sábado, 18 de diciembre de 2010

[OneShot] Look Only At Me



Titulo:
"Look only at me"
Genero: Yaoi / Lemmon
Pareja: Nakajima Yuto / Yamada Ryosuke (YamaJima)
Capitulos: One Shot
Autora: Ayaa
Nota: Gracias Sora-chan por la linda imagen *----*


Look only at me

“¿Qué ha pasado? Siento que cada vez estas más lejos, son contados los momentos en los que a penas y cruzamos algunas palabras, incluso en la escuela, a pesar de ir en la misma clase es casi imposible hablar contigo, y todo siempre por lo mismo, cada vez que te veo estas con él, ríen juntos, bromean, conversan, haciéndome completamente a un lado. No tienes idea de cuanto me duele el verte con él, saber que ya no estas conmigo, que ya no sonríes conmigo, que ya no conversas conmigo, ¿Por qué ha pasado esto?
Incluso en los ensayos estas con él, también bromeas con los demás pero la mayoría del tiempo estas con él, yo pensé que al principio todo era una especie de broma, que intentabas darme “celos” o algo parecido, pero después de dos meses todo sigue igual, siempre te alejas, hablas muy poco conmigo, delante de las cámaras aparentas que nada ha cambiado, pero enseguida te marchas, incluso he reforzado mi amistad con demás integrantes del grupo a los cuales antes casi no me acercaba solo por estar a tu lado. ¿Acaso ya no puedes mirarme solo a mi?
Por favor, mírame.”

-¡¡Yuto!!
Asustado, reaccionó y abrió los ojos de golpe, miró a su alrededor y pudo darse cuenta de cómo todos lo observaban por el gran espejo de la pared, quien le había gritado era Yabu, quien lucía molesto.
-¡¡¿Qué es lo que te pasa?!!
-¿Eh?
Fue lo único que logró expresar, no lograba reaccionar del todo.
-¡Si no vas a estar despierto al menos vete a donde no puedas estorbar a los demás!
Yabu estaba exaltado, en ese momento Hikaru se acercó a el y le dio unas palmaditas en el hombro.
-Ya, ya, tranquilo, no le grites así. Yuto-kun, ¿Por qué no descansas un poco?
-Ah… si… eso haré…
Dijo aún distraído, dándose media vuelta para alejarse, justo antes de que abriera la puerta, Chinen habló.
-¿Por qué no mejor tomamos todos un descanso? Así será mejor, yo estoy un poco cansado y quiero tomar agua.
-Tienes razón, yo opino lo mismo.
Dijo Yamada de inmediato, los demás se miraron entre sí y luego miraron a Yabu como pidiendo su autorización.
-De acuerdo… descanso de quince minutos, no más, después de eso nos iremos a las siete ¿entendido?
Todos exclamaron afirmativamente y se dirigieron a la puerta, Yuto la abrió y fue el primero en salir.
-¿A dónde vas?
Al escuchar esa pregunta, se giró, era Keito quien lo miraba con cierta preocupación, sin embargo respondió distante.
-Voy al baño.
-Te acompaño, también quiero ir.
-No tienes que seguirme para todos lados Keito.
-No te sigo, quiero ir al baño, ¿Qué no puedo?
Yuto sonrió débilmente, suspiró y abrazó a Keito por los hombros.
-De acuerdo, ¡Vamos!
Exclamó de forma animada, Keito sonrió burlonamente y dijo.
-¿Tanto ánimo solo para ir al baño?
-¡Voy al baño con mi mejor amigo!
Exclamó con una amplia sonrisa, siempre que estaba junto a Keito toda preocupación desaparecía y todo era diversión, resultaba ser muy relajante.

-¿Ahora te das cuenta? A Yuto jamás le has importado.
Ante semejante comentario, Ryosuke bajó la mirada y se giró para marcharse en dirección contraria, astutamente Chinen fue tras él.
-No te sientas mal, date cuenta de que esto es mejor así, a fin de cuentas tarde o temprano ibas a terminar por darte cuenta, piensa que es mejor que haya sido de esta manera.
-Quiero… estar solo.
Dijo en voz baja mientras abría la puerta del salón de canto, el cual estaba vacío.
-No voy a dejarte solo Yama-chan.
Dijo con seriedad, intentó acercarse a Ryosuke pero este lo detuvo y con voz suplicante dijo.
-Por favor.
Chinen dejó escapar un suspiro de fastidio y una mueca de molestia se dibujó en su rostro.
-De acuerdo.
Sin más, se marchó. Ryosuke entró en aquel salón y cerró la puerta tras de si, caminó hacia la mesa del centro y tomó asiento, desplomándose completamente, mirando hacia el techo.
“¿Por qué nada sale bien? Yo esperaba que reaccionaras rápidamente y me alejaras de Chinen y gritaras lo que sientes por mi… Ahora me doy cuenta que todo fue mi imaginación, mal interprete tus sentimientos, ahora se bien que con Keito estas mucho más feliz que conmigo… Yuto…”
Pensó, cerró los ojos y unas enormes ganas de llorar lo inundaron por completo, todo había sido tan rápido, de cierta manera se arrepentía por haber tomado el mal consejo de Chinen, ¿Por qué lo había hecho? Ahora estaba más lejos de Yuto que nunca y eso era muy doloroso, se sentía demasiado solo, ya nada era igual, comenzaba a sentirse solo como un juguete de Chinen para entrenarse en sus ratos libres, sin embargo, al principio, para él también había sido divertido, además de eso últimamente estaban más unidos junto con Yuma, ellos juntos molestaban al pobre chico, sin embargo Chinen lo hacía con más frecuencia, lo que despertaba cierta sospecha en él, de todas formas eso ya no importaba, deseaba volver a los días en los que Yuto era todo en lo que había que pensar, a quien podía llamar a cualquier hora, con quien podía estar en cualquier momento, ahora todo estaba arruinado, y todo por su culpa.
Lentamente una lágrima se deslizó por su mejilla, las demás amenazaban con salir pero de pronto, el sonido de unos pasos acercándose lo asustaron. “Seguramente es Chinen“, imaginó, no quería verlo ahora, en verdad deseaba estar solo, así que lo mejor que pudo hacer fue esconderse dentro de un pequeño armario al fondo de la habitación, así si Chinen no lo veía se iría pensando que se había marchado a otro lugar.
Al estar bien escondido, pudo escuchar como esos pasos se detenían justo frente a la puerta y en cuanto la puerta se abrió cerró aún más la puerta de aquel armario, dejando solo una delgada reja de luz para poder respirar.

-¿Qué hacemos aquí?
Preguntó con curiosidad

“-Esa voz… ¡Yuto!”
Pensó Ryosuke, trató de no exaltarse demasiado y continuar en su escondite hasta que Yuto y su acompañante, que seguramente era Keito, se fueran.

