jueves, 17 de junio de 2010

A new song [Cap. 5]

Capitulo 5

A la mañana siguiente, Jun se despertó primero que Sho, aún era temprano, faltaban treinta minutos para que su despertador comenzara a sonar, sin embargo ya no podía seguir durmiendo, así que salió despacio de la cama, intentando no despertar a Sho.
Estando ya en la sala, dejó salir un suspiro al mismo tiempo que estiraba sus brazos, se dirigió a la puerta que daba a la pequeña terraza, la abrió y salió a respirar un poco de aire matutino. Aún no digería bien lo que había ocurrido entre el y Sho, aún no quería creerlo, después de todo, no se sentía plenamente feliz por ese hecho, lo cual le parecía una tontería, puesto que debería estar más que emocionado, pero definitivamente esto no era lo que el planeaba sentir si esto ocurría, además, por que la imagen de Jin aparecía en su cabeza en un momento así, esto realmente no tenía ningún sentido, y esto lo preocupaba un poco.
De pronto, escuchó unos pasos acercarse a el y poco después como Sho lo abrazaba dulcemente, rodeando su cintura con ambos brazos y recargaba su cabeza en su cuello.
-Buenos días-
Dijo Sho mientras le daba un pequeño beso al cuello de Jun solo para después recargar su cabeza en la espalda de este.
-Buenos… días-
Respondió débilmente, ¿Por qué no lograba sentirse satisfecho?
-¿Quieres desayunar algo? Aún es temprano y nos da tiempo-
Dijo Sho, al parecer no había notado el estado de humor en Jun, y eso, de cierta forma, era bueno.
-Si, no es mala idea-
Respondió Jun, pero aún su voz era débil y carente de un sentimiento emotivo.
-Bien, buscaré algo en tu cocina-
-Si…-
Y sin más, Sho soltó a Jun y se fue rumbo a la cocina.
“-¿Qué me pasa?-”
Se pregunto mientras seguía observando la ciudad, la cual poco a poco entraba en actividad.

Esa misma mañana, un fuerte dolor en la espalda hizo que Jin se despertara, al abrir los ojos notó que se había quedado dormido en el sillón, lentamente se reincorporó y abrió por completo los ojos, se puso de pie y entró al baño, mientras se enjuagaba el rostro, recordaba como había tratado a Kame.

“-¿Quién eres tú y en dónde dejaste a MI Jin?-
Sin poder evitarlo Jin dejó salir una risita burlona.
-TU Jin ya no existe, por que jamás fui exclusivo para ti-
-Y me lo dices ahora…-”

-¿Cómo le dije esas cosas?-
Se pregunto en voz baja mientras se miraba en el espejo. Sin embargo no tenía deseos de disculparse, sentía que ya había pasado demasiado tiempo junto a Kame, esto definitivamente no podía seguir así, pero el tan solo pensar en terminar con el un pequeño dolor aparecía en su pecho, ligeramente punzante, un sentimiento muy parecido a la culpabilidad, después de todo sabía cuanto lo amaba Kame, pero desde hace mucho que el no lo quería de la misma manera.
-¿Qué me esta pasando?-
Se dijo mientras se secaba el rostro con una toalla, después salió del baño y se dirigió a su cama, no tenía ánimo de salir a la calle para comprar algo, además aún era demasiado temprano para el, miró su reloj y dijo.
-A esta hora Matsumoto se alista para ir a trabajar…-
Y de pronto una sonrisa se formo en su rostro, al notarlo, sacudió su cabeza, y dejó el reloj sobre el buró nuevamente, para después hundir su rostro en aquella almohada.
Estaba dispuesto a intentar dormir un poco más, pero no podía, esto comenzó a fastidiarlo así que sin más salió de la cama.


