy cerca-
Dijo Inoo seriamente, fue así como las miradas confusas de Yabu y Yaotome cambiaron drásticamente.
-Avísenle a Takaki que también proteja el lugar, yo iré al frente con los soldados-
Dijo Inoo con firmeza, Yabu y Yaotome asintieron y se marcharon rápidamente, de igual forma, Kei buscó a los soldados.
-¡Que el primer grupo se prepare ahora para resguardar toda la aldea, tanto el frente como los alrededores! ¡El tercer grupo viene conmigo! ¡¡Ahora!!-
Gritó enérgicamente, de inmediato todos comenzaron a movilizarse y en tercer grupo ya estaba listo para partir liderado por Inoo.
-Yo iré por arriba, ustedes ya saben que hacer, lo hemos planeado tantas veces que deben saber los movimientos de memoria, es hora de demostrar lo que saben-
Les dijo tranquilamente, los soldados gritaron afirmativamente y comenzaron a moverse por tierra mientras Inoo lo hacía sigilosamente entre los árboles.

-¡Estamos por llegar!-
Gritó Yamada y apresuró el paso, los soldados lo siguieron. No tenía idea de cómo le había ido al primer grupo, realmente esperaba que al menos la mitad continuaran con vida y lo alcanzaran al frente.
No estaba seguro pero parecía ya faltar poco para llegar a la aldea del Sur, al menos eso esperaba.
De pronto, comenzaron a escuchar ruidos a su alrededor así que Yamada se detuvo repentinamente, de igual forma los soldados también se detuvieron, así, Chinen bajó de un árbol y le dijo.
-Nos han rodeado-
-Eso ya lo sé-
Dijo Yamada mientras bajaba de su caballo y acercaba su mano hacia su cintura, en donde llevaba su espada.
-¡Así es! ¡Somos los del Oeste y hemos venido a terminar con sus insignificantes vidas! ¡Vengo a matar a Arioka!-
Gritó frenéticamente mientras no dejaba de mirar cuidadosamente a su alrededor.
-¿Y piensas que te lo voy a permitir?-
Se escuchó una voz.

Evidentemente Inoo se había enfurecido al escuchar como Yamada gritaba que venía para matar a Arioka, más sin embargo no podía dejarse llevar por aquel sentimiento así que solo pudo decir desde su escondite.
-¿Y piensas que te lo voy a permitir?-
Dicho esto, los soldados se colocaron en posición, salieron a la vista, tenían completamente rodeado al ejercito de Yamada.

-¡¡Ataquen!!-
Gritó Yamada mientras desenvainaba su espada, Chinen subió rápidamente de nuevo a un árbol, sabía que había alguien más observando y necesitaba encontrarlo, mientras tanto, la batalla en tierra se desataba sangrientamente.
Por otro lado, Nakajima se encontraba observando, sabía muy bien que Yamada era bueno en la batalla, sin embargo sabía que el debía estar ahí para protegerlo, poco le importaba que ese fuese el deber de Chinen, el debía proteger a Ryosuke a cualquier precio.

Estaba dispuesto a irse a su pequeña casita a dormir, cuando Yabu se acercó a él rápidamente.
-¡Takaki!-
-¿Qué?-
Preguntó extrañado.
-Es un ataque sorpresa, Inoo ya ha salido con un grupo de soldados, es tu deber vigilar que ninguno se atreva a entrar, el primer grupo ya esta rodeando la aldea pero es mejor que tu también lo hagas, son las ordenes, no debemos permitir que le hagan daño a Arioka-
Ante las indicaciones de Yabu, simplemente asintió y partió en dirección a un gran árbol. Mientras observaba como los demás soldados se ocultaban estratégicamente para tomar por sorpresa a todo aquel que se atreviera a invadir la aldea, no pudo evitar el pensar en Chinen.
-No vengas… no vengas…-
Murmuró para sí, esperando que Chinen no viniese con aquellos soldados del Oeste para atacarlos.
-Si vienes… voy a tener que matarte-
Se dijo con seriedad mientras fijaba su vista al frente y observaba detenidamente para reaccionar ante cualquier señal de movimiento.

