sábado, 9 de abril de 2011

En tus manos [Cap. 10]

Yo sé muy bien que me tarde xD pero saben que ultimamente me tardo mucho, y estoy casi segura que esta vez la tardanza habrá valido la pena n__n espero y disfruten mucho de este capitulo por que el final... esta cerca...
Disfruten y comenten *----*
----------------------------------------

Capitulo 10

Aquella noche, Yabu llegó ligeramente alcoholizado, directo a su habitación, pero no contaba con que alguien lo estaba esperando afuera.
-¿Ahora qué? ¿Piensas quedarte aquí cada que salga para saber en donde estoy?-
Preguntó con fastidio mientras observaba como Takaki se encontraba sentado en el suelo, recargado en la pared de su habitación.
-Quiero que por favor me escuches-
Respondió mientras se ponía de pie y miraba suplicante a Yabu, sin embargo este solo desvió la mirada.
-No tengo nada que escuchar, no eres mi niñera ni nada parecido así que deja de meterte en mis asuntos-
Dicho esto, sacó sus llaves, hizo a un lado a Takaki, abrió la puerta, pero justo cuando estaba dispuesto a cerrarla, este la detuvo.
-Te estas metiendo en problemas realmente graves con la gente de aquí, tu actitud esta despertando sospechas absurdas, entiende que estas en peligro-
La fría voz de Takaki dejó a Yabu sorprendido, inmóvil, así que aprovechando el estado del mayor, Yuya entró y cerró la puerta rápidamente.
-No tengo idea de lo que estas planeando, pero ten en cuenta que es peligroso, muchos piensan en que intentas traicionar al jefe, por favor aléjate de todo esto-
-¿Y tu como sabes eso?-
Preguntó Yabu tratando de regresar a su actitud anterior.
-Porque los he escuchado y de verdad estoy preocupado por ti, ¿Acaso no lo comprendes?-
-¿Comprender qué?-
-Que en verdad me preocupas… que no quiero que nada malo te suceda… por favor Yabu… escúchame… deja tus absurdos planes de venganza hacia Yuto… él no te ha hecho absolutamente nada, te aprecia demasiado…-
Al escuchar estas palabras, Yabu bajó la cabeza y dijo con voz débil.
-Siempre protegiendo a ese maldito niño… siempre cuidando demasiado de él… siempre llevándoselo todo…-
-Te equivocas… ese niño ha recibido diez veces más daño que tú… ¿Por qué no quieres verlo?-
-Vete de aquí… no quiero seguir escuchándote-
Dijo Yabu aún con la cabeza agachada.
-No, no voy a irme hasta que entiendas que lo que estas tratando de hacer esta mal-
-¡¿Y tu por que no quieres entender que no me interesa lo que tengas que decir?! ¡Deja de aparentar estar preocupado por mi! ¡Sabes bien que no es así! ¡Que yo no soy nada! ¡¡Nada!!-
Yabu comenzaba a perder el control, estuvo a punto de darle un fuerte golpe a Takaki, pero este, al darse cuenta, reaccionó y rápidamente tomó la mano de Yabu con fuerza y de un solo movimiento lo jaló hacia él solo para abrazarlo fuertemente.
Al sentirse envuelto en los brazos de Yuya se quedó completamente sorprendido y sin fuerzas, de pronto todo su coraje desparecía y lentamente un cálido sentimiento de felicidad comenzaba a despertar en su interior, el cual aumento cuando Takaki le dijo en voz baja muy cerca de su oído.
-Tu eres muy importante para mi… si algo malo te pasara yo… podría morir por ti-
Dicho esto, abrazó con más fuerza a Yabu, este comenzaba a sentirse realmente feliz de estar en los brazos de Takaki, pero algo lo hizo reaccionar e intentó alejarse bruscamente de él.
-¡Mientes! ¡Para ti solo existe Yuto!-
Al mirar fijamente a Yabu, para calmarlo, tomó su rostro con ambas manos.
-¿Por qué no quieres comprender lo importante que eres para mi?-
Y sin oportunidad de decir o si quiera de moverse, pudo sentir como Takaki rozaba suavemente sus labios con los suyos, era una sensación sumamente agradable, de tanta tranquilidad, lentamente aquel roce se volvió un beso completo, al mismo tiempo abriendo y moviendo sus labios a un mismo ritmo, poco a poco entrelazando sus lenguas, saboreándose mutuamente, simplemente dejándose llevar por aquel sentimiento que ambos ya no podían ocultar más, que ya no necesitaba ser expresado con palabras, al menos para Takaki así era, sin embargo, al separarse lentamente, para Yabu eso no fue suficiente.
-¿Por qué no dejas de jugar conmigo?-
Preguntó Yabu en un hilo de voz.
-Yo no estoy jugando contigo, jamás haría algo así y lo sabes bien-
Dijo Takaki con voz suplicante mientras acariciaba el rostro de Yabu, este, al sentir la fija mirada de Yuya, movió la cabeza y dio un paso hacia atrás.
-Ya es tarde… quiero dormir-
Así, le dio la espalda.
-Yabu… por favor-
-¿Qué acaso tengo que decírtelo? Vete…-
Sabía que no había nada más por hacer, Yabu no había sido capaz de darse cuenta de sus sentimientos, de percibirlos en aquel beso, sentía un gran vacío en su interior,
-Más te vale ir a proteger a tu querido Yuto, porque te advierto que la va a pasar muy mal-
Dicho esto entró más en aquel cuarto, atravesó la pequeña sala y se encerró en el baño. Takaki, incapaz de lograr persuadir más a Yabu, se dio media vuelta y se marchó, estaba decidido a vigilar más de cerca al mayor para evitar que se metiera en un problema mucho más grande, haría todo lo posible por protegerlo y también detenerlo.

