viernes, 15 de abril de 2011

Alguien para amar [Cap. 1]



Titulo: Alguien para amar
Parejas: Inoo Kei / Arioka Daiki [InooDai]
Capítulos: 2
Autora: Ayaa~
Nota: Bueno, después de separarlos me dieron ganas de unirlos otra vez~ para que vean que no tengo NADA en contra del InooDai :3
Esto va dedicado para Satommy, que esta necesitada de InooDai, y también para Carol porque así lo pidio xD
Iba a ser un OneShot, pero me gusta mantener la intriga así que es MiniFic :3 por lo tanto deberán esperar un poquito para la segunda parte, no os preocupeís people! La tendré lista muy pronto :3 ¿Creen que habra lemmón? Bueno, es una posibilidad que voy a considerar :3

Capitulo 1

Nuevamente una noche más de trabajo, con elegancia terminó de abotonarse la camisa, acto seguido anudo su corbata y para terminar se puso su elegante saco negro con toques plateados, le dio un último toque a su peinado y sonrío para sí en el espejo.
-Perfecto-
Dijo mientras se acomodaba la corbata.
-Inoo-chan ¿Ya estas listo?-
Preguntó uno de los chicos.
-Como siempre, ¿Ya es hora?-
El chico asintió con la cabeza.
-Alguien ha pedido tu compañía, al parecer es una persona bastante rica, esta si que será tu noche-
El chico sonrío burlonamente y dijo.
-Yama-chan, todas las noches siempre son mías, que eso no se te olvide-
Dicho esto pasó junto a Yamada, dándole una palmadita en el hombro.
-¿Cómo le haces para estar siempre tan seguro de eso?-
Preguntó curioso mientras caminaba detrás de Inoo por aquel estrecho pasillo.
-Porque así tiene que ser, apenas comienzas, pero poco a poco te darás cuenta que es algo realmente fácil, no por nada estas aquí-
-Pero… tengo mis dudas-
Preguntó Yamada con seriedad.
-¿Qué dudas?-
Preguntó Inoo mientras se detenía repentinamente y se giraba para ver al menor.
-Bueno… yo sé que es poco probable pero… ¿Es posible que te llegues a enamorar de alguien? Bueno, tu solo las ves a todas como simples clientes que te generan un ingreso pero… ¿Qué pasaría si eso llegase a cambiar?-
Ante las preguntas de Yamada, el mayor solo dejo salir un suspiro seguido de una sonrisa.
-Para empezar, debes comprender que no estas aquí para buscar de quien enamorarte, estamos aquí para ganar dinero mientras le hacemos compañía a alguien, siempre debes tener bien marcados tus limites, nada tiene por qué cambiar de su lugar, las cosas así son y así tienen que ser-
Yamada miró sorprendido a Inoo, la tranquilidad con la que le decía las cosas era sorprendente, en verdad admiraba su forma de ser.
-Ahora, es momento de que observes detenidamente lo que muy pronto podrás hacer, A menos que estés planeando estar de mesero todo el tiempo-
Inoo sonrió, se dio media vuelta y continuo con su camino.

