miércoles, 16 de junio de 2010

[OneShot] Let Me Be The One


Titulo: "Let Me Be the One"
Genero:
Yaoi - Lemmon+18
Pareja: Inoo Kei / Daiki Arioka (InooDai)
Capitulos: -One Shot-
Autora: Ayaa


Let me be the one
“Quiero ser el único al que ames…
Muy a pesar de que sé a quien perteneces…
Solo… déjame ser el único para ti”


Una vez más, Kei perdía el tiempo paseando por los pasillos de la escuela, mirando por las ventanas, buscando a esa persona que le aliviaba el corazón, aunque cada vez que lo veía, no estaba solo.
-Inoo-chan ¿Qué haces?-
-Camino-
-Eso ya lo sé, pero es raro que andes solo-
Inoo se detuvo y miró a Hikaru con una sonrisa.
-Ya que me has encontrado, invítame algo de comer-
-¿Eh?-
-¡Vamos!-
Exclamó Kei con entusiasmo mientras tomaba a Hikaru del brazo.

-¿Por qué no comes?-
Preguntó Kei con la boca llena.
-Te dije en todo el camino que no tengo hambre…-
-¿Ah si? No te escuche… bueno, ya pagaste, así que te lo agradezco-
Hikaru solo se cruzó de brazos mientras Kei disfrutaba de su ramen.
-¿Qué harás esta tarde?-
Preguntó Hikaru curioso.
-Tengo que volver a la biblioteca, necesito hacer el reporte de un libro para mañana-
Hikaru se sorprendió.
-¿Aún no lo haces? ¿Entonces que hacías perdiendo el tiempo caminando como tonto por todo el colegio eh?-
Dicho esto le dio un golpe en la cabeza a Kei.
-Es solo que lo había olvidado… pero confía en mí, lo terminaré-
-Eso quiero verlo-
Y sin más, Kei terminó su gran plato de ramen y ordenó uno más.

Mientras, en uno de los pasillos de la escuela
-¿Podrás ayudarme?-
Preguntó Daiki en tono suplicante.
-Lo siento… pero tengo algo importante por hacer, ¿podrás solo?-
-Siempre estoy solo…-
Reprochó Daiki en voz baja.
-De verdad siento dejarte así, pero esto es muy importante Dai-chan-
-Claro, todo siempre es más importante que estar conmigo Yabu-
Esta vez Daiki alzó la voz, estaba molesto, después de todo siempre era lo mismo.
-Dijiste que me aceptabas con todo y mis ocupaciones, no sé de que te quejas-
-¿Quejarme? ¡Por dios Yabu! ¿Cuánto tiempo llevamos así eh? ¿Desde cuando no estas conmigo?-
-Bueno… si, ya tiene mucho, pero compréndeme un poco-
-Si, yo te comprendo, ¿pero quien me comprende a mi?-
La voz de Daiki comenzaba a quebrarse, y un nudo en su garganta le impedía continuar hablando con dureza.
-Dai-chan… sabes cuanto te quiero, pero de verdad que hoy no puedo-
-Olvídalo… mejor terminemos con esto…-
Dijo Daiki en casi un susurro, pero Yabu fue capaz de escucharlo.
-¡No Daiki!-
Respondió alterado tomando al chico por ambos brazos con fuerza.
-Me estas lastimando…-
-¡¿Por qué quieres terminar?!-
Gritó Yabu desesperado, Daiki solo desvió la mirada.
-Por que ya estoy cansado…-
Y sin más, con toda la fuerza que tenía, logró liberarse del agarre de Yabu, lo empujó lejos de el y salió corriendo, tratando de contener las lágrimas que amenazaban con salir de un momento a otro.
“-Desde un principio esto no debió darse..-”
Pensó mientras continuaba corriendo.

