viernes, 4 de junio de 2010

[OneShot] I Can't BREATHE



Titulo:
"I can't BREATHE"
Genero:
Yaoi - Lemmon+18
Pareja: Yamada Ryosuke - Yuto Nakajima (YamaJima)
Capitulos: One Shot
Autora: Ayaa


I can't BREATHE
“Cada vez que te encuentras cerca de mi, me dejas sin aliento, ¿Se deberá acaso que incluso has robado el aire que me rodea? Por que estoy seguro de que todo lo que hay en mi te pertenece”

Esa noche, no lograba dormir tranquilamente, su temperatura corporal estaba demasiado elevada, hasta las sabanas le quemaban el cuerpo, sudaba descontroladamente, daba vueltas por toda la cama, susurrando un solo nombre con deseo y anhelo.
-Yama-chan… ah… no… ah…-
Todo esto a consecuencia de las imágenes que eran proyectadas en su mente gracias a su imaginación, producto del profundo deseo que solo lograba dejar
salir cuando estaba dormido.

A la mañana siguiente, despertó muy acalorado, completamente destapado, las sabanas tiradas en el suelo. Con esfuerzo logró reincorporarse, se sentó en la cama, se talló los ojos y pudo sentir el pequeño bulto que se había formado entre sus piernas durante la noche.
-Diablos… no de nuevo…-
Y frotándose el rostro se puso de pie, tomo su toalla que estaba colgada en su silla del escritorio y entró al baño, después se quitó la ropa y abrió la llave de la regadera y se metió al agua.
Hace más de tres días que tenía el mismo sueño, y despertaba de la misma manera, esto comenzaba a desesperarlo, después de todo esto jamás le había ocurrido antes y eso lo asustaba, sobre todo de saber que el culpable era su amigo, su mejor amigo.
En cuanto salió de la ducha, comenzó a alistarse para ir al colegio, no podía dejar de sentirse preocupado, pero sabía que esto tenía que quedarse como lo que era, un simple sueño y nada más. Cuando estuvo listo, tomo sus cosas y salió de su habitación, al bajar por las escaleras se dirigió al comedor, miró a su alrededor y no había nadie, esto era realmente extraño.
-¡Mamá!-
Gritó, pero nada, entonces de pronto, escuchó un estruendoso ruido que bajaba por las escaleras, asustado caminó en dirección a las escaleras para ver de que se trataba.
-¿Mamá? ¿Qué haces?-
Preguntó confundido al ver a su madre bajar con dos maletas un poco grandes.
-Yuto, buenos días, te despertaste temprano-
-Eso no importa, ¿Qué ocurre? ¿A dónde vas con esas maletas?-
Preguntó Yuto mientras señalaba confundido las maletas de su madre.
-¿No lo recuerdas? Te vengo diciendo desde la semana pasada que tu padre y yo saldremos de viaje durante estos días-
-Oh… es verdad, olvidé que se iban hoy-
Dijo Yuto recordando que efectivamente su madre llevaba comentándole desde la semana pasada que ella y su padre se irían de viaje y que no llegarían en dos semanas.
-De acuerdo-
Terminó Yuto, se dio media vuelta para dirigirse a la cocina cuando se escuchó el sonido de un claxon.
-El taxi llego, nos vamos, cuídate-
En segundos bajo el padre de Yuto, despidiéndose solo con una sonrisa y saliendo detrás de la madre de Yuto, después ambos salieron de la casa y Yuto solo logró escuchar como el taxi arrancaba, sus padres se habían marchado.
Con un suspiro Yuto sacó la leche del refrigerador y se sirvió un poco en un vaso, tomo un poco de pan y ese fue su desayuno.
Rato después miró su reloj, era hora de partir rumbo al colegio, así que sin mucho que hacer tomo de nuevo sus cosas que había dejado sobre la mesa y salió de casa.

Al llegar a la escuela, logró ver a lo lejos a dos chicos que conocía a la perfección, pensaba en alcanzarlos pero algo lo hizo detenerse.
“-¿Eh?… ¿Qué es-”
Pensó mientras observaba como ambos se tomaban de la mano, o al menos eso parecía.

-Yama-chan, será mejor darnos prisa-
Dijo Chinen mientras se acercaba más a Ryosuke y lo tomaba de la mano, esto era inesperado, sin embargo Ryosuke estaba más que acostumbrado a esa forma de ser de Chinen.
-De acuerdo, pero aún es temprano-
Respondió mientras permitía que Chinen lo jalase con más fuerza.

En cuanto vio esto unas enormes ganas de separarlos lo invadió por completo, detestaba ver a Chinen o a cualquier persona tan cerca de Ryosuke, y sin pensar muy claramente, corrió para alcanzarlos. Al hacerlo, con la mejor sonrisa que podía mostrar, se acercó para saludarlos.
-Buenos días-
Al verlo, Ryosuke y Chinen se sorprendieron un poco, y de una forma muy discreta, Yuto se puso en medio de los dos chicos solo para lograr separarlos.
-Buenos días Yuto… llegas justo a tiempo-
Respondió Chinen con una sonrisa mientras ahora caminaba junto a Yuto.
-Buenos días, hoy vienes de buen humor-
Dijo Ryosuke mientras le sonreía a Yuto.
-Bueno, es solo por que es un buen día, nada en especial-
Dijo Yuto tratando de sonar muy normal y tranquilo, de pronto Chinen vio a alguien a lo lejos.
-Bien, yo tengo algo que hacer, nos veremos más tarde en el almuerzo-
Y dicho esto, Chinen comenzó a alejarse en otra dirección, Yuto y Ryosuke lo siguieron con la mirada.
-De nuevo con Takaki-
Dijo Ryosuke mientras observaba a Chinen.
-Si, últimamente siempre esta con el-
Agregó Yuto con el mismo semblante serio que tenía Ryosuke, no era que estuviesen muy preocupados por Chinen, sabían que Takaki no era una mala persona, simplemente les sorprendía lo que había detrás de aquella apariencia de una simple amistad, no estaban muy seguros, pero ambos habían visto cosas que les confirmaban que tal amistad era definitivamente algo más, pero no eran lo suficientemente valientes como para decirle a Chinen algún tipo de explicación.
-Bueno, ¿nos vamos?-
Preguntó Ryosuke tratando de cambiar el tema.
-Si-
Respondió Yuto animadamente, así pues, ambos comenzaron a caminar hasta llegar a la escuela.
Mientras caminaban por los pasillos, Yuto no dejaba de mirar de reojo la mano de Ryosuke que rozaba con la suya sin querer.
Se sentía muy tentado a tomarla, después de todo Chinen también lo hacía y Ryosuke nunca se molestaba. Pero justo cuando estaba a punto de hacerlo, Ryosuke levantó ambas manos, estirando así los brazos, y tirando a la basura todos aquellos esfuerzos de Yuto por tomar su mano.
-No tengo ánimos de tomar clases-
Se quejó con un bostezo, Yuto lo observó confundido, Ryosuke jamás habría dicho algo así.
-Eso no puede ser verdad, anda, déjate de bromas que el profesor no debe tardar en llegar-
Y así, Yuto se adelantó un par de pasos solo para entrar primero al salón, Ryosuke lo miró con un poco de decepción en los ojos al mismo tiempo que bajaba los brazos y dejaba salir un suspiro.

