martes, 5 de abril de 2011

[OneShot] Be mine



Título:
“Be mine”
Parejas: Ryutaro Morimoto / Chinen Yuri [ChiiTaro]
Extensión: One-shot
Autora: Ayaa (Si no quién más xD)
Nota: One-shot dedicado a mi querida madre Mokoni, que se lo prometí desde hace un par de semanas.
Mokoni, madre querida, espero y te guste, lo hice con muuuchooo cariño solo para ti, porque querías algo con tu Ryu *---* ¡Disfrútalo mucho! Y a las demás también espero y les guste :D




-Be mine-


“Siempre he deseado estar cerca de ti, más de lo que a veces logro estar. Es extraño, sabiendo que eres mayor que yo, siempre luces mucho más pequeño, tanto tu apariencia como actitudes son completamente diferentes a las mías, tal vez y por eso hay una gran distancia entre nosotros.
A veces, me gustaría conversar contigo, conocerte más… que te alejaras de todos los que te rodean y que por un segundo seas capaz de prestarme toda tu atención…”

Tan absorto estaba en sus pensamientos, que no logro darse cuenta cuando todos sus compañeros de clase se pusieron de pie, hasta que uno de ellos le dijo en voz baja.
-Morimoto-kun-
Rápidamente reaccionó y se puso de pie, todos hicieron una leve reverencia y acto seguido el profesor se marchó del salón de clases.
-¡Vayamos al karaoke!-
-¡Sí!-
-¡Todos están invitados! ¡Vamos!-
Exclamaban unos de sus compañeros con entusiasmo, pero como de costumbre, Ryutaro no tenía ánimo de ir al karaoke, no le gustaba, prefería estar solo en su habitación, siempre era así, hecho por el cual sus compañeros aprendieron a no insistirle demasiado.
-¿Vendrás con nosotros Morimoto-kun?-
Preguntó uno de sus compañeros.
-Lo siento, no puedo-
Se disculpó con seriedad.
-De acuerdo, nos vemos el lunes-
Así, sin más, Ryutaro se marchó, siempre, todos los sábados, después de las clases especiales, sus compañeros salían juntos, todos menos él, y es que la escuela les permitía salir, incluso podían ir a sus casas y volver el domingo por la tarde, pero él no salía, de cierta forma se había aislado de todos, sentía que la forma de ser de sus compañeros era demasiado infantil, el hecho de haber madurado demasiado rápido no le permitía abrirse a los demás.

Ya caminaba por el patio de la escuela, cuando escuchó que alguien lo llamaba.
-¡Hey! ¡Ryutaro!-
Este se detuvo y se giró para ver a la persona que lo llama.
-¿Qué ocurre?-
Preguntó curioso, puesto que era extraño que Yamada lo llamara.
-¿Quieres jugar con nosotros?-
Ryutaro echó un vistazo y logró ver a Takaki, Keito y Yuto en la cancha, mientras que en la banca estaba Chinen jugando con su teléfono.
-Ven, será divertido, antes de que te vayas a encerrar como siempre-
Dijo Takaki bastante animado mientras se acercaba a él y le daba una palmadita en el brazo.
-De acuerdo, suena interesante-
Accedió después de ver como Ryosuke y Takaki sonreír esperando una respuesta afirmativa. Así, Ryutaro se acercó y lo primero que hizo fue dirigirse a la banca en donde Chinen estaba para dejar su mochila y poder jugar libremente.
-Ryu-chan, que sorpresa verte-
Dijo Chinen con una sonrisa, Ryutaro solo le sonrió, dejó sus cosas y se marchó. Siempre que veía la sonrisa de Chinen sentía un revoltijo en el estómago, siempre había sido así, sin embargo se esforzaba por ocultarlo.
-Tan callado como siempre-
Murmuró Chinen mientras observaba como Ryutaro se integraba en el juego, sabía que siempre se alejaba de la gente, pero en especial se alejaba de él, incluso había ocasiones en las que se sentía observado por Ryutaro, sin embargo cuando se giraba se daba cuenta de que no era así.

