sábado, 24 de septiembre de 2011

[TwoShot] Comenzando de nuevo [Parte II]

Me tardé -w-
En verdad lo siento mucho, tuve una semana DEMASIADO complicada, estuve llendo al hospital por que mi mamá estaba internada, afortunadamente ya la han dado de alta y nuestras vidas vuelven a la normalidad ^^

Hoy estoy muy feliz, por que es el 4to aniversario de los JUMP y a decir verdad el single de Magic Power me ha hecho muy feliz *O* tanto member ai que se dan ultimamente hace mi vida plena y con sentido! [okey, tal vez exagero un poco]
Cuando al fin pude escuchar "School Days" iba yo en el autobús rumbo al hospital ayer y tuve que contener mi grito fangirlero LOL de igual forma me pasó con "GET!" esas eran las dos canciones que yo más esperaba y que más feliz me hacen, igual me encantan las otras dos, pero School Days será mi preferida hasta que saquen una que logre superarla xD

Aqui les dejo la segunda parte de este TwoShot ^^

-----------------------------------------------------------------------------------

Parte II

Trató de no darse prisa, de caminar natural y firme, pero por alguna razón sentía su corazón acelerarse de emoción de tan solo saber que ya estaba cada vez más cerca de casa.
“-Esta vez… ya habrá alguien en casa…-”
Pensó mientras una sonrisa de dibujaba en su rostro.

Al llegar a casa, abrió la puerta, todo estaba en silencio, ¿Acaso no había nadie?
-Que extraño…-
Murmuró mientras se quitaba los zapatos y entraba a la casa.
“-Ya deberían estar aquí-”
Pensó mientras dejaba su maletín sobre el sillón y caminaba sigilosamente.
No había nadie, eso era un hecho ¿Por qué? ¿Habrán tenido algún contratiempo con la mudanza?
Al preguntarse esto, miró a su alrededor y en el pasillo junto a las escaleras habían cajas.
“-Así que si llegó la mudanza-”
Lentamente subió las escaleras, sabía cual sería la habitación de Yuto, estaría justo a un lado de la suya, la que solía ser la habitación de huéspedes. Bueno era una casa lo suficientemente grande para aceptar a dos personas más por lo que el espacio era sufriente.
Tenía curiosidad por echar un vistazo dentro de aquella habitación, la puerta estaba cerrada.
“-Tal vez no este ahí…-”
Pensó, se sentía extraño, ¿Por qué estaba poniéndose tan nervioso? No tenía por que estarlo, tan solo iba a mirar un poco dentro de aquella habitación, quería cerciorarse que de verdad estaba solo, para saber si llamar a su padre sería una buena idea.
Su corazón latió con fuerza, con su mano temblorosa tocó la perilla de aquella puerta, la giró lentamente y con cuidado de no hacer ningún ruido abrió la puerta.
Quedó asombrado al ver que todo ya estaba acomodado con las cosas de Yuto, pero entonces ¿Por qué no había nadie?
-Ah, llegaste-
La voz de Yuto lo hizo sobresaltarse y cerrar rápidamente aquella puerta para girarse y ver a Yuto de pie a unos cuantos pasos de distancia de él.
-Si… creí que no había nadie…-
Dijo nervioso, ¿Por qué estaba nervioso?
-Salí a comprar unas cosas para comer, creí que no me tardaría pero veo que me ganaste-
Yuto sonreía tan relajadamente, al parecer no había notado que Ryosuke había estado observando su habitación, lo cual lo alivio.
-Si, bueno, iré a cambiarme-
Así, sin más se dirigió a su habitación, abrió la puerta y justo antes de entrar, Yuto le dijo.
-Bienvenido a casa-
Esto le cayó de sorpresa, estaba feliz, demasiado, así que antes de cerrar la puerta, se giró, sonrió y dijo.
-Estoy en casa-
Ambos chicos se miraron por un instante, fijamente, sonriendo calidamente, recibiendo así a aquella nueva vida.

-Hay algo que me ha estado molestando últimamente-
Dijo Ryosuke mientras tomaba un poco de agua, ambos habían terminado de comer.
-¿Qué?-
Preguntó Yuto mientras recogía los platos.
-¿No vas a la escuela?-
Ante la pregunta tan directa de Ryosuke, Yuto solo sonrió.
-Si voy, pero hoy no fui por que ayudé con la mudanza, mi mamá tuvo que ir a trabajar y le dije que yo me encargaría de todo-
Al terminar de explicar, Yuto tomo los platos y los llevó a la cocina.
-Vaya… creí que no estudiabas, la vez pasada que te vi, cuando me salvaste de aquel sujeto no llevabas uniforme…-
-Bueno, ese día falté por que tenía ganas-
Esta respuesta sorprendió mucho a Ryosuke.
-¿Faltas cuando quieres a la escuela?-
Yuto regresó al comedor y afirmó con la cabeza tranquilamente.
-¿Por qué? ¿No te gusta ir a la escuela? ¿Tienes problemas o algo parecido?-
-Haces muchas preguntas-
Sonrió Yuto mientras volvía a tomar asiento.
-Solo lo hago por que mis intereses están fuera de la escuela, siento que no me sirve de nada ir, sin embargo mis amigos de la banda me dicen que no debo dejar de ir, por eso solo voy a terminar la preparatoria y después me dedicaré por completo a la banda-
Sorprendente, Yuto tenía muy claro lo que haría con su vida, era algo realmente admirable y envidiable, Ryosuke jamás se había puesto a pensar en lo que quería hacer en un futuro, y ahora al ver a Yuto tan decidido por lo que deseaba lo hizo querer sentirse de la misma forma.

Al día siguiente, despertó más temprano que de costumbre, por alguna razón no había logrado dormir bien, estaba tan emocionado, al fin había tenido una agradable cena y platica familiar, habían sido demasiadas emociones para un solo día por lo que no pudo dormir tranquilamente.
Tras haberse arreglado, bajó las escaleras, no había nadie, al parecer todos seguían dormidos, miró el reloj de pared de reojo.
-Es muy temprano-
Murmuró para sí, se quitó el saco del uniforme, lo dejó junto a su maletín en un sillón y se dirigió a la cocina, creía que si preparaba el desayuno los demás estarían felices.
Lo cual al parecer dio resultado, después de un tiempo, todos ya estaban sentados en la mesa desayunando tranquilamente, como una familia.
-Yo debí levantarme a preparar el desayuno, lo siento mucho Yamada-kun-
Dijo Nanami mientras tomaba un poco de café.
-Deja las formalidades ya, puedes llamarme por mi nombre-
Sonrió Ryosuke mientras comía feliz su hot-cake bañado en miel.
-Hoy voy a regresar más tarde, saldrá una nueva línea de ropa pronto y debo estar supervisando todo, los diseños más importantes aún están incompletos…-
Se lamentó el padre de Ryosuke, si, el era dueño de una tienda de ropa la cual lanzaba sus propios diseños, la mayoría elaborados por él mismo, a veces Ryosuke le servía de modelo.
-Es lo mismo cada temporada, deja de quejarte y trabaja como se debe-
Dijo Ryosuke con burla a su padre.
-¡Pero es que no puedo dejar de salir temprano para venir a cenar con mi amaba familia!-
Exclamó el señor ligeramente ruborizado.
-Ya, ya entendimos, ahora por favor haz tu trabajo como se debe-
Dijo Nanami y todos rieron.
-¡Ah! Es hora de irme-
Dijo Ryosuke tomando el resto de su leche de un solo trago.
-Voy contigo, ¿tomarás el tren cierto?-
-Si...-
Le respondió a Yuto mientras lo observaba fijamente, a decir verdad era la primera vez que lo veía con su uniforme, lucía tan diferente, perdía aquel toque rockero para transformarlo en un estudiante común y corriente.
-¿Qué? ¿Pasa algo?-
Preguntó Yuto al sentirse observado por Ryosuke.
-No, nada-
Respondió mientras desviaba la mirada, tomó su maletín y se puso de nuevo su saco.
-Vámonos-
Dijo un poco frío mientras se acercaba a la puerta.
-Ya nos vamos-
Dijo Yuto mirando a su madre y al papa de Ryosuke, quienes continuaban sentados en la mesa.
-Vayan con cuidado-
Dijeron al mismo tiempo, así, ambos chicos salieron de la casa.
-Aún se siente extraño, pero supongo que vamos a acostumbrarnos ¿no lo crees?-
Le dijo el señor a la que ahora era su esposa.
-Si, además esos dos se llevan muy bien, mejor de lo que yo esperaba… ¿te enojarías si algo más pasa entre ellos?-
Preguntó Nanami de forma muy natural.
-¿A que te refieres?-
Preguntó él.
-Bueno, siento que hay algo de atracción entre ellos, nunca había visto a Yuto así-
El señor Kazune se sorprendió demasiado.
-¿Te refieres a que los dos se… se… gustan?-
-Puede ser, ¿Tú no notas a Ryosuke-kun diferente?-
Tras escuchar esto, el señor Yamada se puso a pensar detenidamente en ello.
-Supongo que… si, yo no sé mucho de esas cosas pero… ahora son como hermanos ¿Acaso eso se puede?-
Preguntó aún un poco asustado.
-No son hermanos de sangre, además ahora el género no importa mucho, ¿no crees que con que se vean felices es más que suficiente?-
Preguntó ella con una cálida sonrisa.
-Tienes razón, si eso lo hace sonreír no tengo por que oponerme-
-Además, no lo sé, me estoy adelantando mucho-
Sonrió ella torpemente.