-Es relajante estar aquí, ¿No lo crees?
Dijo Keito mientras tomaba asiento en un banco y tomaba la guitarra que estaba junto a él.
-Bueno… si… un poco… pero da miedo… no hay nadie aquí…
Respondió Yuto con cierto nerviosismo.
-Imagina que se aparece un fantasma, ¿Qué harías?
Preguntó Keito con curiosidad mientras dejaba la guitarra de nuevo en su sitio y cruzaba las piernas, observando a Yuto con una sonrisa.
-¡¡No digas tonterias!!
Exclamó al mismo tiempo que cerraba los ojos y movía la cabeza.
-Solo dije que lo imaginaras, no creo que aparezca uno por aquí.
-No estés muy seguro de eso…
Dijo Yuto mientras tomaba asiento sigilosamente frente a Keito.
-Vamos, no seas miedoso, anda, imagina que aparece uno, ¿Qué harías?
Yuto cerró los ojos e intento imaginar.

-Estupido Keito, ¿Cómo se atreve a hablar de fantasmas con Yuto?
Murmuró para sí mientras escuchaba con atención, estaba preocupado por Yuto, sabía que se asustaría fácilmente, siempre era así.

-¿Ya imaginaste?
Preguntó Keito curioso. Yuto frunció el seño mientras mantenía los ojos cerrados.
-No quiero imaginarlo, da miedo…
-No tengas miedo, ¿Qué puede pasarte?
Yuto continuo imaginando, o al menos intentando, mientras tanto, cuidadosamente, Keito miraba a su alrededor, como si buscara algo o a alguien.
“-¿En dónde estará?-”
Pensó mientras continuaba observando, de pronto, su vista se clavó en aquel armario, el cual estaba entrecerrado, lo cual no era normal.
“-¿Así que ahí estas? Esto se pondrá interesante-”
En ese momento una sonrisa triunfante se dibujó en el rostro de Keito, era como si ya supiese que Ryosuke se encontraba ahí, observando.
-Imagina que estas completamente solo en esta habitación, pasa de media noche, hace frío, no hay luz, sientes que alguien te observa pero miras a tu alrededor y no hay nadie, tratas de salir de la habitación y la puerta esta cerrada, imposible de abrir, estas desesperado, alguien desea matarte…
Keito continuaba narrando aquella escena, Yuto estaba asustado, sudaba, las manos le temblaban.

-¿Pero que le pasa? ¿Por qué lo hace?
Murmuró Ryosuke, estaba enojado, no era justo que Keito jugase con los miedos de Yuto de esa forma, en especial por que de verdad lo estaba asustando, no podía permitir que esto continuara, y se exaltó aún más al ver como Keito murmuraba algunas palabras cerca del oído de Yuto.
-No puede ser…
Dijo Ryosuke para sí, y con decisión, abrió bruscamente la puerta del armario. De inmediato Yuto gritó ante tal ruido, pero al mismo tiempo que salió del armario corrió solo para abrazar al asustado Yuto, lo abrazo tan fuerte que este no notó de quien provenía tal abrazo, simplemente lo correspondió hundiendo su rostro en el pecho de aquella persona, en cuando escuchó su voz su corazón latió con fuerza al mismo tiempo que abría sus ojos de golpe.
Ryosuke estaba molesto así que le gritó a Keito.
-¡¡¡¿Qué te pasa Okamoto?!!! ¡¡¿No te das cuenta de lo asustado que esta?!!
Ryosuke continuo abrazando protectoramente a Yuto como si de su hermano menor se tratase. Por otro lado, Yuto continuaba aferrado a Ryosuke, estaba en shock, no lograba comprender lo que estaba ocurriendo, además era más que evidente que extrañaba el aroma de Ryosuke, el tenerlo tan cerca.
Sin embargo, una sonrisa se dibujó en el rostro de Keito, al verla Ryosuke estuvo a punto de decir algo, pero Keito habló primero, aparentando estar sorprendido.
-¿Qué hacías ahí escondido Yamada-kun?
Ryosuke se quedó sin palabras, lentamente soltó a Yuto y se alejó de él.
-¿Qué sucede Yamada-kun? ¿Por qué luces tan asustado?
Preguntó Keito mientras daba un paso hacia adelante.
-N-no estoy… a-asustado… yo solo… bu-buscaba algo que olvidé…
Keito lo miro incrédulo, mientras que Yuto levantó la mirada lentamente para verlo, trato de decir algo pero no podía… era como si su voz se hubiese apagado.
-¿Y que olvidaste? Podríamos ayudarte a buscar.
Keito miró a Yuto y este asintió tímidamente con la cabeza, después miró a Yamada, este lucía… nervioso.
-N-no… no es necesario… tengo que irme… Chinen me espera.
Dicho esto, salió a paso veloz de la habitación, cerrando la puerta de golpe.
Yuto miró a Keito, estaba confundido.
-Parece que las cosas siguen igual…
Dijo con pesar mientras se ponía de pie.
-Yo no lo creo.
Keito sonreía triunfante mientras Yuto se confundía aún más.
-¿Qué quieres decir? Tú lo viste, continua evitándome.
-No te evita por completo, tu mismo lo sabes, te protegió, aún se preocupa por ti, una persona que no se preocupa por alguien no reacciona de esa forma.
Yuto bajó la mirada, cerró los ojos y recordó la forma en la que Ryosuke lo había abrazado.
-Tal vez lo hizo por que en verdad lucia asustado.
-De eso se trataba, que lucieras muy asustado.
Yuto abrió los ojos de golpe y miró a Keito.
-¿Tu sabias que él estaba aquí?
Keito no respondió.
-¿Tu planeaste esto?
Yuto estaba sorprendido, no se esperaba tal acto por parte de Keito.
-No lo se… mejor regresemos o Yabu nos regañará.
Dicho esto le dio unas palmaditas en el hombro a Yuto y salió primero.

