sábado, 29 de diciembre de 2012

[OneShot] He's So Mean

Titulo: He's so mean
Extensión: OneShot
Autora: Ayaa [Poseida por el aburrimiento!]
Pareja: Hikaru Yaotome – Okamoto Keito [HikaTo]
Género: Yaoi-Lemmon
Nota: Canción que me inspiró para este oneshot: She's so Mean –Matchbox Twenty





He's so mean.

Se había encerrado en aquel estudio, estaba demasiado estresado, escuela, trabajo y más trabajo, estaba llegando a su limite, solo había una forma de desahogarse, así que tomó su guitarra y comenzó a tocar algunas canciones, comenzando por algo tranquilo hasta acelerase y perderse por completo en cada acorde, tocar la guitarra lo volvía loco, lo transformaba, en esos momentos Okamoto Keito era otro, alguien que nadie había conocido antes puesto que nadie se atrevía a interrumpirlo debido a ciertas experiencias no muy agradables.

-¿Y Keito?-
Preguntó Hikaru un poco extrañados, estaban todos menos él y no era normal.
-Debe estar encerrado-
Respondió Yabu con normalidad.
-¿Encerrado?-
Al parecer, el único que no se enteraba de nada era Hikaru.
-Como siempre, solo dejalo, no tardara en venir-
En ese momento Yabu se puse de pie y se acercó al centro de aquel salón de ensayos.
-¡Vamos a ensayar de nuevo!-
Todos respondieron, se pusieron de pie y comenzaron a acomodarse, el único que parecía no saber en donde estaba “encerrado” Keito era Hikaru.
Miró curioso a su alrededor, clavó su mirada en la puerta pero el chico jamás llegó, terminaron de ensayar, afinaron detalles pero Okamoto no regresaba.
Todo el mundo parecía saber en donde estaba y porqué no aparecía menos él, eso no le gustaba, en lo absoluto, odiaba sentirse excluido, y más cuando se trataban de cosas del grupo.
Ahora todos descansaban, estaban a minutos de poder irse a sus casas, pero antes de recoger sus cosas decidieron ponerse a conversar un poco, pero Hikaru aprovechó el momento y salió del lugar si ser visto. ¿A dónde podría ir? Pensó un poco, la verdad es que no tenía idea de donde buscar, pero tenía que comenzar a hacerlo si deseaba encontrarlo, quería saber porque el menor se había salido a mitad del ensayo, ¿Acaso no era la primera vez que lo hacía? Entonces, ¿Por qué no lo había notado?
Aparentemente, no hace mucho, Keito comenzó a llamar su atención, a causarle interés, más del que se imaginaba, desde que había comenzado a tratar con él para tocar juntos en la banda lo había descubierto un poco más, haciendo que ese interés incrementara, cosa que antes seguramente pasaba desapercibido.
Buscó por los alrededores pero no estaba por ningún lado, en aquel piso todos los salones de baile estaban vacíos, pensó un poco y subió por las escaleras al piso de arriba, tal vez ahí podría encontrarlo.
Por un momento pensó que podría estar buscando en el lugar equivocado, todo parecía estar solitario, hasta que llegó al estudio, la puerta estaba cerrada pero no tenía seguro.
Giró lentamente la perilla y al entrar pudo escuchar el sonido de una guitarra, sabía quien podía hacer, ese estilo era inconfundible, terminó por comprobar su presentimiento cuando entró por completo y lo vio, estaba tan concentrado, completamente perdido, jamás lo había visto así, estaba seguro que jamás había puesto esa expresión cuando ensayaban todos juntos, eso resultaba ser fascinante, en verdad era bueno.