Ambos chicos caminaban rumbo a la estación del tren cuando estornudaron al mismo tiempo.
-Lo siento-
Se disculparon igual al mismo tiempo, después de notarlo rieron torpemente.
-Comienza a hacerse notar el cambio en el clima ¿no lo crees?-
-Eso parece-
Respondió Ryosuke, de nueva cuenta sonrieron y continuaron con su camino.
Ya dentro del tren, el silencio se hizo presente, Ryosuke odiaba esta clase de silencio, no podía soportarlo así que intentó sacar un tema.
-¿En donde queda tu escuela?-
-Dos estaciones antes que la tuya-
Respondió Yuto con normalidad.
-Vaya…-
De nuevo silencio.
-¿Qué será bueno comer hoy?-
Preguntó de nuevo mientras sentía sus manos húmedas del propio nerviosismo.
-No lo se… no tengo hambre ahora por lo que no puedo pensar en algo, supongo que ya sabremos más tarde-
De nuevo el silencio.
No lo soportaba, ¿Por qué no tenían un tema de conversación normal? ¿Qué le estaba sucediendo para sentirse tan nervioso?
Miró de reojo a Yuto quien estaba a su lado, mirando tranquilamente por la ventana mientras se sostenía del tubo más alto, a comparación de él, Ryosuke solo estaba sujeto a un asiento, no le gustaba tener que estirarse para alcanzar un tubo, no era por que no lo alcanzara, simplemente no le gustaba.
De pronto, el tren frenó un poco brusco y esto provocó que Ryosuke se soltara, si no hubiese sido por Yuto seguramente habría caído al suelo.
-¿Estas bien?-
Le preguntó preocupado mientras lo tomaba con fuerza de los hombros, estaba pegado a su cuerpo, de tal forma que podía oler el suave aroma que el menor desprendía de su cuerpo, eran tan agradable, de no ser por que el sonido del tren lo hizo volver a la realidad se hubiese quedado así por un buen rato más.
-Lo siento-
Se disculpó reincorporándose de nuevo y sujetándose de nuevo de aquel asiento. Sabía que si el tren volvía a frenar de aquella manera caería de nuevo, pero eso no le importó.
Segundos después de que se sujetó, Yuto lo tomó de los hombros pegándolo a su cuerpo.
-Así ya no vas a caerte-
Le dijo sonriente, lo cual provocó que su corazón palpitara con fuerza y que su rostro se sonrojara un poco. Después aquella incomodidad desapareció, convirtiéndose en una sensación bastante agradable y cálida, sabía que él era ahora el hermano mayor pero sentía todo lo contrario al ser protegido de esa forma por Yuto, hecho el cual no le molestaba en lo absoluto, al contrario, le agradaba bastante.

En la escuela todo era normal, sus clases, el almuerzo, las demás clases, solo había algo diferente, y eso era la sonrisa que estaba dibujada en su rostro sin dar señales de querer desaparecer por ningún motivo.
“-¿Acaso esto es… felicidad?-”
Se preguntó mientras miraba por la ventana del salón de clases hacia el despejado cielo.
“-¿Qué es esto? Es tan cálido, ¿será que en verdad soy feliz de tener a un hermano como Yuto? Si… soy feliz de que él sea mi hermano-”
Miró más fijamente al cielo e inesperadamente, este comenzó a nublarse, era extraño, se supone que no llovería.
Bueno, eso no le importaba, no tenía que preocuparse por un detalle así.
-Vaya, así que si lloverá-
Dijo una de sus compañeras de clase.
-Que bueno que si traje mi paraguas, mi madre insistió y tenía razón-
-Yo igual lo he traído-
Así, ambas chicas dejaron de hablar para continuar escribiendo.
“-Paraguas… yo no traje uno y… Yuto tampoco…-”
¿Por qué le preocupaba más Yuto que él mismo? Eso no estaba bien ¿o si?
Al terminar las clases, ya estaba lloviendo con fuerza, la mayoría de los alumnos tomaron su paraguas y salían de la escuela, otros salían en parejas para protegerse bajo un solo paraguas, pero él continuaba ahí, de pie, solo, esperando a que dejara de llover.
Daiki ya se había ido con alguien, estaba solo.
-¿Por qué no revisé el canal del clima esta mañana?-
Se lamentó mientras dejaba escapar un suspiro.
-¿Qué hago? Tengo hambre… quiero ir a casa… Yuto…-
Dijo mirando hacia el frente, el agua parecía no querer calmarse, seguía cayendo con la misma intensidad.
De pronto, pudo ver a alguien acercarse corriendo cubriéndose con su maletín.
No le hubiese dado importancia de no ser por que aquella silueta se le hacia demasiado familiar. Cuando este se acercó más pudo verlo, era Yuto.
-¿Yuto?-
Preguntó sorprendido.
-Que bueno que sigues aquí, me preocupé de que te hubieras ido a casa así-
-¿Pero por que viniste? Hubieras ido directo a casa-
Yuto se sacudió un poco la cabeza y respondió.
-Pensé en venir por ti, no tengo paraguas así que esperemos un poco a que el agua se calme-
Así, Yuto se colocó a su lado, mirando de frente al igual que Ryosuke.
-No creo que se detenga pronto-
Dijo Yamada mientras respiraba profundo.
-Hay que ser pacientes-
Dijo Yuto, lentamente Ryosuke giró la cabeza para verlo, estaba completamente mojado, el no llevaba saco, solo su camisa blanca, la cual estaba totalmente mojada. Observó más detenidamente, su cara, su cuello, sus brazos, sus manos, todo estaba mojado y derramaba pequeñas gotas. Observar detenidamente aquello lo hizo sentirse extraño ¿Por qué?
Estaba pensando tonterias, necesitaba despejarse, así que impulsivamente dio unos pasos hacia adelante y comenzó a mojarse.
-¿Qué haces? Te estas mojando-
Le dijo Yuto tomándolo del brazo, Ryosuke lo miró fijamente y le dijo con voz seria, sin dejar de mirarlo a los ojos.
-Quiero ir a casa ahora-
A Yuto le recorrió un extraño escalofrío por la espalda al ver la mirada de Ryosuke y al escuchar su voz.
-De acuerdo-
Le respondió. Así, ambos comenzaron a correr para salir de la escuela y dirigirse a casa.

