miércoles, 25 de agosto de 2010

En tus manos [Cap. 5]

Capitulo 5

Al entrar en aquel lujoso restaurante, Yuto se quedó impresionado, el gerente se dirigió hacia ellos y saludó a Ryosuke con una elegante sonrisa.
-Joven Ryosuke, ¿desea el lugar de siempre?-
-Esta vez con dos lugares por favor, traigo compañía-
Dijo con seriedad mientras señalaba a Yuto.
-De acuerdo, síganme por favor-
Así, ambos comenzaron a caminar detrás del gerente, y antes de llegar al asiento, Ryosuke miró de reojo a Yuto, quien se encontraba más que maravillado por el elegante lugar.
-¿Te gusta?-
Le preguntó curioso.
-Nunca había estado en un lugar así…-
Respondió sin dejar de observar, Ryosuke solo dejo salir una pequeña sonrisita y volvió a mirar hacia el frente.
Cuando llegaron a la mesa, tomaron asiento y enseguida les entregaron el menú y llenaron dos copas con agua fresca.
-¿Qué vas a ordenar?-
Le preguntó a Yuto, el cual estaba tratando de elegir algo.
-Todo luce delicioso, no se que pedir-
Ryosuke rió de nuevo y le indico al mesero que volviera dentro de unos minutos en lo que ambos decidían que comerían.
-Al menos me doy cuenta que gracias a la comida olvidarás lo ocurrido con Daiki-
Dijo muy serio mientras ocultaba su rostro con el menú.
-Yo no soy quien para reclamarte nada, simplemente estoy contigo para saldar una deuda, pero el hecho de que me consideres un “juguete nuevo” no es muy agradable-
Respondió con un poco de fastidio mientras leía el menú. Ryosuke bajó el menú y miró a Yuto con firmeza.
-Yo no te considero y no quiero que seas un “simple juguete”, simplemente quiero que me acompañes por estos dos meses, no sé de que forma llamarlo para que no pienses que te quiero como un juguete…-
La mirada de Ryosuke ahora esta ligeramente seria, Yuto logró darse cuenta y una sonrisa se dibujo en su rostro.
-Pudiste haberme dicho desde un principio que lo que quieres es un “amigo”, eso hace las cosas más sencillas-
Ryosuke bajó la mirada, estaba avergonzado.
-Yo no sé lo que es un amigo, por eso no puedo pedirlo, así que déjalo solo como mi “compañía temporal” y listo, ¿de acuerdo?-
Yuto miró extrañado a Ryosuke.
-¿Nunca has tenido un amigo?-
Ryosuke no respondió y volvió a ocultar su rostro con el menú. Yuto no podía creer lo que acababa de descubrir, además de estar siempre solo en aquella enorme casa, no tenía amigos, ahora comenzaba a comprender el por que de la actitud arrogante y altanera de Ryosuke.
-Esta bien, seré tu compañía, pero si algún día quieres un amigo puedes decirlo, puedo conseguirte uno-
Dijo en tono de broma, Ryosuke alejó un poco el menú para ver a Yuto, pero este estaba de nueva cuenta tratando de elegir algo para comer.
Minutos más tarde llegó el mesero y ambos pudieron ordenar, después la comida de ambos llego, estaban por comenzar a comer cuando Yuto interrumpió a Ryosuke, quien estaba a punto de cortar su carne y llevársela a la boca.
-Espera un segundo-
-¿Qué?-
Preguntó con fastidio sin soltar los cubiertos.
-Supongo que esta es la primera vez que tienes compañía ala hora de comer ¿cierto?-
Ryosuke se quedó en silencio y miró confundido a Yuto.
-Antes de que comiences a comer, hagamos un brindis-
-¿Perdón?-
Preguntó extrañado y fastidiado.
-Si, un brindis-
En ese momento Yuto tomó su copa con agua y la levantó un poco, dirigiéndola hacia el centro.
-Vamos, por tu primer comida con tan agradable compañía-
Ante tal comentario, Ryosuke bufó un poco y esbozó una sonrisa burlona.
-¿No crees que tienes el ego ligeramente elevado?-
Yuto simplemente sonrió ante tal comentario y continuo levantando su copa, ante tal situación Ryosuke no tuvo alternativa, con un suspiro dejó sus cubiertos a un lado, tomó su copa con agua y tímidamente la acercó a la de Yuto.
-No creo que brindar con agua sea lo más elegante-
Dijo con fastidio, en cambió solo Yuto continuo sonriente.
-Si brindamos con vino no será especial, así que anda-
-De acuerdo…-
Dijo tratando de lucir fastidiado solo para ocultar lo avergonzado que se sentía.
-Por tu primer comida con una compañía tan agradable ¡Salud!-
-Salud…-
Dijo de mala gana mientras ambas copas chocaban un poco, Yuto sonrió y bebió un poco de agua, Ryosuke solo sonrió un poco y también tomo agua.
-¿Ahora ya puedo comer?-
-Por supuesto-
Así, con una aparente cara de fastidio, Ryosuke comenzó a comer, observando de reojo como Yuto también comía alegremente.
“-Es tan simple-”
Pensó mientras sonreía un poco.