Los ensayos transcurrieron de forma normal, aunque Yuto seguía sintiéndose extraño, ¿Acaso Keito intentaba hacer algo para que las cosas entre Ryosuke y él se arreglaran? No podía estar seguro, era difícil saberlo, tal vez solo estaba jugando a ver que pasaba, además, no olvidaba el hecho de que Ryosuke había dicho que Chinen lo esperaba, si, le inquietaba el hecho de saber que esos dos estaban demasiado cerca el uno del otro, había escuchado rumores por parte de Takaki de que entre ellos había algo más que simple amistad, que los había visto, pero Yuto no quería creer en eso.
Además, mientras practicaba, no dejaba de sentir que era observado, y cuando buscaba en el gran espejo el reflejo de Ryosuke sus miradas siempre se cruzaban, ¿Por qué las cosas tenían que ser así ahora?
-¡Perfecto! lo hemos hecho bien, avanzamos bastante, pueden regresar a casa ahora, nos veremos aquí mañana a la misma hora.
Dijo Yabu con una sonrisa satisfactoria mientras se limpiaba el sudor de la frente con la manga de su playera.
-Gracias jefe.
Dijo Hikaru con una sonrisa burlona mientras le daba una palmada en la espalda.
Todos comenzaron a salir del salón de ensayos, los primeros fueron Yamada y Chinen, después, antes de llegar a la puerta, Keito se acercó a Yuto.
-¿Tienes algo que hacer?
-Tarea.
Respondió con cierto fastidio mientras ambos salían del salón.
-¿De que tienes tarea?
-Bueno, distintas materias, ¿Por qué? ¿Me ayudarás?
Preguntó Yuto con una sonrisa, Keito sonrió de igual forma.
-Bueno, solo pídelo y puedo considerarlo.
Justo en ese momento, ambos entraron a los vestidores, en donde todos guardaban sus cosas en casilleros, la mayoría se estaba terminando de alistar para irse.
-Bueno, no desperdiciaré esta oportunidad.
Dijo Yuto mientras abría su casillero y se cambiaba la playera por una limpia, Keito hizo lo mismo.
-Pero antes, tienes que acompañarme a un lugar.
Dijo Keito mientras se ponía su chamarra negra, tomaba su mochila y cerraba su casillero.
-¿Ah si? ¿A dónde?
-Necesito comprar algo de comida.
-¿Necesitas?
Preguntó Yuto tratando de no reírse mientras terminaba de acomodar sus cosas en su maleta.
-Bueno, me da hambre después de practicar, ¿Qué tiene de malo eso?
-Nada, en lo absoluto, entonces… ¿Nos vamos?
Dijo Yuto al mismo tiempo que tomaba su maleta y se la colgaba en el hombro.
-De acuerdo.
Así, ambos salieron comentando algunas bromas en el trayecto.

Ryosuke había escuchado todo, antes era así con Yuto, ahora solo eran como simples conocidos, se sentía mal por eso.
Terminó de quitarse la camisa, tomó su toalla y se dirigió a las regaderas, siempre era el que más sudaba, por lo tanto casi siempre era el único que se quedaba más tiempo para bañarse.
Terminó de desvestirse y dejó su pantalón y ropa interior colgando de la pequeña puerta junto a su toalla.
Abrió la llave del agua caliente y comenzó a enjuagarse el cuerpo, intentó relajarse mientras masajeaba un poco su cuello, dejó que el agua cayera sobre su rostro, cerrando sus ojos, recordando aquellos días que estaba junto a Yuto, cuando reían juntos, comían juntos e incluso dormían juntos cuando estaban fuera de la ciudad en alguna gira. Pero en especial había un recuerdo que le provocaba un ligero revoltijo en el estomago.

“Una tarde, saliendo de clases, no había ensayos ni nada relacionado con el grupo, solo una tarde libre y normal como la de cualquier estudiante, eso era realmente bueno y relajante.
-¿Qué quieres hacer?
Preguntó Yuto mientras caminaba a su lado.
-No lo se, podemos hacer muchas cosas.
-Tranquilo, solo es una tarde, ni siquiera es el día completo.
Dijo Yuto con una sonrisa mientras le revolvía el cabello a Ryosuke.
-De acuerdo, ¿Vemos una película?
-Me parece una buena idea.
-¿Cuál sugieres?
Preguntó Ryosuke con entusiasmo.
-No lo se, veamos que hay en mi casa, ¿Te parece?
-Bien.
Así, ambos continuaron con su camino. En cuanto llegaron, la madre de Yuto saludó alegre a Ryosuke, comieron juntos y después subieron a la habitación de Yuto.
-¿Qué es lo que tienes?
Preguntó Ryosuke mientras se acomodaba en el piso, sobre la suave alfombra y tomaba uno de los cojines de la cama.
-Bueno… tengo esto, ¿Quieres verla?
-¿Otra de samuráis?
Yuto sonrió traviesamente mientras afirmaba con la cabeza.
-De acuerdo, solo ponla.
Dijo Ryosuke con resignación. Yuto puso la película en el DVD y encendió el televisor.
En si, la película no tenía nada de interesante, a eso sumándole que a Ryosuke no le gustaban mucho esa clase de películas, fácilmente se quedó dormido, sin querer, su cuerpo se fue deslizando hacia su izquierda, justo donde Yuto se encontraba.
No supo cuanto tiempo estuvo dormido, pero al no escuchar ya ningún ruido, abrió lentamente los ojos, todo estaba en silencio, y sentía un peso sobre su cabeza, entonces se dio cuenta de que Yuto estaba dormido, profundamente dormido, la televisión estaba encendida, con el menú de la película.
-Yuto…
Dijo con voz suave, sin moverse, el chico pareció reaccionar y despertó lentamente.
-¿Qué?… ¿Se acabo?
-Eso parece…
Ryosuke se sentía extraño, no era incomodo tener a Yuto tan cerca, sin embargo era extrañamente demasiado cómodo, comenzando a sentir algo en su estomago acompañado de un rubor en sus mejillas.
-No puede ser que me haya quedado dormido.
Dijo Yuto mientras se tallaba los ojos, sin dejar de apoyar su cabeza sobre la de Ryosuke.
-Bueno, estabas cansado, al igual que yo, era natural…
-No quería dormirme.
Dijo Yuto con pesar mientras dejaba salir un enorme bostezo.
-Oye…
-¿Si?
Preguntó Yuto curioso.
-¿Me dejas levantar la cabeza? Comienza a dolerme el cuello.
-¡Oh! Lo siento.
Se disculpó con torpeza, levantó la cabeza y miró a Ryosuke, este se enderezó y cayó en la cuenta de que ambos estaban demasiado cerca el uno del otro.
No dijeron nada, solo se miraron fijamente a los ojos, el corazón de Yamada comenzó a latir con fuerza mientras sentía como el color se le subía al rostro, pudo sentir como ambos se acercaban cada vez más, como si una fuerza magnética los uniera, pero de pronto la voz de la madre de Yuto rompió aquella atmosfera, separándolos de golpe y mirando hacia otra dirección con un nerviosismo evidente.
-¡Yuto! ¡Necesito que vayas a comprar algunas cosas para la cena!
-¡Enseguida bajo!
Gritó Yuto en respuesta, de inmediato y torpemente Ryosuke se puso de pie.
-C-creo que es mejor… que me vaya… e-es tarde.
-D-de acuerdo… te acompaño a la estación…
Ambos se miraron algo nerviosos, después se sonrieron torpemente y salieron de la habitación.”