-¿Qué sucede? ¿Por qué hay tanto movimiento?-
Preguntó Daiki a una de las sirvientes.
-La señal de invasión fue vista Arioka-sama, no debe salir de aquí, Yaotome-san y Yabu-san se encuentran resguardando este lugar al igual que Takaki-san-
-Inoo, ¿En dónde esta él?-
Preguntó un poco exaltado.
-El ha salido con un grupo de soldados para detener a los invasores, no debe preocuparse-
Era obvio que Arioka se preocuparía, y demasiado, se suponía que Inoo no saldría de la aldea, que se quedaría, ¿Por qué no lo había hecho?
Ahora tenía miedo, mucho miedo, deseaba poder salir en su búsqueda y asegurarse de que nada malo le pasara.
-No puede salir Arioka-san-
Le dijo Yabu, impidiéndole el paso repentinamente.
-Es mi deber proteger este lugar, déjame pasar-
Ordenó Daiki con firmeza.
-No puedo hacerlo, mi deber es mantenerlo a salvo dentro de este lugar así que por favor regrese-
-¡¡Tengo que asegurarme que todos mis soldados se encuentren bien!!-
Gritó Arioka desesperado, sin embargo la respuesta de Yabu lo dejo sin palabras para objetar.
-Usted no puede hacer nada, Inoo sabe lo que hace y tenga por seguro que él y los demás volverán sanos y salvos, así que por favor regrese por donde vino y permanezca dentro-
Las palabras de Yabu fueron duras, pero solo lo necesario para hacer entrar en razón a Daiki y hacerlo volver.

-Hermano… ¿Qué vas a hacer?-
Preguntó Shintaro mientras observaba como su hermano mayor tomaba su espada.
-Voy a preparar el grupo de defensa, ellos también pueden venir a atacar de sorpresa y debemos estar listos.
Sin más, Ryutaro salió de su pequeña casa, en el camino se encontró con Keito.
-¿Qué sucede? ¿En dónde están los demás?-
Preguntó extrañado.
-Han salido a combate, nuestro deber es esperar aquí, al mismo tiempo debemos asegurarnos de que ellos no nos ataquen de sorpresa mientras Yamada-san esta fuera-
-¿Yamada salió también?-
Preguntó Keito sorprendido.
-Así es-
-¿En donde esta Yuto?-
-Debe estar con los soldados, Yamada-san solo llevó consigo a Chinen, nosotros debemos permanecer aquí-
Respondió Ryutaro normalmente.
-Ese idiota… es obvio que no se iba a quedar aquí a esperar-
Murmuró Keito mientras continuaba caminando.
-¿Qué le pasó a tu rostro?-
Preguntó Ryutaro dándole alcance.
-Nada que te incumba, anda, ayúdame a preparar al grupo de defensa-

La batalla no parecía tener final, desde la perspectiva de Yamada, ellos llevaban la ventaja, sin embargo Yuto, quien observaba fijamente desde arriba, las cosas eran completamente diferentes.
Yamada peleaba contra uno de aquellos soldados, todo parecía ir en su favor cuando de pronto llegó otro, marcando así la desventaja evidente para él.
Justo un tercero se disponía a atacarlo por la espalda, cuando, sin pensarlo dos veces, Yuto decidió entrar a la batalla, protegiendo así a Ryosuke.
-¡¿Qué demonios haces aquí?!-
Preguntó furioso tras ver a Nakajima detener el ataque que seguramente terminaría por matarlo.
-Salvo tu vida, ahora concéntrate por que nos ganan en número, debemos irnos-
-¡Eso jamás!-
Exclamó Yamada mientras lograba enterrar su espada en un oponente. Pero evidentemente quedaban muchos más y cuando logró observar bien la situación, ya habían demasiados de los suyos muertos. Aquella escena lo estaba horrorizando, y completamente distraído, sintió como algo rozaba su brazo, un soldado más lo había atacado, sin mucho éxito, solo le había rasguñado un poco el brazo pero justo cuando planeaba atacarlo, recibió un golpe por la espalda y así, todo se tornó obscuro.