Después de mucho jugar, al fin cayó rendido sobre el césped, con la respiración agitada, mirando hacia el cielo de la tarde, mientras los demás se sentaban sobre el pasto a descansar.
-Tenemos que jugar más seguido, comienzo a perder condición-
Dijo Takaki con un hilo de voz.
-Es tu culpa por alejarte tanto de nosotros-
Le reclamó Yamada mientras sonreía triunfante, después de todo era el menos cansado.
-Para ti es fácil porque estas en el equipo de fútbol, yo tengo otras responsabilidades-
Dijo Takaki.
-Igual pienso que deberíamos jugar más seguido, es divertido-
Dijo Yuto mientras estiraba sus brazos y se ponía de pie.
-¿Tu que dices Ryutaro?-
Preguntó Keito.
-Suena bien, ya tenía mucho que no estábamos juntos-
Respondió Ryutaro mientras continuaba recostado.
-Eso es porque Ryu-chan se desaparece, siempre quiere estar solo-
Dijo Chinen mientras colocaba una botella de agua sobre la frente de Ryutaro, este, al sentir el frío sobre su piel reaccionó y tomó la botella rápidamente.
-Gracias-
Chinen solo sonrió y a cada uno le entrego su respectiva botella con agua fría.
-Eso es verdad, ¿Por qué haces eso?-
Preguntó Takaki curioso mientras se reincorporaba y quedaba sentado sobre el césped.
-Es porque a veces necesito estar solo, eso es todo, tengo que prepararme para mí examen de ingreso a la escuela media-
Respondió mientras también se enderezaba.
-Una explicación digna de Morimoto-kun-
Dijo Yuto con una sonrisa.
-Bueno, pero no creo que necesites estar solo todos los días estudiando-
-Es verdad, deberías estar con nosotros más seguido, o con tus compañeros de clase-
Comentaron Keito y Yamada.
-No necesito estar con mis compañeros, y no estoy solo todos los días, de vez en cuando me voy a la biblioteca-
Respondió con seriedad mientras tomaba un poco de agua.
-Claro, pero el hecho de que veas a Shintaro-kun de vez en cuando no cuenta mucho, además supongo que en la biblioteca también estas solo-
-Bueno, dejemos a Ryu-chan en paz, no tenemos el derecho de meternos con lo que hace en su tiempo libre, ¿Por qué no mejor vamos a comer? Yo ya tengo hambre-
Dijo Chinen con una sonrisa, aunque Ryutaro pudo percibir cierta molestia en la voz del mayor, sin embargo trató de no darle mucha importancia, después de todo podría ser solo su imaginación.
-Vayamos a la cafetería, escuché que hoy servirán ramen-
-¡Sí! ¡Yo quiero ramen!-
Exclamó Takaki ante la sugerencia de Yuto, quien rápidamente se puso de pie, entonces todos estuvieron de acuerdo, incluso Ryutaro, después de todo él también tenía hambre y no resultaba una mala idea comer con sus amigos.
-Nos vemos en la cafetería en veinte minutos, ¿De acuerdo?-
Dijo Yamada mientras miraba su reloj, después de todo aún no era la hora en la que servían la comida.
-De acuerdo-
Dijeron los demás en coro.
Yamada se dirigió directo a los vestidores, después de todo solía darse una ducha refrescante después de jugar, le siguieron Yuto y Keito, sin embargo Takaki tomó su camino rumbo a los dormitorios, así, Ryutaro y Chinen se quedaron a solas en aquel campo de fútbol.
Curioso, Chinen observó a Ryutaro, puesto que no se movía, seguía sentado sobre el césped y al parecer no tenía intención alguna de levantarse.
-¿No piensas levantarte?-
Preguntó Chinen curioso.
-Ah… si, es solo que estoy demasiado cansado… me duelen las piernas-
Respondió mientras estiraba sus brazos para tocar sus tobillos.
-¿Te ayudo?-
-No, no es necesario-
Ante esta respuesta, Chinen solo observó cómo Ryutaro juntaba sus fuerzas y se levantaba de un solo salto.
-¿De verdad eres independiente para todo o solo aparentas serlo?-
Preguntó Chinen con cierto fastidio.
-¿Eh?-
-A mí me parece que solo quieres llamar la atención de todos, eso es lo que siempre haces, cada que estas cerca, todo el mundo comienza a sentirse preocupado por tu actitud seria y solitaria, pero para mí eso no es la gran cosa… me fastidia que llames tanto la atención-
Dicho esto, Chinen esbozó una amplia sonrisa, por un instante, Ryutaro pudo sentir un escalofrío recorrer su espalda al ver semejante sonrisa, era aterradora, además era la primera vez que Chinen le hablaba de esa forma.
-Te equivocas-
Dijo Ryutaro con seriedad, se dio media vuelta y caminó rumbo a aquella banca para tomar sus cosas.
-Como sea, no te lleves toda la atención para ti solo, no es justo-
Chinen tomó asiento mientras tomaba la mochila de Ryutaro y sonreía ampliamente.