Al llegar a aquel enorme salón, lleno de chicos apuestos, unos sentados en unos enormes sillones color rojo, rodeados de señoras adineradas, otros sirviendo animadamente el champagne en la torre de copas mientras las mujeres reían y aplaudían, otros más en un ambiente ligeramente romántico, abrazando coquetamente a su acompañante, una música de fondo bastante movida, las diferentes luces de colores ambientando un poco y unos cuantos meseros yendo de una mesa a la barra y viceversa.
En cuanto el jefe lo vio salir, se aproximo a el.
-Kei, es tu turno, como siempre, te esperan en la sala exclusiva, no es una señora tan grande, como sea, sabes que hacer-
Dicho esto, le dio una botella de vino y un par de copas.
-Descuide, sé mi trabajo-
Dijo sonriente, y así partió rumbo a la parte de atrás de aquel lugar, alejándose del ruido, de la gente solo para entrar en una pequeña sala diferente, con una música mucho más tranquila, relajante, unas cuantas velas alrededor haciendo de aquel lugar algo diferente a lo que realmente era.
-Buenas noches mi bella dama-
Saludó Inoo con una elegante reverencia, después dejó sobre la pequeña mesa de cristal la botella de vino y ambas copas.
-Buenas noches-
Era una joven mujer, aproximadamente 32 años, elegante y por qué no admitirlo, hermosa.
-Eres la mujer más hermosa que me ha tocado esta noche, ¿Puedo saber tu nombre?-
Preguntó mientras se sentaba a su lado.
-Shiori, mucho gusto, Kei-
Inoo sonrió ante tal saludo, tomó la mano de Shiori y la besó delicadamente.
-El gusto es mío-
-Eres mucho más de lo que imaginé, al principio no estaba segura de venir, pero necesitaba hacerlo-
-¿Necesitabas?-
Preguntó Kei mientras servía un poco de vino en una copa.
-A decir verdad, vengo aquí para pedirte un favor-
-¿Qué clase de favor?-
Preguntó con voz seductora mientras le daba la copa de vino a Shiori.
-Es algo muy sencillo, necesito que me acompañes a un baile, solo será un rato, sé muy bien que no puedes hacer esta clase de cosas, pero te pagaré lo que tu quieras, es realmente importante y no tienes que hacer mucho, solo presentarte conmigo como mi pareja, bailamos un poco y después nos vamos, de ahí podrás marcharte a tu casa, por favor, necesito que aceptes-
Pidió la chica, lucía realmente desesperada, ¿Cómo negarse ante una mujer tan hermosa? Bueno, Kei podía hacerlo fácilmente, sin embargo, había dinero de por medio y realmente lo necesitaba.
-¿Qué clase de baile es?-
-Es el cumpleaños del hijo de mi hermano mayor, solo un evento social, nada fuera de lo común puedo asegurarlo, ¿Qué dices? ¿Aceptas venir conmigo?-
Dicho esto, la chica dejó la copa de vino sobre la mesita de cristal y tomó la mano de Kei con ambas manos.
-No estoy seguro…-
Dijo un poco pensativo.
-¿Cuánto dinero quieres? Te lo dije, pagaré lo que sea-
-¿Estás segura?-
Preguntó Kei con curiosidad, a lo que Shiori asintió con la cabeza mientras miraba fijamente a Kei.
-De acuerdo, pero con una condición, el pago es por adelantado y esto no puede saberlo mi superior-
-Te aseguro que seré discreta-
Aseguró Shiori mientras continuaba con su expresión sería.
-Quiero cincuenta mil, ¿Eres capaz de pagar?-
La chica sonrió.
-Te doy cien mil, ¿Te parece?-
Esto superaba a sobremanera las expectativas de Kei, así que sonriente tomó la mano de Shiori y la besó nuevamente.
-Trato hecho mi bella dama-
Ella sonrió.
-Muchas gracias-
Dicho esto, se puso de pie.
-Te veré mañana a las nueve en punto afuera del hotel Sunroute, ¿Lo conoces?-
-Descuida, ahí estaré sin falta-
-¿Puedo depositarte el dinero en alguna cuenta?-
-Me parece una buena idea, puedes hacerlo en esta-
Respondió al mismo tiempo que también se ponía de pie y le entregaba una tarjeta. Después la chica sonrió de nuevo y salió con paso elegante de aquella sala al mismo tiempo que guardaba bien la tarjeta dentro de su bolso, dejando a Inoo con aquella sonrisa triunfante, esto debía celebrarlo de alguna manera, así que le dio un trago a su copa, después salió de aquella sala.
-¿Qué ocurre? ¿Tan rápido?-
Preguntó Yamada al topárselo en el camino.
-Así son estas cosas-
Sonrió Kei mientras continuaba con su camino.
-A como te veo, parece que te ha ido muy bien-
Bueno, solo con decirte que he hecho el mejor negocio de mi vida.
-¿Ah si?-
Preguntó Yamada curioso mientras evitaba chocar con otro mesero.
-Después te cuento, necesito ver si hay más trabajo, hasta luego-
Dicho esto, Inoo se adelantó y se dirigió hacia el jefe, quien quedó igual de sorprendido al ver a Inoo tan pronto y con una amplia sonrisa, sin embargo él no respondió a ninguna de las preguntas que su jefe le hacía, solo terminaba bromeando con él.

Al día siguiente despertó de buen humor, había procurado no beber lo acostumbrado, necesitaba estar en las mejores condiciones posibles, esa misma noche le informo a su jefe que le sería imposible asistir al trabajo por cuestiones personales, la cual entendió de buena manera, dándole el permiso correspondiente.
-Necesitaré un traje… diferente-
Se dijo mientras observaba sus llamativos trajes dentro de su armario, definitivamente no eran los adecuados para un evento para el cual era requerido, así que solo tenía una opción, así que rápidamente tomó su teléfono móvil y marcó el número de la persona que sabía le podía ayudar.
-¿Si?-
Se escuchó del otro lado de la línea.
-Takaki-kun, ¿Estas ocupado?-
-¿Qué quieres tan temprano?-
Preguntó Takaki con cierto fastidio.
-No es temprano, son las once-
-Tú porque no tienes que estudiar para tu examen hasta tarde…-
-Oh… que mal, bueno, iré directo al grano-
Dijo Kei rápidamente.
-¿Ahora qué necesitas?-
Preguntó Takaki con más calma.
-Quiero que me prestes un traje, elegante, tú sabes-
-¿Para que quieres que te preste si tu tienes los tuyos?-
Preguntó Takaki curioso.
-Porque los que tengo no me sirven por ahora, luego te explico, ¿Puedes ayudarme prestándome uno por favor?-
Pidió Kei en tono infantil, Takaki dejó escapar un suspiro y le dijo.
-De acuerdo, sabes que no puedo decirte que no, ¿Puedes venir por él?-
-Iré dentro de una hora, ¿Esta bien?-
-De acuerdo, aquí estaré-
Dicho esto, ambos se despidieron y terminaron la llamada, Kei sonrió triunfante, ahora solo debía esperar a que la hora del encuentro llegara, pero antes, debía confirmar si el pago ya estaba hecho, así que tomo su chaqueta y salió de su departamento rumbo al banco.
Al llegar, revisó el saldo de su cuenta, se quedó mudo al ver la cantidad depositada, exactamente lo que había pedido.
-Vaya, esto iba en serio…-
Dijo para sí mientras caminaba de regreso a su departamento sin evitar sonreír satisfactoriamente.

