martes, 15 de septiembre de 2009

Helpless Night [Cap.2]

Capitulo 2
Esa noche, Ryosuke no podía conciliar el sueño, por más que trataba de cerrar sus ojos, estos se abrían es automático, se sentía nervioso y a la vez ansioso, deseaba con todas sus fuerzas ver a Yuto de nuevo, pero la idea de que este no pensara lo mismo lo hacía sentirse vacio, así que durante toda la noche Ryosuke trataba de comprender sus propios sentimientos, una gran parte de él se negaba rotundamente a aceptar el hecho de sentir algo por Yuto.



A la mañana siguiente, llegando a la escuela, Ryosuke tenía unas enormes sombras debajo de sus ojos, el hecho de no haber dormido en toda la noche había dejado huella.
Todos le preguntaban si se encontraba bien, a lo que este solo respondía con su habitual sonrisa despreocupada.
-Todo esta perfecto, solo que me dormí un poco tarde por ver una película-
Para él, esa era su excusa ideal, no podía andar diciendo que cierto chico le robaba el sueño.

En cuánto Yuto llego al salón de clases, se acercó al lugar de Ryosuke para saludarlo.
-Buenos días-
-Buenos días…-
Al ver la cara de Ryosuke, Yuto se quedo muy sorprendido.
-¿Pero que te paso?-
-No es nada…-
-Esas enormes ojeras no pueden ser nada, ¿Pasaste mal la noche?-
-Un poco…-
¿Por qué rayos no le decía a Yuto la misma mentira que la había dicho a todos los demás? ¿Cuál era la razón para que no pudiese mentirle?
-¿Paso algo malo?-
-Solo… olvídalo-
Esto fue todo lo que Ryosuke pudo decirle.
-Esta bien, dime una cosa, ¿Tienes algo que hacer mañana?-
-¿Mañana?-
-Bueno, ya ves que mañana será sábado y me preguntaba si te gustaría pasar el día conmigo, ya sabes, para divertirnos un rato-
¿Acaso esto era una cita? No, no podía verlo como una cita, él ni siquiera era una chica, así que salir con un chico no podía ser considerado una cita.
-Esta bien, no tengo nada que hacer-
-¡Bien! Más tarde nos pondremos de acuerdo-
Ryosuke solo afirmo con la cabeza, en ese momento el profesor entro al aula y Yuto corrió a su lugar, discretamente Ryosuke lo siguió con la mirada hasta que este estuvo sentado.
La clase comenzó, y como ya era costumbre, Ryosuke no podía evitar ver a Yuto de vez en cuando, de momentos se quedaba perdido, viendo su delgada y fina figura, sin pensar en nada en especial, justo en ese momento, Yuto sintió una mirada, en ese momento se giro, y al mirar atrás, se encontró directamente con la profunda mirada de Ryosuke, este al darse cuenta de que había sido descubierto, de la forma más natural que pudo fingir, desvío levemente su mirada hasta quedar de frente.
Por alguna razón, al descubrir que Ryosuke lo miraba tan profundamente, provocó un sentimiento de nerviosismo en Yuto, y como consecuencia no presto mucha atención en las siguientes clases.

Al llegar la hora del almuerzo, Ryosuke se fue directamente a la azotea, Yuto solo observó como este se iba sin decirle nada, pero en lugar de seguirlo, se dirigió a la cafetería, esta vez se aseguraría de comprar el pan correcto.
Cuándo Yuto se acercaba más a aquella puerta que llevaba a la azotea, su corazón latía con fuerza, sentía que las escaleras eran eternas, pero trato de no correr, ya que si llegaba agitado, Ryosuke podría darse cuenta y pensar cosas raras.
Al abrir la puerta, Yuto no vio a Ryosuke por ningún lado, lo busco con la mirada pero no estaba sentado en el mismo lugar de siempre, al mirar más allá, se dio cuenta de que estaba recostado en una pequeña banca de cemento, estaba profundamente dormido.
Yuto se acerco lentamente tratando de no despertarlo, se sentó en una pequeña esquina, dejo el pan de Ryosuke en sus piernas y comenzó a comer el suyo, mientras lo hacía, no pudo evitar echarle un vistazo al chico que dormía profundamente, se veía tan tranquilo y a la vez… hermoso.
Yuto se acerco un poco para ver el rostro de Ryosuke más de cerca, la distancia era mínima entre sus rostros, al acercarse tanto, Yuto pudo percibir su aroma, era dulce y suave, observo detenidamente su rostro, para él, era hermoso, en ese momento, Yuto pudo sentir como los latidos de su corazón estaban acelerándose cada vez más, en esos momentos comenzó a actuar por puro instinto, cada segundo que pasaba, se sentía más atraído por aquel rostro dormido y tierno, así que comenzó a acercarse cada vez más, cada centímetro que estaba más cerca podía absorber el aliento de Ryosuke, cada vez que respiraba, aquel aroma que despedía su cuerpo lo embriagaba, sabía que lo que estaba haciendo no estaba bien, pero en esos momentos no podía pensar con la cabeza.