Jun y Sho desayunaban en silencio, y es que simplemente Jun no sabía que decir, y temía que si decía algo, Sho le pidiese una respuesta a su confesión anterior, a la cual, no tenía una respuesta clara.
-Hoy estas muy callado, no es normal en ti-
-¿Ah si?… bueno, lo que pasa es que no tengo nada que decir-
Sho miró sorprendido a Jun.
-¿Y eso a que se debe?-
-No lo sé, debe ser por la presión del trabajo-
Dijo Jun suspirando.
-Deberías de tomar un descanso entonces-
-No puedo hacer eso ahora-
-Tienes razón, ¿y si mejor programamos algo? Ya sabes, para salir juntos-
Jun miró extrañado a Sho, el cual al notar eso sonrió torpemente.
-Prometo cumplir con eso-
-Pues entonces elige tu el día-
-De acuerdo, lo consultare con mi agenda y te llamaré-
Jun dejó salir un suspiro, ¿Qué significaba eso de consultar con su agenda? ¿acaso Jun era uno de sus clientes empresarios?
Cuando terminaron, Sho recogió los platos, los llevó a la cocina y comenzó a lavarlos, Jun lo observó pero no dijo nada, en cambio se fue a su habitación y comenzó a arreglarse. Un rato después y ya estaba listo, miró su reloj, era hora de partir.
-¿Te puedo llamar esta noche?-
Preguntó Sho un poco tímido mientras tomaba su abrigo.
-Por supuesto-
-Aún… aún no sé si haz aceptado mis sentimientos…-
Dijo Sho mientras se acercaba lentamente a Jun.
-Lo sé… solo dame un poco de tiempo… en estos momentos no sé que decirte-
Dijo Jun desviando la mirada, se sentía incapaz de ver a Sho a los ojos.
-De acuerdo, estaré esperando por esa respuesta-
Jun solo asintió con la cabeza, de pronto Sho se acercó a el y le dio un suave beso en la frente.
-Es hora de irnos-
Le dijo con una sonrisa, Jun se giró para tomar su portafolios y así ambos salieron del departamento.
Al estar fuera del edificio Sho dijo un poco desanimado.
-Yo debo irme por este lado, tengo que ir a casa a cambiarme-
-Bien, entonces nos veremos después-
-Te llamaré esta noche-
Dijo Sho con una amplia sonrisa, después se dio media vuelta y comenzó a alejarse, Jun solo lo observo por unos cuantos segundos, no lograba comprender el por qué no se sentía feliz, así que dejando salir un profundo suspiró se dio media vuelta y emprendió su camino rumbo al trabajo.