Mientras tanto, aquella noche, Yuto y Ryosuke no lograban conciliar el sueño, lo ocurrido anteriormente los tenía completamente despiertos, nerviosos y sobre todo ansiosos por verse mutuamente.
No dejaban de pensar que era algo completamente absurdo, pero ahora era más que evidente que ambos habían caído en un juego del que ahora no había escapatoria.
A la mañana siguiente, con tan solo escasas tres horas de sueño, Yuto bajó para tomar el desayuno.
-Buenos días…-
Saludó con pesadez a las sirvientas que le servían el desayuno, estas correspondieron a aquel saludo y se retiraron, justo estaba por comenzar cuando Ryosuke apareció en el comedor, con la misma expresión de falta de sueño reflejada en su rostro, sin decir una sola palabra, tomó asiento en el otro extremo de la mesa y pidió su desayuno, ni siquiera se atrevía a mirar a Yuto, y este de igual forma evitaba todo contacto visual con el mayor.
Poco después, el mayordomo apareció en el comedor.
-Joven Ryosuke, el auto esta listo-
Este no respondió, Yuto terminó primero, se puso de pie y salió del comedor sigilosamente.
Al estar afuera, subió al auto y se dedicó a esperar a que Ryosuke bajase, tenía sueño, demasiado, resultado de no haber dormido en prácticamente toda la noche, así que recargó su cabeza en la ventana y cerró los ojos, inexplicablemente una sensación de nerviosismo se reflejaba en su estomago, recordando así lo sucedido aquella tarde, sin dejar de preguntarse una y otra vez “¿Por qué hice algo así?”
Estaba comenzando a quedarse poco a poco dormido cuando escucho la otra puerta del auto abrirse, ante tal ruido, lentamente abrió los ojos y pudo observar como Ryosuke entraba al auto, tomando asiento a su lado pero sin dirigirle la mirada.
Trató de no darle mucha importancia, después de todo el también estaba evitando el mirar al mayor, así que volvió a cerrar sus ojos y a recargar su cabeza en la ventana.
Por otro lado, en cuanto Ryosuke vio a Yuto, aquel nerviosismo invadió su ser, provocándole cierto revoltijo en el estomago, al verlo dormitar, no pudo evitar el preguntarse.
“-¿Acaso no durmió bien anoche?-”
Bueno, no podía decir nada al respecto puesto que él se encontraba en la misma situación, con tan pocas horas de sueño y ese extraño nerviosismo y ansiedad por ver a Yuto invadiéndolo toda la noche era imposible darse cuenta que el menor se encontraba en la misma situación que él.

En cuanto llegaron a la escuela, ambos bajaron del auto, se miraron fugazmente, desviaron la mirada y comenzaron a caminar, Ryosuke a un paso más acelerado que Yuto, este al notar que el mayor deseaba ir adelante, lo dejo, de todas formas a él le gustaba más ir a un paso más lento.
Justo al subir las escaleras y doblar en el pasillo que lo llevaría hacia el salón de clases, se topó sin querer con aquel chico que hace tiempo se había encontrado en la cafetería, Chinen.
-Buenos días-
Lo saludó alegremente, el pequeño al parecer parecía estar absorto en sus propios pensamientos, tal que cuando escuchó la voz de Yuto se sobresaltó un poco.
-Ah… buenos días…-
-¿Te encuentras bien?-
Preguntó Yuto preocupado ante la expresión perdida de Chinen.
-Si… solo estaba distraído-
Respondió con una sonrisa fingida.
-¿Seguro que estas bien? Te noto… triste-
Insistió Yuto.
-Descuida, es solo que estoy cansado, gracias por preguntar, será mejor entrar al salón porque la clase no tarda en comenzar-
Le dijo Chinen con una amable sonrisa.
-Espera un segundo… ¿Vas en la misma clase que-
-No lo habías notado ¿cierto?-
Esta vez la voz de Chinen era mucho más relajada ante la torpe expresión de Yuto, este sonrió tímidamente y negó con la cabeza.
-Lo siento, no le he prestado atención a los demás alumnos, no sabía que estabas en la misma clase que yo-
-Descuida, no hay problema-
Dicho esto, Chinen sonrió y le dio una palmadita en el brazo a Yuto, este solo sonrió torpemente, poco después entraron juntos al salón y cada uno tomo su respectivo lugar, el que se la había pasado observando lo ocurrido todo este tiempo era Ryosuke, quien no lucía muy contento, mirando a Yuto ligeramente enojado, sin embargo no le dijo absolutamente nada.

La mitad del día fue realmente agobiante para Yuto, se aburría a sobre manera en aquel salón de clase, simplemente no era interesante estar ahí, además de eso, la forma en la que intentaba cruzar miradas con Ryosuke le provocaba un extraño revoltijo en el estomago, sin embargo este actuaba de manera diferente, parecía molesto, a comparación de esta mañana que solo lo evitaba.
Cuando el timbre que anunciaba el inicio del almuerzo se hizo sonar por toda la escuela, Ryosuke se levantó rápidamente y justo al pasar junto a Yuto, le dijo con voz fría sin siquiera verlo a la cara.
-Vámonos-
Extrañado, Yuto intentó decir algo, pero le fue imposible puesto que Ryosuke salió de prisa del salón, sin más remedio se puso de pie y trato de darle alcance, lo cual estaba resultado difícil, el mayor caminaba demasiado rápido, además de que había mucha gente en los pasillos, por un segundo llego a creer que lo perdería de vista, pero no sucedió así.
Cansado de caminar tan rápido, justo antes de que doblaran en el pasillo para subir las escaleras una vez más, Yuto se atrevió a preguntar.
-¿A dónde vamos?-
Pero Ryosuke no respondió y continuo caminando, esto comenzaba a desesperar a Yuto, ¿ahora por qué estaba molesto? Definitivamente hablaría con él muy seriamente de sus cambios de animo tan repentinos, al menos merecía una explicación.
Todo parecía indicar que se dirigían a la azotea, puesto que ya casi para llegar al final de las escaleras, había una puerta, la cual Ryosuke abrió rápidamente, si, efectivamente, se dirigían a la azotea.
-¿Qué hacemos aquí?-
Preguntó curioso, sin embargo Ryosuke no respondió nuevamente, solo se acercó a la malla que estaba a la orilla, miró hacia abajo y respiró profundo, al parecer estaba intentando calmarse o algo parecido.
-¿Sucede algo?-
Insistió Yuto, esa situación le era desesperante, sin embargo estaba conciente que tratándose de Ryosuke habría que tener mucha paciencia.
-Deja de hacer tantas preguntas ¿quieres?-
Reclamó con cierto fastidio mientras se alejaba de la malla y tomaba asiento en el suelo.
-De acuerdo, si vas a tener una actitud así he de suponer que necesitas estar solo, así que me voy-
Dicho esto, Yuto se dio media vuelta, pero justo antes de dar el primer paso, Ryosuke le dijo.
-No te puedes ir-
-Descuida, solo voy por el desayuno, no tardo-
Así, sin siquiera voltear, se marchó con paso firme. En tanto, Ryosuke suspiró profundo y respiró profundo.
-¿Qué rayos me pasa?-
Se dijo mientras miraba hacia el cielo y sentía una ligera opresión en el pecho.