Justo en el momento en que los labios de Yuto estaban por tocar los de Ryosuke, este abrió los ojos, al darse cuenta de la situación no sabía que hacer, el tener el rostro de Yuto tan cerca hizo que los latidos de su corazón se acelerasen a mil por hora, sabía lo que pasaría después de que Yuto se acercara un centímetro más, así que sin pensarlo, y sin que Yuto notase que ya estaba despierto, volvió a cerrar sus ojos.

En el momento en que sus labios tocaron los de Ryosuke, Yuto se quedo ahí, sin moverse, solo tocando suave y delicadamente los labios del que, al parecer, seguía dormido.

Al sentir los labios de Yuto sobre los suyos, Ryosuke sintió algo extrañamente maravilloso dentro de sí, deseaba responder a aquel beso, así que poco a poco, comenzó a responder el beso de Yuto, lo hizo tan lenta y cariñosamente, que Yuto tardo en notarlo.

Mientras sus labios tocaban los de Ryosuke, pudo sentir que este le respondía aquel beso, pero no era una respuesta apasionada, era una respuesta tan cariñosa, que sin darse cuenta, ambos comenzaron a besarse lentamente.
Al principio Yuto sintió un poco de temor al sentir la leve respuesta de Ryosuke, pero al darse cuenta de que en aquella respuesta había algo tan tierno, el miedo desapareció de su mente.
Poco a poco, lentamente, se besaron, lo hacían tan despacio, como si sintieran que si se apresuraban, romperían con el momento.
Ambos seguían con los ojos cerrados, a cada segundo que pasaba, Yuto se embriagaba más con el aroma de Ryosuke.
Mientras tanto, Ryosuke se sentía extrañamente feliz, como si estuviese esperando por un momento así por mucho tiempo, como si su vida estuviese recobrando sentido justo en ese momento.
Los minutos pasaban, y ellos no dejaban de besarse, hasta que el timbre que anunciaba el fin del almuerzo comenzó a sonar, al escucharlo, ambos dejaron de besarse lentamente, y despacio se separaron hasta quedar pocos centímetros cerca del otro.
Ninguno decía nada, solo se miraban directo a los ojos, lentamente Ryosuke se reincorporo y al mismo tiempo Yuto hizo lo mismo, ambos sin dejar de mirarse.
Ambos sentían que en ese momento las palabras no eran necesarias, ellos mismos sabían lo que sentían y que se correspondían mutuamente, pero justo en el momento en que sus miradas los acercaban de nuevo, ambos se sorprendieron al escuchar que la puerta de la azotea se abría, alguien había entrado.
Los dos se separaron rápidamente y se pusieron de pie, escucharon que alguien se acercaba a gran velocidad.
En ese momento alguien se acerco a Ryosuke, y con paso apresurado se lanzo sobre Ryosuke abrazándolo.
- ¡¡Yama-chan!!-
Aquella persona era un chico de unos quince centímetros más pequeño que él. Este rodeaba la cintura de Ryosuke con sus brazos y su cabeza estaba recargada en su pecho, Ryosuke sin siquiera tocarlo y completamente sorprendido dijo.
-Chinen-kun ¿Qué haces aquí?-
-Oh Yama-chan hasta que al fin logro encontrarte, hoy al fin pude regresar a aquí de nuevo pero no lograba encontrarte por ninguna parte, ya no estas en el lugar en donde solíamos almorzar juntos y pensé que tal vez ya no estudiabas aquí-
-No digas tonterías, ¿Por qué habría de irme de aquí?-
En eso, Ryosuke se libero de los brazos del pequeño Chinen.
-No sabes lo preocupado que he estado, después de lo que sucedió con Taka…-
En ese momento Ryosuke interrumpió a Chinen con un tono de voz dura.
-¡El no tiene nada que ver conmigo!-
Yuto se quedó completamente sorprendido, jamás imagino escuchar a Ryosuke tan molesto, no lograba entender bien la situación y comenzó a sentir que el no tenía que estar ahí, así que decidió retirarse.
-Eh… disculpen… las clases han comenzado y creo que me adelantare-
Al decir esto, Yuto busco la mirada de Ryosuke, pero este al parecer estaba molesto y tenía la cabeza levemente agachada.
Yuto deseaba saber que le sucedía, pero sentía que no era el momento de hacer preguntas.
-¿Y tu quien eres?-
Preguntó Chinen al ver a Yuto.
-Ah… Nakajima Yuto, mucho gusto, soy compañero de clase de Yamada-kun-
-Oh… en primer año nunca te vi-
-Es que yo acabo de entrar-
-Entiendo… y… ¿Eres amigo de Yamada-kun?-
Ante aquella pregunta Yuto dudo un poco, ¿Acaso podrían seguir llamándose amigos después de lo que había sucedido entre ellos hace unos minutos?
Antes de que Yuto pudiera responder algo, Ryosuke hablo.
-Será mejor que vayas a clase Yuto-kun, yo me quedare con Chinen un rato-
-¿No iras a clase?-
-No… solo dile al profesor que me sentí mal y que estoy en la enfermería-
Yuto no lograba comprender el cambio de actitud tan drástico de Ryosuke, más sin embargo sabía que ese no era el momento de preguntar ni cuestionar nada.
-Está bien, te estaré esperando a la hora de la salida-
Y dicho esto, Yuto se dio media vuelta y se dirigió a la puerta para entrar al edificio, pero antes de abrirla, hecho un vistazo hacia donde se encontraban Chinen y Ryosuke, al ver el rostro de su amigo, sintió que algo le oprimía el pecho, tenía una apariencia deprimida y enojada al mismo tiempo, pero él sabía que no podía hacer nada por él en esos momentos, así que solo abrió la puerta y se dirigió al salón de clases.