Durante las clases, para Ryosuke ya era más que una costumbre el observar a Yuto, de cierta forma se sentía absorbido por aquel rostro lleno de concentración en la clase de matemáticas, o aquel rostro fascinado en la clase de literatura japonesa, en fin, eran tantas las expresiones que Yuto podía hacer en un solo día que Ryosuke las había memorizado todas.
Por otra parte, Yuto siempre tenía la sensación de ser observado, pero cada vez que miraba a su alrededor, parecía ser todo producto de su imaginación, en más de una ocasión llegó a pensar que tal vez se pudiera tratar de Ryosuke, pero siempre que lo miraba, este se encontraba concentrado en sus apuntes o platicando con algún compañero, nunca mirándolo a el.
Una clase más y la campana que anunciaba el inicio del almuerzo se hizo escuchar por todos los rincones de aquel colegio. Así que en el instante en el que él profesor salió, Yuto estiró los brazos al mismo tiempo que decía con alivio.
-Al fin… el descanso-
En ese instante Ryosuke observaba su rostro lleno de alivio y dejando salir una sonrisa se puso de pie para acercarse a Yuto.
-¿Nos vamos?-
Pregunto mientras observaba con gusto el rostro de Yuto.
-De acuerdo-
Y de inmediato se puso de pie, pero al momento de hacerlo no alejó lo suficiente la silla y en el momento en el que se disponía a dar un paso, estuvo a punto de tropezarse, pero fue Ryosuke quien evito la caída.
Ante el impacto, y sin pensarlo, Ryosuke abrazó con fuerza a Yuto, mientras este se aferraba a los hombros de su amigo.
-¿Estas bien?-
Preguntó Ryosuke un poco preocupado, en ese momento Yuto notó que estaba demasiado cerca de Ryosuke, y en el momento en el que levantó la mirada para verlo a la cara, se sonrojó de inmediato al sentir la respiración del menor tan cerca de su rostro, aquellos labios estaban demasiado cerca de los suyos, estaba a punto de perderse cuando logró reaccionar, apartándose de inmediato del cuerpo de Ryosuke.
-Estoy bien… gracias-
Estaba completamente avergonzado.
-No te preocupes, no paso nada, será mejor que nos demos prisa o la comida se terminará-
Dijo Ryosuke tratando de cambiar el ambiente tenso que se estaba formando, y dándole una palmadita a Yuto en el brazo se dio media vuelta para salir del salón, detrás de el caminaba Yuto aún sintiéndose torpemente avergonzado.
-¿Por qué hoy no traes almuerzo?-
Preguntó Yuto para tratar de olvidar lo ocurrido.
-Me quede dormido esta mañana, normalmente me levanto más temprano para preparar mi almuerzo, pero es que anoche no pude… dormir muy bien y… por eso, así que deja tu lentitud a un lado que muero de hambre-
Terminó Ryosuke con un poco de inquietud en la voz mientras comenzaba a correr en dirección a la cafetería, al principio Yuto se quedo pensativo.
“-Yo tampoco dormí muy bien anoche… y es tu culpa…-”
Pensaba mientras observaba como el chico se alejaba corriendo y vagos recuerdos de aquel sueño invadían su mente. Muy apenado sacudió la cabeza y comenzó a correr detrás de Ryosuke.
Mientras Ryosuke corría, un leve rubor se hacía presente en sus mejillas.
“-Es tu culpa que no pueda dormir…-”
Pensaba mientras corría y miraba hacia atrás solo para asegurarse que Yuto lo seguía.

Después de estar formados un rato para poder comprar el almuerzo, ambos se encontraban en la azotea de uno de los edificios, siempre les había gustado comer ahí, de cierta forma, para los dos, entre más solos pudieran estar, más podían disfrutar de la presencia del otro.
-¿Por qué comes tanto?-
Preguntó Yuto mientras tomaba un poco de su jugo.
-No lo sé, deja de intentar limitarme-
Alegó Ryosuke mientras le daba una mordida a su bola de arroz.
-No intento limitarte, solo preguntaba, siempre comes el doble de lo normal y nunca perdonas los dulces de fresa como postre, eres realmente curioso-
Dijo Yuto con una sonrisa mientras observaba a Ryosuke masticar alegremente.
-Bueno, últimamente hago mucho ejercicio, tu sabes, el equipo de futbol, todos esos entrenamientos se llevan la mitad de mi energía, es por eso que como mucho, ¿satisfecho con la respuesta?-
Terminó Ryosuke con un poco de fastidio mientras se terminaba más de la mitad de su bola de arroz de una sola mordida.
-De acuerdo, pero no por eso comas más de prisa, te hará daño y después tendrás dolor de estomago-
Ryosuke miró de reojo a Yuto mientras masticaba y tragaba el enorme bocado que tenía en la boca, mientras que Yuto se limitaba a observarlo con una sonrisa en los labios.
Al notar que Ryosuke seguía comiendo tan despreocupadamente, Yuto no pudo evitar el perderse en aquella imagen, era gracioso verlo comer tanto, de pronto notó como un par de granos de arroz se habían quedado pegados en la comisura de los labios de Ryosuke, y otros más en su mejilla derecha, eso le causo gracia a Yuto, y sin que el menor se lo esperase, Yuto limpio primero su mejilla con su mano.
-¿Qué haces?-
Preguntó Ryosuke mientras se sonrojaba ligeramente.
-Eres un poco desordenado mientras comes y esto es el arroz que huye de ti-
Dijo Yuto con una sonrisita burlona mientras le mostraba los granos de arroz que le había quitado de la mejilla.
-Ah… gracias-
Pronunció Ryosuke aún avergonzado.
-Espera, aún hay más-
Agregó Yuto sin darse cuenta de lo que estaba a punto de hacer, se acerco lentamente al rostro de Ryosuke, quedando demasiado cerca de sus labios, Yuto no se daba cuenta en ese momento de lo nervioso que se encontraba su amigo, y es que al sentir a Yuto tan cerca de su rostro podía sentir que el corazón se le saldría del pecho en cualquier momento.
En cuanto Yuto ya estaba demasiado cerca, Ryosuke no hizo más que cerrar los ojos en la espera de algo, pero ese algo se sentía diferente a lo que imaginaba sentir, así que lenta y torpemente abrió los ojos de nuevo y pudo ver como Yuto limpiaba con un par de sus dedos el arroz que se había quedado en la comisura de sus labios.
Al sentir a Yuto alejarse un poco, la decepción fue más que obvia en el rostro de Ryosuke, solo que Yuto no comprendía lo que significaba.
-¿Qué ocurre?-
Preguntó un poco ingenuo mientras miraba el rostro molesto de Ryosuke.
-Nada-
Respondió secamente mientras se cruzaba de brazos y desviaba la mirada.
-¿Eh? Pero si claramente estas molesto, ¿Qué ocurre?-
-Yuto…-
Logro responder Ryosuke, pero en ese momento la campana comenzaba a sonar, la hora del almuerzo había terminado.
-¿Qué?-
Preguntó Yuto sin moverse un centímetro, pero entonces fue Ryosuke quien se puso de pie rápidamente y solo logró decir entre dientes.
-Torpe-
Y sin más, camino hacia la puerta, Yuto confundido lo siguió.
-¿Qué dijiste?-
Preguntó mientras lo seguía.
-Solo apresúrate ¿quieres?-
Respondió Ryosuke con un poco de fastidio mientras caminaba de prisa, Yuto no comprendía muy bien lo que estaba ocurriendo, sin embargo solo se limitó a seguir a Ryosuke hasta que ambos llegaron al salón.

