lunes, 15 de marzo de 2010

A new song [Cap. 2]

Capitulo 2

Akanishi estaba en lo cierto, aunque eso significaba que su noche estaba arruinada, la noche de su cumpleaños, ¿Pero de verdad estaba arruinada?
Miró a Jin fijamente a los ojos, no perdía nada con aceptar.
-De acuerdo, solo deja me quito este molesto traje, mientras, pasa, no tardaré-
Dijo Jun mientras se entraba a un lado y le indicaba a Jin que podía pasar, este un poco apenado acepto y entro al departamento.
Jun entró directo a su habitación, mientras que Jin observaba todo lo que había a su alrededor.
“-Es increíble que sea una persona tan ordenada…-”
Y es que a comparación de su departamento, el de Jun tenía un exceso de orden.
Entonces, se acercó a la pequeña mesita de centro y ahí encontró unas cuantas tarjetas, todas decían “Feliz Cumpleaños”
“-¿Es su cumpleaños?-”
Se preguntó un poco sorprendido, no había duda alguna, ya que al ver la fecha coincidía perfectamente con ese día.
“-Y lo dejaron solo… que-”
Pero sus pensamientos fueron interrumpidos por Jun, el cuál salió de su habitación con algo mucho más cómodo puesto, unos jeans y una camisa muy casuales, que sin embargo hacían ver al chico bastante atractivo.
-Podemos irnos-
Dijo Jun al mismo tiempo que tomaba su abrigo, su teléfono celular y sus llaves, guardándolas en el bolsillo.
-De acuerdo, pero sabes, quiero que me acompañes a otro lugar-
-¿No iremos al café?-
-No, en esta ocasión no tengo ganas de ir, te llevaré a mi lugar preferido, se come de maravilla en ese lugar-
-Pero ¿Y tu trabajo?-
-No te preocupes, además, es tu cumpleaños ¿cierto?, vamos y disfrutemos lo que queda de el-
-¿Eh? ¿Cómo-
-Es evidente que esas tarjetas son tuyas, así que deja de pensar tanto y vámonos-
Jun observó confuso a Jin, ¿como era posible que pretendiera festejar el cumpleaños de alguien a quien no conocía?
Jin se desesperó un poco al notar que Jun no reaccionaba, así que suspiró y no tuvo más alternativa que tomar al chico del brazo y llevárselo, cerrando detrás de si la puerta del departamento mientras Jun seguía sin decir nada, era como si no notase que Jin se lo estaba llevando a quien sabe donde.