Cuando terminaron de comer, el chofer de Ryosuke se acercó a ellos y dijo en voz baja.
-Joven, su próxima clase esta por iniciar-
Ryosuke dejó salir un suspiro de fastidio y le dijo.
-Nos iremos directo a la casa, no tengo ganas de volver a clases-
Ante tal comentario, Yuto se sorprendió.
-¿No volveremos a clases? ¿Qué pasará con nuestras cosas?-
-Tranquilo, mandaré a Hiroshi a recoger nuestras cosas, ¿Acaso tu si quieres regresar a las clases?-
Preguntó con fastidio, Yuto rodó los ojos y suspiro.
-Como quieras, me da igual, todo eso ya me lo sé-
Ryosuke se sorprendió ante tal comentario.
-¿Ah si? ¿Por qué?-
-¿Por qué que?-
Preguntó Yuto extrañado.
-¿Por qué dices que todo ya te lo sabes?-
Preguntó desafiante.
-Pues por que esas lecciones ya las tomé… de hecho… aunque no he ido nunca a una escuela, hubo alguien que me dio sus lecciones hasta la universidad-
-¿A si? ¿Y quien?-
Preguntó con fastidio.
-Un… amigo…-
Respondió con la mirada distante y cierto tono de melancolía.
-¿Y quien es tu amigo? ¿Por qué permitió que esos tipos te persiguieran y trataran de matarte?-
Al escuchar las preguntas de Ryosuke, Yuto lo miró con seriedad.
-Gracias a ese amigo pude salir del lugar en donde me encontraba, gracias a su sacrificio pude salir con vida-
Ryosuke quedó sorprendido ante tal declaración, así que esta vez preguntó en un tono más amable.
-Dices que… ¿se sacrificó por ti?… eso quiere decir que el…-
-Esta vivo, lo sé, por eso quiero buscarlo, debo hacerle saber que estoy bien-
La voz de Yuto ahora era ligeramente melancólica y su mirada distante.
-¿Eso quiere decir que vas a volver de donde viniste solo para decirle que estas bien?-
-No puedo volver a ese lugar, pero buscaré la forma de hacérselo saber-
Ryosuke observó curioso la expresión de Yuto, aquella mirada llena de decisión, no había ningún rastro de la sonrisa de hace unos minutos.
-De acuerdo, puedes hacer lo que quieras, mientras permanezcas con vida y cumplas con tu deuda, no tengo por que interferir en tus decisiones-
Dijo Ryosuke con seriedad, se puso de pie y comenzó a caminar rumbo a la salida, Yuto lo observó por unos instantes, después se puso de pie y le dio alcance a Ryosuke. Así ambos salieron de aquel lugar y subieron al lujoso auto.
Ya dentro, el auto arrancó y comenzaron a dirigirse rumbo a la casa de Ryosuke, ambos iban en silencio, cada uno mirando fijamente por su respectiva ventana.
Mientras observaba a la gente, autos y edificios pasar, Yuto reflexionó lo que le había dicho a Ryosuke anteriormente.
“-He hablado demasiado, seguro ahora querrá saber más…-”
Pensó mientras dejaba escapar un suspiro.
-Yuto…-
Dijo Ryosuke con voz distante. Yuto se giró para verlo, esperando escuchar muchas preguntas.
-¿Si?-
Ryosuke dejó escapar un suspiro y lo miró muy serio.
-Necesitas ropa-
-¿Eh?-
Ante tal respuesta Yuto estaba completamente sorprendido.
-Así es, no tengo ropa para prestarte, eres mucho más alto que yo, así que haremos una pequeña parada para comprarte algo quieras o no, ¿entendido?-
Completamente sorprendido, asintió torpemente con la cabeza, Ryosuke le regaló una sonrisa traviesa y comenzó a darle indicaciones al chofer de a donde deseaba ir.
“-Creí que iba a preguntar… seguro lo hará más tarde…-”
Pensó Yuto mientras observaba como Ryosuke regresaba su mirada de nuevo hacia la ventana, después de unos segundos el hizo lo mismo y el auto continuo avanzando.

