miércoles, 19 de diciembre de 2012

[MiniFic] Irresistible Part. I

Título: Irresistible
Extensión: MiniFic - 3 Capítulos (Iba a ser solo uno pero así es la vida~)
Autora: Ayaa
Parejas: Nakajima Yuto - Yamada Ryosuke [YamaJima]
Genero: Yaoi-Lemmon-Drama[?]
Nota: Otro YamaJima -w- perdón si esperaban otra cosa, pero fue lo primero que terminé~ igual como dije en la página de FB, ando en todo, así que esperen futuras sorpresas~ :D
Vann~ este es otro que te debo~ xD poco a poco saldo mi deuda contigo~
Disfrutad pues~ :)




Irresistible

“Amor a primera vista. Muchos pueden creer en él, otros ignorarlo y muchos otros odiar la simple idea de enamorarse de alguien con tan solo verlo. Si es real o no, no lo sé, no me ha pasado y la verdad, no tengo tiempo de pensar en eso, ya que estoy demasiado ocupado olvidando un viejo amor mientras lleno mi vida diaria de un sin fin de cosas por hacer, eso es todo, para mi, el amor es algo que puede omitirse en esta vida, no odio la idea, simplemente es algo que he decidido suprimir.”

-¡Listo! ¡Terminamos la sesión!-
Dijo en voz alta el fotográfo mientras le entregaba la cámara a su asistente y comenzaba a aplaudir, al mismo tiempo que lo hacian los demás integrantes de staff, incluyendo a la estrella, el modelo Nakajima Yuto.
-Buen trabajo a todos-
Les dijo mientras sonreía amablemente y se reverenciaba.
-Hiciste un buen trabajo Nakajima-kun, como siempre-
Lo felicitó el fotográfo mientras le mostraba las fotos en la computadora.
-Gracias-
-¡Yuto! ¿Terminaste? Hay que irnos al estudio, tenemos una hora-
-De acuerdo, ya terminé-
Respondió este chico alto, cabello negro y expresión alegre y relajada.

Iba dentro de la camioneta, mirando por la ventana mientras escuchaba su música preferida a travez de sus audifonos, estaba cansado, como siempre, eran pocos los ratos que podía descanzar y relajarse, éste era uno de ellos y en verdad que disfrutaba mirar por la ventana, resultaba ser extrañamente relajante y debía aceptar que le encantaban los viajes largos, podía pensar en tantas cosas, relajarse y nada más.
De pronto la camioneta se detuvo, el semáforo estaba en rojo y de pronto comenzó a llover, Yuto continuo mirando por la ventana, hasta que entonces algo llamó su atención, justo en la parada de autobús estaba sentado un chico, vestía de negro y llevaba consigo un ramo de lirios blancos, lo miró fijamente, se veía tan triste, seguramente alguien había muerto, lamentó un poco aquella imagen cuando de pronto, sin esperar verlo, el chico comenzó a llorar, aquello resultó una imagen desconsoladora, era un llanto desesperado y lleno de dolor. Por un instante sintió el impulso de bajar de la camioneta y tratar de mostrarle apoyo, pero tal vez lo pensó demasiado puesto que semáforo cambió a verde y comenzó a alejarse.
En ese momento se sumergió en un mundo en donde solo podía pensar en aquel chico, esa tristeza en su mirada, esas lágrimas, trataba de imaginarse la perdida que podría haber sufrido y sentía un dolor en el pecho. Lamió sus labios y dejó escapar un suspiro.
Poco después pudo sentir que algo vibraba, era su telefono el cual sacó de su bolsillo y respondió rápidamente.
-¡Yuto!-
Exclamó alguien del otro lado de la línea con voz entusiasta y llena de alegría, sabía perfectamente de quien se trataba.
-Daiki, ¿Qué pasa?-
-Nada, solo quería llamarte, hace mucho que no te veo y te extraño, ¿Cuándo vendrás a visitarme?-
Preguntó el chico con voz infántil.
-No lo sé, justo ahora voy a grabar algo, no sé a que hora terminaré-
-¡No es justo que trabajes tanto y descuides a tu novio!-
Yuto sonrió torpemente al escuchar la palabra “novio”.
-Lo siento, si termino temprano te llamaré ¿De acuerdo?-
-Está bien, estaré esperando tu llamada-
Dicho esto colgó, guardo de nuevo el aparato en su bolsillo y todo pensamiento sobre aquel chico desapareció, después de todo, no tenía razón para preocuparse por los problemas de otras personas, él tenía su propia vida, sus propios asuntos y una persona que lo hacía inmensamente feliz, ¿Qué más podía pedir?

Un año después.