La clase transcurrió y Ryosuke no dejaba de sentirse ligeramente molesto con Yuto, aún así no era excusa para dejar de observarlo.
Mientras tanto Yuto trataba de comprender lo que le ocurría a Ryosuke y su repentino mal humor.
“-¿Acaso se molestó por que me acerque demasiado?-”
Se preguntaba mientras recordaba lo ocurrido. Así, las clases transcurrieron lentamente, Yuto trato de no darle demasiada importancia a lo ocurrido y se dedico prestar atención a las clases, mientras tanto, Ryosuke no deja de observarlo como ya era su costumbre.
En cuanto las clases terminaron, unos chicos llegaron corriendo al salón.
-Yamada-kun… el entrenador quiere verte-
Dijo uno de ellos con la respiración entre cortada, al parecer había corrido desde las canchas de entrenamiento solo para darle ese mensaje.
-Gracias Handa-kun, iré enseguida-
Y tomando sus cosas, salió de prisa del salón, Yuto solo se quedó observando como se alejaba, pero segundos después regresó solo para decir.
-Yuto, no te vayas a ir sin mi-
Así, le regalo una sonrisa y volvió a salir corriendo sin esperar la respuesta de Yuto, el cual solo sonrió un poco ante tal petición.
“-Aunque no me lo hubieses pedido te esperaría… siempre…-”
Pensó. Después estiro sus brazos y se puso de pie, tomo su mochila y salió del salón solo para dirigirse hacia las canchas de entrenamiento para ver y esperar a Ryosuke. Después de todo no le desagradaba del todo la idea de esperarlo hasta que el entrenamiento terminara, así que tomando asiento en las gradas se dedico a observar y a esperar a Ryosuke.

En cuanto el entrenamiento termino, Ryosuke hecho un vistazo hacia las gradas, solo para comprobar que efectivamente Yuto estaba ahí, esperándolo, esto lo alegró y no pudo evitar el sonreírle y saludarlo alegremente mientras caminaba rumbo a los vestidores.
Yuto al verlo, se sintió tan bien, como si realmente fuese muy importante para Ryosuke, y bueno, si lo era, eso lo sabía bien, era importante como su mejor amigo, pero era obvio que poco a poco comenzaba a serlo de diferente forma, aunque eso pareciese una locura.
“-Pero que rayos pienso…-”
Pensó al mismo tiempo que agitaba la cabeza para que todos aquellos pensamientos desaparecieran de su mente. Después, al notar que ya no tenía nada que hacer ahí, tomo su mochila la cual estaba en el suelo y bajo de las gradas solo para dirigirse a los vestidores, esperaría a Ryosuke fuera de ahí, estaba seguro de que no tardaría demasiado.
Pero el tiempo transcurría y Yuto no dejaba de observar su reloj, Ryosuke estaba tardando demasiado, más que de costumbre, esto comenzaba a impacientarlo, estaba pensando en entrar y preguntar cuando un chico salió tranquilamente.
-Disculpa, ¿sabes que esta haciendo Yamada-kun?-
-Ah, se esta duchando-
“-¿Cómo se atreve? Así como van las cosas saldremos de aquí mañana-”
Pensó Yuto un poco molesto, entonces tuvo una idea y le dijo a aquel chico.
-Podrías decirle que si no se da prisa me iré y tendrá que irse solo, por favor-
Aquel chico miró extrañado a Yuto, sin embargo asintió y entró de vuelta a los vestidores.

Ryosuke se duchaba tranquilamente, odiaba sentir el sudor en su cuerpo, eso lo hacia sentirse muy sucio, así que se bañaba con calma, todo era perfecto hasta que escucho a uno de sus compañeros acercarse y gritarle.
-Yamada-kun, tu amigo dice que si no te das prisa se va a ir y tendrás que irte solo-
Dicho esto, el chico se fue, Ryosuke, quien tranquilamente se enjuagaba la cabeza llena de shampoo se quedó sorprendido, y en un impulso de desesperación medio termino de enjuagarse, tomo su toalla, la enredo alrededor de la cintura y salió de los vestidores casi corriendo.
-¡No te puedes ir sin mi! ¿Entendido?-
Dijo muy agitado. Al escucharlo Yuto se giró para verlo y se quedó sin palabras, justo ahora tenía en frente a Ryosuke semidesnudo y escurriendo, eso era demasiado para el, y completamente sonrojado, desvió la mirada y con mucho esfuerzo logró decir.
-No me voy a ir… solo entra y vístete…-
Ryosuke observó confundido a Yuto, el cual no se atrevía a mirarlo de nuevo, así que no tuvo más opción y volvió a entrar en los vestidores, solo para terminar de enjuagarse y salir para vestirse lo más rápido posible.
Mientras tanto Yuto estaba muy avergonzado, no se esperaba el ver a Ryosuke así, y de forma inconsciente las imágenes de aquel sueño aparecían lentamente en su mente, confundiéndolo y haciendo hasta lo imposible para sacar todos esos pensamientos de su cabeza comenzó a respirar con calma.

Rato después Ryosuke salió de los vestidores, listo y vestido, para suerte de Yuto.
-Esta vez si tardaste demasiado-
Dijo Yuto tratando de sonar normal.
-Lo siento, lo que pasa es que el entrenamiento estuvo muy pesado y sabes lo mucho que odio estar lleno de sudor-
Respondió Ryosuke con una sonrisa mientras le daba a Yuto una palmadita en el brazo.
-Lo sé, ahora como recompensa tendrás que invitarme algo de comer, muero de hambre y ya es tarde-
Expresó Yuto en un tono de voz animado, pero lo único que Ryosuke hizo fue bajar la cabeza.
-No puedo invitarte a casa, ahí están todas las amigas de mi hermana y son realmente molestas, y no tengo dinero para invitarte a algún otro lugar-
Yuto dejó salir un suspiro.
-De acuerdo, lo dejaremos para otra ocasión, de todas formas hoy voy a comer solo-
-¿Solo? ¿Por qué?-
Preguntó Ryosuke sorprendido y ligeramente preocupado.
-Mamá y Papá se fueron esta mañana a no recuerdo donde, así que me toca comer solo a partir de hoy hasta que regresen-
-Vaya… que mal-
Dijo Ryosuke ahora si preocupado por su amigo, sabía que Yuto odiaba quedarse solo, pero ¿Qué podía hacer por el?
De pronto, una idea paso por su cabeza, no era mucho pero al menos podría ayudar un poco.
-Bien, entonces te acompañaré a comer, y para recompensarte por la espera yo prepararé todo-
Exclamó Ryosuke muy animado, Yuto solo sonrió ante este hecho, la idea no le sonaba nada desagradable, al menos Ryosuke estaría haciéndole compañía por un rato.
-De acuerdo-
Al escuchar la respuesta afirmativa de Yuto y ver su sonrisa, Ryosuke se sintió más animado.