Cuando Keito terminó de tocar se quedó inmóvil, con la guitarra aún entre sus manos. Hikaru le aplaudió orgulloso y se acercó a el.
-¡Fantástico Keito! No sabía que podías tocar así, si por esto te escapaste de los ensayos creo que puedo perdonarte-
Dicho esto, el mayor le dio una palmada en la espalda, pero por alguna extraña razón el menor no decía nada, estaba inmóvil aún y aquello era extraño, demasiado. Un escalofrío recorrió su espalda pero ignoró aquel presentimiento y continuó hablando.
-¿Puedes volverr a tocar otra cosa? Me gustaría escucharte desde el principio-
Justo en ese momento Keito levantó la mirada y clavó sus ojos en los de Hikaru, éste se sorprendió y con dificultad tragó saliva.
-¿Estás enojado o algo? ¿No debí entrar?-
Preguntó sintiéndose amenazado por aquella mirada tan seria.
-Exactamente, no debiste entrar, ahora...-
Respondió Keito al fin con una voz que jamás había escuchado antes, con esa sensualidad que desconocía y que aún así aceleró sus sentidos.
Lentamente Keito arrinconó a Hikaru contra la pared, aún sostenía su guitarra, tan solo la hizo a un lado, recargandola suavemente en la pared, justo a un lado de Hikaru.
-¿Q-qué te pasa?-
Preguntó nervioso, se sentía amenazado e incapaz de escapar, ¿Por que aquellos ojos tenían que inmovilizarlo de esa manera?
-No tengas miedo, solo voy a-
No terminó de decir aquello cuando de inmediato posó sus labios sobre los de Hikaru, éste aún estaba extrañado, sorprendido, pero Keito no pensaba darle tiempo de procesar la situación así que no tardó en tomar el rostro del mayor con ambas manos al mismo tiempo que intensificaba aquel contacto, abrió sus labios y los de Hikaru hicieron lo mismo, enredó sus dedos en el cabello del menor mientras lo besaba con tanta pasión que no parecía detenerse ni apagarse en ningún momento.
A pesar de lo asombrado que estaba, Hikaru lo estaba disfrutando, no comprendía a que se debía aquello pero no iba a pensarlo más, no podía luchar, se estaba dejando llevar con tanta facilidad que en segundos tomó la cintura de Keito y comenzó a pegarlo más a su cuerpo.
En un instante ambas partes rozaron y gimieron al mismo tiempo, estaban tan excitados ahora que definitivamente no iban a detenerse por nada.

Aquel beso tan profundo, pasional, jugando con sus lenguas, explorando cada parte de sus bocas solo hacía subir la temperatura en cada uno.
Keito estaba ansioso, así que comenzó a infiltrar sus manos por debajo de la camisa de Hikaru, tocando su abdomen hasta llegar a los pezones, los cuales comenzó a acariciar en forma circular, exitándolo aún más.
Por otra parte, Hikaru estaba tan extasiado, jamás imagino que Keito pudiera hacer semejantes cosas, todo tan placentero, su mente aún estaba en blanco, de alguna manera quería permanecer así.
Keito cortó aquel beso solo para dirigirse de inmediato al cuello de Hikaru, lamiendo y besando de a poco al mismo tiempo que acariciaba la espalda del mayor, el cuál estaba a punto de enloquecer, no podía negarlo, deseaba aún más.
Todo estaba marchando a la perfección, estaba seguro de que experimentaría el mejor sexo en mucho tiempo, pero vaya sorpresa se llevó cuando sintió algo vibrar dentro de su bolsillo, al mismo tiempo que aquella tonadita sobresalía.
-N-necesito contestar-
Logró decir Hikaru al notar que Keito no se detenía.
-Pues responde-
Le dijo mirándolo a los ojos y volviéndolo a besar tan fogosamente.
Con un gran esfuerzo, Hikaru logró sacar su teléfono y cuando Keito dejó de besarlo respondió, tremendo susto se llevó cuando alguien le gritó del otro lado de la línea, sabía bien de quien se trataba, el líder del grupo, Yabu.
-¡¿En dónde rayos estás Hikaru Yaotome?!-
-Ah... pues...-
No sabía que decir.
-¡¡Será mejor que te des prisa, todos estamos esperándote, no se puede ir la camioneta si no estamos todos!!-
Dicho esto Yabu cortó la llamada.
-E-es hora de irnos-
Hikaru dijo estás palabras mientras miraba a Keito, este suspiró pesadamente y se alejó, acomodó su camisa y tomó la guitarra para ponerla en su lugar.
Ambos permanecieron en silencio, Hikaru quería decir algo pero no sabía qué, fue entonces que recordó que sus cosas aún estaban en el salón de ensayos, así que sin más, salió corriendo.

Cuando llegó al estacionamiento, Yabu lo recibió con mala cara.
-Si ya sabes que tenemos que estar todos puntuales para poder irnos y tú te tardas, ¿En dónde estabas?-
No sabía que responder, le avergonzaba decir la verdad.
-Ah, por ahí, pero ya estoy aquí-
Sin más, entro a la camioneta, Keito ya estaba ahí, sentado junto a la ventana, como siempre, al parecer había vuelto a la normalidad, o al menos eso quería pensar puesto que platicaba tranquilamente con Yuto y con Chinen, todo bajo control, pero Hikaru no estaba bajo control, estaba en estado de schok, aún podía sentir los fogosos labios de Keito sobre los suyos y aquellos fríos dedos tocar su cuerpo, definitivamente no había sido un sueño, pero como el menor se comportaba como si nada, tal ves era mejor creer que si lo había sido.