-¿Cuándo regresarás a Japón?-
-No lo sé, hay un desfile aqui y no puedo irme todavía-
-Yuto, has estado en Paris seis meses, ya es suficiente ¿No lo crees?-
-¿Tú crees? Yo siento que no ha pasado ni una hora...-
Respondió con voz débil.
-No sé lo que te pasó para que decidieras marcharte de esa forma pero también tienes trabajo aquí así que más te vale regresar en cuanto la pasarela termine ¿Me escuchaste?-
-Si, eso haré-
Terminó la llamada y aquel señor se dejó caer sobre su asiento, lucía cansado.
-¿Dijo que volverá pronto?-
Le preguntó un chico bajito, cabello castaño y corto de nombre Chinen Yuri.
-Dice que en cuanto termine la pasarela de esta temporada volverá, y más le vale que lo haga, hay mucho trabajo que debe hacer, no entiendo como es que se marchó así nada más hace medio año, no lo entiendo-
-Noda-san, son cosas que pasan, pero no se preocupe, él estará bien-
Sonrió aquel chico.
-Parece que tu sabes mucho más que yo sobre él, Chinen-kun-
-Bueno, no por nada somos amigos-
-Pues ya que son amigos, ¿Podrías hablar con él y convencerlo de regresar lo antes posible?-
-Haré el intento, no se preocupe-
Dicho esto, Chinen se puso de pie.
-¿Ya te vas?-
-Si, tengo una sesión fotográfica y si llego tarde después usted me regañará de nuevo-
-Vaya, al menos lo sabes, ve con cuidado, te veré más tarde-
-Hasta luego-
Se despidió Chinen y salió de aquella oficina.

Mientras tanto, en el estudio fotográfico, la gente que trabajaba ahí se preparaba, ajustaban luces, acomodaban vestuario, en fin, hacían todo lo necesario para comenzar a trabajar dentro de poco tiempo.
-¡Yamada! ¿En dónde está Yamada?-
Preguntó el fotógrafo con cierta desesperación puesto que aquel chico resultaba ser su nuevo asistente.
-Lo mandamos a comprar las bebidas-
Respondió una persona de staff.
-¿Lo mandaron a comprar qué? ¿Creen que es su trabajo que él haga eso? ¡¡Llamenlo ahora y díganle que si no está aquí en cinco minutos que mejor no regrese!!-

Caminaba tranquilamente por la calle, llevaba consigo unas tres bolsas llenas de botellas con agua y algunos refrescos de sabor.
-¿Por qué me mandan a mi? Seguramente porque soy nuevo-
Se quejó, poco después su telefono comenzó a sonar, se detuvo y bajó una de las bolsas, sacó el aparato del bolsillo y respondió.
-¿Si?-
-¿En dónde estás?-
-Cerca del estudio-
Respondió tranquilamente.
-Más te vale que te apresures, si no llegas en cinco minutos considerate despedido-
-¡¿Eh?!-
No escuchó más, aquello lo impresionó tanto que tardo un par de segundos en reaccionar, con rápidez guardo su telefono de nuevo, tomo la bolsa que había dejado sobre el suelo y comenzó a correr desesperadamente, su empleo estaba en juego ahora y no iba a arriesgarse.
Pasaron exactamente tres minutos cuando atravesó la puerta, dejó las bolsas de compra sobre una larga mesa vacía y se acercó al fotógrafo.
-¡Estoy aqui!-
Después de recibir un fuerte regaño, comenzó el trabajo, el modelo llegaría en unos cuantos minutos y aún habían cosas por hacer.

-Hola a todos, buenos días-
Saludó Chinen alegremente a toda la gente que se encontraba en el estudio.
-Me da gusto que seas puntual esta vez Chinen-kun-
Le dijo el fotógrafo con una sonrisa.
-De ahora en adelante trataré de ser puntual siempre-
Sonrió Chinen con torpeza. De pronto observó a un chico que no había visto antes, el cual al parecer terminaba de acomodar unas cosas de la escenografía.
-¿Quién es él? ¿Es nuevo?-
-Si, es mi nuevo asistente, deja que te lo presente. ¡Yamada! ¡Ven aquí!-
Exclamó el fotógrafo, ante lo cual aquel chico reaccionó rápidamente y caminó rápidamente hacia ellos.
-¿Si señor?-
-Él es Chinen Yuri, su agencia siempre nos contrata para las sesiones fotográficas de sus modelos, él es uno de ellos y de los más importantes-
Dicho esto, Chinen le sonrió y saludó amablemente.
-Mucho gusto, mi nombre es Chinen Yuri, como ya te dijeron. ¿Y tu eres?-
-Mucho gusto, soy Yamada Ryosuke, es un placer trabajar con usted Chinen-san-
-Oh, deja las formalidades, no me gustan, espero y ayudes mucho para que salgan unas fotos geniales-
Así, Chinen se fue para cambiarse de ropa, mientras que Yamada continuó haciendo su trabajo.