En cuanto ambos llegaron a casa de Yuto, lo primero que hicieron fue sentarse en el sillón.
-Ah… estoy cansado-
Dijo Ryosuke mientras estiraba sus brazos y sus piernas al mismo tiempo.
-Si estas tan cansado debiste ir a casa, no tenías por que venir-
Dijo Yuto mientras observaba el rostro cansado de su amigo.
-Estoy bien, además ya estoy aquí y te aseguro que en casa no iba a poder descansar de todas formas-
Ante este comentario, Yuto dejó salir una pequeña risita.
-¿Tan molestas son las amigas de tu hermana?-
-El adjetivo “molestas” les queda corto-
Admitió Ryosuke con pesar en la voz mientras que Yuto se reía de la expresión en el rostro de su amigo.
-Bien, entonces quédate ahí, voy a dejar mis cosas en mi habitación, no tardo-
-Bien-
Dijo Ryosuke ante la indicación de Yuto, y mientras este se iba, Ryosuke se puso aún más cómodo en el sillón, estaba realmente cansado, poco a poco podía sentir como su cuerpo le pesaba, incluso los parpados parecían pesarle una tonelada, y sin darse cuenta, poco a poco comenzó a ganarle el sueño.

En cuanto Yuto estuvo en su habitación, dejo sus cosas sobre el escritorio, pensó en cambiarse, estaba harto de llevar el uniforme, así que saco un poco de ropa cómoda de su armario y comenzó a cambiarse.
Rato después se sentía mucho más cómodo, dobló su uniforme y lo dejó en el lugar de siempre, salió de su habitación, dejando la puerta abierta y bajó por las escaleras.
-Listo, creo que tarde un poco más-
Decía Yuto, pero se quedo callado al ver a Ryosuke recostado sobre el sillón y completamente dormido. Lenta y silenciosamente Yuto se acercó a el.
-Yama-chan… despierta-
Susurró Yuto en voz baja mientras se acercaba un poco más. Después se inclinó un poco solo para ver más de cerca el dormido rostro de su amigo.
-Se durmió… ¿Y mi comida?-
Dijo Yuto mientras Ryosuke seguía profundamente dormido, en ese instante pudo darse cuenta de cómo el chico dejaba salir un suspiro y se acomodaba un poco. Lo único que Yuto hizo fue tocar la mejilla de Ryosuke con su dedo índice.
-Realmente se durmió-
Y dejando salir un leve suspiro de resignación, se inclinó un poco más solo para lograr levantar a Ryosuke.
-Supongo que… el sillón no es muy cómodo-
Dijo mientras levantaba al chico.
“-Oh… es más ligero de lo que imaginé…-”
Pensó mientras cargaba a Ryosuke en sus brazos, y sin más, comenzó a subir por las escaleras hasta llegar a su habitación, afortunadamente había dejado la puerta abierta, así que entro sin problemas. Al estar ahí, recostó delicadamente al dormido Ryosuke sobre la cama, cuidadosamente para que este no se despertara. En el momento en el que lo dejó y se disponía a alejarse, se quedó observando el rostro del chico, el cual estaba muy cerca del suyo, respiró profundo y el dulce aroma de Ryosuke invadió todo su cuerpo, era un aroma tan agradable, incluso podía sentir la suave respiración de este sobre su rostro, era una sensación agradable, lentamente acarició el rostro del chico y sonrió al verlo suspirar nuevamente.
-Si que estas cansado-
Y conservando esa sonrisa, Yuto se dispuso a alejarse, estaba ya de pie junto a la cama, dispuesto a dar media vuelta y marcharse, cuando Ryosuke comenzaba a hablar en sueños.
-No… ven… Yuto… Yuto…-
Al escuchar esto Yuto se quedó congelado, ¿Por qué Ryosuke lo llamaba en sus sueños?
-¿Qué estará soñando?-
Se preguntaba mientras observaba fijamente el rostro dormido de su amigo. Después este dejó de hablar y continuó en su profundo sueño. Yuto trató de pensar que tal vez era solo una coincidencia, que no significaba nada el que Ryosuke lo llamase en sus sueños, así que sin más se dio media vuelta y salió de la habitación, dejando la puerta abierta.

Al bajar a la sala, Yuto se dejó caer sobre el sillón, se sentía extraño, el corazón le latía con fuerza.
-¿Por qué siempre que haces algo me pones tan nervioso?-
Se preguntó Yuto mientras cerraba los ojos y trataba de calmarse, su respiración se volvió un poco agitada, era como si le faltase el aliento.
“-Tengo que tranquilizarme-”
Pensó, no le gustaba sentirse así, después de todo Ryosuke era solo su amigo, así que sin mucho que hacer y para tratar de pensar en otra cosa, se dirigió a la cocina, por poco y olvidaba que tenía hambre.
Pero gran sorpresa que se llevó al abrir el refrigerador.
-No hay… nada…-
Dijo en un estado de shock al ver el refrigerador prácticamente vacío.
-Esto es el colmo…-
Estaba molesto, ¿Cómo podían irse sus padres así? Resignado, cerró el refrigerador de un solo golpe y dejó salir un suspiro de resignación.
Después su atención se fijo en la pequeña canasta de fruta que había sobre la mesa del comedor, dentro de ella no había precisamente fruta, si no más bien un sobre con una nota. Al acercarse, tomó primero la nota y leyó.

“Yuto.
Lo siento, no tuve tiempo de ir de compras, pero aquí te dejamos dinero para que compres todo lo que necesites para comer.
Mamá.”

Al leerla se sintió un poco aliviado, tomo el sobre y al abrirlo se llevó una gran sorpresa, había demasiado dinero dentro del sobre.
-Con todo esto pareciera que no piensan volver nunca…-
Se dijo en voz baja, y sin más que hacer tomó un poco de dinero y lo metió en su billetera, el sobre lo guardo encima del refrigerador junto con la nota. Y así, salió de casa rumbo al supermercado para comprar algo para la cena, al principio dudo si sería buena idea irse y dejar así a Ryosuke, pero después pensó que no tardaría demasiado, así que sin más, salió de casa.