Rato después, ambos llegaron a un restaurante bastante lindo, no muy elegante pero tampoco demasiado sencillo, simplemente intermedio, justo para pasar una noche agradable.
Era justo el tipo de lugar que a Jun le gustaba visitar, tranquilo, con música suave y agradable, con poco ruido de la gente, era el lugar perfecto.
-¿Así que a ti también te gusta la tranquilidad?-
-Eso parece, normalmente vengo aquí solo, así que eres a la primera persona que traigo a este lugar, ni siquiera a Kame lo he traído conmigo-
-¿Kame?-
-Ah… es mi… mi… mi amigo!-
Por alguna razón Jin no se atrevió a decir que en realidad Kame era su novio.
-Oh… entonces soy afortunado-
Dijo Jun con una sonrisa.
-Eso parece…-
Jin observó detenidamente el rostro de Jun, había algo en el que le impedía quitarle la mirada de encima, algo que no había visto en ninguna otra persona, ni en Kame.
-Buenas noches, ¿Qué desean ordenar?-
La voz de la mesera sacó a Jin de sus pensamientos, para su suerte Jun estaba tan alucinado con el lugar que no había notado la penetrante mirada de Jin.
-Ah… yo aún no decido-
Dijo Jin sin darle mucha importancia a la mesera.
-Yo tampoco… ¿podría venir más tarde?-
Preguntó Jun en tono amable, la mesera asintió y se retiró diciendo que volvería un poco más tarde para tomar la orden, mientras solo les sirvió un poco de café a ambos.
-¿Puedo hacerte una pregunta?-
Dijo Jun bastante serio, como siempre solía serlo en el trabajo, serio pero elegante, sin darse cuenta, Jin quedaba cautivado por cada faceta que descubría del chico, y esto le fascinaba.
-Adelante-
Respondió Jin con la misma elegancia.
-¿Por qué me invitas a cenar? No me conoces y no tienes ninguna obligación de acompañarme en mi cumpleaños… ¿Por qué?-
-Bueno… eso no lo sé, simplemente quise hacerlo, ¿hay algo de malo en eso?-
-No, para nada, simple curiosidad, ya que bueno, no me conoces ni yo a ti-
-Entonces yo te pregunto, si no me conoces ¿por qué aceptaste mi invitación?-
Jun se quedó sin palabras, Jin tenía razón.
-Bueno… supongo que… simplemente quise hacerlo-
-¿Lo vez? Estamos siguiendo solo nuestro instinto, pero, ¿hasta donde crees que este instinto nos lleve?-
La pregunta de Jin fue demasiado directa, jamás se espero un comentario así, ¿acaso trataba de insinuarle algo?
Para su fortuna no tuvo que contestar, la mesera los interrumpió preguntando de nuevo por su orden, y de inmediato Jun tomó la carta y pidió lo primero que encontró, Jin igual ordenó algo, la mesera estaba por irse, Jun debía sacar un nuevo tema de conversación rápidamente.
-¿Así que te dedicas a cantar? ¿Eres de los que componen?-
Jin notó que Jun intentaba cambiar el tema de conversación, tal vez eso era una buena idea, ya que estaba a punto de decir algo que no tenía ningún sentido.
-Si, compongo e interpreto-
-Vaya, ¿Y eres solo tu o formas parte de alguna banda?-
-Si tuviera una banda no tocaría todas las noches en el café-
-¿Todas las noches? ¿No descansas?-
-Bueno, descanso durante el día-
-¿No trabajas en nada más?-
-No, lo que hago en el café es todo-
-Ya veo… ¿Entonces solo compones y cantas?-
-Eso parece-
-¿No haces nada más? ¿algún deporte?-
-A veces juego Futbol con mis amigos, pero es más por diversión-
-¿Y… tienes novia? ¿O eres de los tipos solitarios?-
“-En realidad tengo novio-”
Pensó Jin, pero algo le decía que era mejor no decirlo.
-Estoy en una relación-
-Oh… eso suena interesante…-
-¿Y tu?-
“-Tengo un casi novio-”
Pensó Jun, pero prefirió no decirlo.
-Bueno, casi en una relación…-
-¿Casi?-
Preguntó Jin curioso.
-Es que, se que esa persona me gusta, también se que yo le gusto, igual el sabe que me gusta y que yo se que le gusto, pero aún no somos nada…-
-Que complicado…-
Dijo Jin mientras se rascaba un poco la cabeza y su expresión era completamente confusa.
-Lo se… es por eso que ya no se que hacer-
-¿mmm? ¿Problemas?-
-No, es solo que es una persona demasiado dedicada a su trabajo, siempre esta su trabajo primero que todo, incluso primero que su salud, eso me hace pensar las cosas-
-¿Crees que no puedes estar con una persona tan excesivamente responsable con su empleo?-
-Algo así-
Respondió Jun con una sonrisa torpe.
-Te gustaría que esa persona te dedicara un poco más de su tiempo, al menos en una fecha como esta ¿cierto?-
-Ya habíamos quedado…-
-Pero llamó para cancelarte-
Jin no pudo evitarlo y suspiró profundo, le dio un trago a su café y continuo hablando.
-Pues mientras aún no sean nada estará bien, pero cuando ella sea tu novia debes decirle claramente lo que esperas de ella-
“-¿Ella? ¿Cómo es que puedes deducir que me refiero a una chica?-”
Pensó Jun mientras tomaba de su café.
-Tienes… razón… creo…-
-¿Crees? ¿acaso me equivoco en algo?-
Preguntó Jin un poco interesado en aquel comentario, pero de nuevo Jun volvió a salvarse, la cena había llegado, así que mejor comenzaron a comer, y en cada oportunidad que podía, Jun cambiaba la conversación.