La sesión fue un éxito, todo estuvo dentro de lo programado y se sintió aliviado al no haber cometido ningún error.
-¡Termino la sesión! ¡Gracias por su trabajo a todos!-
Gritó el fotógrafo y todos comenzaron a plaudir, incluidos Yamada y Chinen.
-Gracias por su trabajo-
Dijo Chinen mientras caminaba y les sonreía a todos.
-Yamada-kun, buen trabajo-
Le dijo sonriente.
-Igualmente, estuviste muy bien-
-El señor Miyamoto es muy estricto, espero y no te haga pasar por demasiadas dificultades-
Dijo Chinen en voz baja.
-Si, hoy comprobé su mal temperamento desde temprano, estuve a punto de perder el empleo por un error que ni siquiera fue mi culpa-
Se quejó Yamada.
-Pero no te preocupes, no te despedirá por cosas pequeñas, su anterior asistente duró muchos años con él según tengo entendido-
-Si, pero ahora ha decidido independisarse y ser fotográfo profesional también, si él no se hubese ido yo no tendría la oportunidad de aprender tanto como lo haré ahora-
Chinen sonrió ante las palabras de Ryosuke.
-Al parcer tienen mucho entusiasmo, eso es bueno-
-Así debo ser-
Sonrió Yamada débilmente. En ese momento Chinen pudo notar que llevaba consigo una cadena en el cuello de la cual colgaba un pequeño dije.
-Que bonito-
Dijo Chinen mientras lo señalaba.
-Ah, gracias-
Sonrió Yamada mientras ocultaba aquel dije dentro de su camisa.
-Debe ser algo muy especial para tí puesto que lo ocultas con cuidado-
-Bueno, algo así-
-¿Te lo dio tu novia?-
Preguntó Chinen con curiosidad, sin embargo, Yamada se quedó en silencio un par de segundos para después responder.
-Algo así-
-¿Tienes novia? Vaya, que bien, aunque no me extraña, después de todo eres apuesto-
Yamada se sonrojó ligeramente, no estaba acosumbrado a ser alagado de esa manera.
-Debe ser una chica muy afortunada-
Comentó Chinen mientras desviaba la mirada hacia otro lado.
-Pues...-
Fue lo único que Yamada logró decir, Chinen notó algo extraño en su voz y no pudo evitar el preguntar.
-¿Acaso se trata de un chico?-
Hizo esta pregunta en voz baja y muy cerca del oído de Yamada. Este no dijo nada, pero su expresión le indico a Chinen que estaba en lo correcto.
-No te preocupes, no tengo nada en contra de los homosexuales, digamos que yo también tengo un novio, así que no te preocupes ni te sientas apenado-
Lo animó Chinen mientras le daba una palmada en la espalda.
-Parece que debo ir a ayudar por allá, con permiso-
Dicho esto, Yamada se fue para ayudarle a las personas que comenzaban a mover la escenografía para volver a guardar todo.
-Es tan tierno, se avergüenza muy fácil-
Dijo para sí, después se marchó al vestidor para regresar la ropa y ponerse la suya nuevamente.

Chinen fue el primero en marcharse y amablemente se acercó a Yamada para despedirse.
-Hasta luego Yamada-kun, nos estaremos viendo seguido-
-Hasta luego, cuídate-
Le sonrió tranquilamente, después Chinen se acercó a él y le dijo al oído.
-Descuida, no le diré a nadie, tu tampoco debes decirle a nadie, ¿Entendido?-
Yamada asintió con la cabeza, después Chinen le sonrió y se marchó. Después de pensarlo un poco pensó que tal vez se refería al hecho de que tenía novio, seguramente era algo que nadie sabía, de todas formas no tenía porque divulgarlo por todas partes, no era su asunto.
-Yamada, antes de irte recuerda imprimir las fotos, cuando las tengas todas bien recortadas traelas a mi oficina-
Le indicó el fotógrafo.
-Si señor-
Respondió y después de acomodar las fotos, comenzó a imprimirlas.
Era lo único que debía hacer, concentrarse en su trabajo y nada más, necesitaba hacer un buen trabajo para no ser despedido.

