jueves, 21 de febrero de 2013

[OneShot] Un Instante

Titulo: Un Instante
Parejas: Inoo Kei - Arioka Daiki [InooDai]
Genero: Yaoi-ShounenAi
Extensión: OneShot
Autora: Ayaa
Nota: Fic para Mabelucome y para Hitomi, que tanto me pidieron InooDai~





Un Instante

Eran las dos de la tarde, como siempre, voy retrasado, se supone que mi clase es justo a las dos y voy bajando del autobús.
“Muy bien Daiki, otra vez llegarás tarde”
Pensé mientras caminaba lo más rápido que podía, no quería correr, odiaba hacerlo, eso significaba sudar y yo odio sudar, por eso solo camino rápido.
Camino por el pasillo y me topo con un chico, es más alto que yo, cabello rizado, mirada relajada y carga tres libros en el brazo.
Nuestras miradas se cruzan y un escalofrío recorre mi espalda, trato de ignorarlo y continuo con mi camino, cuando al fin entro a clase soy reprendido por llegar tarde, ya sabía que eso iba a suceder, suspiro mientras tomo asiento y comienzo a tomar notas.

Me siento tan cansado, tan solo han pasado cuatro horas y ya quiero irme a casa, siento que la cabeza va a explotarme en cualquier momento, decido ir a la cafetería, mi cuerpo me pide algo de cafeína y es algo que no voy a negarle.
Me formo en la fila para ordenar y siento que alguien me mira, un poco tímido miro a mi alrededor y entonces lo veo, sentado, con su libro abierto y un café humeante sobre la mesa, me observa fijamente, con los codos recargados sobre la mesa y la barbilla recargada en las manos. Me sonríe.
¿Qué le pasa? ¿Me está viendo a mi?
Un poco torpe miro a mi alrededor, tal vez me estoy confundiendo y en realidad se dirige a otra persona, pero parece que no es así. La fila avanza y yo voy adelante, llego a la caja y la voz de la chica que atiende me regresa a la realidad.
-¿Qué vas a ordenar?-
-Ah, quiero un latte por favor-
-¿Leche deslactosada?-
-No-
Pago y espero a que mi café esté listo. Cuando lo tengo, busco un lugar donde sentarme, es entonces cuando mi mirada se vuelve a cruzar con la del mismo chico, esta vez ha movido sus cosas, ha dejado su libro con el resto sobre la mesa, me sonríe amablemente, creo que me invita a sentarme con él.
No tengo opción, todas las mesas están ocupadas y no quiero salir, hace frío. Respiro profundo y mis pasos me llevan hacia él.
-¿Puedo sentarme?-
Le pregunto tímidamente, ya que aún no estoy seguro si todo el tiempo me había mirado a mí, tengo mis razones para dudar.
-Claro-
Su voz, es la primera vez que la escucho y ya la siento especial. ¿Por qué?
-Gracias-
Tomo asiento y colocó mi café sobre la mesa.
-Ya te había visto antes-
Me dice con torpeza, yo lo miró un poco incrédulo.
-¿A mi? ¿En dónde?-
-Por los pasillos y aquí en la cafetería, solo que siempre andas rodeado de mucha gente, creí que sería difícil hablar contigo-
Me río un poco.
-Bueno, no he visto a mis amigos hoy, supongo que por ser viernes han decidido irse por ahí y no me han invitado-
-Entonces no son tus verdaderos amigos-
Me dice con un poco de seriedad pero sin borrar esa sonrisa de su rostro, ¿Por qué me parece una sonrisa tan perfecta?
-Saben que no me gusta faltar a clase, por eso han dejado de insistir en que vaya con ellos-
Digo aquello con resignación, no puedo mirarlo más, inesperadamente comienzo a sentirme nervioso, así que lo único que puedo hacer es tomar de mi café. Sentir el liquido caliente recorrer mi garganta me hace sentir más vivo.
-Así que hoy estarás solo todo el día-
Lo afirma, está seguro, lo cual me hace reír.
-Bueno, algo así-
-¿Aún tienes clase?-
Me pregunta con cierto interés, puedo sentirlo, pero claro, seguramente ya estoy comenzando a mal interpretarlo todo, como siempre. ¿Por qué seré así?
-Sí, de echo ya es hora, tengo que irme-
Con aparente prisa me pongo de pie, quiero irme, quiero dejar de sentirme como un idiota frente a él, soñando cosas irreales tan pronto.
-Te esperaré aquí, me gustaría seguir platicando contigo-
Me dice amablemente, como si ya fuéramos amigos. Le miró inseguro, no creo que hable en serio.
-Pero… serán dos horas… ¿No tienes algo que hacer?-
-Bueno, tengo que leer esto, así que no hay problema-
Me sonríe de nuevo, tan radiante. ¡Diablos! ¡Odio esta sensación! Sé que estoy sonrojado y eso me enoja, y es evidente que lo ha notado, ya que me mira fijamente.
-D-de acuerdo, cuando t-termine mi clase vendré a-aquí-
Soy tan tonto, además de sonrojarme también balbuceo, ¿Por qué tiene que ponerme tan nervioso? Ni siquiera lo conozco.
Sin más, me giró, estoy por irme cuando me detiene con su voz.
-Espera, aún no me has dicho tu nombre-
-Daiki, Arioka Daiki-
Respondo rápidamente, sin pensarlo, es como si solo estuviese esperando el momento de decirle mi nombre para así saber el suyo.
-Mi nombre es Inoo Kei, mucho gusto-
Sonríe torpemente, seguramente encuentra esta situación algo absurda, puesto que antes estuvimos conversando un poco sin presentarnos, y lo hacemos justo cuando debo irme.
-Te veré más tarde-
Le dijo y sin darme cuenta le estoy sonriendo, como si ya fuera cercano a él. Me voy y puedo sentir su mirada clavada en mi espalda, aquello me hace sonrojar, hace tanto que no me sonrojaba así, y mucho menos me sentía tan ansioso.
Tal vez sea atrevido y tonto decirlo pero, creo que desde el primer instante en que nos vimos en aquel pasillo, cuando mi mirada se cruzó con la de él, algo hizo “clic” e inevitablemente nos volvimos “cercanos”.

