domingo, 18 de julio de 2010

En tus manos [Cap. 4]

Capitulo 4

Las clases ya habían iniciado, y Yuto se encontraba dando un recorrido por toda la escuela, pasando por todos los pasillos, observando de reojo las clases que los demás alumnos tomaban mientras que el director no dejaba de hablar, esto realmente lo estaba desesperando.
“-¿Qué este sujeto nunca se calla?-”
Pensó Yuto mientras observaba al director hablar y hablar, elogiando todo lo que podía a la institución, al personal, los diferentes equipos deportivos e intelectuales, en fin, todo, incluso hasta el mobiliario, todo.
-Y bien joven Nakajima, ¿Siente que estará bien en nuestra institución?-
Preguntó mientras lo miraba sonriente.
-Si… claro, estoy más que convencido-
-Bien, entonces solo queda ir a mi oficina a terminar el trámite y podrá comenzar con sus clases-
Yuto lo miró con un ligero fastidio seguido de resignación.
-De acuerdo…-
Y dejando salir un suspiro, comenzó a caminar detrás del director. Después de unos cuantos minutos, salió de aquella oficina, y al caminar un poco fue alcanzado por una secretaria.
-Le mostraré su salón de clases, sígame-
Yuto la miró extrañado, y sin más alternativa, comenzó a seguirla.
Justo la clase estaba terminando cuando llegaron.
-Espere un momento-
Le indico la secretaria mientras ella entraba al salón.
-¡Atención por favor!-
Al decir estas palabras, todos los alumnos que estaban fuera de sus lugares se acomodaron y se dispusieron a prestar atención.
-Bien, hoy a llegado un preciado alumno nuevo y se incorporará a esta clase, así que espero y se ofrezcan amablemente a apoyarlo en todo lo que necesite mientras este con nosotros-
Yuto observaba curioso desde la entrada, después notó que la secretaria le hacia una señal para que entrara, lo cual hizo tímidamente.
-El es Nakajima Yuto, y será su compañero a partir de ahora-
Yuto miró tímidamente a todos los alumnos, estaba ligeramente ruborizado, después de todo era la primera vez que era presentado ante tanta gente.
-Mu… mucho gusto-
Dijo torpemente y se reverenció.
-Bien, ahora toma asiento en esta fila-
Yuto miró a aquella fila y visualizó el asiento vacío, se acercó lentamente y tomó asiento.
-Ahora, todos, esta es su hora libre de estudio, aprovechen bien su tiempo, hasta luego-
Dicho esto, la secretaria se marchó, y segundos después, un montón de alumnas rodearon a Yuto.
-Hola, mucho gusto, mi nombre es Takahara Rika-
-Y yo soy Minobe Nanami-
Así, un montón de chicas comenzaron a presentarse al mismo tiempo, provocando así que Yuto se mareara un poco.
-¿De dónde vienes?-
-¿Tienes algo que ver con Yamada-kun?-
-¿Por qué llegaron juntos?-
-¿En dónde vives?-
-¿Me darías tu número telefónico?-
Todas estas preguntas estaban aturdiéndolo demasiado, no sabía a cual responder primero, y es que todas y más llegaban al mismo tiempo que estaba a punto de perder la cabeza, y fue justo en ese momento cuando se escuchó un fuerte golpe, al parecer alguien había golpeado el pizarrón con mucha fuerza para que todas se callaran, lo cual resultó por que todas dirigieron su atención al origen de aquel ruido.
-Disculpen señoritas, pero Nakajima-kun no tiene por que responder a todas sus preguntas, ahora el debe acompañarme a la biblioteca, así que les pido de favor que se hagan a un lado-
Les dijo Ryosuke de la forma más amable y altanera posible, entonces, todas se hicieron a un lado para que pudiese acercarse a Yuto, al estar frente a el le dijo con voz amable.
-¿Vamos?-
Yuto lo miró ligeramente enojado pero estaba en el fondo agradecido por ello, así que sin más, se puso de pie y ambos salieron del salón, dejando tras de ellos una serie de rumores que eran inevitables.
-¿Ahora si me vas a decir para que rayos me quieres aquí?-
-Ya te lo dije, no puedo dejarte solo en la casa por que sé que escaparías-
-Te dí mi palabra de pagar mi deuda contigo, pero aún no has dado el precio, así que esto no puede continuar-
-Vaya, quieres hablar de negociaciones conmigo, que interesante-
Dijo Ryosuke mientras continuaba caminando con una sonrisa en el rostro.
-Tu no dejas de decir que te debo el favor, que no puedo obtener nada sin darte algo a cambio, pues bien, di lo que quieres, pongamos las cosas claras-
Yuto hablaba lo más firme que podía mientras caminaba detrás de Ryosuke, repentinamente este se detuvo y se acercó a Yuto, levantó su mano y tocó suavemente los labios de este con dos dedos.