Completamente mojados, llegaron a casa, Ryosuke encendió la luz de la sala.
-Será mejor darnos un baño, no quiero enfermarme o Ushio va a matarme-
-¿Quién es Ushio?-
Preguntó Yamada mientras se quitaba el saco y lo colgaba un una de las sillas del comedor.
-Es el líder de la banda, a veces tengo que cantar con él y dice que no debo enfermarme por ningún motivo o eso arruinará mi voz-
Respondió Yuto con una sonrisa, Ryosuke estaba comenzando a obsesionarse con aquella sonrisa, era tan… especial.
-Entonces ve a bañarte primero-
Le dijo con amabilidad mientras se detenía justo frente a él.
-Gracias, lo haré rápido, no será bueno si tu también te enfermas-
-De acuerdo, voy a cambiarme mientras te espero-
Dicho esto, Yamada comenzó a subir las escaleras.
Yuto lo observó fijamente, lucía tan diferente, su corazón palpitaba con fuerza, no podía evitar el querer protegerlo, era la primera vez que se sentía así, deseaba poder abrazarlo, sentirlo más cerca, el acercamiento de esa mañana le hizo despertar aquella sensación extraña que lo acompañó todo el día.

Mientras subía las escaleras para dirigirse al baño, recordó que su toalla estaba sucia.
-Espero y Ryosuke pueda prestarme una-
Dijo para si mientras se acercaba a la habitación del mayor, no supo por qué pero se atrevió a entrar sin tocar la puerta, encontrando a un Ryosuke solo en ropa interior.
-¡Ah! No me asustes así-
Dijo mientras tomaba la camisa de su pijama.
-Yo… lo… lo siento… olvidé tocar antes…-
Logró decir Yuto, estaba muy avergonzado y desvió la mirada rápidamente mientras sentía que el color se le subía al rostro.
-¿Qué pasa?-
Preguntó Yamada mientras terminaba de vestirse.
-Ah… es que… no tengo toalla y quería saber si tu pudieras prestarme una-
Ryosuke rió divertido, mientras que Yuto no se atrevía a mirarlo.
-Hay toallas en el mueble del baño, te lo dijeron apenas ayer-
-¿Ah si? No lo recuerdo, bueno, gracias-
Así, sin más, salió de la habitación lo más rápido que pudo y se dirigió al baño.
-¿Pero que le pasa?-
Se preguntó Ryosuke mientras tomaba su toalla y comenzaba a secar su cabello.

Ambos chicos ya bañados y secos, estaban mirando un programa de televisión muy entretenidos cuando el teléfono comenzó a sonar y Ryosuke se levantó del sillón para responder.
-¿Si?-
-Ryosuke-kun, soy Nanami, no voy a poder llegar esta noche, tengo que hacer guardia en el hospital, por favor cierren bien la puerta y cuídense mucho ¿de acuerdo?-
-Descuida, estaremos bien-
Al colgar, regresó de nuevo a la sala.
-¿Era mamá?-
Preguntó Yuto curioso.
-Si, dice que no va a regresar esta noche, tiene que hacer guardia, papá tampoco regresara por que estará ocupado en su estudio preparando los nuevos diseños, estaremos solos esta noche-
Respondió Ryosuke tranquilamente.
-Vaya, bueno pues yo creo que ya es hora de irnos a dormir, es tarde y mañana hay clases de nuevo-
Dijo Yuto sin muchos ánimos, no es que ir a la escuela fuera lo que más le gustaba hacer, pero quería graduarse antes de dedicarse de lleno a la banda.
-Aún llueve…-
Dijo Ryosuke mientras observaba por la ventana.
-Supongo que va a seguir lloviendo toda la noche-
Suspiró Yuto sin darle mucha importancia.
-¿No crees que es un poco aterrador?-
Preguntó Yamada un poco nervioso.
-No, es normal, tiene que llover, es temporada-
Respondió Yuto tranquilamente mientras apagaba el televisor.
-Vamos, es hora de dormir, el baño me relajó mucho y muero de sueño-
Dicho esto, Yuto comenzó a subir las escaleras.
-¡Espera!-
Lo detuvo Ryosuke mientras caminaba rápidamente hacia las escaleras y subía unos cuantos escalones.
-Tú apaga la luz…-
Dijo avergonzado mientras corría hacia su habitación.
“-¿Acaso le da miedo la oscuridad?-”
Pensó Yuto mientras que sin más remedio apagaba la luz y subía a su habitación.

Ya estaba recostado en su cama, quedándose dormido profundamente cuando escuchó que alguien tocaba a la puerta.
-¿Yuto?-
Era la voz de Ryosuke, con un gran esfuerzo se levantó de la cama y abrió la puerta.
-¿Qué ocurre?-
Preguntó medio dormido.
-No puedo dormir-
Respondió con un poco de timidez.
-¿Y que quieres que haga?-
Preguntó Yuto.
-No se, ¿podemos jugar algún juego de mesa quizás?-
Preguntó Yamada con curiosidad.
-Ve a dormir, es tarde-
Le dijo Yuto con los ojos cerrados mientras cerraba la puerta y regresaba a su cama.
-Pero no puedo dormir…-
Murmuró Ryosuke, estuvo ahí de pie unos minutos y sin más, abrió de nuevo aquella puerta y entró sigilosamente en la habitación, para después lograr infiltrarse lentamente en la cama de Yuto.

Esa mañana, Yuto estaba abrazando algo, era tan cálido, no recordaba tener una almohada extra o algo para que se sintiera así, por lo que lentamente abrió los ojos y se llevó una gran sorpresa al ver a Ryosuke justo entre sus brazos.
-¿Qué… qué haces aquí?-
Preguntó mientras lo soltaba y salía rápidamente de la cama.
-No grites tan temprano…-
Respondió Ryosuke mientras se despertaba lentamente y se sentaba sobre la cama.
-¿Cómo entraste?-
-Solo abrí la puerta y entre, eso es todo-
Respondió con normalidad mientras salía de la cama.
-No te alteres, no tiene nada de malo, además ahora somos hermanos, no te quejes-
Dijo Ryosuke con naturalidad mientras salía de la habitación para ir a la suya y comenzar a prepararse para ir a la escuela.
-Pero no es normal-
Murmuró Yuto mientras sentía algo extraño dentro de su pecho latir con fuerza.

Más tarde, cuando al fin regresó de la escuela, un poco tarde puesto que tuvo que quedarse a unas lecciones extra, sintió la casa demasiado silenciosa.
-¿No habrá nadie?-
Se preguntó mientras miraba a su alrededor, estaba a punto de ir a su habitación a dejar sus cosas cuando logro ver a Ryosuke profundamente dormido sobre el sillón de la sala.
-Vaya, con que aquí estabas-
Dijo en voz baja mientras lo observaba, lucía bastante relajado y profundamente dormido.
-Lo dejaré dormir un rato, mientras iré a comprar algo para comer-
Así, subió a su habitación, se quitó el uniforme y se cambio con algo más cómodo. Estaba a punto de bajar de nuevo cuando decidió tomar una cobija, estaba haciendo un poco de fresco. Tras tomarla, bajó a la sala y cubrió a Ryosuke gentilmente, observándolo fijamente tras haberlo hecho. Lucía tan apuesto y hermoso… nunca antes se había detenido a observarlo tan detalladamente.
Sin pensarlo, instintivamente acarició su rostro, al hacerlo, su cuerpo comenzó a moverse sin pensarlo y ahora su rostro estaba tan cerca del de Yamada que podía sentir su suave respiración sobre sus mejillas.
Sus labios rozaron solo un poco cuando Yuto se alejó rápidamente, sorprendido de sus propios actos.
-¿Qué estoy haciendo?-
Sin más deseos de quedarse ahí, salió de la casa rápidamente, algo no andaba bien en él, ¿desde cuando Ryosuke lo atraía tanto?