Minutos más tarde el auto se detuvo justo frente a una lujosa tienda de ropa para caballero, el chofer bajo del auto y le abrió la puerta a Ryosuke y después a Yuto. Ambos bajaron y Ryosuke comenzó a caminar hacia la tienda, con paso torpe Yuto lo siguió.
En cuanto entraron, las empleadas saludaron amablemente a Ryosuke y una de ellas se acercó.
-Joven Yamada, que gusto que vuelva, pensábamos que no volvería hasta la próxima temporada-
-Bueno, si, solo que hoy vengo por algo especial, quiero ropa para él-
Dijo señalando a Yuto, el cual miró torpemente a la empleada.
-Venga conmigo, le mostraré lo que tenemos-
Dijo refiriéndose a Yuto, el cual dijo torpemente.
-Si… si-
Y comenzó a caminar detrás de la señorita, Ryosuke solo se cruzó de brazos y camino hacia un pequeño sillón color vino, solo debía esperar.
Pasados unos instantes, Yuto se dirigía hacia los probadores con un montón de ropa en los brazos. Antes de entras miró a Ryosuke, quien continuaba de brazos cruzados, sentado en aquel sillón.
-¿Esta bien que me pruebe todo esto? ¿No crees que es demasiado?-
-Lo que no te guste pues simplemente no lo compro y escoges otra cosa-
Dijo con fastidio mientras desviaba la mirada, Yuto simplemente dejó escapar un suspiro de resignación y entro al probador con toda esa ropa. Al paso de unos minutos salió.
-Eso le queda perfecto joven-
Le dijo la señorita mientras Yuto se miraba en el espejo.
-Pues… si me gusta…-
Dijo un poco apenado, Ryosuke se puso de pie y se acercó a el.
-Te ves bien, al menos considera que jamás has usado ropa de esta clase, así que quédatela-
Yuto bajo la mirada, sabía muy bien que Ryosuke solo decía todo esto para avergonzarlo y más delante de la gente, pero no estaba dispuesto a permitirlo, y aprovechando que la empleada estaba un poco ocupada acomodando lo siguiente que Yuto se probaría, se acercó un poco a el y le susurro al oído con voz seductora.
-Entonces debería agradecértelo de alguna forma-
Ante tales palabras Ryosuke se ruborizó por completo y pudo sentir como un escalofrío recorría su espalda.
-¿Qué… que-
-Olvídalo-
Le dijo con una sonrisa traviesa y se alejó de el, volviendo a entrar en el probador.
Ryosuke aún nervioso por aquello, trato de recuperar la calma, y con pasos torpes regreso a aquel sillón, se cruzo de brazos y trato de lucir tranquilo.
Poco después Yuto salió con otra ropa, y así lo hizo durante varias veces, cada vez dejando a Ryosuke sin aliento. Perdiéndose en lo bien que el chico lucia con todo lo que se probaba.
Al termino de una hora, terminaron las compras y ambos ya se encontraban arriba del auto, camino a casa de Ryosuke.

