domingo, 7 de febrero de 2010

Smile me... [Cap. 6]

Capitulo 6

"-Quiero que solo seas para mi-"
Aquellas palabras estaban llenas de un sentimiento especial, esta era una pista bastante clara.
Incapáz de moverse ni un centimeto, se quedó en silencio, pero entonces fue Chinen quien rompio con aquella atmosfera.
-¿No me diras "Callate" o "No digas tonterias"?-
Preguntó al mismo tiempo que imitaba la voz de Takaki, después se separó de el unos pocos centimetros solo para poder verlo a la cara.
Takaki no sabía que responder, estaba completamente sin palabras.
"-¿Que... que hago? Tengo que salir de aqui o si no yo...-"
Pensó, estaba desesperado, inesperadamente el rostro de Chinen era demasiado tentador, de inmediato, en un acto desesperado por controlarse, se puso de pie bruscamente, al mismo tiempo la toalla que llevaba en la cabeza cayó al suelo, y sin decir nada, salió de prisa del departamento, dejando a Chinen completamente solo.

Estaba en una situación complicada e inesperada, jamás imaginó que algo así sucedería, realmente, ¿que quería decir Chinen con esas palabras?
Todo le daba vueltas, caminaba sin rumbo fijo, como si tratará de huir, pero ¿huir de que?

Sin moverse, solo observó como Takaki salía corriendo.
-Así que huyes...-
Murmuró al mismo tiempo que bajaba la cabeza, no se arrepentía de lo que había dicho y hecho, pero sentía que el rechazo de Takaki era más que evidente.
-¿Debería irme a casa?-
Se dijo mientras se ponía de pie, no quería irse, si hacia eso tal vez la relación con Takaki se vería realmente afectada.
-Mejor lo espero-
Y sin más, se volvió a sentar en el sillón, lo único que quedaba era esperar.

Ya había pasado un buen rato, había caminado y caminado sin rumbo fijo, sin embargo sabía en donde estaba y como regresar a casa.
"-¿Y si ya no esta?-"
Pensó, de cierta forma, le inquietaba el hecho de que Chinen ya se hubiese marchado, así que sin saber el por que, comenzó a caminar de prisa, tenía que volver lo más pronto posible.
Corrió lo más rápido que sus piernas se lo permitían, al llegar al edificio, entro rápidamente y subió las escaleras, bastante agitado se detuvo justo frente a su departamento, las piernas le temblaban, se sentía extraño, nervioso y ansioso al mismo tiempo, así que tratando de tranquilizarse, suspiró profundo y abrió la puerta.
Al parecer todo estaba igual, se adentró lentamente en la habitación, pudo tranquilizarse un poco al ver unos pies en la orilla del sillón, timidamente se acercó y ahí estaba, completamente dormido, Takaki tenía un poco de temor, no quería acercarse mucho, no deseaba despertarlo, estaba seguro de que Chinen dormia profundamente.
Silenciosamente se recargó en el respaldo del sillón y lo observó detenidamente, de nuevo las palabras de hace un momento comenzaron a rondar por su cabeza de nuevo.
"-Quiero que solo seas para mi-"
El sentimiento que le provocaban estas palabras era extraño, le agradaba, y más el ver el rostro dormido de Chinen, era tan perfecto.
-Yo... yo también quiero que solo seas para mi...-
Murmuró al mismo tiempo que acariciaba la mejilla de Chinen suavemente, este estaba profundamente dormido que ni siquiera se movió.
Esto era extraño, era la primera vez que Takaki sentía algo así por alguién, desde que se había ido de casa para independizarse y salirse de ese lugar lleno de reglas que no lo dejaban ni respirar, de esa gente que se hacían llamar su familia, la cual tan solo se dedicaba a juzgarlo y arreglar su vida a su propia conveniencia, hacia mucho tiempo que no pensaba en todas esas cosas, desde que Chinen había aparecido en su vida, no había tiempo de hacerlo, en lo unico que podía pensar era en el, y en nada más.