-No hables tan fuerte, aquí todos escuchan muy bien todo y para el almuerzo tendremos un chisme completo, vayamos a un lugar más tranquilo para charlar-
Dicho esto, Ryosuke se alejó de Yuto y continuo caminado, este dejó salir un suspiro e hizo lo mismo.
Minutos después, ambos llegaron al extenso y bien cuidado jardín de la escuela, en donde Ryosuke se acercó a una pequeña banca y tomo asiento.
-Bien, aquí nadie viene así que podremos conversar con tranquilidad-
-De acuerdo, continuemos con la conversación de hace unos minutos-
Ryosuke dejó salir una risita.
-Me parece bien, hace un momento estabas hablando de un precio-
-Así es, no dejas de decirme que te debo algo ¿no? Pues bien, dime que es lo que quieres y quitémonos de juegos tontos-
-Vaya, veo que aún no comprendes bien las cosas Yuto-kun, en primer lugar, esto no es un juego tonto, lo que te pido para saldar tu cuenta conmigo es-
Antes de continuar, se puso de pie y se acercó a Yuto, lo tomó de la corbata y lo acerco a su rostro.
-Lo que pido es que seas mi compañía especial-
-¿Qué?-
Preguntó Yuto molesto mientras miraba a Ryosuke con frialdad.
-Así es, eso es todo lo que te pido, tu compañía, que estés conmigo cuando yo quiera, es sencillo ¿no te parece? A cambio, te aseguro que estarás cómodo mientras estés a mi lado-
-¿Pero que tonterias estas diciendo? Si tanto quieres una compañía consíguete una mascota, a mi déjame en paz-
Dicho esto, Yuto trató de liberarse del agarre de Ryosuke, pero este lo tomo con más fuerza y lo acerco más a su rostro.
-¿Acaso me vas a decir que no te agrada mi compañía? Por que ya van dos ocasiones en las que cedes a lo que yo quiero, ¿sabes a lo que me refiero cierto?-
De inmediato, Yuto se ruborizó por completo.
-¿Así que eso es lo que quieres? ¿Qué sea tu juguete personal?-
-Vamos, no lo veas de esa manera Yuto-kun, además, no me vas a negar que la idea te agrada aunque sea un poco, ¿no es verdad?-
En ese momento, Ryosuke acercó más su rostro al de Yuto, ambos podían sentir la suave respiración del otro sobre sus rostros, entonces Ryosuke entrecerró los ojos.
-¿Vez? Ni siquiera opones resistencia-
Ante tal comentario, Yuto se ruborizó levemente, pero trató de mantenerse firme y dijo.
-Bien, ¿Cuánto tiempo?-
-Veamos, ¿Cuánto tiempo vale tu vida?-
Esa era una pregunta extraña, Yuto trató de pensar, pero cuando intentó hacerlo, sintió como los labios de Ryosuke rozaban con los suyos, en esos momentos no había otro pensamiento en su cabeza más que el de poder besarlo de una buena vez.
-¿Cuánto tiempo te crees capaz de estar a mi lado?-
Yuto no podía pensar bien, simplemente era incapaz de hacerlo, se sentía tan deseoso de poder besar a Ryosuke, que sin querer, trató acercarse un poco, hasta que al fin logró besarlo, ambos besándose lentamente, respondiendo de forma automática a los movimientos del otro, era un beso tan delicioso, profundo pero lento, ambos moviendo sus labios a un mismo ritmo, separándose y volviéndose a unir, entrelazando sus lenguas lentamente, aquel beso estaba tan lleno de algo tan dulce, que sin darse cuenta, Yuto rodeo la cintura de Ryosuke con ambos brazos, y este soltó la corbata del menor para rodear su cuello y acercarse un poco más.
Los minutos pasaron y ambos no dejaban de besarse, aquel contacto era tan suave y lento, que no hacia falta separarse por la falta de aliento, al contrario, ambos compartían el mismo aliento, pero como siempre, fue Ryosuke quien terminó con aquel momento.
-En dos meses saldaras tu deuda, en dos meses podrás alejarte de mi, en dos meses volveremos a ser extraños, desconocidos, en dos meses te encargaras de cuidar tu propia vida, que no se te olvide, el tiempo corre a partir del día en el que te encontré, así que este apenas es tu segundo día-
Dicho esto, Ryosuke le sonrió pícaramente a Yuto y se alejó, dejándolo ahí confundido y con el corazón latiéndole muy rápido, aún con la sensación de los suaves labios de Ryosuke sobre los suyos.
Mientras Ryosuke se alejaba, trataba de recuperar el aliento, su corazón latía con fuerza, sentía que sus mejillas ardían demasiado, no podía dejar de tener la sensación de los labios de Yuto sobre los suyos y de sus brazos rodeando su cintura. No podía pensar en nada, así que solo se dedicó a continuar con su camino de regreso al salón.