Mientras dormía, se giró para seguir durmiendo, estaba tan cómodo, y un aroma muy familiar lo hacía sentirse mejor.
“-¿Desde cuando mi cama huele como Yuto?-”
Pensó.
-¿Eh?-
Expresó mientras abría los ojos rápidamente, aún recostado miró a su alrededor.
-Esto es…-
Dijo mientras se reincorporaba despacio sobre la cama, al sentarse en la orilla siguió mirando a su alrededor.
-¿Cómo llegue a la habitación de Yuto?-
Confundido, se puso de pie, sin duda estaba en la habitación de Yuto, no podía explicarse que hacía ahí. Y mientras trataba de hallar alguna explicación un aroma muy agradable de comida llegaba lentamente.
-Ah… tengo hambre-
Dijo mientras se tocaba el estomago.
-¿Eh? ¿Comida? Ah… ¡Yuto!-
En ese momento recordó que había prometido preparar la cena para Yuto, pero se había quedado dormido en el sillón.
-Pero… si yo me quedé dormido en el sillón… entonces… Yuto…-
De repente comenzó a ruborizarse por completo de tan solo imaginar que Yuto lo hubiese cargado entre sus brazos solo para llevarlo a su habitación. De pronto miró por la ventana, ya estaba obscuro.
-¿Cómo pude dormir tanto?-
Se dijo mientras se revolvía el cabello con ambas manos. Así que sin más que hacer salió de aquella habitación, se sentía nervioso y apenado con Yuto.
Al bajar silenciosamente las escaleras caminó hacia el comedor y desde ahí pudo observar a Yuto, quien terminada de servir la comida en los platos.
-¿Qué haces?-
Preguntó torpemente Ryosuke ante la obviedad de la situación.
Al escuchar la voz de Ryosuke, Yuto se giró y miró a su amigo de pie junto al comedor.
-Ah, despertaste, estaba a punto de ir por ti-
Respondió sonriente mientras comenzaba a llevar la comida a la mesa.
-¿Por qué no me despertaste?-
Preguntó Ryosuke avergonzado y con una leve expresión de puchero.
-No pude, lucias tan cansado que pensé que sería bueno dejarte dormir-
-Se supone que yo prepararía la cena, debiste despertarme-
Alegó Ryosuke mientras observaba como Yuto terminada de llevar la comida a la mesa.
-Pensé en hacerlo, pero incluso estabas hablando dormido…-
Oh no, lo había dicho, y el tan solo hecho de recordar lo que había escuchado lo avergonzaba un poco.
-¿A si? ¿Y que dije?-
Preguntó Ryosuke curioso mientras tomaba asiento, Yuto lo miró de reojo mientras también tomaba asiento.
-No… no lo se, no te entendí muy bien-
Yuto simplemente no se atrevía a decirle a Ryosuke lo que había escuchado, tal vez era por que al mismo tiempo se negaba a aceptarlo.
-Oh vamos, no mientas, ¿Qué fue lo que dije?-
Insistía Ryosuke lleno de curiosidad, Yuto comenzaba a sentirse más nervioso, y tratando de escapar comenzó a comer.
-No lo sé-
Dijo mientras se llevaba un poco de arroz a la boca.
-Vamos, no puede ser tan malo, ¿Qué acaso dije tu nombre?-
Preguntó Ryosuke en tono de broma, esto provocó que Yuto se atragantara un poco y comenzara a toser.
-Así que lo hice…-
Dijo Ryosuke al ver la reacción de Yuto, estaba sorprendido y más avergonzado aún. Yuto no respondió, tomo un poco de agua e intentó seguir comiendo.
-¿Qué… que dije exactamente?-
Preguntó Ryosuke. Yuto se quedó callado y siguió masticando sin atreverse a mirar a su amigo. El ambiente comenzaba a tornarse un poco tenso, ambos comían en silencio, mirándose de reojo.

