jueves, 14 de enero de 2010

Smile me... [Cap. 1]

Capitulo 1

"-Aveces, muchas veces pienso que mi vida es un asco-"
Pensaba mientras caminaba rumbo a la escuela con la misma actitud de siempre, aparentando ser el chico malo, tratando de no hacer amistad con nadie, pero eso era casi imposible, ya que había un chico que siempre lo saludaba, iban en el mismo salón y era totalmente lo opuesto a el, era realmente una persona bastante social, le hablaba a todo el salón y siempre sonreía estupidamente a todo el mundo, aveces deseaba golpearlo y decirle que lo dejara en paz, pero no podía hacerlo, no podía darle más problemas a sus padres, por eso respiraba profundo y solo lo ignoraba.
-Buenos días Takaki-
"-Aqui vamos..-"
Pensó, no tenía ni la más minima intensión de ocultar su molesto rostro, más sin embargo, aunque de mal tono, lo saludo.
-Buenos dias-
-¿De mal humor como siempre?-
"-Que pregunta tan estupida, es más que obvio que tu presencia me molesta-"
Volvió a pensar, pero de nuevo solo respondió.
-Lo siento Yabu-kun, llevo un poco de prisa-
Dicho esto, comenzó a acelerar el paso, al menos había algo que le agradaba de Yabu, y eso era que no lo acosaba demasiado, simplemente lo saludaba y al sentir el rechazo de Takaki no lo molestaba más en un buen rato.

Al entrar al salón pudo sentir la mirada de todos, la mayoria lo miraban con cierto miedo, otros con fastidio, y unos pocos más simplemente pasaban de el.
Su fama de chico malo ya era bastante grande, aunque no habia tenido problemas con nadie desde que llego, el rumor del por que había sido transferido el año pasado corria por toda la escuela, pero solo permanecia como eso, un simple rumor, nadie tenia el suficiente valor para acercarse y preguntarle algo, eran excesivamente precavidos, y muy idiotas desde el apatico punto de vista de Takaki.
Poco antes de que la clase comenzara, los gritos de unas chicas lo saco de sus pensamientos vacios.
-¡Algo increible acabo de ver!-
-¿Que sucede?-
-Ha llegado un chico nuevo, es de primer grado pero esta lindisimo!-
-¿En serio?-
-Si!-
Esto era ridiculo, emocionarse por un chico nuevo dos años menor que ellas, esas chicas si que estaban completamente locas.
-¿Y es guapo?-
-Guapisimo!-
-Kyaaaah ¡Quiero verlo!-
-Esta en el salón D de primer año-
increible, ya solo les faltaba saber el nombre del chico, esto comenzaba a desesperarlo, así que fastidiado se puso de pie, no queria permanecer más tiempo en ese lugar escuchando como hablaban del chico nuevo y preguntandose cosas tontas acerca de el, y al pasar justo al lado de aquellas chicas le dijo en un tono de voz bastante frio.
-Hacen demasiado escandalo-
Todas se quedaron en completo silencio, friamente Takaki miro a cada una de ellas, después siguió con su camino.
Pudo escuchar como las chicas murmuraban cosas como "-Si no fuera tan grosero sería mi chico ideal-"
"-Niñas tontas-" Pensó mientras se alejaba, a mitad del camino se encontró con el profesor, pero sinceramente no tenía ningun deseo de tomar clase de Ingles.
-Takaki-kun, la clase comenzara así que vuelve al salón-
-Lo siento... me siento un poco mal, ire a la enfermeria...-
Dijo mientras fingia que le dolia el estomago y ponia una mala cara, el profesor le dió el permiso de faltar, a decir verdad, ninguno de los profesores podían quejarse de el, todas sus notas eran excelentes.
En cuanto supo que el profesor no podía verlo, se desvió del camino, no tenía intension alguna de ir a la enfermeria, así que comenzo a pasearse por los pasillos, sin rumbo fijo, y sin darse cuenta, estaba cerca de los salones de primer año, paso por el F, luego el E, y justo cuando se acercaba al D vió a un chico de pie justo a un lado de la puerta, parecía demasiado tranquilo para ser un chico nuevo.
En cuánto el chico se sintió obvservado, dirigió su mirada hacia donde estaba Takaki, este no se sorprendió, era realmente pequeño, no podía dudar que tenía su encanto.
Pero entonces algo lo hizo quedarse realmente sorprendido, a diferencia del resto de la escuela, aquel chico lo miro fijamente, aquella mirada reflejaba sinceridad y un poco de curiosidad, muy diferente a las miradas llenas de miedo, recelo y envidia de la demas gente, después de ver eso pudo notar como aquel pequeño chico le regalaba una sonrisa tan hermosa.
No sabía que hacer, era la primera vez que alguien le sonreía de esa manera, a medida que se aproximaba al chico, este no dejaba de observarlo con aquel rostro tan... lindo.
-Buenos días-
"-¿Que rayos? Ni siquiera me conoce, no tiene por que hablarme-"
Y volviendo a su sombria actitud, siguió caminando sin siquiera regresar el saludo, simplemente se siguió de largo hasta alejarse de el.
El pequeño solo observó como el chico se alejaba. "-Pero que grosero-" Pensó, enseguida la puerta se abrió y el profesor le pidió que entrara.
-Bien, este es el nuevo chico, ha sido transferido a esta escuela, así que ayudenlo en lo que necesite mientras se adapta, presentate por favor-
Le indicó el profesor con una sonrisa.
-Mi nombre es Chinen Yuri, mucho gusto-
Dijo presentandose con una sonrisa, hizo una pequeña reverencia y después observó detenidamente a todo el salón, obviamente todas las chicas, o al menos la mayoria, estaban emocionadas por su llegada.
"-De nuevo a soportar más niñas tontas-"
Penso mientras en su rostro aparecia un pequeño fastidio, haciendolo torcer un poco la boca, pero esto solo duro unos segundos, ya que al momento de escuchar la voz del profesor, aquella actitud angelical regreso.
-Toma asiento detras de Harada-kun-
-Si-
Y sintiendo todas las miradas de las chicas sobre el, y algunas miradas de chicos molestos, tomo asiento, instantes después la clase comenzó.