Así, la noche llegó, ya tenía el traje listo sobre su cama, justo salía de darse una buena ducha, tomó de su pequeño tocador su colonia más preciada y cara y se puso solo un poco, puesto que eso era suficiente para desprender un aroma realmente masculino y agradable.
Se vistió con lentitud, necesitaba que todo estuviese perfectamente bien en su lugar, abotonó lentamente su camisa, se acomodó el cuello y los puños con elegancia, anudo una elegante corbata color vino y su saco color negro al igual que su pantalón, revisó que sus zapatos estuviesen relucientes, se los puso y salió de su departamento, estaba listo.
Cuando llego al lugar del encuentro, no pudo evitar el sentirse nervioso y ligeramente ansioso, su trabajo ya estaba pagado así que debía brindar un servicio de calidad, eso era lo que siempre se decía.
Miraba de un lado hacia otro, en la espera de ver a Shiori, le echó un último vistazo a su reloj, eran justo las nueve de la noche, entonces, pocos segundos después un elegante auto color blanco se estacionó justo enfrente de aquel lujoso hotel. Después, el chofer salió de prisa y abrió la puerta trasera, dejando ver a una chica con un vestido bastante elegante al igual que su peinado y maquillaje.
-Podemos irnos-
Dijo con una sonrisa dibujada en el rostro, Inoo asintió y subió al auto.
-Te ves hermosa, como si fueras de la realeza, de haber sabido hubiese venido más elegante-
Bromeó Kei, la chica soltó una tímida carcajada y dijo.
-Descuida, luces bien, apuesto y elegante, no te preocupes, no pienso permanecer mucho tiempo en la fiesta-
-Como tu digas-
Dijo Kei mientras desviaba su mirada hacia la ventana, observando el nocturno panorama mientras sonreía tranquilamente, esperando con ansias llegar a aquel lugar, sentía una emoción extraña y desconocida, este sentimiento le hizo preguntarse si acaso habría algo realmente especial y diferente aguardándolo en aquel baile.

Pocos minutos transcurrieron en realidad, lentamente el paisaje se llenaba de lugares mucho más elegantes, podía estar seguro de que esas construcciones tan grandes y lujosas eran casas.
-Impresionante…-
Murmuró sin dejar de ver por la ventana.
-Hemos llegado señorita-
Habló el chofer, bajó rápidamente del auto y le abrió la puerta a Shiori, Kei pudo salir por cuenta propia, apresurándose a rodear el auto para acercarse a su joven acompañante, le sonrió amablemente y dobló su brazo derecho, indicándole a la chica que podía tomarlo del brazo, lo cual hizo mientras sonreía tímidamente.
-Que caballero-
Susurró la chica.
-Es parte de mi trabajo señorita-
Dijo Kei alegremente, susurrando suavemente en su oído.
-Si alguien pregunta, simplemente somos pareja, no daremos detalles, ¿estas de acuerdo?-
-Como usted ordene-
Asintió Kei mientras ambos entraban en aquella elegante mansión.