Cuando llegaron a casa de Ryosuke, fueron recibidos por toda la servidumbre, a lo cual Yuto no estaba acostumbrado y se avergonzó un poco.
-Estaré en mi habitación, necesito dormir un poco, si necesito algo se los haré saber-
Dijo con fastidio y se dirigió a las enormes escaleras, comenzando a subir lentamente sin esperar a que Yuto lo siguiera.
“-Supongo que yo puedo hacer otra cosa-”
Dijo pensativo mientras continuaba de pie observando como Ryosuke subía las escaleras, de pronto un par de hombres se acercaron a el con las bolsas de compra.
-Joven Yuto, ¿podemos dejar esto en su habitación?-
-Eh… si, gracias-
Respondió tímidamente y los hombres se alejaron, subiendo las escaleras.
-¿Y ahora que hago yo?-
Se preguntó mientras dejaba escapar un suspiro, y sin nada en su mente, también subió por las escaleras, se sentía cansado, a pesar de que era temprano, miró su reloj, eran las tres de la tarde.
-Es temprano y me siento muy cansado…-
Al decir estas palabras, se dio cuenta de que ya estaba frente a su habitación, con pesar abrió la puerta y la cerró detrás de si, caminó directamente hacia la cama y se recostó mirando hacia el techo, lentamente cerró sus ojos y lo primero que apareció en su mente fue Ryosuke, aquel beso, esa sonrisa, esa mirada, su calidez, todo, estaba completamente capturado por todo eso.
-Me estoy volviendo loco-
Se dijo mientras sonreía torpemente, se cubrió los ojos con el brazo y nuevas imágenes aparecieron en su mente.
Esta vez acababa de recordar a aquel amigo que lo había salvado, aquel amigo que siempre lo cuido y protegió, aquel amigo que se preocupó siempre por el.
-Yabu…-
Murmuró, lentamente se reincorporó hasta quedar sentado sobre la suave cama.
-Tengo que buscarlo, decirle que estoy bien, debe seguir ahí… después de todo mi tío no lo dejará ir tan fácilmente…-
Así, lleno de preocupación se puso de pie, sin querer se miró en el largo espejo que estaba pegado a la pared.
-Tengo que cambiarme…-
Comenzó a quitarse el uniforme y un poco indeciso tomo un pantalón y camisas de las bolsas de compra.
-Sé que esta mal tomar esto así como así, pero ya le agradeceré más tarde-
Dicho esto una sonrisa se dibujó en su rostro y terminó de cambiarse.

Rato después salió de su habitación y comenzó a caminar por el pasillo, de pronto estuvo frente a la habitación de Ryosuke y se quedó pensativo.
“-¿Será buena idea avisarle?-”
Pensó mientras observaba aquella puerta.
-No creo que tenga por qué negarse-
Dijo en voz baja y tocó la puerta, espero un poco pero no hubo respuesta, toco nuevamente y nada.
-Debe estar dormido…-
Murmuró mientras tomaba la perilla y la giraba lentamente, con delicadeza abrió la puerta y entro silenciosamente, cerrando la puerta tras de si.
Al caminar un poco, visualizó a Ryosuke recostado en la cama.
-Lo sabia-
Dijo en voz baja, se acercó a el y lo observó unos segundos.
-Yamada-kun…. Despierta…-
Dijo suavemente pero nada, Ryosuke no se movió ni un centímetro, entonces se acercó un poco más y le dijo al oído.
-Yamada-kun… despierta-
Pero nada, el chico no se movió, entonces en un acto desesperado lo movió un poco, pero solo logró escuchar unos quejidos por parte de Ryosuke mientras se acomodaba mejor en la cama. Resignado a hacer lo inevitable, tomo aire y dijo con voz fuerte.
-¡Yamada-kun!-
Lentamente Ryosuke abrió los ojos, y al toparse con el rostro de Yuto un poco cerca del suyo se sorprendió bastante.
-¿Qué haces aquí?-
Preguntó con fastidio mientras trataba de agudizar su vista.
-Quiero decirte que tengo que salir un momento, pero prometo volver temprano-
-¿Qué?-
Preguntó mientras se reincorporaba para sentarse sobre la cama.
-Es algo… muy importante, pero te prometo regresar pronto-
Ryosuke miró a Yuto con desconfianza.
-Iré contigo-
-No es necesario, en verdad te prometo volver, después de todo tengo que hacerlo, soy un hombre de palabra-
Ryosuke observó la mirada desesperada de Yuto, dejó escapar un suspiro de resignación y le dijo.
-¿Qué me garantiza que realmente piensas volver?-
-Te doy mi palabra-
-Eso no me sirve-
Dijo con fastidio mientras se cruzaba de brazos y desviaba la mirada.
-Bien, entonces ¿Qué te parece esto?-
Dijo Yuto con voz suave al mismo tiempo que depositaba un cálido beso en la mejilla de Ryosuke, provocando que este se ruborizara por completo.
Antes de alejarse por completo, le susurro al oído.
-Prometo que volveré, y cuando lo haga puedo darte uno mejor-
La voz de Yuto provocó un nuevo escalofrío el cual recorrió todo su cuerpo, pero tratando de ocultar tal sorpresa, dijo un poco torpe.
-Es… esta bien, puedes ir…-
-Gracias-
Le dijo Yuto con una amplia sonrisa, Ryosuke se quedó observándolo por unos segundos y después le dijo un poco tímido.
-Debes volver para la cena, te estaré esperando-
Yuto asintió con la cabeza y sonrió.
-Prometo hacerlo-
Dicho esto se dio media vuelta y comenzó a caminar rumbo a la puerta. Antes de que saliera Ryosuke le gritó.
-¡Más te vale cumplir tu palabra!-
Yuto se giró para sonreírle y afirmar con la cabeza, después salió, dejando a Ryosuke solo en aquella habitación.