Jin no pudo evitar el notar que Jun cambiaba de tema cada vez que se encontraba en un aprieto, lo cuál llamó su atención, puesto que estaba completamente convencido de que Jin no se había dado cuenta, lo cual era totalmente erróneo.

Al terminar la cena, ambos continuaban sentados, platicando de cosas sin sentido, hasta que Jin no pudo más y dijo.
-Veo que eres bastante hábil para cambiar de tema Matsumoto-san-
-¿Eh?-
-Cada vez que te he hecho alguna pregunta un poco directa, buscas la forma de cambiar el tema para no responder, eres bastante curioso-
Había sido descubierto, Jin tenía razón.
-Lo siento-
-Supongo que siempre lo haces cuando estas nervioso o incomodo ¿cierto?-
-Algo así-
Estaba avergonzado.
-No te preocupes, no volveré a preguntarte lo de antes, pero para la próxima que no desees responder solo dilo, no voy a comerte, si no quieres-
Terminó de decir Jin con una picara sonrisa.
-De acuerdo-
Jun trato de no darle demasiada importancia a los evidentes coqueteos de Jin.
-¿Nos vamos ahora? Ya es un poco tarde…-
Dijo Jin mirando su reloj, sabía que Kame estaría esperándolo con infinidad de preguntas sobre donde se había metido casi toda la noche, y la verdad no tenía ánimos de imaginarse aquella escena, mucho menos de terminar con aquella agradable noche.
-¿Ya es tan tarde?-
Preguntó Jun un poco sorprendido, pasaban ya de las once de la noche.
-Así parece.
Lentamente ambos se pusieron de pie, ninguno de los dos deseaba irse, pero tenían que hacerlo, Jun tenía que levantarse a primera hora y Jin solo llegar a casa.

Cuando ambos salieron del lugar, caminaron una cuadra juntos, después ambos tomaban caminos separados.
-Aquí nos separamos-
Dijo Jin en casi un suspiro.
-Muchas gracias por la cena, fue realmente una noche muy agradable Akanishi-san-
-Oh! Quita el “san” solo dime “Jin”, odio tanta formalidad-
-De acuerdo, Jin-
Ahí hubo algo extraño, algo especial, diferente, único, algo hubo en la voz de Jun, la forma en la que este pronunció su nombre, no sabía bien lo que era pero le había agradado bastante.
-Bien Matsumoto! Así suena mucho mejor-
Jin le mostró una sonrisa enorme, en la cual estaba a punto de perderse.
-Solo dime “Jun”-
-No, yo quiero decirte Matsumoto, me gusta como suena-
-¿Te gusta?-
Preguntó Jun un poco incrédulo.
-Así es, bueno Matsumoto, espero y nos volvamos a ver pronto-
-Por supuesto, de nuevo muchas gracias por la cena, fue un cumpleaños muy agradable-
-Oh! Por cierto! Feliz Cumpleaños-
Dijo Jin mientras se inclinaba un poco.
-Aún quedan diez minutos antes de las doce así que aún estaba a tiempo-
Jun solo sonrió ante este comentario.

-Debo irme. El camino es algo largo-
-¿Estarás bien?-
-Si corro ahora alcanzaré el último tren-
-¿Seguro? Si gustas puedes quedarte en mi departamento-
Le ofreció Jun amablemente.
-No es necesario, como dije, si corro lograré alcanzar el último tren, no te preocupes.
-Bien, entonces cuídate, espero y nos veamos otro día-
-Por supuesto-
Y con una sonrisa, ambos se despidieron, después ambos tomaron caminos separados.