Sacudió su cabeza con fuerza y comenzó a enjuagarse todo el jabón que estaba en su cuerpo y cabeza, después cerró la llave, recargó ambas manos sobre la pared, estirando sus brazos y con la cabeza baja, dejó escapar un suspiro y con pesar se giró para jalar su toalla. Se secó el cabello y el cuerpo, después se enredó la toalla a la cintura y salió de la regadera, tomando su pantalón y ropa interior para después dejarla sobre su maleta.

Yuto y Keito estaban por salir de la compañía cuando a Yuto se le ocurrió buscar su teléfono móvil, el cual no estaba en los bolsillos de su pantalón. Desesperado buscó en su maleta, pero tampoco estaba.
-¡¡No esta!!
Dijo desesperado mientras revolvía sus cosas.
-Tranquilo, trata de recordar en dónde lo dejaste.
-No lo agarre en todo el ensayo…
-¿Qué fue lo último que hiciste con el?
Preguntó Keito con tranquilidad.
-Yo… yo… ¡Lo guardé en mi casillero!
-Entonces seguramente ahí debe estar.
Le dijo Keito con una sonrisa amable.
-¡Iré por el! ¡No tardo!
-Bien, aquí te espero.
Dicho esto, Yuto le dejó sus cosas a Keito y se marchó corriendo de regreso a los vestidores.

Aún con la mirada triste, abrió su casillero, sacó su camisa y pantalón, después clavó su mirada en el espejo que se encontraba pegado en la puerta del casillero, miró fijamente su propio reflejo, no podía creer lo miserable y deprimido que lucía cuando estaba solo, sin Yuto.
Furioso, golpeo el casillero de junto con su puño.
-Maldita sea…
Murmuró para si con frustración.

Estaba entrando en los vestidores cuando escuchó un ruido extraño, como un golpe, entro sigilosamente y recorrió el lugar, quedó sorprendido al ver a Ryosuke semi-desnudo quien murmuraba con pesar.
Al verlo así, pudo sentir una opresión en su pecho, no le gustaba verlo así, sabía que tenía que hacer algo, así que con timidez logró preguntar.
-¿Estas bien?