Después de haberse saltado la clase de Inglés y de haberse encontrado con aquel chico extraño, miro su reloj, la clase de ingles estaba por terminar, era hora de regresar a clase, así que con un enorme suspiro se puso de pie, se había refugiado en la azotea de la escuela para que nadie pudiera encontrarlo.
Al ir caminando, no podía evitar el hecho de pensar en aquel chico, había algo en aquella sonrisa que le causaba un escalofrio aterrador, lejos de ser una sonrisa linda, tierna y todo lo cursi que pudiera pensar, era una sonrisa que tenia una pizca de hipocrecia, y eso si que daba miedo.
Cuidadosamente entro al salón después de que el profesor saliera, se sentó en su lugar y espero a que la siguiente clase diera inicio.

Aquella mañana transcurrió con normalidad, al fin un descanso había llegado, y con este, todas las chicas de la clase rodeandolo como abejas a la miel, atacandolo con miles de preguntas.
-Chinen-kun ¿Por que te transfirieron aqui?-
-Chinen-kun ¿Tienes mail?-
-¿Que tipo de comida te gusta?-
-¿Tienes novia?-
-¿Practicas algun deporte?-
Esto era realmente irritante, desesperante, sin embargo no podia gritarles que lo dejaran en paz, eso arruinaria su imagen de chico lindo, asi que poniendose lentamente de pie les dijo amablemente.
-Si me disculpan, no tengo intensión de responder a sus preguntas, hasta luego-
Aunque esas palabras podían parecer un poco duras, el tono amable en la voz de Chinen jamás desapareció, al igual que aquella sonrisa, las chicas no tomaron mal aquello y lo dejaron marchar sin problemas.
Mientras tanto, en cuanto salio del salón, su rostro se volvió serio y con un aire de fastidio camino rapidamente, al salir al patio se dirigió a un arbol, se sento debajo de el recargando su espalda en el tronco, el fingir ser lindo y amable era demasiado cansado, sin mencionar que le traia problemas de vez en cuando, pero aun asi le gustaba engañar a la gente, era una forma de poner una barrera para que nadie notara su verdadera forma de ser ni intentaran ser sus amigos.