El día siguiente lo tenían libre, así que pudo despertar más tarde de lo acostumbrado, tomó un desayuno ligero, se vistió y salió a la calle, no le gustaba quedarse encerrado, necesitaba ropa así que fue a buscar algo de su gusto.
Por más que intentaba distraerse no lo conseguía, hasta había tenido un sueño bastante húmedo por la experiencia del día anterior, Hikaru no comprendía nada, estaba ansioso, confundido, pero no había nada que pudiera hacer.
Pasó frente a una tienda musical y miró las guitarras, recordando, sin duda, aquella experiencia, todo aún se sentía tan real, sacudió su cabeza y avergonzado de su propia perversidad, continuó caminando.
Poco después recibió una llamada a su teléfono, como siempre, era Yabu.
-¿Estás ocupado?-
-No, salir a comprar algunas cosas, pero nada importante, ¿Pasa algo?-
-Takaki y yo estamos por comer algo delicioso, ¿Quieres venir?-
Hikaru no lo pensó mucho y respondió.
-Está bien, en dónde estarán-
En seguida Yabu le indico en donde y a que hora se verían, pero antes de colgar le dijo algo en tono preocupado.
-Hikaru... ayer, ¿En dónde te metiste?-
Se sorprendió por aquella pregunta y se sintió nervioso.
-Ah, por... por ahí-
-De casualidad tú... ¿Te encontraste con Keito?-
Vaya, una nueva sorpresa, ¿Cómo podía imaginarse algo así?
-Bueno, eso mejor lo hablamos en persona, nos vemos-
Yabu colgó pero solo dejó a Hikaru confundido e intrigado.