El resto de la mañana continuo con cierta normalidad, a menos para el resto de los alumnos, Yuto estaba sentado en la segunda fila, en el tercer lugar, mientras que Ryosuke se encontraba en la primera fila en el primer asiento, y mientras tomaba sus apuntes, al mirar al frente, no podía evitar dirigir su mirada hacia aquel chico, el cual no se tomaba la molestia de girarse para verlo.
“-Ya deja de verlo… ya deja de verlo…-”
Se repetía una y otra vez mientras tomaba sus notas. Después de unas cuantas clases más, un suave timbre se escuchó por toda la escuela, Yuto miró a su alrededor, al parecer el descanso había llegado, así que sin poder evitarlo, estiro sus brazos y guardó su libreta en el compartimiento de su escritorio. Al terminar, miró a Ryosuke, el cual también terminaba de guardar sus cuadernos, no sabía si hablarle o no, estaba en un verdadero dilema.
“-No quiero hablarle… pero supongo que como parte de su compañía… debo hacerlo ¿no?-”
Pensaba mientras miraba al suelo, de pronto la voz de un chico llamó su atención.
-Yamada-kun, te esperamos en el área deportiva-
-De acuerdo-
Respondió este, Yuto se quedó observando como Ryosuke se ponía de pie y salía del salón.
“-Bueno, un momento de paz y-”
Pero sus pensamientos fueron interrumpidos.
-Yuto-kun ¿Qué esperas?-
Dirigió la mirada hacia Ryosuke quien se encontraba de pie recargado en el marco de la puerta.
-Vamos-
Dicho esto, Ryosuke dio media vuelta y comenzó a marcharse.
-Lo supuse…-
Murmuró mientras se ponía de pie, después de todo ahora debía ser la compañía de Ryosuke y tal vez eso significaba que debía seguirlo para donde fuera. Dejó escapar un suspiro y comenzó a caminar detrás de Ryosuke.
-No vayas atrás de mi, pensarán que eres mi guardaespaldas-
Reclamó Ryosuke mientras lo miraba con cierto fastidio, Yuto rodó los ojos y caminó hasta estar junto a Ryosuke.
-Mucho mejor-
Dijo con una sonrisa y continuo caminando, ahora Yuto caminaba a su lado.
“-Siento que aún así soy una especie de vigilante-”
Pensó mientras continuaba caminando junto a Ryosuke.
Ambos estaban por llegar a una enorme cancha de fútbol, ante la cual Yuto quedó sorprendido.
-Es… ¡Es enorme!-
Gritó sin poder evitarlo.
-Es una simple cancha de fútbol, no tiene nada de asombroso-
-¿Qué hacemos aquí?-
Preguntó Yuto curioso sin dejar de observar aquella cancha.
-Yo vengo a entrenar, tu solo vienes a sentarte en las gradas de ahí para esperarme-
Respondió con tranquilidad al mismo tiempo que señalaba los lugares para espectadores.
-¿Eh? Pero tengo hambre…-
Dijo tocándose el estomago.
-Eso te pasa por no querer desayunar bien, ahora deberás esperar a que termine, después iremos a desayunar algo, ahora me voy-
Dicho esto, Ryosuke comenzó a alejarse rumbo a los vestidores, Yuto suspiró resignado y se acerco a las gradas para tomar asiento y hacer lo único que quedaba, esperar.