En cuanto salía del salón se encontró con Yabu en el pasillo, quien animadamente le pregunto.
-¿Quieres almorzar conmigo?-
"-Es obvio que no quiero, lo unico que quiero es que no te acerques a mi-"
Pensó, pero eso no fue lo que respondió.
-Lo siento, no tengo hambre-
Y sin decir más, continuo con su camino, mientras andaba por los pasillos se encontraba con varias chicas las cuales murmuraban en un tono de voz chillante el cual Takaki odiaba.
-¿Acaso Chinen-kun no es lindo?-
-Si, incluso le tome una foto, me alegra que no se haya dado cuenta-
Al ver a las chicas alejarse se dio cuenta que otras observaban por la ventana.
-Mira, ahi esta, se ve tan lindo-
Guiado por su curiosidad se acerco a la ventada que estaba junto de las chicas y trato de mirar en direccion hacia donde ellas veian.
Y entonces ahi estaba, el chico de esta mañana profundamente dormido debajo de aquel arbol, al menos eso aparentaba.
Sintiendo una extraña curiosidad comenzo a dirigirse hacia aquel lugar, podia escuchar como las chicas murmuraban.
-Oh no... ¿Y si va para molestarlo?-
-Tenemos que hacer algo...-
-Pero no quiero acercarme-
Fastidiado, solo penso.
"-Ni que fuera yo un asesino-"
Sin comprender mucho el por qué aun seguia acercandose a aquel chico, al fin se detuvo justo a su lado.
"-Parece que esta fingiendo...-"
Pensó Takaki mientras se inclinaba un poco más para analizar bien el aparentemente dormido rostro del chico.
Entonces, algo hizo que se sorprendiera.
-¿Acaso también vienes a tomar una foto?-
Aquel chico le hablaba aún con los ojos cerrados, estaba seguro que el chico no sabia que el estaba ahi, ya que ese tierno tono de voz era como si le estuviera hablando a una chica.
-No-
Respondió friamente Takaki sin alejarse ni un centimetro.
De inmediato Chinen abrió los ojos, el escuchar la voz de un chico no era lo que esperaba, al ver el rostro de Takaki ligeramente cerca del suyo lo sorprendió bastante.
-Finges muy bien-
Dijo Takaki sin demostrar mucho interes, después se enderezó, dio media vuelta y comenzó a alejarse.
Al ver que aquel chico se alejaba le grito.
-¿Como lo sabes?-
Apenas había dado un par de pasos cuando se detuvo al escuchar aquella pregunta.
-Tal vez ellas te crean por que piensan que eres lindo, a mi honestamente no me pareces lindo, mas bien aterrador, por eso se que estabas fingiendo, como todo lo que haces-
-¿Acaso me observas?-
Pregunto Chinen con un poco de molestia.
-No hace falta observarte demasiado tiempo para saberlo-
-No entiendo lo que estas diciendo-
Dijo Chinen recuperando la amabilidad y esa tierna sonrisa con la que se dirigia a todas las chicas.
-Eso no funciona conmigo Chinen-kun, eres desagradable-
Y sin decir nada más, se dió media vuelta y comenzo a marcharse.
-¿Como sabes mi nombre?-
Le grito Chinen, pero no hubo respuesta, en cuanto Takaki se hubo alejado lo suficiente un par de chicas se acercaron muy preocupadas hacia Chinen.
-Chinen-kun ¿Estas bien?-
-¿Por que no habría de estarlo?-
Pregunto amablemente.
-Pensamos que tal vez Takaki-kun habia venido a molestarte y estabamos preocupadas-
-¿Y por que haria eso?-
Pregunto Chinen intrigado.
-Bueno, todos dicen que es un chico problematico, que por eso fue transferido el año pasado, al parecer golpeo a un chico hasta casi matarlo y no le habla a nadie, siempre esta solo-
"-Asi que te llamas Takaki... ¿chico problema eh?-"
Pensó Chinen mientras fijaba su mirada a la direccion en la que Takaki se habia marchado.
-¿Y en que clase esta Takaki-kun?-
Pregunto curioso Chinen.
-Va en tercer año, en la clase A-
-¿Tercer año?-
Preguntó aparentando estar asombrado.
"-Takaki... no dejare que le digas a todos que te paresco aterrador-"
Pensó Chinen mientras planeaba hablar con Takaki más tarde.

Las clases continuaron con normalidad, Takaki como siempre con su fria actitud hacia sus compañeros y Chinen sonriendole a todo el mundo.
Al terminar, Takaki guardo sus cosas, y como de costumbre fue el primero en salir del salón, mientras más evitara al resto de sus compañeros, mejor para el, no tenía intensiones de relacionarse con nadie.
Desafortunadamente, cierto chico rompía con aquella regla, y al verlo salir de la escuela corrió para alcanzarlo.
-¡Takaki!-
Este se detuvo y se giro para averiguar quien era la persona que lo llamaba, al ver a Chinen acercarse a el hizo un gesto de fastidio, se dio media vuelta y continuo con su camino como si no hubiera escuchado nada.
-Takaki-
Esta vez el chico caminaba a su lado, había logrado alcanzarlo.
-¿Por que no me esperaste?-
-No tengo por que hacerlo-
Respondió friamente.
-¿Tienes hambre?-
Preguntó Chinen bastante animado.
-Eso no te importa-
Respondió Takaki con su habitual frio tono de voz sin siquiera dirigirle la mirada a Chinen.
-Bien, vayamos por aqui-
Y sin importarle lo que Takaki hiciera, lo tomo del brazo, aferrandose a el con fuerza y se lo llevó por otro camino, el cuál llevaba a un pequeño restaurante en donde vendían hamburguesas.