Con una sonrisa en el rostro, suspiró de nuevo, no entendía muy bien ese sentimiento aún, solo se conformaba con saber que Chinen lo estaba cambiando, y que después de todo eso no era tan desagradable.
De repente, Chinen se movió un poco, Takaki comprendió que el sillón no era el lugar más comodo para dormir, así que cargandolo suavemente, lo llevó a su habitación y lo recostó en su cama, delicadamente lo cubrió con las sabanas y con un cobertor, pero justo cuando estaba a punto de salir de la habitación para dejarlo dormir, este despertó y lo detuvo.
-Volviste...-
Dijo Chinen con voz débil al mismo tiempo que se sentaba.
-Es obvio, estoy en mi departamento, ¿Por qué no habría de volver?-
Chinen sonrió al escuchar a Takaki tan frio como siempre.
-Creí que... no volverias... yo... yo tenía miedo...-
En ese momento la voz de Chinen se volvió débil, Takaki se giró para observarlo.
-No digas esas cosas, solo recorde que tenía algo que hacer.... no es que haya escapado o algo parecido-
Logró decir intentando esconder su nerviosismo y desviando la mirada.
-Lo que dije... es verdad... pero solo diré eso...-
Takaki miro a Chinen un poco extrañado.
-¿Que quieres decir?-
Preguntó curioso, sin embargo Chinen no respondió, no sabía por que estaba actuando de esa forma, esto no estaba dentro de sus planes, desde que dijo aquellas palabras todo se salió de control, pero es que había sido tan inevitable, solo sintió que debía decirlo, a cada minuto que estaba junto a Takaki era más dificil ocultar sus sentimientos, y ahora atravesaba por ese dilema, por primera vez, tenía miedo.
-Si digo algo más... te irás y tal vez no vuelvas y me dejes solo por el resto de nuestras vidas, no quiero alejarme de ti, así que mejor no diré nada más-
Timidamente bajo la cabeza, esto no estaba bien, por primera vez estaba sintiendo unas enormes ganas de llorar, y es que solo había llorado antes para convencer a las personas o causar un poco de lastima por el solo hecho de quedar bien ante la gente, pero en esta ocasión era completamente diferente.
Takaki lo observaba fijamente, jamás se imaginó ver a Chinen así.
"-Tengo que hacer algo... yo...-"
Pensó, mientras se acercaba lentamente, se sentó en la cama. quedando a su lado, y sin decir nada, lo abrazó con ternura.
-No digas tonterias, no voy a enojarme por lo que dijiste, acepto que seas una persona posesiva, así que deja de preocuparte más y será mejor que duermas tranquilo-
Dicho esto, le dió unas palmaditas en la cabeza y lo alejó un poco.
-Anda, descansa, ya mañana será otro día-
Y así, se puso de pie, Chinen estaba impresionado por la amabilidad de Takaki, así que de inmediato, actuando sin pensar, lo tomo del brazo y le dijo.
-No te vayas, no quiero que te vayas-
Takaki le sonrió, Chinen quedó impresionado por aquella sonrisa, de nuevo la había visto, aquella sonrisa que solo le mostraba a el.
-Si no me dejas dormir bien, te golpeare cuando despiertes-
Chinen se sentía inmensamente feliz, tanto, que se ruborizó de inmediato, dejando salir una timida sonrisa, después Takaki se acomodó en la cama, antes apagó la luz.
Ambos estaban ahi, acostados uno junto al otro, Chinen podía sentir el calor corporal de Takaki, era realmente agradable, realmente lo disfrutaba, así que lentamente se quedó dormido de nuevo.
A Takaki le costo un poco más de trabajo lograr conciliar el sueño, pero después de haberse acostumbrado a la presencia de Chinen a su lado, se quedo profundamente dormido.