Tras escuchar la puerta cerrarse, despertó poco a poco, imaginó que Yuto ya habría llegado, quería verlo, había tenido un sueño bastante extraño y una sensación muy agradable muy cerca de su rostro…
-¿Yuto?-
Preguntó reincorporándose mientras miraba a su alrededor, esperando poder verlo.
Pero no había nadie, todo estaba en silencio.
-¿Fue mi imaginación?-
Se preguntó mientras se ponía de pie y tomaba su maletín que estaba sobre la alfombra.
-Iré a cambiarme-
Así, subió hacia su habitación, justo antes de entrar, vio que la puerta de la habitación de Yuto estaba abierta.
-Ya llegó-
Se dijo y no dudo en asomarse, si, efectivamente, su uniforme estaba sobre la cama al igual que su mochila, ¿pero en donde estaba él?
Sin comprender muy bien e imaginando que tal vez el menor había salido, entró a su habitación para cambiarse de ropa.

Aún se sentía extraño, no estaba seguro de regresar a casa aún, sin embargo sus pasos lo llevaron directo ahí así que no le quedó más que entrar.
-Ya llegue…-
Dijo en voz baja.
-¿A dónde fuiste?-
Preguntó Yamada curioso caminando hacia él.
-A comprar algo de comer-
Respondió tratando de sonar tranquilo pero inevitablemente desviando la mirada.
-Que bien, muero de hambre-
Después de un rato, ambos se sentaron en el comedor, comiendo tranquilamente, esta vez el único que no dejaba de hablar era Ryosuke, Yuto se sentía demasiado nervioso y ansioso por lo que evitaba todo contacto visual con Ryosuke y casi no hablaba.

Cuando terminaron, Yuto dejó los platos sucios en la cocina y se fue directo a su habitación sin decir palabra alguna. Hecho el cual tenía muy preocupado a Ryosuke, era la primera vez que Yuto lo ignoraba de esa manera.
-¿Yuto?-
Lo llamó desde la puerta, pero no obtuvo respuesta, así que lentamente giró la perilla y abrió la puerta, encontrándose con un Yuto recostado en su cama, el cual al sentir la presencia de Ryosuke se reincorporó lentamente.
-¿Qué pasa?-
Preguntó con expresión cansada.
-¿Esta todo bien?-
Preguntó tímidamente.
-Claro, ¿Por qué preguntas?-
-Es que hoy te siento extraño… dime… ¿hice algo malo?-
-No-
Respondió mientras desviaba la mirada.
-¿Entonces que sucede? Creí que nos llevábamos bien, pero ahora me ignoras y evitas mirarme, si hice algo malo dímelo y me disculparé-
Dijo Ryosuke con un poco de suplica, después de todo no le gustaba que Yuto lo ignorara de esa forma.
-Tú no hiciste nada… aquí el del problema soy yo-
-¿Eh?-
Exclamó Ryosuke sorprendido ante la respuesta de Yuto.
-Olvídalo, soy yo el que esta mal, solo no me hagas mucho caso ¿si?-
Dijo, esta vez fingiendo una sonrisa y mirando a Ryosuke.
-Ahora tengo que irme, olvidé que hay ensayo con la banda hoy-
Mintió, se puso de pie, estuvo a punto de salir de su habitación, pero justo al pasar junto a Ryosuke este lo tomó del brazo.
-¿Por qué te vas así? ¿Hice algo malo verdad?-
El sentir el toque de Ryosuke lo alteró por completo, aquello en su interior despertó más e instintivamente se soltó bruscamente del agarre del mayor.
-No me pasa nada-
Sentir el rechazo de Yuto lo hizo sentir aún peor.
-No sé que es lo que te pasa… pero tampoco voy a obligarte a que me lo digas…-
Así, Ryosuke dio media vuelta, estuvo a punto de dar un paso adelante para irse a su habitación, cuando algo lo detuvo.
Sin pensarlo demasiado y actuando por mero impulso, Yuto abrazó a Yamada por la espalda.
-No es tu culpa, no te vayas así-
Era extraño, no sabía por que decía estas palabras pero eran verdad, ver la cara de decepción de Ryosuke y de tristeza hicieron que se le oprimiera el pecho, deseando abrazarlo tal y como lo estaba haciendo ahora.
-Estas muy extraño el día de hoy…-
Dijo Ryosuke, estaba nervioso, el sentir como Yuto lo abrazaba era demasiado agradable, le gustaba.
-Creo que… me gustas-
Dijo Yuto sin más, el al fin poder expresarlo lo hizo sentir diferente, aliviado, pero a su vez preocupado por la reacción de Ryosuke.
-¿Eh?-
Fue lo único que logró decir, de inmediato su corazón comenzó a palpitar con fuerza, no podía articular palabra alguna.
-Me gustas-
Dijo de nuevo, esta vez más cerca de su oído, con voz suave que le provocó un escalofrío a Ryosuke.
Ambos se quedaron en silencio y completamente inmóviles, Yuto esperaba alguna clase de respuesta por parte de Ryosuke, sin embargo este no hacia ni decía nada, solo permanecía ahí, inmóvil.
De pronto, el sonido del teléfono los interrumpió y fue Ryosuke quien se soltó del agarre de Yuto para alejarse rápidamente y bajar las escaleras para lograr responder a aquella llamada.
Por otro lado, triste y decepcionado de su atrevimiento, Yuto también bajó por las escaleras, caminó hacia la puerta y salió de la casa.
-¿Eh? No te escuche papa…-
Dijo aún preocupado tras haber visto a Yuto partir sin decirle absolutamente nada.
-Te digo que me quedaré en mi estudio terminando mi trabajo, llama a Nanami y dile por favor, ahora tengo que ir a una reunión, nos vemos-
Dicho esto el señor terminó la llamada.
Tras haber dejado el teléfono en su lugar, respiró profundo, se sentía aún demasiado nervioso, ¿Por qué Yuto le había dicho aquello tan de repente? ¿Acaso podría ser verdad?
-¿A que… se refería con esas palabras?-
Se preguntó mientras aún podía sentir los brazos de Yuto rodear su cuerpo.
-Ryosuke-kun, que oportuno eres, estaba a punto de llamar a casa, ¿sucede algo?-
Preguntó Nanami-san del otro lado de la línea.
-Justo te llamaba para decirte que mi papá tampoco piensa llegar esta noche, me pidió que te avisará por que justo ahorita tiene una reunión-
-Vaya, que mal, me preocupa que ustedes se queden solos, ¿Todo esta bien en casa?-
-Si, todo bien-
Dijo tratando de sonar normal, después de todo no podía preocuparla por algo como aquello.