Al ver a Ryosuke en el suelo, sintió una gran angustia y enojo al mismo tiempo, sin embargo estaba conciente de que no podría contra todos así que rápidamente tomo a Yamada entre sus brazos y gritó.
-¡¡¡Retirada!!-
Los pocos soldados que quedaban detuvieron el ataque y emprendieron la retirada ágilmente, algunos no lograron escapar.
Yuto corría con todas sus fuerzas, sabía que no podía ir en dirección a la aldea, era demasiado arriesgado, por lo que decidió tomar otra dirección.

-¡No escaparan!-
Gritó un soldado.
-¡Déjenlos!-
Gritó Inoo mientras bajaba de aquel árbol.
-¡Se han retirado y por ahora los hemos vencido!-
Al escuchar esto los soldados comenzaron a gritar alegremente.
-¡Ahora enterremos los cuerpos de los soldados caídos como debe ser!-
Así, todos se pusieron a cavar en la tierra, unos con sus espadas, otros con piedras y otros más con las manos.

Chinen ahora lideraba a los pocos sobrevivientes rumbo a la aldea, nadie los estaba siguiendo, lo cual estaba bien, era seguro ir hacia la aldea.
Al llegar, fueron recibidos y auxiliados rápidamente por los demás soldados.
-¿Qué ha pasado? ¿En donde esta Yamada-san?-
Le preguntó Morimoto a Chinen en cuanto lo vio llegar.
-Nakajima se lo llevó, herido, seguramente pensó que lo seguirían y tomará un camino diferente-
Respondió serio.
-¿Perdieron verdad?-
Preguntó Keito con cierta burla.
-Eran demasiados…-
Respondió Chinen.
-Se supone que tu ibas para proteger a Yamada-san ¿Qué demonios estabas haciendo?-
Chinen no respondió, solo desvió la mirada y se alejó.
-No te molestes en seguirlo, mejor ayuda a los heridos, eso es más importante ahora, yo voy a vigilar que Nakajima venga a salvo-

Cuando al fin estuvo solo, dejó escapar un pesado suspiro al mismo tiempo que se dejaba caer al suelo, mirando fijamente el techo de su pequeña casa.
-No estabas…-
Dijo para sí mientras la imagen de Takaki aparecía en su mente. A decir verdad estaba vigilando para ver si él llegaba, absorbido por completo en sus pensamientos, ignorando todo lo que ocurría debajo de él.
-¡Que estúpido soy!-
Gritó mientras cerraba con fuerza los ojos y se revolvía el cabello.
-Debo alejar esos pensamientos de mi cabeza…-

Inoo regresaba sano y salvo, sin herida alguna con el grupo de soldados, unos cuantos heridos, a decir verdad la baja había sido mínima a comparación del enemigo, más sin embargo igual de lamentable.
-¿Se fueron?-
Preguntó Takaki rápidamente en cuanto vio a Inoo entrar a la aldea.
-Así es, Yamada esta herido y han perdido demasiados soldados, fue un ataque muy estupido pero ha terminado por ahora-
Dijo Inoo con tranquilidad, de cierta forma, esto tranquilizó a Takaki, esperaba que Inoo mencionara a Chinen, después de todo ya lo conocía, pero al no hacerlo tampoco se atrevió a preguntar por él, se conformó simplemente con imaginar que el menor no había estado presente en aquella batalla, lo cual… estaba bien.

-¿Todo en orden?-
Le preguntó Yabu en cuanto lo vio acercarse.
-Se han ido-
Suspiró Inoo.
-Eso es bueno… supongo-
-¿Cómo esta Arioka?-
Preguntó Inoo.
-Perfectamente, aquí no llegaron-
Respondió Yabu.
-Iré a informarle-
Así, Inoo entró en aquella gran casa, rumbo a los aposentos de Arioka.