Después de la gran comida que le había invitado Hikaru de forma obligatoria, ahora se sentía con los ánimos y la energía de hacer un poco de ese reporte, era temprano pero no era un libro sencillo.
Al entrar a la biblioteca, el silencio del lugar lo relajo un poco más, no era de sus lugares preferido pero al menos era agradable para el. Cuando preguntó por el libro que buscaba, la encargada le indicó que se encontraba en uno de los estantes de al fondo, en el segundo piso, bueno, le esperaba un largo camino, así que era mejor comenzar a caminar ahora.
Al pasar por entre tantos libros, comenzaba a desviarse de su camino, encontrando unos muy interesantes de música clásica en su camino.
“-Concéntrate Kei… concéntrate…-”
Pensaba mientras continuaba caminando, acercándose más a su destino, pero justo antes de llegar, escuchó un sonido muy similar al de un sollozo, decidió ignorarlo y continuar con su camino, pero aquellos sollozos comenzaban a repetirse cada vez más, eso lo incomodó un poco, después de todo no podía soportarlo, así que se asomó a aquel pasillo en donde pudo ver a un chico sentado en el suelo, con el rostro escondido entre las rodillas y cubriendo su cabeza con ambos brazos, casi grita al reconocer a aquel chico.
Pero al volver a escuchar un sollozo más, un dolor punzante invadió su pecho y le robo el aliento, así que con pasos lentos y muy suaves se acercó a el, se sentó frente a el y le acaricio la cabeza con ternura.
-Dai-chan… ¿Ocurre algo?-
En cuanto Daiki escuchó la voz de Kei y como su mano acariciaba con ternura levantó la cabeza de inmediato, aún sus ojos estaban llenos de lágrimas, pero le alegraba el hecho de no estar solo.
-Inoo-chan…-
-¿Qué pasa? Estas llorando…-
Dijo Inoo con voz suave mientras limpiaba aquellas lágrimas del rostro triste de Daiki con su mano.
-Solo un poco…-
Dijo Daiki tratando de sonreír.
-¿Quién te hace llorar ahora?-
Ante esta pregunta Daiki bajo la mirada.
-Entiendo… ¿Yabu cierto?-
Daiki solo asintió con la cabeza, Kei dejo salir un suspiro.
-Pero aún así lo quieres-
Dijo Kei con voz suave.
-Ya no sé…-
-¿Ah?-
-Ya no sé si lo quiero… nunca esta para mi… sus proyectos son siempre más importantes… desde hace mucho siento ya no me ve solo a mi…-
-¿Lo viste con otra persona?-
Preguntó Kei preocupado.
-No… claro que no, pero siempre esta pensando en otras cosas cada que puede estar conmigo… por eso hoy le dije que esto no puede seguir así-
-¿Así que terminaste con el?-
Pregunto Kei curioso.
-Si, bueno, de mi parte todo esta terminado, aunque el se negó…-
Kei miró con ternura a Daiki, la forma en la que contaba las cosas le provocaban unas enormes ganas de abrazarlo y al fin dejar salir aquel sentimiento que llevaba guardado desde hace tanto tiempo, sin embargo había algo que tenía que preguntar.
-¿Aún lo quieres?-
Daiki volvió a mirar a Kei, con una mirada anhelante, como si no hubiese deseado escuchar esa pregunta.
-Creo que…-
Kei comenzaba a sentirse mal, estaba seguro de la respuesta que iba a escuchar, después de todo no era necesario escucharla, así que dejó salir un suspiro y le sonrió a Daiki.
-Olvídalo, no respondas por favor, ya tuve suficiente con ver tus ojos-
Dicho esto, le dio una palmadita en la cabeza y se puso de pie.
-Será mejor que hables con el, deben arreglar las cosas-
Y con la mejor sonrisa de ánimo que podía regalarle a Daiki, se dio media vuelta, estaba dispuesto a marcharse.
Sin embargo Daiki no deseaba que se fuera, siempre tuvo el presentimiento de que Kei estaba enamorado de el, pero nunca tuvo el valor para confirmarlo, y ahora, sentía que debía hacerlo. Así que se puso de pie lo más rápido que pudo, pero desafortunadamente, al momento de dar el primer paso, su tobillo se dobló y solo atinó a agarrarse del estante, el cual no soportó el peso de Daiki y comenzó a tambalearse.