Ryosuke no se esperaba escuchar esa voz, la voz que tanto anhelaba volver a escuchar, asustado, giró la cabeza y levantó la vista.
-Yu… Yuto… ¿Qué haces aquí?
Preguntó con la voz débil y ligeramente quebrada.
-Bueno yo… vine por algo que olvidé… ¿Sucede algo malo?
Ryosuke desvió la mirada, se enderezó y dijo con indiferencia.
-No, no es nada.
-¿Seguro?
Preguntó preocupado.
-Si, estoy bien, gracias por preguntar.
Respondió sin mirarlo.
-Bien, entonces… hasta mañana.
Se despidió, aunque aún debía tomar su teléfono. Pero justo al darse media vuelta, Ryosuke habló.
-En verdad… no estoy bien…
Yuto se giró lentamente y miró a Ryosuke, este tenía la mirada baja.
-¿Quieres que te escuche?
Ryosuke no respondió, entonces, con una sonrisa dolida, Yuto dijo.
-Claro, seguramente es mejor hablarlo con Chinen que conmigo, yo debo irme, dejé a Keito en la entrada, adiós.
Volvió a darse media vuelta, apenas dio el primer paso hacia adelante cuando Ryosuke lo tomó del brazo y dijo con voz desesperada.
-¡Quiero que te quedes!
Yuto se detuvo pero no se giró para ver a Ryosuke, estaba demasiado sorprendido.
-¿Acaso ya no eres mi amigo?
Preguntó Ryosuke mientras soltaba el brazo de Yuto lentamente.
-Eso dímelo tu.
Respondió Yuto con voz fría, aún dándole la espalda a Ryosuke.
-Tu fuiste quien me hizo a un lado, tu comenzaste a estar con Chinen más tiempo que conmigo hasta que terminaste por alejarte completamente de mi, traté de preguntarte si te había hecho algo pero siempre respondías de forma cortante “En lo absoluto” y después te marchabas, ¿Ahora eres tu quien pregunta si ya no somos amigos?
Ryosuke pudo sentir el enojo en la voz de Yuto.
-Yo…
-¿Por qué te alejaste así?
Preguntó Yuto mientras se giraba para ver a Ryosuke.
-Porque tenía miedo… quise detenerme y lo único que pude hacer fue alejarme de ti… pero es inútil…
Yuto miró confundido a Ryosuke.
-¿Qué quieres decir con eso?
-No quería que me rechazaras, así que me hice a un lado para dejarte con la persona que quieres.
Ryosuke bajó la mirada y dijo estas palabras en casi un susurro, Yuto tuvo que hacer un gran esfuerzo para distinguir con claridad estas palabras.
-¿Qué cosas estas diciendo?
Preguntó Yuto aún demasiado confundido.
-¡Me gustas! ¡Te quiero demasiado!… Sin embargo yo sé que te gusta alguien más… por eso preferí no decirte nada y alejarme de ti… pero no puedo olvidarte… esto es demasiado… necesito estar a tu lado… por favor… deja que me quede a tu lado… podré soportar ser solo tu amigo… pero por favor… quédate a mi lado…
En ese momento las lagrimas comenzaron a correr por las mejillas de Ryosuke.
-Ryosuke…
Dijo Yuto en voz baja, Ryosuke levantó la mirada y con torpeza comenzó a limpiarse el rostro.
-Lo siento… no quería que me vieras así… ya puedes irte… Keito te espera.
Dijo con una sonrisa fingida.
-¿Quién piensas que me gusta?
Preguntó Yuto con curiosidad sin dejar su expresión de sorpresa.
-Obviamente te gusta Keito…
-¿Y que te hace pensar eso?
Yuto se cruzó de brazos y miró con curiosidad a Ryosuke.
-Bueno… yo… los he visto… además… alguien me dijo que.
-¿Quién te dijo semejante tontería?
Lo interrumpió Yuto con esta pregunta, Ryosuke se quedo atónito y tímidamente respondió al mismo tiempo que desviaba la mirada.
-Chinen… me lo dijo…
-¿Y por eso te fuiste con el?
Ryosuke asintió con la cabeza.
-¿Y no crees que hubiese sido mejor que me lo preguntaras primero antes de hacer semejante tontería?
Yuto hablaba con tranquilidad, Ryosuke asintió de nueva cuenta al mismo tiempo que desviaba la mirada.
-¿Te das cuenta que te alejaste de mi por culpa de un tonto rumor?
Ryosuke miró a Yuto sorprendido.
-Eso quiere decir que no te.
-No me gusta Keito, es solo mi amigo y nada más.
Lo interrumpió de nueva cuenta, esbozando una enorme sonrisa.
-¿Entonces… tengo una oportunidad?
Preguntó Ryosuke tímidamente.
-Bueno… el hecho de que Keito no me guste no significa que ya haya quien me guste.
Ryosuke miró confuso a Yuto.
-¿Eso quiere decir que si hay alguien que te gusta?
Yuto asintió con la cabeza.
-Ya veo… bueno… pero… podemos seguir siendo amigos… ¿o no?
Preguntó tímidamente mientras se cruzaba de brazos, comenzaba a tener frío, después de todo acababa de ducharse y solo tenía una toalla enredada en la cintura.
-Bueno, eso depende…
Ryosuke miró confundido a Yuto, este simplemente sonreía.
-¿A que te refieres?
-Pues…
Dijo Yuto con una sonrisa ligeramente traviesa, al mismo tiempo que dio un paso para acercarse a Ryosuke, justo cuando estuvo lo suficientemente cerca, lo miró directo a los ojos.
-¿Q-qué?
Preguntó Ryosuke, estaba nervioso por tal acercamiento.
-Cierra los ojos.
Dijo Yuto en casi un susurro, Ryosuke se sorprendió, sin embargo, al ver la tranquila expresión de Yuto, tímidamente cerró los ojos.
Yuto se acercó a su rostro y le susurró al oído.
-¿Es verdad que te gusto tanto?
Ryosuke pudo sentir como un escalofrío recorría su espalda y con todo su nerviosismo logró asentir con la cabeza mientras apretaba un poco los ojos.
-¿Y te alejaste de mi por que pensabas que me gustaba Keito cierto?
De nueva cuenta el escalofrío recorrió su espalda y asintió, cada vez que sentía la respiración de Yuto tan cerca de su oído y como su suave voz entraba en su cabeza deseaba abrir los ojos, sin embargo no se atrevía.
-¿Chinen fue quien te dijo eso?
-S-si…
-¿Pero yo te gusto cierto?
Con sus mejillas completamente rojas, asintió con la cabeza.
-Entonces… debo tomar eso como una declaración… ¿cierto? Así que esta es mi respuesta…
Ryosuke estuvo a punto de abrir los ojos, pero justo en ese momento pudo sentir algo suave sobre sus labios, suave y húmedo, evidentemente eran los labios de Yuto, no podía reaccionar… todo había pasado tan rápido… solo hace unos minutos eran como extraños y ahora…
Yuto no lograba comprender por que se comportaba así, pero en el momento en el que escuchó los verdaderos sentimientos de Ryosuke no pudo resistirse más. Desde hace mucho tiempo que anhelaba este momento.
Lentamente Yuto comenzó a mover sus labios, de forma torpe Ryosuke intentó hacer lo mismo, estaba muy nervioso, su estomago era un caos, las piernas le temblaban, pero en el momento en el que Yuto lo tomó de la cintura, todas estas sensaciones desaparecieron lentamente y así pudo responder mejor a aquel contacto, tomando el rostro de Yuto entre sus manos.
Muy pronto, esto se convirtió en un beso completo, ambos abrieron por completo sus bocas, uniéndose más y más, entrelazando sus lenguas en un lento y torpe juego, intercambiando suspiros, Ryosuke enredaba sus dedos en el cabello de Yuto, despeinándolo un poco, después bajó sus manos para tocar su cuello y deslizarse hacia su pecho solo para después terminar por aferrarse a la espalda de Yuto, pegándose así más a su cuerpo.
Después de besarse un poco más, ambos se separaron lentamente puesto que una tonadita comenzaba a arruinar aquella atmósfera.
-Ese debe ser mi teléfono.
Dijo Yuto con voz suave, miraba a Ryosuke fijamente, sus ojos estaban brillosos y sus mejillas ligeramente rosadas.
-Deberías responder.
-Seguramente es Keito, lo deje esperando en la entrada.
De inmediato, la expresión de Ryosuke se volvió sería y se alejó un poco de Yuto, bajando la mirada.
-Ya te dije que es solo mi amigo, además, acabo de responder a tu declaración.
Ryosuke levantó la mirada sorprendido, Yuto sonreía.
-¿D-de… de verdad tu?-
-¿Acaso necesitas que te lo diga más claro?
Ryosuke sonrió, se acercó de nueva cuenta a Yuto y le dijo.
-Eso creo.
Yuto sonrió también, besó de nueva cuenta a Ryosuke, esta vez este respondió de forma inmediata, al terminar, Yuto se acercó a su oído y le dijo con voz suave.
-Me gustas.
Ryosuke pudo sentir como si algo explotara en su interior y sin más abrazó con fuerza a Yuto, este lo abrazó de vuelta, todo era perfecto hasta que aquella tonadita los interrumpió de nuevo.
-Iré a responder.
Así, Yuto se alejó de Ryosuke, este se quedó ahí, inmóvil, Yuto se dirigió a su casillero y sacó su teléfono.
-¿Si?
-¿Sigues en los vestidores?
Preguntó Keito, sonaba preocupado.
-Si… estoy con Ryosuke.
-¡Oh! ¡Ahora entiendo!
Yuto dejó salir una risita, de igual forma Keito lo hizo.
-Creo que debo irme ahora, por lo que puedo notar en tu voz ya todo se ha arreglado.
-Eso parece.
Dijo Yuto aún sonriente.
-De acuerdo, pero me debes una comida por dejarme aquí esperándote.
-Esta bien, mañana te pagaré.
-Más te vale, dejaré tus cosas en recepción, ¿de acuerdo?
-Gracias.
-Hasta mañana, espero mi comida.
-No te preocupes, te pagaré. Hasta mañana.
Así, Yuto terminó con aquella llamada y guardo su móvil en el bolsillo de su pantalón.
-¿Qué pagarás?
Preguntó Ryosuke curioso mientras miraba a Yuto desde su casillero.
-Una comida.
-¿Eh?
-No es nada importante, ¿Por qué no mejor te vistes y nos vamos juntos?
-Bien, espera, terminaré rápido.
Dijo Ryosuke con una sonrisa, Yuto le sonrió de igual forma y observó fijamente a Ryosuke, este le dio la espalda y comenzó a sacar su ropa limpia.
Justo en ese momento, algo extraño comenzó a invadir el interior de Yuto, algo que jamás había experimentado, un deseo profundo por tocar la piel de Ryosuke, por besar ese cuello.
“-¿Pero que me pasa?”
Se pregunto mientras sacudía su cabeza, después volvió a mirar a Ryosuke y este estaba por ponerse su camisa, aún tenía la toalla enredada a la cintura, así que sin pensar bien en sus actos, se acercó a Ryosuke, lo abrazó por la espalda y le dio un suave y tímido beso en el cuello.