Decidió esperar a que Yuto volviera, necesitaba hablar con el y preguntarle que significaban aquellas palabras.
-Es que yo… no lo comprendo-
Dijo para si mientras apagaba el televisor. A decir verdad, era la primera vez que alguien le decía algo así, sin embargo pudo sentirse diferente, especial, feliz, tras escuchar aquellas palabras que aún resonaban en su cabeza.
“-Me gustas-”
Deseaba tanto que Yuto volviera pronto, desea verlo de nuevo y pedirle que las dijera de nuevo.
¿Por qué?
Esto lo confundió, sumergiéndolo en lo más profundo de sus pensamientos. ¿Por qué deseaba escuchar aquellas palabras de nuevo? No tenía sentido, sabía y estaba conciente de que le había agarrado un cariño muy especial de Yuto, de alguna forma era ahora su hermano menor, y aunque normalmente parecía ser lo contrario, le encantaba estar a su lado, sentirse protegido por él, había logrado entrar en un mundo completamente diferente al que estaba acostumbrado, ya no estaba solo cuando llegaba de la escuela, siempre que quería Yuto estaba ahí para él, haciéndolo reír innumerables veces, sintiendo tanta paz cada vez que estaba a su lado.
¿Acaso eso era solo cariño fraternal?
Algo dentro de sí le decía que tal vez no era así, pero entonces si no lo era ¿Qué podría ser?
De nueva cuenta las palabras de Yuto resonaron en su cabeza.
“-Me gustas-”
Esta vez con más fuerza y desbordando aquel sentimiento por todo su ser, fue entonces que su corazón latió con mucha más fuerza, al fin había encontrado la respuesta.
-Tengo que decírselo-
Estaba decidido, nunca antes se había sentido así, ni siquiera cuando Takaki le gustaba, eso era algo mucho más fuerte y que lo llenaba por completo.

Había estado vagando por la calle sin rumbo definido, no quería ir con los chicos de la banda, sabía que si lo veían en ese estado los preocuparía y no tenía ninguna excusa planeada, además de que sabrían que estaba mintiendo, el no solía mentir así que cuando lo hacia era fácil saberlo.
Tras haber andado de aquí para allá por un largo rato, la noche llegó como siempre, silenciosa y fría.
-Seguramente ya habrán llegado todos, tengo que volver antes de que se preocupen…-
Murmuró mientras emprendía lentamente el camino de regreso, a decir verdad no deseaba hacerlo, no podía, le dolía mucho el tan solo pensar y ver a Ryosuke.
-Tal vez me ignore por un tiempo… ¿Qué voy a hacer ahora?-

Ya era tarde y Yuto no regresaba, en el reloj ya eran justo las 9 de la noche.
-¿Por qué no regresa?-
Se preguntó mientras comenzaba a preocuparse. Toda la tarde estuvo pensando en él más que de costumbre, quería verlo, lo anhelaba tanto que comenzaba a ser demasiado doloroso, atormentándose tanto por no haber reaccionado de otra forma, por ser tan lento y tonto.
-Yuto-
Murmuró mientras entraba en la habitación del menor y la observaba detalladamente. Todo ese espacio estaba tan impregnado de la esencia de Yuto. Lentamente se acercó a la cama y se recostó sobre ella, hundiendo su rostro en la almohada, respirando profundo y dejando que el aroma de el menor lo invadiera por completo.
-Regresa pronto-
Susurró mientras cerraba sus ojos, cayendo poco a poco en un profundo sueño.

Estaba por llegar a casa, miró su reloj antes de continuar avanzando.
-Las diez, si, definitivamente ya debe haber alguien más en casa-
Concluyo, este hecho no lo aliviaba por completo pero al menos podría distraerse un poco de alguna forma.
Al llegar a casa, antes de abrir la puerta, pudo notar que todas las luces estaban apagadas y todo estaba en silencio.
-¿Habrán salido?-
Se pregunto, abrió la puerta y entró sigilosamente. Miró a su alrededor, todo estaba en silencio, como si la casa estuviese sola, lentamente caminó hacia las escaleras y pudo ver que la luz del segundo piso estaba encendida.
-Ya llegue-
Dijo en voz alta pero no obtuvo respuesta. Sin más, comenzó a subir las escaleras, con curiosidad echó un vistazo en la habitación de sus padres pero esta estaba vacía, antes de llegar a su habitación miró en la habitación de Ryosuke pero esta también estaba vacía.
-Que extraño…-
Concluyendo que evidentemente estaba solo, se dirigió a su habitación, la puerta estaba abierta, pero no le dio importancia, al entrar encendió la luz y se llevó tremenda sorpresa. Ryosuke estaba profundamente dormido sobre su cama.
-¿Qué…-
No pudo terminar siquiera de hablar al notar que Ryosuke se despertaba poco a poco. Solo se quedó helado sin poder articular palabra.

Tras sentir la suave luz, sintió que era hora de despertar, así que poco a poco lo hizo y tras reincorporarse un poco logró ver a Yuto observándolo sorprendido. Su corazón dio un brinco al verlo al fin.
-Volviste-
Dijo con voz suave mientras no podía evitar sonreír un poco. Yuto aún continuaba sin poder articular palabra.
Lentamente Ryosuke salió de la cama y se aproximó a Yuto.
-¿Por qué te fuiste?-
Preguntó curioso.
-Yo… yo… solo lo… necesitaba-
Logró responder con mucho esfuerzo, el sentir que Ryosuke se aproximaba lo estaba poniendo demasiado nervioso.
-¿Fuiste a los ensayos de tu banda?-
Preguntó Ryosuke deteniéndose al fin a una distancia considerable.
-¿Eh?… ah… no…-
A decir verdad no tenía ensayo ese día, pero ya se lo había dicho a Ryosuke antes.
-¿Quieres cenar algo?-
Yuto notaba a Ryosuke muy normal, le resultaba un poco decepcionarte pero a la vez tranquilizante, si bien el mayor no iba a corresponder a sus sentimientos al menos no lo trataría diferente.
¿Eso estaba bien?
-No tengo hambre-
Respondió en un tono ligeramente frío.
Ryosuke no sabía que más decir, estaba demasiado nervioso, esperaba que Yuto tocara de nuevo el tema para así poder responderle como tanto deseaba, pero al parecer eso no iba a suceder, tenía que hacer algo.
-Yuto-
Lo llamó con voz firme y mirándolo fijamente. Este solo espero a escuchar lo que Ryosuke tenía que decirle tras haberlo llamado.
-¿Puedes repetir lo que dijiste esta tarde?-
Aquella pregunta lo sorprendió demasiado, ¿Por qué le estaba pidiendo semejante cosa?
-¿Por… por qué?-
No sabía como decirle la razón, así que solo se quedó en silencio y bajó la mirada, trataba de pensar en algo pero nada se le ocurría.
Yuto respiró profundo y dijo.
-No sé para que quieres escucharlo de nuevo si fui muy claro, no es necesario que te sientas obligado a comprenderlo-
Estaba triste, demasiado, estuvo a punto de salir de su habitación cuando Ryosuke lo detuvo sorpresivamente, ahora era él quien lo abrazaba por la espalda, recargando su frente sobre la espalda del menor.
No pudo decir nada, no sabía la razón pero no podía decirlo aún, así que solo se aferró con fuerza al cuerpo de Yuto.
El menor estaba inmóvil, no se lo esperaba, la forma en la que Ryosuke lo estaba abrazando era tan cálida y tierna, sus brazos rodeaban firmemente su cintura. Con delicadeza tomó las manos del mayor y se soltó del agarre pero solo con el objetivo de girarse y sin decir absolutamente nada, abrazó a Ryosuke con ternura.
Al sentirse envuelto en los brazos de Yuto lo hizo querer decirlo, así que se aferró con fuerza a su espalda y hundió un poco su rostro en el pecho del menor.
-Yuto…-
Su corazón palpitó con fuerza, tenía que decirlo pero sentía que todo el cuerpo le temblaba, nunca había dicho estas palabras a nadie, pero tenía que hacerlo.
De alguna manera, Yuto sabía lo que estaba a punto de escuchar, su corazón latió con fuerza y su respiración se volvió un poco pausada, esperando impaciente por las palabras que Ryosuke le tenía preparadas.
Respiró profundo por última vez, despegó un poco su rostro del cuerpo de Yuto, miró hacia arriba, encontrándose con la mirada ansiosa del menor, tragó saliva y lo dijo.
-Me gustas-
Ambos se miraron con un brillo especial en la mirada, compartieron una tierna sonrisa.
Los nervios habían desaparecido, haberlo dicho lo hizo sentir mucho mejor, estaba feliz.
Yuto se sintió tan emocionado que sentía como si hubiesen fuegos artificiales dentro de todo su cuerpo. Lentamente soltó a Ryosuke solo para dirigir sus manos hacia el rostro de este, lo tomó con ambas manos y comenzó a inclinar su cuerpo lentamente hacia él. Mientras tanto, Ryosuke esperaba impaciente aquel acercamiento, justo cuando tuvo el rostro de Yuto lo suficientemente cerca como para sentir su respiración sobre su rostro, pudo recordar aquella sensación, definitivamente ya la había sentido antes, pero el tiempo para recordar terminó puesto que el contacto de sus labios con los de Yuto, lo cual le provocó un torrente de emociones el cual no parecía tener fin.
Tímidamente cerró sus ojos, disfrutando aún más de aquella sensación.