Una vez más, Chinen se encontraba refugiado en la biblioteca, así había sido desde lo sucedido con Daiki, desde aquel día no se habían dirigido la palabra, al parecer era Chinen quien se escondía del mayor, pero era inevitable para él, no olvidaba aquellas palabras, no podía olvidarlas, siempre estaban haciendo eco en su interior una y otra vez, atormentándolo y sobre todo, confundiéndolo.
“-Esas lagrimas… tu sabes que no valen la pena, sin embargo sigues aferrado a algo imposible, mientras que yo sigo aquí esperando a que abras los ojos, pero ya me estoy cansando…
Tu lo sabes muy bien, siempre lo has sabido, solo te diré una cosa, estoy cansado, si, cansado de que siempre vengas a mi solo cuando Ryosuke te hace llorar, aún cuando sabes perfectamente lo que siento por ti-”
Después aquel beso… la forma en la que Daiki se había atrevido a besarlo aún lo confundía, increíblemente, en los momentos que recordaba, se olvidaba por completo de todo lo que tuviese que ver con Ryosuke.
-¿Por qué?…-
Se preguntó con un nudo en la garganta, cuando de nuevo las palabras de Daiki volvieron a su cabeza.
“-¿Esta es tu respuesta cierto? Siempre lo ha sido, discúlpame, no quise molestarte, te prometo que no volverá a ocurrir-”
Aquella sonrisa que Daiki le había regalado, llena de dolor y sufrimiento, la última sonrisa que tal vez el mayor le dejaría ver tan de cerca, y sin embargo continuaba observándolo desde lo lejos, ¿Por qué no se atrevía a acercarse a él? ¿Por qué no intentaba arreglar las cosas? Lo cierto era que estaba demasiado confundido.
Así, cerró sus ojos y se recargó sobre la mesa, ocultando su rostro entre sus brazos, necesitaba pensar en algo, en alguna forma de volver a acercarse a Daiki, lo cierto era que lo extrañaba demasiado, pero tampoco se sentía capaz de aceptar sus sentimientos, nunca lo había pensado, y sin embargo estaba conciente de cuanto necesitaba estar cerca de él.
Lentamente levantó la cabeza, sabía que si alguien lo llegase a ver sería regañado, después de todo la biblioteca no era el lugar indicado para dormitar un poco, aunque sabia bien que no estaba quedándose dormido, eso parecía, miró su reloj con pesadez, aún no era hora de volver a clase, y sin embargo estaba deseoso de que el día terminase de una buena vez. Así, se levantó, no sería una mala idea tomar un libro y tratar de distraerse un rato con él.
Al caminar por los pasillos, buscando algo de su interés, se topó con alguien de forma inesperada.
-Lo siento-
Se disculpo en voz baja, sin mirar a la persona con la que había chocado.
-Descuida-
Esa voz, ¿podría ser posible? Rápidamente levantó la mirada para cerciorarse, sus ojos se abrieron de par en par al encontrarse con Daiki justo frente a él.
-Dai… Dai-chan…-
Dijo con voz temblorosa.
-Hola…-
Respondió el mayor con voz baja mientras desviaba la mirada.
-Tengo que irme, adiós-
Se apresuró a decir Daiki, estaba por marcharse cuando rápidamente Chinen lo tomó del brazo.
-No te vayas…-
Dijo tímidamente mientras bajaba la mirada.
-Creí que no deseabas verme… por eso pienso que es mejor que me vaya…-
-No… por favor, no te vayas… quiero hablar contigo-
Pidió Chinen, para Daiki era imposible decir que no, después de todo jamás podía oponerse a nada de lo que Chinen le dijese.
-¿De que quieres hablar?-
Preguntó Daiki con tono de curiosidad.
-Quiero… quiero pedirte una disculpa… en verdad que yo… yo no sabía nada… en verdad… nunca fue mi intensión lastimarte…-
Daiki respiro profundo, sabía lo que Chinen diría a continuación así que lo interrumpió.
-Eso ya no importa, puedes olvidarlo si quieres-
-Si hubiese podido ya lo hubiese olvidado… pero no puedo… por alguna razón no puedo dejar de pensar en ello una y otra vez… sintiéndome ansioso… solo así me he dado cuenta de lo mucho que dependo de ti… de lo mucho que te necesito a mi lado… Daiki… no sé que es este sentimiento… solo quiero que permanezcas a mi lado… por favor…-
Dicho esto, Chinen se aferró con fuerza a Daiki, hundiendo su rostro en el pecho del mayor, este, confundido y feliz por lo que acababa de escuchar, lo abrazó suavemente de vuelta y le dijo al oído.
-Yo siempre voy a estar a tu lado… ahora que sabes mis sentimientos… espero y pronto seas capaz de aceptarlos por completo…-
Chinen no respondió y tan solo se aferró con más fuerza al cuerpo de Daiki.