Ante semejante contacto, Ryosuke se sorprendió, tirando al suelo su camisa, sintiendo como el color se le subía a la cara.
-Y-Yuto…
-Lo siento… no pude evitarlo… es que…
Mientras decía estas palabras, giró a Ryosuke para así poder velo de frente.
-¿Qué?
Pregunto confundido.
-Te extrañé tanto… llegué a pensar que tu querías a Chinen y que a mi me harías a un lado para siempre.
La voz de Yuto era ligeramente desesperada, sin embargo Ryosuke sonrió tranquilamente, tomó el cuello de la camisa de Yuto y lo acercó a su rostro.
-Esa es la tontería más grande que has dicho en tu vida.
Así, sin más, acercó más su rostro al de Yuto, sus labios estaban demasiado cerca, y antes de continuar, Ryosuke dijo.
-Yo también te extrañe.
Yuto tomo el rostro de Ryosuke con ambas manos y así, se besaron, lenta y acompasadamente, suspirando con suavidad, pero poco a poco aquel beso se fue intensificando, siendo cada vez más y más demandante. De pronto Yuto soltó el rostro de Ryosuke lentamente solo para acariciar su cuello y después sus brazos, esa piel tan suave y cálida, sabía que en el fondo estaba deseando poder tocarla de esa manera desde hace mucho tiempo.
Por otro lado, Ryosuke no dejaba de sentir un escalofrío cada vez que los dedos de Yuto se deslizaban por su desnuda piel, ahora el también anhelaba poder tocarlo de la misma manera, así que soltó lentamente el cuello de la camisa de Yuto, bajó sus manos solo para lograr infiltrarlas por debajo, acariciando así el pecho de este.
Ambos estaban comenzando con algo a lo cual ya no podían parar, ni siquiera habían pensado en la posibilidad de hacerlo.
Lentamente Ryosuke comenzó a guiar a Yuto hacia una de las regaderas, sin dejar de besarlo, Yuto se dejaba guiar por Ryosuke, ya nada más importaba, además ya era tarde y muy poca gente andaba por los alrededores, si no es que ya no había nadie.
Estando dentro, Ryosuke logró cerrar la puerta con el pie, Yuto quedó recargado en la pared, fue entonces como Ryosuke encontró la forma de despegarse un poco de él solo para quitarle la camisa y tirarla a un lado.
Ambos se miraron nuevamente, no dijeron nada, solo se sonrieron y continuaron besándose, con pasión, deseo, amor.

Poco después Ryosuke se encontraba besando el cuello de Yuto, con delicadeza y suavidad, deslizándose lentamente hasta llegar al pecho, al mismo tiempo, con ambas manos se encargaba de desabotonar el pantalón de Yuto, al hacerlo lo bajó juntó con su ropa interior. Lentamente continuo bajando, formando ese camino lleno de besos, y justo cuando tuvo frente a el ya despierto miembro de Yuto, comenzó a succionarlo lentamente, en forma de respuesta, Yuto comenzó a soltar leves gemidos, era como si tratara de oprimirlos, sin embargo, a medida que Ryosuke succionaba a un ritmo más acelerado, Yuto gemía con más intensidad.
Rápido, más rápido, Ryosuke sabía bien en que momento intensificar el ritmo, en que momento mordisquear un poco la punta, Yuto se lo indicaba con cada gemido. Así, sin más, Yuto dejó salir aquel liquido blanco, Ryosuke lamió sus labios y se enderezó solo para ver a Yuto a la cara, este estaba agitado, lleno de sudor. De nueva cuenta no se dijeron nada y Ryosuke besó a Yuto.
A diferencia de los besos anteriores, este era intenso, lleno de deseo, de vez en cuando Ryosuke mordía el labio de Yuto mientras acariciaba su cuello. Entonces, lentamente, Yuto se deslizó hacía abajo, quedando así los dos sentados sobre el suelo.
Yuto tomó entre sus manos el rostro de Ryosuke, entre besos logró inclinarse hacia adelante, recostándolo lentamente sobre el suelo. Al sentir el frío en sus espalda, Ryosuke tembló un poco, pero eso desapareció en el momento en que Yuto comenzó a besar su cuello, entonces, simplemente disfrutando de la agradable sensación de los labios de Yuto sobre su piel, cerró los ojos.
Mientras tanto, Yuto recorría cada parte del cuerpo de Ryosuke, con lentitud desató el nudo de la toalla que cubría la parte baja de Ryosuke, sin embargo continuaba besando su pecho con ternura, al mismo tiempo con una de sus manos acariciaba la pierna de Ryosuke y con la otra su cintura.
En el momento en el que Yuto comenzó a besar uno de sus pezones Ryosuke no pudo evitar el soltar un gemido un poco más fuerte que los anteriores, bueno, a decir verdad era su primer gemido puesto que los demás solo eran suspiros. Suavemente Yuto lamía y mordisqueaba su pezón provocando más gemidos por parte de Ryosuke.
Deseoso por escuchar más, dejó de acariciar la pierna de Ryosuke para dirigirse lentamente a su miembro, y mientras comenzaba a besar el otro pezón, con su mano comenzó a estimular el miembro de Ryosuke.
-Ah…
Exclamó Ryosuke en un gemido más fuerte, y es que sentir como la mano de Yuto subía y bajaba por todo su miembro era realmente excitante, delicioso, y a eso sumándole los besos que repartía por toda su piel, estaba a punto de enloquecer.

Yuto continuaba masajeando el miembro de Ryosuke, cada vez más rápido, mientras besaba cada rincón de su cuerpo. Los gemidos de Ryosuke se intensificaban cada vez más, el placer estaba inundando todo su ser, sentía que dentro de muy poco se correría.
Y así sucedió, mientras Yuto besaba su cuello nuevamente, Ryosuke dejó salir su blanco líquido sobre la mano de Yuto.