-Si claro, ahora dame mis cosas, tengo que irme-
-¿A dónde?-
Preguntó Chinen con curiosidad.
-A mi dormitorio, necesito cambiarme-
-Bien, te acompaño, seguro escondes algo en tu habitación y por eso nunca sales de ahí-
Ryutaro miró extrañado a Chinen y aprovechando que estaba distraído jaló su mochila con fuerza y comenzó a alejarse.
-No camines tan rápido Ryu-chan-
Le dijo Chinen mientras le daba alcance rápidamente.
-Deja de llamarme así, solo lo haces por hipocresía y eso me molesta bastante-
No quería hablarle de esa manera, pero lo que el mayor había dicho en verdad lo habían molestado, nunca se esperó tal cosa y se sentía ligeramente decepcionado.
-Creo que me has mal interpretado-
Dijo Chinen rápidamente.
-Dije que me molestaba que llamaras la atención, pero eso no quiere decir que me desagrades, al contrario, me pareces interesante-
Esta declaración confundió a Ryutaro.
-¿Qué?-
Preguntó mientras se detenía repentinamente.
-No me desagradas, solo siento curiosidad por ti, nunca sé cómo vas a reaccionar-
Respondió Chinen tranquilamente mientras continuaba caminando, esto confundió aún más a Ryutaro, comenzaba a sentirse ligeramente incomodo, al parecer Chinen lo notó y decidió cambiar de tema.
-¿Tu dormitorio está en el edifico 2 cierto?-
-Si ya lo sabes no tienes por qué preguntar-
-Cierto, solo quería comprobarlo, no estoy muy seguro de cuál es tu habitación-
Dijo Chinen mientras continuaba caminando.
-¿Y para qué quieres saber algo como eso?-
Preguntó Ryutaro mientras le daba alcance.
-Bueno, yo estuve en el mismo edificio cuando iba en secundaria, tengo curiosidad de ver cuál es tu dormitorio-
-No es el mismo en el que tú estuviste-
-¿Eso como la sabes?-
Preguntó curioso Chinen.
-Yo sí sé cuál era tu dormitorio-
Esta declaración dejo a Chinen completamente sin habla, era extraño, ¿Cómo es que Ryutaro sabía algo como eso?
-No pienses cosas raras, una vez Yamada me acompañó a mi habitación y me lo dijo, eso es todo-
Ante tal comentario, Chinen comenzó a sentirse mucho más intrigado.
-¿Por qué Yama-chan te acompañaría a tu habitación?-
Ryutaro no respondió, solo se quedó en silencio y continúo caminando.
-Esto es muy sospechoso… ¿Qué podrían hacer Yamada y tu solos en una habitación?-
Justo en ese momento entraron al edificio, atravesaron el pasillo y comenzaron a subir las escaleras, después de haber subido bastante, Chinen reprochó.
-No me digas que tu dormitorio esta hasta arriba…-
-Sí-
Chinen observó curioso a Ryutaro.
-¿Por qué no respondes a mi pregunta?-
-No tengo porque responder-
-Esto es aún más sospechoso, anda, dime, ¿Acaso no somos amigos?-
Enseguida Ryutaro se detuvo frente a una puerta, sacó de su bolsillo una llave y dijo.
-¿En verdad lo somos?-
Dicho esto abrió la puerta y entró.
-No te lo preguntes en ese tono tan serio, haces que me den escalofríos-
-Lo siento-
Se disculpó con la misma seriedad mientras dejaba su mochila sobre el escritorio.
-De acuerdo, siento mucho si te hice sentir mal con mi comentario, debes saber que no soporto cuando alguien se lleva toda la atención que debería ser para mí-
Era la primera vez que Chinen era tan sincero, nunca le había dicho esto a nadie ¿Por qué a Ryutaro si?
-Ya te dije que yo no quiero llamar la atención de nadie-
Le dijo mientras se quitaba el saco y lo dejaba sobre la silla.
-Está bien, si tú lo dices te creo, ¿Te parece si entonces olvidas lo que dije?-
-No lo puedo olvidar tan fácilmente, pero puedo aparentar no haber escuchado nada-
Respondió mientras se quitaba la corbata.
-¿Por qué eres tan serio? Deberías sonreír de vez en cuando, apuesto a que te verías muy diferente-
-¿Crees que nunca en la vida he sonreído?-
Preguntó mientras se desabotonaba la camisa y le daba la espalda a Chinen.
-Nunca te he visto sonreír-
-¿A si?-
Preguntó curioso mientras se giraba sorprendido, Chinen se quedó un poco sorprendido al ver el descubierto pecho del menor, era una imagen bastante seductora, el chico con la camisa abierta y ligeramente despeinado.
-Y es la primera vez que te veo así-
Sonrió Chinen mientras señalaba el pecho descubierto de Ryutaro.
-Ah… lo siento-
Dijo mientras sus mejillas se tornaban ligeramente rojas, se giró rápidamente, tomó lo primero que encontró de su pequeño armario y se encerró en el baño.
-Y también es la primera vez que te veo nervioso y sonrojado-
Sonrió para sí mientras se disponía a esperar a que Ryutaro saliese del baño.