Una suave melodía inundaba el lugar, al parecer contaban con su propio conjunto musical compuesto por instrumentos bastante sofisticados, el cual iba desde un pianista hasta una elegante chica que tocaba el arpa, todo realmente de primera clase, y que decir de la gente, todos vestían sus mejores trajes, las mujeres con vestidos realmente elegantes, la mayoría de facciones refinadas, era la primera vez que Kei asistía a un lugar de ese nivel, comenzaba a sentirse intimidado por tanta elegancia, sentía que no encajaba con semejante lugar, y eso se notaba claramente en su expresión, de lo cual para su fortuna solo Shiori logró notarlo, diciéndole en voz baja.
-Descuida, te observan por que vienes conmigo y porque además eres un joven apuesto, solo ignora y sonríe con amabilidad-
-Lo siento, no estoy acostumbrado, pero eso haré, gracias-
Ambos se miraron y se sonrieron amablemente.
-Aquí viene mi hermano, no digas nada si no es necesario, ¿De acuerdo?-
Kei asintió con la cabeza y observó al señor que se acercaba a ellos con una amable sonrisa, al parecer era una familia con una sonrisa bastante natural.
-Shiori, creí que no vendrías, me da mucho gusto verte-
-No podía faltar al cumpleaños de Daiki, es mi sobrino consentido-
Dijo con una sonrisa.
-Es tu único sobrino Shiori, estoy seguro de que Daiki se alegrará mucho de verte-
-¿En dónde esta?-
Preguntó Shiori con curiosidad.
-Esta a punto de salir, no debe tardar… pero bueno, dime, ¿Quién es el joven que te acompaña?-
Preguntó el señor viendo por primera vez a Kei, sonriéndole amablemente, sonrisa ante la cual Kei no pudo evitar corresponder con una igual.
-Es mi pareja, los presento, hermano, él es Inoo Kei, le pedí que me acompañara esta noche lo cual le agradezco-
Dijo Shiori mirando a Kei mientras le sonreía.
-No podía dejarte sola, es un gusto conocerlo señor…-
Kei sonrió y espero respuesta.
-Arioka Ren, mucho gusto, te ves joven…-
Dijo el señor mientras miraba fijamente a Kei, era evidente que Shiori era mucho mayor que él.
-¿Tratas de decir que soy una anciana Ren?-
Preguntó Shiori con cierto tono de broma.
-En lo absoluto, bueno, eso no importa, pasen, bienvenidos, en un momento saldrá Daiki, espero y disfruten la velada-
-Muchas gracias-
Dijo Kei con una leve reverencia y una amable sonrisa, después, el señor Arioka se retiró, saludando a los demás invitados que también llegaban al evento.
-¿Cómo ha estado?-
Preguntó discretamente Kei mientras caminaba con Shiori atravesando aquel gran salón.
-Perfecto, ahora solo disfruta del baile, ¿Quieres tomar algo?-
Preguntó mientras señalaba a uno de los meseros que llevaba varias copas de champagne.
-No, muchas gracias, ¿Tu quieres?-
-Bueno, no me desagradaría una copa de vino-
Kei sonrió y miro a su alrededor buscando, localizando al mesero que llevaba las copas de vino casi al fondo del salón.
-Iré por una, no tardo-
-Gracias-
Kei sonrió junto con Shiori y se fue.
Mientras caminaba entre toda esa gente tan elegante, no pudo evitar el sentirse como alguien importante, durante ese instante olvido que trabajaba en un Host club todas las noches y que vivía en un departamento no muy elegante, sin embargo no tan simple puesto que su trabajo le permitía ciertos lujos, pero nada comparado con los lujos que esa gente se daba a diario.
Al llegar donde el mesero se encontraba, le dijo amablemente.
-Una copa por favor-
El mesero asintió con la cabeza y le dio una copa con vino tinto.
-Gracias-
Dijo Kei, pero justo cuando se dio media vuelta para regresar al lugar donde había dejado a Shiori, chocó con alguien, derramando todo el vino sobre la ropa de aquel chico, quedándose solo con la copa vacía en la mano.
Al ver lo que acababa de ocasionar, se asustó un poco, acababa de chocar con un chico, de estatura mediana y cabello castaño, el cual lució ligeramente enfadado por lo ocurrido, puesto que su elegante traje ahora estaba manchado de rojo.
-¡No puede ser!-
Reclamó mirando furioso a Kei.
-Lo siento mucho, no sabía que estabas atrás de mi-
Aquel chico pareció respirar profundo para tranquilizarse un poco, después, inexplicablemente sonrió.
-No es nada, de todas formas no estaba tan convencido de este traje, tendré que ir a cambiarme-
-¿Puedo ayudarte en algo? Después de todo esto es mi culpa-
Aquel chico miró fijamente a Inoo, su expresión de completa preocupación lo hacía lucir aún más apuesto de lo que ya era, elegante.
-¿Acaso te conozco de alguna parte?-
Preguntó el chico mientras miraba fijamente a Kei.
-No, me temo que no, es la primera vez que asisto a un evento de esta familia-
Respondió Kei, cambiando su expresión de preocupación por una amable sonrisa.