Mientras estoy en clase, no puedo prestar atención, garabateo unas cosas sin sentido en mi libreta, rayones, caritas… un corazón.
¿Qué? ¿Un corazón?
Cuando lo veo siento mis mejillas arder de vergüenza y rápidamente lo borró con rayones. Mi corazón esta inquieto, siento algo extraño en mi estomago y no puedo saber que es ni el porqué.
Me levantó y decido ir al baño, necesito un poco de aire fresco o todo será un desastre.
Cuando entro, me veo en el espejo, si que luzco patético, siempre es así en el momento en que comienzo a hacerme ilusiones sin sentido con alguien. Me recargo en el lavamanos y acercó más mi rostro al espejo.
Así es, no es la primera vez, soy un experto ilusionándome, ya pasó con uno de mis amigos y el único resultado que obtuve fue verlo besar a otra persona, y así hay infinidad de experiencias, siempre malinterpreto todo, me ilusiono rápido y termino herido. Tal vez por eso me he vuelto apático con respecto a las relaciones sentimentales de los demás, no es que me haya vuelto intolerante, es más bien que les tengo envidia.
Mojo mi rostro y tomó una toalla de papel para secarlo, por última vez observó mi rostro, trato de sonreír. Si, así esta mejor, sonríe despreocupado y que nada importe. Salgo del baño y regreso a mi salón de clases, ya falta menos para que termine, seguramente él no me estará esperando.