Su respiración era agitada, estaba completamente bañado en sudor, Yuto lo contempló unos instantes, acarició su rostro al mismo tiempo que apartaba los mechones de cabello que se habían quedado pegados a su cara.
Ryosuke abrió lentamente los ojos ante tal contacto y sonrió, Yuto lo hizo de igual forma y se besaron nuevamente, esta vez, comenzaron lento, pero pronto lo intensificaron.
-Ryosuke…
Dijo Yuto entre besos, este dejó de besar a Yuto lentamente y lo miró a los ojos.
-¿Crees que sea doloroso? Si no estas seguro podemos detenernos.
Ryosuke sonrió ante la preocupación en el rostro de Yuto, lo besó de nuevo, al separarse, le susurró al oído.
-Estaré bien… porque eres tú.
Inevitablemente Yuto sonrió, acarició nuevamente el rostro de Ryosuke y lo besó, este rodeo su cuello con ambos brazos mientras que tímidamente abría un poco sus piernas.
Al sentir el movimiento del mayor, aprovechó que su mano aún estaba húmeda por el líquido de Ryosuke y acercó uno de sus dedos hacia la entrada del mayor, entonces, lentamente, comenzó a penetrarlo con uno de sus dedos.
En ese momento el cuerpo de Ryosuke se estremeció, dejando de besar a Yuto solo para aferrarse con fuerza a su cuello.
-¿Estas bien?
Preguntó Yuto preocupado, estaba por sacar rápidamente su dedo pero Ryosuke lo detuvo aprisionando su brazo entre sus piernas.
-No te detengas…. E-estaré bien…
-De acuerdo.
Dijo Yuto en un suspiró y continuo, moviendo sus dedo de adentro hacia afuera, después fueron dos dedos, moviéndolos en círculos, sentía como el cuerpo se estremecía con cada movimiento, pudo ver como mordía sus labios para contener sus gemidos.
Entonces, con su mano libre, tomó el rostro de Ryosuke y le dijo.
-No lo hagas… vas a lastimarte… grita si es lo que quieres.
Sin embargo, lo único que Ryosuke atino a hacer fue tomar el rostro de Yuto con ambas manos y así lo besó con intensidad.
Dentro de poco Yuto pudo sentir como el cuerpo de Ryosuke ya estaba menos rígido, incluso sus besos eran más lentos y sus caderas se movían a un ritmo, fue así como lentamente sacó sus dedos.
Ryosuke dejó de besarlo y le sonrió a Yuto.
-Seguro de que…
-Hazlo.
Le indicó Ryosuke con una sonrisa, Yuto se acomodó un poco mejor y coloco su miembro frente a la entrada de Ryosuke.
Al sentir como la punta del miembro de Yuto rozaba su entrada el deseo de sentirlo completamente lo invadió, y con un movimiento desesperado, levantó su cadera, logrando que la punta entrará.
Ante semejante intromisión, Ryosuke gritó, Yuto se asustó un poco e intentó alejarse, sin embargo Ryosuke no se lo permitió puesto que rodeo su cintura con ambas piernas.
-Y-ya t-e dije… qu-que estaré bi-bien…
-De acuerdo.
Dijo Yuto, entonces, lentamente continuo penetrando a Ryosuke, obteniendo como respuesta un gemido más fuerte.
En cuanto estuvo completamente adentro, no se movió, deseaba esperar a que Ryosuke se acostumbrara un poco.
-Hazlo…
Dijo Ryosuke en casi un susurro, fue así como Yuto comenzó a moverse lentamente, de adentro hacia afuera. La expresión de Ryosuke continuaba siendo de dolor, sin embargo para Yuto la estreches de Ryosuke era deliciosa, así que siguiendo su propio placer continuo penetrándolo, acelerando el ritmo poco a poco.
Ryosuke pudo ver el placer en el rostro de Yuto, esto lentamente lo motivo a dejar de sentir dolor, y en verdad funcionaba, su cuerpo se acostumbraba lentamente a tal intromisión al grado de resultar completamente placentero.
Ahora, ya más relajado y acostumbrado, comenzó a mover su cadera a un ritmo más acelerado, indicándole a Yuto que estaba listo y que ahora lo estaba disfrutando al igual que el.
Se aferró con fuerza a la espalda de Yuto, dejando la marca de sus dedos y en lugar de que esto molestase a Yuto solo logro motivar aquel deseo.

Ambos estaban bañados en sudor, en el pequeño espacio de la regadera, gimiendo con intensidad.
Ahora las embestidas de Yuto hacia Ryosuke eran más fuertes, más rápidas, llenándolos a ambos de una locura exquisita.
Pronto, continuando con aquel placer y deseo, cambiaron de posición, Yuto estaba sentado en el suelo y Ryosuke encima de el, dándole la espalda.
Ryosuke se apoyó en las paredes de los costados para subir y bajar con intensidad, mientras tanto Yuto masajeaba el miembro de Ryosuke con rapidez hasta que se corrió por segunda vez, pero el placer en su interior continuaba..
Una última vez cambiaron, Ryosuke se giró para estar frente a Yuto, y continuo subiendo y bajando a un ritmo acelerado, apoyándose en la pared de enfrente. Mientras que Yuto lo tomaba de la cintura. Así, sin más, Yuto terminó explotando en el interior de Ryosuke, acompañado de un delicioso y placentero orgasmo para ambos, gritando al mismo tiempo, Ryosuke aferrandose a la cabeza de Yuto y este abrazándolo con fuerza de la cintura.
Cansados, con la respiración agitada, completamente sudados, se besaron una vez más, un beso lento y tierno. Después se recostaron sobre el suelo, se miraron a los ojos y Yuto acaricio el rostro de Ryosuke, apartando todo ese cabello pegado a su cara.
-De ahora en adelante… mírame solo a mi.
Ryosuke sonrió y asintió con la cabeza, se acercó al rostro de Yuto para besarlo pero este lo detuvo un poco, tocando sus labios con dos dedos, Ryosuke se sorprendió un poco pero no se movió.
-Te amo tanto.
Ryosuke abrió sus ojos completamente y antes de que pudiera decir algo, Yuto lo besó. Ryosuke simplemente se dejó llevar.
Al finalizar, Ryosuke se aferró con fuerza a Yuto, y con una felicidad inmensa invadiendo su ser, le dijo.
-Yo te amo aún más.
Yuto sonrió ampliamente ante semejante comentario y abrazó tiernamente a Ryosuke.
-¿Lo dice el que me hizo a un lado por un rumor?
Ryosuke se sorprendió y torpemente dijo.
-Eso ya no importa… deja de mencionarlo.
Yuto rió ante esa respuesta y acarició la cabeza de Ryosuke.
-Será mejor irnos… es tarde y no podemos quedarnos aquí toda la noche.
-Esta bien… pero ¿Podemos bañarnos antes?
Dijo Ryosuke, mirando a Yuto con una mirada suplicante.
-De acuerdo.
Así, ambos se pusieron de pie con cuidado, Ryosuke tomó la ropa de Yuto y la colgó en la puerta, al igual que su toalla. Yuto abrió la llave de la regadera y el agua caliente comenzó a caer, así, ambos se bañaron juntos.

Al salir de la compañía, ya ambos con sus cosas, Yuto habló.
-Es tarde, te llevaré a tu casa.
-No me trates como si fuera una chica, puedo ir solo a mi casa sin problema alguno.
Reprochó Ryosuke mientras inflaba un poco las mejillas.
-No lo digo por que te vea como una chica, lo digo por que me preocupo por ti.
Dijo Yuto mientras le daba un leve golpe en la cabeza a Ryosuke.
-Esta bien…
Dijo Ryosuke mientras comenzaba a caminar. Yuto se apresuro para alcanzarlo y caminar a su lado.
-¿Estas molesto por que te pegue?
Ryosuke se detuvo repentinamente y miró a Yuto.
-¡Claro que no! Ahora mejor nos damos prisa o no alcanzaremos el último tren.
Así, con una sonrisa, Ryosuke tomó la mano de Yuto, este sonrió y entrelazó sus dedos con los de Ryosuke.
Ambos caminaban a paso lento por la calle, tomados de la mano, nada más importaba ahora más que permanecer juntos, y así sería, puesto que ambos compartían el mismo sentimiento, las cosas estaban claras ahora y no había nada que les impidiera estar juntos.