Al estar dentro del baño trató de tranquilizarse, estaba demasiado nervioso, solo Chinen lograba ponerlo así, ni siquiera entendía porque se había desabrochado la camisa frente a él, bueno, tal vez porque siempre lo hacía frente a sus amigos y nunca pasaba nada, pero como era de esperarse, siempre que el mayor estaba presente, Ryutaro cambiaba, por más que deseaba estar cerca de él, conversar con él con normalidad, no podía hacerlo, siempre estaba ese nerviosismo dentro de él, lo cual le impedía comportarse libremente frente a Chinen.
-¿Por qué me pasa esto?-
Se preguntó mientras terminaba de ponerse su playera.

No tardó mucho en salir con unos jeans puestos y una playera cómoda.
-¿Por qué te sonrojas?-
Preguntó Chinen al verlo salir mientras lo miraba con una sonrisa burlona.
-No me gusta que me veas así, es todo-
-Te avergüenzas demasiado rápido Ryu-chan-
-No soy como tú-
Dijo mientras le daba la espalda y acomodaba su uniforme.
-¿Qué quieres decir con eso?-
Preguntó curioso y ligeramente ofendido.
-Bueno, a ti no te importa quién te vea-
Mintió mientras evitaba todo contacto visual con el mayor.
-Eso no tiene nada de malo, somos chicos, ¿Por qué te fijas en eso?-
Ryutaro no tuvo respuesta esta vez, de alguna forma Chinen tenía razón, no había razón para avergonzarse, sin embargo así era y ni él mismo podía explicar eso.
-De acuerdo, no voy a seguir molestándote con lo mismo, será mejor irnos ahora, ya pasaron más de veinte minutos y todos ya deben estar esperándonos-
Dijo Chinen al darse cuenta de que Ryutaro se sentía incómodo.
-Bien, yo muero de hambre-
-Yo también-
Dijo Chinen mientras se ponía de pie, Ryutaro le dio la espalda mientras se acercaba a la puerta, Chinen se quedó observándolo por unos segundos, era increíble que Ryutaro hubiese crecido tanto y que ahora luciese más grande que él. Al ver su espalda actuó sin pensar bien en lo que hacía y se colgó de su cuello, pegando su cuerpo a la espalda del menor.
-Ryu-chan, haz crecido demasiado-
Ante tal acto, Ryutaro se quedó paralizado, sin poder moverse, pudo sentir como su corazón latía con más fuerza, era la primera vez que tenía tal acercamiento con Chinen, nunca se lo imagino, así que lo único que pudo hacer fue quedarse completamente inmóvil.
-¿Qué pasa? ¿Estas nervioso de nuevo?-
Preguntó Chinen, esta vez hablando mucho más cerca del oído de Ryutaro, inexplicablemente le agradaba poner al menor tan nervioso, era como hacerle una travesura a un niño, aunque era la primera vez que se comportaba así con él.
-No, es solo que pesas demasiado-
Logró decir con la poca seriedad que le quedaba, acto seguido abrió la puerta y dio un paso hacia adelante, intentando así que Chinen se soltara.
-También eres fuerte, ¿Podrás llevarme hasta la cafetería?-
-No, así que bájate, yo no cargo a nadie-
Respondió con cierto fastidio, moviéndose para que así Chinen se soltara, lo cual hizo, aunque en el fondo, debía aceptar, no le molestaba el acercamiento del mayor.
-De acuerdo, no te enojes-
Dijo sonriente mientras salía de la habitación y miraba a Ryutaro de frente.
-No estoy enojado, es que… nunca sé lo que piensas, no sé por qué haces estas cosas, no sé qué quieres probar, va a llegar el momento en el que no lo soporte y-
En ese momento Ryutaro se detuvo, reaccionó y se dio cuenta de lo que estaba diciendo, y ante la mirada profunda de Chinen se sintió peor, amenazado, tenía que huir, antes de que dijese algo de lo que ni él mismo estaba completamente seguro.
-¿Y qué harás?-
Preguntó Chinen con curiosidad.
-Olvídalo-
Dicho esto hizo a Chinen a un lado y comenzó a caminar rápidamente para después correr.
“-¿Qué es lo que estoy haciendo?-“
Se preguntó mientras continuaba corriendo escaleras abajo.
-¿Qué es lo que ocultas Ryutaro?-
Se preguntó Chinen mientras miraba el interior de la habitación del menor, imaginó que no volvería pronto y mucho menos iría a la cafetería.
-¿A dónde irás a esconderte?-
Preguntó mientras tomaba la perilla de la puerta, pensaba cerrarla y marcharse, pero después tuvo una mejor idea, así que dejó la puerta ligeramente abierta y se fue caminando tranquilamente rumbo a la cafetería.