Una semana transcurrió y ya estaba adaptado a su nuevo puesto, era pesado, cansado y lleno de presion pero le gustaba.
En varias ocasiones había ido Chinen para una nueva sesión y siempre se portaba muy amable con él, incluso en el descanso se acercaba para conversar con él de cualquier cosa.
-Ha pasado una semana y te veo muy adaptado, eso es bueno-
Le dijo Chinen.
-Bueno, me adapto rápido, además estoy aprendiendo mucho, lo cual lo hace aún más interesante-
-Eso es bueno, dentro de poco llegará nuestro modelo estrella y tendrán aún más trabajo-
-¿Modelo estrella?-
Preguntó Yamada confundido.
-Así es-
-¿Acaso no eres tú el modelo estrella?-
Chinen no pudo evitar reir a carcajadas.
-¡Claro que no! Soy solo el segundo lugar, él ha estado ausente por un largo tiempo, escapó por cuestiones personales, pero volverá mañana-
-¿Escapó?-
Yamada parecía no comprender bien lo que Chinen le decía y de alguna manera, deseaba saber más.
-Te contaré pero no le digas a nadie ¿De acuerdo?-
-Si-
Chinen miró a su alrededor y se acercó más a Yamada, después comenzó a contar en voz baja.
-Hace tiempo, él tenía una relación con alguien, todo era aparentemente normal, hasta que un día descubrió que era engañado, su desilución fue tan grande que entró en una depresión muy fuerte, después de unos días decidió marcharse a Paris, solo vino una mañana a la agencia para avisar, con su maleta en la mano y se marchó, resultó ser algo caótico, todo el mundo trató de detenerlo pero no fue posible, después nos enteramos que aceptó participar con un diseñador de allá para su nueva colección, se quedó allá seis meses ¿Puedes creerlo?-
Yamada escuchaba atento lo que Chinen le contaba.
-Vaya... debió dolerle mucho aquello...-
-¡Bastante! Soy su mejor amigo y tuve que verlo derrumbarse por completo, desafortunadamente yo no podía hacer nada, por un lado me alegra que se haya ido, que se distrajera y que olvidara todo, ahora espero y regrese más tranquilo-
-¿Era alguien a quien quería mucho?-
Preguntó Yamada con timidez.
-Si, mucho-
Respondió Chinen con expresión seria.
-Pero seguramente tu no sabes nada de esos problemas, seguramente tienes una relación super amorosa puesto que llevas ese collar contigo todo el tiempo-
Sonrió Chinen de forma traviesa mientras le daba un ligero golpe con su codo en las costillas de Yamada, en cambio, este no dijo nada y solo sonrió tímidamente.
-Es hora de volver al trabajo, mejor me voy a cambiar-
Fue así como Chinen se fue, dejándolo solo, Yamada no pudo evitar el suspirar pesadamente, bien era cierto que no sabía lo que era ser engañado o descubrir que la persona que tanto quieres te ha engañado, así que no podía decir que comprendía del todo a esa persona, pero lo que si sabía bien es que para olvidar a alguien importante se es capaz de hacer cualquier cosa, cualquier cosa.

Caminaba con pasos firmes por el aeropuerto, luciendo lo más discreto posible pero sin dejar de tener estilo, y claro, con unos elegantes lentes obscuros que le ayudaban a cubrir su identidad.
Llegó a la salida y miró a su alrededor.
-Creí que vendrían por mi ¿Piensan que me voy a ir solo en un taxi?-
Se dijo en voz baja mientras tomaba su teléfono móvil y marcaba un número, apenas timbró un par de veces y alguién respondió.
-¿Qué no va a venir nadie por mi?-
-¿Ya llegaste?-
-¿Qué no es obvio?-
Preguntó con fastidio.
-Por ahora todos están ocupados así que toma un taxi y ven directo a la agencia, aqui tengo las llaves de tu departamento-
Fue así como terminó la llamada, con fastidio guardo el aparato en su bolsillo y tomó el taxi que tenía enfrente.

-Yuto ya llegó-
-¿De verdad?-
Preguntó Chinen con entusiasmo.
-Le dije que viniera directo a la agencia, después de todo aqui dejó las llaves de su departamento-
-¿Lo va a regañar?-
-Por ahora quiero que me diga que planes tiene, si desea seguir trabajando o solo va a dejarlo todo definitivamente-
-Yo creo que seguirá trabajando, después de todo le gusta esto-
Sonrió Chinen tratando de subir los animos.
Pasó una hora cuando el asistente del señor Noda entró a la oficina.
-Nakajima-kun acaba de llegar-
-Díle que pase-
Indico mientras hacia a un lado los papeles que revisaba.
-¡¡Yuto!!-
Exclamó Chinen mientras se acercaba a él para saludarlo.
-He llegado-
Dijo Yuto con una sonrisa mientras se quitaba los lentes obscuros.
-Y mira que te has tardado, sientate, quiero hablar contigo-
Interrumpió el señor Noda con seriedad.
-Hablamos luego, ¿De acuerdo?-
Le dijo Yuto a Chinen mientras éste asentía con la cabeza y salió de la oficina sigilosamente.
-¿Cómo ha estado?-
Saludó Yuto mientras tomaba asiento.
-¿En verdad quieres saber?-
El tono en que preguntó esto le hizo saber a Yuto la respuesta de inmediato, así que no insistió de nuevo.
-Estuviste seis meses en Paris, sin decirme nada simplemente te fuiste, ¿Por qué no estoy escuchando al menos una disculpa?-
Yuto bajó la mirada.
-Lo siento, era una gran oportunidad y...-
-En verdad quiero pensar que te fuiste por esa razón y que no hay ningún motivo personal detrás de eso-
Interrumpió el señor Noda.
-¿Seguirás trabajando con nosotros o piensas hacer lo que se te de la gana de ahora en adelante?-
-¡Por supuesto que trabajaré aquí! Por eso he regresado...-
Respondió Yuto rápidamente.
-Es bueno saberlo, creo que sabes la importancia que representas para esta agencia y espero que de ahora en adelante no actues de esa forma, si no te despedí es porque no quiero perder a un modelo tan popular como tú, fue complicado cubrir tu ausencia, en gran parte fue una gran labor de Chinen, espero y estés listo para una carga de trabajo pesada en forma de castigo-
-¿Castigo?-
Preguntó Yuto un poco asustado.
-¡Por supuesto! Ya no tendrás el mismo enfoque de antes, te pondremos por debajo de Chinen por ahora hasta que la respuesta del publico indique que volverás al primer lugar-
Aquello no le agradó mucho, pero no tuvo más opción que aceptar.