Al terminar, mis pies se mueven más rápido de lo que yo quisiera, como si llevara prisa, pero no la tengo, sin embargo mi cuerpo reacciona diferente. Bajo las escaleras, esquivando a la gente, llego a la cafetería y me dirijo a la mesa en donde él estaba, bueno, ya no es solo un “él” puesto que ya sé su nombre; Inoo.
Cuando llego a la mesa esta vacía. Claro, era obvio, no iba a esperarme realmente, no tiene razón para hacerlo. Tal vez solo pensaba divertirse un rato y no pudo esperar dos horas para obtener lo que quería. De nuevo, me siento tontamente desilusionado.
Tomó con firmeza mi mochila y camino hacia la salida, ya quiero irme a casa, olvidar rápido y continuar con mi rutina, eso es lo único que me queda.
A penas di unos cuantos pasos fuera de la cafetería de la escuela cuando siento que alguien me toma del hombro y me detiene. Es inevitable no girarme, es entonces cuando logro verlo, al parecer había llegado corriendo.
-E-espera… no te vayas-
No sé que decir, no esperaba que apareciera así, lo miró detenidamente y me doy cuenta de que ya no trae sus libros.
-Solo fui a la biblioteca a dejar mis libros, no creí que tardaría un poco más-
Ahora me explicaba, ¿Por qué?
-D-descuida-
Le digo para que se sienta tranquilo, veo que aún su respiración esta agitada.
-¿Quieres tomar asiento un momento?-
Le digo señalando una de las bancas vacías, el asiente y lo acompaño.
-¿Por qué corrías?-
Es una pregunta que no pude guardarme, quería saberlo.
-Ya venía en camino cuando te ví salir, creí que te irías así que corrí-
Estoy sorprendido, así que no planeaba dejarme plantado ni nada por el estilo, de nuevo me siento extraño y avergonzado.
-¿Por qué pareces desesperado por hablar conmigo?-
Otra pregunta que tampoco pude guardarme.
-Bueno, ya te había visto antes y desde la primera vez he querido hablar contigo, pero como ya te dije, siempre estás rodeado de amigos así que era difícil acercarme-
Lo miro fijamente, ¿Estará diciendo la verdad? No lo sé, por ahora no quiero dudar de él, aún así me parece algo increíble.
Aún había algo que deseaba preguntar, pero esta vez me contuve, no quería escuchar algo diferente a lo que ya estaba imaginando, aunque en realidad no podía pensar en algo en concreto.
-¿Qué estudias?-
Fue lo único que logré preguntar, pero al parecer el esperaba que preguntara algo diferente, su mirada lo decía claramente, sin embargo me respondió.
-Arquitectura. ¿Y tú?-
-Diseño gráfico-
Respondí rápidamente, era mi mejor forma de desviar la conversación.
-¿Cuántos años tienes?-
Seguí preguntando, por alguna razón me entro la curiosidad de saber más de él, dejando a un lado el descubrir sus razones para querer acercarse a mi.
-Tengo 22 años-
-Yo tengo 21, creí que eras más grande-
El sonrió y me miró, sentí derretirme ante esa sonrisa, sin embargo no lo demostré.
-Y yo pensé que tendrías 18 años-
Me sonrojé, fue inevitable.
-¿Ya no tienes clase?-
Le pregunté curioso.
-No, ¿Quieres ir a algún lado?-
Me preguntó con confianza, yo deseaba responder rápido, pero no podía pensar en algún lugar.
-Si no quieres está bien-
Al parecer dijo eso al notar que yo no respondía nada, lo cual me hizo sentir presión, fue entonces que dije lo primero que se me vino a la mente.
-¡Vayamos al cine!-
Me miró sorprendido, tal vez se esperaba un lugar más casual. Lo cual me hizo sentir tonto, ahora parecía que lo estaba invitando a una clase de cita romántica, lo cual no era mi intensión, simplemente dije lo primero que llegó a mi mente, pero ya no había marcha atrás, lo había dicho.
Después de un par de segundos, me sonrió y asintió con la cabeza.
-Me parece una excelente idea-
¿De verdad? ¿No estaba fingiendo?
Era increíble, a cada segundo lo era más. ¿Acaso solo quería seguirme la corriente? ¿Cuál era su intensión?
No podía preguntarle tan fácilmente, después de todo era muy pronto, así que hice un esfuerzo por despejar mi mente de aquellas dudas, me puse de pie, lo miré y sonreí.
-Entonces vayamos, hay uno frente a la estación-
El me sonrió de nuevo, a cada segundo lo hacía más seguido y eso me hacía sentir extrañamente feliz, haciendo que una sonrisa también se dibujara en mi rostro.