Completamente agotado, llegó al campo de fútbol, su respiración era agitada, sudaba, pero sobre todo, una opresión en el pecho no lo dejaba en paz, no dejaba de recordar el contacto que había tenido con Chinen, había sido algo demasiado tentador, de tan solo recordarlo su corazón latía con demasiada fuerza.
-¿Nii-chan? ¿Estás bien?-
Al escuchar la voz familiar de la única persona que lo impulsaba a seguir adelante, de ser fuerte ante todo, se giró lentamente para toparse con la mirada fija de su pequeño hermano Shintaro.
-Te vi correr… ¿Pasa algo malo?-
Ryutaro estaba sin habla, no podía explicarle a su hermano lo sucedido, simplemente no encontraba el valor suficiente para hacerlo.
-Estoy bien… solo… tenía ganas de correr, eso es todo-
Shintaro suspiro profundo y dio unos cuantos pasos más hacia adelante para quedar frente a su hermano.
-Te conozco, eres mi hermano, sé que algo anda mal ¿Acaso no confías en mí?-
Al escuchar esta pregunta, el mayor bajó la mirada.
-Creo que… me estoy volviendo loco-
Dijo con tristeza mientras se revolvía los cabellos.
-¿Lo dices por tus sentimientos hacia Chinen-kun?-
Preguntó Shintaro con un tono despreocupado, esto terminó de sorprender a Ryutaro por completo, jamás imaginó que su pequeño hermano estuviese consiente de lo que estaba sintiendo por Chinen.
-¿Tú como… como sabes?-
Logro preguntar sin dejar de mostrarse asombrado y confundido.
-Hay que ser muy tonto para no darse cuenta de que la mayoría del tiempo lo evitas porque temes que se dé cuenta y también temes expresar tus sentimientos-
Al ver la radiante sonrisa de su pequeño hermano, Ryutaro no pudo evitar el comenzar a reír, se sentía realmente como un completo tonto, hasta su hermano pequeño sabía muy bien lo que él tanto se empeñaba en negarse a sí mismo.
-¿Lo quieres mucho cierto?-
Preguntó Shintaro con curiosidad, Ryutaro simplemente desvió la mirada confundido, aún se sentía demasiado tímido como para admitirlo tan abiertamente, sin embargo el rubor en sus mejillas lo delataban por completo.
-¿Qué es lo que te gusta tanto de él?-
Ryutaro reflexiono mucho acerca de esta pregunta, nunca se había puesto a analizar lo que le gustaba de Chinen, y ahora que lo hacía, encontraba las razones.
Una de ellas, sin duda alguna, era esa hermosa y radiante sonrisa, que no se ocultaba para nadie, siempre la mostraba, sincera, alegre. Después venía su estupenda facilidad para hacer amigos, cosa que para Ryutaro resultaba complicado, de hecho lo que para él resultaba complicado, Chinen lo hacía con facilidad, esa habilidad de socializar con cualquier tipo de persona era realmente admirable, mientras que él siempre se mostraba frio y distante con la gente desconocida. Y por último, encontraba la forma en la que se habían conocido, desde el primer día en el que Ryutaro llegó a aquella escuela, Chinen fue el primero en dirigirle la palabra, en presentarlo a sus amigos, en animarlo a conversar y jugar juntos, estaba consciente de que desde que se dio cuenta de que dependía mucho de Chinen para tener contacto con los demás, comenzó a marcar su distancia con él, y por ende con todo quien le rodeaba, primero tuvo miedo de convertirse en otra persona, después fue algo diferente, tuvo miedo a aquel sentimiento que comenzaba a despertar dentro de él, comenzaba a envidiar en demasía a la gente que rodeaba a Chinen, a quienes lo abrazaban con confianza, a quienes convivían con él, a pesar de todo, se sentía muy lejos de lograr estar a su lado de esa forma, hecho por el cual prefería refugiarse en su propia soledad, era mucho más fácil escapar de todo a afrontarlo, era un cobarde, lo sabía.
-¿Por qué no aceptas de una buena vez lo que sientes?-
-No sé cómo…-
Respondió Ryutaro bajando la mirada.
-Descuida, encontraras la forma, es solo cuestión de que quieras hacerlo-
Dicho esto, Shintaro abrazó con fuerza a su hermano, este, al sentir el apoyo, abrazó de vuelta al menor.
-Gracias, lo voy a intentar-
-Chinen-kun es realmente afortunado-

Los chicos terminaban de comer, después de que se extrañaron por la ausencia de Ryutaro, decidieron comer sin él, Chinen no dijo absolutamente nada, sin embargo no dejaba de sentirse preocupado y extraño, recordando las palabras del menor antes de que este saliera corriendo
“… nunca sé lo que piensas, no sé por qué haces estas cosas, no sé qué quieres probar, va a llegar el momento en el que no lo soporte y-“
Era cierto que le divertía jugar con él, pero no intentaba probar nada, sin embargo tal vez actuó de aquella manera porque había notado la distancia que Ryutaro había marcado sin razón o motivo aparente, hace mucho que no estaban los dos solos.
-Ahora sé porque Ryutaro no estuvo con nosotros para comer-
Dijo Yamada mientras se sentaba, al parecer se había levantado de la mesa para ir al baño, en el pasillo que daba a aquel lugar, había una gran ventana desde donde se podía visualizar perfectamente el campo de fútbol.
-¿Ah sí? Cuenta lo que sabes-
Dijo Takaki mientras esperaba por lo que Yamada fuese a contar, el resto hizo lo mismo, incluso Chinen, aunque de una forma más discreta.
-Esta con Shintaro, ambos estaban conversando y después se abrazaron, seguramente algo le ocurrió al niño y como siempre Ryutaro fue con él-
-Siempre he pensado que el cariño entre esos dos es demasiado diferente, por cualquier cosa Ryutaro corre a donde sea que este Shintaro, ¿No se les hace extraño?-
Comentó Takaki.
-Deja de pensar cosas así, es natural, son hermanos, deben cuidarse mutuamente, además Ryutaro es el mayor, no tiene nada de malo que cuide de Shintaro-
Dijo Keito con tranquilidad.
-En eso tiene razón, dejen de crear historias falsas o meterán a Ryutaro en un verdadero problema-
Dijo Yuto con seriedad, Yamada y Takaki bajaron la mirada e inmediatamente cambiaron el tema, el único que no comento absolutamente nada fue Chinen, quien estaba pensativo, no quería pensar en nada extraño, pero la curiosidad y un enojo inexplicable lo estaban atormentando, así que recordando que había dejado la puerta de la habitación de Ryutaro medio abierta, se puso de pie.
-Lo siento chicos, es hora de irme, tengo cosas que hacer, nos vemos-
Sin escuchar las preguntas se sus amigos, se marchó rápidamente, esperaba que Ryutaro no hubiese llegado aún.