Al terminar, Yuto comenzaba a recogerlo todo con ayuda de Ryosuke, este ya no podía soportar más el silencio de Yuto. Así que cuando ambos salieron de la cocina Ryosuke tomó a Yuto del brazo.
-¿Tan malo es lo que dije cuando estaba dormido? ¿Acaso ahora vas a ignorarme por eso?
Yuto dejó salir un suspiro y logró zafarse del agarre de Ryosuke.
-No es eso, ya no le des tanta importancia.
Dijo sin mirar a Ryosuke, aún se sentía avergonzado pero no deseaba que este lo notara.
-¿Cómo no le voy a dar importancia si se trata de ti? Porque mencione tu nombre ¿cierto?-
Esta vez la voz de Ryosuke era seria. Yuto se sorprendió de escucharlo así.
-Vamos, no tienes que preocuparte-
-De acuerdo, si eso es lo que quieres, olvidemos esta conversación-
Dijo Ryosuke aparentando estar de acuerdo y sonriendo débilmente. Al ver esto, Yuto se sintió extraño.
-¡Esta bien! Si tanto deseas saber te lo diré-
Exclamó Yuto al mismo tiempo que tomaba a Ryosuke con fuerza por ambos brazos y lo pegaba a la pared.
-Solo murmuraste mi nombre, eso fue todo, no tengo la más minima idea de lo que estabas soñando y es algo que no voy a preguntarte, ¿satisfecho?-
Ryosuke estaba sorprendido, esta era la primera vez que veía a Yuto tan exaltado.
-Yuto…-
Logró decir mientras lo miraba con sorpresa, esa mirada ponía aún más ansioso a Yuto, estaba actuando de una forma completamente opuesta a lo que el era, de pronto comenzó a agitarse, de nuevo el aliento le faltaba, necesitaba tranquilizarse y volver a ser el mismo de siempre. Así que lentamente soltó a Ryosuke, se alejó un poco y le dio la espalda.
-Lo siento, no quería hablarte así-
Esta vez la voz de Yuto sonaba un poco débil. Al escucharlo Ryosuke trató de acercarse a el.
-También es mi culpa, no debí presionarte tanto… lo siento, pero es que-
Ryosuke estaba a punto de decir algo, pero Yuto no se lo permitió.
-Ah, dejemos este tema a un lado, no me gusta discutir contigo, ¿te parece si cambiamos de tema?-
Pero Ryosuke no estaba muy de acuerdo con esta decisión.
-No-
Al escuchar esta fría respuesta, Yuto se giro un poco para ver a Ryosuke.
-No quiero cambiar de tema-
-¿Eh? ¿Por qué?-
Yuto estaba sorprendido.
-¿Es que no comprendes nada? Siempre que puedo te observo, siempre te demuestro que me gusta estar contigo, ahora incluso sabes que te llamo hasta en mis sueños, ¿acaso eso no significa nada para ti?-
Yuto simplemente como Ryosuke hablaba desesperadamente.
-¿Qué quieres decir?-
Preguntó un poco sorprendido. Ryosuke desvió la mirada un momento para después mirar a Yuto con frialdad.
-Olvídalo, me voy a casa-
Y sin más, comenzó a caminar rumbo a la puerta, Yuto trató de detenerlo.
-Ya es tarde, no puedes irte así-
Pero Ryosuke lo ignoró por completo y siguió avanzando, entonces, en un acto desesperado, y actuando completamente sin pensar, Yuto alcanzó a Ryosuke, lo tomó del brazo y de un solo movimiento lo tumbó sobre el sillón, quedando el encima de el.
-No sé lo que planeas, primero dices todas esas cosas y después te quieres ir, ¡Deja de provocarme!-
Ryosuke estaba atónito, nunca había visto así a Yuto, ante tal impresión se quedó sin habla.
-Yuto-
Logró decir en voz baja, podía sentir como Yuto lo sostenía con fuerza y temblaba ligeramente. Después observó como este bajaba la mirada. Y es que Yuto intentaba controlarse, volver a ser el mismo, pero ahora eso parecía ser una tarea imposible.
-¿Yuto?-
Volvió a llamarlo, pero no obtuvo respuesta, claramente podía notar lo nervioso que estaba.
-Mírame-
Dijo Ryosuke con voz tranquila, Yuto perdió el aliento al escuchar estas palabras, y lentamente levantó la mirada para ver a Ryosuke, este lo observaba sonriente.
Sin decir nada más, lentamente logró zafar sus brazos del agarre de Yuto, pero no tenía ninguna intensión de levantarse, al contrario, lo que hizo fue levantar lentamente sus brazos y así logró rodear el cuello de Yuto. Este al sentir el movimiento de Ryosuke se sorprendió, sin embargo no dejo de mirarlo ni un solo segundo.
-¿Qué haces?-
Preguntó, ante esto Ryosuke dejo salir una pequeña risita.
-Lo que se supone que debes hacer tú-
Ambos se miraron fijamente, en silencio, después Yuto habló.
-¿A que te refieres?-
Estaba comenzando a necesitar acercarse cada vez más a Ryosuke, mientras que al mismo tiempo le faltaba un poco más el aliento.
-¿Qué más tengo que hacer para que des cuenta? ¿Acaso tengo que-
En ese instante Ryosuke fue interrumpido por Yuto, quien sin poder controlarse más, se acercó de prisa al rostro de Ryosuke y lo besó en los labios, impidiendo así que este siguiera hablando.
Aquel beso estaba lleno de tantas emociones, pasión, anhelo, cariño, ternura, tantas cosas, que ambos se besaban sin pensar en nada más que en ese momento, Ryosuke enredaba sus dedos en el cabello de Yuto, como si intentara pegar más el rostro del chico al suyo para intensificar más aquel beso, mientras tanto Yuto hacia lo mismo, como pudo tomo entre sus manos la cabeza de Ryosuke y jugaba con su cabello lentamente. Ambos se besaban sin deseos de separarse, aunque la respiración les faltaba no se separaban, jugaban con sus bocas a un ritmo acompasado, separándose y volviéndose a unir, entrelazando sus lenguas una y otra vez, saboreándose con cada beso.
Muy pronto la temperatura corporal de ambos subió, comenzando a sudar de tan solo sentir el deseo que comenzaba a invadir sus cuerpos, ambos sabían muy bien que la ropa comenzaba a ser demasiado estorbosa en sus cuerpos, pero sin intensiones de separarse, comenzaron a desvestirse lentamente.
Primero Yuto comenzó a quitarle el saco del uniforme a Ryosuke, después la corbata, enseguida comenzó a desabrochar lentamente su camisa. Mientras tanto Ryosuke colaba sus manos por debajo de la playera de Yuto y acariciaba suavemente su pecho. En cuanto Yuto logó quitarle la camisa a Ryosuke, comenzó a acariciar suavemente sus brazos, disfrutando de aquella suave piel, después continuo acariciando con la misma suavidad el pecho del chico. Ahora para que Ryosuke pudiese quitarle la playera a Yuto debían separarse, pero no quería hacerlo, amaba el hecho de al fin poder besar de esa forma los labios de Yuto que no estaba dispuesto a separarse de el ni un centímetro, así que de una manera desesperada, tomó el cuello de la playera, continuó besando a Yuto y sorpresivamente, juntando todas las fuerzas que pudo, rompió la playera del chico de un solo tirón.
Al sentir como Ryosuke rompía desesperado su playera, no pudo evitarlo y sonrió levemente mientras continuaba besándolo, y mientras sentía como las manos de Ryosuke se aferraban con más fuerza a su cuerpo semidesnudo logró alejarse de aquellos labios, deteniendo por unos breves instantes solo para decirle en voz baja y agitada.
-No tenías que romperla-
Pero Ryosuke no se molestó en responder y volvió a capturar los labios de Yuto, este ya no dijo nada más y continuo besando a Ryosuke.
Los dos se llenaban de incontables caricias mientras se negaban a dejar de besarse. Pronto, de alguna forma, Ryosuke logró desabotonar el pantalón de Yuto, y sin esperar más introdujo su mano dentro de la ropa interior de este solo para encontrarse con su ya despierto miembro, el cual no dudo en comenzar en masajear suavemente, de arriba hacia abajo.
Esto provocaba que Yuto dejara salir leves gemidos mientras besaba a Ryosuke, después, al fin, ambos dejaron de besarse, se observaron unos segundos y se sonrieron. Después Yuto se acercó de nueva cuenta al rostro de Ryosuke, le dio un pequeño beso en los labios y después comenzó a besar su mejilla para luego continuar el camino deslizándose a su cuello, había deseado tanto el poder saborear a Ryosuke de esta forma que deseaba que esto no terminara jamás.
Mientras Yuto besaba suavemente su cuello, Ryosuke no dejaba de gemir levemente, mordiendo su labio de vez en cuando y aferrandose a la espalda de Yuto con fuerza, dejando marcas de sus dedos en ella.
Lentamente Yuto seguía besando el desnudo cuerpo de Ryosuke, mientras lo hacia, su mano se deslizaba hacia abajo solo para lograr desabrochar el pantalón de Ryosuke y así poder introducir su mano dentro de la ropa interior del chico para tocar su ya erecto miembro.
Esto solo provocaba que Ryosuke gimiera con más fuerza, estos gemidos resultaban tan excitantes para Yuto, que no dudo en quitarle el pantalón y la ropa interior a Ryosuke, solo para dejar al descubierto aquel miembro, que en esos instantes lucía tan apetitoso, y sin pensarlo más lo introdujo en su boca, jugando con el, subiendo y bajando, lamiendo la punta para después volverlo a introducir en su boca, todo esto solo para obtener como respuesta fuertes gemidos llenos de placer de Ryosuke, quien se sentía ahogarse con tanta satisfacción. Pronto la boca de Yuto se llenó del blanco liquido de Ryosuke, era realmente delicioso, entonces solo limpió el rastro de aquel liquido que se había escurrido de su boca, después subió solo para posesionarse de nuevo de los labios de Ryosuke, el cual no dudo en besarlo apasionadamente mientras ahora era el quien lo llenaba de caricias, de nuevo tocando el miembro de Yuto, presionando suavemente la punta con sus dedos, sintiendo como el chico gemía entre besos.
En ese instante Ryosuke dejó de besar a Yuto, y sin intensiones de cambiar posiciones, comenzó a besar y a lamer el cuello de Yuto, bajando lentamente hasta su pecho, el cual llenó de besos y caricias, en cuanto llegó a la cintura del chico comenzó a bajar lentamente su pantalón junto con la ropa interior, al bajarla por completo el erecto miembro de Yuto quedó justo frente a el, y sin esperar más comenzó a introducirlo en su boca, hacia dentro y hacia afuera, a un ritmo acompasado, ahora la situación era al revés, ahora quien gemía con fuerza era Yuto, quien al mismo tiempo estaba recargado en el brazo del sillón mientras, aún debajo de el, Ryosuke saboreaba su miembro, llenándolo de tanto placer que aquellos gemidos comenzaban a ser insuficientes para expresar lo bien que se sentía. Así, Yuto sintió correrse, llenando la boca de Ryosuke con su blanco liquido. Después Ryosuke subió lentamente hasta volver a su posición original. Nuevamente ambos se besaron y esta vez, intentando llegar más lejos, Ryosuke rodeo la cintura de Yuto con sus piernas, estaba ansioso por dar el siguiente paso, pero en cuanto Yuto notó lo que Ryosuke pretendía dejó de besarlo y le susurró al oído.
-¿Estas seguro de querer continuar? No quiero hacerte daño-
Al decir esto Yuto volvió a mirar a Ryosuke solo para poder observar la sonrisa del chico.
-¿Acaso parece que deseo que te detengas? Solo hazlo y deja de preguntar cosas absurdas-
-Pero-
Yuto estaba por decir algo pero fue interrumpido por Ryosuke, quien lo besó con demasiada intensidad, ante esta situación ya no había marcha atrás para ninguno de los dos, así que sin más, Yuto se acerco más y más a la entrada de Ryosuke, el cual estaba completamente listo y dispuesto a recibirlo. En cuanto pudo sentir el miembro de Yuto rozar su entrada un cosquilleo recorrió su cuerpo.
-Antes de continuar… debo decirte… una cosa-
Dijo Yuto con la respiración entrecortada, pero de nueva cuenta Ryosuke lo interrumpió hablando el primero.
-Te amo-
Yuto miró el sonriente rostro de Ryosuke y de igual forma dejo salir una leve sonrisa.
-¿Por qué nunca me dejas terminar?-
Ryosuke le sonrió de vuelta, y antes de que Yuto pudiese decir algo más, levanto ligeramente su cintura, solo para sentir como la punta del miembro de Yuto entraba en el.
-Aah… si vas a decir algo dio ya-
Dijo Ryosuke al mismo tiempo que el deseo por sentir a Yuto completamente dentro le impedía esperar más.
Yuto comprendía, el tampoco podía esperar más, así que en el mismo instante en el que tomo impulso para entrar por completo le dijo a Ryosuke.
-Te amo-
Enseguida un fuerte gemido de Ryosuke resonó por toda la casa, al mismo tiempo que un par de lágrimas salían de sus ojos, después de todo esta era la primera vez que tenía sexo con alguien, pero se alegraba de que ese alguien fuese Yuto y nadie más.
-Por eso… te dije que esperaras…-
Dijo Yuto con la respiración entre cortada.
-No… puedo esperar-
Logro decir Ryosuke y enseguida comenzó a mover sus caderas deseando sentir más a Yuto.
Mientras que Yuto comprendía a la perfección el deseo de Ryosuke, solo que tratando de moverse lo más despacio que podía, para no lastimarlo, comenzó a salir para después entrar, todo a un ritmo lento.
-Estas… ah… muy estrecho-
Dijo Yuto mientras entraba y salía del interior de Ryosuke.
-Y… aaah… eso… ¿eso es malo?-
Logró decir Ryosuke entre gemidos.
-No, esta bien… yo haré que eso cambie-
Dijo Yuto, y así comenzó a embestir a Ryosuke cada vez más fuerte, provocando que este dejara salir fuertes gemidos de placer al mismo tiempo que se aferraba con más fuerza a la espalda de Yuto.
Lentamente el dolor desaparecía, ahora solo podía sentir como su cuerpo comenzaba a pedir más de aquel placer, moviendo así, inconscientemente, sus caderas a un ritmo más acelerado, al mismo tiempo que Yuto aumentaba la velocidad en las embestidas. Ambos estaban ahogándose en tanto placer.
No paso mucho tiempo, ambos estaban llegando al más alto punto del éxtasis, y sin más, ambos sintieron como sus cuerpos se tensaban al mismo tiempo que Yuto dejaba salir su liquido dentro de Ryosuke, este solo pudo sentir el calido liquido expandirse en su interior al mismo tiempo que dejaba salir un ultimo gemido de placer.
Ambos, completamente exhaustos, bañados en sudor, se miraron fijamente, Yuto se acerco al rostro de Ryosuke y lo beso tiernamente, esta vez con un beso gentil y suave mientras salía del interior del chico lentamente. Al estar fuera no pudo más y se dejó caer lentamente sobre el cuerpo de Ryosuke. Las respiraciones de ambos estaban aún agitadas, inclusive sentían como sus gargantas les dolían un poco por gritar tanto.
Para Ryosuke era tan emocionante todo lo que había ocurrido, era algo que jamás se había imaginado, y sintiendo el cálido cuerpo de Yuto sobre el suyo, lo único que pudo hacer fue abrazarlo tiernamente, de inmediato Yuto respondió a aquel abrazo y así, ambos se quedaron profundamente dormidos.