Chinen estaba formado para comprar su comida, cuando alguien lo llamó.
-¡Chinen!-
Se giró sorprendido, después le dedicó una tierna sonrisa al chico que lo llamaba.
-Dai-chan-
-¿Me dejas formarme contigo?-
-De acuerdo, pero tu me comprarás el postre-
Dijo con una sonrisa burlona, ante la cual Daiki aceptó. Después de unos minutos ambos se encontraban en una de las mesas comiendo muy amenamente.
-¿Cómo te sientes?-
Le preguntó Daiki tímidamente, Chinen bajó la mirada y respondió.
-Mucho mejor, gracias-
-¿Me dirás que fue lo que sucedió?-
Chinen no dijo nada y continuo con la mirada baja.
-Todo me indica que Yamada tiene que ver en esto, pero no sabre lo que te hizo si jamás me lo dices-
-No fue nada importante-
Respondió sin mirarlo, Daiki suspiró.
-Sé que te gusta, siempre te ha gustado, y el lo sabe, y lo único que hace es jugar con tus sentimientos, ¿acaso piensas que voy a quedarme de brazos cruzados viendo como solo juega contigo?-
La voz de Daiki era fría y firme.
-Eso lo se bien, se que yo no le gusto, que solo quiere divertirse, por breves momentos me parecía soportable, pero ayer…-
-¿Ayer qué?-
Preguntó Daiki curioso mientras escuchaba con atención, Chinen bajó aún más la cabeza y dijo en voz baja.
-Comenzó a retarme, yo no me deje y le respondí… y entonces me besó… pero yo sé que solo lo hizo para demostrar que no pierde ante nada… aún así… me gusto… pero después me sentí molesto… enojado conmigo mismo y esta mañana le reclamé… pero no me controlé y… lo besé… pero él no respondió…-
-Y por eso llorabas… te duele saber que el no te corresponde…-
Dijo Daiki mientras se cruzaba de brazos y dejaba salir un suspiro, Chinen solo asintió con la cabeza.
-¿Hasta cuando vas a continuar así? ¿Hasta cuando vas a querer ver que Ryosuke no es el único a tu alrededor?-
Ante tales preguntas, Chinen levantó la vista lentamente, Daiki lo observaba fijamente.
-Dai-chan…-
Dijo un poco sorprendido, el mayor desvió la mirada y se puso de pie.
-Olvídalo, me voy, tengo algo que hacer-
Y sin más, se puso de pie y se marchó de la cafetería, dejando a Chinen solo en aquella mesa, sin saber que pensar.

El tiempo pasaba y sentía que no podía más, estaba muriendo de hambre, la cabeza le dolía, necesitaba comida, no estaba acostumbrado a mal pasarse de esa manera, aunque poco pero al menos comía a sus horas, y esta vez desde el desayuno que no comía nada.
-¿A que hora piensa terminar? El descanso terminará y no podré comer nada…-
Se quejó en voz baja mientras tocaba su hambriento estomago, justo en ese momento, observó como todos los del equipo se reunían, decían unas cosas y se separaban, regresando a los vestidores.
-Al fin…-
Dijo con alivio, ahora solo quedaba esperar a que Ryosuke saliese de los vestidores para así poder comer algo. Unos minutos pasaron, alcanzó a ver como al fin Ryosuke salía de los vestidores, estaba por ponerse de pie cuando observó como un chico se acercaba a toda prisa hacia Ryosuke, al parecer se conocían puesto que observó como le sonreía a aquel chico, estaba por sentarse de nuevo cuando algo lo sorprendió, aquel chico le hablaba con dureza a Ryosuke, no podía distinguir bien que era lo que decía pero al ver que lo empujaba un poco sorprendió aún más y decidió acercarse.