Cuando salió de la casa de Ryosuke, comenzó a caminar por la ciudad, aprendiéndose muy bien el camino para no perderse de regreso.
Después de un rato estuvo cerca del lugar en el cual deseaba estar.
-Ahora solo tengo que esperar, no debe tardar en salir… tiene que salir-
Dijo mientras miraba su reloj y se escondía detrás de una pared, solo para poder observar bien un pequeño restaurante.
Mientras esperaba, la gente lo observaba extrañada, después de todo era un chico bien vestido, cualquiera pensaría que era uno de esos chicos ricos explorando los barrios bajos de la ciudad.
-No debí ponerme esto…-
Se lamentó al ver como un par de colegialas lo observaban.
Después de un rato de esperar, al fin la persona que esperaba salió, así que rápidamente trató de seguirlo, tomando un camino diferente para lograr interceptarlo en la siguiente calle, en donde nadie los viera.
-Tengo que lograr alcanzarlo…-
Se dijo mientras caminaba de prisa, al llegar al final de la calle, decidió esperar en la esquina, y segundos después aquel chico paso justo frente a el, al parecer no lo había reconocido puesto que se siguió de lado, pero Yuto no iba a permitir que se alejara así que se acercó un poco más y lo llamó.
-¡Yabu-kun!-
Aquel chico se detuvo en seco y se giró lentamente, extrañado miró a Yuto y lo miró fijamente.
Al no escuchar nada por parte de Yabu, Yuto decidió acercarse a el.
-Yabu-kun, ¿Todo bien?-
-Yu… ¿Yuto-kun?-
Preguntó extrañado.
-Si-
Dijo con una sonrisa.
-¿Qué haces aquí?-
Preguntó aún sorprendido.
-Solo vine a buscarte para decirte que estoy bien, y que estoy en deuda contigo por lo que hiciste-
-Oh Yuto-kun, ¡no digas eso!-
Esta vez la voz de Yabu era más animada, y sin poder contenerse más, Yuto abrazó al mayor con fuerza.
-Tenía miedo de que te hubiesen hecho algo-
Dijo tratando de contener las lágrimas.
-No pienses eso, nunca sospecharían de mi, lo importante es que ahora estas fuera, y más te vale no andar por aquí, podrían verte y hacerte algo-
Ahora también Yabu abrazaba con fuerza a Yuto.
-Pero es que tenía que verte-
-Podemos vernos en otros lugares, sabes que por estos rumbos pueden verte-
Y con esto, ambos se separaron y se sonrieron.
-Pero me alegra ver que estas bien-
-Si, todo gracias a ti, y a alguien que me ayudó en un momento critico-
-Escuché que estaban a punto de atraparte ese día, pero que subiste a un auto y escapaste, ¿es eso cierto?-
-Si…-
Dijo Yuto tímidamente.
-Todos piensan que esos dos se inventaron esa historia para excusarse por haber fallado al atraparte-
Yabu sonrió un poco y Yuto solo se rasco la cabeza.
-Aún no se por que, pero el dueño de ese auto decidió ayudarme y me llevo con el, ahora me quedaré con el al menos un par de meses-
-¿Ah si?-
De pronto Yabu miró a su alrededor y observó como un par de sujetos se acercaban.
-Mejor platiquemos en otro lugar, aquí te pueden ver-
-Si-
Dijo Yuto un poco temeroso, entonces Yabu tomó su mano y se lo llevó lejos a paso veloz, poco después ambos tomaron un autobús y se alejaron de aquel barrio.
Ya estando un poco más retirados, se bajaron y entraron a un sencillo restaurante de ramen.
-¿Quieres comer algo?-
Preguntó Yabu mientras ordenaba.
-No, come tú, yo estoy bien-
-Ahora que eres libre debes comer mejor-
Dijo Yabu con seriedad.
-Lo sé, pero hace poco comí bastante y no tengo hambre-
Dijo Yuto mientras se frotaba el estomago.
-De acuerdo-
Así, Yuto solo observó como Yabu comía.
-¿Y quien es el sujeto que te recogió?-
Preguntó curioso.
-Es un chico de mi edad, se llama Yamada Ryosuke, es algo caprichoso pero estoy bien con el-
-Yamada…. Yamada… ¿No será el Yamada de esos ricos que son dueños de varios hoteles?-
Yuto miró a Yabu confundido.
-No lo se… no le he preguntado, aunque si es algo rico, tiene una casa enorme-
-Pues entonces no te va tan mal-
Dijo Yabu con una sonrisa burlona. Yuto solo sonrió torpemente.
-Yabu-kun… tu también deberías huir conmigo, salgamos juntos de esta ciudad-
-Yo no puedo hacerlo, es mucho más fácil que me encuentren a mi que a ti, después de todo yo tengo más confianza con el jefe, y ya sabes lo que le hace a los traidores que lo abandonan, a partir de ahora debes hacer lo posible por mantenerte oculto, tu tío te busca cuando puede, debes tener precaución-
-Pero…-
-Nada, las cosas son así, ahora es hora de que me vaya, tengo cosas que hacer, pero tu debes regresar de donde viniste y mantenerte ahí el tiempo que sea necesario, ¿entendiste?-
-Pero… ¿y si quiero comunicarme contigo?-
Ante la mirada suplicante de Yuto, Yabu tomó una servilleta, sacó un bolígrafo de su bolsillo y escribió algo, después se lo entregó a Yuto.
-Ese es el número de mi celular, puedes llamarme cuando quieras-
Yuto miro sonriente a Yabu.
-Gracias…-
-Ahora vámonos de aquí, será mejor tomar caminos separados, por precaución-
-De acuerdo-
Así, Yabu termino su plato de ramen y ambos salieron del restaurante, afuera, Yuto abrazó de nueva cuenta a Yabu con fuerza y al separarse le dijo.
-Estaré en contacto contigo-
-Eso espero, por favor cuídate mucho-
Dijo Yabu con una sonrisa, le revolvió el cabello a Yuto, se dio media vuelta y se marcho. Yuto lo observó por unos segundos y también se dio media vuelta para volver a casa de Ryosuke.