Cuando llegó a aquel restaurante, lo llevaron hacia la mesa en donde Takaki y Yabu se encontraban, se saludaron y Hikaru tomó asiento.
-Te ves serio, ¿Pasó algo malo?-
Preguntó Takaki con sorpresa, para Hikaru era inevitable no mostrarse así, quería tocar el tema rápidamente pero no sabía como hacerlo.
-Yabu me dejó con una duda-
En ese momento el líder se sorprendió y entonces comprendió todo.
-Entonces si te encontraste con Keito ayer...-
Hikaru no respondió pero al ver la reacción tanto de Yabu como de Takaki se sintió intrigado y de alguna manera, preocupado, ¿Acaso lo habían visto o escuchado algo?
-Dime que no entraste cuando estaba tocando la guitarra...-
-Pues... si, lo vi tocando la guitarra-
Esto era extraño, ahora Takaki parecía saber también.
-Así que ya somos todos ahora si-
Suspiró Yabu con derrota.
-Ese Keito no tiene limites-
Hikaru no comprendía bien de lo que hablaban sus amigos, así que exigió una explicación.
-¿De qué hablan?-
Entonces, al ver la expresión de sus amigos logró comprender, sorprendido, no pudo evitar el preguntar.
-¿Acaso a ustedes les hizo-
-¡No lo digas en voz alta!-
Exclamó Yabu mientras Takaki se cubría los oídos, fue entonces que Hikaru terminó de sorprenderse y quedarse sin habla.
-Eras el único que faltaba, creí que jamás te entraría la curiosidad de buscarlo, pero lo hiciste... y en el peor de sus momentos, creo que es culpa mía por no advertirte antes-
Yabu sonaba culpable. Al fin Hikaru recupero el habla.
-Dejame ver si entendí, ¿Keito ya.... a todos?-
Hikaru trató de expresar aquello con un gesto el cual fue completamente entendible para Yabu y Takaki, los cuales asintieron.
-Espera un momento, ¿Por qué soy el único que no sabía?-
-Nadie sabía hasta que lo platicamos sin querer-
Confesó Takaki.
-La situación es la siguiente, Keito se vuelve... extraño, solo cuando esta tocando la guitarra-
-¡Eso es una tontería! ¡Siempre ha tocado la guitarra! ¡Hasta en los conciertos! Jamás se ha puesto... extraño-
Yabu suspiró y continuó explicando.
-Solo le pasa cuando esta solo y toca lo que se le da la gana, al primero que le paso fue a Yuto, después fue Chinen, después fui yo, luego Yamada, tiempo después al parecer tuvo un...-
Yabu se detuvo, le avergonzaba continuar, así que fue Takaki quien lo dijo.
-Tuvo un trío con Inoo y Daiki-
-¡¿Qué?!-
Hikaru se puso de pie sorprendido ante lo que acababa de escuchar, ésto era demasiado.
-Sientate-
Le dijo Yabu en voz calmada, Hikaru tomó asiento y respiró profundo.
-Después de esos dos siguió Takaki-
Hikaru no pudo evitar girarse para mirar a un avergonzado Takaki que de inmediato bajó la cabeza.
-¿Por qué si ya había pasado todo eso nadie me dijo nada?-
-Porque eres la última persona que buscaría a Keito o se acercaría a él, la mayor parte del tiempo solo estás ocupado en tus asuntos, no creí que también te tocaría a ti...-
Yabu respiró y miro hacia otro lado.
-Pero no es nada grave, solo toquetea a la gente, no llega a más, al menos eso nos pasó a todos-
Dijo Takaki queriendo, de alguna manera, ser un poco optimista, pero no se ganó más que una mirada de enojo por parte de Yabu.
-Resulta ser un poco salvaje pero después te habla como si nada, parece que no lo recuerda o no sé, igual es mejor evitarlo cuando este solo-
Dijo Takaki.
-Es mejor tratarlo cuando no esta en ese trance, no es que sea una mala persona o alguien a quien temer, pero es una experiencia un poco... traumantizante-
Hikaru miró atentamente a Yabu y a Takaki, no podía guardarse la duda así que pregunto.
-¿Qué tanto les hizo? ¿Fue salvaje o algo así?-
Ambos chicos abrieron sus ojos con sorpresa y comenzaron a toser de nervios.
-¡No es necesario que te lo digamos! Seguramente también te lo hizo a ti-
Le dijo Yabu con cierta vergüenza.
-Es que... a mi no me hizo nada, solo nos besamos, supongo que estaba por empezar cuando me llamaste y se detuvo, entonces yo me salí porque olvidé mis cosas y cuando lo volví a ver ya estaba en la camioneta como si nada, por eso no me puedo imaginar la razón de su trauma-
Takaki miraba detenidamente a Hikaru mientras que Yabu tomaba un poco de agua.
-No creo que hagan falta los detalles, supongo que eres el único afortunado así que está bien, solo evita encontrarte con él de nuevo y tu trasero estará a salvo, ¿entendiste?-
Ante las palabras de Yabu, se sorprendió y adivinó un poco que pudo haber sido tan “traumatizante”.
-Ya veo, así que él les dio a todos-
Takaki escupió su agua sin poder evitarlo tras escuchar las palabras de Hikaru.
-¡No lo digas en un lugar público!-
Lo regañó Yabu, fue así como Hikaru no se atrevió a preguntar más, al menos lo escencial ya lo sabía.

Llegó a su casa cansado, se había enterado de algo tan... increíble, jamás imaginó que Keito tuviera esa personalidad tan... sexualmente activa.
De cierta forma se sentía extraño, ¿Por qué a todos ya les había pasado algo así con Keito menos a él?
-Y pensar que lo tratan como si nada cuando estamos todos, ¿Acaso son hipócritas o qué?-
Se dijo en voz baja mientras se tiraba sobre el sillón boca abajo, ya no quería pensar en eso pero era inevitable.
En ese momento su teléfono sonó, no quería responder pero no tenía esa mala costumbre, así que respondió.
-¿Si?-
-Hikaru, ya tengo el arreglo de guitarra para la canción, ¿quieres escuchar?-
Se sorprendió tanto al escuchar su voz que casi se cae del sillón en un intentó por sentarse, después de lo que había escuchado no estaba preparado para saber de Keito en las próximas horas.
-Ah, Keito... eh... si claro, ¿Te parece si mañana me muestras lo que hiciste?-
-Está bien, te veo mañana en el estudio-
Justo después ambos colgaron, Hikaru sintió como su corazón aún latía agitado, se había puesto muy nervioso, pero trato de despejar su mente, ahora que sabía la verdad tenía conocimiento de lo que debía evitar a toda costa, pero aún no caía en la cuenta de que acababa de cometer un grave error, y sin darse cuenta solo se relajó y descansó el resto del día.