Y es que mientras Ryosuke caminaba rumbo a las gradas, fue interceptado por Daiki.
-Daiki, ¿Qué ocurre?-
Preguntó sonriente, pero el mayor no sonreía en lo absoluto.
-Te advertí una vez que si lo hacías sufrir te las ibas a ver conmigo-
Estaba enfadado, pero Ryosuke no le tomo la importancia necesaria.
-¿De que me estas hablando?-
Preguntó con cierto fastidio.
-Sabes muy bien a lo que me refiero, solo aléjate de el y deja de usarlo-
Dicho esto, Daiki aventó un poco a Ryosuke.
-No te quieras pasar de listo Arioka, lo que pase con Chinen no es asunto tuyo, el ni siquiera te corresponde, así que deja de cuidarlo tanto, ¿Qué no vez que tu eres solo su paño de lagrimas?-
Este comentario, más la risita burlona de Ryosuke, provocaron que Daiki se enojara realmente.
-Te lo advierto, déjalo en paz-
Ryosuke bufó ante tal comentario. Esto solo hizo que Daiki perdiera los estribos, levantó su puño, estaba completamente dispuesto a golpearlo, pero en una fracción de segundo, alguien detuvo el golpe, Daiki miró molesto al chico que lo detenía y molestó se apartó un poco.
-No sé quien eres pero no te metas en esto-
La expresión de Yuto era seria, muy seria, incluso Ryosuke estaba asombrado ante tan expresión.
-Sea lo que sea no creo que los golpes sea una buena opción-
-Te dije que no te metas-
Le dijo Daiki molesto.
-Y yo te digo que no voy a permitir que le pongas una mano encima-
Respondió Yuto muy molesto, Ryosuke solo observaba extrañado la actitud de este.
-Vaya, Ryosuke tiene nuevo juguete, que bien, solo ten cuidado, por que este niño no es serio con nadie, el no quiere a nadie mas que a si mismo, no lo olvides-
Dicho esto, Daiki miró con frialdad a Ryosuke y se marchó a gran velocidad, Yuto y Ryosuke solo lo observaron.
-No tenías por que defenderme-
-Tienes razón, así que tómalo como bono extra a cuenta de la deuda-
Respondió Yuto un poco indiferente, la frase “juguete nuevo” no salía de su cabeza.
Ryosuke se colocó frente a el y le dijo de forma indiferente.
-Gracias-
-Ya te dije que no es nada, es solo para pagar la deuda más rápido, ahora vámonos de aquí, tengo hambre-
Dicho esto, Yuto comenzó a caminar, Ryosuke lo alcanzó y comenzó a caminar a su lado.
-Bien, como una especie de compensación, te invito una comida especial-
Dicho esto tomo la mano de Yuto y comenzó a llevárselo mientras sacaba de su bolsillo su teléfono, hizo una llamada rápida. Cuando Yuto se dio cuenta ambos ya estaban saliendo de la escuela y el auto de Ryosuke ya estaba en la entrada.
-¿A dónde vamos?-
-A comer algo, volveremos para la siguiente clase-
Dijo Ryosuke mientras sonaba la campana del fin del descanso, ambos subieron al auto y este arrancó.
-Al lugar de siempre, tenemos hambre y tenemos clase en una hora-
-De acuerdo joven Ryosuke-
Dijo el chofer y comenzó a conducir.

Mientras ambos estaban en el auto, Yuto se sentía ligeramente incómodo por las palabras de Daiki.
“-Juguete nuevo… el no quiere a nadie mas que a si mismo-”
Repetía en su mente mientras miraba por la ventana.
-¿Piensas en lo que dijo Daiki cierto?-
-¿Eh?-
Reaccionó al escuchar la voz de Ryosuke.
-No dejes que te afecte, el solo esta enojado por que de seguro hice llorar a su querido amigo, pero en verdad te lo digo, no le des importancia a sus palabras, por favor, tu no-
Dijo con la mirada perdida en la ventana, Yuto lo miró confundido, sin embargo no dijo nada y ambos continuaron en silencio hasta llegar a un lujoso restaurante no muy lejos de la escuela.
-Bien, hora de comer-
Dijo Ryosuke mientras bajaba del auto, segundos después Yuto hizo lo mismo.

3 comentarios:

kana dijo...

aaah!! yuto xq paraste el golpe que le hiban a dar a ryosuke o.ó assh la verdad que se lo merecia XD pero que beso O.O si es un juguete yo tambien quiero uno >//< jajajajaja ok no XD
ahora solo esperar que pasa entre ellos dos *O*

yurii!! da te cuenta que daiki esta sufriendo ahora por que tu no le correspondes T-T espero que pronto te des cuenta cuanto te quiere ♥

aya arigato! x el cap ^^

lili kazuya dijo...

aaaaaaaaaa bien yuto-kun nadie debe tocar a yama-chan aaaaaaa pero pobre yuri pero el sufre porque quiero ahi tiene a da-chan jajajaja o vamos quiero ver ya el yamajima en accion jajaja

Yahi dijo...

lo trae arrastrandooooo
que lindos!!!! >///////<
me encanta Ayaa ♥

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!