-----------------------------------------------

Y continuara para el proximo capitulo que ahora si es el cuatro XD
A menos que se me olvide contar y que me salte al numero 8 :D lo cual puede suceder si continuo desvelandome tanto escribiendo y perdiendo la noción de todo [Si... necesito una vida u_u]

En fin~ Gracias por leer y sobre todo GRACIAS POR ESPERARME ;O; soy más lenta que una tortuga D: pero espero ya no tardar taaanto para el proximo que ya me asegure de dejarlo adelantado para no olvidar cosas XD

Por ultimo debo decirles:
¡¡GRACIAS A LAS PERSONAS QUE ME HAN DADO PREMIOS!!! *----*
Y esas personitas me diran: "No te vuelvo a dar nada por que no los pones ¬¬ mala onda!"
Pero creanme que no es por eso!! mi estupida memoria a corto plazo se interpone D: ya los vi todos pero se me olvida publicarlos LOL asdasdasdasdasd soy una mala persona u_u
Pero estoy muy agradecida, ya van como 4 que me dan de un solo jalón y yo solo he podido dar las gracias u_u en verdad soy una maaalaa persona *duuuuh*
Prometo ponerlos pronto LOL

Ahora me voy, son las 2 y algo de la mañana, tengo sueño, hambre y ganas de ir al baño e__e [WTF XD]

Comenten mucho!
Los y Las quiero por comentar *-----------*

16 comentarios:

Paoo Inoue dijo...

asdefadsfs ***que ryosuke y yuto se pierdan por ahi kyaaa el hikato esta...ya me imagino a ambos asi de violentos y asdfasd

chi y takaki con su no vengas C: espero q para el proximo haya yamajima y yabutaroo kyaaaa

me encanta,me fascinaa ayaa-san *se reverencia*

amu dijo...

Me encanto y no te preocupes k se lok es tener ese tipo de memori LOL esper conti? hay

Haruki-chan dijo...

kyaaa lo leere *w*)o

♥soanychinenlove♥ dijo...

asdasdasdasdas estaba esperando esto!!! >w<
yuyan no lo quiere matar ;O; ya esta sintiendo cosas!!
y chinen tambien x olvidarse de ryosuke que lo estaban matando alla abajo y chinen solo pensando con yuyan <3 *-*
ohhh ese combate de hikaru y keito O.O fue genial~
cuando cortaron a keito cerre mis ojos x un rato tratando de calmarme x.x yo y mis problemas con la sangre!!!
lo mismo paso con hikaru y cuando le lambio la herida asdasdasd eso me mato!!!!! OwO
ya estosdieron un avanze x lo menos ya se conocieron *-*
pobrecito daiki tan preocupado x su Inoo ;w; aish que inoo le de su recompensa x toda la preocupacion que paso ;O;
ok no .__.
Y yuto con Yamada este ultimo le dara algo cuando despierte luego de la vencida que les dieron!!! D:

Contii -3-

Carol~ dijo...

gracias por actualizar, yo iba a esperar el capi, pero no me dejaron desvelarme sentada enfrente de la compu ;0;

total~ ya dije lo mucho que este fic me recuerda a naruto XD? esa batalla entre el hikato estuvo tan buena, entretenida, interesante y sobre todo intensa *-----* ahhh me encantó!!! el HikaTo es agresivo

esperaba más reacción de Chii para alejar a Takaki después de que lo besó ¬w¬ y sus "no vengas, sino tendré que amtarte" dsdfsasdf fue tan divertido, me está fascinando leer cómo sufren el uno por el otro, es una dulce tortura psicológica :D

Inoo es un gran líder y estratega, en poco tiempo dominó la situación, Daiki! ten más confianza en las habilidades de Inoo >.< no va a morir tan fácilmente

Yuto me alegra tanto que hayas ido, porque Yamada es un bruto, necesitan que lo cuiden aunque él diga que no ¬¬

quiero conti, veré como presiono esta semana que aún tienes vacaciones

Ringo_kurin dijo...

AHHHH QUE FELIZ QUE SOY!! estaba desde junio esperando la continuacion de Fated!!! y estoy tan contenta!! en serio es muy interesante :3!!! quiero YamaJima!!! seguro sera precioso >__< adoro la personalidad malvada de Ryo chan owo!!! y la bondad de Yuto que como un principe esta ahi para salvarlo!! ADORE EL TAKACHII TAMBIEN! ambos piensan en el otro,y yo se como se llama eso: AMOR! jajajaja son hermosos!! quiero mas de ellos tmb!! espero el sgte capi! kisses!

Yuuna~ dijo...