Cuando al fin regreso con un par de panecillos y dos latas en las manos, se encontró con la sorpresa de que Ryosuke se había quedado dormido.
-Pero si no me tarde tanto…-
Dijo en voz baja mientras se ponía de cuclillas frente a Ryosuke, observando que efectivamente se había quedado profundamente dormido.
-Seguramente no durmió bien… tal vez y por eso sus cambios de humor tan repentinos…-
Murmuró y así, se sentó a su lado, recargando su espalda en el frío concreto, fue así como lentamente Ryosuke abrió los ojos y notó que Yuto se encontraba a su lado.
-Oh… disculpa… ¿te desperté?-
Ante tal pregunta, Ryosuke desvió la mirada y respondió de mala gana.
-Tardaste demasiado, era natural que me quedara dormido, pero ahora muero de hambre, siempre tienes que tener la culpa de todo-
Yuto no comprendió muy bien estas palabras, pero no se iba a quedar con la duda.
-¿Se puede saber por qué estas tan molesto conmigo ahora?-
Ryosuke tomó uno de los panes, abrió la bolsita de plástico y le dio una gran mordida.
-Si no me dices nada… ¿Cómo voy a saber que hice mal?-
-Te dije que dejaras de hacer tantas preguntas-
Respondió muy serio mientras continuaba comiendo.
-No voy a dejar de hacer preguntas hasta que me respondas, ¿ahora que hice para que estés molesto conmigo?-
Ante la insistencia de Yuto, no pudo más.
-¡¡No lo sé!! ¡Por más que lo pienso me parece una estupidez!-
-¿Eh?-
Yuto estaba confundido, no lograba comprender bien lo que Ryosuke estaba diciendo.
-Olvídalo, no tienes porque saberlo, solo… deja que se me pase…-
No muy convencido, Yuto decidió no hablarle más y comenzó a también comerse su pan.
Poco después de haber terminado, se quedó mirando hacia el cielo, entre ambos reinaba un silencio tan tranquilo y curiosamente lleno de paz, que poco a poco el sueño comenzaba a invadirlo, sus ojos se cerraban en contra de su voluntad, poco faltaba para quedarse dormido cuando de pronto pudo sentir como la cabeza de Ryosuke se recargaba en su hombro, sorprendido miró de reojo y el mayor estaba completamente dormido, con la lata de su jugo entre las manos, respiraba lenta y profundamente, como si estuviese demasiado agotado, esto solo hizo sonreír a Yuto y sin ganas de moverse, cerró sus ojos y con cuidado recargó su cabeza sobre la de Ryosuke, quedándose poco a poco dormido.

Esa tarde, Yabu salió de aquella casa, ignorando las miradas llenas de sospecha de los demás, sabía que lo que estaba tramando no tenía nada que ver con el grupo, y no iba a permitir que esto interfiriera con sus planes.
-Yabu-
Le dijo Takaki tras interceptarlo en la entrada, pero este solo lo miro fríamente ignorándolo por completo y saliendo de la casa sin decir una sola palabra.
Takaki se sentía desesperado, sentía que debía hacer algo para detener a Yabu, era necesario hacerle entender que lo que planeaba estaba mal, que además de todo no ganaría nada, así que esperando unos poco minutos, salió tras de Yabu, estaba dispuesto a seguirlo para mantenerlo bien vigilado y tratar de hacer algo.

El tiempo pasó, no supo exactamente cuanto fue, solo sabía que se había quedado dormido, lentamente abrió sus ojos y pudo sentir una fuerte punzada sobre su cuello, después de todo la posición en la que estaba no era la más indicada para su cuello.
Al enderezar su cuello aún sintió el peso de la cabeza de Ryosuke sobre su hombro, al parecer este seguía profundamente dormido, confundido, miró a su alrededor, ¿Cuánto tiempo había pasado exactamente? No lo sabía, pero la escuela estaba demasiado silenciosa, ¿Acaso ya habían terminado las clases y ellos eran los únicos ahí?
Justo cuando pensaba despertar a Ryosuke, este despertó por su cuenta, al parecer se ruborizó completamente al ver que estaba tan cerca de Yuto, y que sobre todo había dormido recargado en su hombro.
-Parece que nos hemos quedado dormidos demasiado tiempo-
Confundido y bastante sorprendido, se puso lo más rápido que pudo de pie, miró su reloj, había pasado una hora desde que el receso había terminado.
-No tanto tiempo como crees, solo nos hemos perdido de una clase-
Dijo un poco más calmado, no era que le interesara mucho las clases si no más bien temía quedarse completamente solo en la escuela, era algo que ni siquiera deseaba imaginar.
-Vaya, eso quiere decir que podemos volver para la siguiente clase ¿cierto?-
Preguntó Yuto con curiosidad, aunque en el fondo no deseaba tener que volver a clase, se aburría demasiado.
-Supongo que ya no tiene caso quedarnos aquí, quiero ir a casa-
Era extraño que Ryosuke desease estar en su casa más que en cualquier lugar, pero se sentía cansado y muy extraño.
-¿Entonces nos iremos ahora?-
Preguntó Yuto curioso mientras se ponía de pie.
-Esperemos a que terminé bien la clase y antes de que el siguiente profesor entre, tomaremos nuestras cosas y nos iremos, llamaré al chofer-
Dicho esto sacó su teléfono del bolsillo y marcó el número, mientras tanto Yuto caminaba hacia la puerta para regresar, sabía que no faltaba demasiado para que la clase terminase.
Cuando Ryosuke terminó, alcanzó a Yuto en la puerta, pero antes de marcharse, Yuto preguntó con tranquilidad.
-¿Ya no estas enojado?-
Ryosuke miró a Yuto directo a los ojos, esa mirada llena de inocencia, esa cálida sonrisa y esa voz tan delicada le provocaban algo muy extraño en su interior, aún pensaba que era una tremenda estupidez sentirse molesto solo por ver como Yuto y Chinen conversaban tan amenamente, sabía muy bien que no debía ser tan egoísta, pero no podía evitarlo, tratándose de Yuto siempre actuaba de forma diferente a la normal y eso, de cierta forma, le asustaba.
-Olvídalo, no ha sido nada importante-
Respondió ligeramente nervioso mientras desviaba la mirada y se adelantaba.
-Si nunca hablas con claridad no voy a poder entenderte-
Insistió Yuto mientras caminaba detrás de él, ahora escaleras abajo.
-No es necesario que me entiendas-
Respondió Ryosuke con seriedad.
-Pero quiero entenderte, quiero saber lo que piensas-
Al escuchar tales palabras, se detuvo repentinamente, Yuto tuvo que hacer lo mismo, no se esperaba que Ryosuke se detuviera de esa forma.
-No digas que quieres entenderme…-
La voz de Ryosuke era seria.
-¿Eh? ¿Por qué no?-
-¡¡Porque no quiero!!-
Exclamó con fuerza mientras se giraba a mirar a Yuto.
-No tienes que entenderme para estar aquí… esto es… es…-
Yuto respiró profundo al escuchar estas palabras, sabía bien lo que Ryosuke intentaba decir así que lo dijo él mismo.
-Solo un juego ¿cierto?-
Era cierto, bueno, al menos así lo fue desde el momento en el que pensó salvarlo de aquellos hombres, pero ahora… ahora dudaba de que todo fuese solo un simple juego… lo que más temía ahora es que se estuviese convirtiendo en algo mucho más importante que un simple juego.
-Si ya lo sabes entones no preguntes-
Dicho esto, se dio media vuelta y continuo caminando, Yuto iba detrás de él, sabía que no ganaba nada con entender las actitudes de Ryosuke, sin embargo deseaba más que nada en este mundo ser capaz de entenderlo pero sobre todo, de ayudarlo a sonreír con sinceridad, como pocas veces lo hacía, una parte de él le decía que era absurdo pensar de esta manera, pero después de lo sucedido la noche anterior, con semejante acercamiento, no se sentía igual, ¿Qué es lo que le estaba pasando? No lograba comprenderlo, pero estaba seguro de que la respuesta solo estaba en una persona, en Ryosuke.