Esa mañana, llegó temprano como de costumbre, había mucho por hacer y esta vez al parecer tendrían una sesión importante, según recordaba, su jefe le había comentado que el modelo para ese día sería el más importante de la agencia.
-Seguramente es la persona que Chinen me comentó-
Se dijo mientras dejaba sus cosas dentro de un casillero y se preparaba para instalar todo lo necesario, para ello ya había gente ayudando.
Cuando todo estaba practicamente listo, aquel chico llegó, lo cual despertó en Yamada una enorme curiosidad, así que trató de mirar disimuladamente.
Y ahi estaba, entrando al estudio, un chico alto, cabello negro, mirada amable y pasos firmes, sin duda parecía una persona agradable, tal y como Chinen lo había descrito.
-¡Buenos días!-
Saludó a todos con una sonrisa y voz fuerte, ahora conocía su voz, la cual resultaba ser agradable.
Fue inevitable pensar ¿Qué clase de persona fue capaz de herir sus sentimientos? No parecía una mala persona y para haber huído de esa forma fue porque seguramente quedó muy lastimado.
-Pobre...-
Dijo en voz baja mientras observaba como elegia su vestuario.
-Yamada, ¿Terminaste con lo que te encargue?-
-¡Si señor! Todo esta en orden y listo para comenzar-
-¿Ya revisaste que las bebidas y demás estén en la mesa?-
-Ah... creo que aún no han ido a comprarlas-
-¿Quién es el responsable de eso?-
-Nanao-san, pero creo que no ha llegado...-
Respondió Yamada con cierta timidez.
-No hay opción, tendrás que ir tu, ve y preguntale a Nakajima-kun qué es lo que más le gusta, de los demás ya sabes-
Trás esta indicación, Yamada se puso en marcha hacia los vestidores. Afuera estaba la chica encargada del vestuario.
-¿En dónde está Nakajima-kun?-
-Está adentro, vistiéndose-
Sin detenerse a pensarlo, entró en el vestidor sin siquiera tocar la puerta, obviamente no estaba conciente de lo que esto podía significar, después de todo su mente estaba ocupada pensando en otras cosas.

Yuto estaba por vestirse, ya se había quitado toda su ropa y se disponía a ponerse una playera que le habían entregado, cuando de pronto la puerta des vestidor se abrió y solo se quedó ahí, inmóvil por un segundo, observando a la persona que acababa de entrar.
-Nakajima-san, ¿Qué le gustaría de tomar? Justo ahora iré a comprar las bebidas para todos-
Preguntó aquel chico de estatura mediana, cabello castaño y de apariencia tierna.
-¿Por qué entras así?-
Fue lo que logró preguntar después de reaccionar ante la situación.
-¿Acaso no te das cuenta que me estoy vistiendo? ¿No pudiste esperar a que saliera?-
Al parecer, justo en ese instante, el chico se dio cuenta de todo, bajó la mirada rápidamente y se disculpó.
-¡Lo siento! No... no sabía que... ¡Lo siento!-
Dicho esto, salió rápidamente, cerrando la puerta trás de si.

Se sentía torpe, como un gran tonto, ¿Por qué no recordó que debía tocar antes? Eso había sido muy maleducado de su parte, sabía bien que ahora debía de pedir una disculpa más seria, después de todo lo había visto... semidesnudo... y eso no estaba bien.
Decidió esperar a que Nakajima saliera, cuando lo hizo, no dudo en disculparse nuevamente, esta vez con una reverencia.
-¡¡Lo siento mucho!!-
-Está bien, ya no importa. Solo tomaré agua, ahora vete-
Tal vez era su imaginación pero la forma en la que le habló era indiferente y ligeramente grosero. Aún así no le quiso dar importancia y salió de prisa a comprar lo que se le había encargado.