-Ya veo… ¿Con quien vienes?-
Kei se giró un poco y señaló a Shiori, quien se encontraba aún esperándolo.
-Con Shiori-san-
-¡Ah! ¡Shiori!-
Exclamó el chico.
-Así es…-
Dijo Kei un poco confuso.
-No sabía que mi tía tuviese un novio… luces más joven que ella…-
Le dijo aquel chico mientras lo observaba más detalladamente.
-Bueno, no creo que la edad importe mucho… si Shiori-san es tu tía tu debes ser… Daiki… ¿Cierto?-
El chico sonrió.
-Arioka Daiki, mucho gusto-
-Inoo Kei, mucho gusto-
Ambos se sonrieron e hicieron una pequeña reverencia.
-¿Desde cuando sales con mi tía?-
Preguntó el chico.
-Bueno, tenemos poco tiempo-
Respondió Kei con una sonrisa nerviosa.
-No me sorprende, siempre anda con alguien diferente… ¿Acaso tu…-
Daiki estaba por hacer una pregunta, pero no se sintió seguro, había mucha gente a su alrededor, así que tomó a Kei del brazo y comenzó a llevárselo.
-¿Qué ocurre?-
Preguntó mientras era arrastrado por Daiki, pero este no respondió y al llegar a un solitario pasillo, miró a su alrededor, cerciorándose de que no hubiese nadie que pudiera escuchar.
-¿Pasa algo?-
Preguntó Kei mientras observaba como Daiki miraba a su alrededor.
-Bueno, aquí nadie se dará cuenta-
Kei estaba confundido.
-¿Qué quieres exactamente?-
Preguntó mientras observaba como Daiki continuaba sujetando su brazo, este, al darse cuenta, lo soltó rápidamente.
-Lo siento, es que lo qué te quiero preguntar no debe escucharlo nadie-
Kei se sorprendió.
-Bien, te escucho-
Daiki sonrió y preguntó.
-¿Acaso tú también trabajas en esos lugares nocturnos?-
Ante semejante pregunta, Kei se quedó sorprendido, no se lo esperaba, ¿En que se basaba Daiki para suponer tal cosa? Eso solo lo llevo a suponer que su tía, Shiori, recurría a esa clase de lugares muy a menudo para tener acompañantes para sus elegantes eventos.
-No pienses mal de mi tía, pero esta sería la tercera ocasión que asiste con alguien, he notado que vienen de esos lugares por su forma que la tratan-
Kei no pudo evitar reír ante tal comentario.
-Pareces un experto en el tema-
Daiki sonrió despreocupado.
-Bueno, mi tía y yo tenemos una relación en donde nos contamos todo, yo confío mucho en ella y ella en mí, hay mucha confianza entre nosotros, por eso no te preocupes en decirme la verdad, yo no diré nada-
No podía creerlo, tan elegantes y ricos que son y terminaron siendo una familia bastante extraña. Observó detenidamente a Daiki, esa sonrisa despreocupada, ese rostro, no podía negar que era un chico apuesto y simpático.
-Vaya… que cosas…-
Fue lo único que Kei logró decir mientra sonreía con torpeza.
-Sabes, a diferencia de los demás tu eres diferente, puedo sentirlo, ¿en verdad trabajas en un lugar de esos?-
Kei sonrió y respondió.
-Así es, trabajo en un Host club, todas las noches, cuando quieras ir, puedes encontrarme-
Dicho esto, sacó una tarjeta de su saco y se la dio a Daiki mientras le guiñaba el ojo.
-Vaya… increíble-
-No suelo dar tarjetas, da la casualidad de que traía una, no pienses que vine aquí a hacerme publicidad, no es mi estilo-
Ante el relajado comentario de Kei, Daiki lo miró aún con más detenimiento, definitivamente Inoo era diferente a los demás, era más elegante, apuesto, con una hermosa sonrisa y una mirada fresca, no tardó en darse cuenta de que no podía quitarle la mirada de encima a aquel joven tan apuesto.
-Será mejor volver, tu tía me espera y creo que ya tardé demasiado-
-Yo volvería pero así no puedo, necesito cambiarme-
Dijo Daiki con una torpe sonrisa.
-De verdad lo siento, ¿Hay algo que pueda hacer para ayudarte?-
Preguntó Kei, volviendo su expresión seria y preocupada.
-Estaré bien, solo debo ir a cambiarme, volveré rápidamente-
-En verdad lo siento mucho-
Se disculpo Kei una vez más.
-Es tu cumpleaños y mira como te arruino la noche-
Al escuchar estas palabras, Daiki soltó una pequeña carcajada.
-No has arruinado la noche, yo no deseaba esta clase de fiesta pero ya sabes como son de insistentes los padres, iré a cambiarme, nos vemos luego-
Dicho esto, Daiki se marchó a toda prisa, dejando a Inoo solo en aquel solitario pasillo, estaba a punto de dar el primer paso para marcharse cuando logró ver en el suelo, una pequeña rosa roja artificial adornada con finos diamantes.
-¿Pero que…-
Se dijo mientras la levantaba y la observaba detenidamente, ¿En dónde la había visto antes?
-¡Es de Daiki!-
Exclamó al mismo tiempo que recordaba haberla visto en el traje del menor.
-Esto parece valioso… será mejor que se lo regrese cuanto antes-
Se dijo mientras miraba en dirección hacia donde Daiki se había marchado, tenía que darse prisa si quería alcanzarlo.