Durante toda esa hora, Ryosuke no entró al salón, Yuto estaba preocupado, no podía estar tranquilo, al principio tuvo que decirle al profesor que Ryosuke estaba en la enfermería, tal y como este le había pedido que dijera, pero él sabía que no estaba en la enfermería, estaba en la azotea con ese chico llamado Chinen.
Por más que trataba de concentrarse, Yuto no lograba poner atención a la clase, no dejaba de estar al pendiente de la puerta, estaba ansioso, solo al escuchar un pequeño ruido fuera del aula y pensaba que Ryosuke estaba por entrar, pero la clase terminó y este jamás llego.

La siguiente era hora libre, Yuto sentía que debía ir en busca de Ryosuke, estaba demasiado preocupado, pero no lo hizo, solo se quedo en su lugar esperando a que este entrara en algún momento.

En cuanto Yuto salió de la azotea, Chinen y Ryosuke se quedaron en silencio, después uno de ellos, Chinen, habló.
-Yamada-kun… hay algo que quería preguntarte antes de irme…-
Ryosuke seguía sin decir una palabra y sin mirar a Chinen, este se acerco lentamente a Ryosuke y estirándose un poco, tomo entre sus manos el rostro de Ryosuke para que esta lo viera a la cara.
-Dime… ¿Me odias?-
Después de decir estas palabras, los ojos de Chinen se rosaron un poco, las lágrimas estaban a punto de salir pero las contuvo.
Ryosuke tomo las manos de Chinen y suavemente las aparto de su rostro, y dirigiéndole una tierna mirada dijo.
-¿Por qué habría de hacerlo? Sé perfectamente que el que tiene la culpa de todo soy yo-
-¡Claro que no! Yamada tú no tienes la culpa-
-Si la tengo, yo siempre supe lo que él sentía realmente, y sin embargo, aún así, me deje llevar, solo yo tengo la culpa de haberme sentido como me sentí-
-¿Entonces odias a Taka… digo… a él?-
Ryosuke bajo la mirada y jalo un poco de aire.
-Yo siempre supe que Takaki no me quería, sin embargo, yo lo acepte así, no te negare que aún me siento mal por lo que paso pero, a fin de cuentas, el jamás me engaño-
En ese momento Chinen abrazo de nuevo a Ryosuke, esta vez mas cariñosamente, como se abraza a un amigo.
-No te imaginas lo preocupado que he estado por ti en estos meses, supe que después de que me fui, Takaki hizo lo mismo, imaginé que tu también te irías de aquí, pero algo me decía que te buscara aquí primero-
-Y me has encontrado pequeño bribón-
Dijo Ryosuke con una sonrisa.
-Eso parece-
Chinen le regreso la sonrisa a Ryosuke.
-Bueno, es hora de irme, tengo cosas que hacer-
-¿Cuánto tiempo te quedaras aquí?-
-No lo sé, tal vez un mes, todo depende si no me aburro-
-Bien, entonces nos veremos otro día-
-Por supuesto-
Dijo Chinen guiñándole un ojo a Ryosuke y sonriendo.
-¿Te parece si revivimos viejos tiempos y salimos mañana un rato?-
Antes de contestar, Ryosuke se quedo pensando, después recordó en lo que había quedado con Yuto, y en seguida recordó en lo que estaban antes de que Chinen llegara, lo cual provocó que se ruborizara y un poco nervioso respondió.
-Oh bueno… veras… es que hay…. Hay mucho por hacer… y yo… bueno tu sabes… es sábado y…