Solo habían pasado unas cuantas horas, aún era de noche, más bien de madrugada, cuando Ryosuke despertó, aún tenía a Yuto, completamente dormido, sobre de el.
Y como si Yuto hubiese sentido a Ryosuke despertar, el también lo hizo, reincorporándose lentamente.
-¿Qué hora es?-
Preguntó confundido mientras se tallaba los ojos.
-No lo sé, debe ser mucho más de media noche-
Respondió Ryosuke mientras también se reincorporaba un poco.
-Ah, me siento raro…-
Dijo Ryosuke mientras se frotaba los brazos.
-Lo sé, sudamos demasiado…-
Admitió Yuto un poco avergonzado.
-Si, pero esta vez no me quejaré por eso-
Dijo Ryosuke con una sonrisa en el rostro, al verlo Yuto sonrió igual y se acercó de nuevo a Ryosuke solo para darle un pequeño beso en los labios.
-Al menos esta vez no te vas a quejar-
Dijo Yuto en tono de broma.
-Esta bien, no me quejo, pero ¿No crees que sería buena idea darnos una ducha?-
Ante este comentario Yuto dejó salir una gran carcajada.
-De acuerdo, comprendo que odias sentirte lleno de sudor, así que anda, vamos-
Le dijo Yuto con una sonrisa, Ryosuke le sonrió de vuelta. El primero en ponerse de pie fue Yuto, Ryosuke estaba a punto de hacer lo mismo cuando repentinamente Yuto lo tomó en sus brazos, cargándolo con delicadeza.
-¿Pero que haces?-
Dijo Ryosuke completamente ruborizado.
-Te llevo-
Respondió Yuto con tranquilidad mientras comenzaba a subir por las escaleras.
-¿No te sientes extraño al caminar desnudo por tu casa?-
Preguntó Ryosuke en tono de burla.
-No hay nadie, además es mi casa-
Dijo Yuto con tranquilidad.
Cuando estuvieron arriba, para fortuna de Yuto, la puerta del baño estaba abierta, así que al llegar bajó a Ryosuke.
-Abre la llave del fondo, mientras yo voy por nuestra ropa, o al menos lo que queda de la mía-
Dijo Yuto mientras miraba aparentemente serio a Ryosuke, este se sonrojó y observo como Yuto se marchaba.