Kei notó esto y antes de que todo cayera encima de Daiki, se apresuró, lo jaló del brazo y lo pegó a su cuerpo, abrazándolo de forma protectora, después todos los libros comenzaron a caer sobre Kei al igual que la lluvia cae sobre el suelo. Sin embargo esto solo provocó que Kei abrazara con más fuerza a Daiki, evitando así que el menor saliera lastimado.
El corazón de Daiki latía con fuerza, esta era la primera vez que estaba tan cerca de Kei, recordando así aquellos días en el que el era el chico que tanto le gustaba, había olvidado lo agradable que era el aroma de Kei.
-¿Estas bien?-
Preguntó Kei mientras intentaba alejarse un poco de Daiki, el cual ya estaba ligeramente ruborizado.
-Si… gracias… no tenías que hacerlo-
-Cierto, no tenía que hacerlo, pero tampoco podía quedarme observando como todo esto se te caía encima, simplemente cuando se trata de ti no pienso con claridad-
Dijo Kei en tono de broma y con una sonrisa, Daiki lo miró tímidamente y pronto ambos se quedaron viendo fijamente, Kei perdido en los profundos ojos negros de Daiki, y este en los claros ojos color café de Kei.
-Inoo-chan… gracias…-
Logró decir tímidamente.
-Ya me lo habías dicho…-
Respondió Kei mientras aún ambos seguían en el suelo, Daiki aún debajo de Kei.
-Ah… bueno… solo quería decirlo de nuevo…-
Su corazón latía con demasiada fuerza, de cierta forma, era como si todo lo ocurrido con Yabu no hubiese ocurrido nunca.
-Dai-chan…-
Susurró Kei mientras lentamente se acercaba al rostro de Daiki.
-Inoo-chan…-
Dijo Daiki en voz baja mientras sentía algo extraño revolverle el estomago, sabía claramente que Kei se estaba aproximando a el lentamente, y ese acto no le desagradaba en lo absoluto.
-Dai-chan yo…-
Pero esa frase se quedó a la mitad, quedando sus labios muy cerca de los de Daiki, este solo cerró sus ojos, de alguna manera deseaba sentir aquel contacto, pero Kei estaba tardando, y es que no estaba completamente seguro de lo que estaba por hacer, escasos milímetros había de distancia entre ellos, sus labios comenzaban a rozarse.
-Daiki… te amo-
Y sin más, unió sus labios con los del menor, recibiendo una respuesta inmediata.
Aquellas palabras resonaban en la cabeza de Daiki, su corazón latía con demasiada fuerza, su estomago era un caos y sentía una calidez que lo invadía completamente.
Poco a poco, Inoo fue recostando a Daiki en el suelo, mientras continuaba besándolo lentamente, ambos abrían sus labios poco a poco, uniéndose y separándose a un mismo ritmo. En cuanto ambos estuvieron sobre el suelo, Kei encima de Daiki, el mayor buscó la mano de Daiki y la tomo con delicadeza, ambos entrelazando sus dedos, y con la mano que le quedaba libre sostenía la cabeza de Daiki, como si intentase pegarlo más y más a el. Por otro lado, Daiki, con la mano libre que tenía, tocó suavemente la espalda de Kei, aferrandose cada vez más a su cuerpo.
En ese momento la luz de todo el lugar se fue, quedando en completa obscuridad, pero eso no les importó, después de todo tenían los ojos cerrados, solo besándose con ternura.
Pronto, ese beso comenzó a ser cada vez más profundo, llenándose de pasión a cada segundo, así fue como Kei comenzó a deslizar su mano por el rostro de Daiki, después llegó a su cuello y pronto comenzó a desabotonar aquella camisa. Ante el acto de Kei, no pensaba quedarse atrás, así que Daiki comenzó a hacer lo mismo con la camisa de Kei.
En cuando ambos se deshicieron de sus camisas, dejaron de besarse, se miraron fijamente, tratando de recuperar el aliento.
-¿Realmente estas seguro de querer esto?-
Preguntó Inoo.
-Lo he deseado siempre-
Respondió Daiki con las mejillas sonrojadas mientras rodeaba el cuello de Kei con ambos brazos y lo besaba con cierta intensidad. Esta respuesta había sido realmente satisfactoria para Kei, así que continúo con lo que hacía.