Llegó al estudio y estaba vacío, al parecer Keito aún no había llegado, entonces entró como si nada, se sentía más tranquilo, se había dedicado a escribir canciones, componer, hacer lo que siempre le había gustado así que practicamente lo del día anterior estaba olvidado.
Se acercó tranquilamente a la guitarra, miró el bajo y lo tomó, había comenzado a afinar un poco cuando Keito entró.
-Perdón, ¿Me tardé?-
El chico se veía bastante normal, por que Hikaru no se preocupó en lo absoluto.
-No, acabo de llegar, muéstrame lo que hiciste, después veremos si queda con lo que yo hice, ¿Está bien?-
-Si-
Keito dejó sus cosas a un lado, sacó unas partituras, tomó la guitarra y comenzó a tocar tranquilamente, para Hikaru todo era absolutamente normal.
-Está perfecto, ¿Te parece si tocamos juntos desde esta parte? Me gustaría probar que tal suena-
Hikaru señaló una parte en la partitura y Keito aceptó.
-Está bien, yo igual quiero saber como suena con el bajo-
Así pues, ambos comenzaron a tocar tranquilamente, siguiendo la partitura, todo parecía perfecto, no había problema alguno.

Transcurrieron un par de horas y ambos terminaron con los arreglos necesarios.
-Genial, suena bastante bien-
Dijo Hikaru bastante convencido y sonriente.
-Si, a mi también me gusta-
Ambos se miraron y sonrieron, después Hikaru dejó el bajo a un lado y se puso de pie.
-Tengo sed, ¿Tú no?-
-No, estoy bien, si quieres ve a comprar algo, aquí te espero-
Le dijo Keito con tanta normalidad.
-De acuerdo, voy a comprar agua, no tardo. ¿Seguro que no quieres nada?-
Keito negó con la cabeza y sonrió, Hikaru le sonrió de vuelta y salió del estudio con pasos alegres, en verdad que se la pasaba muy bien con Keito, lo del día anterior practicamente estaba olvidado, aunque aún estaba en su mente las palabras de sus amigos, pensó en ignorarlas, todo estaba bien ahora, eso de que Keito solo se pone así cuando toca la guitarra y está solo debe ser una mala imagen que tienen todos, no podía ser verdad, aunque debía haber otro motivo.
De nuevo se sintió intrigado, pero descubrió que no tenía caso pensar más en ello, así que compró su bebida en la máquina más cercana y emprendió el camino de regreso.

Ya estaba cerca cuando escucho el sonido de una guitarra, sonaba igual que aquel día, un escalofrío recorrió su espalda pero aún así continuo, entró al estudio y cerró la puerta, observo completamente sorprendido a un Keito tan concentrado en lo que hacía, por un instante Hikaru se perdió completamente en aquella imagen, que ni cómo negarlo, era en extremo sensual.
Lo observó sin parpadear, no deseaba perderse de absolutamente nada, hasta que el menor hubo terminado fue cuando se atrevió a hablar, pero sin acercarse.
-De verdad lo haces muy bien, has vuelto a impresionarme Keito-
Y de nuevo ahí estaba esa mirada seductora, clavada directo en sus ojos, se puso nervioso, pensó que tal vez debería salir corriendo, pero sus piernas no le respondían, simplemente se quedó ahí, de pie, sin mover ni un músculo.
Hikaru observó como Keito dejaba su guitarra a un lado y comenzaba a acercarse a él con pasos lentos, mirándolo como si de una presa se tratara.
-K-Keito... ¿Q-qué te pasa ahora?-
En ese momento observó como una sonrisa traviesa se dibujaba en el rostro del menor y sintió como sus pulsaciones se aceleraban.
-Tú y yo tenemos algo pendiente, contigo es la primera vez que alguien se me escapa pero hoy no va a ser así-
En ese momento se acercó a Hikaru, respiró suavemente sobre su cuello, ocasionando que el mayor se paralizara aún más. Keito sonrió, metió su mano en el bolsillo de Hikaru y sacó su teléfono celular.
-No vas a necesitar esto por un rato-
Sin despegarse mucho de Hikaru, apagó aquel aparato y lo botó lejos.
-¿Qué te pasa? ¿No vas a decir nada?-
Le dijo al oído con aquella voz tan sensual que lo derretía por dentro, sin embargo aún no sabía como reaccionar, solo pudo retroceder torpemente un par de pasos, pero su espalda chocó contra la puerta.
-Si querías escapar lo hubieras hecho rápido, ahora definitivamente no te dejaré ir-
Tras decir esto, Keito le puso seguro a la puerta y se lanzó por los labios de Hikaru, tan feroz como un tigre, lo devoraba con tanta pasión que el mayor estaba reaccionando sin pensarlo, le estaba besando de la misma manera, haciendo que la temperatura subiera rápidamente, no iba a negarlo, el también quería acabar con aquel pendiente, lo deseaba, para su cuerpo era obvio y para su mente también.