-¿Quién es ese?-
Preguntó Yuto a la chica de vestuario.
-Es el asistente del fotógrafo, se llama Yamada Ryosuke, es nuevo-
-Vaya, que mal gusto tiene para elegir un asistente tan torpe-
Comentó Yuto con fastidio. Después observó como éste entraba al estudio, llevándo consigo una bolsa de compra la cual, supuso, contenía las bebidas para todos.
-¿Así de bajos son sus estandares para elegir asistente?-
Le preguntó al fotógrafo.
-¿Eh?-
Al parecer este no comprendía bien las palabras de Yuto.
-Ese chico, es demasiado torpe, entro al vestidor sin tocar la puerta solo para preguntarme por una bebida-
Acusó Yuto de inmediato.
-¿Qué dices? Espera un segundo. ¡Yamada!-
Gritó el fotógrafo, ante lo cual el chico se acercó rápidamente.
-¿Qué es lo que hiciste?-
Le pregunto en forma de regaño.
-Ah... yo...-
-Entró al vestidor sin tocar la puerta y me vió mientras me cambiaba-
Interrumpió Yuto de forma seria.
-¿Qué es lo que te pasa? ¡No puedes entrar así a un vestidor!-
-Lo siento...-
Dijo Yamada con la mirada baja.
-Ya no importa, espero y para la próxima eliga bien a su asistente-
Dicho esto, Yuto se marchó hacia donde estaba la escenografía, observándola detalladamente.
-¿Va a despedirme por eso?-
Preguntó Yamada tímidamente al fotógrafo.
-¿Debería? Tú dime-
-No volverá a pasar-
-Ya ve a trabajar, trae mi cámara, es hora de trabajar-
Como un niño pequeño, Ryosuke sonrió y se fue de prisa por la cámara, de alguna manera se sentía aliviado, al menos no sería despedido a causa de ese chico, pero ahora había cambiado por completo la imagen que tenía de él, definitivamente no era una persona ambale como pensaba, todo lo contrario, resultó ser arrogante y chismoso, no entendía como una persona así podía ser amigo de Chinen.

Después de una larga, pero sobre todo tensa jornada, la sesión terminó. Para Yamada significó soportar las miradas arrogantes que Yuto le daba, en definitiva aquel chico no le agradaba en lo absoluto.
-¡Buen trabajo!-
Gritó Yuto y se reverenció.
-Yamada, ven un segundo-
Lo llamó el fotógrafo, ante lo cual se acercó a él rápidamente.
-Las fotografías de Chinen están listas, todas están sobre mi escritorio. ¿Podrías llevarlas a la agencia? Lo haría yo pero tengo que salir a otro lugar ahora mismo-
-Por supuesto, solo dígame como llego a la agencia-
-No será necesario, puedes irte con Nakajima-kun, ya hablé con su jefe y te puedes ir en la camioneta con él sin ningún problema-
-¿Eh?-
No pudo evitar expresar su sorpresa, no había tenido un buen comienzo con Nakajima y ahora tendría que ir junto con él en una camioneta, definitivamente tenía que ser una mala broma.
-Ah... pero, no creo que a él-
-La camioneta llegará en quince minutos, más te vale que no te atrases-
Le dijo Nakajima al pasar junto a él y sin mirarlo se marchó hacia el vestidor.
-No sé que le pasó, él no era así, debe estar de mal humor o algo, así que mejor no lo molestes mucho y cumple con lo que te pido ¿De acuerdo?-
A Yamada no le quedó más que aceptar, no le quedaba de otra, tenía que soportarlo aún después de la sesión, solo esperaba que el camino fuera corto para no tener que pasar un momento demasiado incómodo.

Exactamente, después de quince minutos, Yuto salió del vestidor tal cual había llegado, Ryosuke lo esperaba recargado en la puerta, éste jugaba un poco con su collar mientras esperaba.
-Veo que te mantienes muy atento-
Comentó Yuto en forma de burla.
-La camioneta ya está aquí-
Le dijo Ryosuke.
-Entonces vamonos-
Dicho esto, Yuto abrió la puerta y salió, Ryosuke fue detrás de él cuando el alto se detuvo y lo miró fijamente.
-¿Qué?-
Preguntó Ryosuke sorprendido, en cambio Yuto solo sonrió burlonamente y le dijo.
-¿No olvidas algo?-
Ryosuke se quedó un poco pensativo y entonces notó que no llevaba las fotos consigo.
-¡Ah! ¡Espera un segundo!-
Así, se giró rápidamente y entró de nuevo, corriendo entró a la oficina del fotógrafo y tomó las fotografías, cuando salió de nuevo Yuto ya estaba dentro de la camioneta.
-Te dije que no te atrasaras, creí haber sido claro-
Le dijo Yuto con voz seria pero sin mirarlo siquiera.
-Lo siento-
Se disculpó Ryosuke mientras entraba y cerraba la puerta de un solo golpe.

Iban camino a la agencia en absoluto silencio, Yuto llevaba puesto sus audifonos y Ryosuke podía escuchar aquella música.
-Si sigue así pronto se quedará sordo-
Murmuró para sí mientras lo miraba de reojo, sin embargo Yuto miraba fijamente por la ventana, al parecer estaba sumergido en sus propios pensamientos.
La camioneta se detuvo, el semáforo estaba en rojo, fue entonces que Nakajima miró fijamente hacia aquella parada de autobús y recordó lo que había visto ahí hace medio año, aquel chico llorando desconsoladamente, ¿Que será de él? ¿Estará bien? Tal vez ya no llora, o tal vez aún lo hace en secreto, todo eso pasó por su mente y sin querer, dejó escapar un suspiro, de pronto dejó de escuchar música, se sorprendió por eso y notó que su reproductor se había quedado sin bateria.
-Creí que lo había cargado...-
Se dijo mientras se quitaba los audifonos y los dejaba sobre sus piernas, fue entonces que miró de reojo a Yamada, este al parecer se estaba quedando dormido, fue realmente gracioso ver como sus ojos luchaban para no cerrarse, sin poder evitarlo, sonrió.
-No falta mucho así que no te duermas-
Le dijo por primera vez con voz amable lo cual sorprendió a Ryosuke.
-Ah, lo siento-
Dijo torpemente mientras comenzaba a tallarse los ojos, sacudió un poco la cabeza y trató de no mirar a Yuto, seguramente en cualquier momento regresaría a la normalidad.