Durante el camino de regreso, nuevamente iban en silencio, pero esta vez estaba acompañado de una atmosfera mucho más pesada que la de esta mañana, Yuto estaba completamente confundido y preocupado, no podía dejar de pensar que justo ayer las cosas parecían marchar tan bien, agradables, pero fue por lo ocurrido esa noche, por ese acercamiento tan atrevido que tuvo, y sin embargo no fue capaz de contener puesto que dentro de él, lo deseaba, y si no se hubiese podido detener probablemente hubiese llegado mucho más lejos, todo esto resultaba tan agobiante, la distante actitud de Ryosuke lo lastimaba, no deseaba sentirse tan lejos del mayor teniéndolo tan cerca, estaba ya tan acostumbrado a sus frías palabras, a sus caprichos, a todo, que ahora no era fácil aceptar esta distancia tan dolorosa, deseaba poder hacer algo para arreglar las cosas. Por otro lado, Ryosuke estaba enojado, frustrado, ansioso, sentía unas incontenibles ganas de gritar acompañadas de un deseo de mirar a Yuto fijamente a los ojos y perderse en esa mirada tan profunda, de ver aquella sonrisa que ahora ya lo hacia estremecer y sobre todo, de probar una vez más aquellos labios, tan deliciosos, tan suaves… deseaba poder volver a sentirse envuelto en aquellos brazos, de que esas manos recorrieran su cuerpo…
“-No puedo pensar en esas cosas-”
Pensó mientras sacudía violentamente la cabeza y volvía a mirar hacia la ventana, intentando perderse dentro de sus propios pensamientos.
En cuanto llegaron a la gran mansión, ambos bajaron del auto, Ryosuke entró primero, subiendo lo más rápido que pudo las escaleras, Yuto al ver su prisa por alejarse, subió a un paso más lento, le dolía pero debía aceptar que el mayor no deseaba tenerlo cerca.
Cuando llego al segundo piso, se detuvo en la esquina de aquel pasillo, sentía su respiración demasiado agitada, fugazmente los recuerdos llegaron a su cabeza acompañados de aquella sensación de deseo que solo Yuto había sido capaz de despertar en él, sin embargo trató de contenerse, tenía que dejar de pensar así, después de todo algún día el menor se iría para siempre y jamás volvería a verlo.
Al pensar en eso, pudo sentir como si le arrojaran encima un balde de agua helada, apagando toda clase de nerviosismo o ansiedad por ver a Yuto, la cruel realidad siempre te hace caer al suelo de golpe.
Cuando Yuto llegó a aquel pasillo, se encontró con Ryosuke a punto de entrar a su habitación, caminaba más lentamente, algo pasaba, ya no podía seguir soportando aquella distancia por más tiempo, tenían que aclarar las cosas, así que rápidamente le dio alcance y justo antes de que el mayor abriese la puerta, lo tomó por el brazo.
-Espera… quiero hablar contigo-
Al sentir el fuerte agarre de Yuto y al escuchar su voz tan repentinamente, se quedó completamente sorprendido, tanto que no pudo articular palabra alguna.
-Por favor-
Pidió Yuto.
-¿De que quieres hablar?-
Preguntó mientras volvía poco a poco a su actitud de siempre.
-¿Me estas evitando por lo que te hice ayer cierto?-
La voz desesperada de Yuto llegó a oídos de Ryosuke, quien en un intento desesperado por no recordar aquello, se soltó rápidamente del agarre, abrió la puerta de su habitación y justo antes de entrar dijo.
-Te dije que dejaras de hacer preguntas-
Y justo antes de que cerrara la puerta de un solo golpe, Yuto la detuvo y le dijo con voz seria.
-Pero ahora necesito una respuesta-
Dicho esto, con toda su fuerza, logró entrar en la habitación, cerró la puerta de un solo golpe, tomó a Ryosuke por ambos hombros y lo pego contra la pared, después recargo ambas manos sobre la pared y le pregunto de nuevo.
-¿Me estas evitando por lo que te hice ayer? Dime la verdad-
Ryosuke no sabía que responder, estaba en un estado de shock, no se esperaba tal comportamiento por parte de Yuto.
-¿Por qué tengo que responderte?-
Dijo Ryosuke de mala gana mientras desviaba la mirada, como respuesta lo que obtuvo fue que Yuto golpease fuertemente la pared con su puño, rápidamente lo miró y pudo ver como este bajaba la cabeza mientras decía.
-Porque esta actitud tuya… me inquieta… no puedo explicarlo claramente… no se por que rayos me siento así… solo sé que no puedo continuar sintiendo tu rechazo… es demasiado… anoche no logré dormir absolutamente nada pensando en lo ocurrido… ¿Por qué? ¿Acaso tu te sientes igual? ¡No se que rayos me esta pasando!-
Ryosuke se quedó en silencio mientras podía observar la agitaba respiración de Yuto y como este apretaba fuertemente sus puños, el menor estaba siendo sincero con él, y pensar que él se sentía de la misma manera, era algo realmente curioso y que sin querer, hacía que sus miedos disminuyeran poco a poco.
-Si no tu no sabes que rayos te sucede ¿Cómo planeas que yo lo sepa?-
Dijo en tono de burla y antes de que Yuto dijese otra cosa, continuo hablando.
-Lo que ocurrió anoche… a mi también me robo el sueño… fue para mi… demasiado… ¡Rayos! ¡No puedo decirlo!-
Gritó con frustración, fue así como Yuto levanto la mirada y lo observó curioso, fue así como Ryosuke se armó de valor para continuar.
-Yo tampoco sé que rayos me ocurre, al principio quise echarte a ti toda la culpa, pero después me di cuenta que era absurdo, y es que lo de anoche fue demasiado… ah… demasiado agradable… que no logro sacarlo de mi cabeza… me siento inquieto… estupidamente no podía esperar a que amaneciera para poder… para poder verte una vez más… ¡AAAh!-
Gritó nuevamente después de lo dicho anteriormente, lucía demasiado sonrojado y eso le enojaba, no le agradaba en lo absoluto mostrarse tan vulnerable frente a nadie, esta era la primera vez que se sentía así, por lo que mantuvo desviada su mirada de la de Yuto.
-Estas sonrojado-
Dijo Yuto con una sonrisa en el rostro, rápidamente Ryosuke lo miró enojado y al ver su rostro le dijo de mala gana.
-Tu estas igual-
Al ver como Yuto continuaba sonriendo, Ryosuke no pudo evitar el sonreír también.
-¿Me puedes decir que es esto que estoy sintiendo?-
Preguntó Yuto mientras comenzaba a acercar su rostro lentamente al de Ryosuke.
-¿Cómo quieres que lo sepa? Si no yo mismo logro comprender lo que siento…-
-Creo que… me tienes completamente en tus manos… Yamada Ryosuke-
Así, antes de que Ryosuke fuese capaz de decir algo, Yuto lo besó delicadamente, uniendo sus labios con los suyos, al igual que anoche, solo que ahora había una gran diferencia, este vez Yuto no deseaba jugarle una broma a Ryosuke ni cobrarse absolutamente nada, solo se estaba dejando llevar por aquello que había en su interior, aquel extraño sentimiento que solo lo hacia actuar por puro impulso.
De igual forma, Ryosuke hizo lo mismo, respondiendo de forma inmediata a aquel beso, dejándose llevar por completo por aquella sensación tan agradable que Yuto despertaba en su interior.
Ambos comenzaron a saborearse mutuamente de una forma lenta y suave, uniendo sus labios en un profundo y húmedo contacto, que les hacía sentir cierto revoltijo en el estomago mientras dejaban de sentir el suelo que pisaban, era como si fuesen capaz de volar, aún sintiéndose así, ninguno de los dos deseaba abrir los ojos para comprobarlo, porque sabían que al abrir los ojos, aquel beso terminaría, lo cual no deseaban que ocurriera, por eso lo llevaban de una forma lenta, entrelazando sus lenguas a un mismo ritmo, al mismo tiempo que movían lentamente sus cabezas. Poco a poco la distancia entre sus cuerpos se fue acortando, puesto que Yuto dejó de recargarse en la pared solo para deslizar sus manos hacia la cintura de Ryosuke, mientras que este subía sus manos, tocando delicadamente el pecho de Yuto solo para llegar a su cuello y así enredarlo entre sus brazos, ambos deseaban poder sentirse cerca, más cerca, y no separarse nunca, era un sentimiento tan fuerte el que los unía que por el momento las palabras no eran necesarias.