Al notar la respuesta de Hikaru, Keito sonrió después de separarse de el, comenzó a besarle el cuello y a infiltrar su mano por debajo de su camisa, acariciando suavemente su abdomen, deslizándose traviesamente hacia uno de los pezones, comenzando a acariciarlo en círculos, jalando un poco de vez en cuando, excitándose con cada gemido del mayor.
Poco a poco logró quitarle la camisa y aquel bronceado torso, que aunque delgado tenía una forma exquisita, quedó a su disposición.
Después de lamer y saborear el cuello de Hikaru, comenzó a deslizarse, más y más lamidas hasta llegar a uno de los pezones, comenzo a morderlo suavemente, después a lamerlo mientras que jugaba con el otro con su mano.
Hikaru sentía enloquecer a cada segundo, no podía esperar a llegar más lejos, sin embargo no iba a precipitarse, necesitaba disfrutarlo y eso hizo.
Después de jugar con sus pezones, Keito bajó un poco más, lamiendo, mordiendo, besando, simplemente saboreando aquel cuerpo que le resultaba tan exquisito, un cuerpo que desde hace mucho no probaba y que en definitiva sería suyo.
Llegó a la cintura y con sus dientes abrió el pantalón de Hikaru, por encima de la ropa lamió su parte baja, la cual estaba tan dura que escuchar los gemidos del mayor lo incitaba a continuar.
Poco a poco bajó el pantalón junto con la ropa interior, quedando frente a él aquel pedazo de carne completamente excitado, sin pensarlo, lo introdujo en su boca y comenzó a saborearlo.
Hikaru gemía, en verdad que el menor sabía lo que estaba haciendo y si que lo hacía bien, aún así, él también quería divertirse con él, quería escucharlo gemir, gritar de placer, así que ya tomaría su turno, solo tenía que disfrutar un poco más.
Keito introducía aquel miembro en su boca una y otra vez, lamía la punta, jugaba con ella y volvía a introducirla, cada vez a un ritmo más acelerado, los gemidos cada vez más fuertes de Hikaru lo hacían acelerar el ritmo.
Dentro de poco, Hikaru sintió aquel placer desbordarse por todo su cuerpo al mismo tiempo que su blanco liquido se derramaba dentro de la boca de Keito, éste lo tragó, lamió su labio y subió para besar al mayor con mucha más intensidad, eso definitivamente aún no había terminado.
Hikaru había notado que Keito deseaba tomar el control, pero no iba a dejar las cosas así, por lo que decidió comenzar a jugar él también.
Mientras lo besaba, le quitó la camisa y acarició cada parte de aquel bien formado torso, aquella piel tan suave y que olía tan bien, lo embriagaba por completo, enseguida, de un solo movimiento, logró recostar a Keito en el suelo, sin lastimarlo, comenzó a besar su cuello hasta dejarle una marca, el menor no pareció protestar por lo que continuo con su deber.
Con ambas manos se puso a jugar con aquellos pezones mientras volvía a besarlo, en esos momentos, evidentemente, Hikaru ya no pensaba con claridad, sin duda Keito había comenzado con el juego, pero estaba seguro de que él iba a terminarlo como se debe.
Sin dejar de besar a Keito, deslizó su mano hasta la entre pierna de este y comenzó a acariciar aquel bulto que estaba tan duro. El menor gemía entre besos y eso a Hikaru le encantaba, lo incitaba a continuar, era su momento de tomar el control.
Después de desabrochar el pantalón de Keito, aún sin dejar de besarlo, introdujo su mano por debajo de la ropa interior y comenzó a tocar aquel erecto miembro. Keito parecía retorcerse de placer, era la primera vez que alguien lograba tomar el control sobre de él, le fascinaba.
Hikaru comenzó a masturbarlo tan placenteramente, no podía evitarlo, se estaba volviendo loco de tanto placer, para ser la primera vez que alguien lo controlaba no estaba nada mal.
Gemía tan fuerte que Hikaru solo optó por besarlo para callarlo un poco, dentro de poco el menor se corrió sobre su mano, así que aprovechando que sus dedos estaban húmedos, dio el siguiente paso.
Con su otra mano le quito por completo el pantalón y la ropa interior a Keito, este sin querer abrió las piernas para lograr deshacerse de las prendas cuando Hikaru aprovechó e introdujo uno de sus dedos en la entrada del menor.
Keito gritó de dolor, al parecer era la primera vez que alguien hacia eso, pero Hikaru no iba a detenerse, así que empezó a mover su dedo, en círculos, entrando y saliendo, mientras intentaba opacar el dolor del menor besando su cuelo, sus labios, todo lo que estaba a su alcance.