Cuando al fin llegaron, Yuto fue el primero en bajar de la camioneta, cuando Ryosuke lo hizo miró asombrado aquel edificio.
-Es enorme...-
Se dijo en voz baja, pero no lo suficiente para no ser escuchado por Yuto.
-No te sorprendas tan rápido, nosotros solo ocupamos un piso-
Dicho esto, Yuto entró primero, al ver que se adelantaba, rápidamente Ryosuke lo siguió y lo alcanzó en el elevador. Al ver su reflejo en una de las paredes, notó que llevaba fuera aquel dije y se apresuró en ocultarlo detrás de su camisa.
-Debe ser algo demasiado valioso para ti-
Comentó Yuto quien indudablemente lo había visto.
-Sí, lo es-
Respondió Ryosuke con seriedad. Después de aquello ninguno de los dos dijo nada más. El elevador llego al piso 14 y las puertas se abrieron, como ya comenzaba a ser costumbre, Yuto salió primero y Ryosuke no tuvo más opción que seguirlo hasta que llegaron a una pequeña oficina, estaba practicamente vacía, solo habia un escritorio, una silla y un pequeño sillón negro, en el cual Yuto tomó asiento y estiró sus piernas.
-Eh... ¿Qué es este lugar?-
Preguntó Ryosuke mientras observaba a su alrededor.
-¿Qué haces aqui? Esta oficina es mía, el jefe está por allá-
Le dijo con fastidio mientras señalaba en otra dirección.
-Creí que me llevarías con él...-
-Esa no es mi responsabilidad, yo cumplí con traerte a este lugar ahora has lo que te encargaron y vete-
Justo terminó de decir esto cuando otra voz se escuchó.
-¡¡Yuto!! ¿Por qué le hablas así a Yama-chan?-
Sin duda alguna era la voz de Chinen.
-¿Yama-chan?-
Preguntaron Yuto y Ryosuke al mismo tiempo igual de sorprendidos, al notarlo, se miraron un segundo y fue Yuto el primero en desviar la mirada para dirigirse a Chinen.
-¿Lo conoces tanto?-
-Bueno, me cae bien y he decidido llamarle de esa manera, espero no te moleste Yama-chan-
Dijo esto último dirigiéndose a Yamada.
-Ah, no, no hay problema...-
Sonaba extraño para él pero de cierta forma era algo que ya se esperaba por parte del bajito.
-¿Por qué eres tan grosero con él?-
Preguntó Chinen a Nakajima.
-Me desespera que me haya seguido hasta aqui, su trabajo es buscar al jefe, no seguirme para todas partes-
Respondió Yuto de mala gana mientras se cruzaba de brazos.
-Lo siento, tienes razón. Chinen-kun, ¿Sabes en donde puedo encontrar al jefe? Tus fotos ya están listas y debo entregárselas-
-¿Traes mis fotos? ¿Puedo verlas?-
Preguntó el bajito, entusiasmado.
-Supongo que si-
Respondió Ryosuke con una amable sonrisa.
-Ven, el jefe está por aqui-
Dicho esto tomó a Ryosuke del brazo y se lo llevó fuera de la oficina de Nakajima, el cual solo los observó alejarse.

Después de haber entregado las fotografías y de que Chinen las viera primero, al fin podía irse de aquel lugar.
-Gracias Yamada-kun, ¿Podrías entregarle esto a tu jefe? Es el programa para una sesión en exterior, él ya sabe de que se trata-
-Si señor, si eso es todo me retiro-
-Gracias y buen trabajo-
Le dijo Noda-san mientras le sonreír amablemente, fue entonces que notó que al parecer todos eran amables a excepsión de Nakajima.
-Yama-chan, ¿Quieres ir a comer algo?-
Le dijo Chinen antes de que entrara en el elevador.
-Lo siento, aún debo regresar al estudio, pero en otra ocasión estaría bien-
Se disculpó Yamada con una sonrisa, después entro al elevador y las puertas de este se cerraron.
-¿Ya se fue?-
Preguntó Yuto quien apareció detrás de Chinen.
-Si, dice que aún tiene trabajo que hacer-
Dijo con una ligera decepsión.
-¿Te gusta verdad?-
Preguntó Yuto con un ligero fastidio.
-No de la forma en la que te imaginas, sabes bien que yo tengo a alguien, sin embargo Yama-chan me agrada, es muy amable y se esfuerza mucho en su trabajo, seguramente esa persona es muy afortunada al tener a alguien como él de pareja-
-¿Esa persona? ¿Tiene...-
-No sé bien si sea chico o chica pero de que tiene a alguien especial claro que lo tiene, ¿Has notado el dije que trae en el cuello? Esa persona se lo regalo y lo atesora demasiado, definitivamente es bueno saber que alguien como Yama-chan tiene alguien especial que lo hace feliz-
Tras decir esto Chinen se marchó, Yuto se quedó de pie frente al elevador por unos instantes, estaba sorprendido, sentía envidia por ello ya que justo en esos momentos él era incapaz de querer a alguien, después de haber sido traicionado de esa manera no quería volver a creer en nadie, lo habían tratado como basura y era algo que definitivamente no volvería a experimentar.
Claramente por eso había cambiado su actitud, ahora prefería mostrarse frío, arrogante y hasta grosero con la gente con tal de no relacionarse más con nadie, deseaba marcar distancia con todos, no volver a sentir cariño por nadie, más sin embargo sentía que debía hacerlo de una forma mucho más agresiva con ese tal Yamada, después de todo no podía negar que comenzaba a sentir cierto interés por él y eso estaba mal, necesitaba tratarlo mal, alejarlo y no pensar más en ello, su mismo dolor aún vigente después de medio año lo hacían pensar así, era lo único que podía hacer para protegerse de una nueva herida.