Mientras caminaba Jin iba rumbo a la estación, por más que tenía en mente que debía darse prisa si quería alcanzar el último tren sus piernas caminaban lentamente, por alguna razón el solo pensar que Kame lo estaría esperando, o que solo estaría en su departamento a que este llegara, no tenía ganas de correr.
“-Si gustas puedes quedarte en mi departamento-”
No podía sacar esas palabras de su cabeza, pero el tan solo pensar que pasaría la noche con Jun se sentía extraño.
Al fin logró llegar a la estación, pero como era de esperarse, ya no había trenes, no tenía como llegar a casa, caminando le quedaba demasiado lejos, ni siquiera se atrevía a irse caminando, y un taxi era demasiado caro para ir hasta su casa.
Resignado, miro hacia atrás y respiró profundo.
-Creo que… no tengo más opción-
Dijo, después suspiró y comenzó a caminar de regreso, aún recordaba como llegar al departamento de Jun, pero en el camino no dejaba de sentirse extraño y a la vez un poco ansioso.

En cuanto llegó a su departamento, se sentó en el sillón, no podía evitar el sentirse extrañamente feliz y satisfecho por la agradable compañía de Jin.
Ya era tarde y ya no tenía nada más que hacer, se dirigió a su habitación, se quito la ropa y se pudo el pijama, acomodó su cama, salió de su habitación para apagar la luz de la sala, estaba a punto de regresar cuando escuchó como tocaban a la puerta.
El corazón se le aceleró un poco, pero no quiso emocionarse demasiado, así que tomó un poco de aire y camino hacia la puerta.
-Voy!-
Gritó un poco nervioso, después deslizó la cadena y lentamente abrió la puerta.
-Hola de nuevo, perdona que tenga que molestarte pero, no tengo a donde ir y ya no alcance el último tren-
-No te preocupes, adelante-
-¿Ya ibas a dormirte?-
Preguntó al ver que Jun tenía puesta su pijama y que la luz estaba apagada.
-Oh… si, mañana tengo que trabajar, pero no te preocupes, pasa-
Y se hizo a un lado para dejar entrar a Jin, el cual entró un poco apenado, después cerró la puerta y encendió la luz.
-Si gustas puedes usar mi cama, yo dormiré aquí-
-Oh no, no es necesario, yo puedo dormir aquí, tu ve a tu cama-
-No, eso no, anda, entra ahí y ponte cómodo-
Dijo Jun mientras empujaba a Jin hacia su habitación sin importarle si este estaba de acuerdo o no.
-Solo tomaré una cobija, yo mañana salgo muy temprano y no quiero despertarte, así que ponte cómodo-
Dicho esto, Jun tomó una cobija de su armario, un poco de ropa limpia y antes de salir de la habitación dijo.
-Buenas noches Jin-
-Gracias, que descanses, Matsumoto-
Jun sonrió un poco y después salió de la habitación, al haberse quedado completamente solo en la habitación extraordinariamente ordenada de Jun, comenzó a observarla un poco más a detalle, y lo que llamó mucho su atención fue que sobre el pequeño escritorio, a un lado de el ordenador, había una foto en dónde estaba Jun, muy sonriente, junto a un chico, ambos sonriendo de frente, el chico abrazaba por el hombro a Jun.
“-Acaso… ¿el es la persona que tanto te gusta?-”
Se preguntó mientras observaba lo feliz que Jun se veía en aquella foto, la tomo entre sus manos y la observo de cerca, y más que observar a ambos chicos, su mirada se fijó en la radiante sonrisa de Jun, no sabía por que pero no podía apartar la mirada de aquella sonrisa, después de contemplarla por un rato, la dejo de nuevo en el escritorio y mejor se dio media vuelta, estaba cansado y deseaba dormir.
Se quitó la chaqueta y la dejó sobre una silla, después se quitó el cinturón seguido del pantalón, se sentó en la cama, apagó la luz de la pequeña lámpara y toda la habitación se quedo en una completa oscuridad, después se recostó en la cama y de inmediato el dulce y a la vez suave aroma de Jun lo invadió por completo, era tan agradable, como si al envolverse en aquellas sabanas tuviese la oportunidad de tener a Jun en sus brazos, y poco a poco, se quedó profundamente dormido.