Caminábamos juntos podía sentir una extraña atmosfera rodearnos lentamente. ¿Qué era? ¿Qué significaba?
No lo conocía y sin embargo podía sentirme tan cómodo. Me puse a reflexionar mientras continuaba caminando. A penas lo había visto cuando llegue a mi primera clase, solo crucé miradas con él, tal parece que ese momento, en tan solo un instante, todo comenzó a moverse.
¿Por qué así? ¿Por qué ahora? ¿Por qué?
Tantas preguntas y no les encuentro solución, lo miro de reojo y el camina sonriente, como si también pudiera sentirse igual de cómodo y feliz. Es extraño, cada vez que pienso en sus palabras diciéndome que me ha observado, que desde hace tiempo ha querido acercarse a mi, me siento extraño, siento como si al fin fuese importante para alguien de alguna manera. Solo espero y no decepcionarme al final del día.
Llegamos al cine y ambos miramos la cartelera, busco algo interesante, algo que nos divierta, quiero verlo sonreír más, me gusta.
-¿Qué te parece esta?-
Me señala un poster, el cual parece ser de una película con demasiada acción. No me agrada la idea y no dudo en expresarlo moviendo mi cabeza negativamente, el acepta mi respuesta y sigue buscando.
-¿Y esta?-
Parece interesante, de esas películas cómicas raras que sin duda te harán reír un buen rato. Sonrío y acepto, el parece complacido de verme sonreír, lo cual provoca un sonrojo en mi rostro.
Nos formamos y es él quien paga las entradas.
-Bueno, ya que tu has pagado las entradas, yo compraré las palomitas-
Le sugiero, y sin esperar su respuesta, voy hacia la dulcería y comienzo a ordenar antes de que el se niegue.
Faltaban solo diez minutos para que la película comenzara, era el tiempo justo. Pagué las palomitas y un par de bebidas, le dí una a Inoo y nos dirigimos a la sala.
Cuando entramos, noté que estaba vacía, me emocioné, amo las salas de cine vacías, así puedes disfrutar mejor de la película y no hay quien te moleste.
-¡Genial! ¡Solo seremos tu y yo!-
No pude evitar la emoción en mi voz, sin embargo el pareció nervioso, tal vez fue mi imaginación pero me pareció ver un leve sonrojo en sus mejillas. Traté de no darle importancia, la luz no era tan fuerte así que no podía saber si había visto bien.
Me dirijo con entusiasmo a la fila más céntrica y tomo asiento en medio. Él me sigue y toma asiento a mi lado.
-¿Te gusta aquí?-
Me pregunta curioso. Con una sonrisa de oreja a oreja le respondo.
-¡Si!-
Al parecer se sonroja de nuevo. ¿Por qué? ¿Será por mi sonrisa?
-De pronto te ves más feliz-
Me dice mientras toma unas cuantas palomitas.
-Me gustan las salas de cine vacías. Siempre que vengo trato de hacerlo a una hora que sé estará vacío. Siento que así se disfruta mejor de la función y no hay cuchicheos extraños o gente atravesándose- 
Inoo me sonríe y yo me sonrojo, desviando mi mirada torpemente hacia abajo.
-Que gracioso eres, ahora entiendo porque luces tan emocionado-
Observó como me sonríe y siento mis mejillas arder. Solo llevamos una horas de conocernos y no ha dejado de hacerme sentir así.
De pronto, las luces se apagan y los cortos comienzan, sin embargo aún no miro a la pantalla, su mirada me ha absorbido por completo. Quiero preguntarle, quiero saber el por qué ha querido acercarse a mi. Pero no puedo, un estruendoso ruido me hace reaccionar y mirar a la pantalla, es así como mejor decido disfrutar y guardar mi curiosidad para más tarde.