Era la segunda ocasión que Ryutaro comía en la cafetería de la primaria, junto a su hermano y sus demás amigos, se sentía realmente extraño e incómodo, puesto que las mesitas y las sillas eran demasiado pequeñas para él, sin embargo Shintaro había insistido tanto que no tuvo opción.
-Tengo que irme ahora, necesito hacer unas cosas-
-De acuerdo Nii-chan, nos veremos después-
Ryutaro le sonrió a su hermano en forma de respuesta, se puso de pie y salió de aquel lugar.
En el camino no dejaba de pensar.
“-Es cierto… ya no puedo continuar así por más tiempo… estoy que siento… él me gusta-“
Al pensar estas palabras, pudo sentir como le quitaban un gran peso de encima, se sentía de cierta forma liberado, ahora solo deseaba dormir, tal vez y eso le ayudaría a pensar en la forma correcta de cambiar y algún día expresar sus sentimientos.
Al llegar al edificio correspondiente, subió las escaleras, llegó al último piso y tras caminar un poco más llegó a su habitación, sacó su llave pero notó que la puerta no estaba cerrada con seguro, lo cual no lo encontró extraño puesto que cuando salió corriendo había dejado la puerta abierta, seguramente Chinen la había cerrado por él.
“-Chinen…-“
Pensó y sintió una punzada en su pecho, necesitaba disculparse por lo ocurrido.
“-Mañana hablaré con él-“
Así, entró a su habitación, estaba obscuro así que encendió la luz tras cerrar la puerta, gran sorpresa se llevó al ver a Chinen sentado en la silla junto a su escritorio, al parecer estaba dormido puesto que estaba recargado en el escritorio.
Lentamente se acercó a él y notó que el chico había estado observando la foto en la cual aparecía con su pequeño hermano.
-Chinen… Chinen…-
Lo llamó mientras lo movía con cuidado, lentamente el mayor comenzó a reaccionar, al parecer no tenía mucho tiempo de haberse quedado dormido.
-Llegaste…-
Dijo en voz baja y con los ojos entrecerrados.
-¿Qué haces aquí?-
Chinen se estiró un poco y aclaró su voz.
-No pienses que dejaré la conversación de esta tarde así como así, tengo demasiadas dudas-
La mirada de Chinen era diferente a la de siempre, estaba demasiado.
-Disculpa mi comportamiento de esta tarde, no debí hablarte de esa manera, prometo que no volverá a suceder-
Se disculpó Ryutaro mientras bajaba la mirada.
-No te pedí una disculpa, habías dicho que yo intento probarte, que si continuo así tu harías algo, ¿Qué es lo que quisiste decir con eso?-
Ryutaro no dijo nada.
-Sé que estuviste con Ryutaro, ahora veo que no solo él corre hacia ti cuando algo sucede, tú también corres a sus brazos cuando te sientes mal, tienen una relación muy extraña ¿no lo crees?-
Justo al terminar estas palabras, Ryutaro miró a Chinen completamente extrañado.
-No entiendo lo que quieres decir-
-Quiero decir que prefieres irte con tu hermano a contarme a mí las cosas, creí que era tu amigo, al menos siempre te he tratado así, entiendo que hoy yo también fui duro contigo al principio, pero te pedí una disculpa por eso, ¿Por qué te alejas de mí de esa manera? Creí que siempre estaríamos juntos desde el día en el que te conocí-
La voz de Chinen era dura y su mirada fría, no entendía bien el por qué decía todas estas cosas, sin embargo las palabras salían por si solas, no había manera de detenerse ahora.
-Lo siento-
Fue lo único que fue capaz de decir en ese momento.
-¿Te desagrada mi presencia cierto?-
Preguntó Chinen con voz débil.
-No, no es eso, es que yo… yo… hay veces en las que necesito estar solo, creí que lo sabías-
Mintió, sabía que era el momento de expresar sus sentimientos, sin embargo no tenía el valor suficiente para hacerlo.
Sin embargo Chinen se sentía demasiado extraño, dolido, sin razón alguna, aparentemente, no comprendía, era la primera vez que se sentía así, y estaba seguro de que no era por la falta de atención por parte del menor, era algo más, pero no lograba comprender de que se trataba, eso solo hacía que se sintiera aún más confundido y enojado con Ryutaro.
-Yo no puedo tener un amigo que no es capaz de quererme a su lado-
Dijo con voz débil al mismo tiempo que bajaba la mirada, Ryutaro se sorprendió pero no supo que decir.
-No puedo creer que después de todo este tiempo logre darme cuenta que para ti no soy importante, para ti no hay nadie que importe más que tú y tu hermano, eso es todo, yo no puedo ser amigo de alguien así, simplemente es imposible para mi…-
Dicho esto, se puso de pie, paso justo a un lado de Ryutaro, en ese momento el menor se armó del valor suficiente y sujetó a Chinen del brazo y sin pensarlo más, sin rodeos, lo dijo.
-Me gustas-
La voz firme y sincera de Ryutaro dejó a Chinen sin palabras.