-Ya es demasiado tarde… ¿En donde rayos se metió?-
Murmuró mientras observaba su reloj, tenía la llave del departamento de Jin y entraba cuando le daba la gana, pero todo parecía indicar que el chico no llegaría, así que molesto, apago la luz y salió del departamento, cerrando la puerta con llave.
Cuando salió del edificio sacó el teléfono de su bolsillo, intentaría llamarlo una vez más.
-Vamos Jin… contesta… demonios-
Nada, desde hace un buen rato que intentaba comunicarse con Jin y este no respondía, esto lo molestó bastante, dejó salir un pequeño grito de frustración y después volvió a hacer una llamada, pero esta vez no le marcaba a Jin.
-Hola, perdona la hora… ¿estas ocupado?… no… es que, necesito hablar con alguien… no, no es nada grave, ¿puedo ir a verte?… de acuerdo, llegaré en quince minutos-
Y dicho esto terminó la llamada.

Yamashita estaba ya completa y profundamente dormido, cuando entre sueños escuchó su teléfono, pensó en no responder, pero el sonido era insistente, así que sin más opción, aún con los ojos cerrados tomo su teléfono y respondió.
-¿Si?…Kame… no, ¿por qué pasa algo?… ¿entonces?… ¿Qué pasa?… claro…. Aquí te espero-
Después de esto, se levantó de la cama, trato de despejarse para esperar a Kame, después de unos minutos alguien tocó el timbre.
Así que sin más, caminó de prisa hacia la puerta y la abrió.
-Pasa-
-Gracias Yamapi-
Dijo Kame mientras entraba, ambos se dirigieron a la sala y tomaron asiento.
-¿Qué ocurre?-
-Pues… lo que ocurre es que…-
-Jin de nuevo ¿cierto?-
Pregunto Yamashita mientras se cruzaba de brazos y se recargaba por completo en el sillón.
-Si, hoy no llegó a su departamento, y ayer estuvo muy raro, después de que… de que nos acostáramos juntos, dijo algo entre sueños que me dejo un poco… pensativo-
-¿Qué dijo?-
-Dijo “Quiero verte de nuevo” … no se a que se refería con eso pero… siento que Jin… esta… extraño-
Yamashita suspiró profundo y solo movió ligeramente la cabeza de un lado a otro.
-¿Piensas que estaba pensando en algo más?-
-No… no lo se, eso me inquieta un poco-
-No pienses cosas que no son, ¿Por qué no hablas con el?-
-Si, creo que eso haré… ¿puedo… quedarme contigo esta noche? No tengo ánimos de ir a casa-
-Por supuesto, sabes que siempre puedes quedarte aquí cuando quieras, prepararé las cosas, anda ven-
Y así ambos caminaron hacia la habitación de Yamashita, estando ahí, el sacó un futón del armario y unas cobijas, lo acomodo al pie de la cama y se recostó sobre este.
-Puedes dormir en mi cama, anda-
Le dijo mientras se acomodaba entre las cobijas, Kame solo le sonrió, se acomodó en la cama y poco a poco se quedó dormido, después de unos segundos Yamashita se puso de pie, estaba a punto de apagar la luz pero se quedo observando fijamente el rostro de Kame, el cual ya estaba dormido.
-¿Por qué tienes que estar con alguien que te hace tanto daño?-
Murmuró en voz baja, después, sorpresivamente Kame abrió los ojos y le respondió igual en voz baja
-¿Acaso tu no me harías daño?

1 comentario:

kana dijo...

waa de seguro es sho el de la foto kyaaah!! sakumoto ♥ :P jeje bueno aunque si es complicado ya que se gustan pero no son novios asssh!! XD

Jun y Jin ya esta despertando un sentimiento que los dos no conocen y eso los llevara a algo mas q solo conocidos ya que amistad todavia no llegan jaja waa los 2 solos en el departamento de jun cada vez se pone interesante la historia de ellos 2
seguire con la conti..

Publicar un comentario

Lo has leído y... ¿Te gusto? ¿No? ¿Sientes que algo faltó?
¡Me encantaría saber tu opinión sobre lo que acabas de leer! ^O^ Así que no dudes en hacérmelo saber, así podré mejorar un poquito más :3
De igual forma: ¡GRACIAS POR LEER!