Lentamente, después de separarse de los labios de Daiki, comenzó a besar su cuello, bajando así hasta su pecho, saboreando cada parte de este, mientras lo hacía, su mano se deslizaba lentamente hacía la cintura de Daiki, desabrochó el pantalón y comenzó a masajear el pequeño bulto que se había formado en la entrepierna de Daiki, provocando que este dejara salir pequeños gemidos mientras se aferraba a la espalda de Kei.
Al sentir cada vez más despierto al miembro de Daiki, introdujo su mano en la ropa interior y comenzó a masajearlo a un ritmo acelerado, y para evitar lo gritos del menor, lo besó apasionadamente. En cuanto Daiki se corrió, sacó su mano y bajó solo un poco el pantalón junto con la ropa interior del menor.
En respuesta, Daiki abrió un poco las piernas, Kei dejo salir una sonrisa llena de deseo al mismo tiempo que dejaba de besar a Daiki, entonces, sin más, comenzó a introducir uno de sus dedos por la entrada del menor.
Al sentir aquella intromisión, Daiki no pudo contener aquel grito lleno de dolor y placer, y enseguida de eso Kei lo volvió a besar para evitar que gritara nuevamente. En cuando Kei introdujo el segundo dedo y comenzaba a moverlos en círculos, inconciente mente Daiki comenzaba a mover sus caderas al mismo tiempo que se aferraba más a la espalda de Inoo.
-¿Puedo entrar ahora?-
Preguntó Kei con la voz agitada.
-Hazlo…-
Aceptó Daiki con una sonrisa, Kei le sonrió de vuelta, se posicionó y comenzó a penetrarlo lentamente, al sentir a Kei dentro de el contuvo aquel gemido, y como respuesta se aferró con fuerza a la espalda de Kei nuevamente, dejando marcados sus dedos en ella.
Lentamente Kei comenzó a moverse, sabía que no podía hacerlo tan rápido puesto que lastimaría a Daiki, pero al sentir que este comenzaba a demandar un poco más, respondió acelerando más las embestidas, llegando al punto en el que ambos estaban bañados en sudor, y así, llegaron al momento del más delicioso orgasmo, Daiki solo sintió como el liquido de Kei se expandía en su interior y las fuerzas de ambos se agotaban.
Kei cayó sobre Daiki completamente agotado, este lo abrazo con la poca fuerza que le quedaba y le susurró al oído.
-Igual yo te amo-
Al escuchar las palabras de Daiki, se reincorporó de prisa, solo para verlo a la cara, Daiki solo le sonrió y le regalo un pequeño beso.
En ese momento la luz regresó, debían vestirse de prisa o alguien podría verlos.