En todo el camino Takaki intentaba safarse del agarre de Chinen, pero era imposible, el pequeño era extrañamente fuerte, incluso podía asegurar que más fuerte que el.
"-Quien diria que detras de esa estupida cara linda hay una bestia-"
Pensó Takaki mientras se resignaba a ser guiado a la fuerza por Chinen.

Cuando llegaron al restaurante, Chinen ordenó una hamburguesa doble y una malteada, Takaki solo se limitó a un vaso con agua.
-Puedes pedir lo que quieras, yo te traje hasta aqui y yo pagaré la cuenta-
-No es necesario-
Dijo Takaki mientras desviaba la mirada, le desagradaba bastante el sonriente rostro de Chinen, con el que lograba engañar a todos.
-¿Que quieres?-
Preguntó Takaki, mientras tanto Chinen le daba una mordida a su hamburguesa doble, una gran mordida para un chico tan pequeño, penso Takaki dejandolo sorprendido.
-A decir verdad hacia mucho tiempo que no comia una hamburguesa tan grande, de no haber sido por las chicas de mi salón no hubiera podido venir-
-¿Que?-
Preguntó Takaki extrañado por aquel comentario.
-Una de ellas me dio estos cupones de descuento para este lugar, solo me dio dos, y ya que te vi hace rato pense en invitarte-
"-Este chico es bastante cruel, es obvio que esa chica queria venir con el, sin embargo se le escapo viniendo conmigo por que sabe que las chicas me tienen miedo... si que es listo-"
Takaki suspiro profundo, en ese suspiro habia un poco de melancolia, sentimiento el cuál Chinen pudo percibir perfectamente.
-Se que piensas que te invité para que esas chicas no se me acercaran, ya que nadie se te acerca, pero no es por eso-
-Eso no me importa-
Dijo friamente Takaki.
-Te quejas de mi actitud por que crees que engaño a las personas, pero tu haces exactamente lo mismo, así que no tienes derecho a juzgarme, Takaki-
-Deja de llamarme así, no me conoses-
-No tiene nada de malo, Takaki es solo tu apellido ¿cierto?-
-Si, pero no pienso decirte mi nombre-
-No hace falta, Yuya-
Dijo Chinen mientras le daba otra mordida a su hamburguesa con los ojos cerrados, esto provocó que Takaki se exaltara un poco, pero después pensó que no valía la pena discutir con el por algo tan trivial como su nombre.
-No hay tanta confianza entre nosotros para que me llames por mi nombre, Takaki esta bien-
-Vaya, no puedo decirte Yuya pero si Takaki, ¿Y si no quiero que haras? ¿Vas a golpeare o algo?-
Este ultimo comentario con un tono un poco desafiante.
-Así que tu también te dejas llevar por los rumores-
-¿Eso significa que no es verdad lo que dicen?-
-Tomalo como quieras, no tengo porque darte explicasiones-
-Oh... asi que todo es mentira... ¿Entonces que fue lo que paso para que te cambiaras de escuela?-
-Mi madre tiene un trabajo muy complicado, tenemos que cambiarnos a cada rato, así que me desesperé y me vine a vivir solo por aquí, eso es todo-
Decía Takaki mientras observaba hacia la ventana.
-¿Eso es todo?-
-Si-
.Ja! Y yo que me imaginaba una especie de amor prohibido o algo parecido-
Takaki dejo escapar una pequeña sonrisa, la cual, extrañamente provocó un pequeño revoltijo en el estomago de Chinen, jamás esperó verlo sonreir, y menos por un comentario asi.
-Tienes una linda sonrisa Takaki-
Dijo Chinen mientras bebia un poco de su malteada.
-No digas tonterias-
Takaki estaba un poco avergonzado, no se esperaba ese comentario.
Minutos después, Chinen terminó de comer su hamburguesa doble y de beber su malteada, mientras que Takaki se limitó a observarlo comer.

Al terminar, ambos salieron del restaurante.
-Bueno, supongo que no tenemos nada más que hacer, Takaki-
Cada vez que Chinen pronunciaba su nombre lo hacia con cierto tono de voz peculiar, como si su objetivo fuera molestarlo con eso.
-Nos vemos-
Dijo Takaki recuperando su tono frio de voz, se dio media vuelta y se fue del lugar, Chinen solo observo como se alejaba durante unos segundos, después el también se alejó.
Pero a mitad del camino recordo su verdadero objetivo.
-¡Demonios! Se supone que iba a decirle que no anduviera divulgando que soy desagradable, bueno... no creo que lo haga... no se ve que sea de ese tipo de persona-
Se dijo en voz baja, y sintiendose un poco más tranquilo se marcho a casa.

1 comentario:

Sorenike dijo...

Me ha gustado mucho, parece interesante e.e Ale, voy a continuar con el dos

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!