A un ritmo lento y suave, ambos completaron aquel contacto, convirtiéndolo en un beso profundo y dulce.
Siguiendo el mismo juego de movimientos, ambos movían su labios, saboreándose a cada segundo, disfrutando de aquella sensación que los hacia querer cada vez más.
Después de unos instantes, no sabían cuanto tiempo exactamente, se separaron, aún con los ojos cerrados, los abrieron lentamente y se miraron fijamente, sonriéndose tiernamente.
No sabían que decir, bueno, no había nada que decirse, ya todo lo que tenían que decir ya estaba hecho, se sentían felices, aquello era tan especial en esos momentos que no podía terminar tan fácilmente, así que con movimientos suaves, volvieron a acercarse, esta vez con más intensidad, Ryosuke se aferró al cuello de Yuto y con un suave impulso logró rodear la cintura del menor con sus piernas.
Aquel beso era diferente al primero, este era más intenso, mas demandante, mucho más profundo y apasionante, lleno de deseo, aquel ardiente sentimiento creció cuando ambos sintieron aquella fricción con sus miembros rozadote sobre la ropa, de forma instintiva Ryosuke movía sus caderas para sentir cada vez más aquella deliciosa sensación.
Por otro lado, Yuto comenzó a acercarse de forma un poco torpe hacia la cama, como tenía los ojos cerrados no estaba completamente seguro cuando debía detenerse, así que al llegar a la cama, sus piernas chocaron contra esta y cayó sobre de ella. Ahora Yuto estaba sentado sobre la cama con Ryosuke sobre de él.
El mayor al sentir la caída se alejó solo un poco del menor y le sonrió.
-Lo siento, es que no podía ver-
Se disculpó Yuto con una torpe sonrisa.
-No importa-
Dicho esto, Ryosuke se apoyó primero un poco en los hombros de Yuto, se acomodó mejor y tomó su rostro solo para volver a besarlo, aquello estaba subiendo de temperatura considerablemente y ninguno de los dos tenía el deseo de detenerse.
Mientras aquel beso se intensificaba cada vez más, Ryosuke no dejaba de disfrutar de la sensación que le ocasionaba la fricción de su entrepierna con la de Yuto haciendo que su cadera se moviera cada vez más para no dejar de sentir aquel placer que lo estaba envolviendo por completo.

Con manos un poco torpes y temblorosas, Yuto comenzó a infiltrarse debajo de la camisa de Ryosuke, tocando con sus dedos aquella piel tan suave y cálida.
Al sentir los fríos dedos de Yuto tocar su piel un escalofrío le recorrió la espalda, aquello le tomó por sorpresa más sin embargo no era incómodo en lo absoluto, todo lo contrario, le gustaba.
Tras acariciar un poco la espalda de Ryosuke, lentamente comenzó a despojarlo de aquella estorbosa prenda, botón por botón, sin dejar de besar al mayor, nunca imaginó que aquellos labios podían ser tan adictivos y exquisitos, estaba experimentando el placer más delicioso que jamás había sentido, deseaba cada vez más.
Yuto había logrado quitarle la camisa, ahora su desnudo torso estaba expuesto, sabía que estaba a punto de continuar con algo que jamás había imaginado, ni siquiera lo había pensado, incluso no estaba seguro de que tanto placer fuese real, aún así no tenía intensión de dar marcha atrás por lo que suavemente tomó la playera de Yuto desde abajo y comenzó a deslizarla hacia arriba lentamente, rozando traviesamente con la punta de sus dedos el desnudo pecho del menor, sintiendo como su cuerpo reaccionaba ante semejante roce, lo cual lo hizo sonreír un poco, para lograr sacar aquella estorbosa prenda era necesario romper con aquel beso, que a pesar de que sus labios estaban ya ligeramente rojos, continuaban necesitando el sabor del otro, al separarse un poco no dudó en darse prisa para deshacerse de aquella prenda y volver a sentir casi de inmediato los labios de Yuto nuevamente sobre los suyos.
Aquello se había convertido en algo mucho más apasionante lentamente, ahora no solo se besaban, si no que exploraban cada rincón de su semidesnudo cuerpo con sus manos, tocándose suavemente, disfrutando de tocar aquella piel. Fue Ryosuke quien necesitaba más, no estaba seguro de la forma en la que estaba actuando, nunca antes lo había hecho, ¿Instinto tal vez? Bueno, era una posibilidad, o simplemente su cuerpo había estado deseando sentir algo así, bueno, aquello ya no importaba demasiado puesto que ahora sus manos se dirigieron lentamente a la cintura de Yuto e intentaron desabotonar su pantalón, pero justo al intentarlo, este lo detuvo, lentamente dejó de besarlo y de un solo movimiento suave y delicado, lo recostó sobre la cama, quedando así debajo del menor, contemplando su rostro un poco impaciente.
Un hubo necesidad de palabras, con la mirada Yuto pudo expresar que el deseaba continuar con lo que venía a continuación, y es que esta vez en lugar de besar los labios de Ryosuke, se dirigió a su cuello, comenzando con besos cortos para después haciéndolos más intensos, lamiendo un poco de vez en cuando, el sentir el cuerpo de Ryosuke estremecerse un poco con esto lo hacía querer continuar.
Ryosuke disfrutaba de los besos que Yuto le daba, sentía como estos recorrían poco a poco su desnudo pecho, ocasionándole sensaciones diferentes con cada beso, era tan placentero que en verdad deseaba que esto no terminase jamás.
Sin embargo, mientras disfrutaba de esto, sorpresivamente pudo sentir como Yuto bajaba el cierre de su pantalón y lentamente infiltraba su mano por debajo de su ropa interior, encontrando así su miembro solo para comenzar a tocarlo. Aquello lo había tomado completamente de sorpresa, tal fue que no pudo evitar el gemir de placer al tacto de la mano de Yuto con su despierto miembro. Algo estaba a punto de explotar en su interior, deseaba gritar por más, lo estaba disfrutando a sobremanera.
Muy pronto dejó de sentir los labios de Yuto sobre su piel, entonces, repentinamente se sintió despojado del resto de su ropa, a penas pensaba en abrir los ojos cuando volvió a cerrarlos con fuerza al sentir aquello que como resultado lo hizo gemir con más intensidad que la primera vez.
Yuto había introducido el miembro de Ryosuke en su boca, subiendo y bajando, mordiendo un poco la punta para después jugar con ella con su lengua, el escuchar los placenteros gemidos de Ryosuke le decía que aquello lo estaba disfrutando. Mientras hacía esto lentamente, saboreando de aquello, podía sentir como su propio miembro comenzaba a despertar más, sintiéndose necesitado de la misma atención.
Continuo lamiendo el miembro de Ryosuke, dejando que aquellos gemidos lo incitaran a continuar con su tarea, mientras que con su mano libre comenzaba a masajear su propio miembro por encima de su pantalón.
Ryosuke estaba sintiendo la locura recorrer su cuerpo, aquello que sentía que iba a explotar en su interior estaba cada vez más cerca, hasta que de pronto una oleada de placer lo envolvió por completo y al sentir su miembro salir lentamente de la boca de Yuto, este dejó salir su blanco liquido acompañado de un gemido mucho más fuerte al mismo tiempo que su espalda se arqueaba un poco.
Aquello había sido demasiado delicioso, su respiración estaba demasiado agotada, lentamente logró abrir sus ojos y logró ver como Yuto limpiaba un poco de aquel blanco liquido de la comisura de sus labios, fue así que decidió reincorporarse un poco, tomó el rostro de Yuto con ambas manos y lamió aquel liquido que no había sido capaz de limpiar, después recorrió con sus manos el desnudo pecho de Yuto mientras que lograba recostarlo sobre la cama, ahora era Ryosuke quien estaba sobre el cuerpo de Yuto.
Lamió, beso y marcó cada rincón de su piel, era tan deliciosa y el aroma que del menor se desprendía simplemente lo estaba volviendo loco.
Al llegar a la cintura pudo percibir aquel bulto en su entrepierna, desabotonó rápidamente el pantalón de Yuto y lo bajó lentamente junto con su ropa interior. Tomo aquel miembro con ambas manos y comenzó a masajearlo, de arriba hacia abajo, a un ritmo lento, sintiendo como el cuerpo de Yuto se estremecía cada vez que bajaba sus manos. Observaba placenteramente el rostro excitado de Yuto mientras continuaba con aquel suave movimiento, al mismo tiempo aquello lo estaba estimulando nuevamente, ahora movía sus caderas al mismo ritmo que masajeaba el miembro de Yuto. Ryosuke estaba consiente de que necesitaba más, en verdad lo deseaba así que sin pensarlo más, dejó de masajear el miembro de Yuto, sabía lo que tenía que hacer, no se explicaba cómo era que sabía aquello, tan solo lo sabía.
Lentamente se levantó un poco, recargó ambas manos sobre el pecho de Yuto y acercó aquel erecto miembro hacia su entrada, al sentir la punta rozarlo, gimió levemente.
-Con… cuidado…-
Le dijo Yuto con la respiración agitada, Ryosuke le sonrió traviesamente, así, lentamente comenzó a dejarse caer, sintiendo como el miembro de Yuto entraba en su interior, palpitante. Era doloroso, si, pero al mismo tiempo placentero de alguna forma, su excitación era tal que no tenía tiempo de pensar en el dolor, solo deseaba disfrutar aquello.
De igual forma, Yuto gemía fuertemente al sentir como su miembro penetraba en Ryosuke lentamente, era tan deliciosamente estrecho que aquello solo estimulaba más su deseo.