Por más que caminaba no lograba ver a Daiki, aceleró un poco más el paso, pero ¿Qué tan lejos pudo haber ido? Bien, debía aceptarlo, esa casa era demasiado grande, parecía un laberinto para Kei, estaba a punto en entrar en un estado de desesperación cuando de pronto, caminando por uno de los pasillos, una puerta se abrió, sintió un gran alivio al ver salir a Daiki, esta vez, con un traje un poco más sencillo, pero sin perder ese toque elegante y sin dejar de verse atractivo.
-Inoo-kun, ¿Qué haces aquí?-
Preguntó Daiki al verlo.
-Bueno… te estaba buscando, veras… se te cayó esto y pensé en devolvértelo-
Respondió Kei ligeramente avergonzado, debía admitir que sintió como su corazón se detuvo momentáneamente al ver a Daiki, lucía tan apuesto, estaba conciente de que esto iba completamente en contra de sus gustos, después de todo nunca se había interesando en algún chico, siempre rodeado de mujeres a las cuales complacer nunca le habían dado la oportunidad de pensar en que era lo que realmente le gustaba.
-Muchas gracias, aunque ahora no creo necesitarlo-
Respondió Daiki, entonces, Kei lo observó detenidamente, después le echó un vistazo a aquella rosa y de nueva cuenta miró a Daiki.
-Yo pienso que si-
Dicho esto, sonrió y se acercó lentamente a Daiki, este, al notar el acercamiento del mayor se sorprendió, no imaginaba que sería capaz de hacer, pudo sentir su corazón latir con demasiada fuerza, era extraño, pero no iba a negar que desde el primer momento que vio a Kei, pudo sentir algo extraño en su interior, era un chico que además de apuesto y de presencia agradable, había algo más, algo que no podía explicar y más sin embargo lo atraía a él a sobremanera.
Cuando Kei estuvo cerca de Daiki, colocó con cuidado aquella rosa en el bolsillo del saco del menor.
-Yo opino que luce perfecto así-
Dijo Kei mientras sonreía amablemente.
-¿En verdad lo crees?-
Preguntó Daiki ligeramente avergonzado ante la cercanía del mayor.
-Bueno, una de mis especialidades es el saber verme bien, mi trabajo me lo pide así, por lo que no puedo mentirte-
Daiki sonrió al escuchar tales palabras.
-Gracias-
-No es nada, ahora, volvamos, toda esa gente esta esperando a ver a la estrella de esta noche, no lo cree así joven Daiki-
La forma en la que Kei dijo estas palabras fue realmente divertida y al mismo tiempo con su toque de seducción, como solía hacerlo siempre, solo que esta vez le hablaba así a un chico, nunca lo había hecho y eso lo hacía sentirse extraño, más sin embargo no era desagradable.
-¿Así le hablas a todas tus clientas?-
Preguntó Daiki mientras sonreía torpemente.
-Bueno, es parte del procedimiento ¿sabes? Pero contigo no es igual-
-¿A no? ¿Por qué?-
Kei puso una expresión pensativa y con una sonrisa traviesa respondió.
-Bueno, punto número uno: tu no eres un cliente y punto número dos: tómalo como una atención especial por ser tu cumpleaños-
Daiki sonrió aún más ante tal respuesta.
-Entonces he de decir que soy afortunado por semejante trato especial ¿cierto?-
-Bueno, hay un servicio todavía mejor que no se lo doy a cualquiera-
Respondió Kei con un ligero tono de seducción mientras sonreía.
-¿Y se puede saber que servicio especial es ese?-
Preguntó Daiki mientras se cruzaba de brazos y miraba a Kei con curiosidad.
-Bueno, no sé si deba… dime una razón para darte mi servicio especial-
Daiki se quedó pensativo solo un par de segundos, después, decidido, respondió.
-Bueno, es mi cumpleaños, ¿Qué más razones necesitas?-
Kei sonrió, no podía negarse, había algo en Daiki que le atraía demasiado, sabía que era una locura pero… no podía retroceder ahora.
-Mmm… me parece algo razonable, no eres mi cliente, sin embargo estoy disfrutando de tu agradable fiesta así que… ¿Por qué no?-
Dicho esto, tomó a Daiki de la cintura y lo pego suavemente a su cuerpo, esto provocó que de inmediato Daiki se ruborizara por completo, ahora estaba nervioso, a tal grado que no lograba articular palabra, simplemente se sintió absorbido por aquellos ojos negros tan profundos, esa sonrisa seductora y embriagado por aquel dulce aroma que se desprendía del cuerpo de Kei.
-Solo tienes que cerrar los ojos…-
Le susurró mientras se acercaba más a su rostro, Daiki continuaba igual de nervioso, pero este sentimiento fue desvaneciéndose cada que sentía el rostro de Kei más cerca del suyo, y cuando fue capaz de sentir su suave respiración tan cerca, lentamente cerró los ojos y entonces pudo sentir la sensación mas agradable y única que jamás había sentido, la humedad de los labios de Kei sobre los suyos era sumamente deliciosa, sentir esos fríos labios posarse sobre los suyos despertó un torrente de emociones dentro de él.
Por otro lado, Kei experimentaba casi lo mismo, tal vez de diferente manera, el ya había besado a otras personas, de hecho, esta era la primera vez que besaba a un chico, ¿Por qué lo había hecho? Bueno, eso no lo sabía, simplemente no tenía cabeza para preguntarse eso, solo se había dejado llevar por aquel sentimiento que Daiki le había provocado, haciendo que se sintiera tan bien, el poder tocar esos suaves y cálidos labios con los suyos era una deliciosa sensación que estaba deseoso de poder sentir más.
Poco a poco Kei golpeó suavemente los labios de Daiki son su lengua, obteniendo como respuesta que el menor abriese lentamente sus labios para darle entrada y así comenzar con un tímido juego entre besos, entrelazando tímidamente sus lenguas, saboreándose a cada movimiento, el cual lo hacían tan lento, como si así pudiesen ser capaces de que durase por mucho más tiempo.
Se besaban de una manera única, ninguno de los dos había besado a alguien de esa forma, todo marchaba tan bien cuando lograron escuchar unas voces no muy lejos, alguien se aproximaba, así que lentamente detuvieron aquel beso y se separaron. Daiki no se atrevía a mirar a Kei, estaba demasiado avergonzado como para hacerlo.
-Ahora, debo irme, deje a alguien esperándome y no puedo permitir que siga así, nos vemos… Daiki…-
Dicho esto, se alejó del cuerpo de Daiki, le revolvió traviesamente los cabellos y se marchó a paso lento.
-No… no puedes irte así…-
Susurró Daiki mientras se llevaba un par de dedos hacia los labios, volviendo a sentir aquella agradable sensación, respirando aún el suave aroma de Kei, sintiendo sus brazos rodear su cintura… sentir aquellos labios sobre los suyos.