Al estar vestidos, levantaban los libros del suelo, era un alivio que nadie hubiese subido, sin embargo ambos estaban en silencio, regalándose miradas de vez en cuando, pero había algo que a Inoo no lo dejaba tranquilo, y cuando terminaron de acomodar los libros sobre el estante, no pudo callarse más.
-¿Desde cuando sientes esto por mi?-
Daiki se ruborizó un poco.
-Desde hace mucho tiempo… solo que no había tenido oportunidad de decírtelo-
-Si es así, entonces, ¿Por qué aceptaste a Yabu?-
-Por que yo estaba seguro de que tú jamás se aceptarías… y trate de olvidarte…-
Kei dejo salir un suspiro y se acercó a Daiki para abrazarlo suavemente.
-No vuelvas a pensar por mi ¿de acuerdo?-
Daiki solo asintió con la cabeza y abrazo de vuelta a Inoo.

Al día siguiente, Kei llegó temprano, pero con unas enormes ojeras debajo de los ojos.
-¿Terminaste?-
Le preguntó Hikaru preocupado.
-¿Tu que crees?-
Respondió Inoo con una sonrisa mientras le enseñaba un folder a Hikaru.
-¡Bien!-
Le dijo mientras le daba una palmada en la espalda.
-¿Lo entregas por mi? Tengo sueño…-
Hikaru miró con inconformidad a Kei.
-De acuerdo…-
Y sin más, tomó el trabajo de Kei, este le sonrió y se marchó. Todo iba bien, deseaba ver a Daiki, después de todo lo ocurrido el día anterior no podía sacárselo de la cabeza.
Pero justo doblando en uno de los pasillos, se encontró con el, pero no estaba solo, hablaba de algo con Yabu.
-Creo que me iré ahora…-
Dijo en voz baja, dando media vuelta antes de ser visto, pero un ruido lo hizo girarse de nuevo.

Yabu se sentía frustrado, así que golpeo la pared con toda su fuerza mientras acorralaba a Daiki.
-Te dije que solo era un poco de trabajo… ¿Por eso quieres terminar?-
-No es eso, yo quiero a otra persona-
Dijo Daiki firmemente.
-¿Ah si?-
Daiki estaba dispuesto a responder, pero detrás de Yabu apareció Inoo, quien tomaba el brazo de Yabu y lo apartaba de Daiki.
-Así es, ahora mejor no lo molestes-
Era la primera vez que Kei le hablaba tan fríamente a Yabu.
-Ya comprendo…-
Dijo Yabu furioso.
-Si lo comprendes entonces déjalo-
Yabu le dirigió una fría mirada a Daiki, después a Kei y se soltó del agarre de este.
-Ahora si nos disculpas-
Dijo Inoo mientras tomaba a Daiki y lo abrazaba, así, ambos se alejaron, dejando a Yabu solo.

Cuando estuvieron bastante alejados, Daiki se lanzo sobre de Inoo, abrazándolo con fuerza.
-Gracias-
-No fue nada, estará enojado pero en unos días se le pasara…-
Dijo Kei confiado y con una sonrisa.
-¿Por qué no estas en clase?-
-Por que estoy demasiado cansado, y ya que estas aquí necesito de tu ayuda…-
Daiki se quedó sorprendido y solo sintió como Kei lo tomaba de la mano y se lo llevaba.

Rato después ambos estaban en uno de los jardines.
-Siéntate-
Indicó Kei con una sonrisa, Daiki tomó asiento sobre el suave pasto, después observó como Inoo se alejaba un par de pasos, después tomaba asiento.
-Estas muy lejos-
Dijo Daiki con una sonrisa.
-Ahí estas bien, no te muevas-
Le dijo Kei muy serio, Daiki se sorprendió y no se movió, entonces, como si estuviese calculando, Kei se alejó un poco más.
-¿Hasta dónde-
Pero fue interrumpido al sentir la cabeza de Kei sobre sus regazo. Al verlo no pudo evitar sonreír.
-Ahora entiendo-
Y así comenzó a acariciar su cabello con suavidad. Kei se acomodó mejor y sentía como se quedaba dormido poco, y antes de perderse, logro decir.
-¿Me amas?-
-Siempre lo he hecho… eres el único para mi-
Respondió Daiki, así Kei se quedó completamente dormido y Daiki cuidaba su sueño.

F I N

2 comentarios:

kana dijo...

Ahora si estoy derritiendo me con tanto amor ♥o♥
kyaaaaah cada vez me enamoro mas del inoodai
aaa el shot con lemon es lo mejor *///* jaja

arigatou! aya por este bellisimo fic :D

Friki Lunatiq dijo...

kyaaaaaaaaaaa
inodai es el amor mas dulce e inocente que hay ^^

seguire & seguire
leyendo oneshots

espero con ansias hasta llegar
al takachii xD

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!