-------

Y hasta aqui la primera parte, descuiden ya tengo la segunda bien avanzadita y probablemente mañana la puedan leer~
¡Al fin estoy de vacaciones! *--* Sentía que jamás llegaría esta temporada de relajación ;3; Como sabrán estoy en la universidad y ahi el motivo por el cual este blog esta tan abandonado, aunque ya no tanto xD
Tengo muchas cosas pendientes, avanzo lo más que puedo, además de los seriales pendientes también tengo que hacer unos cuantos oneshots que se me han antojado xD así que bueno, agradezco que sigan entrando al blog y esperando a que actualice algo, es bueno saber que aunque sean poquitas personas, aún me leen :3
En esta temporada vacacional quiero avanzar lo más que se pueda, no sé si para fin de año saldré de viaje así que con más razón tengo que dedicarme un poquito más~
Se les quiere y gracias mil por leer lo que hago, por todo el apoyo que me dan y esos animos para que no deje de escribir :D

8 comentarios:

AmiS dijo...

*__________*
Hermoso!! Yamajima... Extrañaba tus yamajimas... Esperare con ansias la continuacion :D

hitomy-Chan dijo...

Kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
Te amo!!!! Eres la mejor del mundo mundial <3

Estoy sin palabras Sempai!!!!
Juro k nunca me consare de leer tus fics eres única!!!!

Espero la contii amo el Yamajima!!! <3

Anónimo dijo...

Me da una alegría enorme cada vez que actualizas, es que tus historias son increíbles. Yamajima me encanta, son un amor, me emocione tanto leyendo que no quiero que se acabe. Esperare la conti =)

I LOVE JUMP

♥(●´∀`●):..soanychinenlove..:(●´∀`●)♥ dijo...

Waaa Ayaa no sabes la agonia enorme que tenia por no poder sacar tiempo para leer este fics ;w; pense que llegaria el fin del mundo y no lo leeria ;O; ok ya dejando todo eso, porque soy libre y me llena de felicidad empezar vacaciones leyendo Yamajima -3- y que sea tuyo aun más <3<3
Me encanto!!! <3<3 y como pusiste a ryosuke esta vez y a Yuto tan arrogante *O* asdasdasdasd~~~
esta parte estuvo muy linda y como Yuto se preocupo x el chico que lloraba me llego ;w; pobre chico quiero saber que le habra pasado!! >o<

ya sabes estare esperando la conti :D

Vann,,* dijo...

Asdfghjklasdfghjklasdfghjkl!!!
MIIIIIIIIIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO~~! *agarra el fic y huye corriendo* sadsadsdadssaddas!
Por fiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiin~ YamaJima bello! y y y yo no sabía que lo habías subido a no ser porque vi el estado en facebook! asdsdasdfasdf! esperaré la continuación aquí sentada frente a la pantalla, sin parpadear...

Yamajimmmmmmmmmaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa~~ *se va dando saltitos de caperucita roja*

miriacha dijo...

el yamajima es gratisimo de leerr...y mas todavia por la trama en la que estan....es buenisima....>////< ya quiero leer mas....siiiiiiiiiiiiii!!

gracias aya por volver....y que bueno que tengas dias libres...estas vacaciones espero y te relajes...disfrutalas muchoooo...^^

lizy dijo...

me ha encantado me encanta el trama buenisimooo el yamajima es hermoso aunque pobresitos como sufren
muchas grcias por subirlo

Ai-chan dijo...

Oh dios mio, este fic es una pasada, solo con empezar a leer un poco te engancha, Yamada es super adorable y Yuto asi de frio le da un aire kakkoii, me he quedado con mucha intriga, asique ahora mismo voy a leer la continuación
Eso si, ambos me dan mucha pena, sabemos que Nakajima lo ha pasado fatal, pero Yama-chan seguro que tambien... pobres
Y me encanta Chinen, es adorable tambien
Un beso, escribes genial, ganbatte

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!