Al día siguiente, en la compañía, todos ya estaban listos, solo esperaban a que Chinen llegase, por alguna razón estaba retrasado.
-¿Están seguros que vendrá?
Pregunto Yabu un poco molesto a Yuto y Ryosuke.
-Si, hoy fue a clases de forma normal, seguro no tarda.
Respondió Ryosuke, a decir verdad Chinen no se había molestado ni reaccionado negativamente ante la evidente relación de Yuto y Ryosuke, simplemente les habló con normalidad.
Ahora los que estaban sorprendidos eran los demás integrantes, después de que ambos se dejaran de hablar y ahora volvían a estar juntos los hacia pensar muchas cosas, pero ninguno se atrevía a preguntar.
-¡¡Siento llegar tarde!!
Gritó Chinen con la voz agitada, al parecer había llegado corriendo.
-¿En donde estabas?
Preguntó Yabu ligeramente molesto.
-Tuve algo que hacer… lo siento
Se disculpó al mismo tiempo que dejaba sus cosas en un rincón.
-Esta bien, todos ¡Vamos a comenzar!
Todos asintieron, se colocaron en posiciones y los ensayos comenzaron.

En el pequeño descanso, Keito se acercó a Yuto y lo abrazo por los hombros diciéndole al oído.
-¿No crees que hay algo que no me has dicho?
Yuto se sonrojó y dijo.
-¿Qué te hace pensar eso?
Keito miro con sospecha a Yuto y dijo.
-A mi no me engañas, algo paso ayer.
Yuto suspiró y le murmuró algo al oído.
-Todo entre Ryosuke y yo… esta perfectamente.
Se alejó del oído de Keito y sonrió al mismo tiempo que le mostraba su pulgar.
-¡Eso es lo que quería escuchar! ¡Al fin se acabaron las platicas deprimentes!
Exclamó Keito mientras le daba una palmada en la espalda a Yuto. En ese momento Ryosuke apareció frente a ellos y con una expresión de ligera molestia dijo.
-Yuto… ¿Puedes venir un momento?
-Si…
Dijo extrañado por la expresión de Yuto.
-Bien, ahora solo no se vuelvan a alejar así, sabes, es difícil soportar a Yuto cuando esta tan deprimido.
Le dijo Keito a Ryosuke con una sonrisa burlona, después se marcho.
-¿Tan deprimido estabas?
Preguntó Ryosuke con curiosidad.
-Eso ya no importa.
Dijo Yuto completamente sonrojado y desviando la mirada.
-Pobre Yuto… estaba triste.
Dijo Ryosuke en tono de burla mientras apretaba una de las mejillas de Yuto.
Sin embargo, lo que Yuto hizo fue mirar hacia ambos lados, abrazó a Ryosuke por los hombros y lo guió hacia uno de los pasillos.
-¿Quién dijo que ya no habláramos de eso eh?
Ryosuke rió de forma traviesa.
-Lo siento.
-¿Lo sientes?
Ryosuke asintió.
Yuto lo miró a los ojos, se acercó a su rostro lentamente y lo beso. Ryosuke respondió lentamente a aquel contacto.
No tardaron mucho, se separaron y sonrieron.
-Será mejor volver.
Dijo Yuto con voz suave, Ryosuke asintió y ambos volvieron al salón de ensayos.

Las horas pasaron y al fin las practicas terminaron, todos estaban cansados.
Yuto estaba acomodando sus cosas cuando Keito se acercó y le dijo.
-Sobre la comida que me debes… será luego, tengo que hacer otras cosas hoy.
-¿Eh? Pero si tu ayer dijiste que.
-Lo siento, en verdad no puedo, además, así alguien no se molestará contigo, por que por lo que veo hoy no se bañó y te esta esperando.
Dijo Keito cerca del oído de Yuto, este se sonrojó de inmediato.
-Esta bien, entonces hasta mañana.
-Hasta mañana.
Se despidió Keito sonriente y salió de los vestidores.
-Creí que tenías algo que pagarle.
Dijo Ryosuke cruzado de brazos y mirando a Yuto.
-Yo también creí, pero parece que ya no será necesario, ¿Quieres hacer algo?
Ryosuke sonrió y abrazó a Yuto con fuerza.
-Lo siento, no puedo evitar el sentirme así cuando Keito se te acerca…
-Esta bien, eso de alguna forma me alegra por que ahora solo me ves a mi.
Dijo Yuto mientras abrazaba de vuelta a Ryosuke con ternura.
-Tú también, por favor, sólo mírame a mi.
-No hace falta que lo pidas.
Respondió Yuto abrazando con más fuerza a Ryosuke.
-Bueno, será mejor irnos ahora, ya pensaremos que hacer en el camino ¿de acuerdo?
Ryosuke asintió con la cabeza y ambos salieron de los vestidores, tomados de la mano, lo que sea que decidieran hacer, estaba bien, por que ahora estaban juntos y ya nada más importaba.

F I N

5 comentarios:

Joma dijo...

esta precioso, es muy bello y me gusta el Yamajima, pero no tanto como el Takachii jajajaja, en fin esta bello y me gusta tu banner, me encanta mucho

lili kazuya dijo...

hermoso aaaaaaaa amo mucho esta pareja, hace que pierda mi cordura jajajja

Karen dijo...

kyaaaaa me encanto!!! quiero un amigo mo keito ah!!
Yuto ah! lo adorooo estan Kyaaa tenia tiempo que lo habia leido pero no podia comentar, jaja creo que es la 3 o 4 vez que lo leo jaja, chii por que es asi con Ryo, claro que yuto-rin lo quiere jaja lo adora, adoro esta pareja al igual que la Nakachii y la Okajima (pero me mataste con este one-shot) gracias ;)

Erza Dragneel dijo...

Chinen hidoi yo ne! O_O aun asi he is cute
Keito es buen amigo! :D
YAMAJIMA FOREVER IN MY HEART!! <3
Gracias lo disfrute mucho espero que escribas mas fics!..
PD: Ya los he leido todos y aun espero los q estan en proceso ne?

Sakura Uchiha dijo...

Kya!!!! Sgsgsgghsshs *~* vuelvi y vuelvi a reeler el fic y me fscina mucho :3 quiero mas yamajimas >…< porfavor¡¡¡ amo y amare este fic :3

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!