Jin caminaba por las calles, había salido de su departamento, por alguna razón no deseaba quedarse encerrado, se sentía muy ansioso.
Trataba de buscar un lugar para desayunar, pero ni siquiera se sentía con hambre, por más que pasaba por lugares en donde podía entrar a comer algo, sentía que nada se le antojaba, esto si que era un verdadero fastidio para el.
Mientras caminaba, a lo lejos, pudo ver a alguien que le resultaba demasiado familiar, se detuvo en seco y talló sus ojos torpemente, estaba casi seguro de quien caminaba a lo lejos era Matsumoto, así que sin pensarlo corrió de prisa, debía alcanzarlo antes de que este se atravesara a la acera de enfrente. Y justo al llegar a la esquina logró interceptarlo.
Respiró profundo, se calmo, tocó el hombro del chico con delicadeza y lo saludó.
-Buenos días-
Jun iba tan concentrado en su mundo, que al sentir como alguien lo tocaba y después lo saludaba lo sorprendió por completo.
-Ah… ¿Jin?-
Dijo con sorpresa al ver al chico.
-Eso creo-
-¿Qué haces-
-Te vi desde hace rato y pensé en saludarte, ¿Cómo sigues?-
Preguntó temiendo escuchar la respuesta.
-Pues… supongo que bien-
-No suenas muy convencido, ¿Acaso no te fue bien anoche?-
-Supongo que si…-
-¿Supones?-
Preguntó Jin un poco extrañado ante las respuestas secas de Jun.
-Lo que pasa es que… ah… voy tarde, tengo que irme-
Dijo Jun un poco nervioso mientras miraba su reloj.
-¿Es muy necesario que vayas a trabajar?-
Preguntó Jin con una sonrisa.
-Si, tengo que hacer-
-No importa, desde ahora estas bajo mi custodia, así que vámonos-
Y sin prestar atención a lo que Jun decía, lo tomó de la mano y comenzó a llevárselo en dirección contraria.
-¡Espera Jin! Tengo que ir-
-¡No te escuchó!-
Gritó Jin mientras se tapaba un oído con la mano libre que le quedaba, mientras que con la otra sujetaba la mano de Jun, este, al sentir como Jin entrelazaba sus dedos con los suyos sintió algo extraño, un sentimiento demasiado cálido lo invadió por dentro, y sin comprender bien lo que estaba haciendo, se dejo llevar por Jin, mientras una sonrisa se dibujaba en su rostro.
Poco después, ambos llegaron a un edificio, Jin se detuvo, miró a su alrededor, parecía que inspeccionaba el área.
-¿En donde estamos?-
-Dame un segundo, solo espérame aquí-
Le indicó Jin mientras soltaba su mano y entraba sigilosamente en aquel edificio, Jun lo observó extrañado, pero decidió seguir la indicación de Jin, después de unos minutos, al fin salió.
-¿Ocurre algo?-
-No hay moros en la costa capitán-
Dijo Jin con una sonrisa y le hizo una señal a Jun, la cual significaba que podía entrar, no lograba comprender muy bien la actitud de Jin, pero sin preguntar comenzó a caminar hasta entrar al edificio.
No era muy moderno, pero tampoco tan viejo como aparentaba, simplemente no era a lo que Jun estaba acostumbrado, pero no le desagradaba, se acercaron a las escaleras y ambos comenzaron a subir.
Minutos más tarde estaban en el cuarto piso, Jun se sentía ligeramente agotado, después de todo estaba acostumbrado a usar elevadores siempre, pero trato de ocultar su agotamiento. Caminaron por un pasillo hasta casi llegar al fondo, Jun simplemente no podía dejar de mirar a su alrededor, era un lugar un poco descuidado, con cierto olor a humedad, pero aún así estaba fascinado, pocas veces tenía la oportunidad de estar en un lugar así.
De pronto, Jin se detuvo.
-Aquí es-
Dijo señalando a la puerta con el número 507.
-¿Aquí es qué?-
Preguntó Jun confundido.
-Lo que llamo mi espacio, o para que entiendas, aquí vivo-
Así, Jin abrió la puerta y dejo que Jun entrara primero. Dicen que la primera impresión es la más importante, y simplemente Jun no se esperaba ver un departamento tan desordenado, simplemente no toleraba el desorden.
-¿En serio vives… aquí?-
Preguntó señalando a la sala, en la cual había ropa por todos lados, en el suelo envases de cerveza, hojas de papel regadas con letras de canciones, la mesa también estaba llena de hojas, las cortinas cerradas, al entrar un poco más notó el mismo desorden en la pequeña cocina, con envases de sopa instantánea regados en la mesa, envolturas de frituras, una cajetilla de cigarros, el bote de basura vomitando basura.
-Disculpa el desorden, es solo que-
-Si, no te gusta limpiar… pero deberías intentarlo-
Jin caminó directo al sillón, hizo su guitarra a un lado para que Jun pudiera sentarse.
-Algún día lo haré, de eso puedes estar seguro-
Jun sonrió nerviosamente, tomó asiento y recogió unas cuantas hojas del suelo, sin poder evitar echarles un vistazo.
-¿Esto es lo que compones?-
-Claro-
Dijo Jin mientras encendía un cigarrillo.
-¿No crees que es muy temprano para fumar?-
-Lo siento-
Dijo apagándolo de inmediato en el cenicero lleno de colillas de cigarro, esto ya era demasiado para Jun, así que sin más se puso de pie.
-¿Tienes un trapo?-
-¿Eh?-
Preguntó Jin extrañado.
-Olvídalo, ya vi uno-
Dijo al entrar a la cocina y encontrar uno lleno de polvo.
-Espero que no te importe despedirte de toda esta basura hoy-
-¿Eh?-
Jin solo observaba como Jun echaba toda la basura en una gran bolsa negra que había encontrado.
-¿Qué es lo que haces?-
-Necesito que pongas todas tus hojas bien ordenadas en otro lugar si no quieres que terminen en la basura-
Decía Jun mientras recogía toda la basura del lugar, Jin lo observó con una sonrisa dibujada en el rostro y obedeció a lo que Jun le había indicado.
Así, ambos se pusieron a limpiar el lugar, el rostro lleno de concentración de Jun no dejaba de cautivar a Jin, perdiéndose de vez en cuando en aquella expresión.