La película fue divertida, disfruté mucho de aquella sala vacía, solo él y yo. Me sonrojo de mis propios pensamientos y muevo mi cabeza para despejarla, el parece notarlo.
-¿Pasa algo malo?-
Me mira curioso y yo no hago más que desviar la mirada, ya no quiero que me vea sonrojado, me hace sentir tonto.
-N-no es nada-
Sigo caminando y él ya no me pregunta nada, simplemente cambia el tema y comenzamos a hablar de la película. No sé como explicarlo, platicar con él es cómodo, siento que podemos hablar de cualquier cosa.
Llegamos al metro y esperamos a que el tren llegue.
-Daiki-
Me llama por primera vez, y por mi nombre, siento como mi corazón se agita, lo miró tratando de ocultar mi sorpresa. Tengo que dejar de comportarme así, solo dijo mi nombre, además, somos hombres, no es que algo más vaya a surgir entre nosotros por algo así.
-¿Si?-
Le respondo con naturalidad, o al menos eso intento.
-¿Puedo acompañarte a tu casa?-
Me sonríe, si, quiero que me acompañe, aún no quiero separarme de él. ¿Por qué?
-¿No te quedará muy lejos?-
Inoo mira su reloj y me responde.
-Es temprano, ¿entonces si puedo?-
Me pierdo en su mirada, no tengo motivos para decirle que no.
-De acuerdo-
En ese momento, el tren llega y ambos abordamos. No está completamente lleno pero no hay lugar para sentarse, así que me recargo en la puerta, Inoo está frente a mi, puedo sentir su mirada, estoy nervioso, quiero mirarlo pero no tengo el valor.
-Inoo-kun… ¿Puedo preguntarte algo?-
A diferencia de él, yo no puedo llamarlo por su nombre tan rápido. Aunque no lo parezca soy un poco tímido, solo un poco, creo.
-¿Qué?-
-Ah… bueno. Dijiste que desde hace tiempo habías querido acercarte a mi… ¿Por qué?-
Lo miro tímidamente, es lo único que puedo hacer. Quiero ver su reacción, si lo pensará mucho, si se reirá, se enojará, no lo se, pero quiero verlo.
Me sonríe un poco apenado y baja la mirada, de nuevo puedo ver ese ligero sonrojo en sus mejillas. Siento mi corazón hacer “bom” y mi estomago revolverse. ¿Qué significa eso?
-Bueno… no quisiera que lo tomaras a mal, pero la verdad es que-
Se detiene, ¿Por qué se detiene? Me mira fijamente y no puedo hacer nada más que perderme en sus profundos ojos negros.
Entonces, siento que se acerca a mi, comienzo a sentirme más nervioso, en un impulso cierro los ojos y escucho como me susurra al oído.
-Me gustas-
Mis ojos se abren de inmediato. ¿Qué acaba de decir? No. No puede ser cierto. Seguramente mi imaginación está volando demasiado alto otra vez al grado de que ya escucho cosas que no son.
Siento como se aleja un poco, solo lo necesario para poder verme a la cara. Mis mejillas arden, siento que mis ojos están más húmedos de lo normal, como si quisiera llorar, pero no tengo ganas de hacerlo. Solo puedo mirarlo fijamente y esperar a que diga que es una broma, que no me lo tome en serio.
Pero eso no sucede, sigue mirándome, de pronto escuchó el nombre de la siguiente estación, es ahí donde debo bajar.
Desvió rápidamente la mirada y digo con la voz temblorosa.
-Aquí bajo-
Me sigue con la mirada hasta que decide seguirme. Lo sé, puedo sentirlo.

Salimos de la estación y yo estoy más nervioso, no sé que hacer o que decir, ni siquiera tengo el valor de verlo a la cara.
Puedo escuchar sus pasos seguirme, tan de cerca, esperando a que yo diga algo. Quiero decirle algo, puedo sentir las palabras en la punta de mi lengua, esperando por ser dichas. Pero estoy tan confundido, ¡Por Dios! ¡A penas lo conozco!
¿Qué debo hacer? Una parte de mi quiere dejarse llevar, aceptar y solo seguir la corriente. Pero siempre esta esa parte razonable y prejuiciosa en tu mente la cual hace que no vueles, que no sueñes, que veas la realidad. Para mi desgracia, esa parte siempre es más fuerte.
Detengo mis pasos frente al edificio donde vivo, me giró lentamente y me encuentro con su mirada, parece triste, decepcionado. No me gusta verlo así, a Inoo le queda mejor esa sonrisa despreocupada y relajada en el rostro.
Me siento mal, culpable. ¿Qué tiene de malo que a penas lo conozca? El ha estado esperando por este día, para poder hablar conmigo, acercarse a mi y decirme lo que siente. ¿Qué me detiene?
Le miró fijamente, mis mejillas están rojas y no quiero ocultar mi rostro. Me siento desesperado, ansioso. ¡Ya basta de preocuparme por cosas tan triviales!
Estoy decidido, tengo que decirle algo y borrar esa expresión de tristeza de su rostro.
-Inoo-kun… yo…-
Oh no, justo ahora veo que una de las vecinas se acerca, al verme me sonríe.
-Arioka-kun, buenas noches-
-B-buenas noches-
La saludo de vuelta mientras finjo una sonrisa. La observó irse y suspiro, entonces pienso que no sería buena idea decirlo ahí.
-Entremos, hace frío-
Le dijo con torpeza. Inoo me mira y asiente, entonces entramos al edificio.