Estaba de regreso, en aquel barrio, cuando un par de sujetos le bloquearon el camino, tenían una mala cara, pero esto no intimidó a Yabu, al contrario, se acercó a ellos como si nada.
-¿En dónde estabas?-
-Eso no les importa-
Respondió con frialdad.
-El jefe te busca-
-Ya lo sé, antes de ir con el dime una cosa, ¿en dónde esta el señor Nakajima?-
-En su lugar de siempre, cuidando el restaurante-
-Gracias-
Dicho esto se alejo con paso calmado.
-Ese viejo debe estar bebiendo otra vez… -

Estaba por llegar a la casa de Ryosuke, guardó con cuidado la servilleta con el número de Yabu en el bolsillo de la camisa y con un suspiro continuo con su camino.
-Espero no llegar tarde-
Ya faltaba poco para llegar y sin explicación aparente, se sentía emocionado.
En cuanto llegó lo recibió el mayordomo y lo guió hacia el gran comedor.
-Ya era hora, estoy muriendo de hambre-
Dijo Ryosuke con fastidio, discretamente Yuto miró su reloj, eran las siete con diez minutos.
-Lo siento, ya estoy aquí-
-Más te vale-
Dijo con indiferencia y enseguida hizo una señal para que comenzaran a servir la cena.
Yuto tomó asiento y miró la expresión de Ryosuke y sin poder evitarlo dejó escapar una risita.
-¿De que te ríes?-
-De nada-
Dijo desviando la mirada y aguantándose un poco la risa.