Las horas pasaron y Jun al fin estuvo tranquilo, solo para terminar corrió las ventanas para que la luz del sol entrara al lugar.
-Mucho mejor-
Dicho esto se dejo caer sobre el sillón, ahora estaba completamente cansado, lleno de sudor y de polvo, había tenido que quitarse su saco y dejarlo a un lado, las mangas de su camisa estaban arremangadas arriba de sus codos y su corbata ya estaba chueca.
-Esto… no es mi departamento-
Dijo Jin sorprendido, ahora el lugar lucía más amplio, habían limpiado todo, Jun en gran parte trabajó más que Jin, toda la ropa ya estaba acomodada, la basura ya no estaba, ya no había polvo ni ese olor a cigarrillo.
-Si es tu departamento, solo que mucho mejor ahora-
Dijo Jun mientras se frotaba la frente con su brazo.
-Ahora mírate, lleno de sudor y de polvo-
-Si, lo sé, estoy hecho un asco, de haber sabido que esto me esperaba hubiese ido a trabajar-
Dijo en tono de broma mientras le sonreía a Jin.
-Bueno, ahora de raptaré más seguido, ¿Una vez a la semana esta bien?-
-No-
Dijo Jun riéndose al igual que Jin, y entonces este se acerco y tomo asiento a su lado.
-Gracias Matsumoto-
-No es nada-
Ambos estaban tumbados sobre el sillón, pero lógicamente Jun mucho más cansado que Jin.
-Si gustas, puedes darte un baño-
-¿En serio?-
-Claro, te daré una toalla, espera-
Dijo Jin mientras se ponía de pie, entro a su habitación y tomo la única toalla que tenía.
-Usa esta, y puedes ponerte esto, te quedara un poco grande pero no puedes volver a usar eso después de bañarte-
Dijo Jin señalando la camisa llena de tierra de Jun.
-Te lo agradezco-
Dijo poniéndose de pie y tomando lo que Jin le daba.
-Es lo menos que puedo hacer-
Y así, Jun entró al baño, se sentía tan bien, había olvidado por completo su trabajo y a Sho, era como si todo eso no existiera ahora, así que dejando salir un suspiro lleno de alivio comenzó a desvestirse.
Mientras Jun se bañaba, Jin se aseguraba de que Kame no llegara, pensó en llamarlo, pero eso solo lo haría ir corriendo, debía pensar en algo, y lo primero que se le ocurrió al ver la puerta, fue cerrarla con seguro y poniendo la cadena. Después se dirigió a su habitación y se dejó caer sobre la cama, estaba cansado, sentía que ahora, si lo intentaba, podría dormir un poco, y eso es lo que le estaba ocurriendo.