Cuando llegamos a mi departamento, lo dejo entrar y puedo observar como, delicada y educadamente, se quita los zapatos y los coloca en un lugar donde no estorben. A cada instante lo encuentro más perfecto.
-¿Quieres un poco de té?-
-Si, gracias-
Lo guió al pequeño comedor, el toma asiento mientras yo voy a la cocina. Minutos más tarde, regreso con un par de tazas y una tetera caliente.
-Gracias-
Me dice con delicadeza. De nuevo me sonrojo. ¿Cuántas veces va a hacerme sonrojar?
Estamos en silencio, cada quien bebe de su té sin hacer ruido, lo miró de reojo de vez en cuando, analizando cada gesto de él. Tengo que decirle algo.
-Inoo-kun…-
-Si te sientes incómodo por lo que te dije, puedes decirlo. No quiero obligarte a nada, solo es algo que debía decirte, desde hace mucho tiempo he querido hacerlo. Perdón si te estoy causando molestias-
De nuevo hay tristeza en sus ojos. No me gusta eso.
-¡No es ninguna molestia!-
Casi grito pero no me importa, tengo que ser sincero, sin prejuicios, sin pensar tanto las cosas, solo decirlo y ya.
-A decir verdad, me has sorprendido. Es decir… a penas te conozco, pero debo decir que el día de hoy me la he pasado muy bien contigo. Nunca imagine que me dirías algo así… No puedo decir si me gustas o no… es que… eres agradable, haces que mi corazón se acelere. Desde el instante en que te vi esta tarde en el pasillo pude sentir algo diferente. Por eso, cuando me mirabas en la cafetería, me confundí… Ah… lo que quiero decir es que…-
Creo que ya estoy revolviéndolo todo, pero no puedo evitarlo, estoy nervioso. Siento la mirada de Inoo clavada en mi y eso aumenta mi estado. Trago saliva, tomo valor y lo miró a los ojos.
-No sé lo que siento ahora pero estoy seguro de que algún día… algún día yo… ¡Podré decir que me gustas!-
Se sorprende, creo que no se esperaba que dijera algo así. Sonríe con nerviosismo y se rasca la cabeza. Luce tan torpe que me encanta.
-Es bueno saberlo-
Me mira fijamente mientras sonríe. ¡Que alivio! ¡Al fin sonríe de nuevo! Respiro aliviado y le sonrío de vuelta.
Entonces, Inoo se pone de pie, se acerca lentamente a mi. No sé lo que hará, tan solo puedo observarlo fijamente. Cuando esta frente a mi, toma mi rostro con ambas manos.
El frío toque de estás me hace temblar un poco, sin embargo no es incómodo, lo miro fijamente.
-Daiki-
De nuevo me llama por mi nombre, la forma en que lo dice provoca un escalofrió que recorre mi espalda.
-Esperaré paciente a que llegue el día en que digas que te gusto-
Abro mis ojos y me sonrojo. Lentamente se acerca a mi, puedo sentir su suave respiración sobre mi rostro, su aroma, todo en él me hacen sentir diferente, como si pudiera convertirme en otra persona solo para él.
Esta cada vez más cerca y mis ojos se cierran lentamente, no quiero pensar, solo dejarme llevar, solo eso.
De pronto, siento sus labios sobre los míos. Jamás hubiese podido imaginar esa sensación. Tan suaves, húmedos, fríos y sobre todo… llenos de una sensación que explota en mi interior, como si millones de diminutos fuegos artificiales estallaran por cada poro de mi piel.
Me dejo llevar, me encanta esa sensación, es como si en el fondo hubiese estado esperando por aquel momento desde que lo vi en aquel pasillo.
Sus labios se separan y los míos lo hacen al mismo tiempo, estamos coordinados totalmente. Siento su aliento entrar en mi boca y como su lengua busca la mía.
Jamás había besado así a alguien, es tan maravilloso que no quiero que termine. Sin embargo, nos separamos un poco, recuperamos el aliento y me mira a los ojos, yo hago lo mismo.
-Kei-
Lo llamó en voz baja, estoy nervioso, pero su nombre salió sin pensarlo de mi boca, solo quería decirlo y al parecer eso lo hizo feliz, su sonrisa y su mirada me lo dicen todo.
-Dai-chan-
Tan pronto y ya me dice así de cariño. Sonrió tímidamente y lo abrazo. Solo cruzamos miradas un instante y siento que ya quiero estar para siempre con él.
Solo un instante y creo que puedo enamorarme de Inoo Kei para siempre.