Cuando al fin estuvo completamente dentro, ambos gimieron fuertemente, ninguno de los dos pudo moverse, Ryosuke temblaba un poco, necesitaba acostumbrarse a aquella sensación antes de continuar, mientras tanto dejaba caer su cuerpo lentamente para acercarse al rostro de Yuto y lograr lamer sus labios, tras hacer esto, se volvió a reincorporar lentamente, acariciando con sus manos el pecho desnudo del menor.
Estaba listo, lo sabía, aquel deseo de sentir más había regresado aplastando aquel dolor por completo, así que lentamente movió su cadera de adelante hacia atrás, haciendo gemir a Yuto tan fuerte que incluso el comenzó a hacer lo mismo.
Aquellos ya eran prácticamente gritos de placer, los cuales no se detendrían hasta no haber obtenido lo que más deseaban.
Tras haberse acostumbrado un poco más, dejó aquel movimiento para cambiarlo, esta vez haciéndolo de arriba hacia abajo, de forma lenta y un poco torpe, el sentir como el miembro de Yuto entraba y salía de su interior lo estaba enloqueciendo.
Yuto tomó la cadera de Ryosuke con ambas manos y comenzó a ayudarlo a subir y bajar, aumentando cada vez el ritmo, cuando al fin el mayor pudo hacerlo sin su ayuda, pudo sentir aún más placer recorrer su cuerpo, sin embargo aquella posición lo estaba cansando, así que antes de que Ryosuke lograra bajar una vez más, lo detuvo, poco a poco salió de su interior, antes de que el mayor lograra reprochar algo, lo calló con un apasionado beso, cuando menos se lo esperaba, Ryosuke estaba de rodillas en la cama, Yuto lo empujó un poco hacia abajo, dejándolo en la posición deseada, tomó su cadera nuevamente y acercó su miembro a la entrada expuesta de Ryosuke introduciendo sin más su miembro.
Sentir de nuevo aquella intromisión tan sorpresivamente le provocó un poco de dolor, haciendo que se aferrará más a las sabanas con ambas manos mientras volvía a acostumbrarse, lo cual fue rápido, fue cuestión de segundos para disfrutar de los movimientos de Yuto, era delicioso.

Mientras embestía el cuerpo de Ryosuke a una velocidad que aumentaba poco a poco, con una de sus manos lo tomaba firmemente de la cintura y con la otra comenzó a acariciar su miembro, despertándolo de nuevo, aumentando la excitación en el mayor.
Yuto lo estaba volviendo loco, experimentar esa clase de placer era algo que no lograba expresar de otra forma más que con fuertes gemidos.
De pronto, pudo sentir como Yuto acariciaba su espalda mientras continuaba embistiéndolo y masajeando su miembro, se inclinó un poco y tomó a Ryosuke del cuello, enderezándolo lentamente para pegarlo a su cuerpo, ante aquel movimiento, Ryosuke gritó de placer, aquel movimiento hizo que lograra penetrarlo más profundamente.
Yuto acarició un poco su cuello seguido de su rostro solo para después introducir un par de dedos dentro de la boca de Ryosuke, el cual no dudo en lamerlos en respuesta al placer que lo estaba embriagando.
Ambos se movían al mismo ritmo, pronto Yuto necesitaba aumentar el ritmo de sus embestidas así que regresó a Ryosuke a su posición original, este de inmediato se aferró de nuevo a las sabanas, sentía que podía morir ahogado en tanto placer.
Al mismo tiempo que Yuto aumentaba el ritmo de sus embestidas también lo hacia con la forma en la que masajeaba el miembro de Ryosuke, el cual no tardo en correrse nuevamente, llenando la mano de Yuto de aquel liquido blanquecino.
Ryosuke gimió mucho más fuerte, pero esto no iba a terminar ahí, Yuto sentía que dentro de poco el momento de aquel placer llegaría pronto, y así fue, con una ultima embestida y un fuerte gemido, pudo dejar salir aquel liquido en el interior de Ryosuke.

Sus cuerpos estaban bañados en sudor, sus respiraciones agitadas. Lentamente Yuto salió del interior de Ryosuke y se desplomó de espalda sobre la cama, limpió un poco de sudor de su rostro con el antebrazo y cerró los ojos.
Por otro lado, Ryosuke se dejó caer bocabajo, estaba agotado, aquella dosis de doble placer lo habían fulminado.
Al ver frente a él los pies de Yuto, sonrió y con las últimas fuerzas que le quedaban, se reincorporó lentamente, se giró y se dejó caer a un costado del cuerpo de Yuto, extendiendo ambos brazos, dejando uno sobre el desnudo pecho del menor.
Tras haber recuperado el aliento, Yuto tomó el cuerpo de Ryosuke y lo acercó al suyo, tomándolo entre sus brazos tiernamente para después besar su frente.
El mayor no dudo en acurrucarse en el pecho del menor, rodeando con sus brazos la cintura de este al mismo tiempo que cerraba los ojos.
No hubo necesidad de decir nada, todo ya lo habían expresado con besos, caricias y aquel delicioso placer, así que tan solo cerraron sus ojos y cayeron en un profundo y relajante sueño.