-¿Eh?-
Logró decir con asombro, sin atreverse a mirar a Ryutaro, ni siquiera era capaz de mover un solo músculo.
-Me gustas-
Volvió a decir con la misma sinceridad.
En ese momento todo enojo y frustración que Chinen había sentido desaparecieron, dejando en su lugar un extraño nerviosismo que jamás había sentido, era extraño y sin embargo agradable.
Lentamente logró juntar fuerzas para ver a Ryutaro, solo para encontrarse con aquel rostro tan hermoso, de facciones más maduras a comparación de cuando lo había conocido, esa mirada fija y para terminar, un suave sonrojo coloreando sus mejillas. Poco a poco Ryutaro soltó a Chinen, quedando así ambos frente a frente.
-Dices que… ¿te gusto?-
Ryutaro asintió con la cabeza, deseaba con todo su ser no escuchar una respuesta negativa.
-Es… extraño… lo dices con tanta facilidad que yo…-
-En verdad me gustas-
Lo interrumpió, esta vez con voz suplicante. Chinen quedó prendido de su mirada, era tan profunda que se sentía absorbido.
-Abrázame… si de verdad te gusto… abrázame-
No entendía muy bien porque estaba diciendo estas palabras, sin embargo deseaba sentir al menor cerca de él, ahora más que nunca.
Lentamente Ryutaro se acercó a Chinen y lo abrazó con ternura, este, de forma automática, acomodó su cabeza en el pecho de Ryutaro, era increíble que siendo mayor fuese más bajito que él, después de eso, sin poder evitarlo, lo abrazó de vuelta, aferrándose a su cuerpo como jamás lo imaginó, ahora todo estaba claro, anteriormente había estado celoso, ahora sabía que era algo absurdo, ahora sabía que molestaba al mayor por el simple hecho de que le gustaba, a tal grado que deseaba llamar su atención de cualquier forma.
-Ryu-chan… me gustas tanto… no sé cómo no me di cuenta antes…-
Al escuchar estas palabras, Ryutaro abrazó con más fuerza a Chinen.
-Yo también acabo de aceptarlo el día de hoy, siempre me has gustado, pero tuve miedo, miedo de convertirme en alguien diferente, miedo de quererte tanto, pensé que estaría bien con tan solo observarte desde lejos, pero ahora sé que no puedo estar lejos de ti-
-¿Siempre me observabas desde lejos?-
Preguntó Chinen curioso.
-Si… no tenía el valor de verte de frente y hablar contigo como antes-
-Y yo pensando que te desagradaba…-
-Eso jamás-
Dijo Ryutaro mientras tomaba a Chinen por los hombros y lo alejaba solo un poco de su cuerpo para verlo fijamente a los ojos.
-Siempre he deseado estar a tu lado… algunas veces… deseaba que solo fueses para mí… por eso comencé a alejarme, sabía que eso no estaba bien-
-Ahora… puede ser así-
Dicho esto, Chinen se puso de puntillas y besó a Ryutaro inesperadamente en los labios, fue un beso rápido y pequeño, pero lo suficiente para dejar al mayor completamente sonrojado.
-Te quiero solo para mí… sin Shintaro-
-¿Qué tiene que ver mi hermano en esto?-
Preguntó curioso.
-¿No crees que ya es lo suficientemente grande como para cuidarse solo?-
-Es mi hermano, no puedo dejarlo solo ya que solo me tiene a mí-
-Eso… no lo sabía-
Dijo Chinen apenado.
-Descuida, ahora lo sabes y no quiero que te molestes por algo así, por dios, es mi hermano-
Ryutaro sonrió por vez primera para Chinen, al verlo se quedó sin aliento, su sonrisa era tan hermosa… pura y tranquila.
-Está bien, mal interpreté las cosas, me disculpo-
-No hay problema-
Dijo Ryutaro mientras acariciaba el rostro de Chinen con suavidad, así, se inclinó un poco y lentamente estuvo lo suficientemente cerca como para rozar sus labios con los del mayor, solo para después terminar uniéndolos en un dulce y delicado contacto, que poco a poco terminó por convertirse en un beso profundo y lleno de anhelo.
Era la primera vez que Chinen experimentaba tan sensación, era tan agradable, los labios de Ryutaro eran tan suaves que no pudo evitar el morderlo suavemente mientras se besaban, hecho el cual no molestó al menor, tal vez y solo por el hecho de que no deseaba terminar con aquel dulce beso.
Pero como nada es eterno, tuvieron que separarse por falta de aliento, se miraron fijamente a los ojos y Ryutaro abrazó con fuerza a Chinen.
-Debo confesar que soy feliz… totalmente feliz en este momento-
-Es bueno escucharlo, sería preocupante si no lo fueras-
Chinen abrazó con más fuerza a Ryutaro y le dijo con una sonrisa.
-Te quiero-
Ryutaro besó su frente y tomando el rostro de Chinen con ambas manos le dijo.
-Yo igual-
Dicho esto, ambos volvieron a besarse con dulzura, sin deseos de separarse, ahora que habían expresado sus sentimientos, una nueva historia comenzaba, llena de aquel sentimiento que cada día prometía con volverse más y más fuerte.