-¿Así que es la primera vez que alguien va a tomarte?-
Hikaru estaba tan envuelto en aquella pasión que ahora su voz sonaba tan seductora, algo que termino por complacer a Keito.
-Serás el primero, más te vale hacerlo bien-
Le respondió Keito con la misma voz llena de placer mientras jadeaba.
-Lo vas a disfrutar-
Dicho esto, Hikaru introdujo un segundo dedo, y para evitar que Keito gritara, lo besó.
Poco a poco el cuerpo de Keito se acostumbraba a tal intromisión, los dedos de Hikaru tocaban en lo más profundo, pero sabía que podía sentir más, así que el movimiento de sus caderas le indicaron al mayor que estaba listo para recibir aún más.
Sin perder más tiempo, sacó sus dedos, abrió aún más las piernas de Keito, acercó su miembro a su entrada, pero antes, miró al menor fijamente a los ojos.
-Dámelo ahora-
Le pidió Keito con aquella mirada tan seductora. Hikaru sonrió, lo besó y al mismo tiempo, de un solo movimiento, entró en el cuerpo de Keito, haciéndolo gemir de dolor.
-¿Te duele mucho?-
Preguntó Hikaru un poco preocupado mientras luchaba por no continuar, la estrechez del menor aprisionando su miembro era tan deliciosa que se moría por continuar.
-No importa, sólo dame más-
Le pidió Keito entre gemidos mientras rodeaba su cuello con ambos brazos y lo besaba. Hikaru lo besó con la misma pasión y comenzó a moverse lentamente. Keito no pudo más, dejó de besarlo y solo se aferró a él, arañando su espalda, deseando sentirlo más adentro, más placer, quería más, se había acostumbrado rápido así que movía sus caderas exigente, rodeó la cintura del mayor con sus piernas y se movió más rápido.
A Hikaru, el sentir que Keito pedía más, solo lo excitaba, él también quería más, así que también comenzó a embestirlo más rápido.
Se detuvieron un poco gracias a un movimiento de Keito, quien solo intercambió lugares.
-El hecho de que seas tú quien entre no significa que debas estar arriba-
Hikaru lo miró y observó como ahora Keito se sentaba sobre de él y lentamente se penetraba con su miembro. Aquello fue sumamente placentero. Keito apoyó sus manos sobre el pecho de Hikaru y comenzó a moverse de arriba hacia abajo, primero lento y poco a poco tomó más velocidad.
Hikaru decidió aumentar el placer del menor tomando su miembro y acariciándolo rápidamente, de arriba hacia abajo, podía escuchar los gemidos de Keito cada vez más fuertes.
Continuaron a ese ritmo por un momento más, hasta que ambos sentían que tanto placer ya no podía permanecer dentro de sus cuerpos, así que Keito terminó por correrse sobre la mano de Hikaru y éste en el interior del menor.
Jadeante, logró sacar el miembro de Hikaru de su interior y se dejó caer sobre su cuerpo.
-Al fin alguien me complace como se debe-
Hikaru miró a Keito.
-Ya me enteré que se lo hiciste a todos-
-Ah, ya te contaron... ya se habían tardado supongo-
Al parecer la voz de Keito volvía a la normalidad.
-Pero de todas las veces, ésta ha sido la mejor-
Keito miró a Hikaru con aquella sensualidad, el mayor sonrió y le revolvió los cabellos.
-Eres tan directo-
Ambos se miraron y sonrieron.
-De ahora en adelante, si vas a tocar la guitarra tienes que avisarme, yo vendré, nada de que alguien más este contigo-
Keito soltó una pequeña carcajada.
-¿Eso que quiere decir?-
-No voy a dejar que alguien más descubra lo loco que estás, imaginate, pueden llevarte a una clínica y jamás podrás tocar la guitarra de nuevo-
Bromeó Hikaru.
-Estás exagerando, solo dí que quieres que me acueste contigo nada más-
Keito miró como el rostro de Hikaru se sonrojaba.
-En verdad eres tan directo-
Dicho esto, pudo sentir como Keito lo besaba.
-Si solo quieres que lo haga contigo, solo tienes que decirlo, la guitarra es solo un pretexto para advertir que quiero algo de diversión-
-Entonces, solo tocarás la guitarra frente a mi, no asustes más a los demás-
-Bien, trato hecho, más te vale que te prepares porque ésto es solo el comienzo-
Hikaru sonrió un poco nervioso, pero la idea no le desagradaba, Keito podría estar loco, psicópata, solo tal vez, pero eso no importaba, le gustaba, y al parecer él aceptaba estar solo con el, definitivamente estos ya no serían solo encuentros para tener sexo, puesto que era evidente que entre ambos, había un sentimiento de por medio.