A la mañana siguiente, pudo sentir los rayos del sol sobre su rostro, no supo cuanto tiempo estuvo dormido, así que con un poco de esfuerzo logró abrir los ojos. Recordaba perfectamente lo que había sucedido y estaba conciente de que a su lado debía encontrarse Ryosuke, pero grande fue sus sorpresa que al abrir los ojos este no estaba.
¿Un sueño?
No, no podía serlo, aquello tenía que ser real, definitivamente lo había sido, así que abrió sus ojos completamente y poco a poco se reincorporó sobre su cama, inspeccionó su habitación y efectivamente, estaba solo. ¿Por qué?
Como pudo se pudo rápidamente su ropa interior y su pijama para después salir de su habitación, atravesó el pasillo y bajó las escaleras, todo estaba muy silencioso, bueno, al menos fue así por unos cuantos segundos más hasta que un ruido desde la cocina le hizo pensar que efectivamente no estaba solo.

Ryosuke estaba terminando de acomodar la mesa para el desayuno, en cuando vio a Yuto entrar en el comedor su corazón pego un brinco de felicidad y sin deseos de contenerse, se lanzó sobre de él, abrazándolo fuertemente.
-Buenos días-
Lo saludó sonriente.
Yuto estaba un poco confundido, pero el sentir como Ryosuke lo abrazaba y ver como le sonreía, no pudo hacer más que corresponderle.
-Buenos días, me asustaste ¿sabías?-
Ryosuke puso una expresión confusa.
-¿Por qué?-
-Esperaba verte en cuanto abriera los ojos-
Comentó Yuto con cierta decepción pero sin dejar de sonreír y abrazar a Ryosuke.
-Intenté despertarte, pero no reaccionabas, así que decidí bajar por que yo muero de hambre-
Sonrió torpemente. Yuto le revolvió los cabellos y le dijo.
-De acuerdo, vamos a desayunar-

A partir de entonces, todo fue diferente, era como si una vida completamente nueva estuviese dando inicio.
Ambos se sentían completamente felices de estar juntos, se complementaban mutuamente, al grado de que Ryosuke no podía evitar el ser un poco caprichoso hacia Yuto, intentando siempre acaparar toda su atención, aunque aquello no era necesario, puesto que par Yuto, Ryosuke era su todo, y así sería siempre.
Al final, Ryosuke pudo vivir de forma diferente, confiando de nuevo en aquel sentimiento que sin duda alguna, era amor.

F I N

--------------------------------------------------------------


Fresa, fresa, fresa!
Cursi, cursi, cursi!
aaaaaw lol me preguntó como es que siempre termino por hacer las cosas así o.o no puedo hacer YamaJima de otra forma!!! LOL soy un fraude u_ú

De igual forma en verdad espero y les haya gustado, debo aceptar que gracias a mi profesora de "Expresión Oral y Escrita" he logrado terminar el lemmon en una sola noche, y todo por que hoy dijo en clase "... y también hay novelas eróticas, y pornográficas, aunque no lo crean también existe la pornografía en la literatura, aunque no es tan explicita como ustedes se imaginan, pero si existe"
Esto me hizo reir demasiado internamente, asi que me decidi a demostrar que lo explicito si puede existir, aunque nunca se lo voy a mostrar XD y no quedó explicito ni porno u_ú nunca logró hacer esa buena combinación u_ú

Bueno, solo espero y les haya gustado y que comentes que les ha parecido, si es un fiasco diganlo!! hablen ahora o callen y soporten cosas como estas para siempre e__é

Ahora me voy, es tarde y mañana tendré un poco de aquello llamado "vida social" *----* me veré con las del club de HSJ-México y sé que voy a divertirme como tanto lo he estado necesitando LOL

Pronto actualizo más, no se preocupen, mis momentos dificiles han pasado y me esforzaré en publicar pronto más de lo que quieren leer ^^

9 comentarios:

Kaori dijo...

PORFIN ALGO BUENO *O*
eres mi salvadora, por fin algo de buen YamaJima y lemmon <3~ Ayaa enserio te felicito! me has hecho el dia ;W;

azukin-notsumi dijo...

Aya~ Tu YamaJima es lo mejor!!!
especialmente con esta clase de finales!!
genial!!
lo amé!!

miriacha dijo...

AYA debo de felicitar a tu profesora....ya que tiene una alumna exelente....este yamajima tuvo de todo..y el lemmon claro que fue MUY BUENO..de eso no hay duda...asi que no le des vuelta al asunto...TU ERES LA MEJOR EN TODO SENTIDO....TUS FICS TIENEN DESDE LA TRAMA, PENSAMIENTOS, ESCENAS BIE DETALLADAS, MONOLOGOS, ETC..UNA VARIEDAD DE ELEMENTOS QUE NO CUALQUIER FIC TIENES...

ERES LA MEJOR ^^!!!

AME ESTE YAMAJIMA.....LO AMEEEEE!!!
^^

mabelucome dijo...

Kyaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
Me encantó!!!!!!
Estuvo genial, super bonito, precioso... Ojalá supiera hacer lemons así de bonitos *-* Los mios son feos y horrendos ¬¬
Bueno, los Yamajima SIEMPRE te salen geniales y bonitos (no cursis ¬¬)

kana dijo...

aaaw solo tengo una queja para ryo-kun porq demonios no dejaste a un lado tu estomago?? ee ee ee o.Ó jajaja gomen pero opino igual q yuto esperaba ver q cuando desperatara se encontraran esos bellos ojos >///<
pero nimodo gano el hambre XDDD jajaj
bueno dejando eso a un lado XD

ME ENCANTOOOOOOO!!!! aaaa el yamajima como siempre amor q desborda y lo mejor es q los papas ponen como excuda el "trabajo" para no esta en ksa *-* jeje

gracias aya como siempre me encanta leer tus fics arigatou! ^^

Yuuna~ dijo...

YO MUEROO!!! DEMASIADO TIERNO DEMASIADO ESPECIAL.. te lo juroo! no se que decirte mujer.. ahora estoy con tanto sueño.. D; pero no importa.. tu fic's seguiré diciendo que serán los mejores.. ;O; Espero y sigas con mucho mas YamaJima~ y YabuTaro o InooTaro ;O; Los amo a todos ~ e_e Sigue escribiendo mas,mas,mas,mas,Y MAS! OSEA! ñlgkdñalgkadñlkgñladkg XDD Te adoro mujer eres la única que logra ponerme anciosa cada vez que escribes y dejas para el proximo capitulo XDDDD Te adoro~ *-*

♥[*~Rys Nakakim~*]♥ dijo...

ME MATASTEEEEEE!!! *¬* el sangramiento nasal esta demas HAHA me encanto y mil veces me encanto como todos los fics YamaJima♥~... oww~ es que no puedo vivir sin eso e.e adasdasda la parte lemon fue "wow esto si que esta genial *///*" hahahaha ayyy~ es que waaa... quiero mas *¬* estoy muy pervert ultimamente hohohoho eoe >.o yay!!! me gusto muchisimo!! *---* Felicidades~! *O*~ Ja Ne~ byebye~~

Huevitos Choliponeses dijo...

ARIGATOU! me encantó el fic, hace mucho q no leía un yamajima y lemon! xD me has hecho muy feliz X) y...si te ha salido el lemon! gracias a tu profe :) me mató leerte tu lemon fue detallado y hasta fuera de lo común, me hizo recordar a escenas de mangas yaois muy buenos xD gracias gracias gracias XDDDDDDDDD

bye Ysawo

Erza Dragneel dijo...

Oye Aya-san soy fan de tus fics, no digas q eres un fraude..!! cuando estoy deprimida (tu diras: esta si exagera no es para tanto xD) y leo tus fics me alegran el dia en serio...Me encanta como escribes!! sigue asi y escribe mas Yamajima porfis es mi pareja ichiban..!!

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!