Minutos después ambos estaban dentro de la tina, llena de agua caliente.
-Eso se siente mucho mejor-
Exclamó Ryosuke mientras terminaba de enjuagarse el cuerpo, Yuto hacia lo mismo.
-Es increíble lo limpio que eres, ¿Qué harás cuando no haya un baño cerca?-
Preguntó Yuto en tono de broma, y sin esperar la respuesta de Ryosuke se puso de pie y salió de la bañera.
-¿Eh? ¿Acaso tu piensas-
Esta vez Yuto impidió que Ryosuke continuara hablando, había logrado callarlo con un suave beso.
-No pienses en eso-
Dijo Yuto sonriente mientras se alejaba un poco para comenzar a vestirse. Enseguida Ryosuke se puso de pie y salió de la tina, tomo la toalla y comenzó a secar su cuerpo y al igual que Yuto también comenzó a vestirse, Yuto le había dado una pijama que ya no usaba y que le quedaba ligeramente grande.
-Bien, ahora que ya estas limpio ¿podremos ir a dormir?-
Preguntó Yuto mientras le secaba el cabello a Ryosuke.
-Supongo…-
Dijo Ryosuke con voz traviesa, Yuto lo notó.
-Acabas de bañarte, ¿No puedes esperar?-
Y sin dar una respuesta, Ryosuke se lanzó sobre de Yuto para abrazarlo con fuerza y después besarlo.
-No lo sé-
Al separarse Yuto le dijo.
-So lo hacemos de nuevo volverás a estar lleno de sudor, mejor espera hasta mañana que no podemos estar bañándonos cada cinco minutos-
Ryosuke solo dejo salir una sonrisa traviesa y volvió a besar a Yuto.
-De acuerdo, pero si no puedo dormir tendrás que complacerme-
Ambos se miraron, Ryosuke sonreía y Yuto solo estaba un poco sorprendido por aquellas palabras.
-Anda, vayamos a la cama antes de que se te escape el sueño-
Dijo Yuto mientras tomaba a Ryosuke de la mano.

Al estar ambos en la habitación se recostaron sobre la cama, Ryosuke fue el primero en cubrirse con las cobijas mientras Yuto apagaba la luz de la pequeña lámpara.
Ambos estaban recostados juntos sobre la misma cama, Ryosuke no dudo más y se giró solo para abrazar a Yuto, quien también lo abrazó de vuelta, tratando de dormir un poco, después de todo aún estaba cansado.
Así, ambos se quedaron profundamente dormidos, abrazados, sin deseos de separarse, esta vez Yuto estaba seguro de que iba a poder dormir bien, después de todo ya no había necesidad de tener aquellos sueños.
Todo parecía marchar bien, cada vez estaba más y más dormido, perdiéndose lentamente en un profundo sueño, cuando de pronto comenzó a sentir como Ryosuke colaba sus manos por debajo de su pijama y acariciaba su pecho, besándolo suavemente en los labios. Lentamente abrió los ojos y se encontró con los enormes ojos de Ryosuke, quien lo miraba suplicante.
-No puedo dormir, bueno, más bien no quiero dormir-
Yuto estaba a punto de decir algo pero Ryosuke se lo impidió, besándolo de nuevo, a Yuto no le quedaba más alternativa, después de todo aquello no era desagradable para el, y respondiendo a aquel suave beso, ambos comenzaron a llenarse de caricias, comenzando de nuevo con la misma historia.
Besándose, llenándose de suaves caricias, llenando la habitación de leves gemidos que iban en constante aumento.
Momentos después ambos estaban de nueva cuenta desnudos, bañados en sudor, haciendo el amor una y otra vez hasta quedar exhaustos, después de unas horas, ambos se quedaron completamente dormidos, desnudos y abrazados, cubiertos solo por la sabana de la cama.

A la mañana siguiente ambos despertaron gracias a los rayos del sol que lograban colarse por la ventana, el primero en levantarse de la cama fue Yuto, quien sorprendido miró su reloj.
-¿Tan tarde es?-
Dijo en voz alta, provocando que Ryosuke despertara por completo y se incorporara.
-¿Qué dices?-
Yuto un poco asombrado le dijo.
-Es muy tarde, ya no fuimos a clase-
Sorprendido, Ryosuke le arrebato el reloj de las manos a Yuto.
-Es verdad…-
Ambos se miraron y se sonrieron, después de todo estaban juntos y nada más importaba.
-Quiero darme un baño-
Dijo Ryosuke saliendo de la cama y tomando la pijama que estaba tirada en el suelo.
-Lo sospeché-
Expresó Yuto para después dejar salir un suspiro y salir también de la cama.
-Anda, necesito que alguien lave mi espalda-
Dijo Ryosuke con una sonrisa mientras tomaba la mano de Yuto y lo llevaba al baño, este solo se dejó llevar, después de todo, sin poder negarlo, estaba a merced de Ryosuke, y eso no le desagradaba.

Así, ambos se ducharon, al salir se pusieron de nueva cuenta la pijama y bajaron para tomar algo de desayuno. Cuando terminaron, Ryosuke abrazó con fuerza a Yuto mientras este lavaba los platos.
-Gracias por estos momentos-
Dijo Ryosuke mientras se aferraba más a Yuto, este solo sonrió, se enjuagó las manos y se giro solo para poder abrazar bien a Ryosuke.
-Gracias a ti por estar a mi lado-
Dicho esto Yuto besó a Ryosuke, este correspondió de inmediato y después ambos se abrazaron.

Al tener a Ryosuke entre sus brazos lo hizo pensar que:

“Cada vez que te encuentras cerca de mi, me dejas sin aliento, ¿Se deberá acaso que incluso has robado el aire que me rodea? Por que estoy seguro de que todo lo que hay en mi te pertenece…

Por supuesto, todo lo que hay en mi te pertenece, incluso puedo atreverme a decir que tu también me perteneces, y es por eso que me siento feliz de tenerte a mi lado.

Haz robado mi aliento, a veces resulta difícil respirar, pero con tan solo uno de tus besos todo vuelve a la normalidad y espero que esto continúe por siempre.”

F I N

3 comentarios:

kana dijo...

asddafgsdjfrdjg$&$%&dgfhfgj$%&$%rdgdh
kyaaaaaaaah!!!! moriiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
definitivamente solo una palabra para decirte

excelente!!!!

arigatou!!!!

hazuki dijo...

aDASDASDASDASD lo ameeee estuvo genial
aunque por leerlo soñe con yama *-*

y por eso lo ameee aun mas

arigatouu por el momento perver
sdadad thank

Friki Lunatiq dijo...

kyaaaaa
estubo muuuuyyy groobie
eso me hiso recordar
cositas
pero no en el mal sentido hahahaha

a este paso leere toodos los oneshots
para luego leer toodos los fics ^^

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!