-¿Así que practicamente ya tienen una relación?-
Le preguntó Yabu por teléfono.
-Algo así-
Respondió Hikaru mientras sonreía, colgó y dejó su teléfono sobre la mesita de noche, se giró para ver a Keito, quien dormía profundamente a su lado, ambos, enredados entre las sabanas, a pesar de ser medio día, necesitaban descansar, ya habían pasado dos meses y no dejaban de divertirse, tanto en la cama como en la música, simplemente, era perfecto para ambos.

F I N

------------------------
Esta vez si es un oneshot cortito para no aburrir~ xD Supongo que no quedó tan sensual como esperaba, a la mera hora el final quedo simple -w- lo siento, sabes que no se hacer fics sensuales y con buenos finales xD
Igual es un HikaTo que se me vino a la mente gracias a la cancion que les puse arriba, no es completamente igual pero me inspiró~ :3
Espero y lo hayan disfrutado, ya casi se acaba el año~ ojalá pueda traerles algo más antes :D

8 comentarios:

AmiS dijo...

Oh dios!!!! Esos dos juntos es pecado!! El hikato es muy sensual *________*
Me encanto!

♥(●´∀`●):..soanychinenlove..:(●´∀`●)♥ dijo...

Madre miaa!!!! Como pusiste a Keito!!!! *OOOOOOOOOOO*
y a mi que me encanto!!! >___<
Me fascino definitivamente uno de los Hikato más sensuales que he leido!!

Demi Rainbow♥ dijo...

Asdfdsddsdfdsdfdsd~ Lo amé ♥

miriacha dijo...

imaginaarme a keito tan pervert con TODOOOOSSS me fascinó....*¬*
y el pretexto de la guitarra fue lo mejor...una buena estrategia para agarrarse con toditititos los JUMPS..jajjaja.ese keito resulto picarónnnnn...jajajja ....^^

me GUSTOOOOO...no solo eso ME FASCINÓOOO----
el hikato es una pareja de por si SEXY....

te quedó A-1

GAMBATTE en todo lo que venga aya >_<*

Anónimo dijo...

Keito resulto ser muuuuy travieso, mira que usar el pretexto de la guitarra fue muy original.

Lo que pasa es que quería toquetear a todos los JUMP (que suertudote), que bueno que dejo lo mejor para el final y que se quedo solo con Hikaru ;D

Me encanto

I LOVE JUMP

kana dijo...

OMG!!! hsajkadghadkjlgh X___________x
que manera de seducir a hikaru>///<
me encanto keito directo y hot hot hot *explota nariz*

realmente me gustaria ver como ataco a todos
sobre todo a inoodai OMG!! X___x

pero al final hikaru gano y se a dueño de keito
ahora las travesuras lo haran ellos 2 por siempre ♥0♥

HIKATO!!<33333

Gracias Ayaa :D

Carol~ dijo...

¿desde hace cuándo no leo un hikato D:?
Keito es derroche de sensualidad <3
y hacerlo con todos los miembros sdsafsdafa pero pero tuve que parar cuando leí que hizo trío con Inoo y Daiki, fue mucho para mi mente
sin embargo, sólo Hikaru lo domó, Hikaru es otro sensual, por eso es que van tan bien juntos como pareja

Ary Yamachii dijo...

ayyyyyyyyyyyyyy este hikato es la primera que leeo de la pareja O//////////////////o oh looord~ me facinooooooooo y la cancion ya se me pego xDDD ~~~

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!