Lentamente Yuto comenzó a infiltrar sus manos por debajo de la camisa de Ryosuke para así ser capaz de tocar su cálida piel, deslizando sus dedos por su espalda, mientras tanto, Ryosuke no pensaba quedarse atrás, puesto que dejó de rodear el cuello de Yuto con sus brazos solo para volver por donde había empezado, a acariciar el pecho de Yuto por encima de su camisa, pero eso no era suficiente, así que bajó ambas manos e infiltró sus manos por debajo de esta para acariciar suavemente su pecho y ansioso por lograr sentir más que eso, comenzó a desabotonar su camisa, mientras que las caricias que Yuto le daba a su espalda comenzaban a volverlo loco, ambos comenzaban a sentir un profundo deseo invadiéndolos por completo, haciendo que la temperatura de sus cuerpos se elevase con cada caricia que se regalaban.
Cuando Yuto sintió como Ryosuke desabotonaba su camisa, el comenzó a hacer lo mismo, así, lograron despojar al otro de su camisa, dejando que cayera al suelo, fue así como ambos comprendieron que esto ya no era un juego, a como la situación avanzaba esto ya era algo definitivamente algo más profundo y fuerte.
Lentamente Yuto dejó de besar a Ryosuke, solo para dirigirse directo a su cuello y comenzar a devorarlo, Ryosuke, aún con los ojos cerrados, movió su cabeza hacia atrás para disfrutar de los besos que Yuto repartía por todo su cuello, bajando delicadamente hacia su pecho, justo al encontrarse con uno de sus pezones, no dudo en lamerlo, ahora que estaba completamente lleno de aquel deseo no se ponía a pensar con claridad en lo que estaba haciendo, simplemente te dejó llevar, y justo al lamer aquella zona tan delicada, pudo escuchar como Ryosuke suspiraba y recargaba su cabeza sobre la pared. Poco a poco continuo bajando, así, mientras besaba el pecho de Ryosuke acariciaba su espalda con suavidad. Cuando llego a la cintura, no dudó más y desabotonó su pantalón, bajó el cierre y también el pantalón, dejando a la vista la ropa interior de Ryosuke, y al ver su ya despierto miembro no dudo en bajar lentamente aquel boxer, para tenerlo de frente y sin pensarlo más, lo introdujo en su boca, entrando y saliendo, mordiendo ligeramente la punta, mientras que llenaba al mayor de una locura incontenible.
-Yu… Yuto…-
Dijo Ryosuke entre gemidos, cada vez la sensación era más placentera, al grado que tomó la cabeza de Yuto y comenzó a jugar con su cabello al mismo tiempo que trataba de moverla a un ritmo más acelerado.
-Yuto… ah…-
Gemía una y otra vez, estaba experimentando un placer tan único y delicioso mientras que Yuto lamía y succionaba su miembro hasta que de pronto no pudo contenerse y se corrió, dejando todo su blanco liquido en la boca del menor, este la saboreo y sin decir nada volvió a subir solo para tomar entre sus manos el rostro de Ryosuke, este, aún lleno de aquel deseo, tomó desesperadamente el rostro de Yuto y lo besó apasionadamente, esta vez era un beso completamente diferente a cualquiera, era más rápido y lleno de deseo. Fue así como Yuto aprovechó y cargó a Ryosuke, este de inmediato rodeó la cintura del menor con ambas piernas sin dejar de besarlo, al mismo tiempo que acariciaba lentamente su cuello y su pecho, a cada segundo que pasaba deseaba sentir más a Yuto.
Así, llegaron hasta la cama, suavemente Yuto recostó a Ryosuke y se posiciono encima de él sin dejar de besarlo. Entonces el mayor bajó sus manos por el dorso de Yuto y se dirigió a su cintura, a tientas encontró el botón, bajo el cierre y al mismo tiempo bajó el pantalón y su ropa interior, entones, comenzó a masajear con su mano el miembro de Yuto, sintiendo como este comenzaba a soltar suspiros mientras se besaban.
Ryosuke podía sentir el palpitante miembro de Yuto en su mano, masajeándolo a un ritmo cada vez más acelerado, jugando con la punta con sus dedos, subiendo y bajando cada vez más rápido, pronto, Yuto sintió que estaba a punto de correrse, su respiración era cada vez más agitada, fue entonces cuando Ryosuke dejó de masajearlo al mismo tiempo que dejó de besar a Yuto, lo miró fijamente a los ojos, los cuales estaban ligeramente cristalinos, fue entonces cuando le dijo en voz baja, en un tono de voz que Yuto jamás había escuchado.
-¿Sabes lo que viene ahora?-
Yuto asintió torpemente con la cabeza, le dio un tierno beso en la mejilla para después susurrarle al oído.
-No voy a lastimarte-
Al escuchar estas palabras abrazó a Yuto, acariciando suavemente su espalda mientras cerraba los ojos, al mismo tiempo abrió un poco las piernas, fue así como Yuto se posicionó y acercó su miembro hacia la entrada del mayor, al principio al sentir el roce sobre su entrada dejó escapar un suspiro, después, lentamente Yuto comenzó a entrar en él, sintiendo la cálida estreches de su interior, haciendo que Ryosuke se aferrara con más fuerza a su espalda, fue así como Yuto comenzó a moverse lentamente, no deseaba lastimar a Ryosuke, pero poco a poco él mismo le indicaba que acelerara sus movimientos con un ligero movimiento de su cadera.
Poco después ambos se encontraban bañados en sudor, gimiendo cada vez más fuerte, el placer que los invadía era tan exquisito, Yuto entraba y salía, haciendo de las embestidas cada vez más rápidas, mientras que Ryosuke movía su cadera al mismo ritmo, estaban a poco de alcanzar el punto más extremo y delicioso para ambos, Yuto sentía que dentro de poco terminaría por correrse, así que aceleró más las embestidas hasta que al fin, se corrió, terminando con un largo gemido de ambos. Ryosuke sintió como el liquido de Yuto explotaba en su interior, ambos habían experimentado algo tan delicioso y sumamente placentero, que antes de que Yuto saliese, se miraron fijamente a los ojos, sonrieron y se besaron una vez más, esta vez volviendo a aquel ritmo lento y delicado.
Al salir, Yuto se dejó caer sobre el cuerpo de Ryosuke, este lo abrazó con fuerza y le dijo al oído.
-Yuto… ¿tu sabes que es esto que siento ahora mismo?-
Sorprendido, miró el rostro de Ryosuke y no respondió, este sonrió y dijo.
-Creo que… esto es a lo que la gente le llama… amor ¿no lo crees?-
Yuto sonrió torpemente y acaricio la mejilla de Ryosuke.
-Puede ser, a decir verdad nunca lo había sentido antes, pero es probable que tengas razón, creo que ahora sé que soy capaz de decirte que yo… te amo-
Al escuchar estas dos sencillas pero fuertes palabras, Ryosuke pudo sentir como sus ojos se llenaban de lagrimas, sin embargo las contuvo, besó a Yuto y después lo abrazó fuertemente, para decirle al oído.
-Bueno, siendo ahora mi turno he de decir que yo… también te… amo…-
Yuto sonrió y se recostó de lado solo para poder rodear a Ryosuke entre sus brazos, besó su hombro desnudo y después su cabeza. Después de eso, no dijeron nada más, simplemense te quedaron profundamente dormidos sobre la suave cama, sintiendo aquel cálido sentimiento explotar en su interior, se podría decir que al fin podían dormir tranquilos.