Al fin Jun había terminado de ducharse, ahora se sentía fresco y sobre todo limpio, aunque un poco extraño, la ropa que usaba Jin le quedaba ligeramente grande, no demasiado, además de que el usaba pantalones un poco más grandes, y la playera le quedaba ligeramente floja.
Pero podía percibir el aroma de Jin por todo su cuerpo, era tan agradable, aunque no fuese un aroma elegante y exquisito como el de Sho, que al contrario era un aroma a cigarrillo combinado a una colonia deliciosa, le agradaba bastante.
Salió del baño con la toalla sobre la cabeza, buscó a Jin con la mirada pero no lo veía por ningún lado, hasta que echó un vistazo a la habitación y ahí estaba, recostado sobre la cama boca arriba. Lo más silencioso que pudo Jun entró en la habitación, se quitó la toalla de la cabeza, se sentó junto a Jin y lo observó fijamente.
“-Se ve tan cansado…-”
Pensó, en esos momentos sintió unas enormes ganas de acariciar su rostro, pero se contuvo al ver como Jin abría los ojos lentamente.
-¿Terminaste?-
-Sí, gracias por la ropa-
-De nada, es obvio que mi ropa no es de tu estilo-
-En lo absoluto, es bastante cómoda, gracias-
Se apresuró a decir Jun.
-Te vez cansado-
Le dijo, Jin dejo salir un suspiro y lentamente se reincorporó.
-Solo un poco, pero ahora que estas aquí me siento mucho mejor, siento que he olvidado lo que me agobiaba-
Este comentario hizo que Jun se sintiera ligeramente avergonzado.
-Bueno, eso quiere decir que no soy una persona tan desagradable-
Jin solo dejó salir una risita.
-¿Pudiste arreglar las cosas con Sho-san? ¿Así se llama cierto?-
Preguntó Jin lleno de curiosidad.
-Ah… algo así, ¿Cómo sabes que-
-Anoche tu olvidaste-
-Oh cierto, me dijo que tu se lo entregaste, muchas gracias-
Interrumpió Jun recordando que Sho le había comentado sobre Jin.
-¿Hasta cuando dejaras de agradecerme?-
-¿Lo hago mucho?-
-Bastante, solo deja de hacerlo, no me gusta…-
Dijo Jin con una leve expresión de fastidio pero sin perder esa sonrisa y ese tomo bromista que ahora, comenzaba a gustarle a Jun.
-Así que ahora están saliendo, debes estar feliz-
-No… no estamos saliendo…-
Respondió Jun bajando la mirada.
-¿A no?-
-Anoche… me confesó sus sentimientos pero yo no pude responderle…-
De cierta forma, este comentario aliviaba a Jin.
-¿Y por qué no? ¿El te gusta cierto?-
-Si, me gusta, pero…. Han pasado tantas cosas-
En ese momento Jun miró tímidamente a Jin, después ambos se miraron fijamente y se quedaron en silencio, después, poco a poco, comenzaron a acercarse, era como si ambos estuviesen siendo atraídos por una especie de energía.
Justo cuando escasos centímetros los separaban, Jin preguntó en voz baja mientras anhelaba acercarse más.
-¿Si te beso ahora… seguirás confundido?-
En ese momento Jun trató de reaccionar, pero era imposible tratar de alejarse de Jin, después de todo anhelaba tanto aquel acercamiento, que solo logró responder en voz baja.
-Si me besas… yo-
Pero fue interrumpido por los suaves labios de Jin, que ahora estaban unidos a los suyos, y de forma inmediata, Jun cerró sus ojos y respondió a aquel beso.

2 comentarios:

kana dijo...

aaaaah!!! se besaron O.O waa waaa waaa xD jaja
ok me voy al sig jeje

aya-chan de nada ^^ gracias a ti por escibir este
fic :)

Zori dijo...

ascvhj avCASGVDCHVDFLC!!!!NDSBAGVVFLAS!!!!! SE BESAROOOONNN!!!!!!!!!!!!! *O*!!!!!!!! AMO ESTE FIC!!!!!!!!!!!!!!! waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!