Acababa de salir de la oficina del jefe cuando de nuevo el par de sujetos se acercaron a el.
-¿Con quien estabas hace rato?-
Preguntó uno de ellos.
-Eso no te importa-
-Claro que me importa, que no se te olvide quien es tu superior Yabu-
-Tranquilo Takaki, solo estaba con alguien que nos traeré beneficios con el jefe-
-¿De que hablas?-
Preguntó el otro un poco extrañado.
-Encontré a Yuto, y les va a gustar saber en donde y con quien esta-
-¿Yuto? ¿Lo encontraste?-
-¿Ya le dijiste al jefe?-
Yabu se cruzó de brazos y dijo con voz tranquila.
-Por ahora no, tengo que sacar un poco de provecho de la situación ¿no lo creen?-
Los dos chicos miraron extrañados a Yabu.
-¿Si ibas a hacer esto para que lo ayudaste a escapar?-
-Lo ayudé a escapar por que me estorbaba, pero jamás imaginé que se fuera a refugiar a casa de la familia Yamada, los ricos dueños de la famosa cadena de hoteles-
-¿Hablas en serio?-
Pregunto uno de ellos sorprendido.
-Yo nunca bromeo Hikaru, ahora tenemos algo grande, solo imagina lo que dirá el jefe cuando se entere que tenemos en nuestro control a esa familia-
Ambos chicos miraron confundidos a Yabu, quien reía maliciosamente.

Ambos terminaron de cenar y estaban subiendo las escaleras, cuando estuvieron cerca de la habitación de Ryosuke, este se detuvo.
-¿Puedo saber a donde fuiste?-
Preguntó con indiferencia mientras se cruzaba de brazos.
-¿Recuerdas el amigo que te conté esta tarde?-
-Si-
Respondió con la misma indiferencia.
-Fui a verlo, ahora sabe que estoy bien y el también lo esta-
-Vaya, que bueno, felicidades-
Dijo Ryosuke con fastidio mientras continuaba con su camino, confundido Yuto lo siguió.
-Me iré a dormir, nos vemos mañana-
Así, Ryosuke abrió la puerta de su habitación, estaba a punto de entrar cuando Yuto le dijo.
-Que descanses, y…-
-¿Qué?-
Preguntó Ryosuke, girándose para ver a Yuto, pero cuando menos se lo esperaba, este le había plantado un suave beso en los labios. De manera torpe, Ryosuke logró responder a aquel beso, el cual no duró mucho, así que al separarse Yuto le dijo con una sonrisa.
-Gracias por la ropa, hasta mañana-
Así, se alejó de Ryosuke y se dirigió a su habitación, este entro como pudo a su habitación, cerró la puerta y sacudió su cabeza.
-¿Pero que me esta pasando?-
Dijo mientras caminaba hacia la cama y se dejaba caer sobre ella.

Yuto entró a su habitación, apagó la luz y se dejó caer sobre la cama.
-Definitivamente me estoy volviendo loco… me tiene completamente atrapado…-
Y con una torpe sonrisa, cerró sus ojos y poco a poco se quedó dormido.

2 comentarios:

kana dijo...

omg!!! eso no me lo esperaba T-T
waa yabu es un traidor buuu~~~~
pero con solo eso ya me imgino todas
las cosas que se vienen :S

wiii!! yuto totalmente atrapado por los encantos
de yamada pero ahora se que poco a poco va cambiar ryosuke *o*

lili kazuya dijo...

OOOOOOOOOOOOOO YUTO-KUN YA AMAS A YAMA-CHAN ES QUE ES INEVITABLE JAJAJA FOREVER YAMAJIMA

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!