Cuando Kei volvió al salón, buscó rápidamente a un mesero y tomó sin decir nada una de las copas con vino tinto, después caminó rápidamente hacia donde Shiori se encontraba sentada, al parecer conversaba con un par de señoras.
-Disculpa la tardanza, tuve un pequeño percance-
Se disculpó Kei mientras le daba la copa a Shiori.
-¿Qué ha pasado? ¿Estas pálido?-
Preguntó preocupada al ver el rostro de Kei.
-Es que me topé con alguien y derramé un poco de vino en su ropa, casualmente se trata de tu sobrino, tuve que disculparme con él-
Shiori río ante tal explicación.
-No tienes porque alterarte, Daiki no se molestará contigo solo por eso, descuida-
Al escuchar el nombre de Daiki, el corazón de Kei latió con más fuerza, estaba convencido de que acababa de hacer una completa locura, besar a un chico desconocido, increíblemente rico no era lo más sensato que podía hacer, pero se había dejado llevar por aquel extraño impulso, sabía que estaba mal pero ¿Qué podía hacer ahora? Nada, ya todo estaba hecho y no había marcha atrás.

El resto de la velada continuo con normalidad, Daiki apareció ante los invitados y todos los felicitaron por sus veinte años ya cumplidos, el sonreía mientras su padre hacía el brindis.
“-¿Veinte años? No lo parece…-”
Pensó Kei mientras levantaba su copa de champagne para brindar junto con todos los demás invitados.
Poco después, Shiori le dio la indicación de que era hora de marcharse, y mientras ella se despedía de sus amistades, Kei la esperaba en la puerta, cerca de donde estaban los mayordomos, se llevó una gran sorpresa al escuchar la voz de Daiki de repente.
-¿Te iras ahora?-
-Bueno, mi trabajo ha terminado, es hora de marcharme, me dio gusto conocerte, feliz cumpleaños-
Dijo Kei mientras se giraba y discretamente acariciaba su rostro.
-¿Tienes que irte?-
Al observar la desilusión en los ojos de Daiki, Kei solo dejo salir una sonrisa fingida.
-Debes olvidar lo ocurrido, nuestros mundos son diferentes, además, no puedes confiar en alguien como yo-
Daiki miró fijamente a Kei y dijo con seguridad.
-Yo… quiero probar-
Desafortunadamente no pudo continuar puesto que su tía apareció.
-Es hora de irnos Kei-
-Como digas mi bella dama-
Sonrió Kei, mirando a Shiori y de nuevo colocándose a su lado, doblando su brazo para que ella lo tomara.
-Daiki, felicidades, vendré a verte después, se buen chico-
-Ya no soy un niño Shiori-
Respondió ligeramente fastidiado, debía aceptar que le enojaba verla tan cerca de Kei.
-Bien, joven de veinte años, cuídate-
Dicho esto, ambos se dieron media vuelta, fue ahí donde Kei y Daiki cruzaron miradas por última vez.
“-Tengo que volver a verte…-”
Pensó Daiki mientras observaba como su tía y Kei desaparecían detrás de esa enorme puerta.

Cuando la fiesta termino, subió a su habitación y se quitó la estorbosa corbata, se sentía extraño. De pronto, alguien tocó a su puerta.
-Adelante-
Dijo mientras se desplomaba sobre su cama.
-Joven Daiki, me llevaré su ropa sucia-
-Si, esta bien-
Respondió a aquella sirvienta sin moverse de su lugar, hasta que de pronto recordó algo importante.
-¡Espera un segundo!-
Ordenó mientras se ponía de pie rápidamente y tomaba el primer saco que se había puesto, buscó en el bolsillo y sacó la tarjeta que Kei le había dado, sonrió triunfante al verla.
-Es todo, puedes llevarte todo-
Dijo mientras observaba fijamente aquella tarjeta, tenía la clave para ver de nuevo a Kei, estaba decidido a verlo una vez más, era un sentimiento que ahora ya no podía detener.

Continuara...