-¿Tienes todo listo?-
Preguntó Yabu mientras miraba a aquel sujeto.
-Todo esta listo, en cuanto tengamos la oportunidad proseguiremos con el plan, ya sabemos como burlar la seguridad de esa casa, no habrá mayor problema-
Al escuchar estas palabras, Yabu sonrió triunfante, ahora todo estaba listo para que su plan entrara en acción al anochecer.

15 comentarios:

Himeko Kumiko Aoi dijo...

waaaaaaaaaaaaaa............Aya lo espere tanto nyaaaaaaaaaaa te adoro... eres mi idolo!!!!!!!!!!!! xD hay eres genial

♥soanychinenlove♥ dijo...

waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa yabu érp que terco eres é.é
de que forma takaki te va a tener que demostrar sus sentimientos para de una buena ves entiendas(?) é__é
asdasdasdasd que van a hacer esos malechores a la casa de yamada ;___; *entra en panico*
NO ME LO VENGAN A SEPARAR!!!! ;OOOO;
NO AHORAAA QUE POR FIN SABEN LO QUE SINTEN <3
Y HICIERON COSITAS 1313~~
que por cierto fue magnifico *le brillan los ojitos*
me encanto el lemon *u*
ambos disfrutaron *risa pervertida*

me encanto aya n-n valio la pena la espera *o*

AmiS dijo...

esperar a que actualices siempre vale la pena!!!
me encantooooooooooooooooooo!!
la cosa se pone buenaaaaaaaaaa.....y que buena estuvo! xD
continualo por favor!

rainbowfanfiction dijo...