SE VIENE YABUTARO !! dlgkadñlgkadñlgkladñkñladgñlkadg EXELENTE FIC'S no sabes lo nerviosa que estuve.. imaginarme a Daiki desesperado por Inoo WAAA!!!~ -se muere- EN VERDAD! dlgkdañlgkadñlgkñadlgkañldkg Gracias por este capitulo~ poco a poco se van formando las parejas y eso me da mucha ilusion ;O; Espero tener los proximos capitulos cerca e_e
GRACIAS POR LOS FIC'S

miriacha dijo...

sugoiiiiiiii...!!! me dejaste con ganas de mas...la parte hikato..fue super SEXY...me los imaginaba peleando, sudando, con todo lo casados que estaban y al final el toquesito yaoiiiii....lindo...!!!! fue la parte central de este capi..GRANDIOSO....TOT!!!!

el yamajima y el inodai..muy preocupadizos por sus parejas...cada uno..tan tiernos dai y yutin...mientras que yamachan e ino los senti un tanto serios...(aunque el cacheton 100pre anda serio ne?..jajajja)

y el takachii..que tierno que fue bakaki..pensando solo en chiii..y él tambien...se AMAN....^^^

espero con muuchiiiiisiiiimmaaaaas ansias el capi 4....y si no fuera molestia te pido un suuuper favoooorrr..COLOCALE UN TOQUESITO LEMON...siiiii !!! ONEGAI AYA-SAN..y te venerare toooodooss los dias..^^

hasta el siguiente capi ---jane..^^

Inuyka dijo...

Acabo de leerme los tres episodios de golpe y me ha encantado!!! Como puedes describir escenas de pelea tan bien?? Y de amor ya ni te digo!! *.*
Me ha encantado el HikaTo!! Pero mi pareja favorita es el Inoodai! Hay tanto amor entre estos dos!! Y es taaaaaaaaaan dulce >.<

Quiero continuación!! Sobretodo porque Yuto y Yamada estan solos!! Jusjujusjusjus

mariana montelongo dijo...

waaaa te kedo genial!!!
amo el takachii!!!!!
me gustamucho este ficc!!
contiii :D!!!!
pd: me entretuve leeyendo los 3 de un jalon *00* me emocione xD hahaha conti onegai :3!!

d@nny dijo...

muchas gracias aya por el fic ^^
me encanto, (ryosuke, tan vaca u.u)
saludos
y sige con mas, espero con ansias el 4 ;D

Anónimo dijo...

AsdasdasdazdasddasdsSdssdfdsasddadsasdssd queee heeermosoooooo. . E acavo dee leer todos los capotulos yy lp ame totalmentee.. Assasdasd que sexy el hikato y cuando le lame la jerida fue tam asdasdass... Yo quieroo yabutaroooo. .. Wuauska ryu no sale d la mente de yabu. . Y ryo.. Tan malvado.... Porfavoor siguelaa prontoooo
atte: Paaz *----*

Huevitos Choliponeses dijo...

yehhhhhhhhhhh conti! esta demasiado asjfiroegueygñ´qwf´ñnnfc xDDDDDD la parte del HikaTo me encantó! *-* please! continuación prontooo!!!!! muero por leer la conti, dsde el principio me gustó la trama y recien hoy e podido ver este cap, quiero contii y gracias :D escribes increible, pareciera que estuviera al lado viendo todo lo q describes xD

by Ysawo

Laugh dijo...

*-* Me he quedado sin palabras, que capitulo tan emocionante es asdasdasd yo no se solo se que me gusto mucho y el Hikato me encantó conti please me he quedado con ganas de más de este fanfic *w*

Anónimo dijo...

dios yamada resulto hyerido eso le pasa por andar tomando decisiones solo por impulso y tuo preocupándose por el que lindo.
daiki es amor, un poco mas y sale solo para asegurarse de que kei este bien ♥♥♥ *inodai* ♥ el capitulo estubo genial pero en serio necesito la conti espero y puedas actualizar pronto ya me urge la contiiii *pero no te presiono nee?* esta genial el fic

Natarashi dijo...

AME EL ENCUENTRO de Hikaru y Okamoto ♥
los dos aman el combate ♥

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!