A la mañana siguiente, la luz del sol que lograba filtrarse por la ventana lo despertó, lentamente abrió los ojos, y la imagen que tenía frente a el lo hizo sentirse extraño, pero era un sentimiento muy agradable.
El rostro de Chinen, completamente dormido, a escasos centimetros del suyo, podía sentir la suave respiración del chico sobre su cara.
De nuevo un impulso comenzaba a invadir su cuerpo, no dejaba de observar aquel rostro tan hermoso, lentamente acortaba más y más la distancia, deseaba acercarse, por primera vez, no le importaba lo que pudiera suceder, no se negaba a ese impulso, la situación era demasiado tentadora.
Ya estaba a escasos centimentros de su rostro, su labios estaban a punto de rozar a los de Chinen, cuándo de pronto, este abrió los ojos.
-¿Quieres besarme?-
Dijo Chinen en voz baja mientras observaba sonriente a Takaki, este se sorprendió por completo, pero antes de que se alejara, Chinen rodeo su cuello con los brazos, impidiendole así escapar.
-¿No vas a responder?-
Takaki estaba sin palabras.
-De acuerdo, veamos...-
Dijo Chinen, entonces, lentamente comenzó a acercarse al rostro de Takaki, este no sabía como reaccionar, de pronto, sus labios se rozaban de nuevo, y entonces ocurrió, sus labios se unieron en un tierno y delicado beso.
Actuando por puro instinto, Takaki respondió lentamente, al mismo tiempo que rodeaba la cintura de Chinen con sus brazos.
Poco a poco, aquel beso se profundizó más y más, ambos seguían recostados en la cama, besandose con ternura, al fin ambos se expresaban lo que sentían en un solo beso, tan profundo, calido, pero sobre todo, lleno de ese sentimiento que ambos no podían negar más, lleno de amor.
Al pasar unos instantes, se separaron lentamente y se miraron fijamente a los ojos.
-Takaki... ¿Sabes que es esto?-
Chinen seguía sin soltar a Takaki, este tampoco se alejaba ni un centimetro de Chinen.
-Yo... al fin lo he comprendido... pequeño intruso-
Y apareció de nuevo, aquella sonrisa que tenía una calidez tan maravillosa, Chinen le devolvió la sonrisa.
-Te quiero-
Expresó Chinen, al mismo tiempo que se acercaba y besaba de nuevo a Takaki, este no se resistió en lo absoluto y lo beso de nuevo, un beso tan tierno, que duro un poco menos que el primero, después de separarse, Chinen dijo.
-Anda dilo tu también!-
-¿Que?-
Preguntó Takaki tratando de sonar frio como de costumbre pero aún abrazando a Chinen.
-Dije que te quiero, ¿no tienes algo que decir al respecto?-
Takaki desvió la mirada un poco, después volvió a mirar a Chinen, y después de besarlo en la frente le dijo.
-Te quiero-
Estas palabras llenaron a Chinen de un sentimiento tan calido, sentía que algo explotaba dentro de el, era sencillamente maravilloso, así que lo abrazó con fuerza.
-Arruinaste mis planes ¿sabes?-
-¿Que planes?-
Preguntó Takaki curioso.
-Planeaba darte muchas pistas para verte nervioso y sin saber que hacer y nos hemos adelantado-
Takaki movio la cabeza.
-Eres demasiado infantil-
Y soltandolo, se puso de pie y salió de la habitación, Chinen se quedó recostado unos segundos más, aún no asimilaba por completo lo que había sucedido.
"-Ahora que se lo que siente por mi y el también sabe lo que siento por el... ¿Que pasará?-"
Pensó, entonces salió de la cama deprisa y se sentó junto a Takaki, el cual estaba en la sala a punto de tomar un poco de jugo.
-Takaki, dime una cosa, ahora ¿Tu y yo... que somos?-
Esta pregunta casí provoca que Takaki se ahogara al tomar un poco de su jugo.
-¿A que te refieres?-
-Pues... tu me quieres ¿cierto?-
Takaki solo afirmo con la cabeza.
-Y yo te quiero, entonces... y yo somos...-
Takaki suspiró profundo.
-No lo digas, suena extraño-
-Si...-
Apoyo Chinen, era una palabra algo dificil de decir.
-Conformate con saber que estamos juntos ¿de acuerdo?-
Dijo Takaki con su habitual tono de voz mientras se pondía de pie y se iba a la cocina a preparar el desayuno.
-Bien...-
Respondió Chinen, por lo menos eso era suficiente para el, por el momento.
-Es fin de semana ¿Te parece si salimos?-
-No tengo ganas-
Respondió Takaki mientras cocinaba.
-Anda! Quiero estar contigo todo el día y que mejor que salir un rato-
-Podemos estar juntos aqui-
Sin más opción para oponerse, y derrotado, Chinen se sentó en una de las sillas del comedor.
De repente, alguien tocaba a la puerta, ambos se observaron extrañados.
-¿Quien podrá ser?-
Preguntó Chinen.
-No lo se... nadie viene... ¿podrías abrir?-
-De acuerdo-
Y poniendose de pie, se dirigió a la puerta y la abrió.
-Oh, Yabu-kun-
Yabu estaba un poco sorprendido de encontrar a Chinen.
-Chinen-kun... que sorpresa-
-Lo mismo digo, pasa, Takaki esta preparando el desayuno-
Timidamente Yabu entró.
-Hola Takaki-kun-
Takaki salió de la cocina para saludar a Yabu quien se encontraba ya en el comedor junto a Chinen.
-Yabu, ¿que pasa?-
-No es nada especial, es sólo que recordé que hoy es tu cumpleaños y vine a traerte un pequeño pastel, imaginé que estarias solo pero veo que me equivoque-
Entonces Yabu puso sobre la mesa una pequeña cajita, Chinen quedó sorprendido.
-¡¡¿Hoy es tu cumpleaños?!!-
Gritó completamente sorprendido.
-Si...-
Respondió con fastidio.
-No es necesario Yabu, no me gustan estas cosas-
-Se que te gustará, de todas formas te lo dejo aqui, podrás compartirlo con Chinen-kun, yo tengo que irme, feliz cumpleaños, hasta luego-
Y con una sonrisa, se despidió de Chinen y de Takaki para después salir del departamento de Takaki.
Pero en el momento en el que cerró la puerta, se quedo de pie unos segundos frente a ella.
"-¿Por qué tenía que estar el aqui?-"
Pensó Yabu, y sintiendose decepsionado, se marchó sin más.

-¿Por qué no me lo habias dicho?-
Preguntó Chinen un poco molesto.
-No me gustan estas cosas, eso es todo-
Y dicho esto, Takaki regresó a la cocina.
"-No puedo perder ante un simple pastel...-"
Pensó mientras observaba la pequeña cajita que Yabu había dejado sobre la mesa.

1 comentario:

Sorenike dijo...

Juan, ahí vuelve a la carga el enano maquinador

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!