13 comentarios:

Satommy dijo...

Aasdsadsad mío -3-Uu
No me importa si tiene lemmon o no ;3;
Es Inoodai, me basta y sobra♥

fatychan dijo...

Me ha encantado la primera parte...!!

Espero que puedas subir pronto la segunda..!!

Chu~~

♥soanychinenlove♥ dijo...

kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaa kei trabajando en un host club *¬*
asdasd me lo imagine todo, su forma de hablar bien seductoraaa, todo un caballeronc on las damas *OOO*
jujujuju tan solo se acaban de conocer y ya se atraen -w- no cabe duda el InooDai es fuertee ni la distancia pude con el!! <3
y ahora daiki va x su chico :D *ruueda en la cama*
estare esperando ansiosa la contii~~

kana dijo...

aaaa~~~~ me encanto!!! la primera parte en verdad
que solo de imaginarme todo lujosa la fiesta y como estaban de elegantes kei y daiki kyaaaah!! *muere* aa yo quiero a ir al host vlub donde trabaja kei >/////<
el beso el beso el besooooooooo!! fue tan tan emocionante que no me di cuenta q mi boca estaba abierta XDDDDDD jaja

Arigatou!! y Gambatte!! Ayaa con la conti.. *O*

Carol~ dijo...

me causas conflicto al describir a Kei así -3- haces que me dan ganas de robartelo *haciendo planes*

Satommy dijo...

Me he dado cuenta que te gusta Inoo todo playboy
LOL~ pero si Kei es tan tierno y bonito ;3;
Aadssadads cuando se tiene un imám atrayendote
así hacia otra persona XD ¿porque pelear contra el?
Espero que cuando Daiki lo busque... Todo salga bien ;3;♥

mabelucome dijo...

Me encanta. Quiero ir a ese host club para ver a Kei *Se cae la baba*
Buen negocio ha hecho.
Daiki, ve a buscarlo!!! >_<

Huevitos Choliponeses dijo...

kyaaaaaaaaaa amé esta primera parte! xD El InooDai siempre es super kawaii <3 me encantó tu descripción del beso!! Dios fue tan *babas* xDD cuando Diaki dijo: -No… no puedes irte así…-
Susurró Daiki mientras se llevaba un par de dedos hacia los labios... yo tbm, inconcientemente, toque mis labios xDD Dios!! XDDDDDDDDDDDDDD onegai! continualo!! esta hermoso! :D

by Ysawo :)

Haruki-chan dijo...

hooooooeeeeeeeeeeeee no me importa tanto si hay lemon o no yo solo quiero la continuacion xq para variar amo y adoro tus fics y en especial lo inoocai son ua cosa tan hermosa cuando escribes >w< ya quiero saber lo demas hooooeeeeee

Yoshino Rinka dijo...

Kya....!! hace ucho q leo tu live journal...!!
m fic favorito siempre fue Helpless night...
y ahora que ya tienes blog me voe a tomar la libertad de reclamarte...
que demonios paso paso con "If you love me...kiss me", solo hiciste q me emocionara y ya no lo continuaste publicando...
......-respira hondo-
ya, perdon, la verdad es q si me traumaste...
estaba muy padre y de repente ya no y yo...
bueno ps fue el primer fanfic q lei....
por cierto me voy a omar la libertad de preguntarte (y espero q no te parezca grosero)
que paso con "Hey say love and JUMP", o tengo mal el link???
bueno pasando a otra cosa (creo q ya lo hice muy largo...)
ya mencione q es bueno q te mudaras a blogger?? bueno creo que ya, ya te sigo y por favor necesito terminar if you love me...kiss me....
ah! y mi pareja favorita es el InooDai, este te quedo muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy -toma aire- muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy bueno...
ya kiero conti...
bueno me despido oh! y mis ichiban son Nino y Ryutaro....
ahora si, ya te sigo y....
Bye bye Ayaa-chan!!

Ayaa dijo...

Hola Rinka~
Bueno, he de decirte algo curioso, yo no escribo "If you love me... kiss me" ese es un fic de Hikarii, y pues no he hablado con ella desde hace mucho tiempo asi que no se si lo va a terminar o.o
Ahora, con el Hey Say LOVE and JUMP, pues ese blog ya lo cerre jejeje así que no tienes mal la direccion, es que ya no existe mas~
Y bueno, gracias por leer este InooDai y todos mis demás fics [Helpless Night fue el primero que hice *--*] trataré de subir la conti pronto~ :D

[ * Sakuhanna * ] dijo...

waaaa!!!
que inoodai mas perfectoo!! inoo en un host?? .....*alucinaaa*

nunca me canso de leerte!! escribes demasiaod bn para ser cierto!! .. jaja t envidioo!! */envidia de la buena.. :D*
sigue asii!!
quieor saber que pasara en el siguiente cap!
me dejast con la dudaa!
kissus!!♥

Anónimo dijo...

KYYYYYYYYYYAAAAAAA!!! Es muy tierno Daiki! Además no se da por vencido!! ♥.♥

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!