Waaa, ¡Me encantó! Por fin pasó lo que todas nos estabamos esperando en el YamaJima xDxD Como siempre, me has dejado feeeliz Ayaa :3 Espero que subas pronto un nuefo cap y... ¡No quiero que llegue el final de este Fic! D:
Jaane~♥

Huevitos Choliponeses dijo...

T______________________________________T NOOOOOOOOOOOOOOOOO por favor no permitas que el YAMAJIMA se separé!!!!!!!!!! NO POR FAVOR!!!!! *lo dice llorando* por favor he esperado esto desde hace mucho tiempo por favor, con un lemon tan hermoso no los separes ahora, por lo menos permíteles tener una cita apropiadamente u.u dios mis lagrimas caen T_T
Ysawo

D☆i~Pi dijo...

whaaaa simplemente HERMOSO!!
me duele el kokoro xk a Daiki tambien le duele... ojala chinen se enamore completamente de el.... y yabu ¬¬ mira ke ignorar a yuyan... nadie lo hace ya te dare unos buenos golpecitos para ke te bajes de las nubes ¡¡¡¡¡BakaBu!!!!!!
por fin Ryosuke y yuto se aclararon *//////* aaawww demooo aun no logro leer el lemon T____T no puedo... me da no se asdasdasd muro de verguenza de solo imaginarmelo >//////< pero seguro la pasaron genial XDDD lei hasta donde se sacaron la camisa y despues ya no supe... me tape los ojitos XD muy bueno el fic... buenisimo *o* demoooo >__________< no kiero ke esos malvados le hagan halgo malo a mis hermanitos (YamaJima) nooooo >_<

miriacha dijo...

por dios..he esperado tanto por este capitulo...!!!de verdad AYAA te ha quedado super bien....el lemon genial....pobre mi yutin se nota que van pasar por muchos problemillassss!!!!

por otro lado siempre entraba a tu pagina de live journal...hasta que me entere que te cambiaste aqui....el formato esta sugoiii!!!

hay varios fics tuyos que los tenia inconclusos..demo ahora mismo los leere y comentare....pero de todos ellos este es el que mas me encanta...ya que la trama y la pareja son muy buenas...(aunque mi pareja favorita sea el YAMACHII)...!!!!!!!!

arigatoooo AYAAAAAA!!!!

janee....

hey-say-vann dijo...

gCUKTDXYTSDYDDUFHHUTDUKJHC;GDSYRQWTDLOUGOÑUFGTDYD!!! ME VA A DAAR ALGOO!!! kjgjtsyrshtrs no sabes cuánto cuánto esperé esta continuacion!! kuytdtydsystrfsxhnfsxhfx maldiito Yabu!! es un malvadoo desgraciaadoo! XD pero..Una parte de mi está gritando "SIII!! qe ya les haga algo malo! quiero drama" XDDD kudyyhrshxjhfx Muuuuuuy bueno!! como siempre!! contii onegaiii!! ;OOO; ♥

Carol~ dijo...

sabes Takaki, ya tendrías que haber cambiado de estrategia, Yabu es un necio de la gran ¬¬
y sus planes ya pronto se pondrán en acción *nervios*
lemmon 0///0 con razón me dijiste que no querían que te cortaran la inspiración 8D
me encantan los diálogos yamajima XD
Yamada: "¡Deja de hacer preguntas!"
y que me alegra que Chinen y Daiki ya hayan podido cruzar palabra :D

Satommy dijo...

Aasdasd XD Takabu... Kota imbeshil... Embriagarte y
luego decir y sentir que eres menos ._. No entiendo
tu envidia hacia el pobre de Yuto u_u El te adora ;3;
Volviendo al Takabu... Acabo de descubrir que no me
molesta como pair lol~ Supongo que con ellos no tengo
ese sentimiento sobreprotector a mis pairs [?] XD
Sigo diciendo, estoy loca -w-Uu
Yamada es un tonto :/ sigue sin poder admitir lo de Yuto
y ahora ambos andan en un mundo paralelo donde están confundidos
y ya no saben que hacer con respecto al otro porque el juego
dejó de serlo y ahora es algo más importante...
Pero bueno, siquiera al final se dieron cuenta de lo que sentían
el uno por el otro e hicieron asdsdsad lo que es el amor :D♥
Ahora solo quiero saber que pasará con el Daichii ._.

sOra-cHan dijo...

ASDASDASDASDASD -combulsiona- ASDASDASDSDSSADA
YAMAJIMAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!! asdasdadsasd
qe qe qe qe qe SEXY! XD asdasdasdasdadasdas me encanto ;__;! quiieroo mass!! ;O;, qiero ser Yamada carajooo!! ok no ! XD bueno si XD LOOOL
asdasdadasd me encantoo Ayaa!! qiieroo mass ;3;!
porffiiSSSS!!!

alexandra dijo...

asdasadasadasadad!! me encanto!! eres la mejor! porfin se dieron cuenta de lo que sienten el uno por el otro!! yupiiiiiii!! (salta de alegria)
jajay yabu que malo!!! como puedes hablarle asi a takaki!!?? ya me cae mal!! pobre takaki!!TT_TT
pero bueno lo mas importante para mi....QUIREO SABER QUE PASARA AON EL DAIKI Y YURI!!! CONTINUALO ONEGAI!!!

[ * Sakuhanna * ] dijo...

waaa!!! *corre en circulos de felicidad*
amo el YamaJima!!!
waa!! es perfectoo!!! me gusot mucho muchoo!!

pero.. ahora que hara yabu!! grr!!
tengo muchas preguntas!!
esta muy wenoo!! siguelo rapiditoo!!

kissus!!♥

kana dijo...

aaaaaaaah~~~~ estoy dando vueltas de emocion por ese sentimiento que yamajima han explorado aaaaaa~~~ me derritoooo~~~ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥
♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ >//////////////<

kyaaah!! por fin yuri le dijo a daiki lo q sentia y daiki esta feliz aaa me encanto aunq fue poquito pero suficiente para q gritee *O*

espero q yuya pueda detener a yabu >.<

lili kazuya dijo...

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa ♥♥♥♥ amor yamajima esto fue hermoso por fin el caprichoso yamada acepto sus sentimientos y yuto tambien aaaaaaaaaaaaaa

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!