-Ya tienes compromiso ¿verdad?-
-¿Eh?... ¿compromiso? No… bueno… no así que tu digas compromiso, es más bien….-
-¿Con quién tienes planes?-
Chinen sabía cómo responder al nerviosismo de Ryosuke.
-Con Yuto-kun-
-Bien, entonces no hay opción, ya nos veremos otro día-
-Ah… si… otro día-
Respondió Ryosuke con una risa nerviosa. Chinen solo lo observó algo extrañado, pero estaba acostumbrado a que cuando Ryosuke escondía algo, actuaba de esa forma y que tarde o temprano terminaba soltando toda la verdad.
-Nos vemos luego-
-Adiós-
Y así, Chinen se fue, después Ryosuke se dejó caer sobre la banca de cemento, habían sido demasiadas emociones para solo un rato, se sentía exhausto.

Cuando decidió volver al salón de clases, observó que tenían hora libre, lo cual lo tranquilizo un poco.
Al entrar al salón, observo que Yuto estaba en su lugar viendo hacia la ventana, lucía extraño, así que decidió acercarse a preguntar si estaba bien, pero antes de que diera un paso más, tres chicos se acercaron a él y lo rodearon.
-Yamada-kun, ¿Qué fue lo que te sucedió?-
-¿Te encuentras bien? Nakajima dijo que estabas en la enfermería-
-¿No habrá sido una excusa para no entrar a clase?-
Ryosuke no tenía ganas de responder ninguna pregunta, así que solo se limitó a sonreír y a cambiar el tema.
En cuanto Yuto escucho que uno de sus compañeros decía el nombre de Ryosuke, se giro rápidamente, pero solo vio como era rodeado por varios chicos y platicaban con él.
Se veía sonriente y despreocupado, pero él sabía que aquella sonrisa no era sincera, no comprendía como, solo lo sabía.

Las clases terminaron y Yuto comenzó a guardar sus cosas, cuando estaba por meter su libro de inglés en la mochila, sintió que alguien estaba frente a el recargado en su banca, era Ryosuke.
-A… a que hora… ¿A que hora y en donde?-
Ryosuke estaba nervioso, no podía olvidar lo que había sucedido en el almuerzo, así que se dirigió a Yuto con nerviosismo, pero para tratar de ocultarlo su mirada se dirigía a la ventana, o al techo, a cualquier otra parte del salón menos hacia Yuto.
-Oh… ¿Te parece bien a las 10 en el parque que está cerca de aquí?-
-Hecho, ahí nos veremos-
Y de inmediato, sin mirarlo, Ryosuke se enderezo y salió del salón, dejando a Yuto aun sentado en su banca e igual de nervioso que él.
Ambos sabían que lo ocurrido tendrían que hablarlo tarde o temprano, aunque ninguno de los dos tenía idea de cómo tocar el tema, aunque ambos sabían que era algo que no podía quedarse en el olvido.

3 comentarios:

Jess dijo...

no no no ;O;
¡me encanto el momento del beso!
jo, ryosuke si sabe ;D
awwwww >.< ♥
por qué llegaste así Chii ;w;
ya se iban a volver a besar u.u
está hermoso *--*

gracias *o*♥
me encanta el YJ ♥ LO AMO ;o;
asdasdasdsadas ojala no los separe nadie :c

Erza Dragneel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Erza Dragneel dijo...

kyaaaaaaaa yama-chan cerro los ojos y fingio estar dormido!!
♥w♥
arigatou!!
El YamaJima es mi adiccion!!

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!