F I N

------

¡Al fin! Le cumplí el reto a Rut(mabelucome) Escribí en primera persona LOL asdasd
Por eso quedó feo y raro xD
Pero ya esta~ Se supone que el reto era para un drabble pero... no se me dan los drabbles -w- siempre escribo de más~
En fin~ aqui está y espero y lo hayan disfrutado :D En especial mi querida Rut *u*

9 comentarios:

Demi Rainbow♥ dijo...

¡Que bello♥!
Me encantó, tan lindo te quedó, Kei es tan assdsa que dan ganas de comerlo♥. Enserio, toda una lindura de fic, me quedé bien tonta xD Y hasta me he quedado con ganas de más, pero eso rompería la magia que ya le has dado.
Hermoso♥

Ysawo-chan dijo...

Y que nunca se te den los drabble xD nunca me canso de decir que eres la mejor escritora! gracias por actualizar tan pronto :3 te ha quedado hermoso :D y siento la molestia pero quiero continuación! esto esta para serial o un minific *-* disculpa es q el InooDai es una de mis parejas favoritas. Gracias por el grandioso trabajo :)

Kazuyali Kamenashi dijo...

Es hermoso como todo lo q escribes me encanto ese Daiki siempre tan sonrojado aaaaa inno es tan sdklñfj kyaaa lo ame

mabelucome dijo...

WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Reto superado ES GENIAL!!!!
Se te dio bien la primera persona, lo sabía que te iría genial~
sadasdsadsadsadsadsadsadsadsadsad PERFECTO <3
Yo también quiero una cita con Inoo, así de lindo~ Y en la sala de cine, estamos los dos juntos y no soy como Daiki, yo no veo la película e.e
Me encantó, claro que podrá decirle que lo ama, por qué se enamorará de él SÍ O SÍ dasdsadsadasd
Te amo Ayaa, ya sabes que eres mi escritora favorita, la mejor y encima me lo dedicas a mi *^* (Bueno, y a Hitomi XD)

Sakura dijo...

kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!! estuvo estupendamente hermoso kyaa!! te juro que lo ame ame ame estuvo tan Aadasadsadasadasadadadadasdda te juro que fu tan hermoso como simepreesa pareja llena de puro amor ioochan tan romantivco y hermoso estaba enamorado de mi daichan nyan nyan !!! te juro que fue tan perfecto lo ame amo la forma en q escribes tan lindo lindo como siempre
ame su cita los dos solitos ASsdasadsasdasa fue tan roamantico y hermoso amo como escribes te adoro gamabatte!!! linda >///////////////////< ^w^

d@nny dijo...

muchas gracias ayaa por el fic!!!!
estaba extrañando alguna historia, esta pareja me encata *O* (pero me gusta mas el yamajima xDD)
lo de escribir en primera persona te quedo genial~~ me gusto mucho, ojala puedas escribir otro en primera persona, un yabutaro o inootaro~ es que me encanta que un seven este con un best, creo que son tiernos :3
ganbatte en tus estudios y que te vaya super bien ;D
saludos desde chile
=)

ariaddne krv dijo...

hermoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooosooooooooooooooooooooooooooooooooooooo un lindo inoodai , lo q tanto buscaba dai al fin lo encontro a esa persona q le haria feliz forever.

Mimi-chan dijo...

Está espectacular! *_____*
Madre mía, que tierno todo! >.<
Pues claro que Daiki se podrá enamorar de Inoo! ¿Quién no se enamoraría de él? Además, que ya debe de estar enamorado..
Aaainss, el amoor ^_^
Me encantó, escribes genial, de verdad! >.<

kana dijo...

Me derrito~~ kyaaaaaah! ♥///////////////♥
me encanto! es tan hermoso que estoy sonriendo como tonta >0<
amo el innodai como siempre hacen que me derrita *-*
todo me gusto desde el momento que cruzaron miradas, hasta yo sentí el
escalofrió recorrer mi cuerpo >//<
aah! tan lindo mi kei que espero tanto para poder confesar sus sentimientos
y el momento fue tan lindo que al principio dije en el Tren NO!! pero cuando sucedió
ya estaba gritando de felicidad XD jejeje
daiki tan inseguro de todo lo que sucedía que se veía divertido y muy lindo *0*
pero para terminar ese beso fue tan hermoso aawww yo tambien quiero >///< jeje

como siempre amo tus escritos,Gracias Aya! ;D


Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!