F I N

10 comentarios:

Carol~ dijo...

primis
chiiiitaaaroooo <3

Carol~ dijo...

chiitaro, chiitaro, chiitaro, chiitaro, chiitaro *---*
como siempre Chii buscando atención XD al chico no le gusta ser ignorado, qué bueno que ambos pudieran expresarse sus sentmientos :D
morimori >.<
takayama indirecto e___e

kana dijo...

kyaaaah!! que lindo yabuchii *o*
me gusto mucho aunque como soy perver ya me
habia estaba imaginando un incesto >.< jajaja

yabuchii porfin juntos ♥ me encanto
gracias aya por el shot

D☆i~Pi dijo...

ChiiTaro awww ChiiTaro yeeeeeeiiiii >//w//< hace cuanto no leia esta parejita~ *se va a dormir feliz* te kedo bello *o* jajaja mori con "ke intentas probar... si sigues asi yo" kyaaa Ryu~ perveeee jajajaa lindo muy lindo

Huevitos Choliponeses dijo...

Dios!! muero <3.<3 el Chiitato me encanta!!!! xDDDDD porfavor conviertelo en serial!!! sería hermoso si fuera fic x) podría morir feliz XD garcias,me encantó
bye: Ysawo :)

Sombra dijo...

waaaa!!! tan hermoso!
chinen celoso!
como les costo admitirlo XD
me encanto !!! seria tan genial si lo continuaras !

Satommy dijo...

Un Chiitaro XD Yo suelo leerlos pero en inglés porque
en español no he visto muchos ._.Uu
Un niño maduro entre niños inmaduros
Takaki ya perdió condición porque está gordo :D LOL~
Aasdsad Ryutaro solo puede llevarse con chicos mayores :D♥
"-¿De verdad eres independiente para todo o solo aparentas serlo?-"
Me mató ese comentario de Chii~ En realidad conoce al mocoso~~
Y adsasdsad mira como se interesa en su vida y viceversa~~
Ryutaro huyendo y Shintaro ahí adssad ;3; con su hermanito~
aunque se nota que hay influencia de Mokoni ahí lol~ RyuShin sadads -3-
Pero bueno *-* Me alegra que todo haya salido bien~
Aunque hayan tenido su momento de tensión ._.Uu
Aya~ Extrañaba tus fics ;3;

Yuuna~ dijo...

DIOS! MUEROO ESTO ES DEMASIADO TIERNOOOOO! por cierto no había comentado antes por que no sabia como XDDDDDDDDDDDDD pero buenoo creo que lo hice a traves de Face ;c Estuvo muy bueno el Fics has mas ChiiTaro QUE LO AMO! ;D Takaki pobresito ya esta gordo LOL~ XD y Yamada que hace pensando cosas raras D; ES SU HERMANOOOO! kljñadlklñadkgñlkadlgkñladkgñlk eso es todo mi aporte AH! tambien espero Obsess por que tambien es mi obsesion leer ese fics XD Espero con ancias un nuevo ChiiTaro. Gracias Ayaa <3

AkiraMar dijo...

Wow! o_o, estuvo tan tierno, y lindo, y .......hizo que mi corazón latiera realmente rápido, te quedo genial, ojala hagas mas Chiitaro.

lili kazuya dijo...

aaaaaaaa no dejan de emocionarme cada uno de tus ff aaaaaaaaaaa son genialesssssssss

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!